Argen­ti­na. Cha­co: poli­cías y crio­llos gol­pean y dis­pa­ran armas de fue­go con­tra fami­lia wichi

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​ANRed /​8 abril 2020

La Poli­cía del Cha­co irrum­pió en el domi­ci­lio del caci­que
wichi Mariano Gon­zá­lez en el para­je “Tar­ta­gal”. En el alla­na­mien­to sin
per­mi­so, los efec­ti­vos mal­tra­ton a meno­res, ahor­ca­ron a una mujer,
gol­pea­ron con un garro­te al caci­que y se lle­va­ron un dete­ni­do. Ante la
reac­ción de la comu­ni­dad, los poli­cías comen­za­ron a dis­pa­rar armas de
fue­go. “Con la excu­sa de la cua­ren­te­na se está pro­du­cien­do una
per­se­cu­ción y ensa­ña­mien­to con los jóve­nes indí­ge­nas”, denun­ció la
Guar­dia Wha­sek. Por
 ANRed


El hecho ocu­rrió el 2 de abril en el domi­ci­lio del caci­que wichí,
Mariano Gon­zá­lez y su pare­ja Teo­fi­la Mén­dez en el para­je Tar­ta­gal.

El jefe de poli­cía de Sau­za­li­to jun­to con seis efec­ti­vos irrum­pie­ron
sin auto­ri­za­ción judi­cial a las 5 de la maña­na en el domi­ci­lio del
caci­que wichi. Ingre­sa­ron a la vivien­da alum­bra­dos por lin­ter­nas y
gol­pea­ron al caci­que en la cabe­za “con un palo”. Ade­más agre­die­ron a los
niños que dor­mían en la vivien­da y a Teo­fi­la Mén­dez. La pare­ja del
caci­que fue aho­ra­ca­da con­tra la pared de la habi­ta­ción según cuen­ta en
un video.

En la denun­cia pre­sen­ta­da en Misión Nue­va Pom­pe­ya ante el fis­cal subro­gan­te Mar­ce­lo Oscar Sosa, el caci­que wichi rela­ta los hechos de vio­len­cia poli­cial y cómo los uni­for­ma­dos dis­pa­ra­ron en todas direc­cio­nes cuan­do la comu­ni­dad deci­dió inter­ce­der para fre­nar la agre­sión a la fami­lia wichí. “De mila­gro no hay un heri­do o muer­to por las armas de fue­go”, comen­ta­ban en la comu­ni­dad. “Como los veci­nos sin­tie­ron los gri­tos comen­za­ron a acer­car­se y la poli­cía ya se esta­ba yen­do pero se iban dis­pa­ran­do”, rela­tó el caci­que Mariano Gon­zá­lez.

Tam­bién denun­cia­ron que el con­tin­gen­te poli­cial se movi­li­zó con civi­les (crio­llos) que habrían dete­ni­do arbi­tra­ria­men­te a un vecino de ape­lli­do Sán­chez para apre­sar­lo y gol­pear­lo.

La Gre­mial de abo­ga­dos y abo­ga­das expresó:”Una vez más la poli­cía
cha­que­ña bajo el man­do del Gober­na­dor Jor­ge Capi­ta­nich ata­ca feroz­men­te a
una comu­ni­dad wichi, ¿quién dice que el Esta­do está ausen­te? Sino lean a
con­ti­nua­ción la denun­cia de la Guar­dia Comu­ni­ta­ria con­tra la
extra­or­di­na­ria ini­cia­ti­va del Coqui y sus esbi­rros que atien­den y lle­gan
con balas has­ta la comu­ni­dad, eri­gien­do en esa for­ma la rígi­da
impos­tu­ra de impo­ner la ley, la famo­sa, la ley supre­ma, la res­pe­ta­da, la
into­ca­ble ley del orden: para el explo­ta­dor la mesa lle­na. La basu­ra
para los explo­ta­dos. El dine­ro para los explo­ta­do­res. Para los
explo­ta­dos el tra­ba­jo. Para los explo­ta­do­res la casa gran­de. El tugu­rio,
la cho­za para los explo­ta­dos. El fue­ro para el gran ladrón. La cár­cel
al que roba un pan. Y para ase­gu­rar esa ley y ese orden, las fuer­zas de
segu­ri­dad y para for­ta­le­cer­los, los medios de comu­ni­ca­ción a sus
ser­vi­cios”.

Por su par­te, la Guar­dia Comu­ni­ta­ria Wha­sek inte­gra­da por pue­blos
ori­gi­na­rios emi­tó un comu­ni­ca­do repu­dian­do el accio­nar poli­cial y
exi­gien­do que se tomen medi­das:

Comu­ni­ca­do Guar­dia Comu­ni­ta­ria Wha­sek

Aquí esta nues­tra pala­bra, una vez más, pala­bra de bron­ca y
rabia.Bronca que nace de ver, sufrir y sen­tir en nues­tras comu­ni­da­des
los atro­pe­llos y vio­len­cia por par­te de las fuer­zas de segu­ri­dad
pro­vin­cia­les que en vez de pro­te­ger­nos nos mal­tra­ta, nos per­si­gue, nos
tor­tu­ra y nos mata.

En la noche del jue­ves 2 de Abril, en el Para­je “Tar­ta­gal”, el
caci­que Mariano Gon­zá­lez jun­to con su fami­lia fue­ron vio­len­ta­men­te
gol­pea­dos y mal­tra­ta­dos por par­te de la Poli­cía de la Pro­vin­cia de
Cha­co.

Sin nin­gu­na razón, se hicie­ron pre­sen­te en el ran­chi­to don­de viven
nues­tros her­ma­nos y con la excu­sa de estar bus­can­do a un hijo del
caci­que que había agre­di­do a un poli­cía, (hecho que nun­ca exis­tió), los
levan­ta­ron a la fuer­za, sacan­do a los niños de los pelos y de las ore­jas
afue­ra de la casa, gol­pean­do al caci­que con un palo en la cabe­za
pre­gun­tán­do­le don­de esta­ba su hijo.

A la mujer del caci­que uno de los ofi­cia­les comen­zó a aho­car­la con
ambas manos con­tra una pared. Al sen­tir todos los rui­dos y gri­tos,
comen­za­ron a acer­car­se her­ma­nos y her­ma­nas a ver qué pasa­ba. La
comu­ni­dad actuó en defen­sa del caci­que y su fami­lia, fue en ese momen­to
que la poli­cía inten­tan­do domi­nar la situa­ción comen­zó a tirar tiros con
balas de plo­mo para todos lados, balas que por suer­te esta vez no
die­ron con el cuer­po de nin­gún her­mano o her­ma­na.

Con total vio­len­cia y odio hacia nues­tro pue­blo vie­nen actuan­do las
fuer­zas de segu­ri­dad en la provincia.Este hecho suma­men­te gra­ve se suma a
muchos otros que vie­nen pasan­do en toda la pro­vin­cia en don­de se hace
visi­ble el odio y racis­mo que tie­nen hacia los pobres y hacia los
pue­blos ori­gi­na­rios.

Con la excu­sa de la cua­ren­te­na, se está pro­du­cien­do una per­se­cu­ción y
ensa­ña­mien­to con los jóve­nes indí­ge­nas más que nada, una ver­da­de­ra
cace­ría de indí­ge­nas.

La poli­cía se cree con la liber­tad de actuar como ellos quie­ren,
vio­lan­do los dere­chos que tene­mos como ciu­da­da­nos que somos. Todo este
accio­nar lo hacen con el per­mi­so del gobierno pro­vin­cial y la
com­pli­ci­dad de los medios de comu­ni­ca­ción.

Ante el pedi­do de la comu­ni­dad del para­je Tar­ta­gal, nos hici­mos
pre­sen­tes como Guar­dia Wha­sek para acom­pa­ñar­los por­que se encon­tra­ban
muy asus­ta­dos por lo sucedido.Hemos acom­pa­ña­do al Caci­que a rea­li­zar la
denun­cia en la Fis­ca­lía de Nue­va Pom­pe­ya y tam­bién denun­cia­mos lo
suce­di­do en el Comi­té de pre­ven­ción de la tor­tu­ra de la pro­vin­cia.

Espe­ra­mos que la jus­ti­cia por una vez para los indí­ge­nas sea jus­ta y
actué de mane­ra jus­ta. Cues­tión que no cree­mos, pero que lo inten­ta­mos.

Sabe­mos que poco y nada pode­mos espe­rar de quie­nes son cóm­pli­ces de todos los atro­pe­llos que sufri­mos como pue­blo.

Esas leyes del papel que solo sir­ven para el que tie­ne poder polí­ti­co
o pla­ta, pero cuan­do el pobre, el mar­gi­na­do, el olvi­da­do inten­ta
con­se­guir algui­to de jus­ti­cia, nada logra, más que vuel­tas, men­ti­ras y
pro­me­sas que nun­ca con­du­cen a nada.

Así han pasa­do los años y nun­ca se han resuel­to injus­ti­cias que
sufri­mos, des­apa­ri­cio­nes, ase­si­na­tos, vio­len­cia por par­te de crio­llos y
de la poli­cía.

Poco vale­mos como per­so­nas para aque­llos que dicen ejer­cer la jus­ti­cia.

Nues­tros muer­tos mue­ren dos veces, con­de­na­dos a morir y a ser olvi­da­dos por una jus­ti­cia ausen­te y racis­ta.

En todo este tiem­po que veni­mos andan­do, este camino como Guar­dia
Indí­ge­na Wha­sek nos fui­mos dan­do cuen­ta que solo logra­re­mos una
ver­da­de­ra y jus­ta jus­ti­cia orga­ni­zán­do­nos como pue­blo, cui­dán­do­nos como
pue­blos, sin espe­rar nada de aque­llos que pro­fe­san las leyes que des­de
hace más de 500 años nos vie­ne matan­do y con­de­nán­do­nos al olvi­do y
silen­cio como pue­blos y cul­tu­ras ori­gi­na­rias.

Denun­cia­mos a medios de comu­ni­ca­ción de la pro­vin­cia como cóm­pli­ces
de esta reali­dad, en don­de en unión con las fuer­zas de segu­ri­dad o
sec­to­res crio­llos siem­pre están hacien­do evi­den­te su odio y racis­mo
para los indí­ge­nas, basán­do­se en men­ti­ras para hacer­nos que­dar como
sal­va­jes, vagos, borra­chos y delin­cuen­tes.

Pero cuan­do noso­tros inten­ta­mos comu­ni­car­nos para denun­ciar algo,
solo obte­ne­mos indi­fe­ren­cia por aque­llos que dicen ser comu­ni­ca­do­res y
perio­dis­tas, “más bien son emplea­dos de quien mejor les paga para decir
lo que le dicen que digan”.

Tam­bién les deci­mos a ellos que tene­mos voz y segui­re­mos alzán­do­la y
gri­tan­do las injus­ti­cias que sufri­mos por nues­tros medios y medios de
comu­ni­ca­ción alter­na­ti­vos.

Esta voz que hoy ante estos hechos gra­ves de vio­len­cia y racis­mo exi­ge:

– Remo­ción de los efec­ti­vos poli­cías que par­ti­ci­pa­ron del ope­ra­ti­vo la noche del 2 de Abril en el Para­je Tar­ta­gal.

– Fin de la per­se­cu­ción y vio­len­cia hacia los pue­blos ori­gi­na­rios en toda la pro­vin­cia.

– Inme­dia­ta inter­ven­ción por par­te del gobierno pro­vin­cial para ver el accio­nar poli­cial den­tro de las barria­das y comu­ni­da­des.

Esta voz que lla­ma a orga­ni­zar­se y defen­der­se como comu­ni­da­des,
cui­dán­do­se entre todos, sin espe­rar ni depen­der de un apa­ra­to poli­cial
que vie­ne mos­tran­do el odio que nos tie­ne en com­pli­ci­dad con el poder
polí­ti­co y los medios de comu­ni­ca­ción.

Sin más;

Guar­dia Indí­ge­na Comu­ni­ta­ria Wha­sek.

Sau­za­li­to.

Cha­co.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *