Perú. La con­cien­cia eco­ló­gi­ca supe­ra­rá a la socie­dad alienigenizada

Por José Manu­ya­ma Ahui­te* /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 3 de mayo de 2020

La dege­ne­ra­ción es par­te de la vida, lo vivi­mos con dolor hoy. Por esto mis­mo debe­mos estar en per­ma­nen­te cui­da­do y recu­pe­ra­ción. Algo sale mal siem­pre, enton­ces debe­mos reha­cer­nos sin más. No esta­mos ata­dos a una sola for­ma de ser, mucho menos si es con­tra­pro­du­cen­te. No nece­si­ta­mos un cam­bio espe­cí­fi­co ni siquie­ra un rese­teo, nece­si­ta­mos dar vida a una nue­va arqui­tec­tu­ra social que nos dig­ni­fi­que.

Si no entien­des que esta­mos de luto, enton­ces algo falla en tu con­cien­cia de la reali­dad. Para algu­nos es un luto con­cre­to pues han per­di­do a un ser que­ri­do. Pero, hay tam­bién un luto, más difí­cil de acep­tar, que debe­ría venir de la con­cien­cia de la defun­ción de la matriz cul­tu­ral que ha domi­na­do en los últi­mos siglos.

Es duro acep­tar la par­ti­da de un fami­liar, pero tam­bién debe ser frus­tran­te ima­gi­nar­te que los idea­les que te mue­ven, como el éxi­to, el con­fort, en gene­ral, la cul­tu­ra madre don­de te has des­en­vuel­to se des­mo­ro­na, que trae mucho daño con­si­go, y que por lo tan­to debe ser sus­ti­tui­do. Esta­mos en ese pun­to don­de tie­nes que vol­ver a empe­zar, como cuan­do ter­mi­nas una rela­ción amo­ro­sa y tie­nes que resig­nar­te a acep­tar esa dura reali­dad para recu­pe­rar­te. Habrá que pre­gun­tar al gran Mario Var­gas llo­sa, con­ver­ti­do en el febril voce­ro de la deca­den­te moder­ni­dad, si pasa por algu­na cri­sis existencial.

Y no es difí­cil com­pren­der si com­pa­ra­mos esta situa­ción con alguien que fue víc­ti­ma de vio­len­cia fami­liar, que reci­be tan­tos gol­pes que con mucho dolor debe acep­tar que tie­ne que cerrar a la fuer­za ese ciclo vio­len­to. Los pro­ble­mas ambien­ta­les, pero tam­bién el ham­bre, las gue­rras, las pre­ca­rie­da­des, las igno­ran­cias, las epi­de­mias han pues­to en cuen­ta regre­si­va el fin de la huma­ni­dad. No se pue­de seguir vivien­do bajo estas con­di­cio­nes de asfi­xia estruc­tu­ral. Tar­de o tem­prano la «vio­len­cia de esa supre­ma­cía eco­no­mi­cis­ta” tenía que alcan­zar, no solo a los pue­blos ori­gi­na­rios de todos los rin­co­nes, sino que tam­bién a la mis­ma gen­te que se supo­ne ha sido bene­fi­cia­rio de sus bon­da­des mate­ria­les. Todos redu­ci­dos a víc­ti­mas, todos somos indios, todos somos aho­ra los “nin­gu­nea­dos” (E. Galeano) si no eres de la éli­te económica.

En gene­ral, nadie pue­de iden­ti­fi­car­se con una socie­dad que con­vier­te al río Rímac en un loda­zal, por poner un ejem­plo. Por cier­to, aho­ra ha recu­pe­ra­do su her­mo­so color natu­ral pro­duc­to de la cua­ren­te­na. No es un ali­vio sen­tir­se par­te de una socie­dad que con­vier­te los ríos en com­ple­tos mula­da­res mine­ros, y todo para satis­fa­cer, entre otras razo­nes, la deman­da de colla­res y ani­llos y demás insó­li­tas bana­li­da­des. Quién se asu­me res­pon­sa­ble como socie­dad de haber con­ver­ti­do a los eco­sis­te­mas flu­via­les y mari­nos en colo­sa­les cal­dos de basu­ra. Cómo alguien pue­de sen­tir­se repre­sen­ta­do en la des­truc­ción del equi­li­brio cli­má­ti­co pro­vo­ca­do por los moto­res que nos trans­por­tan de un lugar a otro y dejan enve­ne­na­dos a los ríos ama­zó­ni­cos y otras zonas extrac­ti­vas. Ni qué hablar de la socie­dad corrup­ta que no se detie­ne en ple­na tra­ge­dia viral.

Qué más tie­ne que pasar para dar­te cuen­ta que tene­mos que migrar hacia otra men­ta­li­dad y otras for­mas de rela­cio­nar­nos entre las per­so­nas y con la natu­ra­le­za, dejan­do atrás las vie­jas cos­tum­bres y prio­ri­da­des for­ja­das por el oscu­ro progreso.

¿Cómo hace­mos esto? ¿Será fácil? De nin­gu­na mane­ra. Es más difí­cil “lle­gar al sol que al maña­na que nece­si­ta­mos” diría Maná. No hay super­hé­roes, ni vari­tas mági­cas. Pero hay una opor­tu­ni­dad que para algu­nos pue­de una valio­sa segun­da y últi­ma. Y, no se tra­ta del gran dine­ro ni de la tec­no­lo­gía más sofis­ti­ca­da, sino fun­da­men­tal­men­te de empu­jar un cam­bio de men­ta­li­dad, a par­tir de reco­brar la con­cien­cia de la reali­dad real o de la trá­gi­ca realidad.

es hora de las cos­mo­vi­sio­nes ances­tra­les y de la con­cien­cia eco­ló­gi­ca 

Fren­te a la “muer­te de la moder­ni­dad” como para­dig­ma –para­fra­sean­do a Nietz­sche – , es hora de las cos­mo­vi­sio­nes ances­tra­les y de la con­cien­cia eco­ló­gi­ca. Ante la incer­ti­dum­bre del nau­fra­gio, revi­ven en par­te las tra­di­cio­nes que tuvie­ron vigen­cia en el pasa­do y que toda­vía se prac­ti­ca en for­ma mar­gi­nal en el Perú pro­fun­do y en algu­nas par­tes ais­la­das de todo el mun­do. Algo jue­ga a nues­tro favor. Lo más natu­ral del ser humano es su desobra­mien­to, en pala­bras del filó­so­fo ita­liano, Gior­gio Agam­ben. Mal haría­mos en afe­rrar­nos a un sis­te­ma de pen­sa­mien­to alie­ge­ni­za­do, mejor dicho extra­te­rri­co­li­za­do por lo des­truc­ti­vo que es con el ser que lo hos­pe­da. Sólo un depre­da­dor este­lar podría ir ali­men­tán­do­se de la des­truc­ción que gene­ra en un pla­ne­ta, para ir nue­va­men­te a hacer lo mis­mo en otro.

Cuán­tas veces la gran pren­sa ha toma­do par­ti­do con­tra los pobla­do­res del Tam­bo, de Con­ga, del Pas­ta­za, y de tan­tos otros luga­res, como si fue­ran mise­ra­bles seres que se opo­nen al “bien­es­tar de la mayo­ría”. Pues nada de eso, las ver­da­de­ras ame­na­zas son aque­llos que son escla­vos de su pro­pio pen­sa­mien­to eco­nó­mi­co anti­te­rres­tre, que aca­ba­rá con todo en un bre­ve lap­so. Todos debe­mos des­co­nec­tar el virus men­tal que con­tro­la nues­tra for­ma de vivir. Quién pue­de decir que no es par­te de algún modo de este sis­te­ma. Recu­pe­re­mos nues­tra autén­ti­ca huma­ni­dad y este lugar mara­vi­llo­so que es el pla­ne­ta tie­rra, la abya yala, que habi­ta­mos, y que lo com­par­ti­mos con otros seres vivos que, curio­sa­men­te, algu­nos de ellos incur­sio­nan en las calles tras el silen­cio que va dejan­do el ais­la­mien­to obligado.

La dege­ne­ra­ción es par­te de la vida, lo vivi­mos con dolor hoy. Por esto mis­mo debe­mos estar en per­ma­nen­te cui­da­do y recu­pe­ra­ción. Algo sale mal siem­pre, enton­ces debe­mos reha­cer­nos sin más. No esta­mos ata­dos a una sola for­ma de ser, mucho menos si es con­tra­pro­du­cen­te. No nece­si­ta­mos un cam­bio espe­cí­fi­co ni siquie­ra un rese­teo, nece­si­ta­mos dar vida a una nue­va arqui­tec­tu­ra social que nos dignifique.


*José Manu­ya­ma Ahui­te es defen­sor ambien­tal y miem­bro del Comi­té de Defen­sa del Agua en Loreto.

Fuen­te: A Viva Voz, blog de José Manu­ya­ma: https://​avi​va​vo​zi​qui​tos​.blogs​pot​.com/​2​0​2​0​/​0​5​/​l​a​-​c​o​n​c​i​e​n​c​i​a​-​e​c​o​l​o​g​i​c​a​-​s​u​p​e​r​a​r​a​-​l​a​.​h​tml

Fuen­te: SERVINDI

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *