Perú. Des­pla­za­mien­to interno por impac­to del coronavirus

Por: Isa­bel Coral Cor­de­ro /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 28 de Abril de 2020

Es muy pron­to para enten­der y expli­car el éxo­do masi­vo al que hemos asis­ti­do en los últi­mos días, pero en base a algu­nas entre­vis­tas con líde­res de migran­tes, des­pla­za­dos y algu­nas auto­ri­da­des loca­les inten­ta­re­mos levan­tar algu­nas refle­xio­nes a modo de hipó­te­sis. No se tra­ta de un hecho ais­la­do y coyun­tu­ral, se tra­ta de un nue­vo pro­ce­so de des­pla­za­mien­to interno, esta vez por impac­to de la pan­de­mia del coro­na­vi­rus, en par­ti­cu­lar por la cua­ren­te­na, los más afec­ta­dos son par­te de ese 75 % de la pobla­ción de tra­ba­ja­do­res inde­pen­dien­tes, infor­ma­les, exclui­dos del sis­te­ma labo­ral, que viven del día a día, per­die­ron abrup­ta­men­te su tra­ba­jo, sus ingre­sos y todas sus estra­te­gias cons­trui­das en el tiem­po para sobrevivir. 

El des­pla­za­mien­to for­za­do no reapa­re­ce con la pan­de­mia, siem­pre estu­vo silen­cio­sa­men­te pre­sen­te, ya sea como pro­ce­sos incon­clu­sos del pasa­do de vio­len­cia o como pro­ce­sos nue­vos pro­vo­ca­dos por fac­to­res expul­so­res diver­sos, por ejem­plo 5 comu­ni­da­des fue­ron hos­ti­ga­dos y final­men­te expul­sa­dos del Vraem por el nar­co­trá­fi­co, varias comu­ni­da­des fue­ron des­pla­za­das por expan­sión de empre­sas mine­ras, es el caso de Fue­ro­bam­ba y Toro­mo­cho y muchas per­so­nas y fami­lias se des­pla­za­ron del nor­te del país por efec­to del fenó­meno del niño. La pan­de­mia solo fue el deto­nan­te de la pre­sen­te crisis. 

Esta cri­sis se ori­gi­na en las ciu­da­des don­de radi­can los cami­nan­tes, prin­ci­pal­men­te en Lima, se extien­de rápi­da­men­te a otras regio­nes, tam­bién invo­lu­cra a ciu­da­des capi­ta­les de pro­vin­cias y dis­tri­tos al inte­rior de las regio­nes. Es un pro­ce­so defen­si­vo en lo fun­da­men­tal, está alen­ta­do por el ham­bre y por el mie­do a la enfer­me­dad y la muer­te, bus­can en lo inme­dia­to un pun­to de apo­yo para acu­mu­lar fuer­zas y rever­tir su situa­ción de derro­ta. A dife­ren­cia de los pro­ce­sos ante­rio­res, se tra­ta de una migra­ción efec­ti­va­men­te de retorno, tie­ne como des­tino final sus comu­ni­da­des de ori­gen, solo equi­va­len­te al retorno de los dos ter­cios del millón de des­pla­za­dos del con­flic­to arma­do interno. Sin embar­go, es impro­ba­ble que toda esta masa de cami­nan­tes deje defi­ni­ti­va­men­te las ciu­da­des, supe­ra­do este momen­to crí­ti­co, habrá un reaco­mo­do, en la lógi­ca de la “estra­te­gia de los dos pies”, que ini­cia­ron los pri­me­ros retor­nan­tes, bus­ca­ran man­te­ner los dos espa­cios. El retorno, tam­bién nos ofre­ce la opor­tu­ni­dad para avan­zar hacia la des­cen­tra­li­za­ción, pro­po­ne una dis­tri­bu­ción más racio­nal de la pobla­ción en el territorio. 

