Boli­via: Cómo es vivir en la emba­ja­da ase­dia­da de Méxi­co

Por Gus­ta­vo Vei­ga, 5 abril 2020

Ni el cer­co con dro­nes, ni las inter­fe­ren­cias a las comu­ni­ca­cio­nes del gru­po de exfun­cio­na­rios impi­die­ron que aho­ra se lea extra­mu­ros el tra­ba­jo del asi­la­do Hugo Mol­diz.

Ima­gen: EFE

El pró­xi­mo vier­nes se cum­plen cin­co meses del gol­pe de Esta­do con­tra
Evo Mora­les. El pre­si­den­te derro­ca­do sigue en la Argen­ti­na, varios de
sus fun­cio­na­rios des­pa­rra­ma­dos por dife­ren­tes luga­res de Amé­ri­ca Lati­na,
unos pocos regre­sa­ron a su tie­rra como el ex minis­tro de Eco­no­mía Luis
Arce Cata­co­ra y sie­te de ellos toda­vía per­ma­ne­cen en la emba­ja­da de Méxi­co en La Paz como rehe­nes del gobierno ile­gí­ti­mo de Jea­ni­ne Añez.
La nación que les dio asi­lo cam­bió de repre­sen­tan­te diplo­má­ti­co en
enero por­que María Tere­sa Mer­ca­do fue decla­ra­da per­so­na no gra­ta y tuvo
que aban­do­nar Boli­via en 72 horas. Dos ex minis­tros del MAS salie­ron con
sal­vo­con­duc­tos en febre­ro des­pués de estar sitia­dos casi tres meses en
la lega­ción mexi­ca­na. Pero en medio de la pan­de­mia mun­dial, si hay
algo que no se modi­fi­có es el ase­dio a la resi­den­cia capi­ta­li­na de Julio
Pati­ño 834.
Inclu­so sue­len ver­se mili­tan­tes ofi­cia­lis­tas en las
inme­dia­cio­nes en pleno avan­ce del coro­na­vi­rus. Ya son 157 los
con­ta­gia­dos repor­ta­dos en el país. Pero ellos man­tie­nen su vigi­lia en
las calles para pre­sio­nar a los refu­gia­dos.

Pese al con­tex­to des­fa­vo­ra­ble, no todas son malas para Juan
Ramón Quin­ta­na, ex minis­tro de la Pre­si­den­cia de Evo y la comi­ti­va de ex
fun­cio­na­rios que lo acom­pa­ña en la emba­ja­da. Aquel es el hom­bre más
bus­ca­do por las auto­ri­da­des de fac­to. Artu­ro el Trom­po Muri­llo, el
actual minis­tro de Gobierno, decla­ró en el New York Times que
había sali­do a “cazar­lo como un ani­mal” a los pocos días del gol­pe.
Tam­bién es una pre­sa codi­cia­da para la CIA que le pres­ta ser­vi­cios de
ase­so­ra­mien­to y logís­ti­ca al gobierno de Añez. Uno de sus com­pa­ñe­ros de encie­rro, el exmi­nis­tro de Gobierno Hugo Mol­diz aca­ba de publi­car el libro Gol­pe de Esta­do en Boli­via.
Con­si­guió escri­bir­lo en su con­di­ción de asi­la­do y difun­dir­lo afue­ra de
la resi­den­cia ubi­ca­da en el barrio La Rin­co­na­da que habi­tan las cla­ses
aco­mo­da­das pace­ñas y don­de fun­cio­nan varias sedes diplo­má­ti­cas.

El régi­men gol­pis­ta que­dó en rídicu­lo con esta publi­ca­ción que pro­lo­gó el poli­tó­lo­go argen­tino Ati­lio Boron. Ni
el cer­co con dro­nes a la emba­ja­da, ni las inter­fe­ren­cias a las
comu­ni­ca­cio­nes del gru­po de ex fun­cio­na­rios, ni las órde­nes de deten­ción
por “sedi­ción” y “terro­ris­mo” que pesan sobre Quin­ta­na impi­die­ron que
aho­ra se lea extra­mu­ros el tra­ba­jo del abo­ga­do y perio­dis­ta Mol­diz.

Él mis­mo con­tó duran­te una entre­vis­ta que “empe­cé a escri­bir el libro
con las limi­ta­cio­nes de acce­so a biblio­gra­fía, la cual fue resuel­ta en
par­te gra­cias a la cola­bo­ra­ción de mi hija Kim quien, cada vez que
venía, me traía los libros soli­ci­ta­dos. No pudo con­se­guir todo, pero si
los sufi­cien­tes”. Jun­to a Quin­ta­na y Mol­diz per­ma­ne­cen en la emba­ja­da Wil­ma Ala­no­ca Mama­ni, la úni­ca mujer asi­la­da. Cuan­do ocu­rrió el gol­pe era minis­tra de Cul­tu­ras y Turis­mo. Es una impor­tan­te mili­tan­te del MAS en El Alto y perio­dis­ta. Siguen jun­to
a ella los ex minis­tros Javier Zaba­le­ta (Defen­sa) y Héc­tor Arce
Zaco­ne­ta (Jus­ti­cia), Nico­lás Lagu­na (direc­tor de la Agen­cia de Gobierno
Elec­tró­ni­co y Tec­no­lo­gías de Infor­ma­ción y Comu­ni­ca­ción) y el gober­na­dor
de Oru­ro, Víc­tor Váz­quez.
Sobre todos pesan car­gos judi­cia­les que no les per­mi­tie­ron salir de la sede diplo­má­ti­ca.

En cam­bio, a prin­ci­pios de febre­ro el exmi­nis­tro de Mine­ría César
Nava­rro y el ex vice­mi­nis­tro de Desa­rro­llo Rural Pedro Damián Dora­do
reci­bie­ron sal­vo­con­duc­tos para aban­do­nar el país aun­que la pasa­ron mal
antes de abor­dar un avión hacia Méxi­co. En el aero­puer­to de El Alto
fue­ron arres­ta­dos con vio­len­cia pese a que tenían los pape­les en orden.
El inci­den­te diplo­má­ti­co fue pro­vo­ca­do por un jefe poli­cial y un fis­cal
que ale­ga­ron la exis­ten­cia de una orden de deten­ción con­tra ambos. Al
final inter­vino el Minis­te­rio de Gobierno que for­zó la sali­da de los dos
ex fun­cio­na­rios y divul­gó un comu­ni­ca­do don­de expre­só que la deten­ción
se debió a una “des­coor­di­na­ción” entre las auto­ri­da­des y el poder
judi­cial.

Edmun­do Font López, el fla­man­te emba­ja­dor mexi­cano, pre­sen­ció
toda la esce­na. Había reem­pla­za­do unos días antes a Mer­ca­do quien fue
decla­ra­da per­so­na no gra­ta por el régi­men boli­viano y expul­sa­da del
terri­to­rio por el papel cla­ve que cum­plió en el asi­lo a los
cola­bo­ra­do­res del pre­si­den­te depues­to. Corrie­ron la mis­ma suer­te la
encar­ga­da de Nego­cios de Espa­ña Cris­ti­na Borre­gue­ro y el cón­sul de ese
país Alva­ro Fer­nán­dez. El gobierno mexi­cano reco­no­ció la ges­tión de su
diplo­má­ti­ca en la cri­sis y la pro­mo­vió a un car­go más alto. “La
Secre­ta­ría de Rela­cio­nes Exte­rio­res (SRE) anun­cia que en uso de las
facul­ta­des que le con­fie­re la Ley del Ser­vi­cio Exte­rior Mexi­cano, el
pre­si­den­te Andrés Manuel López Obra­dor, a reco­men­da­ción del can­ci­ller
Mar­ce­lo Ebrard, otor­gó el ascen­so al ran­go de emba­ja­do­ra a la minis­tra
María Tere­sa Mer­ca­do Pérez”, seña­ló el gobierno de Méxi­co en un
comu­ni­ca­do.

Los asi­la­dos lle­van casi cin­co meses ence­rra­dos en
la resi­den­cia de tres plan­tas ubi­ca­da en la calle Julio Pati­ño 834 pero
apro­ve­chan el tiem­po al máxi­mo y denun­cian lo que está pasan­do en su
país. Mol­diz pre­sen­tó en su tra­ba­jo varias tesis sobre el gol­pe de
Esta­do y en una de ellas habla de que “orga­nis­mos inter­na­cio­na­les,
prin­ci­pal­men­te la OEA, juga­ron un papel acti­vo en la apli­ca­ción de la
estra­te­gia de la dere­cha y de Esta­dos Uni­dos para derro­car a Mora­les,
quien por la inge­nui­dad de par­te de su equi­po de rela­cio­nes exte­rio­res
le abrió la puer­ta de acce­so al nefas­to Luis Alma­gro, olvi­dan­do la
tris­te his­to­ria de la OEA en Amé­ri­ca Lati­na. Obvia­men­te, detrás de todo
eso siem­pre estu­vo la mano de Esta­dos Uni­dos”.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *