Méxi­co. «Que esta cri­sis no sea una vuel­ta atrás a la sal­va­je nor­ma­li­dad capi­ta­lis­ta», pue­blos ori­gi­na­rios de Amé­ri­ca Latina

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 3 de abril de 2020

Lla­ma­mien­to de los pue­blos ori­gi­na­rios, afro­des­cen­dien­tes y las orga­ni­za­cio­nes popu­la­res de Amé­ri­ca Latina.

La cri­sis que glo­bal­men­te ha pro­vo­ca­do el COVID-19 nos pre­sen­ta una encru­ci­ja­da a los pue­blos de Abya Yala – Amé­ri­ca Lati­na. Las orga­ni­za­cio­nes popu­la­res somos la pri­me­ra línea de resis­ten­cia fren­te a las peo­res expre­sio­nes del sis­te­ma en descomposición:

Esta­mos atra­ve­san­do una cri­sis inte­gral que ame­na­za la vida en todas sus for­mas. El COVID-19 se trans­for­mó en pan­de­mia en un momen­to de agu­di­za­ción de la cri­sis capi­ta­lis­ta y de reite­ra­dos inten­tos des­de el poder eco­nó­mi­co de que la cla­se tra­ba­ja­do­ra car­gue a sus espal­das con la recom­po­si­ción de la tasa decre­cien­te de ganan­cia empre­sa­rial; que con­flu­ye con el debi­li­ta­mien­to de los sis­te­mas de salud, el dete­rio­ro de las con­di­cio­nes de vida y el des­po­jo de lo públi­co como resul­ta­do del giro neo­li­be­ral. La asfi­xia a la que nos some­ten la deu­da exter­na, los orga­nis­mos inter­na­cio­na­les y el ago­bio per­ma­nen­te del impe­ria­lis­mo con­tra nues­tra sobe­ra­nía le dan for­ma a un esce­na­rio que anti­ci­pa las gra­ves consecuencias.

En una Amé­ri­ca don­de nos nega­mos a acep­tar los ajus­tes estruc­tu­ra­les y el des­em­bar­co de nue­vas polí­ti­cas impe­ria­lis­tas, y don­de nues­tros pue­blos han encar­na­do impor­tan­tes levan­ta­mien­tos popu­la­res en los últi­mos meses, la pan­de­mia se ha con­ver­ti­do en una excu­sa para legi­ti­mar la pre­sen­cia de las fuer­zas arma­das en nues­tros terri­to­rios e imple­men­tar medi­das de ajus­te y el dete­rio­ro de las con­di­cio­nes de exis­ten­cia de la cla­se tra­ba­ja­do­ra. Asi­mis­mo, esta cri­sis puso de mani­fies­to nue­va­men­te la bru­ta­li­dad de la vio­len­cia patriar­cal sobre las muje­res y disi­den­cias sexua­les, así como la exclu­sión his­tó­ri­ca de los pue­blos indí­ge­nas y afro­des­cen­dien­tes expues­tos a enfren­tar la pan­de­mia en con­di­cio­nes de vul­ne­ra­bi­li­dad extremas.

Como es la mejor tra­di­ción de nues­tra gen­te, somos las orga­ni­za­cio­nes del pue­blo, obre­ras, cam­pe­si­nas, de pue­blos ori­gi­na­rios, femi­nis­tas, afro­des­cen­dien­tes, pique­te­ras, de pobladoras/​es, de los barrios, las que esta­mos ponien­do el cuer­po, la cabe­za y el cora­zón en desa­rro­llar res­pues­tas inme­dia­tas, pero tam­bién para pro­yec­tar una sali­da a esta cri­sis que no sea una vuel­ta atrás a la sal­va­je nor­ma­li­dad capi­ta­lis­ta, sino un camino hacia una socie­dad dis­tin­ta. Ello será posi­ble si toma­mos lo mejor de noso­tros como pue­blos, los lazos comu­ni­ta­rios y de uni­dad popu­lar, terri­to­rial y regio­nal, que ali­men­te­mos duran­te esta bata­lla, serán par­te del teji­do que cons­tru­ya los hori­zon­tes de trans­for­ma­ción en Abya Yala.

Ante la fal­ta de vivien­da ocu­pa­mos terri­to­rios y cons­trui­mos casas; ante la fal­ta de tra­ba­jo orga­ni­za­mos coope­ra­ti­vas, recu­pe­ra­mos fábri­cas y enfren­ta­mos cie­rres, des­pi­dos y sus­pen­sio­nes; ante el ata­que patro­nal pelea­mos por mejo­res con­di­cio­nes de tra­ba­jo a tra­vés de huel­gas; ante la fal­ta de edu­ca­ción gene­ra­mos escue­las; ante la opre­sión hacia las muje­res y disi­den­cias cons­trui­mos femi­nis­mos popu­la­res; ante la explo­ta­ción cons­trui­mos orga­ni­za­ción sin­di­cal de base y lucha­mos con­tra la pre­ca­ri­za­ción y por sala­rios dig­nos has­ta las últi­mas con­se­cuen­cias; con­tra el ham­bre cons­trui­mos come­do­res y meren­de­ros popu­la­res; ante la cri­sis cli­má­ti­ca desa­rro­lla­mos la agro­eco­lo­gía; fren­te el mono­cul­ti­vo y el mono­po­lio de los ali­men­tos, cons­trui­mos terri­to­rios cam­pe­si­nos agro­ali­men­ta­rios para garan­ti­zar la sobe­ra­nía y auto­no­mía ali­men­ta­ria; ante la mili­ta­ri­za­ción, el para­mi­li­ta­ris­mo y el nar­co­trá­fi­co hace­mos sus­ti­tu­ción de cul­ti­vos y lucha­mos con­tra la vio­len­cia esta­tal. Nues­tra alter­na­ti­va es de vida con­tra los que nos pro­po­nen muerte.

Fren­te a la polí­ti­ca de fron­te­ras cerra­das y de frag­men­ta­ción, y fren­te a la xeno­fo­bia y el neo­fas­cis­mo que pro­po­nen des­de arri­ba, reto­ma­mos el hori­zon­te de la soli­da­ri­dad con­ti­nen­tal y la uni­dad de los pueblos.

Fren­te a las polí­ti­cas de los y las capi­ta­lis­tas, para usar la cri­sis como reves­ti­mien­to del ajus­te, pro­fun­di­ce­mos y replan­tee­mos nues­tras luchas his­tó­ri­cas por la defen­sa de los terri­to­rios, la vida y la socia­li­za­ción de las rique­zas, cons­tru­ya­mos poder popu­lar y comunitario.

Por eso, exi­gi­mos a los gobier­nos y lla­ma­mos a los pueblos:

Prio­ri­zar la vida sobre la deu­da. No al pago de la deu­da exter­na, inves­ti­ga­ción exhaus­ti­va y con­do­na­ción de la mis­ma. Es cri­mi­nal que se esca­ti­men fon­dos a la salud y los dere­chos, por pagar las obli­ga­cio­nes con el FMI y otros acree­do­res. Los sis­te­mas de salud y de pro­tec­ción social para enfren­tar la pan­de­mia son la prio­ri­dad. Nece­si­ta­mos recu­pe­rar nues­tra rique­za estra­té­gi­ca y el mane­jo de ban­cos y comer­cio exte­rior, fuen­te per­ma­nen­te de la san­gría eco­nó­mi­ca de los paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos. Solo una polí­ti­ca de sobe­ra­nía eco­nó­mi­ca, des­de el avan­ce del poder popu­lar, pue­de ali­viar la cri­sis eco­nó­mi­ca y la mun­dial que esta­mos empe­zan­do a vivir.

Com­ba­tir las des­igual­da­des. Impues­to extra­or­di­na­rio a los ricos, a la ganan­cia de los ban­cos y las gran­des empre­sas, a los que fuga­ron capi­ta­les. Que los gobier­nos asu­man el papel de eli­mi­nar las des­igual­da­des pro­mo­vi­das por el mer­ca­do, que las inver­sio­nes nece­sa­rias en polí­ti­cas de emer­gen­cia se finan­cien enfren­tan­do la con­cen­tra­ción de la rique­za, no con reba­jas sala­ria­les a los tra­ba­ja­do­res. Reorien­tar las líneas de pro­duc­ción de las gran­des empre­sas para la gene­ra­ción de insu­mos des­ti­na­dos a com­ba­tir el coro­na­vi­rus, así como las enfer­me­da­des que sopor­ta­mos sin aten­ción del Esta­do como la des­nu­tri­ción, el den­gue, el cha­gas y la tuberculosis.

For­ta­le­ci­mien­to urgen­te de los sis­te­mas de salud públi­ca. Inver­sión urgen­te y prio­ri­ta­ria en el sis­te­ma públi­co de salud, esta­ti­za­ción de la salud pri­va­da y for­ta­le­ci­mien­to de las medi­das de con­ten­ción pan­dé­mi­ca por par­te de los esta­dos. La pan­de­mia reafir­ma la nece­si­dad de que todos y todas reci­ban asis­ten­cia de salud uni­ver­sal, for­ta­le­cien­do la pro­mo­ción públi­ca de estos ser­vi­cios. Que los Esta­dos tomen con­trol de la pro­duc­ción y admi­nis­tra­ción de todos los insu­mos nece­sa­rios para enfren­tar la cri­sis con par­ti­ci­pa­ción y con­trol de los y las tra­ba­ja­do­ras. Eli­mi­na­ción del sis­te­ma de paten­tes sobre los medi­ca­men­tos para desa­rro­llar con ple­ni­tud la inves­ti­ga­ción y apli­ca­ción cien­tí­fi­ca para resol­ver los pro­ble­mas huma­nos, y reco­no­ci­mien­to a la medi­ci­na ori­gi­na­ria y ancestral.

Por tra­ba­jo con todos los dere­chos. Ingre­so uni­ver­sal garan­ti­za­do para todas y todos, prohi­bi­ción de des­pi­dos y sus­pen­sio­nes. Es esen­cial reco­no­cer los dere­chos de las y los tra­ba­ja­do­res para vivir una cua­ren­te­na dig­na. Que esta emer­gen­cia no sea la excu­sa para seguir avan­zan­do en la pre­ca­ri­za­ción del tra­ba­jo. No al cie­rre de empre­sas, apo­yo esta­tal a su ocu­pa­ción y recu­pe­ra­ción por par­te de los y las tra­ba­ja­do­ras.
La vivien­da y el hábi­tat digno como dere­cho social. La cua­ren­te­na solo pue­de rea­li­zar­se bajo un techo, con ser­vi­cios bási­cos garan­ti­za­dos y en un barrio salu­da­ble. Es nece­sa­rio sus­pen­der des­alo­jos, pagos de alqui­ler y de ser­vi­cios; las polí­ti­cas de hábi­tat deben direc­cio­nar­se hacia una refor­ma urba­na inte­gral que garan­ti­ce el acce­so a la vivien­da en barrios dig­nos para todas las fami­lias tra­ba­ja­do­ras. Acce­so uni­ver­sal al agua, luz y gas y urba­ni­za­ción de los barrios popu­la­res: no hay lucha con­tra la pan­de­mia sin que todas las per­so­nas pue­dan tener agua pota­ble, gas y acce­so a la elec­tri­ci­dad en el hogar, barrio o comu­ni­dad. Ni casas sin per­so­nas, ni per­so­nas sin casas. Requi­si­ción de pro­pie­da­des vacías para la pobla­ción en situa­ción de calle y alber­gues populares.

Enfren­tar el ham­bre y garan­ti­zar la ali­men­ta­ción uni­ver­sal. Prio­ri­zar el finan­cia­mien­to y el rol de la agri­cul­tu­ra fami­liar coope­ra­ti­va, comu­ni­ta­ria y agro­eco­ló­gi­ca en el abas­te­ci­mien­to de ali­men­tos para el pue­blo, come­do­res, meren­de­ros y coci­nas comu­ni­ta­rias: es nece­sa­rio avan­zar en la pro­mo­ción del acce­so a los ali­men­tos, como una for­ma de impul­sar la eco­no­mía y no cau­sar una cri­sis de sumi­nis­tro. Garan­ti­zar una canas­ta bási­ca con pre­cios regu­la­dos y exen­tas de impues­tos. Exi­gir san­cio­nes a la espe­cu­la­ción con los pre­cios el aca­pa­ra­mien­to de super­mer­ca­dos e inter­me­dia­rios. Con­do­na­ción de las deu­das de los cam­pe­si­nos y cam­pe­si­nas, la redis­tri­bu­ción de la tie­rra pro­duc­ti­va e imple­men­ta­ción de sis­te­mas de pro­tec­ción y colo­nias agro­eco­ló­gi­cas con finan­cia­mien­to del Estado.

Con­tra la mer­can­ti­li­za­ción de la natu­ra­le­za. Nece­si­ta­mos recu­pe­rar la sobe­ra­nía sobre nues­tros bie­nes comu­nes como el agua, el gas, el petró­leo, la tie­rra, rique­za estra­té­gi­ca que es usur­pa­da por pul­pos eco­nó­mi­cos con las com­pli­ci­dad de gobier­nos y la bur­gue­sía local. Pleno res­pe­to a los terri­to­rios de los pue­blos y replan­teo del mode­lo eco­nó­mi­co y extrac­ti­vo. La explo­ta­ción de recur­sos natu­ra­les debe res­pe­tar a la madre tie­rra como así a los pue­blos que la habitan.

For­ta­le­ci­mien­to del cer­co sani­ta­rio y asis­ten­cia huma­ni­ta­ria con garan­tía de sobe­ra­nía de los terri­to­rios a pue­blos ori­gi­na­rios, nacio­na­li­da­des indí­ge­nas y afros. Espe­cial­men­te a todo aque­llos cuyo hábi­tat se encuen­tra en eco­sis­te­mas vita­les como la Ama­zo­nía, para quie­nes la ame­na­za epi­de­mio­ló­gi­ca pue­de sig­ni­fi­car un etno­ci­dio. For­ta­le­ci­mien­to del gobierno pro­pio y sus sis­te­mas para la per­vi­ven­cia terri­to­rial y cul­tu­ral de la vida de los pue­blos indí­ge­nas y afros. Prohi­bi­ción de des­alo­jos y accio­nes que vio­len la sobe­ra­nía de los pue­blos indígenas.

Polí­ti­cas reales para enfren­tar la vio­len­cia machis­ta. Con las medi­das de ais­la­mien­to social, exis­te la posi­bi­li­dad de aumen­tar la vio­len­cia domés­ti­ca y otras for­mas de vio­len­cia con­tra las muje­res. Que para las muje­res, cis y trans, la expan­sión de las pla­ta­for­mas tec­no­ló­gi­cas para garan­ti­zar su uso cuan­do la vio­len­cia con­tra las muje­res es un hecho no es sufi­cien­te para pre­ve­nir­la y erra­di­car­la. Pre­su­pues­to para pre­ve­nir femi­ci­dios y trans­fe­mi­ci­das. Refu­gios para per­so­nas en situa­ción de vio­len­cia, entre­ga de sub­si­dio eco­nó­mi­co espe­cial a sobre­vi­vien­tes. Pla­nes de empleo y edu­ca­ción orien­ta­dos hacia muje­res y disidencias.

Más pre­ven­ción, no a la repre­sión. Muchos gobier­nos han uti­li­za­do el con­tex­to del coro­na­vi­rus para inten­si­fi­car la lógi­ca repre­si­va y de vigi­lan­cia, y para aumen­tar el encar­ce­la­mien­to de los más pobres, de líde­res comu­ni­ta­rios, defen­so­res y defen­so­ras de dere­chos huma­nos. Es hora de redu­cir la pobla­ción car­ce­la­ria como un pro­ble­ma de salud públi­ca. Tam­bién es nece­sa­rio reva­lo­ri­zar las auto­ri­da­des pro­pias y las guar­dias comu­ni­ta­rias, indí­ge­nas y popu­la­res que cui­dan los terri­to­rios ances­tra­les y están sien­do un efec­ti­vo orga­nis­mo comu­ni­ta­rio para cui­dar la vida en el cam­po y en la ciudad.

No a la inter­ven­ción polí­ti­ca, eco­no­mi­ca y mili­tar impe­ria­lis­ta. Recha­za­mos de mane­ra cate­gó­ri­ca el uso de la cri­sis como excu­sa para una intro­mi­sión mili­tar en Vene­zue­la por par­te del impe­ria­lis­mo yan­kee y sus socios, el ase­si­na­to per­ma­nen­te de líde­res indi­ge­nas y popu­la­res en Colom­bia, la feroz repre­sión de los regi­me­nes gol­pis­tas en Boli­via y Hon­du­ras, del gobierno anti­po­pu­lar de Piñe­ra en Chi­le, asi como la expan­sión de pro­yec­tos extrac­ti­vos en terri­to­rios indí­ge­nas y cam­pe­si­nos. Exi­gi­mos que se levan­ten los blo­queos hacia Cuba y Venezuela.

Ayu­da Huma­ni­ta­ria Inter­na­cio­na­lis­ta. Exi­gi­mos a los gobier­nos que soli­ci­ten ayu­da huma­ni­ta­ria a Cuba y a otros paí­ses que han desa­rro­lla­do expe­rien­cia téc­ni­ca para enfren­tar la pan­de­mia y que pue­den ayu­dar a con­te­ner el bro­te de Covid-19 en las ciu­da­des don­de la pan­de­mia se ha expan­di­do con más cru­de­za, cómo Gua­ya­quil y San Pablo.

Con­tra la rique­za de pocos, por la lucha de los pueblos

¡Por la vida, no el FMI!

Como luchan los pue­blos latinoamericanos:

Dicien­do-hacien­do, dicien­do-hacien­do, dicien­do-hacien­do, ¡cara­jo!

¡Soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta, YA!

Fuen­te: Pozol

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.