Bra­sil. Des­ban­de en la coa­li­ción gober­nan­te: ¿y aho­ra qué?

Jurai­ma Almei­da /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​26 de abril de 2020

Bra­sil se des­com­po­ne y el ultra­de­re­chis­ta pre­si­den­te Jair Bol­so­na­ro no acier­ta a capear el tem­po­ral. El man­da­ta­rio obli­gó a renun­ciar al minis­tro de Jus­ti­cia Ser­gio Moro, su ada­lid para lle­gar a la pre­si­den­cia, al echar al jefe de la Poli­cía Fede­ral que inves­ti­ga­ba a sus hijos. Hoy los mili­ta­res toman dis­tan­cia de su gobierno e impul­san un plan Marshall de cre­ci­mien­to opues­to al de su minis­tro de Economía.

Moro, el juez que acep­tó gus­to­so ser minis­tro de Jus­ti­cia del man­da­ta­rio lue­go que sin cau­sa encar­ce­la­ra al expre­si­den­te Luiz Inacio Lula da Sil­va para impe­dir que com­pi­tie­ra en las elec­cio­nes, dejó el car­go lue­go de que el pro­pio Bol­so­na­ro echa­ra al jefe de la Poli­cía Fede­ral. La medi­da era resis­ti­da por Moro des­de hace un año y tie­ne como obje­ti­vo sal­var a los hijos presidenciales.

En una gue­rra de micró­fo­nos y redes socia­les, Moro rela­tó la inje­ren­cia polí­ti­ca de Bol­so­na­ro, y cómo fue des­pla­za­do el super­in­ten­den­te de la Poli­cía Fede­ral de Río de Janei­ro para obs­truir una cau­sa con­tra el sena­dor Fla­vio Bol­so­na­ro, envuel­to en lava­do de dine­ro suma­do a sus rela­cio­nes con las mili­cias para­mi­li­ta­res actuan­tes en las fave­las. Tam­bién reve­ló el inte­rés del pre­si­den­te en reci­bir de pri­me­ra mano los infor­mes de inte­li­gen­cia de la Poli­cía Federal.

La defen­sa de Bol­so­na­ro fue que Moro era un trai­dor y que él lo había defen­di­do cuan­do el por­tal The Inter­cept comen­zó a difun­dir los chats con los fis­ca­les que per­se­guían a Lula en los que se reve­la­ba la uti­li­za­ción de un pro­ce­di­mien­to ajeno a las reglas ins­ti­tu­cio­na­les para dete­ner al líder meta­lúr­gi­co y dos veces presidente.

Hay dos fuer­tes razo­nes para que­rer en la jefa­tu­ra de la Poli­cía Fede­ral a alguien de con­fian­za y ambas tie­nen el nom­bre de dos de sus hijos, Car­los y Fla­vio. Uno, por­que la inves­ti­ga­ción por un coor­di­na­do ata­que de fake news con­tra al Supre­mo Tri­bu­nal Fede­ral lo hace res­pon­sa­ble de una gran­ja de trols cono­ci­da como Gabi­ne­te del odio.

El otro, por sus estre­chos víncu­los con una ban­da de mili­cias para­po­li­cia­les y sica­rios que, entre otros deli­tos, está rela­cio­na­da con el ase­si­na­to de la con­ce­ja­la Marie­lle Fran­co y su cho­fer en una fave­la carioca.

Bol­so­na­ro esta­ba preo­cu­pa­do con las inves­ti­ga­cio­nes en cur­so en el Supre­mo Tri­bu­nal Fede­ral. La últi­ma, abier­ta el miér­co­les 22 a raíz de la mani­fes­ta­ción rea­li­za­da fren­te al Coman­do Gene­ral del Ejér­ci­to el 19 de abril, duran­te la cual se rei­vin­di­có la ins­ta­la­ción de un régi­men mili­tar, el cie­rre del Con­gre­so y del Supre­mo Tri­bu­nal, ade­más del levan­ta­mien­to de la cua­ren­te­na con­tra el Covid-19.

Otra cau­sa que lo inquie­ta son las usi­nas de fake news sur­gi­das en las elec­cio­nes de 2018 bajo el man­do del «clan» (tam­bién cono­ci­do como el minis­te­rio del odio) que inte­gran sus tres hijos: Fla­vio, Car­los y Eduar­do, que dis­pa­ra­ron millo­nes de noti­cias falsas

La Poli­cía Fede­ral bra­si­le­ña es un órgano auxi­liar de la jus­ti­cia. Es el equi­va­len­te del FBI en EEUU. Moro puso al fren­te a Mau­ri­cio Valei­xo, un abo­ga­do que fue hom­bre cla­ve en el caso Lava Jato, que ter­mi­nó en con­de­na para diri­gen­tes polí­ti­cos y fue deter­mi­nan­te de la pri­sión de Lula. Al igual que Moro, Valei­xo pasó por Washing­ton, en su caso, como agre­ga­do poli­cial, mien­tras que el exjuez hizo cur­sos de com­ba­te al lava­do de dinero.

Muchos ana­lis­tas sos­tie­nen que Moro vio la opor­tu­ni­dad de salir­se de un gobierno que vie­ne en pica­da con una alta ima­gen que le per­mi­ti­ría pos­tu­lar­se en las futu­ras elec­cio­nes. La dimi­sión del minis­tro de Salud, Luiz Hen­ri­que Man­det­ta, tam­bién tenía esta lec­tu­ra: el médi­co mili­tar esta­ba en alza por su pos­tu­ra para el com­ba­te del coro­na­vi­rus, total­men­te con­tra­ria al dejar hacer y nega­cio­nis­mo del mandatario.

Más allá de esta cri­sis que­da al des­cu­bier­to el des­ban­de de la dere­cha que par­ti­ci­pó en el gol­pe con­tra Dil­ma Rous­seff y la pri­sión y pros­crip­ción de Lula en los comi­cios de 2018. Y reavi­vó a la opo­si­ción que aho­ra defien­de con más con­vic­ción el impeach­ment, el jui­cio polí­ti­co al pre­si­den­te. Y has­ta el ultra­de­re­chis­ta Par­ti­do Social Libe­ral, otro­ra bol­so­na­ris­ta, pro­me­tió impulsarlo..

Es cada vez más cla­ro que Bol­so­na­ro ya es una moles­tia para los mis­mos que con­tri­bu­ye­ron a su ascen­so. Los mili­ta­res que con­for­man áreas cla­ves en su gabi­ne­te ya habían pues­to al gene­ral Wal­ter Bra­ga Net­to como jefe de la Casa Civil y vir­tual coman­dan­te de operaciones.

Se dijo que era por el Covid-19, pero esta sema­na pre­sen­tó el lla­ma­do Pro­gra­ma Pro-Bra­sil, un plan Marshall para salir de la cri­sis eco­nó­mi­ca pero, bási­ca­men­te, un pro­yec­to más cer­cano al key­ne­sia­nis­mo que a la Escue­la de Chica­go. Tal vez por eso en la pre­sen­ta­ción no estu­vo pre­sen­te Pau­lo Gue­des, el ultra­neo­li­be­ral minis­tro de Eco­no­mía, ex fun­cio­na­rio del dic­ta­dor chi­leno Augus­to Pino­chet. ¿La pró­xi­ma víc­ti­ma de esta crisis?

Moro se fue del minis­te­rio de Jus­ti­cia y su juga­da pare­ce ser jugar como ficha de recam­bio de la expe­rien­cia auto­ri­ta­ria y ultra­de­re­chis­ta que comen­zó con Bol­so­na­ro, sin mayor éxi­to. Mane­jan­do los tiem­pos, dio a cono­cer men­sa­jes inter­cam­bia­dos a tra­vés de WhatsApp con Bol­so­na­ro don­de que­da mani­fies­ta la inten­ción del gober­nan­te de obs­truir una inves­ti­ga­ción de la Corte.

La reve­la­ción fue en el noti­cie­ro Jor­nal Nacio­nal de la TV Glo­bo, que tam­bién dejó de ser bol­so­na­ris­ta. Una colum­nis­ta eco­nó­mi­ca de ese gru­po mediá­ti­co com­pa­ró al Bol­so­na­ro de 2020 con el Richard Nixon de 1974, y a esta gue­rra en cier­nes con la ante­sa­la del Water­ga­te. Aún las inte­rro­gan­tes siguen en las colum­nas de opi­nión: ¿Quién gobier­na? ¿Hay, hubo o habrá un gol­pe? ¿Des­ti­tui­rán a Bolsonaro?

Hay una atmós­fe­ra pesa­da en el Pala­cio del Pla­nal­to, don­de se ase­gu­ra que el pró­xi­mo que deja­rá el gobierno será el minis­tro de Eco­no­mía Pau­lo Gue­des, exfun­cio­na­rio del dic­ta­dor chi­leno Aus­gus­to Pino­chet, un neo­li­be­ral de pura cepa. Según altos mili­ta­res cita­dos por el Esta­do de Sao Pau­lo, que Bol­so­na­ro se com­por­ta como un «zom­bi» ata­can­do a alia­dos en medio de la pan­de­mia del coro­na­vi­rus que avan­za de mane­ra desenfrenada.

Tam­bién João Doria, el dere­chis­ta gober­na­dor del esta­do de Sao Pau­lo, cri­ti­có dura­men­te la ges­tión del pre­si­den­te ante la pan­de­mia glo­bal del covid-19: «Esta­mos luchan­do con­tra el coro­na­vi­rus y el ‘Bol­so­na­ro­vi­rus’», comen­tó, tras denun­ciar que Bol­so­na­ro man­tie­ne «posi­cio­nes inco­rrec­tas e irres­pon­sa­bles», pero que. «Pese a las ins­truc­cio­nes nega­ti­vas que reci­be la gen­te del pre­si­den­te, la mitad de la ciu­da­da­nía ha res­pe­ta­do la cuarentena«.

Tras haber sido alia­do de Bol­so­na­ro en el pasa­do, aho­ra Doria se mues­tra como uno de sus prin­ci­pa­les crí­ti­cos y se posi­cio­na como un posi­ble rival de cara a las pre­si­den­cia­les del 2022. «La con­fron­ta­ción no es con­mi­go. Es una con­fron­ta­ción con la cien­cia y la medi­ci­na de todo el mun­do», insistió.

Las alian­zas

La renun­cia de Moro, y sus denun­cias (segu­ra­men­te docu­men­ta­das sobre deli­tos come­ti­dos por el pre­si­den­te y su entorno ínti­mo) mar­can el fin del esque­ma de alian­zas polí­ti­co-mili­ta­res que gober­nó en Bra­sil des­de prin­ci­pios de 2019 y que colap­só debi­do a una cri­sis capaz de aca­rrear con­se­cuen­cias imprevisibles.

El man­da­ta­rio qui­zá olvi­dó que Moro, fes­te­ja­do por ban­que­ros y el Depar­ta­men­to de Jus­ti­cia esta­dou­ni­den­se por sus ser­vi­cios para des­truir a Lula y el par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res, era uno de sus fia­do­res ante el poder real.

Todo indi­ca que des­de su arri­bo al pala­cio de Jus­ti­cia, Moro mon­tó un esque­ma de espio­na­je para bene­fi­cio pro­pio com­pa­ra­ble al emplea­do en Lava Jato cuan­do se inva­die­ron ile­gal­men­te los telé­fo­nos de los abo­ga­dos de Lula y has­ta las lla­ma­das de la enton­ces pre­si­den­ta Dil­ma Rousseff.

Glei­si Hoff­mann, pre­si­den­ta del Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res, opi­nó que los dichos de Moro fue­ron una «dela­ción pre­mia­da» con­tra Bol­so­na­ro por deli­tos como corrup­ción, obs­truc­ción de la jus­ti­cia y pre­va­ri­ca­to, «él es el prin­ci­pal tes­ti­go de crí­me­nes de res­pon­sa­bi­li­dad, no hay otro camino que no sea el impechment».

El pro­pio Lula decla­ró el jue­ves que ante la vir­tual ace­fa­lía rei­nan­te la con­sig­na del momen­to es «Fue­ra Bol­so­na­ro», para lo cual, dijo, es nece­sa­rio cons­truir un fren­te amplio con fuer­zas inclu­so de la dere­cha demo­crá­ti­ca a la par que se cons­tru­ye una coa­li­ción elec­to­ral con par­ti­dos popu­la­res y de izquier­da para los comi­cios muni­ci­pa­les de octu­bre y las pre­si­den­cia­les de 2022.

Los medios seña­lan que la deci­sión de cesar al direc­tor de la Poli­cía fede­ral irri­tó a los cua­tro mili­ta­res de alto ran­go, minis­tros que des­pa­chan des­de el pala­cio pre­si­den­cial, quie­nes tam­bién se sin­tie­ron trai­cio­na­dos por Bol­so­na­ro, ya que a su pedi­do habían pasa­do todo el día tra­tan­do de con­ven­cer a Moro.

Bol­so­na­ro, por su par­te, con­tó que Moro le pidió que espe­ra­se has­ta noviem­bre, cuan­do se abre una pla­za en el Supre­mo Tri­bu­nal Fede­ral. Pero con­vie­ne recor­dar que Moro es un hábil mani­pu­la­dor, que ha sido un juez par­cial y de una des­ho­nes­ti­dad a toda prue­ba al actuar de mane­ra deci­si­va para meter pre­so a Lula e impe­dir­le dispu­tar las elec­cio­nes de 2018. Así faci­li­tó la elec­ción del des­equi­li­bra­do ultra­de­re­chis­ta Jair Bol­so­na­ro, y alcan­zó, como pre­mio, el minis­te­rio de Jus­ti­cia, con fuer­te apo­yo de Washington.

Inves­ti­ga­do­ra bra­si­le­ña, ana­lis­ta aso­cia­da al Cen­tro Lati­no­ame­ri­cano de Aná­li­sis Estratégico.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *