Chi­le. El incier­to por­ve­nir de los 65 tem­po­re­ros boli­via­nos refu­gia­dos en una igle­sia en Esta­ción Central

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano* /​26 de abril de 2020

Se cono­cie­ron en el ter­mi­nal de buses San Bor­ja: iden­ti­fi­ca­ron ras­gos, pre­gun­ta­ron la nacio­na­li­dad y coin­ci­die­ron en el impe­di­men­to de la ven­ta de pasa­jes. Dur­mie­ron afue­ra del Hogar de Cris­to de Esta­ción Cen­tral, sin cer­te­za algu­na de la dis­po­si­ción de su gobierno para dejar­los entrar. Temen que los últi­mos bro­tes de COVID-19 en cités pro­mue­van la estig­ma­ti­za­ción; tam­bién temen que en la fron­te­ra no les reco­noz­can los ais­la­mien­tos. Así viven vara­dos en otro país, sin cer­te­zas de nada.

Era la pri­me­ra vez de Nabei­ba Torres en Chi­le. Su idea era cono­cer, visi­tar a los parien­tes en Cala­ma, dar unas vuel­tas por el país qui­zás, y en el mejor de los casos, si la cosa se alar­ga­ba y anda­ba todo tran­qui­lo, tan­tear las ofer­tas labo­ra­les. Fue, en efec­to, ese el camino que tomó: lle­gó en 17 de enero, y ya en mar­zo entró sub­con­tra­ta­da a tra­ba­jar en el pac­king de uva de un fun­do en Huel­qué, sec­tor de Pai­ne, en la zona rural de la Región Metropolitana.

“No creí que el dine­ro que traía fue­ra muy poco. Por eso fue que bus­ca­mos tra­ba­jo tam­bién –yo y la per­so­na con la que via­ja­ba. A fines de mar­zo, lle­gó el jefe de turno y nos dijo: ‘chi­cos, le pago hoy, se can­ce­la todo’”, recuer­da la tem­po­re­ra. Entre­me­dio supo, según le con­ta­ban los con­na­cio­na­les con los que tra­ba­ja­ba, las medi­das que el Eje­cu­ti­vo boli­viano esta­ba toman­do para enfren­tar el COVID-19.

El vier­nes 20 de mar­zo se anun­ció el cie­rre pau­la­tino de fron­te­ras del país alti­plá­ni­co, al menos has­ta el 15 de abril. La medi­da no dis­tin­guía el ingre­so de resi­den­tes que vol­vían del extranjero.

La pie­za que arren­da­ba Nabei­ba en el sec­tor de Trán­si­to, cer­ca del mis­mo fun­do, le cos­ta­ba $45 mil al mes. Deci­dió pagar por ella por unos días, con­si­de­ran­do dos cosas: el 15 de abril como fecha en la que el gobierno boli­viano podría con­si­de­rar la opción de aper­tu­ra de fron­te­ras; y que la pan­de­mia podría lle­gar a pasar y las expor­ta­cio­nes retor­na­rían y con ellas, el tra­ba­jo mis­mo en el pac­king. Nada de eso pasó.

“No que­ría ir a la cua­ren­te­na (en Pisi­ga, el sec­tor que fun­cio­na como una suer­te de con­trol sani­ta­rio boli­viano) por­que el frío te pes­ca fuer­tí­si­mo. Pero enton­ces me deci­dí: sí o sí tenía que hacer­lo. Ten­go una hija en Boli­via, la extra­ño, así que me dije que vol­vía como sea”, decla­ra Torres.

El lunes 20 de abril lle­gó has­ta el ter­mi­nar de buses San Bor­ja a bus­car algu­na opción de ir a Iqui­que, cum­plir con las cua­ren­te­nas chi­le­nas y boli­via­nas, y regre­sar a San­ta Cruz de la Sie­rra. “Bus­qué pasa­jes –recuerda‑ y no me que­rían ven­der. Me decían: ‘usted no tie­ne resi­den­cia ni está via­jan­do por el tra­ba­jo, por lo que no le pode­mos vender’”.

Acom­pa­ña­da de la per­so­na con la que esta­ba, empe­za­ron a bus­car ros­tros con ras­gos boli­via­nos, cre­yen­do en que ten­drían ellos algu­na solu­ción, una alter­na­ti­va. Así vio a Miguel Illanes.

Nebei­ba y Miguel.

“Yo lle­gué el 8 de enero, vine a tra­ba­jar de tem­po­re­ro. Tra­ba­jé en el sec­tor de San Feli­pe, en la uva tam­bién. Entré por tie­rra, por Iqui­que. En cuan­do lle­gué, a los dos días encon­tré ese tra­ba­jo”, recuer­da Illanes.

Lo suyo era un tra­ba­jo más infor­mal: su paga era sema­nal. Los gas­tos de arrien­do de la pie­za cer­ca del fun­do eran los mis­mos que su com­pa­trio­ta. El vier­nes 27 de mar­zo le dije­ron que no iba a haber más tra­ba­jo: “Nos dicen que por el tema de la pan­de­mia no iban a haber más expor­ta­cio­nes, ni más empa­que. Así que deci­dí devol­ver­me a Boli­via”, cuen­ta Miguel.

Des­de Iqui­que, su her­mano le con­tó de los alber­gues, de los tiem­pos de cua­ren­te­na. Sin embar­go, tam­bién qui­so espe­rar al 16, cuan­do se levan­ta­ra el cie­rre de fron­te­ras de Boli­via (o se abrie­ra siquie­ra esa posibilidad).

“El mis­mo 16 lle­gué a la ter­mi­nal y cuan­do lle­gué, no nos deja­ron pasar. Tuvi­mos que pagar alo­ja­mien­to unos días, pero era carí­si­mo, súme­le la comi­da. Eso, has­ta que con un gru­po de seis nos fui­mos a dor­mir a los alre­de­do­res del ter­mi­nal”, rela­ta Illanes.

Fue él, con quie­nes lo acom­pa­ña­ban, que comen­za­ron a acer­car­se poco a poco a quie­nes veían con ras­gos pare­ci­dos a los suyos, que eran recha­za­dos de cual­quier acce­so a movi­li­za­ción al nor­te, y que se veían tan des­orien­ta­dos como estu­vie­ron ellos en el pri­mer y falli­do intento.

“Los de con­trol sani­ta­rio nos man­da­ban a la comi­sa­ría a pedir sal­vo­con­duc­to. Cuan­do lle­ga­mos, nos dije­ron que eso no exis­tía. Enton­ces vol­vía a la ter­mi­nal y les con­ta­ba a los de sani­dad y a los mili­ta­res lo que nos habían dicho en la comi­sa­ría y se eno­ja­ban. No sabía adón­de más ir”, dice Miguel. Inclu­so fue más allá del perí­me­tro que había reco­rri­do en alo­ja­mien­tos y sue­ños a la intem­pe­rie: se tras­la­dó has­ta el con­su­la­do boli­viano, pero esta­ba cerrado.

El lunes, cuan­do en esa simu­la­da pes­ca de com­pa­trio­tas vara­dos en el ter­mi­nal de buses se encon­tró con Nabei­ba, al final del día logra­ron reu­nir un gru­po de 35 boli­via­nos con his­to­rias idén­ti­cas: tem­po­re­ros a quie­nes les avi­sa­ron que las expor­ta­cio­nes se habían ter­mi­na­do, que no habría más tra­ba­jo en la tie­rra, que eso era todo.

Por voces, el gru­po supo del alber­gue del Hogar de Cris­to, a unos cuan­tos minu­tos del ter­mi­nal de buses. Así que empren­die­ron rum­bo a ese espa­cio de refu­gio y cui­da­dos. Pero como todos los inmue­bles de ese tipo en el país, tam­bién esta­ba fun­cio­nan­do con un estric­to régi­men sani­ta­rio: ingre­sos y sali­das res­trin­gi­das, higie­ni­za­ción cons­tan­te, como tam­bién con­trol de tem­pe­ra­tu­ra. Ade­más, con capa­ci­dad de camas completa.

La noche del lunes, des­pués de algu­nos ten­tem­piés y líqui­dos calien­tes, los 35 boli­via­nos dur­mie­ron a la intem­pe­rie, en la pla­za fren­te al Hogar de Cris­to, en Esta­ción Central.

“Reci­bi­mos una lla­ma­da que nos dio cuen­ta del gru­po que esta­ba ahí, enton­ces nos movi­li­za­mos rápi­da­men­te con el Hogar de Cris­to y el Ser­vi­cio Jesui­ta Migran­tes”, cuen­ta Pedro Labrín, párro­co de la igle­sia San­ta Cruz, tam­bién en Esta­ción Central.

Parro­quia San­ta Cruz, de la pobla­ción Los Noga­les, en Esta­ción Central.

La muni­ci­pa­li­dad dis­pu­so de buses y camas para los vara­dos; la parro­quia puso el techo y los espa­cios para comi­da y ocio. El tras­la­do ocu­rrió el mar­tes. A las 19:00 ya esta­ba ins­ta­la­do el pri­mer gru­po: hom­bres en el salón prin­ci­pal, en cama­ro­tes bajo un enor­me Jesús cru­ci­fi­ca­do; las muje­res en una sala que bien podría ser usa­da para ensa­yar coreo­gra­fías por el muro con espe­jo que tie­ne. En el patio, una mesa de ping-pong; la coci­na y el come­dor res­pon­den a gran­des can­ti­da­des de gente.

A las 09:00 se desa­yu­na; a las 13:30 es el almuer­zo; y a las 18:30, la cena. Las luces se apa­gan cuan­do el últi­mo deja de usar el patio. “La parro­quia ha esta­do siem­pre dis­po­ni­ble para esto, tie­ne una voca­ción social muy fuer­te. Hemos reci­bi­do a los gru­pos de hai­tia­nos que se que­da­ron aba­jo de los avio­nes que cum­plían fines huma­ni­ta­rios; en invierno se alo­ja la gen­te en situa­ción de calle. Todos los días hay almuer­zos socia­les para unas 100 per­so­nas, pero aho­ra, con la pan­de­mia, los hace­mos en moda­li­dad cola­cio­nes, para que se los lle­ven”, cuen­ta el párro­co Labrín.

Duran­te el miér­co­les lle­gó otro gru­po, tam­bién de boli­via­nos, en la mis­ma situa­ción de tra­ba­jos de tem­po­ra­da ter­mi­na­dos abrup­ta­men­te, sin posi­bi­li­dad de tras­la­do al nor­te o al país de origen.

Hoy en día el gru­po total es de 65 boli­via­nos: cua­tro de ellos son adul­tos mayo­res, y hay tam­bién un niño de 3 años con su madre, quie­nes acom­pa­ña­ron al padre a pro­bar suerte.

El dor­mi­to­rio de hom­bres de la capilla.

Por lo pron­to, no exis­te cer­te­za sobre lo que ocu­rri­rá en el cor­to pla­zo: “Por lo que ten­go enten­di­do, y sin ser un exper­to en el tema, en Iqui­que, entre las per­so­nas que están hacien­do cua­ren­te­na, no hay capa­ci­dad para más aco­gi­da. Nues­tra espe­ran­za es que se abra la capa­ci­dad de alber­gue y estas per­so­nas pue­dan via­jar”, cuen­ta Labrín.

Duran­te las últi­mas sema­nas, ciu­da­da­nos boli­via­nos de dis­tin­tos pun­tos del país, par­ti­cu­lar­men­te de nor­te, han sido tras­la­da­dos a Iqui­que para cum­plir una cua­ren­te­na pre­via a la impues­to por el gobierno boli­viano, una vez que cru­cen la fron­te­ra. Por lo pron­to, los 65 de la capi­lla San­ta Cruz no saben qué será de ellos en el futu­ro: si los envia­rán al nor­te, o si ten­drán que ir por cuen­ta de ellos. Aun­que, dice Miguel Illa­nes, con­si­de­ran­do los tiem­pos de cua­ren­te­na y el sis­te­ma de fun­cio­na­mien­to de la mis­ma parro­quia (sani­ti­za­ción muni­ci­pal, sin per­so­nas sin­to­má­ti­cas, con res­tric­ción de ingre­so y sali­da), aspi­ra a que este tiem­po en la capi­tal sea reco­no­ci­do como una cuarentena.

“Lo que pedi­mos es que las auto­ri­da­des nos den auto­ri­za­ción para ir a nues­tro país, con un cer­ti­fi­ca­do, no a medio camino”, cuen­ta el temporero.

Labrín ade­lan­ta: “Con la sub­se­cre­ta­ría de desa­rro­llo social esta­mos tra­ba­jan­do, aun­que tam­bién esta­mos bus­can­do como traer al Minis­te­rio de Salud o al Ser­vi­cio de Salud, para que hagan los test, para poder veri­fi­car. La tem­pe­ra­tu­ra la con­tro­la­mos todos los días”.

Con los recien­tes bro­tes en cités, vin­cu­la­dos mayo­ri­ta­ria­men­te a gru­pos migran­tes, la preo­cu­pa­ción del encar­ga­do de la igle­sia es otra: “Sin duda veo con aten­ción el des­per­tar del nacio­na­lis­ta y xenó­fo­bo, que no es solo pro­pio de cier­tas eli­tes inte­lec­tua­les, sino que está muy arrai­ga­do en el pue­blo sen­ci­llo. En las redes socia­les, sobre todo las del sec­tor de Lo Noga­les (nom­bre de esa zona de Esta­ción Cen­tral), ha habi­do una reac­ción nega­ti­va, des­in­for­ma­da, cha­que­te­ra, que no com­pren­de y no se informa”.

La lle­ga­da de los ciu­da­da­nos boli­via­nos fue una noti­cia que corrió rápi­do por las calles del lugar. De hecho, el día del ingre­so a la parro­quia, una veci­na entró e incre­pó al padre Labrín: “’Cura, ten­go que hacer­te una pre­gun­ta –recuer­da Labrín que le dijeron‑: ¿Por qué tie­nes a gen­te dur­mien­do en la calle, que son extran­je­ros, y a los chi­le­nos nada de ayu­da?’. Ha habi­do inter­ven­cio­nes de ese tipo. Es una enfer­me­dad que, dada la pre­ca­rie­dad, va a per­ma­ne­cer aún des­pués de la pandemia”.

Hay una fra­se que resu­me el sen­tir del reli­gio­so: “El direc­tor del Ser­vi­cio Jesui­ta Migran­te dijo algo que com­par­to mucho y que le salió del cora­zón: nos hemos esfor­za­do tan­to en lavar­nos las manos, pero lo que tene­mos que lavar­nos es la cabe­za y el corazón”.

El Des­con­cier­to*

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *