Venezuela.Contra el cow­boy del Pen­tá­gono, la esta­tu­ra moral de un pre­si­den­te-pue­blo. Car­ta de Nico­lás Madu­ro a los esta­dou­ni­den­ses

Por Geral­di­na Colot­ti, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 6 abril 2020

Para un lec­tor euro­peo que no está intere­sa­do en la polí­ti­ca inter­na­cio­nal y solo se des­pla­za por los titu­la­res, acer­ca de Vene­zue­la, dos cla­vos fijos segui­rían en su cabe­za: «Madu­ro es un dic­ta­dor» y el gobierno boli­va­riano es «un régi­men dic­ta­to­rial». Las cosas son aún peo­res si se tra­ta de radio o tele­vi­sión, don­de la infor­ma­ción es aún más rápi­da, pero que­da más impre­sio­na­da por­que está aso­cia­da con una ima­gen.

Mucho menos un joven lec­tor com­pren­de­rá de inme­dia­to lo que sig­ni­fi­ca la «fór­mu­la Norie­ga» que Trump le gus­ta­ría apli­car a Vene­zue­la, pero cier­ta­men­te en su cabe­za la defi­ni­ción de «nar­co-dic­ta­du­ra» enca­ja­rá per­fec­ta­men­te con el refrán de los medios que está acos­tum­bra­do a escu­char. Ante de todo, se tie­ne que acla­rar que la figu­ra cris­ta­li­na del pre­si­den­te vene­zo­lano, Nico­lás Madu­ro, no per­mi­te com­pa­ra­cio­nes con la ambi­gua de Norie­ga.

Dicho esto, cabe seña­lar que recor­dan­do explí­ci­ta­men­te la agre­sión a Pana­má (el 20 de diciem­bre de 1989), la admi­nis­tra­ción nor­te­ame­ri­ca­na evo­ca un esce­na­rio espe­cí­fi­co. De hecho, esa ope­ra­ción se con­si­de­ra como el pri­mer acto de un guión que Esta­dos Uni­dos lue­go reac­ti­va­ría en otras oca­sio­nes. En aquel momen­to, sur­ge el papel de los medios en la pre­pa­ra­ción del ata­que y se obser­van los pre­tex­tos uti­li­za­dos para jus­ti­fi­car la agre­sión: la «res­tau­ra­ción de la demo­cra­cia» con­tra un «dic­ta­dor nar­co­trá­fi­can­te» y la «nece­si­dad de pro­te­ger a los ciu­da­da­nos esta­dou­ni­den­ses pre­sen­tes en el área del Canal de Pana­má», cuyo con­trol fue la razón prin­ci­pal de la inter­ven­ción mili­tar.

Tam­bién para jus­ti­fi­car el nue­vo ata­que a la Vene­zue­la boli­va­ria­na y enviar una flo­ta mili­tar a las cos­tas vene­zo­la­na y mexi­ca­na con el pro­pó­si­to de un blo­queo naval, Trump y su secre­ta­rio de defen­sa, Mark Esper, han uti­li­za­do razo­nes simi­la­res: «No per­mi­ti­re­mos, dije­ron, que los car­te­les las dro­gas ame­na­zan la segu­ri­dad de los ciu­da­da­nos esta­dou­ni­den­ses apro­ve­chan­do de la pan­de­mia». Y los esce­na­rios que se abren son tan inquie­tan­tes como los ya vis­tos en todas las situa­cio­nes en las que el gen­dar­me nor­te­ame­ri­cano que­ría «res­tau­rar la demo­cra­cia».

Por esta razón, la car­ta de Madu­ro para el pue­blo esta­dou­ni­den­se, que está sien­do ase­si­na­do por el coro­na­vi­rus y por la som­bría tor­pe­za del cow­boy del Pen­tá­gono adquie­re par­ti­cu­lar impor­tan­cia. Des­pués de expre­sar soli­da­ri­dad, dolor y cons­ter­na­ción, por las con­se­cuen­cias cau­sa­das en los Esta­dos Uni­dos por el Covid-19, el pre­si­den­te vene­zo­lano advier­te al pue­blo nor­te­ame­ri­cano sobre las manio­bras mili­ta­res de Trump y sus moti­va­cio­nes reales, en este año de elec­cio­nes pre­si­den­cia­les en los EE.UU.

Bajo el pre­tex­to de la lucha con­tra las dro­gas, basa­do en «acu­sa­cio­nes infa­mes», escri­be Madu­ro, Trump orde­nó el mayor des­plie­gue mili­tar vis­to en trein­ta años en nues­tra región, “con el obje­ti­vo de ame­na­zar a Vene­zue­la y lle­var a la región a un con­flic­to de gue­rra cos­to­so, san­grien­to y de dura­ción inde­fi­ni­da”.

El pre­si­den­te vene­zo­lano expli­ca los ante­ce­den­tes que pre­pa­ra­ron esta ope­ra­ción, pues­ta en mar­cha por William Barr el 26 de mar­zo: un Fis­cal Gene­ral, escri­be, de dudo­sa inde­pen­den­cia, ya que acon­se­jó la inva­sión de Pana­má con­tra Norie­ga y ayu­dó a cubrir las irre­gu­la­ri­da­des del Escán­da­lo Irán-Con­tras. Si bien la mis­ma infor­ma­ción del depar­ta­men­to de Amé­ri­ca del Nor­te mues­tra que Vene­zue­la no es una ruta impor­tan­te de trán­si­to de dro­gas a los Esta­dos Uni­dos, “como lo son los paí­ses alia­dos de Esta­dos Uni­dos como Colom­bia o Hon­du­ras”, Barr acu­só a algu­nos diri­gen­tes del pro­ce­so boli­va­riano, empe­zan­do por su pre­si­den­te, de ser nar­co­tra­fi­can­tes.

Des­pués de denun­ciar una vez más las medi­das cri­mi­na­les coer­ci­ti­vas y uni­la­te­ra­les que impi­den al país boli­va­riano la com­pra de medi­ca­men­tos, que son vita­les para enfren­tar la pan­de­mia, Madu­ro recuer­da al pue­blo nor­te­ame­ri­cano la dife­ren­cia entre la polí­ti­ca del socia­lis­mo boli­va­riano y la de Trump.

«Hoy la cri­sis está empeo­ran­do, dice, sim­ple­men­te por­que Trump no está dis­pues­to a trans­for­mar el sis­te­ma de salud en bene­fi­cio de la pobla­ción” y no en bene­fi­cio de las impre­sa pri­va­da de la salud, de las com­pa­ñías de segu­ros y de las com­pa­ñías far­ma­céu­ti­cas.

En Vene­zue­la, escri­be el pre­si­den­te, “no que­re­mos un con­flic­to arma­do en nues­tra región, sino rela­cio­nes fra­ter­nas, coope­ra­ción, inter­cam­bio y res­pe­to. No pode­mos acep­tar ame­na­zas béli­cas, ni blo­queos, ni tam­po­co la inten­ción de ins­ta­lar un tute­la­je inter­na­cio­nal que vio­la nues­tra sobe­ra­nía y des­co­no­ce los avan­ces del últi­mo año en el diá­lo­go polí­ti­co sin­ce­ro entre el gobierno y gran par­te de la opo­si­ción vene­zo­la­na que desea solu­cio­nes polí­ti­cas y no gue­rras por el petró­leo».

En este sen­ti­do, Madu­ro ha acti­va­do recien­te­men­te el Con­se­jo de Esta­do, un orga­nis­mo de emer­gen­cia, pre­vis­to por la Cons­ti­tu­ción Boli­va­ria­na, den­tro del cual el pre­si­den­te de la Asam­blea Nacio­nal, Luis Parra, en nom­bre de la opo­si­ción no gol­pis­ta, ha fir­ma­do un nue­vo lla­ma­mien­to a la uni­dad nacio­nal que recha­za cual­quier tipo de inter­fe­ren­cia exter­na.

Por lo tan­to, Madu­ro le pidió al pue­blo esta­dou­ni­den­se «dete­ner la locu­ra de Trump», reco­no­cién­do­se a sí mis­mo en el sue­ño común de Mar­tin Luther King quien, como dijo una vez Hugo Chá­vez, «tam­bién es el sue­ño de Vene­zue­la y de su gobierno revo­lu­cio­na­rio».

Un lla­ma­mien­to que mues­tra una vez más la supe­rio­ri­dad moral del socia­lis­mo boli­va­riano y de su pre­si­den­te sobre el caza­rre­com­pen­sas de la Casa Blan­ca y sus vasa­llos, como el pre­si­den­te colom­biano Duque. El ahi­ja­do de Uri­be lle­gó has­ta recha­zar dos máqui­nas para ana­li­zar el coro­na­vi­rus que Madu­ro que­ría enviar­le. Trump tam­bién negó al gobierno boli­va­riano la sus­pen­sión de las «san­cio­nes» a la aero­lí­nea Con­via­sa, para per­mi­tir que cien­tos de ciu­da­da­nos vene­zo­la­nos regre­sen a casa des­de los Esta­dos Uni­dos.

Y mien­tras el gobierno boli­va­riano está dan­do la bien­ve­ni­da a cien­tos de com­pa­trio­tas a sus fron­te­ras que regre­san a pie des­de Ecua­dor o Bra­sil, varias voces ya están aumen­tan­do en res­pues­ta a la car­ta de Madu­ro. El cono­ci­do direc­tor Oli­ver Sto­ne ha denun­cia­do «la fal­ta de decen­cia y huma­ni­dad» de la polí­ti­ca exte­rior de Amé­ri­ca del Nor­te que, dijo, «inclu­so en medio de una pan­de­mia, no hace más que aumen­tar las medi­das coer­ci­ti­vas que cau­sa­rán un sufri­mien­to muy gra­ve a la pobla­ción vene­zo­la­na».

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *