Argen­ti­na. Un pue­blo sano es un pue­blo libre

Por Jor­ge Rachid* /​Resu­men Latinoamericano/​5 de mayo 2020 -. — -

Todos sabe­mos que los tér­mi­nos, las pala­bras cons­tru­yen sen­ti­do, tam­bién sabe­mos que las pala­bras empo­de­ran a quie­nes la enar­bo­lan con mayor énfa­sis y le otor­gan con­te­ni­do, de ahí el famo­so dicho que dice: “quien nomi­na, domi­na”.
Si hay una pala­bra que ha sido usa­da y mal­tra­ta­da en múl­ti­ples sen­ti­dos, arras­tra­da y vili­pen­dia­da, ter­gi­ver­sa­da y humi­lla­da, es una pala­bra que resu­me una de las máxi­mas aspi­ra­cio­nes de la Huma­ni­dad, sien­do esa pala­bra Liber­tad.
En nom­bre de ella se han bom­bar­dea­do ciu­da­des y ase­si­na­do per­so­nas, se han ocu­pa­do paí­ses y se han cons­trui­do cár­ce­les clan­des­ti­nas dise­mi­na­das por el mun­do, para tener “un mun­do libre”. En su nom­bre se impi­de la entra­da de masas migran­tes ham­brien­tas y des­pla­za­das por esas mis­mas con­duc­tas, en su nom­bre tam­bién se blo­quean paí­ses, lle­ván­do­los al lími­tes de su sub­sis­ten­cia, siem­pre en nom­bre de la Liber­tad.
Sin embar­go la Liber­tad de Mer­ca­do es un bien abso­lu­to, into­ca­ble, un Dios al cual ren­dir plei­te­sía en nom­bre de la libre com­pe­ten­cia y la liber­tad de los indi­vi­duos para “ele­gir”, siem­pre en el catá­lo­go de ofer­tas que ofre­ce ese Mer­ca­do “occi­den­tal” y si quien pro­po­ne esa Liber­tad es par­te del “eje del mal” como Chi­na, Rusia, Irán u otros paí­ses cas­ti­ga­dos por no some­ter­se al Dios Mer­ca­do occi­den­tal, son cas­ti­ga­dos, “por­que no mere­cer se par­te del Mer­ca­do Glo­bal”, por ser sus inten­cio­nes domi­nar­lo.
Quien nomi­na, domi­na es el dicho y nun­ca mejor que aho­ra en tiem­pos de Pan­de­mia y Cua­ren­te­na, que exi­gen reme­dios que pro­te­jan a los pue­blos de una expan­sión gene­ra­li­za­da de enfer­me­dad, dolor y muer­te, como la que nos ente­ra­mos en estos días, ató­ni­tos, de miles de cadá­ve­res api­la­dos en fosas comu­nes, sin poder ser iden­ti­fi­ca­dos, por ejem­plo en EEUU por­que sus parien­tes migran­tes no auto­ri­za­dos, no pue­den arries­gar­se a per­der su Liber­tad, si los recla­man.
Sin embar­go quie­nes no dudan en pro­cla­mar la Liber­tad de Mer­ca­do para los medi­ca­men­tos, se opo­nen al úni­co medi­ca­men­to efi­caz­men­te reco­no­ci­do para com­ba­tir el coro­na­vi­rus, que es la Cua­ren­te­na. La quie­ren per­fo­rar en nom­bre de la Liber­tad, ante la medi­da del poder polí­ti­co demo­crá­ti­co del gobierno nacio­nal y popu­lar, de pro­te­ger cons­ti­tu­cio­nal­men­te, ese bien común que es la salud del pue­blo argen­tino. No dudan, la Liber­tad es indi­vi­dual, aun­que el Mer­ca­do nos man­tie­ne cau­ti­vos, exi­gen esa Liber­tad aun­que no quie­ren pagar los impues­tos que impo­ne la Ley, por­que “ellos” son libres, no lo son ni sus tra­ba­ja­do­res, ni el res­to de los argen­ti­nos que con sacri­fi­cios nos cui­dan a todos, inclu­so a “ellos”, por­que hacen Cua­ren­te­na, por­que tra­ba­jan reco­lec­tan­do sus basu­ras, por­que atien­den los hos­pi­ta­les y las emer­gen­cias, inclu­so de la “ellos”, que con­tro­lan en las rutas, que pro­du­cen ali­men­tos, que atien­den las far­ma­cias y dis­pen­sa­rios, para nues­tro pue­blo. Todos nos cui­da­mos, menos “ellos” en nom­bre de la Liber­tad que pro­cla­man des­de el egoís­mo indi­vi­dua­lis­ta, de los Trump y los Bol­so­na­ro, que han pro­vo­ca­do ver­da­de­ros geno­ci­dios en sus pue­blos.
Como en toda cri­sis Pan­dé­mi­ca, los que más las sufren son los más humil­des, exclui­dos y tra­ba­ja­do­res a los cua­les el gobier­na inten­ta pro­veer de un nivel de vida míni­mo mien­tras dure la situa­ción, por lo cual tie­ne que adqui­rir ali­men­tos para 11 millo­nes de per­so­nas, pero que “ellos” quie­ren poner el pre­cio y decla­ran vacías las lici­ta­cio­nes esti­mu­lan­do, el con­flic­to social, para aca­bar con la Cua­ren­te­na que afec­ta sus intere­ses eco­nó­mi­cos.
Pero ade­más quie­ren derro­tar la Cua­ren­te­na por ser el pun­to de acu­mu­la­ción polí­ti­ca más alto del gobierno nacio­nal y popu­lar, al cual no habían podi­do hora­dar, por lo cual recu­rrie­ron enton­ces a la Liber­tad en sen­ti­do inver­so, negán­do­se a la libe­ra­ción de pre­sos supues­ta­men­te irra­cio­nal por par­te del Eje­cu­ti­vo. Es sabi­do que la Liber­tad la otor­gan los jue­ces, algu­nos de los “ellos”, son jue­ces que pro­ce­die­ron a libe­ra­cio­nes indis­cri­mi­na­das para ori­gi­nar el con­flic­to, con­vo­car al pue­blo des­de una lógi­ca enten­di­ble, una ver­dad pro­vo­ca­da, como las cau­sas arma­das en el pasa­do, don­de la Liber­tad no era un bien para quie­nes se per­se­guía polí­ti­ca­men­te, lle­van­do a las cár­ce­les a cien­tos de argen­ti­nos sin con­de­na fir­me, pero con lin­cha­mien­to social explí­ci­to.
Enton­ces esa mal­tra­ta­da pala­bra Liber­tad hoy es pro­cla­ma­da para derro­tar la salud de los argen­ti­nos, es una con­sig­na de muer­te, no de vida, es una acción que aten­ta con­tra la salud del pue­blo en su con­jun­to, que ofre­ce­rá los muer­tos en aras del Dios Mer­ca­do Eco­nó­mi­co, que sin dudas debe poner­se en mar­cha, según “ellos”, por­que así no se pue­den vivir más, en su fra­se más difun­di­da, de quie­nes son mar­gi­na­les en la polí­ti­ca, pero pre­do­mi­nan­tes en los medios de comu­ni­ca­ción.
La Cua­ren­te­na es la medi­da sani­ta­ria carri­llis­ta por exce­len­cia, es el cui­da­do de la salud por enci­ma de cual­quier otro bien, por­que nos vie­ne dado, sien­do el dere­cho humano fun­da­men­tal, ya que un pue­blo que no es sano no cons­tru­ye rique­za ni pro­yec­ta futu­ro, un pue­blo sano tra­ba­ja y es inclui­do social­men­te, la enfer­me­dad mar­gi­na, exclu­ye y des­tru­ye al indi­vi­duo y al núcleo fami­liar y social de su entorno.
Las polí­ti­cas de con­trol social de los “ellos” siem­pre basa­do en el dis­ci­pli­na­mien­to a tra­vés del con­trol demo­grá­fi­co, como cuan­do can­jea­ban radios por ampu­tacio­nes gine­co­ló­gi­cas en Boli­via y Para­guay des­de la CIA y la USAI de EEUU, o cuan­do se abrían con­sen­ti­mien­tos infor­ma­dos de ensa­yos clí­ni­cos en pobla­cio­nes anal­fa­be­tas que fir­ma­ban sin saber, ante la vis­ta de pro­fe­sio­na­les colo­ni­za­dos en nom­bre de la Liber­tad del Mer­ca­do far­ma­céu­ti­co, o cuan­do la epi­de­mia de Ébo­la se man­tie­ne en Áfri­ca por sólo mata per­so­nas de raza negra, o cuan­do mue­ren por día 24 mil per­so­nas, 8 mil de ellas niños, por ham­bre, pero la Liber­tad de los Mer­ca­dos pro­me­te un futu­ro “derra­me”.
Bueno en nues­tro país, cuyo gobierno está bajo ata­que por los sec­to­res del pri­vi­le­gio y la reac­ción, aún en ple­na bata­lla con­tra el virus, se enar­bo­la la pala­bra Liber­tad, para cer­ce­nar la Liber­tad de un pue­blo de ser res­pe­ta­do en sus dere­chos cons­ti­tu­cio­na­les y de vida, como es la salud del con­jun­to, aun­que afec­te algu­nos nichos de poder, que pre­ten­den ente­rrar la adhe­sión polí­ti­ca que ha logra­do el lide­raz­go del gobierno nacio­nal y popu­lar, al reafir­mar­se en la defen­sa de la vida, fren­te a los cul­to­res del odio y la muerte.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.