Perú. Jus­ti­cia revo­ca pri­sión pre­ven­ti­va para Kei­ko Fujimori

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 30 abril 2020

La hija del exdic­ta­dor, Alber­to Fuji­mo­ri, no podrá ausen­tar­se de su ciu­dad y debe­rá com­pa­re­cer cada 30 días ante la ofi­ci­na de con­trol biométrico. 

La Segun­da Sala Penal de Ape­la­cio­nes de la Cor­te Supe­rior Nacio­nal de Jus­ti­cial Penal Espe­cia­li­za­da en Cri­men Orga­ni­za­do de Perú, revo­có este jue­ves la orden de pri­sión pre­ven­ti­va que pesa sobre Kei­ko Fuji­mo­ri, por el deli­to de lava­do de acti­vos vin­cu­la­do a la cons­truc­to­ra bra­si­le­ña Ode­brecht, quien finan­ció sus cam­pa­ñas elec­to­ra­les de 2011 y 2016.

El tri­bu­nal que pre­si­dió la jue­za, Sonia Torre, con­ce­dió la apelación
inter­pues­ta por la abo­ga­da de la excan­di­da­ta pre­si­den­cial, dete­ni­da en
el penal ane­xo de Muje­res de Cho­rri­llos des­de enero pasa­do, ale­gan­do un
posi­ble ries­go de con­ta­gio de la Covid-19.

Los jue­ces
reco­no­cen que la inves­ti­ga­ción del fis­cal, José Domin­go Pérez, tiene
sus­ten­to y fun­da­men­to legal, por lo que corro­bo­ra los car­gos que se le
impu­tan a Fujij­mo­ri, hija del exdic­ta­dor peruano, Alber­to Fujimori.
Entre las evi­den­cias del caso cons­tan decla­ra­cio­nes de los exdirectivos
de Ode­brecht, Jor­ge Bara­ta y Mar­ce­lo Ode­brecht, quien han ase­gu­ra­do que
la com­pa­ñía apor­tó 1 millón de dóla­res para finan­ciar la carrera
pre­si­den­cial de Fujimori.

El poder judi­cial des­es­ti­mó el cues­tio­na­mien­to de la defen­sa de
Fuji­mo­ri que apun­ta a des­co­no­cer un incre­men­to injus­ti­fi­ca­do de su
patri­mo­nio tras el apor­te finan­cie­ro de la empre­sa bra­si­le­ña. Asimismo,
con­si­de­ran rele­van­tes para el caso las decla­ra­cio­nes del empresario,
Jor­ge Yoshi­ya­ma y del excon­gre­sis­ta, Rolan­do Reáte­gui, quie­nes revelaron
que en 2011 se usa­ron apor­tan­tes fal­sos para jus­ti­fi­car los irregulares
ingre­sos de dine­ro al par­ti­do Fuer­za Popu­lar, orga­ni­za­ción polí­ti­ca que
lide­ra Fujimori.

Sin embar­go, los
magis­tra­dos con­clu­ye­ron que «la sos­pe­cha de cul­pa­bi­li­dad basa­da en la
con­tun­den­cia de los ele­men­tos de con­vic­ción incri­mi­na­to­rios no es
sufi­cien­te por sí mis­ma para dic­tar pri­sión preventiva».

De igual forma,
indi­ca­ron que el Minis­te­rio Públi­co «no mues­tra dili­gen­cia debi­da de
lle­var a jui­cio a la impu­tada en menor pla­zo posi­ble» y decli­nan el
peli­gro de obs­truc­ción y la posi­ble fuga que sos­te­nían y justificaban
ini­cial­men­te la orden de pri­sión pre­ven­ti­va que pro­po­nía la Fiscalía.

De acuer­do con el
fallo, Fuji­mo­ri no podrá ausen­tar­se de su domi­ci­lio sin previa
auto­ri­za­ción, debe­rá com­pa­re­cer cada 30 días ante el Poder Judi­cial para
el con­trol bio­mé­tri­co, ade­más de pre­sen­tar­se ante los jue­ces y fiscales
cuan­do se le requie­ra. Ade­más, no podrá comu­ni­car­se con el res­to de
los impu­tados en la cau­sa, tes­ti­gos u otros órga­nos de prue­ba y deberá
efec­tuar el pago de una garan­tía eco­nó­mi­ca de 70.000 soles (20.750
dóla­res, apro­xi­ma­da­men­te) den­tro de cin­co días hábiles.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *