Argen­ti­na. Entre­vis­ta con Oscar Cas­tel­no­vo: “Los luga­res de encie­rro reúnen todas las carac­te­rís­ti­cas para el con­ta­gio”

Roxa­na Ara­zi, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 11 de abril de 2020.-

Oscar Cas­tel­no­vo es perio­dis­ta espe­cia­li­za­do en DDHH y res­pon­sa­ble de la Agen­cia para la Libertad/​Perio­dis­mo de inter­ven­ción social (https://​agen​cia​pa​ra​la​li​ber​tad​.org/). En Café a la Tur­ca se refi­rió a cómo se vive el ais­la­mien­to en con­tex­to de encie­rro, en un país que tie­ne “cien mil per­so­nas pri­va­das de su liber­tad, de las cua­les el 60% no tie­ne sen­ten­cia fir­me has­ta la fecha”. “Lo que ocu­rri­rá en cár­ce­les y peni­ten­cia­rías de todo el país, de no mediar deci­sio­nes rápi­das y ajus­ta­das a la reali­dad que nos toca atra­ve­sar, pue­de lle­gar a ser deso­la­dor…”. De esa mane­ra se refi­rió Cas­tel­no­vo a lo que ocu­rri­rá en cár­ce­les, comi­sa­ría, alcai­días y peni­ten­cia­rías del país si no se adop­ta de mane­ra urgen­te una medi­da ajus­ta­da a las actua­les cir­cuns­tan­cias, pro­duc­to de la pan­de­mia por #Covid 19, tenien­do en cuen­ta que rige un “Decre­to Nacio­nal de Ais­la­mien­to Social, Pre­ven­ti­vo y Obli­ga­to­rio” para todos los ciu­da­da­nos (con las excep­cio­nes cono­ci­das) pero que no con­tem­pla que “los luga­res de encie­rro reúnen jus­ta­men­te todas las carac­te­rís­ti­cas para el con­ta­gio”.

Para mues­tra alcan­za y sobra la reali­dad que des­nu­dan las cifras: “En Argen­ti­na hay 100 mil per­so­nas pri­va­das de su liber­tad, de los cua­les 30 mil corres­pon­den sola­men­te a los 4 años de la ges­tión de Mau­ri­cio Macri (Pre­si­den­te) y Patri­cia Bull­rich de Puey­rre­dón (Minis­tra de Segu­ri­dad) – acla­ra Cas­tel­no­vo – y que en una cel­da para dos per­so­nas con­vi­ven 9 inter­nos y en un pabe­llón para 20, hay 60 per­so­nas”, infor­mó.

La situa­ción des­cri­ta se ve agra­va­da por­que – ase­gu­ró el perio­dis­ta – “no les lle­gan los ele­men­tos de higie­ne. No hay lavan­di­na, no hay jabón, no hay deter­gen­te y el alcohol está prohi­bi­do” pero no por­que no exis­ta posi­bi­li­dad de sumi­nis­trar­le esos insu­mos que hoy son impres­cin­di­bles y que “están con­tem­pla­dos den­tro del pre­su­pues­to que el Esta­do asig­na por cada interno, sino por­que se los roba el per­so­nal de las peni­ten­cia­rías” ase­gu­ró.

“Tene­mos – en Argen­ti­na – el 60 % de los dete­ni­dos sin sen­ten­cia fir­me y de ellos una gran par­te, ana­li­zan­do caso por caso – acla­ró – , podrían cum­plir arres­to domi­ci­lia­rio”. Cas­tel­no­vo pun­tua­li­zó que den­tro de ese por­cen­ta­je “per­fec­ta­men­te se les podría otor­gar liber­tad asis­ti­da o arres­to domi­ci­lia­rio a un 30 % de esos dete­ni­dos, que per­ma­ne­cen pri­va­dos de su liber­tad por cau­sas de puni­ti­vis­mo menor o por ejem­plo a muje­res emba­ra­za­das o con niños peque­ños pri­sio­ni­za­dos con sus mamás (SIC), que en la mayo­ría de los casos están cau­ti­vas por el deli­to de mini trá­fi­co de dro­gas, un clá­si­co deli­to de la pobre­za”.

Lue­go, Cas­tel­no­vo expli­có que «en nues­tra pro­pues­ta – de la Agen­cia para la Liber­tad – no están inclui­dos los geno­ci­das de la dic­ta­du­ra, quie­nes come­tie­ron deli­tos de lesa huma­ni­dad y repre­sen­tan un real peli­gro social. Tam­po­co los femi­ni­ci­das o vio­la­do­res seria­les, esta­mos hablan­do de la mayo­ría que está por deli­tos con­tra la pro­pie­dad o infrac­ción a la Ley de dro­gas. Enfer­mos de HIV, Tubercu­losis, asmá­ti­cos y otras enfer­me­da­des que los ingre­sa al gru­po de ries­go. Mayo­res de 60 años, otros que están a pun­to de cum­plir sus con­de­nas, en fin, una lar­ga lis­ta de posi­bi­li­da­des de des­com­pri­mir la situa­ción. Los están­da­res inter­na­cio­na­les esta­ble­cen 7 metro cua­dra­dos para cada dete­ni­do, y eso en la Argen­ti­na no exis­te ni por aso­mo, todos están haci­na­dos».

Tras repa­sar la situa­ción de las cár­ce­les en dis­tin­tas par­tes del mun­do, de ejem­pli­fi­car con luga­res en don­de las Cor­tes Supre­mas de Jus­ti­cia orde­na­ron des­ha­bi­tar­las, y no pre­ci­sa­men­te en situa­cio­nes de extre­ma gra­ve­dad como la que se vive actual­men­te en el mun­do por la pan­de­mia gene­ra­da por el #Coro­na­vi­rus, sino sim­ple­men­te por­que “esta­ban super­po­bla­das y eso impli­ca­ba un gran ries­go social y la trans­gre­sión a Pac­tos Inter­na­cio­na­les». Y agre­gó: «Se die­ron liber­ta­des anti­ci­pa­das en Esta­dos Uni­dos, que no es jus­ta­men­te un país pro­gre­sis­ta, tam­bién en Boli­via, Perú y Chi­le, entre 2010 y 2013».

El perio­dis­ta enfa­ti­zó que el encie­rro «no sir­vió para com­ba­tir el deli­to, ni para rein­ser­tar social­men­te, ni reso­cia­li­zar, ni para todos los re cono­ci­dos, en nin­gún lugar del mun­do. Esta­dos Uni­dos tie­ne el 25% de los pre­sos del pla­ne­ta y tam­bién el mayor índi­ce de deli­tos. En tan­to, paí­ses como Holan­da o Norue­ga están des­tru­yen­do cár­ce­les por­que no hay pre­sos para habi­tar­las. Ellos abor­dan el con­flic­to social con penas alter­na­ti­vas al encie­rro, se tra­ta – por caso – de labo­res comu­ni­ta­rias. Y par­ta­mos de la base que la des­igual­dad social no es des­co­mu­nal como en casi toda Amé­ri­ca Lati­na».

Cas­tel­no­vo dejó abier­to un inte­rro­gan­te: “si exis­te un meca­nis­mo en nues­tra Cons­ti­tu­ción Nacio­nal que habi­li­ta a los gober­na­do­res de cada una de las pro­vin­cias a otor­gar liber­ta­des median­te decre­tos, y las res­pec­ti­vas ins­tan­cias jurí­di­cas a tra­vés de reso­lu­cio­nes, no se entien­de por qué no los están rea­li­zan­do ni qué están espe­ran­do. ¿Una tra­ge­dia?», para sen­ten­ciar con cru­de­za que “en ese caso ya no va a ser una tra­ge­dia, será una deci­sión (polí­ti­ca)”.

Agen­cia Para la Liber­tad*

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *