Argen­ti­na. Deu­da públi­ca y accio­nar soberano

Por Julio C. Gam­bi­na, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 9 mayo 2020.-

El sen­ti­do común indi­ca que no se debe ir al default, que eso sería malo, o que deri­va­ría en algo peor que lo actual, que ya es bas­tan­te malo para millo­nes de per­so­nas, las que medi­mos en tér­mi­nos de pobre­za, de des­em­pleo, de infor­ma­li­dad. El men­sa­je por la can­ce­la­ción de las deu­das, inclu­so rene­go­cia­da, indu­ce a pen­sar que evi­tar la cesa­ción uni­la­te­ral de pagos pudie­ra mejo­rar la situa­ción de pobre­za, des­igual­dad y explo­ta­ción de la mayo­ría social. Hay que pagar si o si es la pro­pues­ta hege­mó­ni­ca, para no caer en default, o en todo caso, “nego­ciar” cedien­do las pro­pias pre­ten­sio­nes para endul­zar al “acree­dor o pres­ta­mis­ta”. Es lo que pare­cie­ra estar en jue­go al ven­ci­mien­to del pla­zo de la ofer­ta a los tene­do­res pri­va­dos de títu­los. Los medios de comu­ni­ca­ción pre­sio­nan para un arre­glo que evi­te el default y es bueno inte­rro­gar­se en un sen­ti­do alter­na­ti­vo, por el default sobe­rano cons­cien­te, asu­mi­do para trans­for­mar sus­tan­cial­men­te la realidad.

La pro­pues­ta del Gobierno de la Argen­ti­na está sien­do apo­ya­da por el FMI y el amplio espec­tro polí­ti­co del ofi­cia­lis­mo y la opo­si­ción con excep­ción de la izquier­da con repre­sen­ta­ción par­la­men­ta­ria. La crí­ti­ca a esa opi­nión mayo­ri­ta­ria por el pago, pro­vie­ne tam­bién des­de el movi­mien­to social que des­plie­ga la cam­pa­ña por la sus­pen­sión de los pagos y una audi­to­ría inte­gral y participativa.[1] Es una cam­pa­ña a con­tra­mano del sen­ti­do común, que cho­ca con ese ima­gi­na­rio reite­ra­do de hon­rar las deu­das. A favor del gobierno se han pro­nun­cia­do un con­jun­to de per­so­na­li­da­des del extran­je­ro y del ámbi­to local.

Res­pec­to de los apo­yos, lee­mos en La Nación: “Des­de Jor­ge Remes Leni­cov a Emma­nuel Álva­rez Agis, pasan­do por Fer­nan­do Nava­jas, Pablo Ger­chu­noff, José Luis Machi­nea y Mar­tín Rapet­ti” y agre­ga: “La car­ta repli­ca cen­tral­men­te el tex­to publi­ca­do ayer, fir­ma­do por los pre­mios Nobel Joseph Sti­glitz, Edmund Phelps, y su cole­ga Car­men Reinhardt, que fue acom­pa­ña­da por otros cole­gas céle­bres como Tho­mas Piketty, Jef­frey Sachs, Ken­neth Rogoff y Dani Rodrik.”[2] Tam­bién fue publi­ci­ta­do el apo­yo feminista.[3]

Quie­nes no acuer­dan son los tene­do­res pri­va­dos de títu­los de la deu­da públi­ca dola­ri­za­da y bajo legis­la­ción exter­na. Estos pre­sio­nan por mejo­res con­di­cio­nes para ingre­sar al can­je de títu­los. A no sor­pren­der­se por la pre­sión, por­que ante la pro­pues­ta argen­ti­na para can­jear unos 68.000 millo­nes de dóla­res, éstos deman­da­ron un “endul­zan­te”, algo que los acer­que a acep­tar la pro­pues­ta. Los pres­ta­mis­tas quie­ren nego­ciar, pero bajo sus con­di­cio­nes. Son espe­cu­la­do­res seria­les y no acep­tan una qui­ta del 5,4% de su capi­tal regis­tra­do en los títu­los, ni una qui­ta del 62% en los intere­ses a cobrar des­de aho­ra has­ta el 2117, fecha de ven­ci­mien­to de uno de los bonos en dis­cu­sión, el que se sus­cri­bió por cien años. Tam­po­co quie­ren estar tres años sin ver un dólar en com­pen­sa­ción por su tenen­cia de títu­los impa­ga­bles de la deu­da públi­ca dola­ri­za­da bajo legis­la­ción extrajera.

Pre­ten­den que la pro­pues­ta del gobierno sea endul­za­da, o sea, menos qui­ta de capi­ta­les e intere­ses, y/​o, no espe­rar tres años para cobrar. Ellos no quie­ren resig­nar tan­to, y cla­ro, no les preo­cu­pa que sus recla­mos pro­vo­quen que se resien­ta el gas­to públi­co en otras áreas, en des­me­dro de la cali­dad de vida de quie­nes deben enten­der que la deu­da debe hon­rar­se, sin inves­ti­gar si es legal, legi­ti­ma u odio­sa, lo que nos lle­va­ría a dis­cu­tir quien se bene­fi­ció con la deu­da asu­mi­da a nom­bre del con­jun­to de la socie­dad. En este razo­na­mien­to es en el que se apo­yan quie­nes difun­den una posi­ción por el recha­zo del con­jun­to de la deu­da, base argu­men­tal de la cam­pa­ña por la sus­pen­sión de los pagos de la deu­da y la audi­to­ría inte­gral con par­ti­ci­pa­ción ciudadana.

Es pro­ba­ble que el recha­zo de los fon­dos de Inver­sión defi­na el default uni­la­te­ral, lo que pone en cues­tión la dila­pi­da­ción de cuan­tio­sos recur­sos des­ti­na­dos a can­ce­lar deu­da en este tiem­po, tan­to como a legi­ti­mar el inacep­ta­ble acuer­do de la Argen­ti­na con el FMI.

Un pro­ble­ma mundial

La cues­tión sus­ci­ta­da pue­de ser exten­di­da al sis­te­ma mun­dial, en un tiem­po de acre­cen­ta­mien­to de la deu­da públi­ca, pero tam­bién de las empre­sas y de las fami­lias en todo el mun­do. La deu­da acre­cen­ta­da sir­ve para mode­lar la subor­di­na­ción social mayo­ri­ta­ria por el poder mun­dial en el futu­ro cercano.

Resul­ta un hecho que el mun­do fun­cio­na con base a endeu­da­mien­to deli­be­ra­do. En defi­ni­ti­va, resul­tan con­di­cio­nes de hipo­te­ca del pre­sen­te y el futu­ro, cer­cano y lejano, para recrear las for­mas de pro­duc­ción y repro­duc­ción pre­va­len­tes que nos deja­ron en el lugar que esta­mos, en la Argen­ti­na, la región y en el pla­ne­ta. Si esto se repro­du­ce, pues vamos a un futu­ro que poten­cia nues­tro pre­sen­te de falen­cias y nece­si­da­des irresueltas.

El dato es la ace­le­ra­ción de la deu­da de EEUU y en ese país de las empre­sas y las fami­lias, pero tam­bién en Euro­pa y muy espe­cial­men­te en paí­ses desa­rro­lla­dos como Ita­lia y Bél­gi­ca, que se suman al tra­di­cio­nal club de la hipo­te­ca por deu­das que difun­dió la cri­sis en Gre­cia. La deu­da y la emi­sión mone­ta­ria y de títu­lo es el camino de la Ban­ca Cen­tral, de la Reser­va Fede­ral o del Ban­co Euro­peo. Son emi­sio­nes millo­na­rias varias veces supe­rio­res a los mon­tos defi­ni­dos en la cri­sis del 200709.

Tam­bién es el rum­bo asu­mi­do des­de los orga­nis­mos inter­na­cio­na­les, caso del FMI con su polí­ti­ca de “ayu­da cre­di­ti­cia” a los paí­ses más vul­ne­ra­bles e inclu­so pro­pues­tas de con­do­na­ción de deu­das, como meca­nis­mo de repro­du­cir el papel del Fon­do en la ges­tión finan­cie­ra con­tem­po­rá­nea. El FMI cui­da sus intere­ses y un papel guía del mer­ca­do finan­cie­ro mun­dial, por lo que apa­re­ce con un dis­cur­so más bené­vo­lo, pero res­guar­dan­do el inte­rés de sus socios, espe­cial­men­te el que deci­de des­de Washington.

Por todo ello es que el FMI no resig­na sus “dere­chos” sobre la deu­da de la Argen­ti­na y apo­ya la nego­cia­ción con los tene­do­res pri­va­dos, a con­di­ción de sos­te­ner sus pri­vi­le­gios. En efec­to, en el 2001, ante la cesa­ción uni­la­te­ral de pagos de la Argen­ti­na, el FMI siem­pre cobró lo suyo, inclu­so en 2006 per­ci­bió por anti­ci­pa­do los ven­ci­mien­tos de deu­da por unos 9.500 millo­nes de dóla­res. Es más, en esta sema­na de fin de la ofer­ta a los titu­la­res par­ti­cu­la­res, mayo­ri­ta­ria­men­te Fon­dos de Inver­sión, empre­sas geren­tes de la espe­cu­la­ción mun­dial, el FMI cobró 320 millo­nes de dóla­res. No sor­pren­de enton­ces el apo­yo del FMI a la nego­cia­ción argen­ti­na, que pre­ten­de des­car­gar el cos­to sobre los tene­do­res pri­va­dos, sin resig­nar sus posi­cio­nes, aun cuan­do otor­gue pla­zo en el futu­ro, cues­tión que por aho­ra solo está en los pla­nes a comprobar.

Los tene­do­res de títu­los dicen por aho­ra que no a la ofer­ta de la Argen­ti­na, lo que sus­ci­ta el deba­te sobre el default. Mien­tras se deba­te, ya se per­die­ron recur­sos muy impor­tan­tes, recor­dan­do que en diciem­bre 2019 se auto­ri­za­ron por ley de “soli­da­ri­dad” des­ti­nar más de 4.500 millo­nes de dóla­res de las reser­vas inter­na­cio­na­les al pago de deu­da públi­ca mien­tras se rees­truc­tu­ra la mis­ma. Lo que acon­te­ce en la Argen­ti­na está sien­do obser­van­do en todo el mun­do, por lo peli­gro­so en que se cons­ti­tu­yó el ele­va­do endeu­da­mien­to públi­co en la mayo­ría de los paí­ses del sis­te­ma mun­dial, afec­ta­dos por una rece­sión agra­va­da en tiem­pos de coronavirus.

Pero tam­bién es tiem­po de dis­cu­sión del orden mun­dial y la fun­ción de los orga­nis­mos supra nacio­na­les, entre ellos los orga­nis­mos finan­cie­ros mun­dia­les. Es un pro­ble­ma no haber denun­cia­do has­ta aho­ra el prés­ta­mo del FMI otor­ga­do a la Argen­ti­na por 57.000 millo­nes de dóla­res, de los cua­les se des­em­bol­sa­ron un poco más de 44.100 millo­nes y que solo sir­vie­ron para con­so­li­dar una escan­da­lo­sa fuga de capi­ta­les. El FMI pre­ten­de vali­dar su papel en este tiem­po de cri­sis, sin asu­mir su res­pon­sa­bi­li­dad como par­te de la cau­sa de los pro­ble­mas actua­les, aun antes del COVID19. Sus vie­jas y nue­vas rece­tas con­tri­bu­ye­ron y con­tri­bu­yen a sus­ten­tar una reali­dad inso­por­ta­ble para millo­nes de per­so­nas empobrecidas.

¿Exis­te otra posibilidad?

Sí, debe pen­sar­se en la ges­tión de esos cuan­tio­sos recur­sos que debie­ran haber­se des­ti­na­do a una des­vin­cu­la­ción sobe­ra­na del sis­te­ma tóxi­co del mode­lo de pro­duc­ción y desa­rro­llo con­tem­po­rá­neo. Un mode­lo que está defi­ni­do por la explo­ta­ción de la fuer­za de tra­ba­jo, el saqueo de los bie­nes comu­nes y el pri­vi­le­gio a la espe­cu­la­ción de un núcleo con­cen­tra­do de gran­des capi­ta­les. Es cier­to que enun­ciar­lo pare­ce sen­ci­llo, que lo difí­cil es cons­truir el con­sen­so socio polí­ti­co y cul­tu­ral nece­sa­rio para hacer­lo realidad.

En ese sen­ti­do lo pri­me­ro es defi­nir la sus­pen­sión de los pagos de la deu­da públi­ca e inves­ti­gar a fon­do el pro­ce­so de endeu­da­mien­to. No solo de los últi­mos cua­tro años, sino des­de el ini­cio de la geno­ci­da dic­ta­du­ra, aun cuan­do en cada turno cons­ti­tu­cio­nal se haya rene­go­cia­do la deu­da públi­ca. Audi­tar el meca­nis­mo del endeu­da­mien­to resul­ta impres­cin­di­ble y no se debe enca­rar solo des­de la ins­ti­tu­cio­na­li­dad cons­ti­tu­cio­nal, o sea el Par­la­men­to, que en varia­das oca­sio­nes ilu­sio­nó con lle­var ade­lan­te inves­ti­ga­cio­nes no mate­ria­li­za­das. Se requie­re el pro­ta­go­nis­mo de la socie­dad para hacer efec­ti­va la audi­to­ria o inves­ti­ga­ción. Se tra­ta de pro­mo­ver la par­ti­ci­pa­ción popu­lar en el pro­ce­so de inves­ti­ga­ción de la deuda.

Pero no alcan­za con sus­pen­der los pagos. Es nece­sa­rio enca­rar una polí­ti­ca eco­nó­mi­ca que cons­tru­ya una nue­va coti­dia­nei­dad del fenó­meno de la pro­duc­ción y repro­duc­ción mate­rial y de la vida. Con “otra” orien­ta­ción de la polí­ti­ca eco­nó­mi­ca se pue­de trans­for­mar el “orden” eco­nó­mi­co, las rela­cio­nes socia­les de pro­duc­ción, para pri­vi­le­giar las nece­si­da­des socia­les bási­cas y más allá. Ello inclu­ye refor­mas agra­rias y urba­nas, con base en la sobe­ra­nía ali­men­ta­ria, ener­gé­ti­ca y finan­cie­ra, con socia­li­za­cio­nes varias, en la pro­duc­ción y cir­cu­la­ción. Se tra­ta de las finan­zas, el comer­cio exte­rior, de los ser­vi­cios públi­cos pri­va­ti­za­dos y de todo aque­llo que alu­de a dimen­sión estra­té­gi­ca para la pro­duc­ción y repro­duc­ción de la cotidianeidad.

Se tra­ta de pen­sar sobe­ra­na­men­te la cues­tión de la deu­da y no some­ter­se al “sen­ti­do común” hege­mó­ni­co de hon­rar a los acree­do­res de una deu­da que no sir­vió al pue­blo, y que pres­ta­mis­tas y bus­ca­do­res de cré­di­to sabían que era impa­ga­ble, por lo que se tra­ta de una deu­da odio­sa. La deu­da asu­mi­da sir­vió para la fuga de capi­ta­les. Fue­ron más de 100.000 millo­nes de dóla­res de fuga y de deu­da públi­ca, mon­tos que remi­ten a los cua­tro últi­mos años de ges­tión de Mau­ri­cio Macri, los que agra­van una ten­den­cia que se remon­ta al ciclo ini­cia­do en 19756. Hace fal­ta iden­ti­fi­car a los res­pon­sa­bles y denun­ciar el carác­ter ile­gi­ti­mo de una polí­ti­ca de deu­da públi­ca que con­so­li­dó un orden para la des­igual­dad y la concentración.

Por ello, para ini­ciar otro rum­bo, lo pri­me­ro es denun­ciar el pro­ce­so de endeu­da­mien­to sus­pen­dien­do sobe­ra­na­men­te los pagos y cam­biar todo lo que haya que modi­fi­car eco­nó­mi­ca, polí­ti­ca y cul­tu­ral­men­te para enca­rar otro camino de pro­duc­ción y cir­cu­la­ción de bie­nes y ser­vi­cios. ¿Es una cues­tión polí­ti­ca? No hay duda, por eso es que nece­si­ta­mos poner en dis­cu­sión lo indis­cu­ti­ble, ese ima­gi­na­rio que el úni­co camino posi­ble es el pago de la deu­da. El default sobe­rano es una posi­bi­li­dad si la socie­dad lo deci­de e impul­sa con con­cien­cia social por ir más allá de pre­ten­der recu­pe­rar la normalidad.

La bús­que­da es por otra nor­ma­li­dad, que ter­mi­ne con los pro­ce­sos de des­igual­dad y mise­ria mayo­ri­ta­ria y augu­re una pers­pec­ti­va de libe­ra­ción social y cons­truc­ción socio eco­nó­mi­ca auto-ges­tio­na­da. Vamos a insis­tir que no es una cues­tión solo nacio­nal, sino que requie­re sea asu­mi­da mundialmente.

Bue­nos Aires, 9 de mayo de 2020

[1] CADTM, en: http://​www​.cadtm​.org/​A​r​g​e​n​t​i​n​a​-​C​r​o​n​i​c​a​-​d​e​l​-​l​a​n​z​a​m​i​e​n​t​o​-​d​e​-​l​a​-​C​a​m​p​a​n​a​-​p​o​r​-​l​a​-​S​u​s​p​e​n​s​i​o​n​-​d​e​l​-​P​a​g​o​-de
[2] La Nación, 7 de mayo; en: https://​www​.lana​cion​.com​.ar/​e​c​o​n​o​m​i​a​/​d​e​u​d​a​-​e​c​o​n​o​m​i​s​t​a​s​-​l​o​c​a​l​e​s​-​f​i​r​m​a​n​-​c​a​r​t​a​-​a​b​i​e​r​t​a​-​a​p​o​y​o​-​n​i​d​2​3​6​2​844
[3] El Cro­nis­ta, 8 de mayo; en: https://​www​.cro​nis​ta​.com/​e​c​o​n​o​m​i​a​p​o​l​i​t​i​c​a​/​E​l​-​G​o​b​i​e​r​n​o​-​s​u​m​a​-​a​p​o​y​o​-​f​e​m​i​n​i​s​t​a​-​p​a​r​a​-​r​e​e​s​t​r​u​c​t​u​r​a​r​-​l​a​-​d​e​u​d​a​-​2​0​2​0​0​508 – 0002.html

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *