Argen­ti­na. Mani­fies­to nacio­nal por la Sobe­ra­nía, el Tra­ba­jo y la Producción

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 30 abril 2020

La glo­ba­li­za­ción
del capi­tal, ini­cia­da a media­dos de los seten­ta, dio por tie­rra con la
Argen­ti­na en vías de desa­rro­llo indus­trial para sumer­gir­la en un pro­ce­so profundo
de sub­de­sa­rro­llo. La dic­ta­du­ra mili­tar, la déca­da pér­di­da del ochen­ta, el menemismo,
el gobierno de la Alian­za y la fatí­di­ca eta­pa de Cam­bie­mos son ejem­plos de la
agen­da de depen­den­cia eco­nó­mi­ca y pobre­za extre­ma impues­ta por la globalización
finan­cie­ra en nues­tro país. 

Bajo el
con­tex­to de un mun­do que entra­ba en rece­sión, la pan­de­mia del Coro­na­vi­rus profundizó
su cri­sis, agu­di­zó la lucha inter-impe­ria­lis­ta y fre­nó la ten­den­cia expan­si­va del
capi­tal trans­na­cio­nal. Esto gene­ró una opor­tu­ni­dad para reto­mar una agen­da de
desa­rro­llo nacio­nal en los paí­ses peri­fé­ri­cos como Argen­ti­na. Se reve­la así la
impor­tan­cia estra­té­gi­ca de los mal­tra­ta­dos sis­te­mas públi­cos como apuesta
últi­ma para sal­var a la huma­ni­dad de la desin­te­gra­ción social. Sin embargo,
dejar atrás en for­ma defi­ni­ti­va al neo­li­be­ra­lis­mo reque­ri­rá des­pla­zar la subordinación
impues­ta por el capi­tal trans­na­cio­nal a los paí­ses peri­fé­ri­cos e incorporar
nue­vos cri­te­rios socia­les que con­so­li­den la inte­gra­ción nacio­nal. Dichos
prin­ci­pios de orden socio-eco­nó­mi­co, basa­dos en una rei­vin­di­ca­ción de la
sobe­ra­nía, el tra­ba­jo y la pro­duc­ción, debe­rán ir más allá de la indiscutida
rei­vin­di­ca­ción de la impor­tan­cia del Esta­do en la salud, la lucha con­tra el
ham­bre o en el rol pre­pon­de­ran­te que ten­drá en la recu­pe­ra­ción económica.

Nadie pue­de
negar los lazos de depen­den­cia eco­nó­mi­ca y polí­ti­ca que el régi­men neo­li­be­ral deja
como pesa­da heren­cia en la Argen­ti­na. Demo­cra­ti­zar una eco­no­mía extranjerizada
y colo­ni­za­da des­de sus entra­ñas (cul­tu­ra­les, pro­duc­ti­vas y financieras)
reque­ri­rá un ejer­ci­cio pleno de la sobe­ra­nía polí­ti­ca en defen­sa del interés
nacio­nal, tan­to des­de la ges­tión esta­tal como des­de los sec­to­res de la producción
y el trabajo. 

Por otro lado, no pode­mos pen­sar que,
supe­ra­da la cri­sis de la pan­de­mia, la eco­no­mía mun­dial vuel­va a fun­cio­nar como
has­ta aho­ra. Hoy en día, la sali­da que se pen­sa­ba para nues­tro país, basa­da en
poder gene­rar un shock de expor­ta­cio­nes, no tie­ne asi­de­ro en la realidad.
Pri­me­ro, por­que el mer­ca­do externo está depri­mi­do. Segun­do, por­que la apues­ta a
gran­des expor­ta­cio­nes a tra­vés del sha­le gas para que gene­ra­ra dóla­res, tampoco
tie­ne pers­pec­ti­vas fren­te a una baja de la deman­da inter­na­cio­nal y en los
pre­cios. Por lo tan­to, no hay recu­pe­ra­ción si no es pen­san­do seria­men­te en el
mer­ca­do interno como actor fun­da­men­tal, impul­san­do un fuer­te pro­ce­so de
sus­ti­tu­ción de impor­ta­cio­nes. Ahí tie­ne un rol impres­cin­di­ble, como induc­tor de
la deman­da agre­ga­da, un piso de ingre­sos de alcan­ce uni­ver­sal equi­va­len­te al
valor de una canas­ta de bie­nes y ser­vi­cios, que per­mi­ta reco­no­cer como trabajo,
tareas que has­ta el momen­to no han sido mun­dial­men­te reco­no­ci­das (como los
tra­ba­jos del sis­te­ma de cui­da­do, por nom­brar un ejem­plo) y que per­mi­ten a un
hogar supe­rar la situa­ción de pobreza.

A dicho esce­na­rio se suman una
vio­len­cia machis­ta y una des­igual­dad de géne­ro en mate­ria labo­ral que no pueden
ser natu­ra­li­za­das, en un con­tex­to don­de las difi­cul­ta­des para las muje­res y
para las diver­si­da­des son mucho mayores.

En este momen­to com­ple­jo de la patria
reafir­ma­mos nues­tra con­vic­ción de que sólo el ejer­ci­cio con­cre­to de la soberanía
nacio­nal garan­ti­za­rá a nues­tro pue­blo una sali­da a la cri­sis glo­bal con independencia
eco­nó­mi­ca y jus­ti­cia social. 

Los ejes de las
polí­ti­cas sobe­ra­nas que pro­po­ne­mos son los siguientes:

  1. Sobe­ra­nía Alimentaria.

Núcleo de
cual­quier prin­ci­pio bási­co de jus­ti­cia social. En lo con­cre­to requiere
inde­pen­di­za­ra la pro­duc­ción, trans­por­te y comer­cia­li­za­ción de ali­men­tos de las
cade­nas glo­ba­les de espe­cu­la­ción finan­cie­ra. Para esto es necesario:

  • En la esfe­ra de la pro­duc­ción: impulsar
    la crea­ción de un millón de cha­cras mix­tas com­bi­na­das con la industrialización
    del cam­po, pla­ni­fi­ca­da y fede­ral. Esto nos daría sobe­ra­nía ali­men­ta­ria regional
    y capa­ci­dad de expor­ta­ción de ali­men­tos sanos, salu­da­bles, con tra­za­bi­li­dad y
    arte­sa­na­les, que es lo que la Argen­ti­na y el mun­do deman­dan actual­men­te y a
    futuro.
  • En la esfe­ra de la logís­ti­ca: dar
    prio­ri­dad en el abas­te­ci­mien­to a la peque­ña pro­duc­ción de cercanía.
  • En el esla­bón de comer­cia­li­za­ción se debe
    garan­ti­zar el comer­cio jus­to. Para esto es nece­sa­rio, en el mer­ca­do interno reemplazar
    al capi­tal con­cen­tra­dos extran­je­ro pre­pon­de­ran­te en los super­mer­ca­dos, por
    capi­tal públi­co que garan­ti­ce el abas­te­ci­mien­to justo.
  • En el mer­ca­do de expor­ta­ción de
    ali­men­tos es nece­sa­rio decla­rar de inte­rés y uti­li­dad públi­ca aque­llos sectores
    eco­nó­mi­cos que resul­ten cen­tra­les para enfren­tar la cri­sis ali­men­ta­ria. En este
    aspec­to se impo­ne la nece­si­dad de una empre­sa esta­tal con capa­ci­dad reguladora
    de los pre­cios internos.

II-Sobe­ra­nía Mone­ta­ria y Financiera.

Nin­gún país
se desa­rro­lló uti­li­zan­do la mone­da de otro. Rom­per con la depen­den­cia monetaria
y finan­cie­ra de los mer­ca­dos espe­cu­la­ti­vos de cré­di­to requie­re comen­zar por:

  • Recu­pe­rar capa­ci­dad de emi­sión propia
    de dine­ro esta­tal (per­di­da en épo­cas de globalización)
  • Defi­nir nacio­nal­men­te el des­tino del
    cré­di­to interno. El obje­to de la emi­sión esta­tal no pue­de estar en manos, en
    últi­ma ins­tan­cia, del poder dis­cre­cio­nal de ban­cos pri­va­dos y extranjeros
    regu­la­dos des­de el exterior.
  • Decla­rar al sis­te­ma ban­ca­rio como servicio
    públi­co. La cri­sis mos­tró que los ser­vi­cios finan­cie­ros son esen­cia­les para el
    fun­cio­na­mien­to eco­nó­mi­co de la socie­dad. Un ser­vi­cio finan­cie­ro públi­co debería
    tener hoy como prio­ri­dad recons­truir el capi­tal de tra­ba­jo en los sec­to­res más
    débi­les de la pro­duc­ción, expro­pia­do por la usura. 
  • Impul­sar un plan de finan­cia­mien­to com­pul­si­vo. Con
    esto que­re­mos decir que los ban­cos tie­nen que garan­ti­zar que se reprogramarán
    todas las deu­das que no pue­dan pagar­se. Pero ade­más, que se van a acti­var las
    líneas de cré­di­to para garan­ti­zar el pago de sala­rios y el cré­di­to para el
    capi­tal de tra­ba­jo. Se requie­re una inter­ven­ción más agre­si­va del BCRA y si es
    nece­sa­rio inter­ve­nir la ban­ca pri­va­da para que ope­re por cuen­ta y orden del
    Cen­tral y cum­pla con las regu­la­cio­nes de la Auto­ri­dad Públi­ca. Esta iniciativa
    debe ser seg­men­ta­da ya que gran­des fir­mas están en con­di­cio­nes de afron­tar con
    capi­tal pro­pio, o a tra­vés de la capi­ta­li­za­ción de sus pro­pie­ta­rios, el pago de
    la nómi­na sala­rial e impuestos. 
  • Crear un fon­do para pro­mo­ción de la
    eco­no­mía popu­lar a tra­vés de cré­di­tos y subsidios.
  • Crear un Ban­co Fede­ral de Desa­rro­llo que impul­se el
    cre­ci­mien­to en los sec­to­res estratégicos

III-Sobe­ra­nía Fis­cal.

Su ejer­ci­cio implica
recu­pe­rar auto­no­mía para defi­nir, des­de el inte­rés nacio­nal, los impues­tos y
los des­ti­nos del gas­to públi­co. Esto nos exi­ge con urgen­cia, al menos, cuatro
gran­des medidas.

  • Libe­rar
    por 5 años al Esta­do de cual­quier com­pro­mi­so rela­cio­na­do con una deu­da externa
    espu­ria, gene­ra­da como con­tra­ca­ra de la fuga de capi­ta­les con­cen­tra­dos al
    exte­rior. Audi­tar exhaus­ti­va­men­te, en ese perio­do, la tota­li­dad del
    endeu­da­mien­to públi­co. Veri­fi­car las emi­sio­nes en la que actua­ron funcionarios
    públi­cos rela­cio­na­dos con los fon­dos o la ban­ca inter­na­cio­nal involucrada.
    Apro­ve­chan­do la infor­ma­ción inter­na­cio­nal y cons­tru­yen­do un padrón de
    acree­do­res para com­pro­bar la rela­ción de endeu­da­mien­to y fuga de capitales.
  • Con­so­li­dar
    un “Impues­to Soli­da­rio” como meca­nis­mo para que el 5% más rico de nuestra
    comu­ni­dad con­tri­bu­ya a aten­der la situa­ción de pobre­za estruc­tu­ral (agra­va­da
    por la pan­de­mia) en la que vive el 40 % de nues­tra comu­ni­dad (y 60 % de
    nues­tros niños y niñas). 
  • Impul­sar una refor­ma tributaria
    inte­gral pro­gre­si­va, incre­men­tan­do los gra­vá­me­nes sobre los sec­to­res de mayores
    ingresos.
  • Orde­nar
    el des­tino nacio­nal de la deman­da inter­na dan­do prio­ri­dad a las pymes y
    coope­ra­ti­vas de la eco­no­mía popu­lar a tra­vés del com­pre esta­tal. Instrumento
    que debe ser exten­di­do a empre­sas públi­cas, pro­vee­do­res del Esta­do y
    con­ce­sio­na­rios de ser­vi­cio públi­cos. Los requi­si­tos deberían
    per­mi­tir­les a estos sec­to­res par­ti­ci­par, por ejem­plo, en licitaciones
    sub­di­vi­di­da por volú­me­nes par­cia­les (fun­da­men­tal para las más pequeñas).
    Pre­fe­ren­cia en igual sen­ti­do para la obra pública.

IV-Sobe­ra­nía Productiva

  • Recom­po­ner
    sala­rios, jubi­la­cio­nes e ingre­sos de la eco­no­mía popu­lar es el eje de demanda
    de cual­quier recu­pe­ra­ción de empre­sas pymes y coope­ra­ti­vas. Por otra par­te, es
    tam­bién un requi­si­to bási­co para salir de la pan­de­mia de pobre­za e indigencia
    en la que que­dó inmer­sa la socie­dad argen­ti­na, pla­ga­da hoy de trabajadores
    pobres lue­go de las cru­za­das neoliberales.
  • Impul­sar una
    estra­te­gia de sus­ti­tu­ción y con­trol estric­to de impor­ta­cio­nes para que sólo se com­pren en el exterior
    insu­mos insus­ti­tui­bles para el desa­rro­llo de la indus­tria nacio­nal y para consumos
    esenciales.
  • Pro­mo­ver la arti­cu­la­ción entre la cien­cia y el sector
    pro­duc­ti­vo. El lar­go pla­zo debe­ría ver­se sig­na­do por trans­fe­ren­cia de
    cono­ci­mien­to y tec­no­lo­gía al sec­tor indus­trial, posi­bi­li­tan­do así mayor valor
    agre­ga­do y, en con­se­cuen­cia, pro­duc­ción más com­pe­ti­ti­va a nivel mun­dial. La
    tarea, a par­tir de la inno­va­ción, es esti­mu­lar el sur­gi­mien­to de nue­vas ramas
    productivas.
  • Impul­sar
    un sis­te­ma nacio­nal de inno­va­ción don­de los sabe­res cien­tí­fi­cos, obreros,
    popu­la­res y esta­ta­les se pon­gan al ser­vi­cio del desa­rro­llo nacional.
  • Prohi­bir
    la remi­sión de uti­li­da­des al exte­rior por par­te del capi­tal extran­je­ro durante
    los 5 años que reque­ri­rá rever­tir la cri­sis eco­nó­mi­ca y social en la que
    esta­mos inmersos.
  • Socia­li­zar
    la ren­ta tec­no­ló­gi­ca pro­pi­cian­do un nue­vo repar­to del tiem­po de tra­ba­jo entre
    empleo y for­ma­ción. En el nue­vo para­dig­ma pro­duc­ti­vo el menor uso de la fuerza
    de tra­ba­jo por uni­dad de pro­duc­to o ser­vi­cio cul­mi­na con mayo­res índi­ces de
    des­em­pleo y sobre­ex­plo­ta­ción labo­ral. De tal for­ma la ren­ta tec­no­ló­gi­ca, que es
    fru­to del cono­ci­mien­to social­men­te ela­bo­ra­do, es apro­pia­da total­men­te por el
    capi­ta­lis­ta. Así mis­mo la mayor for­ma­ción que requie­re la incor­po­ra­ción de
    nue­vas tec­no­lo­gías que­da cir­cuns­crip­ta a las posi­bi­li­da­des del tra­ba­ja­dor. La
    nue­va ins­ti­tu­cio­na­li­dad apun­ta a que el repar­to social de esta ren­ta tecnología
    per­mi­ta, a tra­vés de un Segu­ro de Empleo y For­ma­ción, el repar­to de las horas
    de tra­ba­jo y estra­te­gias de for­ma­ción ver­te­bra­das de for­ma más inclu­si­va a
    tra­vés del repar­to del exce­den­te eco­nó­mi­co gene­ra­do socialmente. 
  • Regis­trar y
    For­ma­li­zar pro­duc­ti­va­men­te a la eco­no­mía popu­lar. Hay que moder­ni­zar y adaptar
    los meca­nis­mos e ins­ti­tu­cio­nes para que los tra­ba­ja­do­res de este sec­tor sean
    reco­no­ci­dos en sus dere­chos, visi­bi­li­za­dos y acom­pa­ña­dos en sus actividades
    productivas.
  • Reco­no­cer las tareas de cui­da­do como
    tareas labo­ra­les, con su reco­no­ci­mien­to eco­nó­mi­co den­tro del piso de
    reco­no­ci­mien­to úni­co universal. 

V- Sobe­ra­nía Energética

La ener­gía es un insu­mo bási­co de cual­quier esquema
sus­ten­ta­ble de desa­rro­llo pro­duc­ti­vo. Salir del extrac­ti­vis­mo de los recursos
natu­ra­les, que toma al com­ple­jo ener­gé­ti­co como un com­mo­di­tie de expor­ta­ción a
tra­vés encla­ves extran­je­ros, va a reque­ri­ru­na estra­te­gia de reapro­pia­ción y con­trol estatal
de los mismos.

  • El mar­co del derrum­be del valor patri­mo­nial de
    las accio­nes empre­sa­rias abre la opor­tu­ni­dad para que el Esta­do vuel­va a ocupar
    un papel cen­tral en acti­vi­da­des neu­rál­gi­cas, sobre todo del complejo
    ener­gé­ti­co. Recu­pe­rar el con­trol sobre YPF y el pro­ce­so de distribución
    ener­gé­ti­ca podría per­mi­tir vol­ver a tener un sis­te­ma cen­tra­li­za­do fundamental
    para pen­sar en un pro­yec­to cen­tra­do en el desa­rro­llo pro­duc­ti­vo nacional.
  • La esta­ti­za­ción de las empre­sas de ser­vi­cios públicos
    va a per­mi­tir un acce­so demo­crá­ti­co a la ener­gía como dere­cho humano e insumo
    pro­duc­ti­vo estratégico.

VI-Sobe­ra­nía Marítima

Defen­der nues­tra sobe­ra­nía marí­ti­ma impli­ca tomar
medi­das con los siguien­tes propósitos:

  • Recons­truir
    la flo­ta mer­can­te de ban­de­ra nacio­nal. Esto per­mi­ti­rá dis­mi­nuir en forma
    sig­ni­fi­ca­ti­va los cos­tos por ser­vi­cios de fle­tes que hoy paga nues­tro país a
    bar­cos extran­je­ros para trans­por­tar los pro­duc­tos de exportación.
  • Nacio­na­li­zar
    los puer­tos. Recu­pe­rar esta herra­mien­ta sobe­ra­na per­mi­ti­rá al Esta­do promover
    las expor­ta­cio­nes de las peque­ñas y media­nas empre­sas y con­tro­lar mejor las
    importaciones.
  • Pro­te­ger
    nues­tros recur­sos marí­ti­mos de la depredación.
  • Impul­sar
    los asti­lle­ros nacio­na­les, una indus­tria cla­ve para un país que pretende
    indus­tria­li­zar­se y recu­pe­rar la flo­ta mer­can­te de ban­de­ra nacio­nal y la
    indus­tria de defen­sa marítima.

VII-Piso de Ingre­sos Garantizado

Se tra­ta de la cons­truc­ción de un piso de ingre­sos y
garan­tías para el con­jun­to de la pobla­ción que supo­ne un shock dis­tri­bu­ti­vo en
la eco­no­mía que, en tan­to pro­mue­ve una modi­fi­ca­ción de la deman­da agre­ga­da, se
arti­cu­la con la reorien­ta­ción del mode­lo pro­duc­ti­vo. Piso de Ingre­sos que se com­po­ne de tres
instrumentos 

  1. Uni­ver­sa­li­za­ción
    de una Sala­rio social de Empleo y For­ma­ción para todos los jefes y jefas de
    hogar des­ocu­pa­dos o con ocu­pa­cio­nes de Subsistencia
  2. Ver­da­de­ra
    uni­ver­sa­li­za­ción de la Asig­na­ción Uni­ver­sal por Hijo hoy apro­xi­ma­da­men­te 4
    millo­nes de niños y niñas no son alcan­za­das por esta cobertura.
  3. Esta­ble­ci­mien­to
    de una jubi­la­ción uni­ver­sal para la pobla­ción adul­ta mayor equi­va­len­te al 82%
    del Sala­rio social de Empleo y formación.

La arti­cu­la­ción del sala­rio social y la
uni­ver­sa­li­za­ción de la asig­na­ción por hijo debe garan­ti­zar que en el pro­ce­so de
recu­pe­ra­ción pro­duc­ti­va se garan­ti­ce que nin­gún hogar cai­ga por deba­jo de la
línea de la pobreza.

VIII-Acce­so a la Vivien­da Dig­na y
Pla­ni­fi­ca­ción Territorial

  • Poner en mar­cha un plan de
    cons­truc­ción de un millón de vivien­das popu­la­res en un año. Un hecho de
    jus­ti­cia social y uni­dad nacio­nal. La vivien­da fue cons­trui­da por el ser humano
    para pro­te­ger­se del ambien­te y de las pes­tes y pan­de­mias. No pue­de haber salud
    para todos sin vivien­das dig­nas pla­ni­fi­ca­das con urba­nis­mo popu­lar, saneamiento
    y vin­cu­la­ción a su producción.
  • A cien años de la pri­me­ra regulación
    de alqui­le­res, el Esta­do nacio­nal debe regu­lar las con­di­cio­nes y los pre­cios de
    uno de los dere­chos bási­cos de las mayo­rías: el acce­so a la vivien­da. Es hora
    de ter­mi­nar con los con­tra­tos cor­tos, el libre pre­cio, las exi­gen­cias abusivas
    para poder acce­der a un techo pagan­do alqui­ler, el nego­cio de las garantías
    finan­cie­ras, y los abu­sos de inter­me­dia­rios que recuer­dan el papel de los
    capa­ta­ces de con­ven­ti­llo. Es nece­sa­rio impul­sar la Ley de Alqui­le­res: registro
    de con­tra­tos, pla­zo míni­mo legal de 7 años, y recu­pe­ra­ción de un índi­ce estatal
    de ajus­te de pre­cios basa­do en un pro­me­dio entre pre­cios al con­su­mi­dor y
    varia­ción salarial.
  • Reor­de­na­mien­to del territorio
    nacio­nal con nue­vas ciu­da­des crea­das alre­de­dor de nue­vas uni­da­des pro­duc­ti­vas. Muchos
    paí­ses en la pos gue­rra pro­ve­cha­ron para com­bi­nar el esfuer­zo pri­va­do y público
    des­cen­tra­li­zan­do la pro­duc­ción en ciu­da­des peque­ñas para des­con­ges­tio­nar a las
    gran­des urbes. El tra­ba­jo es garan­tía de arrai­go, por eso la impor­tan­cia de
    pla­ni­fi­car la vivien­da y la pro­duc­ción conjuntamente.
  • Inte­gra­ción social y urba­na de los
    4.416 barrios popu­la­res de argen­ti­na y crea­ción de 200.000 lotes con servicios
    para las jóve­nes fami­lias humil­des. Es fun­da­men­tal cam­biar las con­di­cio­nes de
    extre­ma exclu­sión en las que vive el sec­tor más empo­bre­ci­do de nues­tro pueblo:
    sin agua pota­ble ni cloa­cas, sin reco­lec­ción de resi­duos, ais­la­dos de los
    cen­tros urba­nos don­de se con­cen­tra el tra­ba­jo, la salud y la educación.

Nues­tra
reali­dad mues­tra que las cri­sis poten­cian la lucha soli­da­ria del pueblo
argen­tino por la jus­ti­cia social. Con el úni­co fin de una patria gran­de y
sobe­ra­na con­vo­ca­mos a las fuer­zas del tra­ba­jo y la pro­duc­ción con plena
con­cien­cia de la cri­sis, pero tam­bién, con pro­fun­da con­fian­za en la capa­ci­dad transformadora
de la reali­dad que tie­ne el cam­po nacio­nal cuan­do está uni­do detrás de un
des­tino común.

Fir­man

  1. CTA
    Autónoma. 
  2. UTEP.
  3. Corrien­te
    Fede­ral de Trabajadores. 
  4. Mov.
    Nac. de Empre­sas Recuperadas. 
  5. Con­se­jo
    Pro­duc­ti­vo Nacional. 
  6. Vía
    Campesina. 
  7. FEMPINRA.
  8. CCC,
  9. Fed.
    Nac. de Inquilinos. 
  10. Mesa
    de Uni­dad PyME.
  11. Fren­te
    Popu­lar Dario Santillán. 
  12. Somos
    Barrios de Pie.
  13. Fede­ra­ción
    de Coope­ra­ti­vas de Tra­ba­jo Evita. 
  14. Barrios
    Peronistas.
  15. CTD
    Ani­bal Verón.
  16. Sea­mos
    Libres. 
  17. FENAT
    (Fede­ra­ción Nacio­nal territorial )
  18. MAR
    ( Movi­mien­to Argen­ti­na Revelde )
  19. MAP
    ( Movi­mien­to de Acción Popular.
  20. CTD
    Aní­bal Veron.
  21. FUBADEYO.
  22. CHE
    PIBE.
  23. Aso­cia­ción
    Amas de Casa del País.
  24. Foro
    por la Niñez.
  25. ATE
  26. AAPM
  27. FESPROSA
  28. CONADU‑H
  29. SECEIC
    (Cue­ro)
  30. AECPRA
    (Correo)
  31. CISPREN
    (Pren­sa)
  32. SITRAIC
    (Cons­truc­ción)
  33. UCRA
    (Trans­por­te)
  34. SOEIL
    Ing. Ledesma
  35. STA-
    Ing. El Tabacal
  36. SOEASI-
    Ing. San Isidro.
  37. APJBO-
    Jerár­qui­co de Bancarios 
  38. SITEBA-
    Bancarios
  39. NOS-
    Gastronómicos.
  40. UETTEL-
    Telefónicos 
  41. Fed.
    SITECH. Docen­tes, Chaco.
  42. UTEM-
    Docen­tes Misiones.
  43. ADUCA,
    Docen­tes Catamarca
  44. SITEMCO,
    Muni­ci­pa­les Corrientes.
  45. UTEM,
    Muni­ci­pa­les V. María. 
  46. Sin.
    Pe​.Se. Do. Río Negro y Neuquén.
  47. SINDECAF,
    San Juan.
  48. SINDECAF,
    San Nicolás.
  49. APECAF,
    Río IV
  50. Fede­ra­ción
    de Guar­da­vi­das- FAG
  51. ABP,
    Buzos Profesionales. 
  52. GOA,
    Odontológicos.
  53. PIPPSIRA,
    [email protected]
  54. SEI,
    Inmobiliarios.
  55. ATSN.
    Segu­ri­dad Neuquén. 
  56. SUTRA,
    Segu­ri­dad misiones.
  57. SIVISA,
    Segu­ri­dad Salta.
  58. SATIVA,
    (Vidrio).
  59. SUCEV,
    (Cos­tu­re­ros).
  60. SOMPTNTA,
    Chaco.
  61. NUSISA,
    (Salud privada)
  62. UTRACOS,
    (Comer­cio)
  63. ANTA
    (Tra­ba­ja­do­res Autogestionados)

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *