Pen­sa­mien­to crí­ti­co. ¡Tenía que venir un virus para poner patas arri­ba el capitalismo!

Gem­ma Cai­ró i Cés­pe­des /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​8 de abril de 2020

¿Ha veni­do el covid-19 para que­dar­se? No cabe duda de que la pan­de­mia que esta­mos vivien­do, con sus devas­ta­do­res efec­tos tan­to en tér­mi­nos huma­nos como socio­eco­nó­mi­cos pone en pri­mer plano, con­fron­tán­do­nos, aque­llo que a menu­do no que­re­mos ver. Ya no hay esca­pa­to­ria. La muer­te, el ais­la­mien­to y la cri­sis nos con­fron­ta direc­ta­men­te nues­tro modo de vida, ancla­do en un sis­te­ma eco­nó­mi­co des­igual, alie­nan­te y corro­si­vo. El covid-19 nos invi­ta a cues­tio­nar­nos, espe­cial­men­te a los eco­no­mis­tas, las fala­cias del capi­ta­lis­mo y los mitos acer­ca de nues­tro supues­to bien­es­tar. Es lo que tie­ne la dis­to­pía. Des­de con­fi­nes más oscu­ros pode­mos ver más cla­ro, por­que ya no hay don­de escon­der­nos ni don­de distraernos.

Ya hace déca­das que el capi­ta­lis­mo vie­ne mos­tran­do su face­ta más depre­da­do­ra y para­si­ta­ria. Años de neo­li­be­ra­lis­mo, mar­ca­dos por la finan­cia­ri­za­ción y la des­igual­dad, han des­le­gi­ti­ma­do his­tó­ri­ca­men­te un sis­te­ma (el capi­ta­lis­ta), si es que algu­na vez la tuvo, que ha sido inca­paz de cum­plir de for­ma jus­ta y sus­ten­ta­ble la repro­duc­ción mate­rial de nues­tras socie­da­des. El desa­rro­llo his­tó­ri­co del capi­ta­lis­mo ha mos­tra­do cier­ta­men­te su capa­ci­dad de super­vi­ven­cia, cual ave fénix rena­cien­do de sus pro­pias ceni­zas, pero a su vez se han evi­den­cia­do sus con­tra­dic­cio­nes más acu­cian­tes: i) la des­va­lo­ri­za­ción de la fuer­za de tra­ba­jo cuya mer­can­ti­li­za­ción y explo­ta­ción cre­cien­te apa­re­ce indi­fe­ren­cia­da de cual­quier otra mer­can­cía; ii) el menos­pre­cio por la esfe­ra repro­duc­ti­va cuya lógi­ca, la sos­te­ni­bi­li­dad de la vida, se enfren­ta a la lógi­ca de la acu­mu­la­ción que rei­na en el ámbi­to pro­duc­ti­vo; iii) la supera­ción de los lími­tes impues­tos por sis­te­mas de orden supe­rior, como el natu­ral, sobre el cual des­can­sa el pro­pio pro­ce­so de pro­duc­ción y repro­duc­ción de la sociedad.

Esta pan­de­mia nos ayu­da a des­ve­lar lo que el man­to mer­can­til de un capi­ta­lis­mo que todo lo impreg­na ha ido oscu­re­cien­do. Es aho­ra una bue­na opor­tu­ni­dad para re-cono­cer aque­llo que ya sabe­mos pero que (pare­ce) se nos olvidó.

Re-cono­cer que es la fuer­za huma­na la que mue­ve el mun­do. Hoy más que nun­ca se pone de mani­fies­to que la rue­da que hace girar la eco­no­mía es la ener­gía y el esfuer­zo de la fuer­za de tra­ba­jo, impres­cin­di­ble para pro­du­cir aque­llo que nece­si­ta­mos. Cuan­do nos que­da­mos en casa, la acti­vi­dad cesa, la pro­duc­ción cae, el ries­go del des­abas­te­ci­mien­to es real. Inclu­so peor, nues­tra cura­ción está en manos de [email protected] [email protected] Toda­vía no se cono­cen maqui­nas que intu­ben a los enfer­mos y robots que den cla­ses vir­tua­les a nues­tros hijos. Aban­do­nar la ilu­sión tec­no­ló­gi­ca de un mun­do robo­ti­za­do y ver el peli­gro del cre­cien­te des­pla­za­mien­to de la fuer­za de tra­ba­jo es hoy más obvio y nece­sa­rio que nunca.

Re-cono­cer que somos seres depen­dien­tes. Con­ce­bi­mos la socie­dad ato­mi­za­da for­ma­da por indi­vi­duos autó­no­mos, inde­pen­dien­tes y auto­su­fi­cien­tes. En el peor de los casos cree­mos en el fas­ti­dio­so “homo eco­no­mi­cus”. La vul­ne­ra­bi­li­dad a la que nos enfren­ta el coro­na­vi­rus nos evi­den­cia nues­tra depen­den­cia de todo, obvia­men­te en lo mate­rial (des­de lo que come­mos) y tam­bién en lo inma­te­rial (has­ta lo que sen­ti­mos). El reco­no­cer que el mun­do es inter­de­pen­dien­te impli­ca des­ban­car la lógi­ca antro­po­cén­tri­ca, cues­tio­nan­do nues­tra osa­día en mani­pu­lar, orga­ni­zar y orde­nar el mun­do a nues­tro anto­jo. Sen­tir­nos depen­dien­tes es reco­no­cer la nece­si­dad del otro y de lo otro, denun­ciar la explo­ta­ción huma­na y el abu­so de la naturaleza.

Re-cono­cer que nece­si­ta­mos dig­ni­fi­car el valor de lo domés­ti­co. La pan­de­mia y el con­si­guien­te con­fi­na­mien­to des­ban­ca la pre­po­ten­cia del ámbi­to pro­duc­ti­vo (el dine­ro, el esta­tus, la com­pe­ten­cia) e irre­me­dia­ble­men­te devuel­ve su valor intrín­se­co a aque­llo que sos­tie­ne la vida, el mun­do de los cui­da­dos, invi­tán­do­nos a reequi­li­brar indi­vi­dual y colec­ti­va­men­te la balan­za siem­pre decan­ta­da hacia lo pro­duc­ti­vo. El ver­da­de­ro valor está en lo humano, en nues­tras rela­cio­nes, en nues­tros con­tac­tos, en nues­tras mira­das. El acen­to ya no está aho­ra en lo que pue­do con­se­guir o alcan­zar, sino en lo que soy y lo que valoro.

Re-cono­cer que nues­tro mode­lo de vida es alie­nan­te. Para­dó­ji­ca­men­te a más con­fi­na­mien­to (físi­co) menos ais­la­mien­to (social). El queha­cer com­pul­si­vo y estre­san­te en una socie­dad capi­ta­lis­ta que nos atur­de con el con­su­mo indis­cri­mi­na­do, con la (des)conexión tele­má­ti­ca y con la obce­ca­ción de con­se­guir más (de lo que sea) en cier­to sen­ti­do se ha para­li­za­do. Qui­zás hemos pasa­do de aque­lla pri­sión a una nue­va, pero este ais­la­mien­to entre cua­tro pare­des nos invi­ta a una mira­da más intros­pec­ti­va, pre­gun­tán­do­nos en que estoy yo y en que esta el otro, ace­rán­do­nos a [email protected] fami­lia­res, a [email protected] [email protected], a [email protected] [email protected] des­de otro lugar. Esta­mos ais­la­dos, pero menos alie­na­dos, y la empa­tía nos sien­ta bien.

Gem­ma Cai­ró i Cés­pe­des, doc­to­ra en Eco­no­mía y pro­fe­so­ra de la Uni­ver­si­tat de Bar­ce­lo­na. Coor­di­na­do­ra y coatu­ra de Eco­no­mía mun­dial. Decons­tru­yen­do el capi­ta­lis­mo global.

Vien­to Sur*

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.