Argen­ti­na. Movi­mien­to de los Pue­blos: Las ollas siguen

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 12 abril 2020.-

COMUNICADO DEL MOVIMIENTO DE LOS PUEBLOS

En estos días de cua­ren­te­na dic­ta­da por el gobierno, hay algo que no se detu­vo en las barria­das popu­la­res: las ollas, que siguen coci­nan­do día a día; las orga­ni­za­cio­nes socia­les, que garan­ti­za­mos la con­ti­nui­dad de la vida.

Siguen las ollas popu­la­res, las que coci­nan rebe­lio­nes sos­te­ni­das por com­pa­ñe­ras en cada come­dor, ampa­ra­das en el artícu­lo 8 del decre­to de «Ais­la­mien­to Social, Pre­ven­ti­vo y Obli­ga­to­rio», que reco­no­ce la nece­si­dad de seguir cola­bo­ran­do con nues­tro pue­blo. Siguen las ollas coci­nan­do luchas, refor­zan­do que la solu­ción al ham­bre de nues­tro pue­blo se cons­tru­ye des­de la acción colec­ti­va y soli­da­ria.

Mien­tras tan­to des­de el Esta­do lle­ga a los sec­to­res más vul­ne­ra­dos la pro­pues­ta del ais­la­mien­to social, resu­mi­do en la con­sig­na “#Que­da­teEn­Ca­sa. Nos pre­gun­ta­mos enton­ces: ¿en qué casa?, ¿qué hace­mos si somos 7 vivien­do en una casi­lla de 4×4?, ¿en dón­de nos mete­mos?, cuan­do vivi­mos con el agre­sor o el abu­sa­dor ¿a dón­de nos vamos? ¿con qué dine­ro com­pra­mos los pro­duc­tos de higie­ne?, ¿y si no tene­mos agua?, ¿cómo garan­ti­za­mos la con­ti­nui­dad edu­ca­ti­va sin celu­lar o sin datos para des­car­gar las tareas?, ¿de dón­de saca­mos la gui­ta para comer si no tene­mos labu­ro?, y si tene­mos labu­ros infor­ma­les, sin dere­chos labo­ra­les ¿quién nos garan­ti­za un suel­do?.

La idea de #Que­da­teEn­Ca­sa supo­ne que todes somos igua­les, pero no es así. Las des­igual­da­des que pro­du­ce el sis­te­ma capi­ta­lis­ta, patriar­cal y colo­nia­lis­ta que­dan expues­tas, más que nun­ca, en momen­tos como este: somos los sec­to­res más empo­bre­ci­dos quie­nes esta­mos en peo­res con­di­cio­nes para res­pon­der a esta pan­de­mia.

Es así que pese a las adver­ten­cias del gobierno, sufri­mos la reduc­ción de nues­tros sala­rios has­ta en un 50%, sus­pen­sio­nes o des­pi­dos. Les tra­ba­ja­do­res infor­ma­les nos vemos impo­si­bi­li­ta­des de gene­rar ingre­sos y el res­to nos tras­la­da­mos a nues­tro tra­ba­jo arries­gán­do­nos al con­ta­gio, o a tra­ba­jar “homeof­fi­ce”, lo cual agu­di­za las lar­gas jor­na­das de tra­ba­jo, las malas con­di­cio­nes labo­ra­les y la sobre explo­ta­ción. Les com­pa­ñe­res trans y tra­ves­tis nos encon­tra­mos en situa­ción de extre­ma vul­ne­ra­bi­li­dad, sin poder salir a bus­car el man­go para sobre­vi­vir en el día a día y con una casi nula res­pues­ta por par­te del Esta­do.

La estra­te­gia del Esta­do es pater­na­li­zar­nos como socie­dad, dán­do­le cen­tra­li­dad al rol de las poli­cías pro­vin­cia­les, quie­nes acu­mu­lan denun­cias por abu­so de poder con­tra les pibes de las barria­das, y acu­dien­do al ejér­ci­to, cuan­do somos miles las orga­ni­za­cio­nes socia­les que tra­ba­ja­mos terri­to­rial­men­te a nivel fede­ral. Con la excu­sa de acer­car ali­men­tos, se redo­bla la apues­ta: for­ta­le­cer la pata repre­si­va del Esta­do, y pro­mo­ver la cul­tu­ra de la vigi­lan­cia y el cas­ti­go social des­de los medios masi­vos de comu­ni­ca­ción, cuan­do en reali­dad lo que hace fal­ta es inver­tir en salud, en ali­men­ta­ción, y en la mejo­ra de las con­di­cio­nes de vida de nues­tro pue­blo.

El Esta­do no lle­ga y el ham­bre cre­ce, pero noso­tres segui­mos des­de nues­tros terri­to­rios, orga­ni­zan­do espa­cios comu­ni­ta­rios, biblio­te­cas, cen­tros cul­tu­ra­les, radios comu­ni­ta­rias, come­do­res y meren­de­ros popu­la­res, para cui­dar­nos, para cui­dar a nues­tras fami­lias y a nues­tres veci­nes, por­que la pobre­za que gene­ra la des­igual dis­tri­bu­ción de la rique­za la enfren­ta­mos mejor si lo hace­mos jun­tes y orga­ni­za­des. Por todo esto, segui­mos movi­li­za­des, con la cer­te­za intac­ta de que con rebel­día y orga­ni­za­ción pode­mos cons­truir un mun­do jus­to y más humano para todes. Nues­tras ollas no pue­den parar.

FRENTE A LA EMERGENCIA SANITARIA Y SOCIAL ¡ORGANIZACIÓN POPULAR!
La sali­da es colec­ti­va. Orga­ni­za­ción, soli­da­ri­dad y lucha

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *