Pen­sa­mien­to Crí­ti­co. La defen­sa nacio­nal en la era de la oli­gar­quía finan­cie­ra glo­bal.

Por Gui­ller­mo Cavias­ca*, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano 01 de abril de 2020

“La gue­rra enta­bla­da por una comu­ni­dad ‑la gue­rra entre nacio­nes enteras‑, y par­ti­cu­lar­men­te entre nacio­nes civi­li­za­das, sur­ge siem­pre de una cir­cuns­tan­cia polí­ti­ca, y no tie­ne su mani­fes­ta­ción más que por un moti­vo polí­ti­co” Carl Von Clau­se­witz

Esta típi­ca defi­ni­ción se encuen­tra desa­fia­da hoy a un nivel de com­ple­ji­dad pro­duc­to de las nue­vas rela­cio­nes de domi­na­ción a nivel mun­dial: una trans­na­cio­na­li­za­ción, ano­ni­ma­to y diver­si­dad de for­mas que nos obli­ga a pen­sar la orga­ni­za­ción de nues­tras comu­ni­da­des nacio­na­les y su defen­sa de nue­vas y más com­ple­jas for­mas 

Par­ti­mos de una serie de defi­ni­cio­nes a prio­ri. Una, el ejer­ci­cio de la sobe­ra­nía (como, quie­nes la ejer­cen) es un asun­to prin­ci­pal de toda comu­ni­dad. El Esta­do es la for­ma polí­ti­ca actual aún vigen­te de orga­ni­za­ción de las comu­ni­da­des. Enten­de­mos como “comu­ni­dad” la for­ma­ción social espe­cí­fi­ca liga­da por diver­sos lazos estruc­tu­ra­les, eco­nó­mi­cos, polí­ti­cos y cul­tu­ra­les. El ejer­ci­cio de la segu­ri­dad inte­rior y la defen­sa exte­rior, son atri­bu­tos bási­cos de la sobe­ra­nía, sin ellos no exis­te tal cosa. No hay sobe­ra­nía sin defen­sa, no hay defen­sa sin FFAA (aun­que pue­de haber FFAA sin defen­sa ni sobe­ra­nía)

Una visión com­ple­ta de cual­quier aspec­to de la vida social en gene­ral debe ser pen­sa­da en el mar­co de la eta­pa his­to­ria en que se encuen­tra la socie­dad en cues­tión, tan­to en su desa­rro­llo pro­pio, como en rela­ción con el desa­rro­llo del res­to de la huma­ni­dad.

En gene­ral ten­de­mos a pen­sar “la defen­sa” con los cri­te­rios a los que esta­mos acos­tum­bra­dos: el de los Esta­dos-nación de los siglos XIX y XX. Sin embar­go todas las socie­da­des huma­nas han teni­do algu­na for­ma par­ti­cu­lar de ejer­ci­cio de la fuer­za, tan­to hacia den­tro de las mis­mas como en rela­ción con otras comu­ni­da­des. 

Si el capi­ta­lis­mo (el socia­lis­mo tam­bién, y en la prác­ti­ca con mayor esfuer­zo que el capi­ta­lis­mo) creo Esta­dos-nación que se defi­nían en for­ma pre­ci­sa fren­te a los demás. A par­tir de esto se cali­fi­ca­ba su nivel de desa­rro­llo e inde­pen­den­cia entre la comu­ni­dad de Esta­dos del mun­do (impe­ria­lis­tas de pri­me­ro o segun­do orden, sub-impe­ria­lis­tas, depen­dien­tes, semi-colo­nia­les, colo­nia­les). En la actua­li­dad pare­cie­ra que el capi­ta­lis­mo de esta nue­va épo­ca tien­de a dis­mi­nuir noto­ria­men­te la capa­ci­dad de esos Esta­dos crea­dos a lo lar­go de los siglos para ejer­cer la sobe­ra­nía en el terri­to­rio que los mapas les asig­nan, aún como enti­da­des admi­nis­tra­ti­vas depen­dien­tes. 

Sobe­ra­nía nacio­nal o trans­na­cio­nal

¿Que es la sobe­ra­nía?: Es un tér­mino sus­tan­ti­vo, en teo­ría polí­ti­ca es la cate­go­ría que desig­na la auto­ri­dad supre­ma que posee el poder últi­mo e inape­la­ble sobre algún sis­te­ma de gobierno. En dife­ren­tes for­ma­cio­nes socia­les, esta auto­ri­dad pue­de resi­dir en Dios, en el Monar­ca, en una cas­ta o cla­se social pri­vi­le­gia­da, en otro país o comu­ni­dad ocu­pan­te, en algu­na ins­ti­tu­ción, o en el pue­blo en gene­ral con dife­ren­tes gra­dos de media­ción. 

¿Cómo se mani­fies­ta esa sobe­ra­nía? median­te el ejer­ci­cio de la auto­ri­dad, mas o menos colec­ti­va pero, sin dudas, con un gra­do de con­sen­so, no solo coer­ción. Por ello la Sobe­ra­nía que es lo que hace a la comu­ni­dad y defi­ne el gra­do de par­ti­ci­pa­ción real que hay en esa comu­ni­dad, tie­ne dos atri­bu­tos que son la segu­ri­dad inte­rior y la defen­sa exte­rior. O sea defi­ne quién y como deten­ta la fuer­za. 

La sobe­ra­nía es más que el con­trol mili­tar y de segu­ri­dad de un terri­to­rio. Des­de el vamos un Esta­do no exis­te como Esta­do-nación si su mer­ca­do nacio­nal no tie­ne múl­ti­ples intere­ses y vin­cu­la­cio­nes inter­nas, más que exter­nas. Como tam­po­co exis­te la sobe­ra­nía en las socie­da­des indus­tria­les, finan­cie­ras, inter­re­la­cio­nas, en las socie­da­des capi­ta­lis­tas moder­nas en gene­ral, si la auto­ri­dad de la comu­ni­dad no se extien­de a esos “terri­to­rios” indus­tria­les o finan­cie­ros. O sea si la defen­sa y sus atri­bu­tos de fuer­za no son capa­ces de garan­ti­zar­la en esos “terri­to­rios”. O mas bien, por la nega­ti­va, la sobe­ra­nía, o par­te de ella, resi­de en quie­nes deten­ten la auto­ri­dad sobre esos terri­to­rios indus­tria­les o finan­cie­ros (podría­mos exten­der­lo a cul­tu­ra­les aho­ra que se ha mer­can­ti­li­za­do y con­cen­tra­do en gran medi­da la pro­duc­ción de la cul­tu­ra, etc.). 

Como vemos en la actua­li­dad la pre­sen­cia de las mul­ti­na­cio­na­les, del capi­tal glo­ba­li­za­do, la difu­mi­na­ción de las fron­te­ras en lo que hace a la cir­cu­la­ción de capi­ta­les y mer­can­cías es una polí­ti­ca que con fuer­za vie­ne impo­nién­do­se en el mun­do de for­ma avan­za­da des­de la déca­da de los 8090. Esto no es nove­dad si lo ana­li­za­mos des­de una pers­pec­ti­va amplia, his­tó­ri­ca­men­te. Cuan­do la era del impe­ria­lis­mo, y aun déca­das antes, las poten­cias del siglo XIX impo­nían la aper­tu­ra de mer­ca­dos a caño­na­zos. Solo debe­ría venir a nues­tra men­te tan­to las inva­sio­nes ingle­sas como la gue­rra del Para­ná. 

Sin embar­go la nove­dad es la dimen­sión de la apues­ta actual, ya que en los siglos XIX y XX el rol de los Esta­dos como suje­to últi­mos de sobe­ra­nía no era cues­tio­na­do abier­ta­men­te ni en teo­ría, en todo caso las ins­ti­tu­cio­nes esta­ta­les loca­les “media­ban” con la poten­cia domi­nan­te. 

Hoy (y esto si es nove­dad) una serie de ins­ti­tu­cio­nes glo­ba­les y orga­ni­za­cio­nes socia­les, finan­cie­ras y polí­ti­cas trans­na­cio­na­les se ubi­can por sobre los Esta­dos. Son finan­cie­ras, polí­ti­cas, de “liber­tad de pren­sa”, de comer­cio, eco­lo­gis­tas, de DDHH, pro­duc­to­ras de rece­tas para la legis­la­ción labo­ral, pre­vi­sio­nal, comer­cial, de salud, has­ta penal… O sea fun­cio­nes esta­ta­les, con sus res­pec­ti­vas ins­ti­tu­cio­nes y legis­la­ción trans­na­cio­nal, que bus­can ubi­car­se sobre el Esta­do nacio­nal: colo­car la sobe­ra­nía aun más lejos de los pue­blos. 

Allí vemos los paí­ses some­ti­dos a tri­bu­na­les extra­te­rri­to­ria­les para cues­tio­nes que son patri­mo­nio indis­cu­ti­ble de la pro­pia defi­ni­ción como comu­ni­dad sobe­ra­na. Tri­bu­na­les de jus­ti­cia o de arbi­tra­je ubi­ca­dos más allá del “común acuer­do de que un ter­ce­ro medie”. Sino que apa­re­cen ins­ti­tu­cio­nes en las que el Esta­do “dele­ga” par­te de su sobe­ra­nía, tal como las pro­vin­cias argen­ti­nas lo hacen en el Esta­do nacio­nal. Para men­cio­nar solo algu­nos de los más cono­ci­dos y reco­no­ci­dos por nues­tro país: GAFI (Gru­po de Acción Finan­cie­ra Inter­na­cio­nal), que con­tro­la el flu­jo de capi­ta­les. El CIADI, depen­dien­te del Ban­co Mun­dial, median­te el cual Argen­ti­na reco­no­ce un espa­cio de reso­lu­ción de con­flic­tos y fis­ca­li­za­ción trans­na­cio­nal en don­de el Esta­do es liti­ga­do por cual­quier pri­va­do en temas de tra­ta­mien­to de deu­das, nacio­na­li­za­cio­nes etc. Los con­sa­bi­dos BM o FMI. La CIDH (Comi­sión Inter­ame­ri­ca­na de DDHH) cuyo rol inter­ven­cio­nis­ta al ser un orga­nis­mo de esta ins­ti­tu­cio­na­li­dad glo­bal es cla­ra­men­te ses­ga­do. Ins­ti­tu­cio­nes aun no reco­no­ci­das, pero que se pre­sen­tan con “fis­ca­les” o “dado­res” de polí­ti­cas y ase­so­ra­mien­to, como la SIP en pren­sa u orga­ni­za­cio­nes, empre­sas y ONGs para­es­ta­ta­les trans­na­cio­na­les, en eco­lo­gía, salud, DDHH, géne­ro, cul­tu­ra, etc. Ins­ti­tu­cio­nes que a tra­vés de su pre­sen­cia capi­lar den­tro de la for­ma­ción social nacio­nal, y con ONGs tri­bu­ta­rias, actúan impo­nien­do sus agen­das.

Es de des­ta­car que en la cons­ti­tu­ción de 1994 se incor­po­ra­ron algu­nos tra­ta­dos inter­na­cio­na­les en pie de igual­dad, des­te­rri­to­ria­li­zan­do así par­te de la sobe­ra­nía. Ese fue un paso en la cons­truc­ción de la sobe­ra­nía ins­ti­tu­cio­nal trans­na­cio­nal. Algu­nos “pare­cen” jus­tos y “lógi­cos”. Pero la lógi­ca glo­bal de esta trans­na­cio­na­li­za­ción de la sobe­ra­nía no es el res­pe­to a la vida de las per­so­nas, sino la “pro­vin­cia­li­za­ción” de los Esta­dos. Aun así sus sím­bo­los exte­rio­res se man­tie­nen, como sus ins­ti­tu­cio­nes, aun­que pare­cen ten­der a ser degra­das a ins­ti­tu­cio­nes de gobierno y admi­nis­tra­ción de un espa­cio de nego­cios. 

Lo mis­mo pasa con las FFAA, ins­tru­men­to por anto­no­ma­sia de la sobe­ra­nía. Es en este mar­co de evo­lu­ción, de derro­ta de los pue­blos, de per­di­da de dere­chos por la cla­se tra­ba­ja­do­ra, que debe­mos pen­sar la cues­tión de la defen­sa nacio­nal y las FFAA. Por­que en el terreno de la his­to­ria, al no ser lineal ni posi­ti­vis­ta, sabe­mos que es defi­ni­do por la lucha. Que el rum­bo y la for­ma que se defi­nan las nue­vas ins­ti­tu­cio­nes que pre­ten­de crear el capi­ta­lis­mo para hacer­se mas efi­cien­te en su saqueo, será con­se­cuen­cia de esa lucha. Y allí jue­gan las for­mas de orga­ni­za­ción de la defen­sa y las FFAA que pro­pon­ga­mos. De esta defi­ni­ción mul­ti­di­rec­cio­nal salen nues­tras hipó­te­sis de defen­sa.


La defen­sa nacio­nal en la nue­va era de domi­na­ción inte­gral del capi­tal

A par­tir de estas defi­ni­cio­nes pro­po­ne­mos pen­sar cual es la for­ma alter­na­ti­va en la que se pue­de inter­ve­nir para cons­truir un desa­rro­llo his­tó­ri­co de libe­ra­ción. Como dispu­tar el tipo de pro­gre­so a las cla­ses domi­nan­tes que lo con­du­cen sin caer en ana­cro­nis­mos. O en resis­ten­cias de tipo “lud­dis­tas”. Y espe­cí­fi­ca­men­te como pen­sar esto en el tema de la defen­sa, las FFAA y la sobe­ra­nía nacio­nal, en un mun­do que nos impo­ne una defen­sa y sobe­ra­nía trans­na­cio­nal. Por­que no hay sobe­ra­nía sin defen­sa, y no hay defen­sa son Fuer­zas Arma­das. Pue­de haber FFAA sin sobe­ra­nía pero al revés nun­ca.

Una cues­tión que cree­mos que es impor­tan­te acla­rar es que, como ya Marx hace mucho tiem­po seña­ló, “La tra­di­ción de todas las gene­ra­cio­nes muer­tas opri­me como una pesa­di­lla el cere­bro de los vivos. Y cuan­do éstos apa­ren­tan dedi­car­se pre­ci­sa­men­te a trans­for­mar­se y a trans­for­mar las cosas, a crear algo nun­ca vis­to, en estas épo­cas de cri­sis revo­lu­cio­na­ria es pre­ci­sa­men­te cuan­do con­ju­ran teme­ro­sos en su auxi­lio los espí­ri­tus del pasa­do, toman pres­ta­dos sus nom­bres, sus con­sig­nas de gue­rra, su ropa­je, para, con este dis­fraz de vejez vene­ra­ble y este len­gua­je pres­ta­do, repre­sen­tar la nue­va esce­na de la his­to­ria uni­ver­sal”. Se refe­ría a la comu­na de Paris de 1848 y sus iden­ti­da­des. A que los revo­lu­cio­na­rios de todas las épo­cas vis­ten sus pro­yec­tos hacia el futu­ro con el lega­do de la his­to­ria. Es así que, adver­ti­mos, aun­que este­mos plan­tean­do que nue­vas for­mas de domi­na­ción requie­ren nue­vas res­pues­tas, estas se ves­ti­rán del len­gua­je y las cate­go­rías de las luchas por la libe­ra­ción del pasa­do, de las tra­di­cio­nes que son con­cien­cia colec­ti­va. Que mucho de lo que se hace con­tra el avan­ce de rela­cio­nes de domi­na­ción y ena­je­na­ción mas sofis­ti­ca­das o nue­vas, pare­ce sólo “resis­ten­cia”. Pero es tam­bién ofen­si­va. Todo tie­ne su aspec­to de resis­ten­cia y de ofen­si­va, de pasa­do y de futu­ro. Por eso la rei­vin­di­ca­ción de la auto­ri­dad del Esta­do-nación, y de la defen­sa nacio­nal es futu­ro y ofen­si­va. 

Cree­mos que cada for­ma­ción social tie­ne sus pro­pias expre­sio­nes mili­ta­res y sus pro­pias ideas de defen­sa, como ya Clau­se­witz seña­lo hace casi 200 años. Esto es así aun den­tro del mis­mo modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta. Los ejér­ci­tos de masas que se enfren­ta­ron en trin­che­ras en la Pri­me­ra gue­rra mun­dial o la revo­lu­ción rusa, dis­tan de los de la Segun­da y aun más de la gue­rra de Viet­nam, de las luchas de libe­ra­ción o de Mal­vi­nas. Hoy la gue­rra tie­ne nue­vas for­mas y requie­re nue­vas doc­tri­nas que van de la mano del desa­rro­llo de los Esta­dos, de la con­cien­cia de los pue­blos sobre la agre­sión, la defen­sa y de la tec­no­lo­gía que se apli­ca a las acti­vi­da­des huma­nas. Y la gue­rra es una acti­vi­dad huma­na por exce­len­cia, casi pri­mi­ge­nia, tal como lúci­da­men­te seña­la­ba Marx en sus escri­tos sobre las For­ma­cio­nes eco­nó­mi­cas pre­ca­pi­ta­lis­tas. 

Pero, no exis­te una ins­tan­cia de “paz” sepa­ra­da com­ple­ta­men­te de una ins­tan­cia de “gue­rra”. De la gue­rra pura a la paz pura (si es que esas cosas exis­ten) hay un con­ti­nuo de situa­cio­nes que son las más comu­nes, tan­to en lo interno de cada socie­dad como en las rela­cio­nes inter­es­ta­ta­les. Y a su vez es impo­si­ble (y esto sólo lo intu­yó muy late­ral­men­te Clau­se­witz, pero si lo vie­ron algu­nos mar­xis­tas) dis­cri­mi­nar las luchas “civi­les” de las inter­na­cio­na­les. Esto, en la actual eta­pa que vivi­mos, pare­cie­ra cobrar una fuer­za des­gra­cia­da­men­te muy real que debe­mos tener en cuen­ta, sin escon­der la cabe­za como el aves­truz. Con­flic­tos que van des­de Vene­zue­la a Siria, des­de Boli­via a Irán tie­nen ambos aspec­tos: “La gue­rra es un cama­león por­que en cada cir­cuns­tan­cia cam­bia de carác­ter” ya había seña­la­do Clau­se­witz.

¿Pero aca­so en nues­tro país a pesar de auto­inhi­bir­nos en lo que hace a FFAA y defen­sa, esta situa­ción no se da? Recor­de­mos la muy acer­ta­da defi­ni­ción de “De la Gue­rra” “la gue­rra no empie­za por la acción del agre­sor, sino por la volun­tad del agre­di­do de resis­tir”.

Doc­tri­nas del Esta­do glo­bal

Actual­men­te se nos impo­nen en el mun­do for­mas mili­ta­res de orga­ni­za­ción sur­gi­das de un desa­rro­llo acor­de al domino de la oli­gar­quía glo­bal y sus for­mas esta­ta­les. La opo­si­ción a esto, y las alter­na­ti­vas mili­ta­res y de defen­sa nece­sa­ria, debe­rán esta acor­de a las nue­vas for­mas y desa­fíos que esto impli­ca. En lo polí­ti­co, eco­nó­mi­co, tec­no­ló­gi­co, etc. 

El gobierno de la oli­gar­quía finan­cie­ra nos pro­po­ne una defen­sa nacio­nal acor­de a la exis­ten­cia de una fuer­za mili­tar glo­bal incon­tras­ta­ble, por fue­ra del con­trol de los Esta­dos-nación saquea­dos, y unas fuer­zas nacio­na­les des­ti­na­das a garan­ti­zar el fun­cio­na­mien­to razo­na­ble de los Esta­dos-nación como espa­cios de nego­cios. O sea una fuer­za que, en nues­tro caso, esta­ría cer­ca­na a una Gen­dar­me­ría o Pre­fec­tu­ra refor­za­da. Su doc­tri­na debe ir acor­de a cum­plir con la misión de actuar con­tra las “nue­vas ame­na­zas” que nos pre­sen­ta el orden glo­bal: deli­tos com­ple­jos trans­na­cio­na­les, nar­co­trá­fi­co, terro­ris­mo… Qui­zás algu­na insu­rrec­ción de enver­ga­du­ra.

Si nues­tra polí­ti­ca, basa­da en man­te­ner la sobe­ra­nía los mas cer­ca­na al pue­blo de cada país, es impe­dir y recu­pe­rar la capa­ci­dad de ejer­cer el pleno gobierno: sobre “terri­to­rios” con­tro­la­dos por el capi­tal trans­na­cio­nal y sus ins­ti­tu­cio­nes de gobierno. Las FFAA que debe­mos dis­po­ner deben estar acor­de a esas ame­na­zas a esas hipó­te­sis de con­flic­to. 

Una, muy clá­si­ca, es la del atlán­ti­co sur, Mal­vi­nas y Antár­ti­da. Pero las posi­bles ame­na­zas finan­cie­ras, y des­es­ta­bi­li­za­cio­nes que sur­gen de ellas, impli­can a la defen­sa en gene­ral, la defen­sa del ciber­es­pa­cio, la de las redes de pro­duc­ción y difu­sión cul­tu­ral, trans­por­te y logís­ti­ca, la recu­pe­ra­ción y defen­sa de nues­tra fuen­tes de recur­sos de las que hoy esta­mos des­po­seí­dos o a los sumo cobra­mos un impues­to (útil para el man­te­ni­mien­to de nues­tro gobierno “pro­vin­cial”). Fren­te a esto, el desa­rro­llo de una base eco­nó­mi­ca y tec­no­ló­gi­ca para la auto­no­mía nacio­nal y la ocu­pa­ción con­cre­ta del espa­cio aéreo, marí­ti­mo y espa­cial. Para empe­zar, de estas ame­na­zas y nece­si­da­des salen las nece­si­da­des de nues­tras FFAA. 

Y vol­vien­do a la tra­di­ción y memo­ria popu­lar, las ideas bási­cas del pero­nis­mo expre­sa­das en 1944 en la UNLP, por el enton­ces coro­nel Perón: Defen­sa nacio­nal, jus­ti­cia social, “nación en Armas” y desa­rro­llo eco­nó­mi­co inde­pen­dien­te, eran temas arti­cu­la­dos. Estas ideas sir­ven de base. Por todo esto la defen­sa no es una cues­tión sólo de mili­ta­res, lo es de todo el pue­blo.

La defen­sa nacio­nal es un tema ausen­te en la demo­cra­cia. Si antes de los ochen­tas lo que esta­ba en jue­go era la pelea entre DSN y de Defen­sa nacio­nal, entre un desa­rro­llis­mo anti­co­mu­nis­ta y un anti­im­pe­ria­lis­mo pero­nis­ta o no. La demo­cra­cia des­de 1983 care­ció de polí­ti­ca de defen­sa, en con­so­nan­cia se pro­du­jo un vacia­mien­to de las FFAA. Y con­si­de­ra­mos que no es casua­li­dad que esto haya ido de a mano con la colo­ni­za­ción del capi­tal trans­na­cio­nal y con los “Acuer­dos de Madrid” fir­ma­dos en la épo­ca de Menem con Gran Bre­ta­ña. O sea este perio­do de gobier­nos legi­ti­ma­dos por elec­cio­nes perió­di­cas tuvo “polí­ti­ca hacia los mili­ta­res” pero no “polí­ti­cas de defen­sa”. Lo malo no es la exis­ten­cia de una polí­ti­ca de “con­trol civil” (que debe­ría lla­mar­se de inte­gra­ción de las FFAA con la nación y su pue­blo) o de “demo­cra­ti­za­ción”, ni menos de juz­ga­mien­to y cas­ti­go de los crí­me­nes come­ti­dos en todos los pla­nos. Lo gra­ve, sí, es la “con­fu­sión” de esto con “polí­ti­cas de defen­sa”, es más, la con­tra­po­si­ción que pare­ce pro­mo­ver­se entre defen­sa y DDHH. Esto es urgen­te de supe­rar.

Como cons­truir la defen­sa nacio­nal

Dicen los eco­no­mis­tas bur­gue­ses que toda cri­sis es una opor­tu­ni­dad. Y des­de un pun­to de vis­ta mar­xis­ta podría­mos pesar que la cri­sis es una opor­tu­ni­dad de pen­sar en el cam­bio y/​o la cons­truc­ción de nue­vo. En el caso de las FFAA su cri­sis (que es la cri­sis de nues­tra nación) las ha lle­va­do a un piso. Hoy está casi todo por hacer. El cam­bio de gobierno ini­cia­do con Alber­to Fer­nán­dez pue­de ser un momen­to his­tó­ri­co en ese sen­ti­do. Para empe­zar hay que tener un pro­yec­to de país y una volun­tad polí­ti­ca, de allí sal­drán las FFAA para defen­der­lo y hacer­lo posi­ble en lo que corres­pon­de. Remi­tien­do nue­va­men­te a Clau­se­witz y sin inten­ción de abu­rrir “Así, el obje­ti­vo polí­ti­co, como cau­sa ori­gi­nal de la gue­rra, será la medi­da tan­to para el pro­pó­si­to a alcan­zar median­te la acción mili­tar como para los esfuer­zos nece­sa­rios para cum­plir con ese pro­pó­si­to. En sí mis­ma, esa medi­da no pue­de ser abso­lu­ta, pero, ya que esta­mos tra­tan­do de cosas reales y no de sim­ples ideas, lo será en rela­ción con los dos Esta­dos opo­nen­tes. Un mis­mo obje­ti­vo polí­ti­co pue­de ori­gi­nar reac­cio­nes dife­ren­tes, en dife­ren­tes nacio­nes e inclu­so en una mis­ma nación, en dife­ren­tes épo­cas. Por lo tan­to, cabe dejar que el obje­ti­vo polí­ti­co actúe como medi­da, siem­pre que no olvi­de­mos su influen­cia sobre las masas a las que afec­ta” 

El pro­ble­ma de la defen­sa nacio­nal en Argen­ti­na par­te de dos con­di­cio­na­mien­tos bási­cos. Uno pre­su­pues­ta­rio y otro cul­tu­ral. El pre­su­pues­ta­rio es el hecho que nues­tras FFAA han sub­sis­ti­do con una asig­na­ción de entre el 0.8 y 1% lo que las colo­ca entre las fuer­zas mili­ta­res que menos dine­ro reci­ben en el mun­do. Ubi­cán­do­se entre los 20 paí­ses que gas­tan menos del 1%, varios de los cua­les son Koso­vo (país cre­do por la OTAN y pro­te­gi­do por esta) Mala­wi, Mau­ri­cio, Pana­má, Sui­za, para poner ejem­plos. Y muy por deba­jo de los pro­me­dios eli­ja­mos del gru­po de paí­ses que que­ra­mos (zona euro, paí­ses pobres, ricos, gran­des o peque­ños), cuyo pro­me­dio ron­da entre el 1.5 y 2% depen­de lo con­flic­ti­vo de la zona. 

Nues­tras FFAA reci­ben una asig­na­ción pre­su­pues­ta­ria que se ubi­ca tam­bién por deba­jo del míni­mo esti­ma­do para que una fuer­za arma­da se pue­da sos­te­ner en tiem­po de paz. Argen­ti­na tie­ne el pre­su­pues­to mili­tar de paí­ses cuya defen­sa se recues­ta en otros más pode­ro­sos, o de paí­ses ven­ci­dos en gue­rra, u ocu­pa­dos. Aun­que el pre­su­pues­to mili­tar lo hemos com­pa­ra­do en for­ma abso­lu­ta, tam­bién lo debe ser estu­dia­do for­ma rela­ti­va de acuer­do a dos cate­go­rías. Una, los paí­ses de la región, y dos los paí­ses de simi­lar PBI o índi­ce de desa­rro­llo. En ambos casos Argen­ti­na se encuen­tra muy por aba­jo de nues­tros veci­nos esta­dís­ti­cos. 1.3% en pro­me­dio en Ame­ri­ca lati­na (Uru­guay 2%, Bra­sil 1.5% Chi­le 1.9% Boli­via 1.5%, ojo! Pana­má y Hai­tí 0%). Y si lo com­pa­ra­mos con otros de simi­lar enver­ga­du­ra, como Tur­quía, Irán, Sudá­fri­ca, por ejem­plo tam­bién esta­mos muy atrás

De esta for­ma, en la prác­ti­ca, el con­jun­to del pre­su­pues­to mili­tar argen­tino se asig­na a suel­dos. En sus esca­lo­nes más bajos los sala­rios mili­ta­res están en torno al nivel de pobre­za, lo que suma­do a la pér­di­da de pres­ti­gio y al veto a que un mili­tar, por mas idó­neo que sea, ocu­pe algún pues­to en el Esta­do etc. ha ahu­yen­ta­do a las cla­ses mas aco­mo­da­das de la carre­ra mili­tar. Tam­bién se ha incre­men­ta­do el por­cen­ta­je de gen­te del inte­rior del país por sobre las de las zonas cen­tra­les que for­man par­te de las fuer­zas. La asig­na­ción pre­su­pues­ta­ria no alcan­za para el man­te­ni­mien­to en con­di­cio­nes de las ins­ta­la­cio­nes, ni para la ali­men­ta­ción ade­cua­da de las tro­pas. Y sólo muy pocas manio­bras se pue­den rea­li­zar. Lla­gan­do los pilo­tos de la Fuer­za Aérea a care­cer de las horas de vue­lo nece­sa­rias. El ulti­mo gobierno de Mau­ri­cio Macri, como cie­rre de una eta­pa, des­fi­nan­ció y/​o pro­du­jo la pará­li­sis de los cen­tros de inves­ti­ga­ción y desa­rro­llo y las fabri­cas vin­cu­la­dos a la defen­sa. Lle­gan­do inclu­si­ve, acom­pa­ña­dos de repre­sen­tan­tes de la emba­ja­da nor­te­ame­ri­ca­na, a con­cu­rrir al CITEDEF y orde­nar la des­truc­ción de los misi­les en desa­rro­llo.

En este bre­ve resu­men vemos el dete­rio­ro de las FFAA cuyo derrum­be es sin dudas des­de los 90, aun­que des­pués de Mal­vi­nas haya comen­za­do el inten­to de des­ar­mar­las des­de el exte­rior, y la “des­mal­vi­ni­za­cion” haya apa­re­ci­do como polí­ti­ca de Esta­do. Solo con Menem se pegó el gran sal­to hacia atrás. Vale des­ta­car tam­bién el dete­rio­ro o enve­je­ci­mien­to del mate­rial en gene­ral. Algu­nas varia­bles lle­ga­ron a un piso y se esta­bi­li­za­ron, otras man­tie­nen una caí­da que al lle­gar al bor­de de 0 se tor­nan asin­tó­ti­cas. Sal­vo una, que es el per­so­nal mili­tar: unas 105000 per­so­nas para las tres fuer­zas que per­ma­ne­ce esta­ble des­de que se creó el sis­te­ma de sol­da­dos volun­ta­rios. Aun­que con una pirá­mi­de poco razo­na­ble al tener uni­da­des con ofi­cia­li­dad y sub ofi­cia­li­dad pero muy pocos sol­da­dos: Regi­mien­tos del tama­ño de com­pa­ñías y com­pa­ñías de la dimen­sión de pelo­to­nes. Bri­ga­das aéreas sin avio­nes y bases nava­les sin bar­cos. Sin embar­go la cali­dad del per­so­nal pare­ce sos­te­ner­se en esta situa­ción des­fa­vo­ra­ble.

Como y para que recu­pe­ra­mos las FFAA 

Para recu­pe­rar la defen­sa nacio­nal hay que res­pon­der varias cues­tio­nes.

¿Cree­mos que argen­ti­na nece­si­ta FFAA? Esta pre­gun­ta se res­pon­de en las pri­me­ras pági­nas de este artícu­lo. Pero la cues­tión es si la “socie­dad argen­ti­na” hoy esta dis­pues­ta a sos­te­ner la cons­truc­ción de unas FFAA de las dimen­sio­nes nece­sa­rias que sean el sos­tén de las aspi­ra­cio­nes sobe­ra­nas de terri­to­rio y recur­sos que pro­cla­ma­mos. Tenien­do en cuen­ta ade­más que, de acuer­do a las hipó­te­sis de defen­sa que se dedu­cen de este tra­ba­jo, esta es una cues­tión de todo el pue­blo.

En este sen­ti­do un desa­fío de base es tra­ba­jar los que lla­ma­mos “cul­tu­ra de la defen­sa”. Hacer una peda­go­gía nacio­nal que ins­ta­le en las masas a tra­vés de la edu­ca­ción, el depor­te, los tra­ba­jos soli­da­rios y los apa­ra­tos cul­tu­ra­les del esta­do y pri­va­dos, los desa­fíos geo­po­lí­ti­cos y los pro­ble­mas de lar­go pla­zo de nues­tro país. Y en ese pro­gra­ma peda­gó­gi­co inte­gral de masas, incluir la cues­tión de la defen­sa y las FFAA. El pue­blo y sus orga­ni­za­cio­nes deben ser “suje­to de la defen­sa” y las FFAA uno de sus pila­res. 

Para ello debe­mos pen­sar la defen­sa en dos sen­ti­dos. Uno en sen­ti­do amplio: la defen­sa como seña­la­ba el enton­ces Coro­nel Perón en expo­si­ción de 1944 en la UNLP, es mucho más que la fuer­za arma­da. Son todas las fuer­zas mate­ria­les y espi­ri­tua­les de la nación, orga­ni­za­das para garan­ti­zar la inde­pen­den­cia y el dere­cho a deci­dir autó­no­ma­men­te nues­tro rum­bo. Por los tan­to defen­sa es las finan­zas, los recur­sos natu­ra­les, la indus­tria, el bien­es­tar de las masas, la cul­tu­ra, la inte­gri­dad terri­to­rial que es la base de los demás, la ocu­pa­ción por argen­ti­nos y por tra­ba­jo argen­tino de todo el terri­to­rio de la patria. Unas FFAA cons­trui­das para defen­der todo esto y enfren­tar las agre­sio­nes que impli­ca esta deci­sión. Las FFAA tal como están con­ce­bi­das des­de la pri­me­ra mitad del siglo XX fue­ron un pilar de la indus­tria­li­za­ción inde­pen­dien­te y el desa­rro­llo cien­tí­fi­co tec­no­ló­gi­co y deben recu­pe­rar ese rol, pero sobre todo esa con­cien­cia. Sin embar­go es el pue­blo el que esta antes.

Pode­mos ver cla­ra­men­te las “hipó­te­sis de con­flic­to” (que lla­ma­mos “hipó­te­sis de defen­sa”). Por­que des­de la con­cep­ción inte­gral del con­flic­to, las dispu­tas en el mun­do actual des­plie­gan gue­rras y agre­sio­nes con­tra los Esta­dos que luchan por su inde­pen­den­cia. Pero una inde­pen­den­cia de nue­vo tipo con­tra las nue­vas cade­nas de domi­na­ción. Esas agre­sio­nes guar­dan diver­sas for­mas y son com­bi­na­das. Una agre­sión finan­cie­ra o la rebe­lión de de un gru­po de ricos loca­les, pue­de ser com­bi­na­da con pre­sio­nes diplo­má­ti­cas y/​o mili­ta­res. Y con inten­tos de gene­ra­li­zar la vio­len­cia en la socie­dad agre­di­da, y eso se fre­na tan­to inter­na como exter­na­men­te con una fuer­za mili­tar sóli­da y con­cien­te de nues­tros enemi­gos, de sus obli­ga­cio­nes con su pue­blo y con la nación. Pero fun­da­men­tal­men­te, como esas agre­sio­nes son inte­gra­les, capi­la­res, se deben fre­nar en cada terreno y para ello es el pue­blo orga­ni­za­do el que debe actuar como actor de la defen­sa nacio­nal inte­gral.

La defen­sa en sen­ti­do estric­to es lo que hace prin­ci­pal­men­te a las FFAA su doc­tri­na, equi­pa­mien­to, for­ma­ción y des­plie­gue. En nues­tra con­cep­ción debe incluir a las masas popu­la­res y las Orga­ni­za­cio­nes Libres del Pue­blo que las encua­dran. Las tareas de recons­truc­ción y libe­ra­ción solo se pue­den cum­pli­men­tar con una amplia par­ti­ci­pa­ción de las masas, tam­bién en las cues­tio­nes mili­ta­res. Para ello es nece­sa­rio poner en deba­te la estruc­tu­ra­ción de un “ser­vi­cio civil de defen­sa y recons­truc­ción nacio­nal”, en rela­ción con las FFAA, ofre­cien­do estas sus capa­ci­da­des, logís­ti­ca orga­ni­za­ti­va y téc­ni­ca. Allí se pue­de orga­ni­zar las áreas de catás­tro­fes y otras de asis­ten­cia crí­ti­ca, y per­mi­ti­rá a los sec­to­res popu­la­res for­mar­se y tra­ba­jar en tareas colec­ti­vas perió­di­cas. Esto a su vez acer­ca a las FFAA al pue­blo, a los pro­ble­mas coti­dia­nos gra­ves y es una vía de for­ma­ción en la “cul­tu­ra de la defen­sa”, fue­ra del indi­vi­dua­lis­mo, en un ser­vi­cio colec­ti­vo.

El desa­fío inme­dia­to y estra­té­gi­co es la Antár­ti­da, Mal­vi­nas islas y mares cir­cun­dan­tes. Allí hay que ocu­par con polí­ti­ca y tra­ba­jo argen­tino. Ampliar las bases antár­ti­cas y crear un polo antár­ti­co en Tie­rra del Fue­go, con una flo­ta y aero­na­ves que garan­ti­cen la más y mejor vin­cu­la­ción entre el con­ti­nen­te blan­co y el res­to del mun­do. Hay que trans­for­mar las bases, hoy depen­dien­tes de cada fuer­za en bases con­jun­tas, en con­so­nan­cia a la evo­lu­ción de nues­tras FFAA en el mis­mo sen­ti­do. Hay que ocu­par el mar argen­tino con pes­ca argen­ti­na y des­alen­tar la pes­ca con base en Mal­vi­nas y/​o depre­da­to­rias. Hay que acti­var asti­lle­ros y pro­du­cir pes­que­ros y pes­que­ría local amplian­do la indus­tria tan­to naval como ali­men­ti­cia, bajo ban­de­ra nacio­nal. Ampliar los puer­tos en la Pata­go­nia y asti­lle­ros en la mis­ma región. De debe cons­truir una base con­jun­ta en la cos­ta sur pata­gó­ni­ca de cier­ta pro­yec­ción. 

Se esta en con­di­cio­nes cons­truir una serie de pla­ta­for­mas asen­ta­das en nues­tro mar y sub­sue­lo como base de vigi­lan­cia e inves­ti­ga­ción al nor­te y sur de Mal­vi­nas, con heli­puer­tos y ama­rra­de­ros, con pro­yec­tos de con­trol de pes­ca , como “torres de vigi­lan­cia” en nues­tro amplio mar, esto es posi­ble hoy, mas rápi­do y bara­to que una flo­ta de gue­rra. Sobre todos estos temas exis­ten pro­yec­tos en car­pe­ta den­tro del Minis­te­rio de defen­sa, suje­tos a las dis­cu­sio­nes, pre­sio­nes y con­ce­sio­nes que debe­mos evi­tar. Se debe avan­zar en la rela­ción con los veci­nos, ya que hoy tan­to Uru­guay como Chi­le son la logís­ti­ca de Mal­vi­nas y del saqueo del sur. Bási­ca­men­te son alia­dos de Ingla­te­rra y adver­sa­rios nues­tros, aun­que sor­pren­da y sea en par­te por nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad.

No nos pode­mos exten­der en este tema con aspec­tos téc­ni­cos, pero si pode­mos decir que hay otras dos áreas estra­té­gi­cas de defen­sa nacio­nal de este tipo geo­po­lí­ti­co amplio. La Cuen­ca del pla­ta en la recu­pe­ra­ción de la lla­ma­da “hidro­vía”, hoy com­ple­ta­men­te extran­je­ri­za­da (hemos per­di­do la gue­rra del Para­ná sin dis­pa­rar un tiro). Y la que hace a recur­sos del sue­lo y sub­sue­lo, muy rela­cio­na­do con la ena­je­na­ción de tie­rra de fron­te­ra, para ello hay que recons­truir una ley de fron­te­ras nacio­nal ins­pi­rán­do­se en la ley de 1944 fir­ma­da por Farrel y Perón. Aun­que el limi­te de la cons­ti­tu­ción de 1994 y la pro­vin­cia­li­za­ción de los recur­sos natu­ra­les es un tema jurí­di­co macro que debe ser revi­sa­do ya que aten­ta con­tra la Defen­sa nacio­nal des­de al con­cep­ción que sus­ten­ta­mos.

La caren­cia de un plan para la cons­truc­ción de las FFAA de lar­go pla­zo, no suje­to a con­tra­mar­chas polí­ti­cas, es uno de los prin­ci­pa­les pro­ble­mas de las FFAA. Así, aún en estas déca­das de retro­ce­so se dila­pi­dan recur­sos. Por ejem­plo cuan­do se moder­ni­za el TAM o se anun­cia un nue­vo mode­lo de avión, o se pone en mar­cha misi­lís­ti­ca o avio­nes no tri­pu­la­dos en los cen­tros de inves­ti­ga­ción y desa­rro­llo, nun­ca se lle­ga a salir del pro­to­ti­po, se igno­ra el avan­ce o se los des­tru­ye. La pues­ta en mar­cha de la pro­duc­ción sufre con­di­cio­na­mien­tos que no se rela­cio­nan ya con lo eco­nó­mi­co, sino con lo polí­ti­co. Para los avio­nes Pam­pa por ejem­plo se deci­de usar recur­sos por mas de 160 millo­nes de U$S en 12 Texan de entre­na­mien­to, infe­rio­res a los Pam­pa, en vez de ace­le­rar la pro­duc­ción, mejo­rar la fabri­ca para esta­ble­cer una línea de pro­duc­ción y clo­car en el mer­ca­do en con­di­cio­nes nues­tros avio­nes, que son bue­nos y com­pe­ti­ti­vos en su rubro. Pasan los años y la moder­ni­dad de los mis­mos se pier­de, o los pedi­dos cadu­can. Lo mis­mo con los tan­ques TAM, que moder­ni­za­dos son acep­ta­bles como tan­ques media­nos para equi­par el ejer­ci­to. Hace unos 10 años se fabri­có el pro­to­ti­po mejo­ra­do más rápi­do y más pre­ci­so. O la mari­na. En argen­ti­na exis­ten varios asti­lle­ros casi para­li­za­dos, en su épo­ca fue­ron de pun­ta. Exis­ten pla­nos para la fabri­ca­ción en el país de lan­chas patru­lle­ras oceá­ni­cas de cali­dad (que cubri­rían nues­tras nece­si­da­des en ese embrio­na­rio sen­ti­do) con un buque con capa­ci­dad de com­ba­te. Ade­más dan­do tra­ba­jo y desa­rro­llan­do tec­no­lo­gía y exper­ti­cia para pro­yec­tos mayo­res. Ade­más de poder entrar al mer­ca­do de paí­ses del ter­cer mun­do con un bar­co de com­ba­te bara­to y com­pe­ti­ti­vo. Sin embar­go se invir­tie­ron 350 millo­nes de Euros en 4 patru­lle­ras fran­ce­sas des­ar­ma­das para sedu­cir al país galo en que nos “ayu­de” a que se aprue­be el nefas­to con­ve­nio MER­CO­SUR-Unión Euro­pea. 

Un ini­cio embrio­na­rio casi un ges­to pero con pro­yec­ción es la crea­ción del FONDEF que apor­ta­rá unos cien­tos de millo­nes de dóla­res, y cuyo obje­to es tener dine­ro extra­pre­su­pues­ta­rio para garan­ti­zar pro­yec­tos de lar­go pla­zo rela­cio­na­do con equi­pa­mien­to y desa­rro­llo mili­tar cien­tí­fi­co y téc­ni­co.

Den­tro de los temas de defen­sa en sen­ti­do res­trin­gi­do se encuen­tra la for­ma­ción mili­tar. Allí hay un núcleo duro para con­tar con nue­va cama­das de mili­ta­res patrio­tas com­pro­me­ti­dos con su pue­blo y con­cien­tes de los desa­fíos y posi­bi­li­da­des de argen­ti­na en el mun­do. La cla­ve se encuen­tra en las escue­las de gue­rra, de inte­li­gen­cia, con­jun­ta; en gene­ral en el tra­ba­jo capi­lar al inte­rior de esas ins­ti­tu­cio­nes de for­ma­ción de mili­ta­res. Son ins­ti­tu­cio­nes pres­ti­gio­sas, pero cuyo per­so­nal en lo que hace a la las áreas que trans­mi­ten con­cep­cio­nes socia­les, his­tó­ri­cas, doc­tri­na­les y geo­po­lí­ti­cas, tie­ne una fuer­te pre­sen­cia de docen­tes civi­les y mili­ta­res cuyo hori­zon­te es el occi­den­te noratlán­ti­co, sus pro­ble­mas y “modo de vida”, y aun con resa­bios de inte­lec­tua­li­dad “gori­la” oscu­ran­tis­ta. Allí hay que ope­rar con una inter­ven­ción que vaya más allá de ini­cuos cur­sos de géne­ro o dere­chos huma­nos, o de pro­gra­mas que son pues­tos en manos de docen­tes reac­cio­na­rios. Qui­zás con una “apro­xi­ma­ción indi­rec­ta”. Nues­tra Arma­da por ejem­plo pare­cie­ra tener la con­cep­ción hege­mó­ni­ca de que solo exis­te un “nor­te” en el nor­te de Amé­ri­ca. Las rela­cio­nes inter­na­cio­na­les de nues­tras fuer­zas deben ser diver­si­fi­ca­das y usa­das para nues­tro inte­rés, para apren­der de doc­tri­nas y con­flic­tos en el mun­do, y no para que nues­tros mili­ta­res sean coop­ta­dos, ideo­ló­gi­ca y eco­nó­mi­ca­men­te. Hay que diver­si­fi­car, no es nece­sa­rio negar a los EEUU, pero exis­te Euro­pa, Rusia, Chi­na, y sobre todo paí­ses como India, Sudá­fri­ca, Irán u otros que nos peden apor­tar. Sin dejar de lado el hori­zon­te lati­no­ame­ri­cano como espa­cio geo­po­lí­ti­co que debe ten­der a la defen­sa con­jun­ta. Aun­que es cla­ro que ese desa­fío hoy esta en sus­pen­so con el desar­me del UNASUR y sus orga­nis­mos de defen­sa.

A modo de cie­rre

En la pri­me­ra par­te del tex­to habla­mos de que nos para­mos en lo cono­ci­do, el pasa­do pero para pen­sar el futu­ro. ¿Cómo son los con­flic­tos de hoy? ¿Cómo ope­ran las FFAA en ellos? ¿Cuá­les son los nue­vos fren­tes de com­ba­te? Y enton­ces ¿Cómo debe­rían ser las FFAA que pro­yec­ta­mos para den­tro de 5, 10 y 20 años? Sir­ve de muy poco inver­tir en equi­pa­mien­to que sea obso­le­to en pocos años. Las FFAA del futu­ro ¿Cómo serán? Sin dudas debe­mos pre­pa­rar la las FFAA para ocu­par nues­tro terri­to­rio y espe­cial­men­te el Atlán­ti­cos sur. Pero esto no será útil si no nos pre­pa­ra­mos para la gue­rra en el ciber­es­pa­cio, para tareas de inte­li­gen­cia estra­té­gi­ca, comu­ni­ca­cio­nes avan­za­das, detec­ción y con­trol tem­prano sobre todo el terri­to­rio. Ya habla­mos de una gue­rra, hoy, desa­rro­llán­do­se en el mun­do. Misi­les, avio­nes no tri­pu­la­dos, sub­ma­ri­nos, armas anti­aé­reas tác­ti­cas y estra­té­gi­cas. Uni­da­des mili­ta­res de armas com­bi­na­das, per­dien­do la com­par­ti­men­ta­ción entre Fuer­za Aérea, Mari­na y Ejér­ci­to. Y una pobla­ción pre­pa­ra­da para la defen­sa terri­to­rial inte­gral. Con la con­cien­cia de los que con­si­de­ra­mos “nue­vos terri­to­rios” suje­tos de sobe­ra­nía.

Muchas mas cues­tio­nes téc­ni­cas, podrían ser plan­tea­das res­pec­to a las FFAA y su equi­pa­mien­to. Lo mis­mo una eva­lua­ción de via­bi­li­dad eco­nó­mi­ca. Pero no lo desa­rro­lla­re­mos. Mas que por exten­sión, por­que cree­mos que Argen­ti­na debe recu­pe­rar un sen­ti­do de mar­cha, un hori­zon­te, un pro­yec­to nacio­nal, una “cul­tu­ra de la defen­sa”. 

Los tiem­pos y los recur­sos deben sur­gir de allí. Debe recu­pe­rar­se el con­sen­so social en la nece­si­dad de la defen­sa nacio­nal. Nues­tro deba­te debe se en torno a como y que FFAA cons­trui­re­mos en el cor­to, mediano y lar­go pla­zo. Salir del círcu­lo vicio­so del paci­fis­mo y el desar­me, que es par­te de la estra­te­gia de saqueo e inde­fen­sión. 

La his­to­ria de nues­tro país no es la de unos pocos años de la pers­pec­ti­va indi­vi­dual, ni siquie­ra la de nues­tra gene­ra­ción. Nues­tra his­to­ria es par­te de una mucho mas gran­de que abar­ca los que nos pre­ce­die­ron y los que nos suce­de­rán. Es la his­to­ria por cons­truir y defen­der una comu­ni­dad nacio­nal. Y debe­mos cons­truir pro­yec­tos que abar­quen varias gene­ra­cio­nes.

Hay que tener la con­fian­za en nues­tra fuer­za como nación, hay que tener la deci­sión de decir que no. De debe que avan­zar a recu­pe­rar los que es nues­tro. Y para poder decir que no, hay que tener con que decir que no.

*Gran­des Ala­me­das

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *