El Daesh en India, un cho­que inevi­ta­ble

Gua­di Cal­vo* /​Resu­men Latinoamericano/​03 de abril de 2020

La viru­len­ta
cam­pa­ña antí islá­mi­ca del Pri­mer Minis­tro indio Naren­dra Modi que se veri­fi­ca
en la vio­len­ta repre­sión con­tra los gru­po inde­pen­den­tis­tas de Cache­mi­ra, de
mayo­ría musul­ma­na, y la apli­ca­ción de
la ley la Ley de Enmien­da de Ciu­da­da­nía (CAA), con la que se pro­cu­ra dejar sin
la nacio­na­li­dad a qui­zás a millo­nes de musul­ma­nes
indios, lo que ha pro­vo­ca­do impor­tan­tes pro­tes­tas a lo lar­go de todo el país,
duran­te el pasa­do mes de febre­ro, las que se han sal­da­do con doce­nas de
muer­tos, miles de dete­ni­dos, ade­más de cuan­tio­sas pér­di­das mate­ria­les en
barrios y comu­ni­da­des islá­mi­cas,
(Ver. India; los Dio­ses bas­tar­dos). Ha lo que se debe sumar que la cons­tan­te
pro­pa­gan­da del régi­men neo nazi de
Modi, está pro­vo­ca­do tam­bién miles de epi­so­dios de vio­len­cia indi­vi­dual y
“espon­ta­nea” hacía musul­ma­nes, en
comu­ni­da­des que poco tiem­po atrás, con­vi­vían en armo­nía. Se repi­ten cada vez
con más fre­cuen­cia que ciu­da­da­nos comu­nes de ori­gen hin­dú, ata­quen a musul­ma­nes
pro­vo­can­do gra­ves heri­das y en algu­nos casos inclu­so la muer­te.

El odio
irra­cio­nal ins­ta­la­do por Modi, que ha radi­ca­li­za­do las pasio­nes de uno y otro
lado, que pue­de esca­lar has­ta una ver­da­de­ra gue­rra civil, tenien­do en cuen­ta que
los musul­ma­nes repre­sen­tan la pri­me­ra
mino­ría reli­gio­sa de la India con poco más de 200 millo­nes de almas, lo que de
hecho sig­ni­fi­ca un ver­da­de­ro puen­te de pla­ta lo que el Pri­mer Minis­tro está
exten­dien­do al fun­da­men­ta­lis­mo islá­mi­co,
siem­pre pro­pen­so a agu­di­zar la pola­ri­za­ción entre los dife­ren­tes gru­pos
reli­gio­sos, ha pro­fun­di­za­do los vec­to­res de odio, que es como ha con­se­gui­do que
miles de jóve­nes alre­de­dor del mun­do se incor­po­ren a sus orga­ni­za­cio­nes.

Y usu­fruc­tuan­do la
pola­ri­za­ción reli­gio­sa de India, la Willat
Daesh Kho­ra­san
, la fran­qui­cia del Daesh
glo­bal, que ope­ran Afga­nis­tán, Pakis­tán, Cache­mi­ra e India ha ini­cia­do accio­nes
con­tra Nue­va Delhi.

El pasa­do miér­co­les
25 de mar­zo, un coman­do del Daesh Kho­ra­san
ata­có el cen­tro reli­gio­so Sij, Gurud­wa­ra
Har Rai Sahib, de Kabul, (Afga­nis­tán), según tes­ti­gos entre seis y ocho muyahi­di­nes, entran­do de dos en dos
abrie­ron fue­go al momen­to del cul­to. Matan­do a vein­ti­cin­co fie­les, tras lo que
toma­ron el edi­fi­cio en el que había unas ochen­ta per­so­nas, resis­tien­do varias
horas los inten­tos de reto­ma por par­te de los hom­bres de la poli­cía y el
ejér­ci­to afgano. Las auto­ri­da­des han podi­do iden­ti­fi­car a Moham­med Moh­sin, tam­bién
cono­ci­do como Abu Kha­lid al-Hin­di, pro­ce­den­te del esta­do indio de Kera­la, que
aban­do­nó India en 2018 y lle­gó a Afga­nis­tán cru­zan­do por Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos,
para ingre­sar a Irán.

En el comu­ni­ca­do
de la orga­ni­za­ción terro­ris­ta que se adju­di­ca el ata­que seña­la que fue “una
ven­gan­za por los musul­ma­nes en cache­mi­res”, quie­nes sufren des­de el año pasa­do
la cons­tan­te repre­sión de par­te del ejér­ci­to indio. Según algu­nas fuen­tes
loca­les, el obje­ti­vo ori­gi­nal del ata­que no habría sido el com­ple­jo Gurud­wa­ra de
Kabul, sino el con­su­la­do indio de Jala­la­bad, capi­tal de la pro­vin­cia de
Nan­garhar o la emba­ja­da de Nue­va Delhi en Kabul. Ata­car intere­ses indios no es
casual, sino que encie­rra toda una espe­cu­la­ción polí­ti­ca por par­te de los
ideó­lo­gos del aten­ta­do, ya que India ha rea­li­zan­do impor­tan­tes esfuer­zos
eco­nó­mi­cos y polí­ti­cos en Afga­nis­tán en pro­cu­ra de con­so­li­dar un alian­za
estra­té­gi­ca fren­te al siem­pre ame­na­zan­te Pakis­tán.

Este es el segun­do ata­que que rea­li­za el Daesh Kho­ra­san con­tra la comu­ni­dad Sij, en Afga­nis­tán, el ante­rior se
pro­du­jo el Este fue el segun­do ata­que de ISKP
con­tra la comu­ni­dad mino­ri­ta­ria sij de Afga­nis­tán des­pués del aten­ta­do sui­ci­da en
julio de 2018 con­tra una cara­va­na hin­dúes
Sijs en Jala­la­bad, capi­tal de la pro­vin­cia
de Nan­garhar, don­de murie­ron 19 per­so­nas, que via­ja­ban para un encuen­tro con el
pre­si­den­te afgano Ash­raf Gha­ni, de gira en Nan­garhar, cuan­do un ata­can­te
sui­ci­da deto­nó la car­ga explo­si­va que lle­va­ba ado­sa­dos a su cuer­po.

El ata­que con­tra
el com­ple­jo Gurud­wa­ra, se pro­du­ce como una reac­ción del Daesh, tras los duros reve­ses que vie­ne reci­bien­do en las últi­mas
sema­nas por par­te de las fuer­zas de segu­ri­dad nor­te­ame­ri­ca­nas, afga­na y el
pro­pio tali­bán, quien no admi­te
nin­gu­na otra orga­ni­za­ción de sus carac­te­rís­ti­cas en su país. La fuer­za fun­da­da
en 2014, por el cali­fa Abu Bakr al-Bagh­da­di
con­cen­tra la mayo­ría de sus efec­ti­vos, unos dos mil com­ba­tien­tes, en la
pro­vin­cia de Kunar en el este afgano.

Más allá de los
reve­ses, la orga­ni­za­ción sigue resis­tien­do y espe­ra, habien­do rea­li­za­do una
impor­tan­te can­ti­dad de ata­ques duran­te las últi­mas sema­nas, par­ti­cu­lar­men­te
inten­sos, des­pués de los acuer­do de paz a los que lle­ga­ron el Tali­bán y los Esta­dos Uni­dos en Doha, en
febre­ro últi­mo, (Ver: Afga­nis­tán:
¿Acuer­do o sal­vo­con­duc­to para Trump?). La estra­te­gia del Daesh, se fun­da su capa­ci­dad para
con­vo­car a mili­cia­nos más intran­si­gen­tes del Tali­bán y sus alia­dos de al-Qae­da,
que se nie­guen a acep­tar el acuer­do con Washing­ton, una posi­bi­li­dad mucho más
que pro­ba­ble.

Con des­tino India

El Daesh, inme­dia­ta­men­te des­pués de los
ata­ques de Pas­cua en Sri Lan­ka en mayo de 2019 (Ver: (Ver: Sri Lan­ka: Muer­te en pascuas).y la per­di­da de los últi­mos
terri­to­rios en Irak y Siria, toda­vía vivó el cali­fa Ibrahím (Abu Bakr al-Bagh­da­di) decla­ró a la India, como pro­vin­cia
de su cali­fa­to o Wilā­yat al-Hind.

Tras los dis­tur­bios
del pasa­do mes de febre­ro en Delhi, que deja­ron cer­ca de cin­cuen­ta muer­tos, el
29 de mar­zo, el Daesh, en el segun­do
núme­ro de su revis­ta, Sawt al-Hind (Voz
de Hind) en cuya por­ta­da apa­re­ce el títu­lo “Enton­ces, ¿a dón­de vas? Un lla­ma­do
a los musul­ma­nes de la India” don­de se pide a los musul­ma­nes indios, en nom­bre del Islam, a unir­se al Daesh,
en don­de se cata­lo­ga de após­ta­tas a los tali­ba­nes
y exi­ge a sus mili­cia­nos a deser­tar de la orga­ni­za­ción del mullah Hai­ba­tu­lá Ajund­za­da e incor­po­rar­se al Daesh Kho­ra­san.

Los exper­tos
con­si­de­ran que no es casual, la uti­li­za­ción por par­te del Daesh, de un shahid (sui­ci­da)
de ori­gen indio en el ata­que al com­ple­jo Gurud­wa­ra de Kabul, en pri­mer lugar
por­que inclu­ye la pre­sen­cia india en una acción terro­ris­ta eje­cu­ta­da en uno de
los pun­tos más segu­ros de la capi­tal afga­na, cuan­do ade­más la ciu­dad está
blo­quea­da por las res­tric­cio­nes del COV-19co­ro­na­vi­rus, alen­tan­do así a los musul­ma­nes indios, a incor­po­rar­se de
cual­quier modo a la cau­sa tak­fi­ris­ta;
Demos­trar que Daesh, sigue pre­sen­te
en Afga­nis­tán y no ha sido derro­ta­do. Tam­po­co es casual la uti­li­za­ción de un
ata­can­te un ciu­da­dano indio para para la ope­ra­ción con­tra un tem­plo Sij, lo que en momen­tos de gran
revul­sión inter­na de India por cues­tio­nes reli­gio­sas incor­po­rar a los sijis­tas (segui­do­res) a las dispu­tas,
aña­di­ría un nue­vo dolor de cabe­za a Modi. Ya que los cre­yen­tes Sijs, una reli­gión fun­da­da en el siglo
XVI, por un san­tón lla­ma­do Nanak Dev Ji, toman­do ele­men­tos del hin­duis­mo y el islam, como la
reen­car­na­ción, el vege­ta­ria­nis­mo o la prohi­bi­ción del alcohol, son
par­ti­cu­lar­men­te fer­vo­ro­sos, y que a pesar de repre­sen­tar solo 2.2 por cien­to de
los 1300 millo­nes de habi­tan­tes que tie­ne India, alcan­za­do ape­nas a los vein­te
millo­nes, que la con­vier­te en la cuar­ta más nume­ro­sa del país, han par­ti­ci­pa­do
de innu­me­ra­bles revuel­tas. La mayo­ría de esta comu­ni­dad se encuen­tra en el
Pun­jab esta­do fron­te­ri­zo con Pakis­tán, una nación neta­men­te musul­ma­na y jura­da enemi­ga de Nue­va
Delhi.

Si bien has­ta
aho­ra, la comu­ni­dad musul­ma­na de
India, se ha man­te­ni­do ale­ja­da de los pos­tu­la­dos del Daesh, y son pocos los mili­tan­tes indios en las filas de las
orga­ni­za­cio­nes waha­bi­tas, inclu­so en
Cache­mi­ra, las accio­nes de Modi, podrían pro­vo­car la radi­ca­li­za­ción de muchos musul­ma­nes, par­ti­cu­lar­men­te los jóve­nes.

En febre­ro, las kha­ti­bas (bri­ga­das) del Daesh en Jam­mu y Cache­mi­ra emi­tie­ron un
comu­ni­ca­do que ame­na­za­ban con accio­nes mili­ta­res con los Ser­vi­cios de
Inte­li­gen­cia, que tra­ba­jan en esos esta­dos y par­ti­cu­lar­men­te con­tra gru­pos
ultra nacio­na­lis­tas hin­dúes como el Rash­tri­ya
Swa­yam­se­vak Sangh
o RSS (Aso­cia­ción
Patrió­ti­ca Nacio­nal) una de las orga­ni­za­cio­nes que dan apo­ya­tu­ra ideo­ló­gi­ca y
polí­ti­ca al pre­si­den­te Modi, que ope­ra­ran ile­gal­men­te como ban­das
para­mi­li­ta­res.

Al tiem­po que el
pre­si­den­te Naren­dra Modi, con­ti­núe con dia­tri­ba anti islá­mi­ca, la radi­ca­li­za­ción de los musul­ma­nes indios a mediano pla­zo dado la impor­tan­te can­ti­dad de madras­sasmez­qui­tas de la orden waha­bí,
pro­pa­la­do­res de la ideo­lo­gía más extre­ma del islam, que exis­ten en India, pro­vo­ca­ran que una gran irrup­ción del Daesh sea inevi­ta­ble.

*Gua­di
Cal­vo es escri­tor y perio­dis­ta argen­tino. Ana­lis­ta Inter­na­cio­nal espe­cia­li­za­do
en Áfri­ca, Medio Orien­te y Asia Cen­tral. En Face­book: https://​www​.face​book​.com/​l​i​n​e​a​i​n​t​e​r​n​a​c​i​o​n​a​lGC.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *