Vene­zue­la. Ir por más

Por Amíl­car Figue­roa Sala­zar*, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 20 abril 2020

foto: Amíl­car Figueroa

[email protected] cama­ra­das me han mani­fes­ta­do dos inquietudes:

1.- ¿Qué tan inmi­nen­te es una agre­sión mili­tar de #Esta­do­sU­ni­dos con­tra #Vene­zue­la?

2.- ¿Qué hacer si eso pasa a ser una realidad?

Esas pre­gun­tas, aun­que for­mu­la­das de muy diver­sas mane­ras, son
recu­rren­tes en el seno del movi­mien­to social, y ame­ri­tan una respuesta,
des­de la pers­pec­ti­va del suje­to his­tó­ri­co revolucionario;
vale decir, des­de la pers­pec­ti­va de comu­ne­ras y comu­ne­ros, de la clase
obre­ra, de los dis­tin­tos fac­to­res exclui­dos y ofen­di­dos por el sistema
del capi­tal. Cabe aña­dir, ade­más, otra inte­rro­gan­te: ¿cuál debe ser, en
esas cir­cuns­tan­cias, la posi­ción a asu­mir por quie­nes, des­de siem­pre, hemos lucha­do por el adve­ni­mien­to del Socialismo/​Comunismo?

De for­ma sin­té­ti­ca, tra­ta­ré de pre­sen­tar algu­nas ideas para orien­tar la dis­cu­sión, al respecto:

– La per­sis­ten­cia con que las dis­tin­tas admi­nis­tra­cio­nes esta­dou­ni­den­ses (#Bush/​#Oba­ma/​#Trump)
han ata­ca­do al pro­ce­so boli­va­riano tie­ne que ver con el tema que hemos
veni­do ana­li­zan­do, en otras notas, rela­cio­na­do con el retro­ce­so de su
eco­no­mía y la pér­di­da ace­le­ra­da de la hege­mo­nía glo­bal que ostentaban,
has­ta poco tiem­po (mun­do uni­po­lar) y, cuya recu­pe­ra­ción supo­ne, para
ellos, la apro­pia­ción de los reser­vo­rios de mate­ria­les estra­té­gi­cos que,
aún posee el pla­ne­ta. Eso con­du­ce a la éli­te del hege­món impe­ria­lis­ta a
reto­mar un eje fun­da­men­tal de su polí­ti­ca: la #Doc­tri­na­Mon­roe.
Par­tien­do de con­si­de­rar a Amé­ri­ca Lati­na su patio tra­se­ro, no podían
acep­tar que, duran­te la pri­me­ra déca­da del Siglo XXI, bue­na par­te del
con­ti­nen­te se le salie­ra de control.

En ese sen­ti­do, de 2008 en
ade­lan­te, han ini­cia­do una con­tra­ofen­si­va con pro­pó­si­to recolonizador.
Oba­ma fue lle­va­do al poder para que, apli­can­do la lla­ma­da polí­ti­ca del
«poder inte­li­gen­te», alcan­za­ra ese obje­ti­vo. A Trump le ha correspondido
un momen­to de mayor decli­ve y, por tan­to, su polí­ti­ca está mar­ca­da por
la deses­pe­ra­ción; es mucho más agre­si­va. Aho­ra bien, los distintos
cami­nos que han veni­do explo­ran­do, has­ta hoy día, no les han dado
mayo­res resultados.

– Si la gue­rra, en la actual eta­pa del desa­rro­llo del Capi­ta­lis­mo, tie­ne características
dis­tin­ti­vas a otros momen­tos de la his­to­ria, y se han ope­ra­do, además,
cam­bios sus­tan­ti­vos en las moda­li­da­des de inter­ven­ción impe­rial; cabe
seña­lar que, Esta­dos Uni­dos ha entra­do en gue­rra con­tra la nación
vene­zo­la­na des­de hace ya bas­tan­te rato, solo que, has­ta aho­ra, la
agre­sión mili­tar direc­ta no es lo que ha pri­ma­do y, pare­cie­ra, que más
allá de las ame­na­zas, la gue­rra psi­co­ló­gi­ca (ele­men­to rele­van­te de la
gue­rra en la actua­li­dad), el cer­co y el incre­men­to de pre­sio­nes de
varios tipos, «el poder per­ma­nen­te», que es quien en defi­ni­ti­va decide
si esca­lan a la acción mili­tar, no con­ta­ría con las mejo­res condiciones
para tomar la deci­sión de pasar a esa fase. Sin embar­go, no podemos
hacer esta afir­ma­ción en tér­mi­nos abso­lu­tos: todos los esce­na­rios son
posi­bles, en medio de la actual cri­sis de deca­den­cia sis­té­mi­ca. Dicho de
otra for­ma, toda­vía la inter­ven­ción arma­da abier­ta no es la más
inmi­nen­te, entre las accio­nes de gue­rra que con­tra el pue­blo venezolano
el impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­se ten­ga pre­vis­to en lo inmediato.

– Aún así, debe­mos tener pre­sen­te que el ejer­ci­cio de la violencia
siem­pre ha esta­do pre­sen­te en la estra­te­gia de los factores
reac­cio­na­rios, tan­to inter­nos como internacionales;
pero, sus resul­ta­dos han tro­pe­za­do con un ele­men­to cla­ve: su política
no ha logra­do frac­tu­rar, ni a la Fuer­za Arma­da Nacio­nal Boli­va­ria­na, ni
al apa­ra­to poli­cial del país; sal­vo desprendimientos
indi­vi­dua­les que se han suce­di­do a cuen­ta gotas. Sin embar­go, la
polí­ti­ca, tan­to des­de­la direc­ción del Coman­dan­te Chá­vez, como la
con­du­ci­da por #Nico­lás­Ma­du­ro Moros; ha pues­to su mayor esfuer­zo en man­te­ner la #paz,
evi­tar la con­fron­ta­ción y su cos­to en vidas; lo cual, no pocas veces y,
habi­da cuen­ta, las varia­cio­nes en las corre­la­cio­nes de fuer­za, ha
lle­va­do al Gobierno a hacer con­ce­sio­nes en la radicalidad
revo­lu­cio­na­ria. Ejemplo,
cuan­do la dere­cha des­ató la cri­mi­nal “gua­rim­ba”, aun­que no logró
triun­fos mili­ta­res de con­tun­den­cia, logró impo­ner la Mesa de Negociación
Económica.

– En este momen­to tác­ti­co, el Gobierno
Boli­va­riano y el lide­raz­go de Nico­lás Madu­ro Moros se encuentran
for­ta­le­ci­dos. El acer­ta­do mane­jo del com­ba­te a la pan­de­mia gene­ra­da por
el Coro­na­vi­rus le ha per­mi­ti­do recu­pe­rar fuer­zas y, más allá de eso,
man­te­ner la ini­cia­ti­va polí­ti­ca, cues­tión sub­je­ti­va inva­lua­ble a la hora
que los impe­ria­lis­tas qui­sie­ran aban­do­nar su estra­te­gia de
«estran­gu­la­mien­to» o asfixia
del pro­ce­so para derro­car­lo y/​o domes­ti­car­lo y, toma­ran el camino de
per­se­guir un triun­fo, en tér­mi­nos peren­to­rios de tiempo.

– Una
inter­ven­ción mili­tar, bien sea esta eje­cu­ta­da en for­ma direc­ta por el
Ejér­ci­to Sur de los Esta­dos Uni­dos, o por fuer­zas mili­ta­res títe­res de
la polí­ti­ca impe­ria­lis­ta, no logra­rá, en nin­gún caso, una sali­da de
cor­to pla­zo. Por el con­tra­rio, con­du­ci­rá a una cruen­ta resistencia
arma­da, fren­te a la cual el pro­ce­so boli­va­riano cuen­ta ven­ta­jas para una
lucha de lar­go aliento:

a.- El cam­bio ope­ra­do en el pensamiento
mili­tar vene­zo­lano, la adop­ción de la con­cep­ción de Gue­rra de todo el
Pue­blo, en caso de un con­flic­to armado;

b.- La rein­ge­nie­ría de la estruc­tu­ra mili­tar, el esta­ble­ci­mien­to de las regio­nes mili­ta­res, y

c.- Espe­cial­men­te, la exis­ten­cia de una Mili­cia Boli­va­ria­na muy nume­ro­sa y polí­ti­ca­men­te com­pro­me­ti­da con el proceso.

– A las ante­rio­res consideraciones,
hay que aña­dir que: el cua­dro de rela­cio­nes polí­ti­cas y mili­ta­res que
ha cul­ti­va­do el pro­ce­so boli­va­riano pesan, a la hora de que los
impe­ria­lis­tas, aún den­tro de la irra­cio­na­li­dad de su desesperación,
vayan a deci­dir­se por sal­tar al inje­ren­cis­mo mili­tar abierto.


Todo lo expues­to per­mi­te pen­sar que es más pro­ba­ble este­mos entran­do a
una eta­pa más dura del cer­co eco­nó­mi­co, de mayor apo­yo al sabo­ta­je, de
mayor infil­tra­ción mer­ce­na­ria en pro­cu­ra dea­ses­tar gol­pes de mano,
aspi­ran­do que los sec­to­res radi­ca­les de opo­si­ción pes­quen en la
situa­ción de esca­sez y pri­va­cio­nes que, segu­ra­men­te, viene;para
con­se­guir, así sea par­cial­men­te, un levan­ta­mien­to interno que les
per­mi­ta, ahí sí, pasar a la inter­ven­ción direc­ta o sumir al Gobierno en
una debi­li­dad tal que lo con­duz­ca a acep­tar una nego­cia­ción en
con­di­cio­nes abso­lu­ta­men­te desfavorables.

Pero si, en todo caso, ocu­rrie­se la agre­sión mili­tar, no cabe para los socialistas/​comunistas una apti­tud dis­tin­ta que sumar todas las fuer­zas posi­bles, unir­nos al com­ba­te anti­im­pe­ria­lis­ta; ser con­se­cuen­tes con nues­tra tra­di­ción his­tó­ri­ca de lucha en un pro­ce­so de lar­go alien­to, don­de quie­nes sos­ten­gan las posi­cio­nes más fir­mes y cla­ras podrán con­tri­buir a seña­lar el rum­bo que, en nues­tro caso, debe con­tem­plar ir por más…

*Amíl­car Figue­roa Sala­zar es his­to­ria­dor, edi­tor, anti­guo gue­rri­ller y polí­ti­co venezolano.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *