Argen­ti­na. La cons­truc­ción mediá­ti­ca de un esta­dis­ta: A fal­ta de plan bue­nos son virus

Por Jor­ge Fal­co­ne, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 6 abril 2020

Vaya­mos al grano. Nadie que haya sobre­vi­vi­do a los años 70 sin ven­der­se pue­de renun­ciar al pen­sa­mien­to crí­ti­co. Y hete aquí que en algu­nas coyun­tu­ras (o más bien casi siem­pre) ejer­cer­lo resul­ta incó­mo­do.
Sin ir más lejos, un cuen­to de hadas del céle­bre Hans Chris­tian Ander­sen publi­ca­do en 1837 bajo el nom­bre de “El tra­je nue­vo del Empe­ra­dor” lo ilus­tra inme­jo­ra­ble­men­te. En dicho rela­to, un monar­ca tor­pe y velei­do­so se apres­ta a des­fi­lar con­me­mo­ran­do fecha insig­ne para su comar­ca, cuan­do un par de píca­ros sas­tres se acer­can a su pala­cio y le ofre­cen dise­ñar un fas­tuo­so y ori­gi­na­lí­si­mo atuen­do de gala que ten­drá la par­ti­cu­la­ri­dad de ser invi­si­ble para los imbé­ci­les. El hom­bre acep­ta de inme­dia­to y, al cabo de esme­ra­das simu­la­cio­nes de cor­te y con­fec­ción… ter­mi­na des­fi­lan­do des­nu­do, para no asu­mir que él tam­po­co pue­de ver tan curio­sa indu­men­ta­ria. Su grey, abso­lu­ta­men­te some­ti­da a los capri­chos de aquel man­dan­te, con­tem­pla per­ple­ja el espec­tácu­lo pero pre­fie­re aplau­dir y sol­tar expre­sio­nes de admi­ra­ción. Sólo un niño – ino­cen­te como todo humano de cor­ta edad – ati­na a inter­pe­lar a sus padres inte­rro­gan­do por­qué aque­lla auto­ri­dad se pasea tal y como vino al mun­do. Y aquí vie­ne la mora­le­ja: El peque­ño y su fami­lia son expul­sa­dos del pue­blo para siem­pre, des­tino recu­rren­te – y a menu­do peor – de quie­nes osan decir cier­tas ver­da­des en tiem­pos difí­ci­les.
Reca­pi­tu­lan­do. La dic­ta­du­ra oli­gár­qui­co mili­tar geno­ci­da entro­ni­za­da el 24 de mar­zo de 1976, a dife­ren­cia de las que la pre­ce­die­ron des­de 1930, demo­lió casi todo ves­ti­gio del Esta­do de Bien­es­tar cons­trui­do por el pero­nis­mo des­de media­dos de la déca­da del 40.
Su reti­ra­da, pro­du­ci­da por la cre­cien­te resis­ten­cia popu­lar, la difu­sión inter­na­cio­nal de crí­me­nes de lesa huma­ni­dad, y una insal­va­ble cri­sis eco­nó­mi­ca a la que se sumó la derro­ta en la gue­rra del Atlán­ti­co Sur, se con­cre­tó tras una suer­te de “con­sen­so de pos­gue­rra” acor­da­do con la par­ti­do­cra­cia demo­li­be­ral que nos gobier­na des­de enton­ces, con algu­nas varian­tes en la admi­nis­tra­ción de las liber­ta­des for­ma­les, pero la cons­tan­te de no alte­rar sus­tan­cial­men­te la pobre­za estruc­tu­ral – que hoy ascien­de a casi la mitad de la pobla­ción – ni una matriz pro­duc­ti­va de carác­ter extrac­ti­vo.
Así, al cabo de 4 años en que gober­na­ron los intere­ses aggior­na­dos de aque­llos fac­cio­sos de uni­for­me colo­can­do nues­tra eco­no­mía en tera­pia inten­si­va, arri­ba­mos a esta biso­ña ges­tión de un pan­pe­ro­nis­mo tan amplio y diver­so que nos deman­da, ante el terror de vol­ver a lo ante­rior, ni siquie­ra toser para no derri­bar su cas­ti­llo de nai­pes. Malos tiem­pos pues para ejer­cer el pen­sa­mien­to crí­ti­co, aún des­de el más cons­truc­ti­vo de los afa­nes, sin ser apun­ta­do como maxi­ma­lis­ta, agua­fies­tas, o fun­cio­nal a la dere­cha.
Pero aún bajo esa Espa­da de Damó­cles, como este cro­nis­ta des­cien­de – entre otras san­gres – de vas­cos y extre­me­ños, se atre­ve­rá a opi­nar que a un gobierno cons­cien­te de la emer­gen­cia eco­nó­mi­ca, que asu­mió pri­vi­le­gian­do tomar medi­das ten­dien­tes a paliar la dra­má­ti­ca suer­te de lxs de aba­jo optan­do por no esbo­zar – o al menos no dar a cono­cer – un pro­gra­ma orgá­ni­co para lo que dure su man­da­to, so pre­tex­to de reper­fi­lar pri­me­ro el pago de la deu­da odio­sa con los acree­do­res inter­na­cio­na­les en la ya imprac­ti­ca­ble fecha del 31 de mar­zo… la lle­ga­da del COVID – 19 le vino como ani­llo al dedo, para encen­der los moto­res ensa­yan­do cier­ta capa­ci­dad de pla­ni­fi­ca­ción, y para des­em­ba­ra­zar al pri­mer man­da­ta­rio de cual­quier sos­pe­cha de ser un títe­re de su vice­pre­si­den­ta.
La ima­gen que acom­pa­ña esta nota, pro­fu­sa­men­te difun­di­da en las redes a par­tir de las cade­nas nacio­na­les en que Alber­to Fer­nán­dez decre­tó la cua­ren­te­na gene­ral, y a con­ti­nua­ción su pró­rro­ga, ilus­tra en bue­na medi­da lo ante­rior. No sólo eso, el medio pelo jau­ret­cheano tam­bién con­me­mo­ró su cum­plea­ños con mayor ahín­co que el des­em­bar­co argen­tino en las Islas Mal­vi­nas.
Ya se ha dicho que la pan­de­mia azo­ta con rigor pre­fe­ren­cial al mun­do peri­fé­ri­co, sub­si­dia­rio del Nor­te Glo­bal. Sus posi­bles con­se­cuen­cias, por ende, no son ente­ra­men­te impu­tables al ofi­cia­lis­mo de turno. Pero tam­po­co pue­de exi­mír­se­lo de la dila­pi­da­ción de una inme­jo­ra­ble opor­tu­ni­dad his­tó­ri­ca para sumar­se al cla­mor inter­na­cio­nal que exi­ge la con­do­na­ción de la deu­da con­traí­da por los paí­ses más vul­ne­ra­bles a la acción del virus; de haber paga­do 250.000.000 de dóla­res en con­cep­to de intere­ses de esa deu­da y apres­tar­se a abo­nar otros 503 millo­nes corres­pon­dien­tes a los ven­ci­mien­tos de intere­ses de 3 bonos, en ple­na emer­gen­cia sani­ta­ria y cuan­do – por dar sólo un ejem­plo – todos los medios anun­cian dece­sos por fal­ta de res­pi­ra­do­res en los hos­pi­ta­les; de ago­tar en bra­va­tas retó­ri­cas el seña­la­mien­to de un empre­sa­ria­do rapaz que, en el caso de Gar­ba­rino, lle­gó a inti­mar al Eje­cu­ti­vo a levan­tar la cua­ren­te­na a ries­go de cesan­tear a todo el per­so­nal de su plan­ta, y en el de Dano­ne no sólo incre­men­ta sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te sus pre­cios sino que ame­na­za con reba­jar el 40% del sala­rio a gran par­te de sus trabajadores/​as; y mucho menos, aún a pesar de lo iné­di­to de la cir­cuns­tan­cia que atra­ve­sa­mos, de no pre­ver en un comi­té de cri­sis la tra­ge­dia suce­di­da el 3 de abril pasa­do, fecha en que – al cabo de un dis­ci­pli­na­do ais­la­mien­to pon­de­ra­do por varias nacio­nes del mun­do – se expu­so a cien­tos de miles de abue­los a cobrar jubi­la­cio­nes y pen­sio­nes rea­li­zan­do des­de la madru­ga­da del día ante­rior colas de has­ta 3 kiló­me­tros.
Se hace difí­cil ante hechos seme­jan­tes pasar por alto un lugar común: El orden capi­ta­lis­ta pres­cin­de de las dos fran­jas eta­rias extre­mas, que no tie­nen cabi­da en o ya pasa­ron por el pro­ce­so pro­duc­ti­vo. De los jóve­nes aje­nos a cual­quier pri­vi­le­gio social se ocu­pa­rá el “gati­llo fácil”, y de los vie­jos el invierno. O las pan­de­mias.
Pue­de que la cir­cuns­tan­cia alu­di­da – que echó por tie­rra bue­na par­te del esfuer­zo rea­li­za­do has­ta enton­ces por la pobla­ción en gene­ral y el per­so­nal sani­ta­rio en par­ti­cu­lar – no sea de res­pon­sa­bi­li­dad direc­ta del pre­si­den­te, pero lo que no cabe es caer en la típi­ca “teo­ría del cer­co” que supo­ne estar gober­na­dos por un esta­dis­ta visio­na­rio que “la tie­ne ata­da”… pero no está exen­to de pade­cer “fue­go ami­go”. Por­que, si el fla­ge­lo que com­ba­ti­mos nos colo­ca en situa­ción seme­jan­te a una gue­rra, pues enton­ces exi­ge uni­dad de man­do y pre­vi­sión de ries­gos.
Lo cier­to es que, a par­tir de su tesi­tu­ra de paga­dor serial – que lo con­gra­cia con los acree­do­res pero a la vez lo com­pro­me­te cada vez más con el pue­blo que dice repre­sen­tar -, el gobierno enfren­ta­rá horas más que difí­ci­les al cul­mi­nar la cua­ren­te­na y que­dar cara a cara ante el desa­fío de afron­tar con men­gua­das arcas la one­ro­sa deu­da inter­na que car­ga el país.
Que­da cla­ro que estas son con­si­de­ra­cio­nes opi­na­bles. ¿Dón­de está enton­ces, a nues­tro modes­to enten­der, “la madre del borre­go” que nos colo­ca en medio de un labe­rin­to de impro­ba­ble sali­da?
En la cons­ta­ta­ción de que la vicia­da cla­se polí­ti­ca que rige nues­tros des­ti­nos es inca­paz de leer ade­cua­da­men­te este momen­to his­tó­ri­co, que gri­ta a voces que en el mar­co del capi­ta­lis­mo no hay des­tino para la huma­ni­dad.
Y si esa ver­dad de pero­gru­llo colo­ca en un peno­so lugar a nues­tra diri­gen­cia, peor habla de aque­llas orga­ni­za­cio­nes socia­les que, per­si­guien­do la vana ilu­sión de cogo­ber­nar, – muy a pesar de la enco­mia­ble labor de seguir aten­dien­do come­do­res y meren­de­ros – la cri­sis mues­tra bien lejos de la mesa chi­ca que enfren­ta la emer­gen­cia, y osten­si­ble­men­te situa­das en el sub­si­dia­rio rol de vál­vu­la de esca­pe de la olla a pre­sión que comien­za a her­vir des­de la base de la socie­dad.
Por­que el Esta­do con­cen­tra todas las tareas de asis­ten­cia y con­tra­lor en la emer­gen­cia, pero des­es­ti­ma el enor­me poten­cial de la comu­ni­dad, a la que asig­na exclu­si­va­men­te el rol pasi­vo de vaciar las calles y con­fi­nar­se en el hogar.
Vale la pena enton­ces parar la pelo­ta y con­tem­plar la can­cha, como solía hacer el Die­go, para recon­si­de­rar que lxs con­de­nadxs de la tie­rra, ade­más de inco­mi­bles bol­so­nes de ali­men­tos, bar­bi­jos, o alcohol en gel, tie­nen dere­cho a recu­pe­rar cuan­to antes un hori­zon­te eman­ci­pa­to­rio capaz de tras­cen­der este sis­te­ma que hace agua por todos los cos­ta­dos.-

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *