Argen­ti­na. Coro­na­vi­rus y mili­tan­cias: recu­pe­rar la auda­cia tác­ti­ca y la pro­yec­ción estra­té­gi­ca

Por Mariano Pache­co*, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 12 abril 2020.-

El pre­ca­ria­do, el femi­nis­mo popu­lar, la orga­ni­za­ción (de base) y la pro­ble­má­ti­ca social; el Esta­do y sus limi­ta­cio­nes; las mili­tan­cias: archi­vo, ela­bo­ra­ción teó­ri­co-polí­ti­ca, pro­yec­ción estra­te­gia y auda­cia para inter­ve­nir en la coyun­tu­ra. Filo­so­fía y polí­ti­ca; pan­de­mia y cua­ren­te­na. Pre­gun­tas sobre el día des­pués. Y el mien­tras tan­to.

— A lo mejor es una fie­bre que no cura.

A lo mejor es rebe­lión, y está vinien­do

(Hum­ber­to Cons­tan­ti­ni, “Che”)

Hay
una fra­se, bella, que en algu­nos ámbi­tos se ha repe­ti­do has­ta el
can­san­cio en estos días: “la cri­sis como opor­tu­ni­dad”; que
tra­du­ci­da a la “coyun­tu­ra-COVI­D19” sería algo así pare­ci­do a
“la cua­ren­te­na como posi­bi­li­dad”. ¿Posi­bi­li­dad de qué?
¿Opor­tu­ni­dad para qué? Entre otras cues­tio­nes, oca­sión para
comen­zar a repo­ner­nos de un modo más agu­do de la derro­ta (nacio­nal,
Lati­no­ame­ri­ca­na y mun­dial) de los pro­yec­tos popu­la­res de
trans­for­ma­ción; derro­ta con la que ingre­sa­mos al siglo XXI.

Esta
sería la pri­me­ra vez, en estos 2030 años, que se podría opo­ner a
nivel glo­bal un pro­yec­to socie­tal dife­ren­te al del capi­ta­lis­mo (una
situa­ción mucho más excep­cio­nal que la cri­sis de 2008). Cla­ro:
enun­cia­do así, pue­de sonar des­pam­pa­nan­te. Y sabe­mos, en medio de
estos vien­tos pos­mo­der­nos, todo lo glo­bal, gene­ral, gran­de, tien­de a
ser con­de­na­do por total (ita­rio); total, mien­tras, nos resig­na­mos al
tota­li­ta­ris­mo capi­ta­lis­ta, pero de eso mejor no deci­mos nada. Total,
como esgri­me el dicho popu­lar: “ojos que no ven, cora­zón que no
sien­te”. Pero sus efec­tos, qué duda cabe, pue­den ver­se cada día.
Por otra par­te, no bas­ta decir “no sien­to” para no sen­tir. Los
efec­tos del capi­ta­lis­mo, en su fase sal­va­je-pla­ne­ta­ria, se hacen
sen­tir sobre nues­tros cuer­pos. ¿Dón­de se expre­sa esa derro­ta, con
mayor cru­de­za, sino en esa renun­cia a ser par­tes de un pro­yec­to
gene­ral de cam­bio glo­bal del modo en que hoy vive la huma­ni­dad?
(socie­da­des en las que el
10% de la pobla­ción mun­dial es pro­pie­ta­ria del 86% de la rique­za, y
el 1% con­cen­tra casi la mitad).

“Quien
dice algo dife­ren­te mar­cha volun­ta­ria­men­te al mani­co­mio”, escri­be
Nietz­sche en su Zara­tus­tra.

Para
no mar­char al mani­co­mio, pero para no dejar de mar­char, es decir, de
estar en movi­mien­to en medio de la quie­tud que impo­ne el
con­fi­na­mien­to por razo­nes sani­ta­rias, van algu­nas hipó­te­sis,
res­trin­gi­das al plano nacio­nal, y des­ti­na­das a esta­ble­cer un diá­lo­go
con las mili­tan­cias, y con quie­nes –inter­pe­la­dos por la situa­ción–
sien­ten la inco­mo­di­dad de aun no for­mar par­te de un pro­yec­to
colec­ti­vo.

Sabe­mos:
han cir­cu­la­do ya infi­ni­dad de tex­tos en estos días, todos ela­bo­ra­dos
por gran­des per­so­na­li­da­des del elen­co filo­só­fi­co mun­dial, pero tal
como ha seña­la­do Damián Cel­si en un tex­to recien­te (“Intro­duc­ción
a la pan­de­mia”), nin­guno de estos escri­tos “se preo­cu­pa por
enca­rar la sim­ple pre­gun­ta leni­nis­ta de ´qué hacer´”. Así que
nada de pre­ten­sio­nes aca­dé­mi­cas ni cos­mo­po­li­tas res­pec­to del
mun­di­llo filo­só­fi­co con­tem­po­rá­neo. Nos bas­ta con una inten­ción
mucho más modes­ta: poder inter­pe­lar a (en el mis­mo movi­mien­to en el
que nos dejar­nos inter­pe­lar por) las mili­tan­cias actua­les de la
Argen­ti­na. A ellas, no sin un cla­ro reco­no­ci­mien­to a su voca­ción y
su com­pro­mi­so (que vaya que es el nues­tro), van des­ti­na­das estas
líneas, des­de quien entien­de que la escri­tu­ra mis­ma pue­de ser
tam­bién un cier­to tipo de inter­ven­ción mili­tan­te –res­trin­gi­da y
aco­ta­da por cier­to, pero un cier­to tipo de inter­ven­ción mili­tan­te al
fin y al cabo – , si por mili­tan­cia enten­de­mos inter­ven­ción crí­ti­ca
sobre la reali­dad en bús­que­das de modi­fi­car­la.

1.
Orga­ni­za­ción (de base)/ Pro­ble­má­ti­ca social

La
cua­ren­te­na puso sobre el tape­te, de mane­ra recar­ga­da, muchas
cues­tio­nes que se venían ama­san­do en la vida coti­dia­na, duran­te la
“nor­ma­li­dad”. Es decir, antes de que comen­za­ra a trans­cu­rrir esta
situa­ción excep­cio­nal que impli­có que duran­te sema­nas
per­ma­ne­cié­ra­mos con­fi­na­dos en nues­tros hoga­res, nues­tros barrios (o
don­de nos encon­trá­ra­mos al momen­to de comen­zar la cua­ren­te­na gene­ral
y obli­ga­to­ria). Con el COVID-19, enton­ces, no apa­re­ció una dimen­sión
des­co­no­ci­da de noso­tros mis­mos y nues­tros seme­jan­tes: lo que pasó
fue que asis­ti­mos a ver, exas­pe­ra­das, acti­tu­des que ya esta­ban
pre­sen­tes en el cuer­po social.

La
cua­ren­te­na obli­gó a radi­ca­li­zar cier­tos com­po­nen­tes coti­dia­nos del
aspec­to micro­po­lí­ti­co: ¿cómo hacer, cada día, para vin­cu­lar­nos
de un modo no cana­lla con nues­tros seme­jan­tes? (No es fácil,
tenien­do en cuen­ta que el encie­rro pue­de hacer bro­tar lo peor de cada
quien).

Así,
en estos días, se hizo evi­den­te –o aun más evi­den­te– la
con­tra­po­si­ción entre un modo de vida sos­te­ni­do en el indi­vi­dua­lis­mo
más ram­plón, y una for­ma de vida desa­rro­lla­da sobre valo­res como la
soli­da­ri­dad, la coope­ra­ción, la empa­tía con los demás. En un libro
recien­te –La ofen­si­va sen­si­ble– el ensa­yis­ta argen­tino Die­go
Sztul­wark nos recuer­da que el neo­li­be­ra­lis­mo es “un ata­que a la
dimen­sión sen­si­ble de la exis­ten­cia de la vida mis­ma” (como el
terro­ris­mo de esta­do), que nos trans­for­ma en per­so­nas sólo aptas
para com­pe­tir, aptas para un indi­vi­dua­lis­mo e inca­pa­ces de crear
colec­ti­vi­da­des por fue­ra de eso. De allí que, siguien­do a
Sztul­wark, la pre­gun­ta por cómo hacer­nos una for­ma de vida impli­quen
direc­ta­men­te una inter­ven­ción en el plano de la lucha de cla­ses.

¿Qué
pasa con los ges­tos igua­li­ta­rios? Den­tro de esta segun­da fran­ja de la
pobla­ción men­cio­na­da, de todos modos, exis­te a su vez una dife­ren­cia
entre quie­nes lle­van ade­lan­te esos valo­res des­de una mera (y noble)
acti­tud per­so­nal, y quie­nes entien­den que esa acti­tud debe estar
pues­ta en rela­ción con otras acti­tu­des (sen­ti­mien­tos, pen­sa­mien­tos,
accio­nes), es decir, que se debe orga­ni­zar jun­to con otras per­so­nas
los modos de inter­ve­nir en la socie­dad en la bús­que­da de
trans­for­mar­la. Eso que usual­men­te, y en un len­gua­je clá­si­co bas­tan­te
vili­pen­dia­do por las corrien­tes pos­mo­der­nas, sue­le lla­mar­se
MILITANCIAS.

Fue­ron
estas mili­tan­cias, sobre todo las de los movi­mien­tos socia­les,
quie­nes sos­tu­vie­ron espa­cios fun­da­men­ta­les para la repro­duc­ción de
la vida, fun­da­men­tal­men­te entre los sec­to­res del pre­ca­ria­do, para
quie­nes no salir a cir­cu­lar por las calles impli­có, todos estos
días, impo­si­bi­li­dad de con­tar con los recur­sos míni­mos nece­sa­rios
para la sub­sis­ten­cia. Tal como dimos cuen­ta en una nota publi­ca­da en
la revis­ta Zoom
duran­te los pri­me­ros días de expan­sión masi­va del virus (“Uni­dad,
soli­da­ri­dad, orga­ni­za­ción. La eco­no­mía popu­lar fren­te a la
pan­de­mia”), fue­ron esas mili­tan­cias quie­nes garan­ti­za­ron la
ela­bo­ra­ción y repar­to de comi­da, las que advir­tie­ron al gobierno
sobre la nece­si­dad urgen­te de otor­gar un bono a las y los
bene­fi­cia­rios de los Sala­rios Socia­les Com­ple­men­ta­rios e inclu­so
–sobre todo– lla­ma­ron la aten­ción sobre la gran can­ti­dad de
per­so­nas que ni siquie­ra acce­dían a esa u otra asis­ten­cia social por
par­te del Esta­do y no con­ta­ban con un sala­rio para afron­tar los
gas­tos míni­mos para vivir duran­te esos días. Tam­bién las
mili­tan­cias femi­nis­tas sos­tu­vie­ron las redes de agi­ta­ción, de
recla­mo y de pro­pues­tas para enfren­tar la vio­len­cia machis­ta,
incre­men­ta­da en el con­tex­to de ais­la­mien­to social, y no fal­ta­ron
quie­nes
sos­tu­vie­ron con crea­ti­vi­dad espa­cios de agi­ta­ción para que la
filan­tro­pía no nos gana­ra la par­ti­da: escri­tos, videos, flyers,
grá­fi­cas, audios que cir­cu­la­ron tema­ti­zan­do la pan­de­mia y
denun­cian­do situa­cio­nes como las del abu­so poli­cial.

En
gene­ral, de todos modos, las mili­tan­cias pare­ci­mos que­dar­nos con poca
naf­ta a la hora de garan­ti­zar espa­cios de reu­nión que per­mi­tie­ran
tomar defi­ni­cio­nes para inter­ve­nir con más ini­cia­ti­va en la nue­va
coyun­tu­ra.

Por
supues­to, des­de el Esta­do se sos­tie­ne una acti­tud que pre­ten­de
rele­gar a las mili­tan­cias al mero rol de asis­ten­tes esta­ta­les para
via­bi­li­zar la ayu­da social. Y con la cri­sis, arcai­cas ins­ti­tu­cio­nes
como las igle­sias y el Ejér­ci­to vol­vie­ron a reto­mar cier­to
pro­ta­go­nis­mo, una deter­mi­na­da visi­bi­li­dad que antes de la cri­sis no
tenían; sobre todo el Ejér­ci­to, pues­to que las igle­sias son un
fenó­meno más com­ple­jo, con una vas­ta red social exten­di­da por el
terri­to­rio.

2.
Reunión/​Movi­li­za­ción

Obvia­men­te,
ante pro­ble­mas urgen­tes y con los medios digi­ta­les dis­po­ni­bles, no se
anu­la­ron los cana­les de reu­nión y expre­sión. Mues­tras de ello
fue­ron las for­mas en que las orga­ni­za­cio­nes de base logra­ron ir
resol­vien­do las cues­tio­nes coti­dia­nas en los barrios y las
agi­ta­cio­nes en redes socia­les que se lle­va­ron ade­lan­te para el 24 de
mar­zo –en repu­dio a la dic­ta­du­ra ins­tau­ra­da en 1976 y en home­na­je a
quie­nes en ese ciclo repre­si­vo fue­ron secuestrados/​asesinados, pero
tam­bién, en rei­vin­di­ca­ción por todas estas déca­das de lucha para
sos­te­ner el lema de “Memo­ria, Ver­dad y Jus­ti­cia”– y para el 30
de mar­zo, cuan­do se lle­vó ade­lan­te el “Rui­da­zo” denun­cian­do los
casos de femi­ci­dio duran­te la cua­ren­te­na. Eso, por un lado.

Por
otro lado, tam­bién cabe qui­zás hacer­se la siguien­te pre­gun­ta:
¿fui­mos lo sufi­cien­te­men­te auda­ces para inven­tar for­mas de
expre­sión, deli­be­ra­ción y reso­lu­ción colec­ti­va que la hora vie­ne
recla­man­do, tenien­do en cuen­ta los medios tec­no­ló­gi­cos hoy a nues­tro
alcan­ce?

El
iné­di­to con­tex­to de impo­si­bi­li­dad de reu­nir­se y mani­fes­tar­se (de
cuer­po pre­sen­te), como par­te de una polí­ti­ca de auto­cui­da­do que
impli­có no cir­cu­lar si no era por una impe­rio­sa nece­si­dad de hacer­lo
fue dife­ren­te a la de otros momen­tos his­tó­ri­cos, más vin­cu­la­dos a
la prohi­bi­ción esta­tal de reu­nir­se y mani­fes­tar­se, que se sor­teó
toman­do las nece­sa­rias medi­das de segu­ri­dad, en la bús­que­da por no
dejar de reu­nir­se y mani­fes­tar­se (polí­ti­cas de la clan­des­ti­ni­dad que
se les dice).

Cabe
des­ta­car aquí que, en gene­ral, hemos con­ta­do con más tiem­po que el
dis­po­ni­ble en la “nor­mal coti­dia­nei­dad”, cuan­do gran par­te de
nues­tras horas de vida “se nos van”, sea expro­pia­das por el
tra­ba­jo asa­la­ria­do, sea por el tiem­po que, como no posee­do­res de
medios de pro­duc­ción y sin ser emplea­dos por una patro­nal,
des­ti­na­mos a las tareas nece­sa­rias para garan­ti­zar medios de
sub­sis­ten­cia, ade­más de las horas sema­na­les que deja­mos
trans­la­dán­do­nos en micros y colec­ti­vos, tre­nes y sub­tes, com­bis o
autos (una excep­ción: quie­nes rea­li­zan sus tareas labo­ra­les por
medios digi­ta­les, y según los rela­tos que pro­li­fe­ran, vie­nen con una
car­ga gran­de de sobre-tra­ba­jo).

Así
y todo, sea por fal­ta de cos­tum­bre, sea por la cul­tu­ra domi­nan­te
con­tem­po­rá­nea, ha cos­ta­do sos­te­ner espa­cios de deli­be­ra­ción y
reso­lu­ción colec­ti­va. Aquí pue­de inda­gar­se sobre cuán­to los
dis­po­si­ti­vos tec­no­ló­gi­cos nos for­ma­tean para la indi­vi­dua­li­za­ción
(más acos­tum­bra­dos a tareas en sole­dad fren­te a nues­tras
compu­tado­ras e inclu­so telé­fo­nos per­so­na­les que a reu­nir­nos de
mane­ra vir­tual) así como a cier­ta cul­tu­ra polí­ti­ca hege­mó­ni­ca, que
por un lado dele­ga las gran­des reso­lu­cio­nes en las diri­gen­cias y, por
otro lado, hace del asam­bleís­mo un cul­to libe­ral de la opi­nión de
cada quien, con gran­des difi­cul­ta­des para sos­te­ner una dis­ci­pli­na
mili­tan­te y una efec­ti­vi­dad prác­ti­ca.

La
cues­tión de la auto­dis­ci­pli­na, segu­ra­men­te, sea uno de los gran­des
temas a inves­ti­gar en los pró­xi­mos tiem­pos, des­pués de esta
cua­ren­te­na que ha mos­tra­do, a nive­les masi­vos y alar­man­tes, cuán­to
del libe­ra­lis­mo lle­va­mos den­tro quie­nes lo cues­tio­na­mos (¿cómo
poner mi cuer­po en rela­ción con otros cuer­pos sin pre­ten­der todo el
tiem­po situar el mío por sobre la expe­rien­cia común?).
Evi­den­te­men­te, una situa­ción de cri­sis y de cua­ren­te­na impo­ne
diná­mi­cas a las que tal vez este­mos poco o nada acos­tum­bra­dos (y
acos­tum­bra­das). Hay que tener rigu­ro­si­dad con los hora­rios de ini­cio
de las reunio­nes, man­te­ner la escu­cha aten­ta fren­te a la pan­ta­lla,
ser orde­na­dos (y orde­na­das) para tomar la pala­bra, ape­lar a la
capa­ci­dad de sín­te­sis y la cla­ri­dad para expre­sar las ideas, ser
capa­ces de inter­cam­biar pare­ce­res por un rato pero lue­go resol­ver, es
decir, aco­plar nues­tra mira­da a una deci­sión colec­ti­va que no pue­de
seguir en deba­te mucho tiem­po más, sea por­que la red de inter­net “se
cuel­ga” o por­que comien­zan a “col­gar­se” sus par­ti­ci­pan­tes, sea
por­que tene­mos menos hábi­tos de reu­nión por vía un dis­po­si­ti­vo
tec­no­ló­gi­co y nos fas­ti­dia (podrá argu­men­tar­se que es una cues­tión
de edad, pero sos­pe­cho que aún la gen­te más joven tie­ne poca
gim­na­sia en esto de reunio­nes vir­tua­les entre muchas per­so­nas, y
sobre todo, para dis­cu­tir ideas y tomar reso­lu­cio­nes que impli­can las
vidas de otras tan­tas dece­nas o cien­tos o miles de per­so­nas).

La
pan­de­mia, enton­ces, pare­ce ofre­cer con­di­cio­nes para derri­bar dos
gran­des mitos del libe­ra­lis­mo: el que colo­ca al indi­vi­duo (“ciu­da­dano
libre”) por sobre todas las cosas, y el asu­me que todos los
indi­vi­duos, en tan­to ciu­da­da­nos, somos igua­les fren­te a la ley, pero
tam­bién, fren­te una adver­si­dad natu­ral o una enfer­me­dad.

Lógi­ca,
e his­tó­ri­ca­men­te, el indi­vi­duo no está pri­me­ro que la comu­ni­dad, y
al menos en el capi­ta­lis­mo, pobres y ricos no somos igua­les fren­te a
una pan­de­mia (tam­po­co
en “épo­cas nor­ma­les”, es el mis­mo el tipo de vincu­lo que los
sec­to­res popu­la­res tie­nen con la liber­tad y con muer­te: los luga­res
en don­de viven son bien dife­ren­tes a los que habi­ta la bur­gue­sía y
la peque­ña bur­gue­sía: el sta­tus que sos­tie­nen, los luga­res en don­de
se atien­den si se enfer­man y los recur­sos con los que cuen­tan para
afron­tar esa situa­ción lle­ga­do el caso, etcé­te­ra).

3.
Ela­bo­ra­ción del archi­vo

En
un tex­to recien­te (“Ence­rrar y vigi­lar”), publi­ca­do en el
con­tex­to de la pan­de­mia, Paul B. Pre­cia­do inci­ta a uti­li­zar
el
tiem­po y la fuer­za del encie­rro “para estu­diar las tra­di­cio­nes de
lucha y resis­ten­cia mino­ri­ta­rias que nos han ayu­da­do a sobre­vi­vir
has­ta aquí”.

Tam­bién
León Trots­ki, hace un siglo atrás, plan­teó en su dis­cu­sión con
las van­guar­dias artís­ti­cas del momen­to que el mar­xis­mo se
carac­te­ri­za­ba por ins­cri­bir sus pos­tu­la­dos “den­tro de una
tra­di­ción”; una tra­di­ción que a estas altu­ras –sabe­mos–
siem­pre es una inven­ción y poco tie­ne que ver con el tra­di­cio­na­lis­mo
con­ser­va­dor, pues­to que, de lo que se tra­ta, es de cons­truir un
lega­do, ape­lar a imá­ge­nes del pasa­do para que fun­cio­nen como
ins­pi­ra­ción en el pre­sen­te.

La
his­to­ria no da res­pues­tas por sí mis­mas, pero sabe­mos, pue­de ser
pro­duc­ti­va la ope­ra­ción inte­lec­tual de reela­bo­rar el pasa­do, de ver
qué cues­tio­nes que en un momen­to pare­cían impo­si­bles al tiem­po
deja­ron de pare­cer­lo. A pro­pó­si­to de los cam­bios de per­cep­ción, y
sus tem­po­ra­li­da­des, Raúl Cer­dei­ras hace hin­ca­pié, tam­bién en un
artícu­lo recien­te (“Capi­ta­lis­mo o exis­ten­cia huma­na”), sobre el
hecho de que, en su momen­to (de la mano de Copér­ni­co y muchos otros
más), la huma­ni­dad tuvie­ra “que dige­rir el cim­bro­na­zo de que la
Tie­rra era un minúscu­lo cas­co­te que flo­ta en un Uni­ver­so inmen­so sin
saber a cien­cia cier­ta cuál es su des­tino”. Es el comien­zo de la
lla­ma­da “muer­te de Dios” –recuer­da Raúl– que tar­dó más de
un siglo en ser acep­ta­da y a rega­ña­dien­tes. “El cim­bro­na­zo
pro­du­ci­do en el sen­ti­do común com­par­ti­do por siglos (es fal­so que
Dios puso al Hom­bre en el cen­tro del uni­ver­so) fue un aci­ca­te para
inven­cio­nes deci­si­vas en la his­to­ria de la exis­ten­cia huma­na, de las
que no pode­mos olvi­dar la aper­tu­ra de las eras de las revo­lu­cio­nes
polí­ti­cas des­tro­nan­do a las monar­quías feu­da­les y pro­cla­man­do
prin­ci­pios que afir­ma­ban la igual­dad de los huma­nos”, rema­ta
Cer­dei­ras.

No
se tra­ta aquí de caer en la reac­cio­na­ria con­cep­ción que idea­li­za
“pasa­dos mejo­res” para recos­tar­se en un lúci­do escep­ti­cis­mo del
pre­sen­te, sino de invo­car futu­ros per­di­dos que nos per­mi­tan reanu­dar
tem­po­ra­li­da­des, sin “pro­gre­sis­mos” ni linea­li­da­des. Tam­po­co se
tra­ta de pen­sar que ela­bo­ra­cio­nes teó­ri­cas de otros con­tex­tos podrán
des­tra­bar la ges­ta­ción de con­cep­tos que hoy nece­si­ta­mos para
expli­car de otro modo nues­tros pro­ble­mas con­tem­po­rá­neos, pero
resul­ta ya no sólo sober­bio sino has­ta estú­pi­do creer que pode­mos
pres­cin­dir de déca­das, e inclu­so siglos, de pro­duc­ción de teo­ría
crí­ti­ca. Al fin y al cabo, en dife­ren­tes con­tex­tos y lati­tu­des, hay
pre­gun­tas que sue­len ser muy simi­la­res, y pue­de ser fecun­do estu­diar
cómo se resol­vie­ron esos inte­rro­gan­tes en otros momen­tos his­tó­ri­cos.

Por
supues­to: no seña­la­mos una tarea com­ple­ta­men­te ausen­te en nues­tra
con­tem­po­ra­nei­dad, mucho menos en un país como Argen­ti­na, don­de somos
unas cuan­tas las volun­ta­des de quie­nes – con­tra el olvi­do y a
dis­tan­cia del “memo­ria­lis­mo”– veni­mos inten­tan­do con­tri­buir a
enhe­brar los hilos de las insur­gen­cias a tra­vés de la ela­bo­ra­ción
de deter­mi­na­das genea­lo­gías.

No
se tra­ta aquí, final­men­te, de bajar línea, de “encua­drar una
tro­pa” para que se ins­cri­ba en un lina­je deter­mi­na­do, por más que
en más de una oca­sión haya­mos insis­ti­do en la nece­si­dad de ges­tar
un lina­je mutan­te, des­pro­li­jo, con­ta­mi­na­do, que impli­que a
tra­di­cio­nes diver­sas, que van des­de las izquier­das en toda su
ampli­tud (ismos mar­xis­tas y liber­ta­rios), el nacio­na­lis­mo
popu­lar-revo­lu­cio­na­rio, el eco­lo­gis­mo anti­ca­pi­ta­lis­ta, el
cris­tia­nis­mo de libe­ra­ción, el lati­no­ame­ri­ca­nis­mo y los pro­ce­sos de
deco­lo­ni­za­ción, los femi­nis­mos popu­la­res y las diver­si­da­des o bien
lla­ma­das mino­rías (bien lla­ma­das en el sen­ti­do de “sus­trac­ción de
la nor­ma mayo­ri­ta­ria” que rige nues­tras socie­da­des, que son no sólo
cla­sis­tas sino tam­bién patriar­ca­les,
hete­ro­cis­nor­ma­ti­vis­tas, racis­tas). Cada
corrien­te polí­ti­ca sabrá qué figu­ras, imá­ge­nes de expe­rien­cias y
teo­rías del pasa­do hará suyas, no es obje­to de este tex­to situar un
aspec­to de polé­mi­ca en este pun­to. Lo impor­tan­te es avan­zar en
cons­truir los pro­pios lina­jes, con fun­da­men­tos, para ser capa­ces de
esta­ble­cer una dis­cu­sión que des­pe­je fan­tas­mas (los del macar­tis­mo y
el gori­lis­mo, pon­ga­mos por caso) e invo­que los espec­tros de las
gene­ra­cio­nes pasa­das, para que el deba­te no sea sólo entre vivos,
con­tem­po­rá­neos, sino tam­bién con los muer­tos, con las gene­ra­cio­nes
que lucha­ron anta­ño.

4.
Reflexión/​Sistematización/​Ela­bo­ra­ción

Hay
tres lemas que me pare­cen emble­má­ti­cos para res­ca­tar hoy.

En
pri­mer lugar uno del diri­gen­te bol­che­vi­que Vla­di­mir Lenin, que dice
así: “sin teo­ría revo­lu­cio­na­ria no hay revo­lu­ción”.

El
otro es del filó­so­fo fran­cés Louis Althus­ser, quien sos­tie­ne: “el
mar­xis­mo intro­du­ce la lucha de cla­ses en la teo­ría”.

Por
últi­mo, una bella fra­se de los pen­sa­do­res Gilles Deleu­ze y Félix
Guat­ta­ri: “filo­so­fía es crear con­cep­tos; con­cep­tos que tie­nen que
ver siem­pre con nues­tra his­to­ria, y sobre todo, con nues­tros
deve­ni­res”.

Por
su fun­ción inte­rro­ga­do­ra, la filo­so­fía –o más bien: cier­tas
filo­so­fías– pue­de con­tri­buir a pro­mo­ver la des­obe­dien­cia y la
rebe­lión. Al menos des­de la Revo­lu­ción Fran­ce­sa de 1789 en
ade­lan­te, duran­te todo el siglo XIX y todo el siglo XX la rela­ción
entre biblio­te­cas y pro­ce­sos de cam­bio ha sido muy estre­cha.

El
ciclo comu­nis­ta moderno colap­só hacia fines del siglo pasa­do, pero
no por eso debe­ría­mos apre­su­rar­nos a tirar por la bor­da el con­cep­to
mis­mo de comu­nis­mo, vin­cu­la­do asi­mis­mo a otras ideas como lo común,
la comu­ni­dad, la comu­nión (la común/​unión).
Recuperar/​recrear/​reelaborar el con­cep­to de comu­nis­mo, enton­ces,
pue­de ser una tarea fun­da­men­tal del momen­to his­tó­ri­co que
atra­ve­sa­mos, si tene­mos en cuen­ta que es un con­cep­to mal­di­to (en el
buen sen­ti­do), para la filo­so­fía; aun­que tam­bién mal­di­to (en el mal
sen­ti­do), para la tra­di­ción polí­ti­ca argen­ti­na. De allí la
nece­si­dad de dife­ren­ciar los pla­nos de inter­ven­ción: el de la lucha
teó­ri­ca y el de la lucha polí­ti­ca, don­de la orien­ta­ción debe­rá
ser comu­nis­ta, obvia­men­te, pero para que efec­ti­va­men­te sea popu­lar
–sos­pe­cha­mos– qui­zás el sig­ni­fi­can­te comu­nis­mo res­te más de lo
que apor­te (a dife­ren­cia del más gené­ri­co de “eman­ci­pa­ción”).

“La
cri­sis del socia­lis­mo nos ha qui­ta­do duran­te dema­sia­do tiem­po la
posi­bi­li­dad de pen­sar cual­quier solu­ción a la cues­tión del
desa­rro­llo más allá de los lími­tes del capi­ta­lis­mo. Con cada
cri­sis en lugar de abrir­se una opor­tu­ni­dad para pen­sar pro­yec­tos
eman­ci­pa­to­rios pare­ce abrir­se una tram­pa que nos obli­ga a ele­gir
entre la acep­ta­ción de la dis­ci­pli­na del capi­tal o la pobre­za y el
ham­bre”, escri­be Adrián Piva en un tex­to titu­la­do “Desa­rro­llo,
depen­den­cia y esta­do en Argen­ti­na des­de 1976
”.
Son los efec­tos del terror pos­dic­ta­to­rial en el cuer­po social
argen­tino, podría­mos pen­sar, jun­to a los “chi­cho­nes” en las
cabe­zas de per­so­nas de todo el mun­do, que aún due­len, lue­go de que
los ladri­llos el Muro de Ber­lín se caye­ran en 1989.

La
actual “coyun­tu­ra-COVI­D19” nos puso cara a cara con una situa­ción
que muchas veces pre­ten­de ser deja­da de lado, por­que inda­gar sobre
ella pue­de ser angus­tian­te. A saber: la fra­gi­li­dad de la exis­ten­cia
huma­na. A dife­ren­cia del siglo XX, y gran par­te del XIX, momen­tos
his­tó­ri­cos regi­dos por cier­ta volun­tad de cer­te­za, el siglo XXI se
carac­te­ri­za por una pro­fun­da incer­ti­dum­bre: polí­ti­ca, teó­ri­ca,
exis­ten­cial. De este modo, cuan­do en momen­tos como el actual cier­tas
cer­te­zas de la vida coti­dia­na apa­re­cen corroí­das, la situa­ción
pue­de tor­nar­se pro­fun­da­men­te angus­tian­te, pero tam­bién, enor­me­men­te
pro­duc­ti­va. De nue­vo: las cri­sis (pon­ga­mos por caso la des­ata­da por
una pan­de­mia mun­dial), pue­den ser muy pro­duc­ti­vas, en tan­to que
duran­te ellas nos repre­gun­ta­mos quie­nes somos, qué que­re­mos, hacia
don­de vamos, tan­to en el plano sin­gu­lar como colec­ti­vo. Agu­di­zar una
mira­da crí­ti­ca res­pec­to del mun­do que habi­ta­mos, asu­mir que las
cosas no están dadas de una vez y para siem­pre, pue­de abrir­nos
cami­nos insos­pe­cha­dos. La cues­tión es dejar­se inter­pe­lar, atra­ve­sar
la sen­da de la inte­rro­ga­ción (por más angus­tian­te que pue­da ser) y,
obvia­men­te, entre­te­jar algu­nas res­pues­tas, al menos a modo de
hipó­te­sis que nos per­mi­tan seguir con el andar.

Tene­mos
que ser capa­ces, enton­ces, de des­an­dar esa dico­to­mía incruen­ta que
se vie­ne pro­du­cien­do en las últi­mas déca­das entre ela­bo­ra­ción
teó­ri­ca y prác­ti­ca polí­ti­ca, que sue­le coin­ci­dir tris­te­men­te,
muchas veces, con el par “prag­ma­tis­mo peronista/​teoricismo
izquier­dis­ta”. Tene­mos que ser capa­ces de recu­pe­rar una
inter­ven­ción estra­té­gi­ca inte­gral, tan­to en las izquier­das como en
los pero­nis­mos, que inclu­ya prác­ti­cas polí­ti­cas de masas, con
arrai­go social, y ela­bo­ra­ción con­cep­tual rigu­ro­sa, que sea
pro­duc­ción de teo­ría como arma para la trans­for­ma­ción, y no
pape­les para avan­zar en una inves­ti­ga­ción que finan­cie nue­vas becas
indi­vi­dua­les.

“El
ser tien­de a per­se­ve­rar en el ser”, supo des­ta­car el filó­so­fo
Spi­no­za, para quien ser –pre­ci­sa­men­te– es siem­pre en una rela­ción
con los demás. La volun­tad colec­ti­va de ate­ner­se a la cua­ren­te­na
pue­de ser leí­da como un ges­to indi­vi­dua­lis­ta (sal­var mi pro­pia
vida), pero tam­bién como “preo­cu­pa­ción por otras
per­so­nas de la comu­ni­dad”, tal como sub­ra­yó la filó­so­fa Anas­ta­sia
Berg, en un cla­ro repro­che al filó­so­fo-que-lo-sabe-todo Geor­gio
Agam­ben. “No es enton­ces la vida
des­nu­da

que se entre­ga al poder sobe­rano omni­po­ten­te y garan­te de la
super­vi­ven­cia”, escri­be Omar Acha en su artícu­lo “La filo­so­fía
en tiem­pos de pan­de­mia”.

Como
hemos dichos, estas sema­nas han pro­li­fe­ra­do nume­ro­sos tex­tos de
filó­so­fos del elen­co inter­na­cio­nal. Qui­zás dema­sia­dos; segu­ra­men­te
pocos con una voca­ción de inter­ven­ción mili­tan­te. Así y todo,
filó­so­fas como la argen­ti­na Esther Días han sub­ra­ya­do la volun­tad
de ejer­cer el ofi­cio filo­só­fi­co liga­do a la coyun­tu­ra, cul­ti­van­do
una suer­te de “pen­sa­mien­to rápi­do” que per­mi­ta meter pre­gun­tas
allí don­de el poder da por supues­to que no debe haber nin­gu­na. El
filó­so­fo eslo­veno Sla­voj Žižek fue uno de los pri­me­ros en pro­po­ner
que la pan­de­mia podría inau­gu­rar la posi­bi­li­dad de replan­tear
hori­zon­tes has­ta hace poco impen­sa­bles. Y en un rap­to de opti­mis­mo,
metió la dis­cu­sión sobre el comu­nis­mo. El sur­co­reano Byung-Chul
Han, por el con­tra­rio, sub­ra­yó de mane­ra pesi­mis­ta la situa­ción a
par­tir de la cual podía impo­ner­se en muchos rin­co­nes del mun­do el
“mode­lo asiá­ti­co”, sos­te­ni­do sobre el con­trol pobla­cio­nal y el
empleo de los lla­ma­dos Big Data para con­te­ner la pan­de­mia.

Aquí,
en la Argen­ti­na, el ensa­yis­ta Chris­tian Ferrer sos­tu­vo por su par­te
que, ape­nas pasa­da la ame­na­za y el peli­gro, la gen­te va a vol­ver a lo
mis­mo de siem­pre. Y sub­ra­ya: “por­que no cono­ce otra cul­tu­ra
alter­na­ti­va”; por­que “no hay otro hori­zon­te de un mejor ideal de
vida, por lo menos a nivel colec­ti­vo”.

¿Qué
rol enten­de­mos enton­ces debe­ría­mos jugar las mili­tan­cias en este
con­tex­to para rever­tir esa situa­ción? ¿Es sufi­cien­te el papel
desem­pe­ña­do has­ta el momen­to? Sería impor­tan­te asu­mir que los
cam­bios his­tó­ri­cos se han pro­du­ci­do siem­pre en coyun­tu­ras dra­má­ti­cas
(gue­rras, dic­ta­du­ras… ¿pan­de­mias aca­so?) y pasar a la ofen­si­va, al
menos en el plano de las ideas, de las pro­pues­tas en torno a cómo
salir de este ato­lla­de­ro en el que nos encon­tra­mos.

Nece­si­ta­mos
lle­nar de pre­gun­tas nues­tro pre­sen­te. Diji­mos que la filo­so­fía
–cier­tas filo­so­fías al menos– podían con­tri­buir a pro­mo­ver
la des­obe­dien­cia y la rebe­lión. ¿Nece­sa­ria­men­te
hay que enten­der la rebe­lión como insu­bor­di­na­ción a las polí­ti­cas
de Esta­do? Por ejem­plo, en la Argen­ti­na actual, ¿pasa la
des­obe­dien­cia por rom­per la cua­ren­te­na? ¿O la cua­ren­te­na pue­de ser
un modo de auto­cui­da­do colec­ti­vo que nos brin­de a su vez un cier­to
res­pi­ro, una cier­ta modu­la­ción para ope­rar un tran­si­to­rio movi­mien­to
de replie­gue para refle­xio­nar, sis­te­ma­ti­zar expe­rien­cias, reela­bo­rar
plan­teos, pro­yec­tar­nos estra­té­gi­ca­men­te y tomar fuer­zas para
inter­ve­nir de mane­ra más audaz y efec­ti­va en las pró­xi­mas
coyun­tu­ras?

Qui­zás
haya que pen­sar en momen­tos en don­de pue­da con­si­de­rar­se, no al Esta­do
en sí mis­mo (que por más que “expre­se” las corre­la­cio­nes de
fuer­zas de la lucha de cla­ses no deja de ser un apa­ra­to ges­ta­do para
la domi­na­ción) pero sí a zonas esta­ta­les y per­so­nal de la ges­tión
esta­tal como alia­dos, com­pa­ñe­res de ruta en fun­cio­nes den­tro de una
ins­ti­tu­cio­na­li­dad que sabe­mos enemi­ga, pero tam­bién –por
expe­rien­cias– cono­ce­mos en sus ten­den­cias menos repre­si­vas y más
inter­ven­cio­nis­tas en el plano del finan­cia­mien­to de aque­llo que los
neo­li­be­ra­les deno­mi­nan “gas­to social”. Qui­zás hoy no se tra­te
tan­to de enten­der la rebe­lión como insu­bor­di­na­ción ante las medi­das
del gobierno, sino –como sos­tie­nen las com­pa­ñe­ras y com­pa­ñe­ros
del Movi­mien­to Nacio­nal de Empre­sas Recu­pe­ra­das– de des­obe­de­cer las
lógi­cas que impo­ne el capi­tal.

¿Qué
Argen­ti­na que­re­mos para los pró­xi­mos meses? ¿Qué medi­das
fun­da­men­ta­les enten­de­mos que tie­ne que tomar el gobierno en los
pró­xi­mos meses, sema­nas, días?

No
pode­mos que­dar­nos con los bra­zos cru­za­dos, espe­ran­do a ver y escu­char
las pala­bras pre­si­den­cia­les por Cade­na Nacio­nal, para lue­go aplau­dir
o cri­ti­car.

Tene­mos
que cons­truir una Agen­da Pro­gra­má­ti­ca Popu­lar con algu­nos pocos
pun­tos fun­da­men­ta­les que nos per­mi­tan avan­zar, aquí y aho­ra, en
algu­nos cam­bios urgen­tes y nece­sa­rios. La polí­ti­ca abo­rre­ce del
vacío, ya lo dijo Perón, que algo de todo esto sabía. Aque­llo que
no dis­cu­ta­mos y poda­mos pro­po­ner hoy, des­de aba­jo, ya esta­rá
resuel­to maña­na por arri­ba.

Por
supues­to, una Agen­da Pro­gra­má­ti­ca Popu­lar no lo podrá cons­truir
nin­gún inte­lec­tual en sole­dad, ni tam­po­co, nin­gún sec­tor en
par­ti­cu­lar. Se tra­ta de esta­ble­cer una dis­cu­sión entre las
prin­ci­pa­les corrien­tes del movi­mien­to popu­lar, para que sean las
orga­ni­za­cio­nes socia­les y sin­di­ca­les (del pre­ca­ria­do y del movi­mien­to
obre­ro orga­ni­za­do), los femi­nis­mos y los eco­lo­gis­mos popu­la­res, la
inte­lec­tua­li­dad crí­ti­ca y los dere­chos huma­nos; para que sean
quie­nes están cada día en la pri­me­ra línea de bata­lla con­tra las
diver­sas injus­ti­cias que pade­ce­mos, fun­da­men­tal­men­te, quie­nes ten­gan
la voz res­pec­to del rum­bo a seguir.

POSDATA:
“Por un inter­na­cio­na­lis­mo del siglo XXI”

Algu­na
vez, el pen­sa­dor argen­tino Juan José Her­nán­dez Arre­gui plan­teó
que, la revo­lu­ción, debía con­ce­bir­se en el plano “nacio­nal,
Lati­no­ame­ri­cano, y mun­dial”. Y rema­ta­ba: “y en ese orden”.

Qui­zás
poda­mos dis­cu­tir si es una cues­tión de orden o de eta­pas, o si vale
la pena o no seguir sos­te­nien­do un con­cep­to como el de revo­lu­ción
(este cro­nis­ta sos­pe­cha que sí), pero lo que es segu­ro –y todos
los pro­yec­tos de cam­bio lo demos­tra­ron en el Siglo XX, cuan­do la
glo­ba­li­za­ción capi­ta­lis­ta esta­ba menos desa­rro­lla­da que en el
pre­sen­te– es que en el actual momen­to de mun­dia­li­za­ción capi­ta­lis­ta
es impo­si­ble pen­sar pro­ce­sos de trans­for­ma­ción que no ten­gan en su
hori­zon­te una con­fron­ta­ción mun­dial con el capi­tal. En ese camino,
la con­for­ma­ción de blo­ques regio­na­les se tor­na fun­da­men­tal. Por
nece­si­dad, pero tam­bién por his­to­ria cul­tu­ral y polí­ti­ca, en
Nues­tra Amé­ri­ca al menos, se sue­le reac­tua­li­zar una voca­ción de
inte­gra­ción con­ti­nen­tal de nues­tros pue­blos cada vez que hay
momen­tos de avan­ce de las luchas.

Ela­bo­rar
enton­ces for­mas de arti­cu­la­ción, tan­to esta­tal (por arri­ba), como
popu­lar (por aba­jo), será fun­da­men­tal. Tene­mos los ensa­yos esbo­za­dos
en el últi­mo cuar­to de siglo, des­de los Encuen­tros Zapa­tis­tas has­ta
el ALBA o la CELAC, pasan­do por los Foros Socia­les Mun­dia­les, o la
Arti­cu­la­ción de los Movi­mien­tos Popu­la­res hacia el ALBA. Son las
imá­ge­nes más recien­tes sobre las que debe­re­mos pro­yec­tar nue­vas
for­mas y otros con­te­ni­dos para la eman­ci­pa­ción en los tiem­pos que
ven­drán. Cier­tos femi­nis­mos ya han dado un paso en ese sen­ti­do. Como
sos­tu­vo Veró­ni­ca Gago en su últi­mo libro (La
poten­cia femi­nis­ta. O el deseo de cam­biar­lo todo
),
nece­si­ta­mos efec­tuar un pen­sar situa­do que sea inevi­ta­ble­men­te
inter­na­cio­na­lis­ta. Y en Amé­ri­ca Lati­na hay “capas múl­ti­ples de
insur­gen­cias y rebe­lio­nes” que son el sue­lo des­de el cual pen­sar
una reso­nan­cia mun­dial des­de el Sur capaz de ges­tar un
“trans­na­cio­na­lis­mo”, o un nue­vo inter­na­cio­na­lis­mo del siglo XXI.

Para­fra­sean­do
al poe­ta argen­tino Hum­ber­to Cons­tan­ti­ni con el que comen­za­mos este
tex­to, en medio de la pan­de­mia mun­dial pare­ce que esta­mos ante “una
fie­bre que no cura”. Pero qui­zás, tam­bién, como escri­bió en su
poe­ma en home­na­je a Gue­va­ra, “a lo mejor es rebe­lión… y está
vinien­do”.

*Inte­gran­te
de la Cáte­dra Abier­ta Félix Guat­ta­ri de la Uni­ver­si­dad de lxs
Tra­ba­ja­dorxs y del Colec­ti­vo Cul­tu­ral La luna con gati­llo. Perio­dis­ta
en Revis­ta Zoom Resu­men Lati­no­ame­ri­cano.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *