Pen­sa­mien­to crí­ti­co. ¡Tenía que venir un virus para poner patas arri­ba el capi­ta­lis­mo!

Gem­ma Cai­ró i Cés­pe­des /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​8 de abril de 2020

¿Ha veni­do el covid-19 para que­dar­se? No cabe duda de que la pan­de­mia que esta­mos vivien­do, con sus devas­ta­do­res efec­tos tan­to en tér­mi­nos huma­nos como socio­eco­nó­mi­cos pone en pri­mer plano, con­fron­tán­do­nos, aque­llo que a menu­do no que­re­mos ver. Ya no hay esca­pa­to­ria. La muer­te, el ais­la­mien­to y la cri­sis nos con­fron­ta direc­ta­men­te nues­tro modo de vida, ancla­do en un sis­te­ma eco­nó­mi­co des­igual, alie­nan­te y corro­si­vo. El covid-19 nos invi­ta a cues­tio­nar­nos, espe­cial­men­te a los eco­no­mis­tas, las fala­cias del capi­ta­lis­mo y los mitos acer­ca de nues­tro supues­to bien­es­tar. Es lo que tie­ne la dis­to­pía. Des­de con­fi­nes más oscu­ros pode­mos ver más cla­ro, por­que ya no hay don­de escon­der­nos ni don­de dis­traer­nos.

Ya hace déca­das que el capi­ta­lis­mo vie­ne mos­tran­do su face­ta más depre­da­do­ra y para­si­ta­ria. Años de neo­li­be­ra­lis­mo, mar­ca­dos por la finan­cia­ri­za­ción y la des­igual­dad, han des­le­gi­ti­ma­do his­tó­ri­ca­men­te un sis­te­ma (el capi­ta­lis­ta), si es que algu­na vez la tuvo, que ha sido inca­paz de cum­plir de for­ma jus­ta y sus­ten­ta­ble la repro­duc­ción mate­rial de nues­tras socie­da­des. El desa­rro­llo his­tó­ri­co del capi­ta­lis­mo ha mos­tra­do cier­ta­men­te su capa­ci­dad de super­vi­ven­cia, cual ave fénix rena­cien­do de sus pro­pias ceni­zas, pero a su vez se han evi­den­cia­do sus con­tra­dic­cio­nes más acu­cian­tes: i) la des­va­lo­ri­za­ción de la fuer­za de tra­ba­jo cuya mer­can­ti­li­za­ción y explo­ta­ción cre­cien­te apa­re­ce indi­fe­ren­cia­da de cual­quier otra mer­can­cía; ii) el menos­pre­cio por la esfe­ra repro­duc­ti­va cuya lógi­ca, la sos­te­ni­bi­li­dad de la vida, se enfren­ta a la lógi­ca de la acu­mu­la­ción que rei­na en el ámbi­to pro­duc­ti­vo; iii) la supera­ción de los lími­tes impues­tos por sis­te­mas de orden supe­rior, como el natu­ral, sobre el cual des­can­sa el pro­pio pro­ce­so de pro­duc­ción y repro­duc­ción de la socie­dad.

Esta pan­de­mia nos ayu­da a des­ve­lar lo que el man­to mer­can­til de un capi­ta­lis­mo que todo lo impreg­na ha ido oscu­re­cien­do. Es aho­ra una bue­na opor­tu­ni­dad para re-cono­cer aque­llo que ya sabe­mos pero que (pare­ce) se nos olvi­dó.

Re-cono­cer que es la fuer­za huma­na la que mue­ve el mun­do. Hoy más que nun­ca se pone de mani­fies­to que la rue­da que hace girar la eco­no­mía es la ener­gía y el esfuer­zo de la fuer­za de tra­ba­jo, impres­cin­di­ble para pro­du­cir aque­llo que nece­si­ta­mos. Cuan­do nos que­da­mos en casa, la acti­vi­dad cesa, la pro­duc­ción cae, el ries­go del des­abas­te­ci­mien­to es real. Inclu­so peor, nues­tra cura­ción está en manos de [email protected] [email protected] Toda­vía no se cono­cen maqui­nas que intu­ben a los enfer­mos y robots que den cla­ses vir­tua­les a nues­tros hijos. Aban­do­nar la ilu­sión tec­no­ló­gi­ca de un mun­do robo­ti­za­do y ver el peli­gro del cre­cien­te des­pla­za­mien­to de la fuer­za de tra­ba­jo es hoy más obvio y nece­sa­rio que nun­ca.

Re-cono­cer que somos seres depen­dien­tes. Con­ce­bi­mos la socie­dad ato­mi­za­da for­ma­da por indi­vi­duos autó­no­mos, inde­pen­dien­tes y auto­su­fi­cien­tes. En el peor de los casos cree­mos en el fas­ti­dio­so “homo eco­no­mi­cus”. La vul­ne­ra­bi­li­dad a la que nos enfren­ta el coro­na­vi­rus nos evi­den­cia nues­tra depen­den­cia de todo, obvia­men­te en lo mate­rial (des­de lo que come­mos) y tam­bién en lo inma­te­rial (has­ta lo que sen­ti­mos). El reco­no­cer que el mun­do es inter­de­pen­dien­te impli­ca des­ban­car la lógi­ca antro­po­cén­tri­ca, cues­tio­nan­do nues­tra osa­día en mani­pu­lar, orga­ni­zar y orde­nar el mun­do a nues­tro anto­jo. Sen­tir­nos depen­dien­tes es reco­no­cer la nece­si­dad del otro y de lo otro, denun­ciar la explo­ta­ción huma­na y el abu­so de la natu­ra­le­za.

Re-cono­cer que nece­si­ta­mos dig­ni­fi­car el valor de lo domés­ti­co. La pan­de­mia y el con­si­guien­te con­fi­na­mien­to des­ban­ca la pre­po­ten­cia del ámbi­to pro­duc­ti­vo (el dine­ro, el esta­tus, la com­pe­ten­cia) e irre­me­dia­ble­men­te devuel­ve su valor intrín­se­co a aque­llo que sos­tie­ne la vida, el mun­do de los cui­da­dos, invi­tán­do­nos a reequi­li­brar indi­vi­dual y colec­ti­va­men­te la balan­za siem­pre decan­ta­da hacia lo pro­duc­ti­vo. El ver­da­de­ro valor está en lo humano, en nues­tras rela­cio­nes, en nues­tros con­tac­tos, en nues­tras mira­das. El acen­to ya no está aho­ra en lo que pue­do con­se­guir o alcan­zar, sino en lo que soy y lo que valo­ro.

Re-cono­cer que nues­tro mode­lo de vida es alie­nan­te. Para­dó­ji­ca­men­te a más con­fi­na­mien­to (físi­co) menos ais­la­mien­to (social). El queha­cer com­pul­si­vo y estre­san­te en una socie­dad capi­ta­lis­ta que nos atur­de con el con­su­mo indis­cri­mi­na­do, con la (des)conexión tele­má­ti­ca y con la obce­ca­ción de con­se­guir más (de lo que sea) en cier­to sen­ti­do se ha para­li­za­do. Qui­zás hemos pasa­do de aque­lla pri­sión a una nue­va, pero este ais­la­mien­to entre cua­tro pare­des nos invi­ta a una mira­da más intros­pec­ti­va, pre­gun­tán­do­nos en que estoy yo y en que esta el otro, ace­rán­do­nos a [email protected] fami­lia­res, a [email protected] [email protected], a [email protected] [email protected] des­de otro lugar. Esta­mos ais­la­dos, pero menos alie­na­dos, y la empa­tía nos sien­ta bien.

Gem­ma Cai­ró i Cés­pe­des, doc­to­ra en Eco­no­mía y pro­fe­so­ra de la Uni­ver­si­tat de Bar­ce­lo­na. Coor­di­na­do­ra y coatu­ra de Eco­no­mía mun­dial. Decons­tru­yen­do el capi­ta­lis­mo glo­bal.

Vien­to Sur*

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *