Chi­le. Piñe­ra: La sole­dad de un dic­ta­dor

Por Car­los Azná­rez, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 4 abril 2020

Hay momen­tos en que los dic­ta­do­res nece­si­tan hacer­se la idea que el pue­blo los quie­re y los res­pe­ta. Les pasó a todos, des­de Hitler has­ta Vide­la, des­de Mus­so­li­ni y Fran­co has­ta Pino­chet. Sober­bios y omni­po­ten­tes, se ima­gi­nan que esos tiem­pos en que impo­nien­do men­ti­ras y terror logra­ban acer­car a adic­tos que viva­ban sus nom­bres, les ofre­cían sus niños para que los besa­ran o en el peor de los casos se arro­di­lla­ban ante ellos. Alta­ne­ros, no se daban cuen­ta que esas cari­cias eran efí­me­ras y que, aun­que silen­cio­sas, las gran­des mayo­rías los odia­ban y mal­de­cían, mien­tras que otras y otros, com­ba­tien­tes de la liber­tad, lucha­ban con­tra el poder san­grien­to de seme­jan­tes geno­ci­das con todas las armas a su alcan­ce. Se juga­ban la vida para que un tiem­po des­pués quie­nes calla­ban pudie­ran levan­tar la voz, vol­ver a la «nor­ma­li­dad» y dis­fru­tar­la, aun­que sea con alti­ba­jos.

Con Miguel Juan Sebas­tián Piñe­ra Eche­ni­que (alias «Piñe­ra­vi­rus») en cam­bio, no se cum­plen las gene­ra­les de la ley: lo des­pre­cia y has­ta se podría decir sin temor a equi­vo­car­se, lo odia, la mayo­ría de los chi­le­nos y chi­le­nas. Su nom­bre pega­do a un feo epí­te­to que alcan­za has­ta a su madre (por engen­drar­lo) lo gri­ta­ban has­ta antes de la lle­ga­da del enig­má­ti­co Covid-19, cien­tos de miles en los esta­dios, en los reci­ta­les, en los tea­tros, en los tra­ba­jos, en las calles. Pero ade­más, millo­nes de muje­res recor­da­ron esa y otras con­sig­nas el pasa­do 8M, ponien­do el acen­to en remar­car que es «ase­sino igual que Pino­chet». Más aún, en todo el país, los heroi­cos y ale­gres cabros y cabras, mucha­chos y mucha­chas de la «pri­me­ra línea», deja­ron en cla­ro que la revuel­ta es impa­ra­ble, luchan­do con valor fren­te a la Ges­ta­po de «Piño­chet», que a esta altu­ra son los úni­cos, jun­to la mili­ca­da pru­sia­na, con los que cuen­ta el dic­ta­dor para sen­tir­se segu­ro. Cara­bi­ne­ros, pacos, gua­na­cos, zorri­llos, repre­sen­ta los sím­bo­los del odio piñe­ris­ta, fas­cis­ta, oli­gár­qui­co con­tra los de aba­jo, y tam­bién con­tra los del medio, sin dudar­lo.

Hete aquí, que el dic­ta­dor, segu­ra­men­te acon­se­ja­do por alguno de sus «crea­ti­vos» ase­so­res, qui­so mos­trar al país ente­ro que con él «no hay quien pue­da». De bue­nas a pri­me­ras, este vier­nes se subió a un coche blin­da­do, cus­to­dia­do por dece­nas de cara­bi­ne­ros de éli­te, y se lan­zó a reco­rrer las calles y ave­ni­das de San­tia­go vacías de pue­blo, debi­do a la mor­ta­dad que está pro­vo­can­do la pan­de­mia. Enfer­me­dad que el dic­ta­dor no sabe como fre­nar, lo que tam­po­co pare­ce preo­cu­par­le dema­sia­do.

Así fue como de pron­to, ocu­rrió lo que hubie­ra sido impen­sa­ble solo quin­ce días atrás, Piñe­ra y sus uni­for­ma­dos lle­ga­ron has­ta la Pla­za de la Dig­ni­dad (Pla­za Ita­lia para el dic­ta­dor), can­che­ro, des­cen­dió del vehícu­lo y en man­gas de cami­sa se diri­gió has­ta el monu­men­to a su admi­ra­do Gene­ral Baque­dano (otro des­pre­cia­ble de la ver­da­de­ra his­to­ria chi­le­na), y se sen­tó al pie del mis­mo para que el fotó­gra­fo ofi­cial toma­ra las fotos de rigor.

¿Qué pen­sa­ría el con­chi­su­ma­dre de Piñe­ra en ese momen­to? ¿Se sen­ti­ría gana­dor de algu­na apues­ta con­si­go mis­mo o esta­ría mal­di­cien­do a los emplea­dos de la Inten­den­cia de San­tia­go por no haber lim­pia­do total­men­te el monu­men­to, pues­to que aún son visi­bles las pin­ta­das que exi­gen en grue­sos tra­zos «Fue­ra Piñe­ra»? ¿O esta­ría escu­chan­do el rumor de esas cien­tos de miles de voces que vier­nes a vier­nes, des­de el 18 de octu­bre pasa­do se jun­ta­ban en ese mis­mo sitio, a pesar de las durí­si­mas car­gas de los pacos para decir­le al mun­do que «Chi­le des­per­tó»? ¿O habrá teni­do un esca­lo­frío al cru­zar­se por su retor­ci­da men­te las imá­ge­nes de Mau­ri­cio Fre­des, el Neko Zamo­ra y todos los jóve­nes ase­si­na­dos por sus esbi­rros?

Sin embar­go, esta foto que Piñe­ra qui­so hacer­se en la pla­za del pue­blo, casi como una pro­vo­ca­ción, lo pin­ta de cuer­po ente­ro. Está solo. Defi­ni­ti­va­men­te solo. No lo apo­ya ni Baque­dano, ni su caba­llo mil veces pin­ta­do y gara­ba­tea­do por los jóve­nes que se tre­pa­ban en él con ban­de­ras chi­le­nas, mapu­ches o del Colo Colo. Ni tam­po­co se le acer­có a salu­dar­le alguno de los pája­ros que habi­ta­ban el par­que fores­tal has­ta que la pro­fu­sión de gases arro­ja­dos por los pacos en estos 5 meses y medio de rebe­lión, los hicie­ron emi­grar a mejo­res cli­mas. No. Piñe­ra habrá son­rei­do para la foto y la cáma­ra poli­cial pero ni siquie­ra está segu­ro de que esos uni­for­ma­dos y alcahue­tes que lo acom­pa­ñan no lo están cara­jean­do tam­bién des­de sus entra­ñas.

Más allá del ges­to paté­ti­co del dic­ta­dor, la Pla­za de la Dig­ni­dad y los alre­de­do­res de ese monu­men­to que se hizo emble­má­ti­co por las mul­ti­tu­des que lo pobla­ban has­ta hace pocos días, se ha con­ver­ti­do ‑jun­to con las de Anto­fa­gas­ta, Val­pa­raí­so y tan­tas otras- en el sím­bo­lo de la gran derro­ta, no solo de Piñe­ra sino tam­bién del sis­te­ma que él repre­sen­ta, de esa cla­se polí­ti­ca bur­gue­sa que no cree en el pue­blo y por eso lo ha inten­ta­do bas­tar­dear y humi­llar duran­te todo su man­da­to.

Ya en su coche, en fran­ca reti­ra­da, el dic­ta­dor pudo obser­var, mien­tras el vehícu­lo se des­li­za­ba por la Ala­me­da, muy cer­ca del GAM, una fra­se gara­ba­tea­da a la lige­ra en un muro. Al leer­la, se le qui­tó brus­ca­men­te esa son­ri­sa boba que mues­tra en las rue­das de pren­sa: «A noso­tros nos mata más Piñe­ra que el coro­na­vi­rus», bajó los ojos y sin­tió mie­do.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *