Argen­ti­na. Poli­cías acu­sa­dos de ase­si­nar a Clau­dio Romano patru­llan las calles por­te­ñas

Por Nahuel Lag. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 8 abril 2020

«Cui­da­do,
poli­cías pro­ce­sa­dos por homi­ci­dio patru­llan la Ciu­dad», advir­tió la
Corre­pi. Se tra­ta de los efec­ti­vos de la Poli­cía de la Ciu­dad Ale­jan­dra
Bea­triz Man­za­ne­lli, Daniel Isa­bel López, y Darío Ramón Pérez, quie­nes
espe­ran en liber­tad el jui­cio oral en su con­tra por el homi­ci­dio
cali­fi­ca­do del remi­se­ro Clau­dio Romano. Con la asis­ten­cia legal
del gobierno por­te­ño, los tres poli­cías no solo patru­llan la Ciu­dad sino
que uti­li­za­ron las medi­das de ais­la­mien­to social para excu­sar­se de
hacer su com­pa­re­cen­cia men­sual ante la Jus­ti­cia. 

«Creía­mos que, al menos, esta­ban apar­ta­dos de sus
fun­cio­nes poli­cia­les. Pero no. Están en acti­vi­dad, sin res­tric­ción
algu­na», apun­tó la Corre­pi al denun­ciar que los tres ofi­cia­les acu­sa­dos
de homi­ci­dio con­ti­núan patru­llan­do las calles por­te­ñas. «Estoy
indig­na­da. Esos tres poli­cías mata­ron a Clau­dio y están patru­llan­do la
Ciu­dad como si nada», lamen­tó Lucía Sán­chez Cáce­res, la mujer de Romano,
en diá­lo­go con Página/​12

«Esto
demues­tra que por ser poli­cías tie­nen pri­vi­le­gios, por­que cual­quier
otro ciu­da­dano esta­ría dete­ni­do. Ade­más, repre­sen­tan un peli­gro por­que
lo que hicie­ron con Clau­dio lo pue­den hacer nue­va­men­te», advir­tió
Cáce­res y se mos­tró expec­tan­te a la espe­ra del jui­cio oral que debe­ría
rea­li­zar­se este año, lue­go de un camino que des­cri­bió como «un
encu­bri­mien­to total y abso­lu­to des­de el pri­mer día». 

La denun­cia
de la Corre­pi sobre las ple­nas fun­cio­nes en las que el Minis­te­rio de
Segu­ri­dad por­te­ño, a car­go del vice­je­fe Die­go San­ti­lli, man­tie­ne a los
tres acu­sa­dos ocu­rrió de «mane­ra total­men­te acci­den­tal», lamen­tó la
Corre­pi. Fue a par­tir de una pre­sen­ta­ción que reali­zó el abo­ga­do Manuel
Rama­llo, defen­sor de la Poli­cía de la Ciu­dad, para excu­sar, a par­tir de
las medi­das de ais­la­mien­to por el Coro­na­vi­rus, a sus repre­sen­ta­dos de la
com­pe­ra­cen­cia men­sual que deben hacer ante la Jus­ti­cia.

En ese
pre­sen­ta­ción, en la que rela­tan la difi­cul­tad de cum­plir con el man­da­to
por el cie­rre de los tri­bu­na­les, el abo­ga­do de la Poli­cía de la Ciu­dad
deja cla­ro que sus defen­di­dos siguen en fun­cio­nes: «Que ante las medi­das
sani­ta­rias de públi­co cono­ci­mien­to y la res­tric­ción impues­ta de
cir­cu­la­ción,de la que esta­mos excep­tua­dos, dada nues­tra con­di­ción de per­so­nal poli­cial en ser­vi­cio», reve­la la pre­sen­ta­ción.

Tras
la denun­cia de Corre­pi, sobre la pre­sen­ta­ción judi­cial en la que se
seña­la que los impu­tados están en con­di­ción de «per­so­nal poli­cial en
ser­vi­cio», el Minis­te­rio de Segu­ri­dad por­te­ño acla­ró que se man­tie­nen
«cum­plien­do tareas admi­nis­tra­ti­vas», por lo que «no tie­nen con­tac­to con
publi­co, sino que están tra­ba­jan­do en otras repar­ti­cio­nes de la poli­cía
don­de no rea­li­zan patru­lla­jes u ope­ra­ti­vos», y sos­tu­vie­ron la deci­sión
de no sepa­rar­los de la fuer­za: «has­ta que no ten­gan una con­de­na fir­me
tie­nen que trab­jar».

«Si están en ser­vi­cio acti­vo, no están en
dis­po­ni­bi­li­dad. La dis­po­ni­bi­li­dad es una situa­ción de revis­ta que
impli­ca la sus­pen­sión de la acti­vi­dad, en for­ma pre­ven­ti­va, has­ta que se
resuel­va la cau­sa penal. Lue­go deben ser exo­ne­ra­dos si se los con­de­na, o
rein­cor­po­ra­dos al ser­vi­cio acti­vo si se los absol­vie­ra. Otra cosa es
que los ten­gan fue­ra de la vis­ta de la gen­te para pro­te­ger­los. Pero no
los sus­pen­die­ron, sal­vo que hayan men­ti­do en su escri­to y mien­ta de paso
el minis­te­rio al decir que están tra­ba­jan­do en otra repar­ti­ción»,
seña­ló la refe­ren­te de Corre­pi, María del Car­men Ver­dú, res­pec­to de la
res­pues­ta del minis­te­rio por­te­ño. 

La cau­sa 

El cri­men por el que espe­ran el jui­cio oral ocu­rrió el 1 de octu­bre pasa­do. Romano fue fusi­la­do de 9 tiros en la calle Mala­bia, en el barrio de Villa Cres­po. El bru­tal ata­que poli­cial que­dó regis­tra­do en una cáma­ra de segu­ri­dad cer­ca­na. La defen­sa de la Divi­sión Asun­tos Pena­les de la Poli­cía de la Ciu­dad inten­tó pre­sen­tar el caso como «legí­ti­ma defen­sa», pero la Cáma­ra de Ape­la­cio­nes lo des­car­tó de plano en noviem­bre pasa­do: «Los dis­pa­ros con­tra un hom­bre heri­do de bala, ten­di­do en el sue­lo, fue­ron com­ple­ta­men­te inne­ce­sa­rios». «Bas­ta­ba con que se ale­ja­ran pocos metros para neu­tra­li­zar toda ame­na­za», agre­gó el fallo de Cáma­ra. 

En el video se ve la esce­na com­ple­ta de
aquel día. Romano lle­ga repen­ti­na­men­te, ensan­gren­ta­do, has­ta el móvil
poli­cial en el que esta­ban Man­za­ne­lli y Pérez y ata­ca a uno de ellos con
una nava­ja a tra­vés de la ven­ta­na. La res­pues­ta poli­cial fue un pri­me­ro
dis­pa­ro, que hirió la pier­na del remi­se­ro y lo dejó ten­di­do en el piso.
Lue­go, Romano inten­ta­ría incor­po­rar­se tres veces y reci­bi­ría una pata­da
en la cabe­za, dos nue­vos dis­pa­ros y otros cin­co más. 

La
infor­ma­ción que fal­ta en la cau­sa es la de los móvi­les que lle­va­ron a la
reac­ción des­me­di­da de los uni­for­ma­dos. Lucía recuer­da que ella habló
con Clau­dio media hora antes de que le dis­pa­ra­rán y que, 15 minu­tos
antes, él había avi­sa­do a su jefe que se diri­gía a la calle Mala­bia a
bus­car a los pasa­je­ros de una sede de la ART, a la que via­ja­ba
sema­nal­men­te cada dos años. 

«Él cono­cía a todos los poli­cías de
la zona, por­que habla­ba segui­do con ellos, muchos se pre­sen­ta­ron como
tes­ti­gos y habla­ron bien de Clau­dio. Pero los tres acu­sa­dos nega­ron que
lo cono­cían. Los regis­tros de las cáma­ras de segu­ri­dad de la Ciu­dad de
los minu­tos pre­vios nun­ca apa­re­cie­ron, sien­do que hay tres por cada
calle. Clau­dio tenía heri­das en las muñe­cas y pun­ta­zos en la pan­za.
Cuan­do bajó del auto fue direc­to a bus­car a Pérez, pero ellos nie­gan que
lo hubie­sen cono­ci­do», repa­só Lucía. 

Lucía mar­ca otros dos pun­tos: la Poli­cía de la Ciu­dad fue la
encar­ga­da en rea­li­zar el pri­mer peri­ta­je sobre el auto de Clau­dio, a
pesar de que había par­ti­ci­pa­do del hecho. Lue­go se orde­nó hacer una
nue­vo peri­ta­je a car­go de la Poli­cía Fede­ral. La mujer de Rome­ro
recuer­da que, tres meses des­pués, cuan­do fue a reti­rar el auto, un
ofi­cial le dijo: «Tenés que enten­der, esto no es encu­bri­mien­to… Son
todos com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo y cuan­do uno se man­da una maca­na, los otros
tra­tan de ayu­dar­lo». 

A la espe­ra del jui­cio oral

A pesar
del accio­nar bru­tal de los poli­cías, la defen­sa de la Poli­cía de la
Ciu­dad con­si­guió la pri­sión pre­ven­ti­va domi­ci­lia­ria de la Man­za­ne­lli y
la ofi­cial López –por tra­tar­se de madres de niños lac­tan­tes – , y a
media­dos de octu­bre, se pagó una cau­sión de 100 mil pesos para que los
tres impu­tados que­da­rán en liber­tad
 has­ta el jui­cio oral, que este año lle­va­rá ade­lan­te el Tri­bu­nal Oral Nº 12, don­de enfren­ta­rán pedi­dos de per­pe­tua. 

«Cui­da­do,
veci­nes de Ciu­dad de Bue­nos Aires, y en espe­cial de Villa Cres­po: en
cual­quier esqui­na se pue­den cru­zar con estos tres ejem­pla­res de gati­llo
fácil. Ten­gan cui­da­do, no se expon­gan, que ya vimos en los videos de lo
que son capa­ces», advir­tió la Corre­pi tras cono­cer­se en la situa­ción en
la que están los impu­tados. 

Por su par­te, Lucía alen­tó a que el
jui­cio oral no se vea demo­ra­do más allá de este año por las
res­tric­cio­nes que gene­ró la pan­de­mia de coro­na­vi­rus para que los
poli­cías «ten­gan la con­de­na que se mere­cen, que es per­pe­tua a lo tres».
«Todos tuvie­ron opor­tu­ni­dad de dete­ner­se y no hacer lo que hicie­ron. Es
un caso de desidia e incom­pe­ten­cia como poli­cías. Es indig­nan­te que esa
gen­te sea agen­te poli­cial, por­que debe­rían cui­dar a los cui­da­da­nos y no
matar en la for­ma que lo hicie­ron con Clau­dio», sen­ten­ció.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *