Fran­cia. La otra cara de la mone­da: pobre­za, racis­mo y repre­sión poli­cial

Por Eduar­do Feb­bro, 22 abril 2020

Los barrios de los subur­bios son esce­na­rios de cho­ques entre jóve­nes y la poli­cía

Los sec­to­res popu­la­res sumi­nis­tran el mayor volu­men de los tra­ba­ja­do­res que hacen fun­cio­nar el sis­te­ma duran­te la cua­ren­te­na. Sin embar­go, con­ti­núan bajo las mis­mas con­di­cio­nes que hace 15 años.


La
tri­via­li­dad vio­len­ta de un cru­ce entre poli­cías y jóve­nes en los
barrios popu­la­res de las afue­ras de París des­ta­pó esa mag­na dur­mien­te
hecha de dis­cri­mi­na­ción, pau­pe­ri­za­ción y des­igual­dad. Des­de el sába­do
18 de mar­zo varias loca­li­da­des en Hauts-de-Sei­ne, una de las cin­tu­ras
de la capi­tal fran­ce­sa, entra­ron en ebu­lli­ción lue­go de un acci­den­te
entre el con­duc­tor de una moto y un patru­lle­ro de la poli­cía en
Ville­neu­ve-la-Garen­ne
. Las ver­sio­nes diver­gen: los tes­ti­gos y el
joven heri­do en el acci­den­te ase­gu­ran que la poli­cía abrió la puer­ta del
auto cuan­do pasa­ba, los poli­cías sos­tie­nen que el hom­bre qui­so esca­par a
un con­trol de iden­ti­dad. 

Cada noche, des­de enton­ces, los barrios popu­la­res de esos subur­bios son el esce­na­rio de enfren­ta­mien­tos entre los jóve­nes y la poli­cía, tan­to más enar­de­ci­dos cuan­to que los videos fil­ma­dos por los veci­nos mues­tran sin la más míni­ma ambi­güe­dad la vio­len­cia de que es capaz la poli­cía. Este inci­den­te no es una excep­ción: los
subur­bios de Lyon, Estras­bur­go, Niza Tou­lou­se (regio­nes del cen­tro,
nor­te y sur de Fran­cia) viven des­de el con­fi­na­mien­to epi­so­dios
simi­la­res. Pobre­za, racis­mo, exclu­sión social y repre­sión poli­cial
han sido y son par­te de esa mez­cla des­pro­por­cio­na­da entre país rico y país des­igual.

Prue­ba de ese tra­ta­mien­to de geo­me­tría puni­ti­va es lo que ha ocu­rri­do en
Niza. El pre­si­den­te de la región Pro­ven­za-Alpes-Cos­ta Azul, Chris­tian
Estro­si (dere­cha) decre­tó un toque de que­da a par­tir de las 8 de la
noche que se apli­ca exclu­si­va­men­te en los barrios popu­la­res.
La
deci­sión fue impug­na­da, la jus­ti­cia la vali­dó pero aho­ra la Liga de
Dere­chos Huma­nos se apres­ta a inter­po­ner un recur­so ante el Con­se­jo de
Esta­do. La Liga denun­cia el carác­ter “puni­ti­vo” de la medi­da y su cla­ro
alcan­ce dis­cri­mi­na­to­rio. Estro­si jus­ti­fi­có el toque de que­da por la
can­ti­dad de per­so­nas que, de noche, no res­pe­tan el con­fi­na­mien­to y el
rui­do y las moles­tias que oca­sio­nan a los veci­nos. 

La pre­ca­rie­dad
que se extien­de en esas zonas popu­la­res expli­ca en mucho la
indis­ci­pli­na que pue­de cons­ta­tar­se en cier­tos momen­tos. El mun­do
popu­lar, en Fran­cia, está bajo per­ma­nen­te sos­pe­cha. Las esce­nas que se
ven en París sue­len ser alu­ci­nan­tes. Dos matri­mo­nios en la calle con
cua­tro hijos blan­cos jugan­do arran­ca una son­ri­sa tier­na. Cin­cuen­ta
metros más ade­lan­te, tres jóve­nes de ori­gen inmi­gran­te recos­ta­dos sobre
un muro ter­mi­nan con­tro­la­dos por la poli­cía. Y, sin embar­go, es
pre­ci­sa­men­te de esos barrios de don­de pro­vie­nen quie­nes fue­ron lla­ma­dos
los “invi­si­bles” (tér­mino en si mis­mo de una bar­ba­rie social infi­ni­ta),
es decir, las tra­ba­ja­do­ras y tra­ba­ja­do­res que cada día hacen fun­cio­nar
lo que que­da del sis­te­ma: las cajas de los super­mer­ca­dos, las
pana­de­rías, los repar­ti­do­res, los camio­ne­ros, etc, etc, etc. Los barrios
popu­la­res sumi­nis­tran el mayor volu­men de esos sol­da­dos socia­les, pero
con­ti­núan bajo las mis­mas con­di­cio­nes que hace 15 años. En 2005, un
inci­den­te entre jóve­nes y poli­cías y una fra­se del ex pre­si­den­te Nico­las
Sar­kozy des­ató el más impre­sio­nan­te levan­ta­mien­to de los barrios
popu­la­res que haya cono­ci­do Fran­cia.

“Aquí, a par­te de los
bur­gue­ses que ocu­pan con su gui­ta el barrio y nos van des­alo­jan­do a
fuer­za de euros y de hacer subir el pre­cio del metro cua­dra­do, no hay
nada nue­vo”, cuen­ta Hamed, un vecino de la zona más popu­lar del dis­tri­to
10 de París.

Insa­lu­bri­dad, espa­cios de tor­tu­ra don­de resi­den fami­lias
nume­ro­sas, agu­je­ros enor­mes en la pre­sen­cia del Esta­do y los ser­vi­cios
públi­cos, fal­ta de fuen­tes de tra­ba­jo, des­em­pleo, dis­cri­mi­na­ción y
pre­sen­cia poli­cial masi­va son la iden­ti­dad explo­si­va de esas regio­nes. El con­fi­na­mien­to vino a mul­ti­pli­car por diez un con­tex­to muy den­so don­de jóve­nes y poli­cías ali­men­tan día día un odio mutuo.
Los pri­me­ros se sien­ten dis­cri­mi­na­dos y per­se­gui­dos, obje­to de una
injus­ti­cia sis­te­má­ti­ca, los segun­dos no res­pe­ta­dos, ni ellos como
auto­ri­dad ni las reglas fija­das para con­vi­vir. 

La mecá­ni­ca es
como una mira­da hacia el pasa­do que mues­tra per­ma­nen­te­men­te el futu­ro:
un roce con las fuer­zas del orden y los jóve­nes, denun­cias y videos en
las redes socia­les y vio­len­cia inme­dia­ta con incen­dio de las para­das de
colec­ti­vos, de autos, las escue­las, los basu­re­ros, cóc­te­les molo­tov y
pie­dras con­tra los patru­lle­ros y des­em­bar­co de más poli­cías. Eso ocu­rrió
el sába­do en Ville­neu­ve-la-Garen­ne y con­ti­nua­rá encar­nán­do­se en los
subur­bios pobres más allá del con­fi­na­mien­to. Zaka­ria Sek­ka­fi, media­dor
social en Ville­neu­ve-la-Garen­ne, cuen­ta que en estas zonas es tal “la
pro­fun­di­dad de la sen­sa­ción de injus­ti­cia y segre­ga­ción que con ape­nas
una chis­pa se pue­de infla­mar toda la sole­dad social que lle­van aden­tro”

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *