Comu­ni­ca­do del Sin­di­ca­to Uni­ta­rio de Anda­lu­cía por el 1º de Mayo “Por la socia­li­za­ción obre­ra y veci­nal de los medios de pro­duc­ción en cada muni­ci­pio andaluz”

En estas con­di­cio­nes de cau­ti­ve­rio domés­ti­co los tra­ba­ja­do­res nos vemos obli­ga­dos, unos a engro­sar las filas del paro sin ingre­sos para sub­sis­tir ya el mes que vie­ne, otros que con­ser­van su empleo, se ven obli­ga­dos a arries­gar su vida y su salud y la de los suyos yen­do a tra­ba­jar, todos con el tiem­po, si esto con­ti­núa, nos vere­mos obli­ga­dos a ele­gir entre morir de ham­bre o de coro­na­vi­rus, los más “afor­tu­na­dos” obli­ga­dos a tele­tra­ba­jar en con­di­cio­nes de con­fi­na­mien­to e inclu­so algu­nos, pue­de que reci­ban algu­nas ayu­das algún tiem­po del gobierno “pro­gre­sis­ta” que glo­bal­men­te ser­vi­rán para aflo­jar la soga al cue­llo sobre el con­jun­to de la cla­se tra­ba­ja­do­ra y man­te­ner la paz social mien­tras siguen ade­lan­te con sus planes.

Gra­cias a la pan­de­mia esta­mos vien­do cuan­to les impor­ta a los empre­sa­rios, la gran patro­nal, la COE, la ban­ca y el gobierno “pro­gre­sis­ta” nues­tra salud y nues­tra vida, ello que­da al des­cu­bier­to con su ges­tión de esta cri­sis y con los dos men­sa­jes con­tra­dic­to­rios que nos man­dan des­de el gobierno y los pode­res eco­nó­mi­cos “qué­da­te en casa” y “sal para ir a tra­ba­jar”. En que que­da­mos, en que que­dan,… pues en que la salud del mer­ca­do está por enci­ma de la salud de los tra­ba­ja­do­res, que­dan en que para que la acu­mu­la­ción de capi­tal con­ti­núe, para que los bene­fi­cios y el enri­que­ci­mien­to de esa mino­ría pro­pie­ta­ria de los medios de pro­duc­ción siga, hay que ali­men­tar a la infer­nal maqui­na­ria de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta con las vidas de las/​es trabajadoras/​es, aho­ra más toda­vía si cabe que en épo­cas sin pan­de­mia (en las que sue­le resul­tar a 3 muer­tos dia­rios por acci­den­te labo­ral), son los moder­nos sacri­fi­cios de vidas en el altar del “cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co” para ado­rar al dios mercado.

Gra­cias a la pan­de­mia vamos vien­do como el capi­ta­lis­mo ade­más de no ser com­pa­ti­ble con la vida de la natu­ra­le­za no es com­pa­ti­ble ni con la vida humana.

Gra­cias a la pan­de­mia y a la momen­tá­nea y fugaz medi­da del gobierno “pro­gre­sis­ta” de “hiber­nar de la eco­no­mía” hemos podi­do ver que si las trabajadoras/​es deja­mos de tra­ba­jar y nos vamos a casa, la pro­duc­ción para, y la pobla­ción no ten­drá los bie­nes nece­sa­rios para la repro­duc­ción de la vida; ali­men­tos, medi­ci­nas, sumi­nis­tros, trans­por­te, etc. Hemos podi­do tener la cons­ta­ta­ción prác­ti­ca de que somos noso­tros quie­nes crea­mos la rique­za, no son los empre­sa­rios, ni el gobierno, ni los cré­di­tos de la ban­ca, ni el mercado…somos, los trabajadoras/​es. Fren­te a lo que nos dicen tan­to en tiem­po de cri­sis como bonan­za: “no muer­das la mano que te da de comer”, gra­cias a la pan­de­mia, muchas/​os más tra­ba­ja­do­ras /​es han vis­to que no hay, mano algu­na que nos de comer. Que somos noso­tras y noso­tros quie­nes damos de comer a toda la socie­dad, quie­nes move­mos el mun­do. Así que, si apa­re­ce una mano que no es la tuya en cues­tión de “comi­da”, lo más segu­ro es que sea para qui­tár­te­la. Noso­tros deci­mos, muér­de­la con rabia, para que se pon­gan a tra­ba­jar igual que tú, igual que noso­tros, si quie­ren comer, para que vivan de su tra­ba­jo y no del nues­tro y no del tuyo.

Gra­cias a la pan­de­mia vamos vien­do que no somos indi­vi­duos ais­la­dos que al inter­ac­tuar con otros for­man la socie­dad, somos seres socia­les, pro­du­ci­mos y vivi­mos social­men­te, esta­mos inter­co­nec­ta­dos aho­ra se hace más evi­den­te que lo que les pasa a otros nos afec­ta a nosotros.

Gra­cias a la pan­de­mia, muchos se refuer­zan en la idea de la inep­ti­tud e inca­pa­ci­dad de los que nos gobier­nan y de toda la cla­se polí­ti­ca en su con­jun­to, a quie­nes res­pon­sa­bi­li­zan por su “mala” ges­tión de los pade­ci­mien­tos que sufri­mos los tra­ba­ja­do­res y el pue­blo y con­tra quie­nes diri­gen sus crí­ti­cas e indig­na­ción. No les fal­ta razón pero sí pro­fun­di­za­ción y pun­to de vis­ta des­de los intere­ses glo­ba­les de los tra­ba­ja­do­res y el pue­blo. Más que una mala ges­tión del gobierno, es una ges­tión al ser­vi­cio de los intere­ses del capi­tal. Este gobierno, y cual­quier gobierno, de izquier­das, de dere­chas o medio­pen­sio­nis­ta es una ins­ti­tu­ción de este esta­do libe­ral bur­gués capi­ta­lis­ta, el cual repre­sen­ta y defien­de los intere­ses fun­da­men­ta­les de la cla­se capi­ta­lis­ta pro­pie­ta­ria de la ban­ca y de los prin­ci­pa­les medios de pro­duc­ción, y de todos aque­llos que les sir­ven. El papel de cual­quier gobierno en estas demo­cra­cias occi­den­ta­les libe­ra­les, como en un “matrix” moderno, o una suer­te de tea­tri­llo de gui­ñol, es ocul­tar a quie­nes ver­da­de­ra­men­te tie­nen el poder, están ocul­tos en la tras­tien­da y mane­jan los hilos, con­di­cio­nan­do la toma de deci­sio­nes fun­da­men­ta­les. El gobierno sir­ve para ocul­tar a quie­nes son los ver­da­de­ros res­pon­sa­bles de nues­tros pade­ci­mien­tos, ser­vir­les ges­tio­nan­do el sis­te­ma y apli­can­do polí­ti­cas que no pon­gan en cues­tión sus intere­ses y en su caso, reci­bir y enca­jar la indig­na­ción y la ira de los tra­ba­ja­do­res y el pue­blo, para cam­biar­lo por otro que siga rea­li­zan­do la mis­ma fun­ción y las mis­mas polí­ti­cas con mati­ces y adap­ta­das a la situación.

Y si la ira de los de aba­jo corre ries­go de des­bor­dar­los, toda­vía pue­den recon­du­cir­lo cam­bian­do el régi­men de demo­cra­cia bur­gue­sa libe­ral a dic­ta­du­ra o vice­ver­sa. Esta juga­da, les aguan­ta 40 o 50 años en la his­to­ria de Espa­ña, para seguir domi­nán­do­nos y explo­tán­do­nos, cada vez que la hacen. Un tal Carl Marx ya dijo hace más de siglo y medio que: todos los gobier­nos de los esta­dos bur­gue­ses capi­ta­lis­tas no son más que el con­se­jo de admi­nis­tra­ción de los intere­ses glo­ba­les de toda la cla­se capi­ta­lis­ta. Es decir, los gobier­nos, no son más que mam­po­rre­ros, mayor­do­mos de los pode­res eco­nó­mi­cos nacio­na­les y trans­na­cio­na­les. Ahí tenéis a los polí­ti­cos que han gober­na­do que aca­ban al ser­vi­cio de trans­na­cio­na­les y mul­ti­mi­llo­na­rios, enri­que­ci­dos legal e ile­gal­men­te median­te las puer­tas gira­to­rias, la eva­sión de impues­tos, los paraí­sos fis­ca­les, etc.

¿Qué hace­mos? ¿Cómo lucha­mos? La lucha de la cla­se obre­ra no se cir­cuns­cri­be solo al pri­me­ro de Mayo, pero sí que hoy reno­va­mos y recar­ga­mos nues­tro com­pro­mi­so de lucha por nues­tra libe­ra­ción y la de toda la socie­dad rei­vin­di­can­do la obra, el pen­sa­mien­to, el ejem­plo, el sufri­mien­to, la san­gre e inclu­so la vida de los que nos pre­ce­die­ron en esa lucha por la libe­ra­ción acep­tan­do y asu­mien­do con humil­dad, orgu­llo y apa­sio­na­mien­to todo ese rico patrimonio.

Somos here­de­ros y fue­ron nues­tros pre­de­ce­so­res los tra­ba­ja­do­res huel­guis­tas már­ti­res de Chica­go, con­de­na­dos a muer­te la mayo­ría de ellos, quie­nes rei­vin­di­ca­ban y con­si­guie­ron la jor­na­da de 8 horas, que hoy vuel­ve a ser no ya una rei­vin­di­ca­ción, sino una qui­me­ra para muchas trabajadoras/​es.

Tam­bién nos recla­ma­mos here­de­ros de todos los que han lucha­do con­tra la explo­ta­ción y por la libe­ra­ción de la cla­se obre­ra y el pue­blo andaluz.

Tam­bién nos recla­ma­mos here­de­ros de quie­nes fue­ron el pue­blo ori­gi­na­rio anda­luz, Al-anda­lus, la pri­me­ra civi­li­za­ción de occi­den­te en nues­tra tie­rra que aca­bó con el feu­da­lis­mo, reali­zó repar­tos de tie­rras y alcan­zó las mayo­res cotas de su épo­ca en desa­rro­llo de las artes, la cien­cia, la filo­so­fía, la cul­tu­ra y libertad

Tam­bién nos recla­ma­mos here­de­ros de los repu­bli­ca­nos fede­ra­les anda­lu­ces y anar­quis­tas quie­nes nos deja­ron la Cons­ti­tu­ción Anda­lu­za de 1883, como pro­gra­ma revo­lu­cio­na­rio y quie­nes enca­be­za­ron en nues­tra tie­rra la revo­lu­ción can­to­nal aplas­ta­da a san­gre y fue­go por la I republica.

Nos recla­ma­mos here­de­ros del anda­lu­cis­mo his­tó­ri­co revo­lu­cio­na­rio de Blas Infan­te, su pen­sa­mien­to, obra y lucha para arti­cu­lar y desa­rro­llar un pro­gra­ma revo­lu­cio­na­rio para la libe­ra­ción y sobe­ra­nía de Anda­lu­cía y del pue­blo tra­ba­ja­dor anda­luz, repre­sen­ta­do esen­cial­men­te por los jornaleros.

Nos recla­ma­mos here­de­ros de la revo­lu­ción en mar­cha con­te­ni­da en la cla­se obre­ra, el pue­blo y sus orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias duran­te el perio­do de la II repú­bli­ca espa­ño­la, revo­lu­ción aplas­ta­da a san­gre y fue­go por el gol­pe fas­cis­ta y pos­te­rior dic­ta­du­ra de casi 40 años.

Nos recla­ma­mos here­de­ros y fue­ron nues­tros inme­dia­tos pre­de­ce­so­res Félix Ribe­ra, y otros cama­ra­das de nues­tro sin­di­ca­to, arres­ta­dos y tor­tu­ra­dos duran­te el fran­quis­mo por enca­be­zar en Huel­va las luchas obre­ras y por per­te­ne­cer a la O.R.T., “de valien­te com­por­ta­mien­to, libe­ra­dos tras el apo­yo y la soli­da­ri­dad de los obre­ros y del pue­blo”, lite­ral decía una nota en la pren­sa de la época.

Nos recla­ma­mos here­de­ros y fue­ron nues­tros pre­de­ce­so­res los comu­nis­tas, como nues­tro cama­ra­da, Anto­nio Jara­ma­go, que recien­te­men­te nos ha deja­do, pero comu­nis­tas de pri­me­ra espe­cie como decía Blas Infan­te, “comu­nis­tas resul­ta­do del tra­ba­jo pro­pio”, “comu­nis­tas que aspi­ran, median­te el esfuer­zo pro­pio a engran­de­cer su vida para dar­la toda a la comunidad”.

Haga­mos honor y glo­ria a todos ellos, a su vida, a su pen­sa­mien­to, a su ejem­plo y a su memo­ria, por los que fue­ron, por los que somos, por los que serán; por nues­tros már­ti­res, por nues­tros muer­tos; por nues­tros hijas/​os cons­tru­ya­mos las bases para aca­bar con el capi­ta­lis­mo de la faz de la tie­rra, tra­ba­je­mos por la socia­li­za­ción bajo con­trol obre­ro y veci­nal de los medios de pro­duc­ción en cada muni­ci­pio anda­luz, como base para orga­ni­zar una socie­dad y un esta­do para la vida, la feli­ci­dad y la liber­tad de todos.
¡VIVA EL PRIMERO DE MAYO!
¡VIVA LA LUCHA DE LA CLASE OBRERA!¡VIVA ANDALUCÍA LIBRE!

Francisco Vílchez

Andaluz de Granada (1980). Grado en Humanidades en la UGR. Pluriempleado en el sector servicios y aficionado a hablar de lo que la prensa no dice ni pío.

Latest posts by Fran­cis­co Víl­chez (see all)

(function(d, s, id){
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) {return;}
js = d.createElement(s); js​.id = id;
js.src = «https://​con​nect​.face​book​.net/​e​n​_​U​S​/​s​d​k​.​j​s​#​x​f​b​m​l​=​1​&​v​e​r​s​i​o​n​=​v​2.6»;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(docu­ment, “script”, “facebook-jssdk”));(function(d, s, id){
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) {return;}
js = d.createElement(s); js​.id = id;
js.src = «https://​con​nect​.face​book​.net/​e​n​_​U​S​/​s​d​k​.​j​s​#​x​f​b​m​l​=​1​&​v​e​r​s​i​o​n​=​v​2.6»;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(docu­ment, “script”, “face­book-jssdk”));

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *