Méxi­co. Con­su­mo popular

Por Gerar­do Fer­nán­dez Casa­no­va, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 3 mayo 2020.-

El mode­lo neo­li­be­ral se fin­ca en la liber­tad del mer­ca­do, inclu­so la equi­pa­ra con la liber­tad polí­ti­ca. Esta es una de sus más gra­ves fala­cias: no exis­te la liber­tad del mer­ca­do mas que para quie­nes lo domi­nan; los que no cuen­tan con los medios para deci­dir o com­pe­tir son sim­ple­men­te escla­vos del mer­ca­do. El con­su­mi­dor está some­ti­do a un sis­te­ma inte­gra­do de con­trol que ini­cia con la publi­ci­dad comer­cial, sigue con el esque­ma de las gran­des tien­das de ven­ta al menu­deo y se redon­dea en la cap­tu­ra del sala­rio del tra­ba­ja­dor; todo ello con­for­ma un paque­te cul­tu­ral homo­gé­neo glo­bal que favo­re­ce a los gran­des con­sor­cios inter­na­cio­na­les y que des­pa­rra­ma la pobre­za en la mayo­ría de la pobla­ción, aten­ta con­tra la salud físi­ca y men­tal, y des­tru­ye la natu­ra­le­za. Todo lo ante­rior está dicho y recon­tra­di­cho, es sabi­do y recon­tra­sa­bi­do, el peque­ño deta­lle fal­tan­te es el cómo demo­nios lo vamos a corre­gir. El acta de defun­ción está fir­ma­da pero toda­vía no hay el difun­to que, por cier­to, goza de cabal salud.

El régi­men de la 4T está inmer­so en sin­gu­lar deba­te (o com­ba­te) para dotar al esta­do de la sobe­ra­nía que la cons­ti­tu­ción le con­fie­re para con­du­cir la eco­no­mía nacio­nal, con­tra la ter­ca opo­si­ción de los gru­pos de poder pri­va­do empe­ña­dos en man­te­ner sus pri­vi­le­gios. Uno de los cam­pos de esta bata­lla es pre­ci­sa­men­te el rela­cio­na­do con el con­su­mo popu­lar, ape­nas con un lige­ro ras­gu­ño: el eti­que­ta­do de los ali­men­tos pro­ce­sa­dos. Se enfren­tan la liber­tad de mer­ca­do con el dere­cho a la infor­ma­ción del con­su­mi­dor. El que pro­du­ce y ven­de es el que ejer­ce la liber­tad y al con­su­mi­dor le toca la escla­vi­tud de com­prar a cie­gas. La pan­de­mia ha pues­to de mani­fies­to la gra­ve­dad de los efec­tos de la pési­ma ali­men­ta­ción: obe­si­dad, dia­be­tes e hiper­ten­sión arte­rial. La des­gra­cia social empa­ca­da en lin­das bol­sas o cajas con her­mo­sos dise­ños para todos los gus­tos, espe­cial­men­te el infan­til. Esto es sólo una expre­sión de la pro­fun­da cri­sis de la civi­li­za­ción neo­li­be­ral y cri­mi­nal, de mayor leta­li­dad que el covid 19.

La 4T enfren­ta una difí­cil con­tra­dic­ción al plan­tear su pro­yec­to de eco­no­mía para el bien­es­tar median­te la derra­ma de insó­li­tos mon­tos de recur­sos entre la pobla­ción de meno­res ingre­sos, sin acom­pa­ñar­la de algún meca­nis­mo que garan­ti­ce que tales recur­sos no se pier­dan en el caño del con­su­mo cha­ta­rra y entren al embu­do de los gran­des con­sor­cios de los ali­men­tos pro­ce­sa­dos y otros gas­tos super­fluos. Hace fal­ta una mayor y más efi­caz inter­ven­ción del esta­do para regu­lar un mer­ca­do apo­ya­do por la publi­ci­dad mendaz.

La fór­mu­la a la que ha apos­ta­do el Pre­si­den­te López Obra­dor es la del con­ven­ci­mien­to y la libre deci­sión del con­su­mi­dor debi­da­men­te infor­ma­do. Es el esti­lo per­so­nal de gober­nar para y con el pue­blo des­cri­to en su libro Hacia una Eco­no­mía Moral, en la cual quie­ro creer pero que me pesan dema­sia­das dudas res­pec­to de su via­bi­li­dad real. El peso de la publi­ci­dad con­su­mis­ta y del indi­vi­dua­lis­mo abe­rran­te es aún domi­nan­te y creo que hace fal­ta más que la inten­sa pré­di­ca pre­si­den­cial cotidiana.

López Obra­dor ase­ve­ra que el mexi­cano es mucho pue­blo, capaz de gran­des haza­ñas; que es el más poli­ti­za­do del mun­do y que se dis­tin­gue por ser soli­da­rio. Des­de lue­go que es un dis­cur­so dife­ren­te al acos­tum­bra­do, con un con­te­ni­do polí­ti­co muy pode­ro­so y tam­bién muy segui­do y sabi­do por el pue­blo, pero que no pue­de ate­rri­zar en el deta­lle del com­por­ta­mien­to social domi­na­do por la tele­vi­sión y sus pau­tas de cul­tu­ra con­su­mis­ta, dis­cri­mi­na­to­ria y egoísta.

Los días en que he veni­do escri­bien­do este artícu­lo, debo decir­lo, me han sor­pren­di­do en lo que toca al tra­ta­mien­to de la pan­de­mia del coro­na­vi­rus. En liber­tad el pue­blo ha asu­mi­do mayo­ri­ta­ria­men­te el ais­la­mien­to volun­ta­rio de mane­ra inau­di­ta. Pare­cie­ra que Hame­lin tocó su flau­ta y todos segui­mos su con­vo­ca­to­ria, res­pal­da­da por las indi­ca­cio­nes de los cien­tí­fi­cos. Si, como pare­ce suce­de­rá, los mexi­ca­nos libra­mos la cri­sis sani­ta­ria con éxi­to, enton­ces ten­dré que creer en la tau­ma­tur­gia del dis­cur­so presidencial.

No obs­tan­te habrá que con­tri­buir soli­da­ria­men­te a con­ver­tir en reali­dad los pos­tu­la­dos del huma­nis­mo y la soli­da­ri­dad; que el con­su­mo sea ins­tru­men­to efi­caz del bien­es­tar de la población.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *