Méxi­co. COVID-19 y el quie­bre de la Segu­ri­dad Nacio­nal

Eru­biel Tira­do* /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 9 de abril de 2020

Con un anda­mia­je legal e ins­ti­tu­cio­nal des­man­te­la­do e inope­ran­te de la segu­ri­dad nacio­nal (domi­na­do por mili­ta­res), jun­to a una infra­es­truc­tu­ra sani­ta­ria debi­li­ta­da en for­ma irra­cio­nal des­de el año pasa­do, nues­tro país enfren­ta una seve­ra ame­na­za en con­tra de toda la pobla­ción. Todo ello de la mano de un gobierno que ocul­ta y eva­de su res­pon­sa­bi­li­dad de Esta­do bajo sofis­mas téc­ni­cos, la pési­ma retó­ri­ca de fe reli­gio­sa o la falaz y auto­ri­ta­ria jus­ti­fi­ca­ción ideo­ló­gi­ca (cri­sis como “ani­llo al dedo” de la cuar­ta trans­for­ma­ción”, 2 de abril).

A con­tra­pe­lo de accio­nes socia­les, empre­sa­ria­les y de otras ins­tan­cias públi­cas fue­ra del domi­nio guber­na­men­tal, en el esce­na­rio iné­di­to de una ame­na­za glo­bal, la admi­nis­tra­ción de Andrés Manuel López Obra­dor reac­cio­na tar­de y mal por la pre­vi­si­ble limi­ta­da efi­cien­cia de sus accio­nes (El Uni­ver­sal, 5 de abril). El gobierno enfren­ta la pan­de­mia del coro­na­vi­rus con herra­mien­tas lega­les e ins­ti­tu­cio­na­les meno­res en aras de un pre­si­den­cia­lis­mo auto­ri­ta­rio que hace de lado recur­sos de Esta­do con mayor efec­ti­vi­dad que exis­ten, inclu­so evo­lu­cio­nan­do des­de hace más de un siglo, como lo es el Con­se­jo de Salu­bri­dad Gene­ral.

Comi­sión ver­sus Comi­té, el com­ple­jo del con­trol uni­per­so­nal. De no haber sido por la pre­sión de la opi­nión públi­ca (don­de el exmi­nis­tro José Ramón Cos­sío fue tenaz en su seña­la­mien­to) y de la opo­si­ción en el Sena­do, el gobierno no habría con­vo­ca­do a la sesión extra­or­di­na­ria del Con­se­jo de Salu­bri­dad Gene­ral (19 de mar­zo). Pare­cía que el Eje­cu­ti­vo fede­ral corre­gi­ría la mala señal (des­de enero) de dejar en manos de una sola ins­ti­tu­ción, la Secre­ta­ría de Salud a tra­vés del Comi­té Nacio­nal para la Segu­ri­dad en Salud, la ini­cia­ti­va y res­pon­sa­bi­li­dad de pla­near y ope­rar de accio­nes (que en su par­te medu­lar ape­nas lle­van dos sema­nas de imple­men­ta­ción) en con­tra del coro­na­vi­rus.

No hubo rec­ti­fi­ca­ción. El resul­ta­do fue con­si­de­rar la con­vo­ca­to­ria de la Comi­sión como una mera una for­ma­li­dad y some­ter o dejar sin efec­to a una ins­tan­cia supe­rior de Esta­do, con carác­ter de auto­ri­dad civil (y con la fuer­za de la inte­li­gen­cia cien­tí­fi­ca de todo el país), solo por deba­jo del Pre­si­den­te de la Repú­bli­ca. La Comi­sión, según lo decre­ta­do en el Dia­rio Ofi­cial el 20 de mar­zo, no solo vali­dó lo has­ta enton­ces rea­li­za­do por la Secre­ta­ría de Salud a tra­vés del Comi­té (sin los alcan­ces de auto­ri­dad y res­pon­sa­bi­li­dad lega­les que tie­ne la pri­me­ra), y dele­ga (sin que exis­ta dicha potes­tad nor­ma­ti­va) toda deci­sión a la pro­pia Secre­ta­ría.

La dife­ren­cia de fon­do entre la Comi­sión y el Comi­té no es sólo nomi­na­ti­va sino su carác­ter de auto­ri­dad real en una emer­gen­cia: la pri­me­ra pue­de impo­ner sus deci­sio­nes en tan­to su defi­ni­ción de ins­tan­cia cons­ti­tu­cio­nal y legal, acom­pa­ña­da de sus facul­ta­des regla­men­ta­rias que le per­mi­ten ope­rar en for­ma efi­cien­te coor­di­nan­do a otras auto­ri­da­des. El Comi­té sim­ple­men­te “exhor­ta” a otras auto­ri­da­des e ins­tan­cias públi­cas y pri­va­das, y su com­po­si­ción es endo­gá­mi­ca, inclu­ye solo fun­cio­na­rios de la Secre­ta­ría de Salud don­de el Sub­se­cre­ta­rio de Pre­ven­ción y Pro­mo­ción de la Salud, for­mal­men­te tie­ne un papel secun­da­rio en su cali­dad de vice­pre­si­den­te (quien pre­si­de es el mis­mo titu­lar de salud).

La Comi­sión se con­for­ma, ade­más de fun­cio­na­rios de la Secre­ta­ría de Salud y un secre­ta­rio téc­ni­co con nom­bra­mien­to expre­so y ads­cri­to a la dicha depen­den­cia, con repre­sen­tan­tes aca­dé­mi­cos y cien­tí­fi­cos del país a los que se les da un peso impor­tan­te sobre lo que se dis­cu­te y deci­de. Este com­po­nen­te de ver­da­de­ra deli­be­ra­ción téc­ni­co-cien­tí­fi­ca amplio de la Comi­sión, don­de tie­ne su fuer­za legi­ti­ma­do­ra y de cre­di­bi­li­dad, no exis­te en el Comi­té cuyo carác­ter, se ha vis­to, es más de un apén­di­ce pre­si­den­cial y polí­ti­co. De hecho, el últi­mo acuer­do del secre­ta­rio de Salud (31 de mar­zo), al espe­ci­fi­car las medi­das extra­or­di­na­rias lue­go de la decla­ra­ción de emer­gen­cia sani­ta­ria por “cau­sa de fuer­za mayor” (30 de mar­zo), defor­ma a la Comi­sión al incor­po­rar, entre otras depen­den­cias, a la Sede­na, la Semar y la de Segu­ri­dad y Pro­tec­ción Ciu­da­da­na, en cali­dad de voca­les (que debe­rían estar suje­tas a las indi­ca­cio­nes coor­di­na­do­ras de la Comi­sión), des­vir­tuan­do así su obje­to ori­gi­na­rio como ope­ró en la emer­gen­cia de 2009.

Esta dis­tor­sión de gra­ves con­se­cuen­cias lega­les, polí­ti­cas y sani­ta­rias, sólo se jus­ti­fi­ca en el com­ple­jo pre­si­den­cial de tomar deci­sio­nes sin deli­be­ra­ción, sin escu­char opi­nio­nes y argu­men­tos pon­de­ra­dos fue­ra de su círcu­lo de con­fian­za… y de sus pre­jui­cios (ideo­ló­gi­cos, polí­ti­cos y per­so­na­les). Des­de enero con el Comi­té y el pro­ta­go­nis­mo del sub­se­cre­ta­rio de la Pre­ven­ción y Pro­mo­ción de la Salud, y aho­ra la mis­ma Secre­ta­ría, refren­da “el esti­lo per­so­nal de gober­nar” (Daniel Cosío Ville­gas dixit sobre Luis Eche­ve­rría) del pre­si­den­te y le per­mi­te un con­trol abso­lu­to y ver­ti­cal de las deci­sio­nes (Dia­rio Ofi­ci­cal, 27 de mar­zo). Al final de la sesión del día 19 de mar­zo, el eno­jo evi­den­te de algu­nos miem­bros de la Comi­sión fue mues­tra de la frus­tra­ción y el some­ti­mien­to auto­ri­ta­rio (con algo más que ame­na­zas de res­tric­cio­nes pre­su­pues­ta­les a sus ins­ti­tu­cio­nes aca­dé­mi­cas) del que fue­ron víc­ti­mas por los per­so­ne­ros pre­si­den­cia­les, para acep­tar los tér­mi­nos ver­gon­zan­tes del decre­to redac­ta­do por la Pre­si­den­cia y publi­ca­do al día siguien­te.

No es un asun­to menor ni la for­ma ni el resul­ta­do de esta acción en la que el Eje­cu­ti­vo renun­cia a una herra­mien­ta de auto­ri­dad, con­so­li­da­da en tér­mi­nos de segu­ri­dad nacio­nal, para sal­va­guar­dar la inte­gri­dad de la pobla­ción ante una ame­na­za gene­ra­li­za­da, como ya se había pro­ba­do fren­te al virus AH1-N1. Las víc­ti­mas mor­ta­les de la pan­de­mia en nues­tro país (“sólo” el 0.2 por cien­to de la pobla­ción, según las opti­mis­tas pre­vi­sio­nes tec­no­crá­ti­cas del Sub­se­cre­ta­rio de Pre­ven­ción y Pro­mo­ción de la Salud), ten­drán mucho que ver con esta deci­sión pre­si­den­cial.

El fac­tor mili­tar y la far­sa civi­lis­ta. La “autén­ti­ca demo­cra­cia” que dice cons­truir el actual gobierno pasa por la simu­la­ción, el empo­de­ra­mien­to y el con­trol cas­tren­se. En el pecu­liar avi­so de inter­ven­cio­nis­mo mili­tar (con la cober­tu­ra “asép­ti­ca” o híbri­da de los pla­nes de Defen­sa Nacio­nal III y Mari­na) en la emer­gen­cia sani­ta­ria y ante el cues­tio­na­mien­to de un con­fi­na­mien­to cua­si­obli­ga­to­rio de la pobla­ción para con­te­ner la tasa de con­ta­gios, el pre­si­den­te negó que hubie­se nece­si­dad de decre­tar res­tric­cio­nes seve­ras (19 y 20 de mar­zo). No obs­tan­te, la mis­ma imple­men­ta­ción del DN-III de ayu­da mili­tar a pobla­ción en casos de desas­tres impli­ca en su com­po­nen­te ini­cial, si es el caso, res­tric­cio­nes de movi­li­dad y accio­nes de moles­tia a la pobla­ción en aras de la pro­tec­ción del país (con res­pe­to irres­tric­to a dere­chos huma­nos que son irre­nun­cia­bles aun en casos de emer­gen­cia, como es el dere­cho a la vida) y de res­ta­ble­cer con­di­cio­nes de equi­li­brio en tér­mi­nos de orden y paz socia­les. El dile­ma lo resuel­ve el gobierno con la simu­la­ción al apun­tar que los pla­nes de repre­sión, en caso de saqueos o dis­tur­bios socia­les, serán eje­cu­ta­dos por la Guar­dia Nacio­nal inte­gra­da mayor­men­te por sol­da­dos, diri­gi­dos ope­ra­ti­va­men­te por un mili­tar (ya en reti­ro) bajo las órde­nes de la Sede­na, pero for­mal­men­te bajo la res­pon­sa­bi­li­dad del Secre­ta­rio civil. La tram­pa legal y polí­ti­ca es cla­ra en fun­ción de pro­te­ger la ima­gen de los mili­ta­res: en caso de abu­sos y comi­sión de vio­la­cio­nes gra­ves a los dere­chos huma­nos, la res­pon­sa­bi­li­dad será del lado civil y no de la Sede­na o Mari­na.

La otra cara de la mone­da simu­la­to­ria se encuen­tra en la ocu­pa­ción mili­tar del com­ple­jo públi­co sani­ta­rio de alta espe­cia­li­dad y de ter­cer nivel con que cuen­ta el país. De este modo se envía el men­sa­je de fuer­za nece­sa­rio para aca­llar las pro­tes­tas de las y los médi­cos y enfer­me­ros civi­les por la fal­ta de insu­mos e infra­es­truc­tu­ra en la aten­ción de las víc­ti­mas por el COVID-19. A esto se aña­de que los recur­sos anun­cia­dos para las secre­ta­rías de Defen­sa y Mari­na, ade­más de que la Sede­na está con­tro­lan­do com­pras de insu­mos médi­cos para la miti­ga­ción de la pan­de­mia, las prio­ri­da­des cas­tren­ses (cuya infra­es­truc­tu­ra y recur­sos huma­nos son meno­res a la capa­ci­dad ins­ta­la­da civil) pasan por su auto­asig­na­ción antes de des­ti­nar­los al cam­po hos­pi­ta­la­rio públi­co y civil del país.

Otro efec­to de esta agen­da no decla­ra­da es el con­trol de la infor­ma­ción. Si como se ha docu­men­ta­do en los meses pre­vio al arri­bo de la pan­de­mia, se obser­va un subre­gis­tro de casos, en esta fase de aten­ción el con­trol mili­tar sobre la afec­ta­ción huma­na será cru­cial para ajus­tar­lo a las expec­ta­ti­vas y deseos pre­si­den­cia­les. Siguien­do una vie­ja tra­di­ción del sis­te­ma polí­ti­co mexi­cano de un auto­ri­ta­ris­mo que creía­mos extin­to, nun­ca sabre­mos con cer­te­za el impac­to de la mag­ni­tud de dece­sos y afec­ta­cio­nes por la pan­de­mia. El empo­de­ra­mien­to cas­tren­se, hay que decir­lo, es la cla­ve para for­ta­le­cer el auto­ri­ta­ris­mo pre­si­den­cial que ya se mani­fies­ta en esta cri­sis.

(In)cultura de segu­ri­dad nacio­nal y futu­ro incier­to. Ya como pre­si­den­te elec­to y en medio del pro­ce­so de defi­nir a los titu­la­res de defen­sa y mari­na (verano de 2018), al tér­mino de una entre­vis­ta pri­va­da con aca­dé­mi­cos mili­ta­res, Andrés Manuel López Obra­dor expre­só que eso de la “segu­ri­dad nacio­nal era algo com­ple­jo”. El encuen­tro y el seña­la­mien­to expli­ca, sin duda, su con­ven­ci­mien­to de asu­mir nocio­nes (y pre­jui­cios) don­de el eje defi­ni­to­rio de la segu­ri­dad nacio­nal pasa por la ópti­ca mili­tar, apar­tán­do­se de su papel como gober­nan­te en un Esta­do demo­crá­ti­co de dere­cho bajo un lide­raz­go civil. Es cier­to que nues­tro mar­co legal e ins­ti­tu­cio­nal en la mate­ria era inci­pien­te e inma­du­ro y que la vigen­cia ple­na de su ley siem­pre fue una asig­na­tu­ra y expec­ta­ti­va pen­dien­te del Esta­do: como la ope­ra­ción pre­vis­ta de un Con­se­jo de Segu­ri­dad Nacio­nal o la mate­ria­li­za­ción de un sis­te­ma de infor­ma­ción e inte­li­gen­cia estra­té­gi­ca bajo el lide­raz­go civil del Cisen (que hubie­se sido vital en el esce­na­rio actual), entre otras pecu­lia­ri­da­des.

La clau­di­ca­ción polí­ti­ca del pre­si­den­te con su arre­glo mili­tar-civil, derrum­bó el entra­ma­do de segu­ri­dad nacio­nal que se cons­truía des­de hace trein­ta años en el que el fac­tor cas­tren­se era impor­tan­te pero no su eje prin­ci­pal ni su visión de poder y con­trol como se obser­va aho­ra.

Las con­se­cuen­cias de esta deba­cle en mate­ria de segu­ri­dad nacio­nal son incier­tas en cuan­to al retro­ce­so que sig­ni­fi­can para la aspi­ra­ción de una cul­tu­ra espe­cial que ya se vis­lum­bra­ba, al menos for­mal­men­te, cuan­do se reco­no­cía la nece­si­dad de con­for­mar social­men­te una “cul­tu­ra de segu­ri­dad nacio­nal” en el Plan Nacio­nal de Desa­rro­llo y en el Pro­gra­ma de Segu­ri­dad Nacio­nal del sexe­nio pasa­do. La revi­sión ope­ra­ti­va de pro­duc­tos de inte­li­gen­cia estra­té­gi­ca como la agen­da nacio­nal de ries­gos que ela­bo­ra­ba el Cisen (aho­ra Cen­tro Nacio­nal de Inte­li­gen­cia, CNI, redu­ci­do a mera ins­tan­cia ope­ra­ti­va de espio­na­je poli­cial y polí­ti­co), aun­que no siem­pre ati­na­da en sus pre­vi­sio­nes (ahí está la elec­ción de Trump o la situa­ción pan­dé­mi­ca actual), o de ins­tan­cias de Esta­do como la Comi­sión Bica­me­ral de Segu­ri­dad Nacio­nal, pudie­ron haber sido apun­ta­la­dos y refor­ma­dos con un enfo­que de Esta­do ver­da­de­ra­men­te demo­crá­ti­co para enfren­tar ame­na­zas como la que aho­ra tene­mos. El recla­mo de estas omi­sio­nes y las accio­nes del pre­sen­te gobierno, ahí están y se harán pre­sen­tes jun­to con las res­pon­sa­bi­li­da­des polí­ti­cas y lega­les, algún día…, si sub­sis­ti­mos.

*Mtro. Eru­biel Tira­do, coor­di­na­dor del diplo­ma­do ‘Segu­ri­dad nacio­nal, demo­cra­cia y dere­chos huma­nos’ de la IBERO

Fuen­te: Des­In­for­me­mo­nos

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *