Perú. La con­cien­cia eco­ló­gi­ca supe­ra­rá a la socie­dad alienigenizada

Por José Manu­ya­ma Ahui­te* /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 3 de mayo de 2020

La dege­ne­ra­ción es par­te de la vida, lo vivi­mos con dolor hoy. Por esto mis­mo debe­mos estar en per­ma­nen­te cui­da­do y recu­pe­ra­ción. Algo sale mal siem­pre, enton­ces debe­mos reha­cer­nos sin más. No esta­mos ata­dos a una sola for­ma de ser, mucho menos si es con­tra­pro­du­cen­te. No nece­si­ta­mos un cam­bio espe­cí­fi­co ni siquie­ra un rese­teo, nece­si­ta­mos dar vida a una nue­va arqui­tec­tu­ra social que nos dig­ni­fi­que.

Si no entien­des que esta­mos de luto, enton­ces algo falla en tu con­cien­cia de la reali­dad. Para algu­nos es un luto con­cre­to pues han per­di­do a un ser que­ri­do. Pero, hay tam­bién un luto, más difí­cil de acep­tar, que debe­ría venir de la con­cien­cia de la defun­ción de la matriz cul­tu­ral que ha domi­na­do en los últi­mos siglos.

Es duro acep­tar la par­ti­da de un fami­liar, pero tam­bién debe ser frus­tran­te ima­gi­nar­te que los idea­les que te mue­ven, como el éxi­to, el con­fort, en gene­ral, la cul­tu­ra madre don­de te has des­en­vuel­to se des­mo­ro­na, que trae mucho daño con­si­go, y que por lo tan­to debe ser sus­ti­tui­do. Esta­mos en ese pun­to don­de tie­nes que vol­ver a empe­zar, como cuan­do ter­mi­nas una rela­ción amo­ro­sa y tie­nes que resig­nar­te a acep­tar esa dura reali­dad para recu­pe­rar­te. Habrá que pre­gun­tar al gran Mario Var­gas llo­sa, con­ver­ti­do en el febril voce­ro de la deca­den­te moder­ni­dad, si pasa por algu­na cri­sis existencial.

Y no es difí­cil com­pren­der si com­pa­ra­mos esta situa­ción con alguien que fue víc­ti­ma de vio­len­cia fami­liar, que reci­be tan­tos gol­pes que con mucho dolor debe acep­tar que tie­ne que cerrar a la fuer­za ese ciclo vio­len­to. Los pro­ble­mas ambien­ta­les, pero tam­bién el ham­bre, las gue­rras, las pre­ca­rie­da­des, las igno­ran­cias, las epi­de­mias han pues­to en cuen­ta regre­si­va el fin de la huma­ni­dad. No se pue­de seguir vivien­do bajo estas con­di­cio­nes de asfi­xia estruc­tu­ral. Tar­de o tem­prano la «vio­len­cia de esa supre­ma­cía eco­no­mi­cis­ta” tenía que alcan­zar, no solo a los pue­blos ori­gi­na­rios de todos los rin­co­nes, sino que tam­bién a la mis­ma gen­te que se supo­ne ha sido bene­fi­cia­rio de sus bon­da­des mate­ria­les. Todos redu­ci­dos a víc­ti­mas, todos somos indios, todos somos aho­ra los “nin­gu­nea­dos” (E. Galeano) si no eres de la éli­te económica.

En gene­ral, nadie pue­de iden­ti­fi­car­se con una socie­dad que con­vier­te al río Rímac en un loda­zal, por poner un ejem­plo. Por cier­to, aho­ra ha recu­pe­ra­do su her­mo­so color natu­ral pro­duc­to de la cua­ren­te­na. No es un ali­vio sen­tir­se par­te de una socie­dad que con­vier­te los ríos en com­ple­tos mula­da­res mine­ros, y todo para satis­fa­cer, entre otras razo­nes, la deman­da de colla­res y ani­llos y demás insó­li­tas bana­li­da­des. Quién se asu­me res­pon­sa­ble como socie­dad de haber con­ver­ti­do a los eco­sis­te­mas flu­via­les y mari­nos en colo­sa­les cal­dos de basu­ra. Cómo alguien pue­de sen­tir­se repre­sen­ta­do en la des­truc­ción del equi­li­brio cli­má­ti­co pro­vo­ca­do por los moto­res que nos trans­por­tan de un lugar a otro y dejan enve­ne­na­dos a los ríos ama­zó­ni­cos y otras zonas extrac­ti­vas. Ni qué hablar de la socie­dad corrup­ta que no se detie­ne en ple­na tra­ge­dia viral.

Qué más tie­ne que pasar para dar­te cuen­ta que tene­mos que migrar hacia otra men­ta­li­dad y otras for­mas de rela­cio­nar­nos entre las per­so­nas y con la natu­ra­le­za, dejan­do atrás las vie­jas cos­tum­bres y prio­ri­da­des for­ja­das por el oscu­ro progreso.

¿Cómo hace­mos esto? ¿Será fácil? De nin­gu­na mane­ra. Es más difí­cil “lle­gar al sol que al maña­na que nece­si­ta­mos” diría Maná. No hay super­hé­roes, ni vari­tas mági­cas. Pero hay una opor­tu­ni­dad que para algu­nos pue­de una valio­sa segun­da y últi­ma. Y, no se tra­ta del gran dine­ro ni de la tec­no­lo­gía más sofis­ti­ca­da, sino fun­da­men­tal­men­te de empu­jar un cam­bio de men­ta­li­dad, a par­tir de reco­brar la con­cien­cia de la reali­dad real o de la trá­gi­ca realidad.

es hora de las cos­mo­vi­sio­nes ances­tra­les y de la con­cien­cia eco­ló­gi­ca 

Fren­te a la “muer­te de la moder­ni­dad” como para­dig­ma –para­fra­sean­do a Nietz­sche – , es hora de las cos­mo­vi­sio­nes ances­tra­les y de la con­cien­cia eco­ló­gi­ca. Ante la incer­ti­dum­bre del nau­fra­gio, revi­ven en par­te las tra­di­cio­nes que tuvie­ron vigen­cia en el pasa­do y que toda­vía se prac­ti­ca en for­ma mar­gi­nal en el Perú pro­fun­do y en algu­nas par­tes ais­la­das de todo el mun­do. Algo jue­ga a nues­tro favor. Lo más natu­ral del ser humano es su desobra­mien­to, en pala­bras del filó­so­fo ita­liano, Gior­gio Agam­ben. Mal haría­mos en afe­rrar­nos a un sis­te­ma de pen­sa­mien­to alie­ge­ni­za­do, mejor dicho extra­te­rri­co­li­za­do por lo des­truc­ti­vo que es con el ser que lo hos­pe­da. Sólo un depre­da­dor este­lar podría ir ali­men­tán­do­se de la des­truc­ción que gene­ra en un pla­ne­ta, para ir nue­va­men­te a hacer lo mis­mo en otro.

Cuán­tas veces la gran pren­sa ha toma­do par­ti­do con­tra los pobla­do­res del Tam­bo, de Con­ga, del Pas­ta­za, y de tan­tos otros luga­res, como si fue­ran mise­ra­bles seres que se opo­nen al “bien­es­tar de la mayo­ría”. Pues nada de eso, las ver­da­de­ras ame­na­zas son aque­llos que son escla­vos de su pro­pio pen­sa­mien­to eco­nó­mi­co anti­te­rres­tre, que aca­ba­rá con todo en un bre­ve lap­so. Todos debe­mos des­co­nec­tar el virus men­tal que con­tro­la nues­tra for­ma de vivir. Quién pue­de decir que no es par­te de algún modo de este sis­te­ma. Recu­pe­re­mos nues­tra autén­ti­ca huma­ni­dad y este lugar mara­vi­llo­so que es el pla­ne­ta tie­rra, la abya yala, que habi­ta­mos, y que lo com­par­ti­mos con otros seres vivos que, curio­sa­men­te, algu­nos de ellos incur­sio­nan en las calles tras el silen­cio que va dejan­do el ais­la­mien­to obligado.

La dege­ne­ra­ción es par­te de la vida, lo vivi­mos con dolor hoy. Por esto mis­mo debe­mos estar en per­ma­nen­te cui­da­do y recu­pe­ra­ción. Algo sale mal siem­pre, enton­ces debe­mos reha­cer­nos sin más. No esta­mos ata­dos a una sola for­ma de ser, mucho menos si es con­tra­pro­du­cen­te. No nece­si­ta­mos un cam­bio espe­cí­fi­co ni siquie­ra un rese­teo, nece­si­ta­mos dar vida a una nue­va arqui­tec­tu­ra social que nos dignifique.


*José Manu­ya­ma Ahui­te es defen­sor ambien­tal y miem­bro del Comi­té de Defen­sa del Agua en Loreto.

Fuen­te: A Viva Voz, blog de José Manu­ya­ma: https://​avi​va​vo​zi​qui​tos​.blogs​pot​.com/​2​0​2​0​/​0​5​/​l​a​-​c​o​n​c​i​e​n​c​i​a​-​e​c​o​l​o​g​i​c​a​-​s​u​p​e​r​a​r​a​-​l​a​.​h​tml

Fuen­te: SERVINDI

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.