Argen­ti­na. Una ley para la expro­pia­ción de las Empre­sas Recuperadas

Por David Pike*, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 19 de Abril de 2020.

.

El pro­yec­to de ley pre­sen­ta­do en el Con­gre­so con­tem­pla la expro­pia­ción de las uni­da­des pro­duc­ti­vas que se encuen­tren en esta­do de cesa­ción de pagos, cie­rre del esta­ble­ci­mien­to, aban­dono, des­man­te­la­mien­to, vacia­mien­to o diso­lu­ción de la socie­dad, a favor de los, las y les tra­ba­ja­do­res que quie­ran con­ti­nuar con la pro­duc­ción cons­ti­tu­yén­do­se como coope­ra­ti­va y decla­ran­do de “uti­li­dad públi­ca” al pro­ce­so de recuperación.

El fenó­meno de recu­pe­ra­ción de empre­sas se remon­ta a prin­ci­pios de siglo. La cri­sis neo­li­be­ral que tra­jo el cie­rre de muchas empre­sas, en un con­tex­to de alto índi­ce de des­em­pleo, moti­vó a sus tra­ba­ja­do­res a ocu­par las fábri­cas o uni­da­des pro­duc­ti­vas para evi­tar el vacia­mien­to de las mis­mas, resis­tir los inten­tos de des­alo­jo de las pato­tas patro­na­les o las fuer­zas repre­si­vas del Esta­do, y vol­ver a poner a pro­du­cir en for­ma coope­ra­ti­va en un sis­te­ma que no ofre­cía alter­na­ti­va y empu­ja­ba a la mar­gi­na­li­dad. De allí el lema de las empre­sas recu­pe­ra­das, “Ocu­par, Resis­tir y Producir”. 

La pri­me­ra de esas expe­rien­cias fue la meta­lúr­gi­ca IMPA del barrio de Alma­gro en el año 1998. El refe­ren­te de esta actual coope­ra­ti­va es Eduar­do “Vas­co” Murúa, quien des­de hace años enca­be­za el Movi­mien­to Nacio­nal de Empre­sas Recu­pe­ra­das (MNER) y des­de diciem­bre está a car­go de la nue­va Direc­ción Nacio­nal de Empre­sas Recu­pe­ra­das del Minis­te­rio de Desa­rro­llo Social. “Ya nadie duda que los tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras de Argen­ti­na pode­mos recu­pe­rar el tra­ba­jo y defen­der nues­tra dig­ni­dad a tra­vés de la auto­ges­tión”, afir­ma el Vas­co en una car­ta públi­ca que pro­mue­ve dicha ley.

Este pro­yec­to deno­mi­na­do “Recu­pe­ra­ción de Uni­da­des Pro­duc­ti­vas”, si bien es un vie­ja pro­pues­ta del sec­tor a la cual hizo alu­sión Murua cuan­do lo entre­vis­ta­mos en diciem­bre al tiem­po de asu­mir la nue­va Direc­ción, resur­ge con fuer­za en la actual cri­sis des­ata­da por la pan­de­mia COVID-19. Dife­ren­tes esti­ma­cio­nes, cal­cu­lan para este año una caí­da de la eco­no­mía nacio­nal en torno al 5%, cuan­do las esti­ma­cio­nes de prin­ci­pio de año ron­da­ban el 1%, por lo cual se espe­ra un aumen­to de la des­ocu­pa­ción y el cie­rre de empre­sas, fenó­meno que ya se empie­za a adver­tir en las últi­mas semanas.

En ese sen­ti­do, el dipu­tado Leo­nar­do Gros­so quien fir­ma los fun­da­men­tos con los que se acom­pa­ña dicho pro­yec­to de ley, plan­tea que “en la nota téc­ni­ca ‘El COVID- 19 y el mun­do del tra­ba­jo en Argen­ti­na: impac­to y res­pues­tas de polí­ti­ca’, la OIT ha des­ta­ca­do la nece­si­dad de que el gobierno pon­ga en mar­cha ‘polí­ti­cas para miti­gar el impac­to socio-eco­nó­mi­co de la cri­sis. Cuan­do pue­da ser supe­ra­da, mucho habrá cam­bia­do en Argen­ti­na y el país será dife­ren­te al que reci­bió la pan­de­mia’”. Por lo que con­clu­ye que “en este con­tex­to, el tra­ta­mien­to y san­ción de esta ley (…) cobra nue­va urgen­cia y rele­van­cia en el mar­co de la cri­sis des­ata­da”. El pro­yec­to es acom­pa­ña­do por la fir­ma de las y los dipu­tados Juan Car­los Alde­re­te, Héc­tor Bár­ba­ro, Mabel Capa­rrós, Fede­ri­co Fagio­li, Itai Hag­man, Gra­cie­la Lan­dris­ci­ni, Móni­ca Macha y Aye­lén Spósito.

La ley esta­ble­ce un fon­do fidu­cia­rio para pagar el mon­to indem­ni­za­to­rio con la com­pen­sa­ción de cré­di­tos y la cesión en como­da­to de los inmue­bles con­di­cio­na­da a que aque­llos espa­cios no uti­li­za­dos para la pro­duc­ción sean uti­li­za­dos para acti­vi­da­des socia­les, edu­ca­ti­vas o cul­tu­ra­les. Recor­de­mos que en la actua­li­dad, fun­cio­nan cien­tos de bachi­lle­ra­tos popu­la­res en las ins­ta­la­cio­nes de las empre­sas recuperadas. 

Des­de la Direc­ción Nacio­nal de Empre­sas Recu­pe­ra­das, sos­tie­nen que fun­cio­nan en nues­tro país más de cua­tro­cien­tas empre­sas de este tipo, en los más diver­sos rubros y que gene­ran más de die­cio­cho mil pues­tos de tra­ba­jo auto­ges­tio­na­dos. Por lo cual, plan­tean la nece­si­dad de “gene­rar polí­ti­cas estra­té­gi­cas de reco­no­ci­mien­to y acom­pa­ña­mien­to”. En ese sen­ti­do, el pro­yec­to esti­pu­la la crea­ción de un Regis­tro Nacio­nal de Empre­sas Recu­pe­ra­das, al cual lla­ma RENACER. La ins­crip­ción en ese regis­tro bene­fi­cia­ria a las coope­ra­ti­vas por tener pre­fe­ren­cia como pro­vee­do­ras del Esta­do, dere­cho acce­der a una tari­fa social, ade­más de asis­ten­cia téc­ni­ca, tra­ta­mien­to fis­cal pre­fe­ren­cial y líneas de crédito. 

Esta expe­rien­cia estu­dia­da en el mun­do, que mues­tra cómo la coope­ra­ción posi­bi­li­ta aque­llo que la com­pe­ten­cia des­tru­ye, que pre­fi­gu­ra valo­res pro­pios de una socie­dad jus­ta y soli­da­ria, y que man­tie­ne su dina­mis­mo con nue­vas empre­sas recu­pe­ra­das lue­go de más de dos déca­das de lucha, se pro­po­ne ofre­cer con la san­ción de esta ley una alter­na­ti­va a la cri­sis que se pro­fun­di­za­rá en los pró­xi­mos meses.

.

*Revis­ta Resistencias

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *