¿Cri­sis y opor­tu­ni­dad? No hay «enemi­go invi­si­ble»: Siem­pre ha sido el capitalismo

Por Jor­ge Fal­co­ne, 1 abril 2020


“¿Es este el final? El final del capi­ta­lis­mo, sí. El final del mun­do, no. Lo hemos vis­to dos veces en los últi­mos 2.000 años. Entre los siglos IV y VI, cuan­do el vie­jo orden murió y se pro­du­jo el feu­da­lis­mo, y los siglos XVI y XVII con el fin del feu­da­lis­mo y el naci­mien­to del capi­ta­lis­mo. Ten­dre­mos que inven­tar un nue­vo mode­lo eco­nó­mi­co. Hoy no exis­te. Es por eso todo lo que se habla sobre un Nue­vo Yal­ta /​Nue­vo Bret­ton Woods. El mun­do finan­cie­ro pos­li­be­ral está a pun­to de nacer”.

Daniel Estu­lin,escri­tor, inves­ti­ga­dor y ora­dor ruso.
“La pan­de­mia actual del coro­na­vi­rus repre­sen­ta una opor­tu­ni­dad úni­ca para que repen­se­mos nues­tro modo de habi­tar la Casa Común, la for­ma como pro­du­ci­mos, con­su­mi­mos y nos rela­cio­na­mos con la natu­ra­le­za. Ha lle­ga­do la hora de cues­tio­nar las vir­tu­des del orden capi­ta­lis­ta: la acu­mu­la­ción ili­mi­ta­da, la com­pe­ti­ción, el indi­vi­dua­lis­mo, el con­su­mis­mo, el des­pil­fa­rro, la indi­fe­ren­cia fren­te a la mise­ria de millo­nes de per­so­nas, la reduc­ción del Esta­do y la exal­ta­ción del lema de Wall Street: “greed is good” (la ava­ri­cia es bue­na). Todo esto se ha pues­to en jaque aho­ra. Aque­llo ya no pue­de con­ti­nuar”.
Leo­nar­do Boff,teólogo, ex-sacer­do­te fran­cis­cano, filó­so­fo, escri­tor, pro­fe­sor y eco­lo­gis­ta brasileño.

Como era de pre­ver, una emer­gen­cia sani­ta­ria ori­gi­na­da en el Nor­te Glo­bal está hacien­do estra­gos aquí en el Sur, pro­duc­to de años de des­in­dus­tria­li­za­ción, re pri­ma­ri­za­ción de la eco­no­mía, y depre­da­ción – entre otras áreas – de la salud públi­ca. Así, el impac­to de la pan­de­mia en estas cos­tas es tra­mi­ta­do des­de las lógi­cas fero­ces del capi­ta­lis­mo peri­fé­ri­co: El Ejér­ci­to ofre­ce con­cen­trar (me tomé tiem­po para ele­gir ese ver­bo) en Cam­po de Mayo a lxs con­de­nadxs de la tie­rra, y la poli­cía “bai­la” como si fue­ran “colim­bas” a los sos­pe­cho­sos de infrin­gir la cua­ren­te­na… que muy pro­ba­ble­men­te sólo sean cuen­ta­pro­pis­tas en pro­cu­ra de no morir­se de hambre.

La emer­gen­cia pone en evi­den­cia los con­tras­tes de una socie­dad des­igual. Mien­tras en los barrios pudien­tes se can­ta de bal­cón a bal­cón, en los barrios caren­cia­dos se pro­du­cen inter­mi­na­bles colas a la puer­ta de los super­mer­ca­dos. Los medios hege­mó­ni­cos pro­mue­ven el ideal de guar­dar dis­tan­cia inter­per­so­nal aún bajo el mis­mo techo… cuan­do sobra gen­te que no tie­ne un techo. Simul­tá­nea­men­te, bue­na par­te de la pobla­ción sos­tie­ne sus víncu­los a tra­vés de la red de redes, a mer­ced del Big Data, en tan­to otrxs muchxs car­gan con la exi­gen­cia de seguir sos­te­nien­do cade­nas de pro­duc­ción en for­ma pre­sen­cial. Y, en su ver­sión más des­car­na­da, algu­nos empre­sa­rios has­ta se atre­ven a cesan­tear tra­ba­ja­do­res des­oyen­do las adver­ten­cias del gobierno.

A esta altu­ra de los hechos, cabría decir que el sal­va­jis­mo del capi­tal con­tri­bu­yó con empe­ño a que el COVID – 19 encon­tra­ra a gran par­te de la huma­ni­dad inmuno depri­mi­da.
Pero la cri­sis es tan dis­rup­ti­va que ago­tó las herra­mien­tas para que los popes de las finan­zas apli­quen el manual acos­tum­bra­do. En el Antro­po­ceno, Natu­ra mata Excel, como ocu­rrió otras veces.
Des­de el pen­sa­mien­to crí­ti­co, nume­rosxs ana­lis­tas se inte­rro­gan si murió la eco­no­mía y, en tal caso, si en este con­tex­to tie­ne sen­ti­do la plus­va­lía. La res­pues­ta del Nor­te Glo­bal es pre­vi­si­ble: El dine­ro es más impor­tan­te que las per­so­nas (ahí están Donald Trump reco­men­dan­do a los tra­ba­ja­do­res de su país que vuel­van a ocu­par sus pues­tos, y Jair Bol­so­na­ro cacarean­do que “Bra­sil no pue­de parar”, mien­tras el virus hace estra­gos entre sus con­na­cio­na­les) La lógi­ca del capi­tal aca­rrea con­se­cuen­cias nefas­tas.
En estos días en algu­nos esta­dos nor­te­ame­ri­ca­nos se pro­du­je­ron lar­gas filas de gen­te dis­pues­ta a con­se­guir armas. Con­sul­tadxs por la pren­sa, el pri­mer moti­vo que men­cio­na­ron fue la pro­tec­ción de su hogar cuan­do se aca­ben los ali­men­tos. «Si caen las ins­ti­tu­cio­nes finan­cie­ras y la gen­te pier­de su tra­ba­jo hay que estar pro­te­gi­do. La situa­ción no tie­ne pre­ce­den­tes y no seré yo el que no esté pre­pa­ra­do«, decla­ró un ciu­da­dano de Arling­ton, Vir­gi­nia, mien­tras espe­ra­ba turno para com­prar su rifle.

La Orga­ni­za­ción Inter­na­cio­nal del Tra­ba­jo pre­vé un aumen­to en los índi­ces de pobre­za, des­em­pleo y sub­em­pleo como impac­to de la pan­de­mia, y seña­la que 25 millo­nes de per­so­nas podrían per­der sus tra­ba­jos, superan­do las cifras de la cri­sis finan­cie­ra del 2008 – 2009, que sig­ni­fi­có un incre­men­to de 22% de des­em­plea­dos. El impac­to será devas­ta­dor para los tra­ba­ja­do­res que ya se encuen­tran o están cer­ca del umbral de pobreza.

La cri­sis sani­ta­ria está demos­tran­do que solo a tra­vés de la medi­ci­na públi­ca pue­den prio­ri­zar­se y vol­car­se los máxi­mos recur­sos a los que pue­da acce­der la socie­dad. Ante un obje­ti­vo tan urgen­te como el de garan­ti­zar la salud, el fin y las prio­ri­da­des no pue­den ser el lucro pri­va­do sino la aten­ción de los enfer­mos y la supera­ción de la epi­de­mia. No se tra­ta de un nego­cio, se tra­ta de la vida mis­ma.
Según la perio­dis­ta cana­dien­se Nao­mi Klein, la “doc­tri­na del shock” es la estra­te­gia polí­ti­ca que con­sis­te en emplear las cri­sis a gran esca­la para hacer avan­zar polí­ti­cas que pro­fun­di­cen sis­te­má­ti­ca­men­te las des­igual­da­des, enri­que­cien­do a las éli­tes y debi­li­tan­do a los demás. En tiem­pos de cri­sis la gen­te tien­de a con­cen­trar­se en las urgen­cias coti­dia­nas para sobre­vi­vir como sea y a espe­rar­lo todo de quie­nes deten­tan el poder. Con­tex­tos seme­jan­tes faci­li­tan que los sec­to­res socia­les más sumer­gi­dos pien­sen con una lógi­ca subsidiaria.

A sim­ple vis­ta, todo indi­ca que debe­ría­mos ir aban­do­nan­do la idea de vol­ver a “la nor­ma­li­dad”, a “lo de antes”, por­que lo de antes ya no exis­te. Hemos des­cu­bier­to que ante una cri­sis de estas dimen­sio­nes lo que fun­cio­na es lo públi­co, pese a que lo públi­co fue y es denos­ta­do día a día por la maqui­na­ria de (des)información. Hemos apren­di­do de gol­pe que un ser­vi­cio no es un nego­cio some­ti­do a “las reglas del mer­ca­do”, argu­men­to que solo sir­ve para que se apli­que la ley de la sel­va.
El 18 de Octu­bre pasa­do tuvo lugar en New York la con­fe­ren­cia “Event 201”, en la que se anun­ció a la éli­te mun­dial lo que se venía, e inclu­si­ve se pre­sen­tó con un simu­la­cro de pan­de­mia el aho­ra famo­so mapa de la Fun­da­ción Johns Hop­kins que actual­men­te mues­tra la expan­sión del COVID ‑19 en todo el planeta.

Entre los par­ti­ci­pan­tes estu­vie­ron Ryan Morhard, ase­sor en mate­ria de salud y eco­no­mía del Foro Eco­nó­mi­co Mun­dial; Chris Elias, pre­si­den­te de la Divi­sión de Desa­rro­llo Glo­bal de la Fun­da­ción Bill y Melin­da Gates; Tim Evans, ex direc­tor de salud del Ban­co Mun­dial; Avril Hai­nes, ex sub­di­rec­tor de la CIA, Sofía Bor­ges, en repre­sen­ta­ción de Nacio­nes Uni­das; Stan­ley Berg­man, pre­si­den­te de la Jun­ta y CEO de Henry Schein (un dis­tri­bui­dor mun­dial de sumi­nis­tros médi­cos y den­ta­les, inclui­das vacu­nas, pro­duc­tos far­ma­céu­ti­cos, ser­vi­cios finan­cie­ros y equi­pos); Paul Stof­fels, Direc­tor Cien­tí­fi­co de John­son & John­son; Matthew Harring­ton, Direc­tor de Ope­ra­cio­nes Glo­bal de Edel­man (una de las fir­mas de con­sul­to­ría de mar­ke­ting y rela­cio­nes públi­cas más gran­des del mun­do); Mar­tin Knu­chel, Jefe de Ges­tión de Cri­sis, Emer­gen­cias y Con­ti­nui­dad de Nego­cios de Lufthan­sa; Eduar­do Mar­tí­nez, pre­si­den­te de la Fun­da­ción UPS ; Has­ti Taghi, Vice­pre­si­den­te y Ase­sor Eje­cu­ti­vo de la cade­na nor­te­ame­ri­ca­na NBC o Lavan Thi­ru, Repre­sen­tan­te Jefe de la Auto­ri­dad Mone­ta­ria de Sin­ga­pur.

Según The Guar­dian, trein­ta días des­pués del ejer­ci­cio de simu­la­ción que gene­ró dicho cón­cla­ve, el 17 de noviem­bre de 2019, habría apa­re­ci­do el pri­mer caso docu­men­ta­do del COVID-19, y el 11 de mar­zo de 2020 este fue decla­ra­do pan­de­mia por la OMS, que tie­ne entre sus prin­ci­pa­les finan­cis­tas a la Fun­da­ción Gates, patro­ci­na­do­ra de aquel even­to.
El plan de la Pla­ta­for­ma de Acción COVID-19 del Foro Eco­nó­mi­co Mun­dial y la OMS inclu­ye la recau­da­ción de apro­xi­ma­da­men­te 12 mil millo­nes de dóla­res para crear y dis­tri­buir una vacu­na con­tra el coro­na­vi­rus, inclu­yen­do en el gru­po de tra­ba­jo a cor­po­ra­cio­nes como Volks­wa­gen, Bank of Ame­ri­ca y Deloitte. 

Para “unir a la comu­ni­dad glo­bal”, el gru­po de tra­ba­jo “empo­de­ra­rá a los líde­res nacio­na­les y refor­za­rá las lla­ma­das a la soli­da­ri­dad, inclu­so median­te la movi­li­za­ción de refe­ren­tes juve­ni­les mun­dia­les, emba­ja­do­res de los medios de comu­ni­ca­ción y de la socie­dad civil”. Y el últi­mo enfo­que es“movi­li­zar la coope­ra­ción y el apo­yo empre­sa­rial para la res­pues­ta al COVID-19: apro­ve­char los gran­des datos y la inte­li­gen­cia arti­fi­cial para miti­gar el impac­to y mejo­rar la toma de deci­sio­nes”. En sín­te­sis, exis­tió quien ins­tru­yó la idea de una pan­de­mia mun­dial, quien la eje­cu­tó y quien vio una opor­tu­ni­dad. Pro­ba­ble­men­te fue­ran las mis­mas per­so­nas.
Algu­nos toda­vía dudan de Chi­na, pero esta ya dio mues­tras de que el ata­que comen­zó ese mis­mo día a manos del ejér­ci­to esta­dou­ni­den­se en Wuhan, y el Gigan­te Asiá­ti­co pro­du­jo su con­tra­gol­pe des­de lo finan­cie­ro y geo­po­lí­ti­co jun­to a Rusia, tum­ban­do el pre­cio del petró­leo y uti­li­zan­do el tem­blor finan­cie­ro en su favor.

No es exa­ge­ra­do con­si­de­rar que pade­ce­mos una Ter­ce­ra Gue­rra Mun­dial de carác­ter no con­ven­cio­nal, y que el COVID-19 es un arma bio­ló­gi­ca mor­tí­fe­ra pero no apo­ca­líp­ti­ca, su fin es gene­rar las con­di­cio­nes para el con­trol social mun­dial pero cola­te­ral­men­te tam­bién para el fin de la hege­mo­nía de EEUU y Euro­pa.
Aún no está dicha la últi­ma pala­bra al res­pec­to, pero va que­dan­do cada vez más cla­ro que la des­unión de lxs de aba­jo bene­fi­cia a los de arri­ba, y que la úni­ca alter­na­ti­va capaz de sor­tear una pan­de­mia que puso al mun­do en peni­ten­cia es la soli­da­ri­dad glo­bal. Afor­tu­na­da­men­te, ejem­plos abun­dan y todo el mun­do sabe cuá­les son. Es de espe­rar que el tiem­po que dure la cua­ren­te­na tam­bién se capi­ta­li­ce como esce­na­rio didác­ti­co, capaz de ense­ñar­le a los pue­blos cuán otro podría ser nues­tro mun­do ges­tio­na­do des­de una éti­ca del cuidado.

Por últi­mo, no cabría pasar por alto que en la super­es­truc­tu­ra guber­na­men­tal de nues­tro país se libra una dispu­ta en torno a la cues­tión del repar­to de ali­men­tos duran­te la emer­gen­cia sani­ta­ria, en la que la idea de cana­li­zar­lo direc­ta­men­te a tra­vés de cada muni­ci­pio con­fron­ta con la de hacer­lo exclu­si­va­men­te des­de las fuer­zas de segu­ri­dad y el Ejér­ci­to. La coin­ci­den­cia entre ambas pos­tu­ras con­sis­te en mar­gi­nar de las deci­sio­nes a las nume­ro­sas orga­ni­za­cio­nes socia­les que man­tie­nen una pers­pec­ti­va crí­ti­ca res­pec­to del Ejecutivo.

Oja­lá en todas las par­tes pri­me la cor­du­ra, y un jus­to dimen­sio­na­mien­to de la emer­gen­cia, por­que – aun­que urja esta­ble­cer un cor­dón sani­ta­rio en torno al virus – aún hay muchas más víc­ti­mas del ham­bre que de la enfer­me­dad. Y cuan­do el ham­bre toca a la puer­ta de los hoga­res humil­des, no hay dis­tan­cia­mien­to social ni retén que deten­ga la bron­ca popu­lar: Los des­bor­des que se vie­nen pro­du­cien­do en Gua­ya­quil (Ecua­dor) o en el sur empo­bre­ci­do de Ita­lia deben ser inter­pre­ta­dos como un espe­jo que adelanta.-

Fuen­tes de consulta:

https://kaosenlared.net/el-coronavirus-se-ensayo-mediante-un-simulacro-de-pandemia-en-septiembre-de-2019-en-un-hotel-de-nueva-york/https://www.infobae.com/america/mundo/2020/03/16/quienes-hicieron-el-mapa-de-johns-hopkins-ya-habian-hecho-un-simulacro-en-octubre-pasado/https://www.labatallacultural.org/analisis/10424/https://reporterspress.it/new-york-evento-201 – 19-simulazione-sulle-pandemie-gloabli/https://coronavirus.app/map?selected=zC03Urt1iJJb2Tf6p0jd

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.