Argen­ti­na. Movi­mien­to de los Pue­blos: Las ollas siguen

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 12 abril 2020.-

COMUNICADO DEL MOVIMIENTO DE LOS PUEBLOS

En estos días de cua­ren­te­na dic­ta­da por el gobierno, hay algo que no se detu­vo en las barria­das popu­la­res: las ollas, que siguen coci­nan­do día a día; las orga­ni­za­cio­nes socia­les, que garan­ti­za­mos la con­ti­nui­dad de la vida. 

Siguen las ollas popu­la­res, las que coci­nan rebe­lio­nes sos­te­ni­das por com­pa­ñe­ras en cada come­dor, ampa­ra­das en el artícu­lo 8 del decre­to de «Ais­la­mien­to Social, Pre­ven­ti­vo y Obli­ga­to­rio», que reco­no­ce la nece­si­dad de seguir cola­bo­ran­do con nues­tro pue­blo. Siguen las ollas coci­nan­do luchas, refor­zan­do que la solu­ción al ham­bre de nues­tro pue­blo se cons­tru­ye des­de la acción colec­ti­va y solidaria.

Mien­tras tan­to des­de el Esta­do lle­ga a los sec­to­res más vul­ne­ra­dos la pro­pues­ta del ais­la­mien­to social, resu­mi­do en la con­sig­na “#Que­da­teEn­Ca­sa. Nos pre­gun­ta­mos enton­ces: ¿en qué casa?, ¿qué hace­mos si somos 7 vivien­do en una casi­lla de 4×4?, ¿en dón­de nos mete­mos?, cuan­do vivi­mos con el agre­sor o el abu­sa­dor ¿a dón­de nos vamos? ¿con qué dine­ro com­pra­mos los pro­duc­tos de higie­ne?, ¿y si no tene­mos agua?, ¿cómo garan­ti­za­mos la con­ti­nui­dad edu­ca­ti­va sin celu­lar o sin datos para des­car­gar las tareas?, ¿de dón­de saca­mos la gui­ta para comer si no tene­mos labu­ro?, y si tene­mos labu­ros infor­ma­les, sin dere­chos labo­ra­les ¿quién nos garan­ti­za un sueldo?.

La idea de #Que­da­teEn­Ca­sa supo­ne que todes somos igua­les, pero no es así. Las des­igual­da­des que pro­du­ce el sis­te­ma capi­ta­lis­ta, patriar­cal y colo­nia­lis­ta que­dan expues­tas, más que nun­ca, en momen­tos como este: somos los sec­to­res más empo­bre­ci­dos quie­nes esta­mos en peo­res con­di­cio­nes para res­pon­der a esta pandemia. 

Es así que pese a las adver­ten­cias del gobierno, sufri­mos la reduc­ción de nues­tros sala­rios has­ta en un 50%, sus­pen­sio­nes o des­pi­dos. Les tra­ba­ja­do­res infor­ma­les nos vemos impo­si­bi­li­ta­des de gene­rar ingre­sos y el res­to nos tras­la­da­mos a nues­tro tra­ba­jo arries­gán­do­nos al con­ta­gio, o a tra­ba­jar “homeof­fi­ce”, lo cual agu­di­za las lar­gas jor­na­das de tra­ba­jo, las malas con­di­cio­nes labo­ra­les y la sobre explo­ta­ción. Les com­pa­ñe­res trans y tra­ves­tis nos encon­tra­mos en situa­ción de extre­ma vul­ne­ra­bi­li­dad, sin poder salir a bus­car el man­go para sobre­vi­vir en el día a día y con una casi nula res­pues­ta por par­te del Estado.

La estra­te­gia del Esta­do es pater­na­li­zar­nos como socie­dad, dán­do­le cen­tra­li­dad al rol de las poli­cías pro­vin­cia­les, quie­nes acu­mu­lan denun­cias por abu­so de poder con­tra les pibes de las barria­das, y acu­dien­do al ejér­ci­to, cuan­do somos miles las orga­ni­za­cio­nes socia­les que tra­ba­ja­mos terri­to­rial­men­te a nivel fede­ral. Con la excu­sa de acer­car ali­men­tos, se redo­bla la apues­ta: for­ta­le­cer la pata repre­si­va del Esta­do, y pro­mo­ver la cul­tu­ra de la vigi­lan­cia y el cas­ti­go social des­de los medios masi­vos de comu­ni­ca­ción, cuan­do en reali­dad lo que hace fal­ta es inver­tir en salud, en ali­men­ta­ción, y en la mejo­ra de las con­di­cio­nes de vida de nues­tro pueblo.

El Esta­do no lle­ga y el ham­bre cre­ce, pero noso­tres segui­mos des­de nues­tros terri­to­rios, orga­ni­zan­do espa­cios comu­ni­ta­rios, biblio­te­cas, cen­tros cul­tu­ra­les, radios comu­ni­ta­rias, come­do­res y meren­de­ros popu­la­res, para cui­dar­nos, para cui­dar a nues­tras fami­lias y a nues­tres veci­nes, por­que la pobre­za que gene­ra la des­igual dis­tri­bu­ción de la rique­za la enfren­ta­mos mejor si lo hace­mos jun­tes y orga­ni­za­des. Por todo esto, segui­mos movi­li­za­des, con la cer­te­za intac­ta de que con rebel­día y orga­ni­za­ción pode­mos cons­truir un mun­do jus­to y más humano para todes. Nues­tras ollas no pue­den parar.

FRENTE A LA EMERGENCIA SANITARIA Y SOCIAL ¡ORGANIZACIÓN POPULAR!
La sali­da es colec­ti­va. Orga­ni­za­ción, soli­da­ri­dad y lucha

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.