Quie­nes son los retor­nan­tes, un com­po­nen­te de este retorno son las per­so­nas o fami­lias que lle­ga­ron a las ciu­da­des por razo­nes diver­sas, la cua­ren­te­na los sor­pren­dió y que­da­ron vara­dos, pero son los menos. Un com­po­nen­te impor­tan­te son los hijos nie­tos y demás fami­lia­res, de las víc­ti­mas del con­flic­to arma­do, muchos de ellos ya naci­dos en las ciu­da­des, se cal­cu­la que por lo menos son 2000 los asen­ta­mien­tos de des­pla­za­dos dis­tri­bui­dos en el ámbi­to nacio­nal. Un segun­do gru­po son migran­tes recien­tes de las últi­mas déca­das, apa­ren­te­men­te vie­nen por su volun­tad y con expec­ta­ti­vas de desa­rro­llo, pero su sali­da, estu­vo pre­sio­na­da y con­di­cio­na­da por diver­sos fac­to­res de ries­go, como fenó­me­nos cli­má­ti­cos como el niño o los con­flic­tos socia­les o el cri­men orga­ni­za­do, pro­ce­den prin­ci­pal­men­te del nor­te y de la ama­zo­nia. Lamen­ta­ble­men­te, estos gru­pos de fami­lias jóve­nes per­ma­ne­cie­ron en las ciu­da­des en situa­ción de mar­gi­na­li­dad, pobre­za extre­ma y exclu­sión social, no pudie­ron garan­ti­zar ni su sobrevivencia. 

Es difí­cil saber cuán­tos son, por­que está toman­do pro­por­cio­nes ines­pe­ra­das y una diná­mi­ca com­ple­ja, resu­mi­re­mos la infor­ma­ción reco­gi­da: 1. La deman­da de retorno, sien­do legi­ti­ma y evi­den­te, resul­ta dema­sia­do alta, tener la posi­bi­li­dad de hacer sus pro­pias lis­tas, al pare­cer alien­ta las expec­ta­ti­vas y ter­mi­nan arras­tran­do inclu­si­ve a migran­tes tra­di­cio­na­les, las expec­ta­ti­vas al pare­cer son altas, no solo espe­ran apo­yo para el tras­la­do, tam­bién un apo­yo sos­te­ni­do que los esta­bi­li­ce. Has­ta el día 21 de abril, Apro­xi­ma­da­men­te 117 mil per­so­nas han soli­ci­ta­do apo­yo para retor­nar, mayo­ri­ta­ria­men­te de Lima a dife­ren­tes regio­nes. 2. La capa­ci­dad de aten­ción del Esta­do, el Esta­do por su par­te entien­de que su inter­ven­ción tie­ne que ver con el tras­la­do de los retor­nan­tes en con­di­cio­nes segu­ras de los retor­nan­tes para garan­ti­zar la no expan­sión de la enfer­me­dad, pero su capa­ci­dad de aten­ción es muy res­trin­gi­da y el ries­go es que sea sobre­pa­sa­do. Has­ta el 21 de abril el Esta­do ha tras­la­da­do 2,200 per­so­nas a dis­tin­tas regio­nes y apro­xi­ma­da­men­te 5 mil están sien­do pre­pa­ra­das. 3. Retorno inde­pen­dien­te con recur­sos pro­pios: Se sabe de un inten­so movi­mien­to al inte­rior de las regio­nes que retor­nan o pre­pa­ran su retorno inde­pen­dien­te­men­te, con recur­sos pro­pios, inclu­so des­de antes de la cua­ren­te­na, este será el gru­po más difí­cil de con­tro­lar y regis­trar. Se cono­ce de 180 per­so­nas que en días dis­tin­tos salie­ron del VRAEM hacia Huan­ca­ve­li­ca y Apu­rí­mac, 200 per­so­nas pre­pa­ran su retorno de Aya­cu­cho al VRAEM, muchos no iden­ti­fi­ca­dos se des­pla­zan individualmente. 

Sien­do esta la situa­ción, el apo­yo para el “tras­la­do segu­ro”, no será sufi­cien­te para enfren­tar esta com­ple­ji­dad, tras­la­dar­los en estas con­di­cio­nes pue­de resul­tar has­ta contraproducente.

Una pri­me­ra medi­da es que el Esta­do debe asu­mir la res­pon­sa­bi­li­dad y el con­trol de la cri­sis, garan­ti­zan­do la no expan­sión del virus y la pre­sen­cia orga­ni­za­da, pla­ni­fi­ca­da y con­sen­ti­da de los retor­nan­tes. Un pri­mer pro­ble­ma a resol­ver será acor­tar la bre­cha entre la dimen­sión de la deman­da y la capa­ci­dad del Esta­do para aten­der­lo, defi­nir con pre­ci­sión sus cri­te­rios y pro­ce­di­mien­tos para la depu­ra­ción de las lis­tas, pue­de ser muy útil. Un segun­do pro­ble­ma es que la acti­tud y dis­po­si­ción de las auto­ri­da­des, líde­res y comu­ne­ros para recep­cio­nar a los retor­nan­tes no pare­cen ser las más favo­ra­bles, hay un temor exa­cer­ba­do con res­pec­to al coro­na­vi­rus y han orga­ni­za­do un con­trol muy rígi­do, “nadie entra ni sale de la comu­ni­dad”, por lo demás tam­bién se acti­va­ran las ten­sio­nes por el repar­to de la pobre­za. Las auto­ri­da­des loca­les están des­con­cer­ta­das, pero se alla­nan formalmente. 

Una segun­da medi­da urgen­te es el acce­so prio­ri­ta­rio de los retor­nan­tes al paque­te de medi­das apro­ba­das en el mar­co de la pan­de­mia. Salu­da­mos que el gobierno haya apro­ba­do el Bono Uni­ver­sal Fami­liar, les corres­pon­de­ría a todos, tam­bién será impor­tan­te la entre­ga de canas­tas de víve­res por sus res­pec­ti­vas muni­ci­pa­li­da­des, orga­ni­zar su cua­ren­te­na en la zona de su resi­den­cia, antes del tras­la­do será muy impor­tan­te para mane­jar la cri­sis. Final­men­te, el acce­so de los bonos agro­pe­cua­rios, como capi­tal de tra­ba­jo para ini­ciar sus acti­vi­da­des eco­nó­mi­cas pro­duc­ti­vas para los que con­cre­ten su retorno. Esto debió suce­der des­de el prin­ci­pio para, evi­tar por lo menos el des­bo­ca­mien­to de la crisis. 

Sin embar­go, la situa­ción requie­re una pro­pues­ta inte­gral de emer­gen­cia y desa­rro­llo, tan­to para la inser­ción de los que deci­dan que­dar­se en las ciu­da­des, como para la rein­ser­ción de los retor­nan­tes, garan­ti­zan­do la sos­te­ni­bi­li­dad de los pro­ce­sos; la ela­bo­ra­ción par­ti­ci­pa­ti­va de estas pro­pues­tas debe tra­ba­jar la ade­cua­ción de la vida y el tra­ba­jo de estas per­so­nas a las con­di­cio­nes actua­les, es pro­ba­ble que muchas de sus estra­te­gias y acti­vi­da­des ya no podrán con­ti­nuar­las rea­li­zan­do. El Eje­cu­ti­vo debe asu­mir­lo des­de la PCM, cuen­ta con varias enti­da­des espe­cia­li­za­das y tie­ne pro­pues­tas intere­san­tes y la expe­rien­cia para el caso del con­flic­to arma­do, como para la recons­truc­ción con cam­bios de la zona afec­ta­da por el niño. Apren­da­mos de nues­tra pro­pia expe­rien­cia, inclu­so de nues­tros errores. 

Fuen­te: Otra Mirada

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *