EEUU. La pan­de­mia de Covid-19 y las elecciones

Barry Shep­pard /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​28 de abril de 2020

La pan­de­mia de Covid-19 tuvo un impac­to sig­ni­fi­ca­ti­vo en las cam­pa­ñas elec­to­ra­les de 2020 de los dos par­ti­dos capi­ta­lis­tas, el repu­bli­cano y el demó­cra­ta. En cuan­to a los demó­cra­tas, Ber­nie San­ders se vio obli­ga­do a aban­do­nar su cam­pa­ña. Su prin­ci­pal fuer­za eran los gran­des míti­nes que ya no podían tener lugar. Espe­ra­ba ganar unos cuan­tos dele­ga­dos más para la con­ven­ción demó­cra­ta en las pri­ma­rias res­tan­tes. Por otra par­te, la ven­ta­ja deci­si­va que Biden había obte­ni­do en las pri­ma­rias de prin­ci­pios de mar­zo fue posi­ble gra­cias al apo­yo del esta­blish­ment del partido.

Pero las pri­ma­rias pen­dien­tes fue­ron pos­pues­tas al mes de junio, debi­do al virus, por el esta­blish­ment demó­cra­ta de los esta­dos res­pec­ti­vos. Que­da por ver si se lle­va­rán a cabo inclu­so para esa fecha. La Con­ven­ción Demó­cra­ta fue apla­za­da del mes de julio al de agosto.

Hubo una excep­ción, en Wis­con­sin, don­de se pro­du­jo un hecho extra­ño. Los demó­cra­tas de ese esta­do que­rían pos­po­ner sus pri­ma­rias has­ta junio tam­bién. Pero los repu­bli­ca­nos, que tie­nen la mayo­ría en la legis­la­tu­ra esta­tal, deci­die­ron que las pri­ma­rias debían rea­li­zar­se según el calen­da­rio pre­vis­to. Los demó­cra­tas ape­la­ron a la Cor­te Supre­ma del esta­do, pero su ape­la­ción fue recha­za­da por la mayo­ría repu­bli­ca­na. Lue­go ape­la­ron a la Cor­te Supre­ma Fede­ral, don­de tam­bién fue recha­za­da por la mayo­ría de trumpista.

Des­pués de can­ce­lar su cam­pa­ña, Ber­nie San­ders dio su apo­yo a Joe Biden, que aho­ra es el can­di­da­to demó­cra­ta que se opon­dría a Trump en noviem­bre de 2020.

Joe Biden, sin embar­go, pare­ce muy debi­li­ta­do. La pan­de­mia se ha con­ver­ti­do en el cen­tro de aten­ción, con su gra­ve impac­to en la eco­no­mía, y ape­nas se ha oído hablar a Joe Biden. Trump, por su par­te, pro­du­ce pro­gra­mas de tele­vi­sión dia­rios, que ofi­cial­men­te son sobre la pan­de­mia, pero que en reali­dad son sim­ples ope­ra­cio­nes de cam­pa­ña elec­to­ral, duran­te las cua­les diva­ga y mien­te. Fren­te a esto, las inter­ven­cio­nes de Joe Biden son escasas.

***

Joe Biden aca­rrea una his­to­ria polí­ti­ca muy nega­ti­va que remon­ta a los años 70. A media­dos de la déca­da de 1970, esta­lló un gran enfren­ta­mien­to en Bos­ton tras una orden judi­cial que obli­ga­ba a trans­por­tar en los mis­mos auto­bu­ses a estu­dian­tes negros y blan­cos, a sus dis­tin­tas escue­las, para favo­re­cer la inte­gra­ción esco­lar. Esta deci­sión enfren­tó a la comu­ni­dad negra y sus par­ti­da­rios con­tra los racis­tas del gobierno muni­ci­pal y los barrios blan­cos de la ciu­dad segre­ga­da. Las escue­las para los alum­nos negros esta­ban muy mal finan­cia­das y eran de cali­dad infe­rior a las de los blan­cos. Esta fue la lucha anti­rra­cis­ta más impor­tan­te del país en ese momen­to. Los racis­tas orga­ni­za­ron ata­ques vio­len­tos con­tra los estu­dian­tes negros que asis­tían a escue­las “blan­cas”, así como otros ata­ques con­tra los negros. Estos ata­ques encon­tra­ron una resis­ten­cia orga­ni­za­da por par­te de los negros. Tam­bién hubo una serie de gran­des mani­fes­ta­cio­nes en defen­sa de la inte­gra­ción racial en las escue­las. Tam­bién hubo una serie de gran­des mani­fes­ta­cio­nes en defen­sa de la desegre­ga­ción de las escuelas.

En 1975, en medio de esta bata­lla, el sena­dor Joe Biden apo­yó un amplio pro­yec­to de ley anti-bus pro­pues­to por el sena­dor segre­ga­cio­nis­ta Jes­se Helms (repu­bli­cano) de Caro­li­na del Nor­te y pre­sen­tó su pro­pia enmien­da anti-bus en un pro­yec­to de ley sobre la atri­bu­ción de préstamos.

En una entre­vis­ta de aquel año, Biden dijo: “Me opon­go al auto­bús. Es un con­cep­to dis­pa­ra­ta­do”. Con­ti­nuó dicien­do que tomar el auto­bús para lograr la inte­gra­ción era… ¡racis­ta!, uti­li­zan­do un len­gua­je racis­ta para jus­ti­fi­car su pro­pio racis­mo. Dijo que la inte­gra­ción en las escue­las sig­ni­fi­ca que “para que tu hijo negro de pelo riza­do, ojos marro­nes y piel oscu­ra apren­da algo, tie­ne que poder sen­tar­se al lado de mi hijo rubio de ojos azu­les”. No, Joe Biden! Era un inten­to de brin­dar una edu­ca­ción igua­li­ta­ria, sin impor­tar quién estu­vie­ra sen­ta­do al lado de tu hijo.

***

En uno de sus dis­cur­sos duran­te las pri­ma­rias, recor­dó con orgu­llo este inci­den­te, dicien­do que el hecho demos­tra­ba su capa­ci­dad para “tra­ba­jar con” los repu­bli­ca­nos. Cuan­do la can­di­da­ta negra Kama­la Harris lo inter­pe­ló sobre el tema, tra­tó de esqui­var­lo sin saber qué contestar.

Biden apo­yó la legis­la­ción de Clin­ton que inten­si­fi­có la “gue­rra con­tra las dro­gas”. Una “gue­rra” que dio lugar al encar­ce­la­mien­to masi­vo de afro­ame­ri­ca­nos y lati­nos, cuyas con­de­nas pena­les les impi­den ocu­par un sin­nú­me­ro de pues­tos de tra­ba­jo des­pués de salir de la cár­cel, habien­do ade­más per­di­do sus dere­chos civi­les. Es un hecho que afec­ta a sus fami­lias y a toda la comu­ni­dad negra, al crear lo que Miche­lle Ale­xan­der ‑auto­ra de The Colour of Jus­ti­ce: Mass Incar­ce­ra­tion and New Racial Segre­ga­tion in the Uni­ted Sta­tes (Syllep­se, 2017), títu­lo en inglés The New Jim Crow: Mass Incar­ce­ra­tion in the Age of Color­blind­ness- deno­mi­na acer­ta­da­men­te una nue­va for­ma de opre­sión, “el nue­vo Jim Crow” [en refe­ren­cia a las orde­nan­zas y regla­men­tos segre­ga­cio­nis­tas pro­mul­ga­dos en los esta­dos del Sur entre 1876 y 1965].

Joe Biden apo­yó la legis­la­ción que impi­de que las per­so­nas que aca­rrean deu­das impor­tan­tes con­traí­das para finan­ciar la edu­ca­ción uti­li­cen las leyes de ban­ca­rro­ta per­so­nal para obte­ner un des­cuen­to, mien­tras que las empre­sas uti­li­zan estas leyes de mane­ra habi­tual para redu­cir al míni­mo sus deu­das. Las empre­sas que son pro­pie­dad de Trump han hecho esto por lo menos seis veces.

Biden, a pesar de sus des­men­ti­dos, ha apo­ya­do repe­ti­da­men­te – y esto es visi­ble en varios videos – los recor­tes a la segu­ri­dad social, Medi­ca­re y Medi­caid. Dice que fue a visi­tar a Nel­son Man­de­la en Sudá­fri­ca y que par­ti­ci­pó en el movi­mien­to por los dere­chos civi­les, dos rotun­das mentiras.

Biden dice que su voto a favor de la gue­rra en Irak fue un “error”. Otros que tam­bién vota­ron por esa gue­rra dicen lo mis­mo, por­que le salió mal a los Esta­dos Uni­dos, no por­que fue­ra un error.

Biden tie­ne un his­to­rial com­pro­me­te­dor en lo que res­pec­ta al com­por­ta­mien­to con las muje­res. A prin­ci­pios de los años 90, el pre­si­den­te Bush nom­bró a un afro­ame­ri­cano de extre­ma dere­cha, Cla­ren­ce Tho­mas, para la Cor­te Supre­ma. Biden era enton­ces el pre­si­den­te de la comi­sión judi­cial que reali­zó las audien­cias para con­fir­mar el nom­bra­mien­to. Una mujer afro­ame­ri­ca­na, Ani­ta Hill, que ante­rior­men­te ocu­pa­ba un pues­to en el que Cla­ren­ce Tho­mas era su jefe, tes­ti­fi­có en la audien­cia que había sido en esa oca­sión aco­sa­da sexual­men­te por Tho­mas. Las audien­cias fue­ron trans­mi­ti­das por tele­vi­sión. El tes­ti­mo­nio frío y pre­ci­so de Ani­ta Hill con­tras­ta­ba fuer­te­men­te con el de muchos sena­do­res de la comi­sión que enton­ces la ridi­cu­li­za­ron y difa­ma­ron. Biden enca­be­za­ba la lis­ta de los que deni­gra­ron a Ani­ta Hill y con­si­guió la nomi­na­ción de Tho­mas. Biden, aho­ra que es can­di­da­to a la pre­si­den­cia, se dis­cul­pó ante Ani­ta Hill tres déca­das más tarde.

Nue­vas denun­cias de muje­res han sido pre­sen­ta­das por casos de aco­so sexual por par­te de Biden en el pasa­do e inclu­so un caso de agre­sión, en para­le­lo con car­gos simi­la­res con­tra Trump. De esta mane­ra, en el pai­sa­je elec­to­ral, vemos a dos hom­bres mayo­res com­pi­tien­do polí­ti­ca­men­te y cubier­tos por una mis­ma sombra.

Joe Biden apo­ya las posi­cio­nes del ala dere­cha del Par­ti­do Demó­cra­ta, es decir, sus círcu­los diri­gen­tes. Un ejem­plo de esto es su opo­si­ción al “segu­ro de salud para todos” inclu­so ante la pan­de­mia, mien­tras que millo­nes de tra­ba­ja­do­res han per­di­do el segu­ro médi­co paga­do por el emplea­dor por haber sido des­pe­di­dos. Ade­más, casi no tie­ne pro­pues­tas sobre el cam­bio cli­má­ti­co, etc.

***

Ese es el tipo de per­so­na que aho­ra Ber­nie San­ders dice que hay que votar. Hubo un deba­te entre ellos sobre el tema. Un artícu­lo en el New York Times del 19 de abril titu­la­ba “El ejér­ci­to de segui­do­res de San­ders no está dis­pues­to a defen­der a Biden”. El sub­tí­tu­lo decía: “Los votan­tes que vota­ron a San­ders en las pri­ma­rias dicen que Biden no los entu­sias­ma para nada”.

El artícu­lo cita a varios par­ti­da­rios de San­ders. La mayo­ría de ellos dicen que van a tener que cerrar los ojos y votar por Biden. Otros va a apo­yar a un can­di­da­to de un ter­cer par­ti­do (el Par­ti­do Ver­de). Algu­nos dicen que no pien­san ir a votar. En las encues­tas, el 15% de los encues­ta­dos dicen que vota­rán por Trump.

Según el artícu­lo, “un obs­tácu­lo para Biden en el oto­ño que vie­ne es que, aun­que cuen­te con el apo­yo de los votan­tes de San­ders, muchos de ellos no irán a votar, algu­nos podrán soli­ci­tar las lis­tas de voto por corres­pon­den­cia, otros, en el caso de los que son estu­dian­tes, vol­vien­do a sus domi­ci­lios fami­lia­res [hay res­tric­cio­nes para que los estu­dian­tes voten depen­dien­do de don­de estén ubi­ca­das sus escuelas]”.

“Los elec­to­res jóve­nes, que apo­ya­ron mayo­ri­ta­ria­men­te a San­ders en las pri­ma­rias de este año”, tam­bién dije­ron “que Joe Biden pare­cía ser un polí­ti­co de otro tipo, con pos­tu­ras total­men­te ambi­guas sobre el cam­bio cli­má­ti­co y la salud pública”.

Otro indi­ca­dor es que des­de que San­ders le dio su apo­yo a Joe Biden, la ofi­ci­na nacio­nal del Par­ti­do Ver­de se vio inun­da­da de lla­ma­das tele­fó­ni­cas expre­san­do su inte­rés por los Verdes.

El artícu­lo del New York Times con­cluía: “En su con­jun­to, las dudas de los votan­tes [de San­ders] plan­tean pre­gun­tas sobre cuán­ta gen­te se pre­sen­ta­rá en noviem­bre para votar por Biden, y si se pre­sen­ta­rán como volun­ta­rios para su cam­pa­ña, un paso impor­tan­te para sus­ci­tar el entu­sias­mo de los votantes”.

Los demó­cra­tas nece­si­tan el entu­sias­mo de la juven­tud y la orga­ni­za­ción del “pue­blo de San­ders” para ganar en noviem­bre, muchos de los medios pro-demó­cra­tas tie­nen dudas al res­pec­to. La pre­gun­ta es si los demó­cra­tas bus­ca­rán o no un can­di­da­to más acep­ta­ble para el esta­blish­ment que Biden en la con­ven­ción del Partido.

***

En cuan­to a los repu­bli­ca­nos, el apo­yo a Trump es uná­ni­me. Pero su acti­tud ante la pan­de­mia lo ha debi­li­ta­do. Al prin­ci­pio no le impor­ta­ba lo peli­gro­so que fue­ra el Covid-19. Duran­te los pri­me­ros 70 días des­pués de la lle­ga­da del virus a las cos­tas esta­dou­ni­den­ses, no hizo nada para pre­pa­rar­se y orga­ni­zar­se para com­ba­tir­lo, inclu­so cuan­do los casos de infec­ción se mul­ti­pli­ca­ban y las muer­tes se acumulaban.

Has­ta el 21 de abril, no ha sido para nada cla­ro, unas veces con pro­pues­tas de cie­rre y con­ten­ción, y otras veces abo­gan­do para que estas se deten­gan y se abra la eco­no­mía. Actual­men­te, la mayo­ría de los esta­dos han adop­ta­do medi­das de con­fi­na­mien­to, que Trump quie­re ver inte­rrum­pi­das rápidamente.

Algo en lo que ha mos­tra­do cier­ta con­ti­nui­dad – más allá de sus nega­cio­nes, eva­si­vas y men­ti­ras – es su opo­si­ción a que el gobierno fede­ral asu­ma la res­pon­sa­bi­li­dad de pro­por­cio­nar el equi­po nece­sa­rio para rea­li­zar los test masi­vos, la úni­ca mane­ra de empe­zar a abrir la eco­no­mía de for­ma gra­dual, con la garan­tía de los exper­tos médi­cos de que el virus ha sido con­te­ni­do y que la aper­tu­ra no supon­ga otra epi­de­mia masi­va. Por aho­ra, sólo se han rea­li­za­do test al 1% de la población.

Hay una con­clu­sión muy cla­ra. Trump no quie­re test a gran esca­la (lo cual es nece­sa­rio) por­que no quie­re que se conoz­ca el alcan­ce real de la pan­de­mia. Eso sig­ni­fi­ca­ría un obs­tácu­lo para su deseo de devol­ver rápi­da­men­te la eco­no­mía a su esta­do ante­rior a la pan­de­mia, lo que man­ten­dría unas pers­pec­ti­vas elec­to­ra­les favo­ra­bles para él. Esta es la locu­ra de un autó­cra­ta nar­ci­sis­ta que afir­ma “tener un poder abso­lu­to” y “poder hacer lo que quie­ra”, inclu­so lo más desastroso.

Ade­más, no asu­mió la res­pon­sa­bi­li­dad que le incum­be al gobierno fede­ral de garan­ti­zar que el per­so­nal médi­co ‑muchos de los cua­les han con­traí­do el virus y algu­nos de los cua­les han muer­to a cau­sa de él- cuen­te con el equi­po de pro­tec­ción per­so­nal ade­cua­do. La inca­pa­ci­dad deli­be­ra­da de Trump para enfren­tar ade­cua­da­men­te la pan­de­mia y mejo­rar sus pro­pias pers­pec­ti­vas elec­to­ra­les ha hecho que baje en las encues­tas. Él y los repu­bli­ca­nos adu­cen que la ver­da­de­ra cau­sa de la situa­ción actual ‑inclui­da la situa­ción eco­nó­mi­ca- resi­de en los chi­nos, los demó­cra­tas, los medios de comu­ni­ca­ción, etc. Y que Trump lo ha hecho todo “per­fec­ta­men­te”.

Esta retó­ri­ca tie­ne su efec­to en el núcleo de sus par­ti­da­rios, alre­de­dor del 30% de la pobla­ción. Habrá que ver si logra lle­gar a una mayor pro­por­ción. Con un Trump que afir­ma cosas con­tra­dic­to­rias en sus dia­tri­bas tele­vi­si­vas y en sus tweets dia­rios, con los gober­na­do­res de los esta­dos dicien­do cada uno lo que quie­re, no hay un men­sa­je cohe­ren­te diri­gi­do a la pobla­ción sobre las res­pon­sa­bi­li­da­des de cada uno de los gobier­nos. Las encues­tas mues­tran que la mayo­ría de la gen­te, alre­de­dor del 80%, sigue sabia­men­te las pro­pues­tas de los exper­tos médicos.

Trump apro­ve­cha el hecho de que la aten­ción esté en este momen­to cen­tra­da en la pan­de­mia, para inten­si­fi­car sus ata­ques con­tra las regu­la­cio­nes ambien­ta­les. En algu­nos esta­dos, los miem­bros de esta dere­cha tam­bién han decla­ra­do que el abor­to no es un pro­ce­di­mien­to médi­co “esen­cial” y han lle­ga­do a prohi­bir­lo mien­tras dure la pandemia.

En estas deci­sio­nes, hay un ele­men­to que for­ma par­te de las ini­cia­ti­vas toma­das tam­bién por los autó­cra­tas de otros paí­ses, que están uti­li­zan­do la “emer­gen­cia nacio­nal”, decla­ra­da a raíz de la pan­de­mia, para con­so­li­dar su poder.

A l’encontre

Tra­duc­ción de Rubén Nava­rro

Corres­pon­den­cia de Prensa*

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *