¿Cri­sis y opor­tu­ni­dad? No hay «enemi­go invi­si­ble»: Siem­pre ha sido el capi­ta­lis­mo

Por Jor­ge Fal­co­ne, 1 abril 2020


“¿Es este el final? El final del capi­ta­lis­mo, sí. El final del mun­do, no. Lo hemos vis­to dos veces en los últi­mos 2.000 años. Entre los siglos IV y VI, cuan­do el vie­jo orden murió y se pro­du­jo el feu­da­lis­mo, y los siglos XVI y XVII con el fin del feu­da­lis­mo y el naci­mien­to del capi­ta­lis­mo. Ten­dre­mos que inven­tar un nue­vo mode­lo eco­nó­mi­co. Hoy no exis­te. Es por eso todo lo que se habla sobre un Nue­vo Yal­ta /​Nue­vo Bret­ton Woods. El mun­do finan­cie­ro pos­li­be­ral está a pun­to de nacer”.

Daniel Estu­lin,escri­tor, inves­ti­ga­dor y ora­dor ruso.
“La pan­de­mia actual del coro­na­vi­rus repre­sen­ta una opor­tu­ni­dad úni­ca para que repen­se­mos nues­tro modo de habi­tar la Casa Común, la for­ma como pro­du­ci­mos, con­su­mi­mos y nos rela­cio­na­mos con la natu­ra­le­za. Ha lle­ga­do la hora de cues­tio­nar las vir­tu­des del orden capi­ta­lis­ta: la acu­mu­la­ción ili­mi­ta­da, la com­pe­ti­ción, el indi­vi­dua­lis­mo, el con­su­mis­mo, el des­pil­fa­rro, la indi­fe­ren­cia fren­te a la mise­ria de millo­nes de per­so­nas, la reduc­ción del Esta­do y la exal­ta­ción del lema de Wall Street: “greed is good” (la ava­ri­cia es bue­na). Todo esto se ha pues­to en jaque aho­ra. Aque­llo ya no pue­de con­ti­nuar”.
Leo­nar­do Boff,teólogo, ex-sacer­do­te fran­cis­cano, filó­so­fo, escri­tor, pro­fe­sor y eco­lo­gis­ta bra­si­le­ño.

Como era de pre­ver, una emer­gen­cia sani­ta­ria ori­gi­na­da en el Nor­te Glo­bal está hacien­do estra­gos aquí en el Sur, pro­duc­to de años de des­in­dus­tria­li­za­ción, re pri­ma­ri­za­ción de la eco­no­mía, y depre­da­ción – entre otras áreas – de la salud públi­ca. Así, el impac­to de la pan­de­mia en estas cos­tas es tra­mi­ta­do des­de las lógi­cas fero­ces del capi­ta­lis­mo peri­fé­ri­co: El Ejér­ci­to ofre­ce con­cen­trar (me tomé tiem­po para ele­gir ese ver­bo) en Cam­po de Mayo a lxs con­de­nadxs de la tie­rra, y la poli­cía “bai­la” como si fue­ran “colim­bas” a los sos­pe­cho­sos de infrin­gir la cua­ren­te­na… que muy pro­ba­ble­men­te sólo sean cuen­ta­pro­pis­tas en pro­cu­ra de no morir­se de ham­bre.

La emer­gen­cia pone en evi­den­cia los con­tras­tes de una socie­dad des­igual. Mien­tras en los barrios pudien­tes se can­ta de bal­cón a bal­cón, en los barrios caren­cia­dos se pro­du­cen inter­mi­na­bles colas a la puer­ta de los super­mer­ca­dos. Los medios hege­mó­ni­cos pro­mue­ven el ideal de guar­dar dis­tan­cia inter­per­so­nal aún bajo el mis­mo techo… cuan­do sobra gen­te que no tie­ne un techo. Simul­tá­nea­men­te, bue­na par­te de la pobla­ción sos­tie­ne sus víncu­los a tra­vés de la red de redes, a mer­ced del Big Data, en tan­to otrxs muchxs car­gan con la exi­gen­cia de seguir sos­te­nien­do cade­nas de pro­duc­ción en for­ma pre­sen­cial. Y, en su ver­sión más des­car­na­da, algu­nos empre­sa­rios has­ta se atre­ven a cesan­tear tra­ba­ja­do­res des­oyen­do las adver­ten­cias del gobierno.

A esta altu­ra de los hechos, cabría decir que el sal­va­jis­mo del capi­tal con­tri­bu­yó con empe­ño a que el COVID – 19 encon­tra­ra a gran par­te de la huma­ni­dad inmuno depri­mi­da.
Pero la cri­sis es tan dis­rup­ti­va que ago­tó las herra­mien­tas para que los popes de las finan­zas apli­quen el manual acos­tum­bra­do. En el Antro­po­ceno, Natu­ra mata Excel, como ocu­rrió otras veces.
Des­de el pen­sa­mien­to crí­ti­co, nume­rosxs ana­lis­tas se inte­rro­gan si murió la eco­no­mía y, en tal caso, si en este con­tex­to tie­ne sen­ti­do la plus­va­lía. La res­pues­ta del Nor­te Glo­bal es pre­vi­si­ble: El dine­ro es más impor­tan­te que las per­so­nas (ahí están Donald Trump reco­men­dan­do a los tra­ba­ja­do­res de su país que vuel­van a ocu­par sus pues­tos, y Jair Bol­so­na­ro cacarean­do que “Bra­sil no pue­de parar”, mien­tras el virus hace estra­gos entre sus con­na­cio­na­les) La lógi­ca del capi­tal aca­rrea con­se­cuen­cias nefas­tas.
En estos días en algu­nos esta­dos nor­te­ame­ri­ca­nos se pro­du­je­ron lar­gas filas de gen­te dis­pues­ta a con­se­guir armas. Con­sul­tadxs por la pren­sa, el pri­mer moti­vo que men­cio­na­ron fue la pro­tec­ción de su hogar cuan­do se aca­ben los ali­men­tos. «Si caen las ins­ti­tu­cio­nes finan­cie­ras y la gen­te pier­de su tra­ba­jo hay que estar pro­te­gi­do. La situa­ción no tie­ne pre­ce­den­tes y no seré yo el que no esté pre­pa­ra­do«, decla­ró un ciu­da­dano de Arling­ton, Vir­gi­nia, mien­tras espe­ra­ba turno para com­prar su rifle.

La Orga­ni­za­ción Inter­na­cio­nal del Tra­ba­jo pre­vé un aumen­to en los índi­ces de pobre­za, des­em­pleo y sub­em­pleo como impac­to de la pan­de­mia, y seña­la que 25 millo­nes de per­so­nas podrían per­der sus tra­ba­jos, superan­do las cifras de la cri­sis finan­cie­ra del 2008 – 2009, que sig­ni­fi­có un incre­men­to de 22% de des­em­plea­dos. El impac­to será devas­ta­dor para los tra­ba­ja­do­res que ya se encuen­tran o están cer­ca del umbral de pobre­za.

La cri­sis sani­ta­ria está demos­tran­do que solo a tra­vés de la medi­ci­na públi­ca pue­den prio­ri­zar­se y vol­car­se los máxi­mos recur­sos a los que pue­da acce­der la socie­dad. Ante un obje­ti­vo tan urgen­te como el de garan­ti­zar la salud, el fin y las prio­ri­da­des no pue­den ser el lucro pri­va­do sino la aten­ción de los enfer­mos y la supera­ción de la epi­de­mia. No se tra­ta de un nego­cio, se tra­ta de la vida mis­ma.
Según la perio­dis­ta cana­dien­se Nao­mi Klein, la “doc­tri­na del shock” es la estra­te­gia polí­ti­ca que con­sis­te en emplear las cri­sis a gran esca­la para hacer avan­zar polí­ti­cas que pro­fun­di­cen sis­te­má­ti­ca­men­te las des­igual­da­des, enri­que­cien­do a las éli­tes y debi­li­tan­do a los demás. En tiem­pos de cri­sis la gen­te tien­de a con­cen­trar­se en las urgen­cias coti­dia­nas para sobre­vi­vir como sea y a espe­rar­lo todo de quie­nes deten­tan el poder. Con­tex­tos seme­jan­tes faci­li­tan que los sec­to­res socia­les más sumer­gi­dos pien­sen con una lógi­ca sub­si­dia­ria.

A sim­ple vis­ta, todo indi­ca que debe­ría­mos ir aban­do­nan­do la idea de vol­ver a “la nor­ma­li­dad”, a “lo de antes”, por­que lo de antes ya no exis­te. Hemos des­cu­bier­to que ante una cri­sis de estas dimen­sio­nes lo que fun­cio­na es lo públi­co, pese a que lo públi­co fue y es denos­ta­do día a día por la maqui­na­ria de (des)información. Hemos apren­di­do de gol­pe que un ser­vi­cio no es un nego­cio some­ti­do a “las reglas del mer­ca­do”, argu­men­to que solo sir­ve para que se apli­que la ley de la sel­va.
El 18 de Octu­bre pasa­do tuvo lugar en New York la con­fe­ren­cia “Event 201”, en la que se anun­ció a la éli­te mun­dial lo que se venía, e inclu­si­ve se pre­sen­tó con un simu­la­cro de pan­de­mia el aho­ra famo­so mapa de la Fun­da­ción Johns Hop­kins que actual­men­te mues­tra la expan­sión del COVID ‑19 en todo el pla­ne­ta.

Entre los par­ti­ci­pan­tes estu­vie­ron Ryan Morhard, ase­sor en mate­ria de salud y eco­no­mía del Foro Eco­nó­mi­co Mun­dial; Chris Elias, pre­si­den­te de la Divi­sión de Desa­rro­llo Glo­bal de la Fun­da­ción Bill y Melin­da Gates; Tim Evans, ex direc­tor de salud del Ban­co Mun­dial; Avril Hai­nes, ex sub­di­rec­tor de la CIA, Sofía Bor­ges, en repre­sen­ta­ción de Nacio­nes Uni­das; Stan­ley Berg­man, pre­si­den­te de la Jun­ta y CEO de Henry Schein (un dis­tri­bui­dor mun­dial de sumi­nis­tros médi­cos y den­ta­les, inclui­das vacu­nas, pro­duc­tos far­ma­céu­ti­cos, ser­vi­cios finan­cie­ros y equi­pos); Paul Stof­fels, Direc­tor Cien­tí­fi­co de John­son & John­son; Matthew Harring­ton, Direc­tor de Ope­ra­cio­nes Glo­bal de Edel­man (una de las fir­mas de con­sul­to­ría de mar­ke­ting y rela­cio­nes públi­cas más gran­des del mun­do); Mar­tin Knu­chel, Jefe de Ges­tión de Cri­sis, Emer­gen­cias y Con­ti­nui­dad de Nego­cios de Lufthan­sa; Eduar­do Mar­tí­nez, pre­si­den­te de la Fun­da­ción UPS ; Has­ti Taghi, Vice­pre­si­den­te y Ase­sor Eje­cu­ti­vo de la cade­na nor­te­ame­ri­ca­na NBC o Lavan Thi­ru, Repre­sen­tan­te Jefe de la Auto­ri­dad Mone­ta­ria de Sin­ga­pur.

Según The Guar­dian, trein­ta días des­pués del ejer­ci­cio de simu­la­ción que gene­ró dicho cón­cla­ve, el 17 de noviem­bre de 2019, habría apa­re­ci­do el pri­mer caso docu­men­ta­do del COVID-19, y el 11 de mar­zo de 2020 este fue decla­ra­do pan­de­mia por la OMS, que tie­ne entre sus prin­ci­pa­les finan­cis­tas a la Fun­da­ción Gates, patro­ci­na­do­ra de aquel even­to.
El plan de la Pla­ta­for­ma de Acción COVID-19 del Foro Eco­nó­mi­co Mun­dial y la OMS inclu­ye la recau­da­ción de apro­xi­ma­da­men­te 12 mil millo­nes de dóla­res para crear y dis­tri­buir una vacu­na con­tra el coro­na­vi­rus, inclu­yen­do en el gru­po de tra­ba­jo a cor­po­ra­cio­nes como Volks­wa­gen, Bank of Ame­ri­ca y Deloit­te. 

Para “unir a la comu­ni­dad glo­bal”, el gru­po de tra­ba­jo “empo­de­ra­rá a los líde­res nacio­na­les y refor­za­rá las lla­ma­das a la soli­da­ri­dad, inclu­so median­te la movi­li­za­ción de refe­ren­tes juve­ni­les mun­dia­les, emba­ja­do­res de los medios de comu­ni­ca­ción y de la socie­dad civil”. Y el últi­mo enfo­que es“movi­li­zar la coope­ra­ción y el apo­yo empre­sa­rial para la res­pues­ta al COVID-19: apro­ve­char los gran­des datos y la inte­li­gen­cia arti­fi­cial para miti­gar el impac­to y mejo­rar la toma de deci­sio­nes”. En sín­te­sis, exis­tió quien ins­tru­yó la idea de una pan­de­mia mun­dial, quien la eje­cu­tó y quien vio una opor­tu­ni­dad. Pro­ba­ble­men­te fue­ran las mis­mas per­so­nas.
Algu­nos toda­vía dudan de Chi­na, pero esta ya dio mues­tras de que el ata­que comen­zó ese mis­mo día a manos del ejér­ci­to esta­dou­ni­den­se en Wuhan, y el Gigan­te Asiá­ti­co pro­du­jo su con­tra­gol­pe des­de lo finan­cie­ro y geo­po­lí­ti­co jun­to a Rusia, tum­ban­do el pre­cio del petró­leo y uti­li­zan­do el tem­blor finan­cie­ro en su favor.

No es exa­ge­ra­do con­si­de­rar que pade­ce­mos una Ter­ce­ra Gue­rra Mun­dial de carác­ter no con­ven­cio­nal, y que el COVID-19 es un arma bio­ló­gi­ca mor­tí­fe­ra pero no apo­ca­líp­ti­ca, su fin es gene­rar las con­di­cio­nes para el con­trol social mun­dial pero cola­te­ral­men­te tam­bién para el fin de la hege­mo­nía de EEUU y Euro­pa.
Aún no está dicha la últi­ma pala­bra al res­pec­to, pero va que­dan­do cada vez más cla­ro que la des­unión de lxs de aba­jo bene­fi­cia a los de arri­ba, y que la úni­ca alter­na­ti­va capaz de sor­tear una pan­de­mia que puso al mun­do en peni­ten­cia es la soli­da­ri­dad glo­bal. Afor­tu­na­da­men­te, ejem­plos abun­dan y todo el mun­do sabe cuá­les son. Es de espe­rar que el tiem­po que dure la cua­ren­te­na tam­bién se capi­ta­li­ce como esce­na­rio didác­ti­co, capaz de ense­ñar­le a los pue­blos cuán otro podría ser nues­tro mun­do ges­tio­na­do des­de una éti­ca del cui­da­do.

Por últi­mo, no cabría pasar por alto que en la super­es­truc­tu­ra guber­na­men­tal de nues­tro país se libra una dispu­ta en torno a la cues­tión del repar­to de ali­men­tos duran­te la emer­gen­cia sani­ta­ria, en la que la idea de cana­li­zar­lo direc­ta­men­te a tra­vés de cada muni­ci­pio con­fron­ta con la de hacer­lo exclu­si­va­men­te des­de las fuer­zas de segu­ri­dad y el Ejér­ci­to. La coin­ci­den­cia entre ambas pos­tu­ras con­sis­te en mar­gi­nar de las deci­sio­nes a las nume­ro­sas orga­ni­za­cio­nes socia­les que man­tie­nen una pers­pec­ti­va crí­ti­ca res­pec­to del Eje­cu­ti­vo.

Oja­lá en todas las par­tes pri­me la cor­du­ra, y un jus­to dimen­sio­na­mien­to de la emer­gen­cia, por­que – aun­que urja esta­ble­cer un cor­dón sani­ta­rio en torno al virus – aún hay muchas más víc­ti­mas del ham­bre que de la enfer­me­dad. Y cuan­do el ham­bre toca a la puer­ta de los hoga­res humil­des, no hay dis­tan­cia­mien­to social ni retén que deten­ga la bron­ca popu­lar: Los des­bor­des que se vie­nen pro­du­cien­do en Gua­ya­quil (Ecua­dor) o en el sur empo­bre­ci­do de Ita­lia deben ser inter­pre­ta­dos como un espe­jo que ade­lan­ta.-

Fuen­tes de con­sul­ta:

https://kaosenlared.net/el-coronavirus-se-ensayo-mediante-un-simulacro-de-pandemia-en-septiembre-de-2019-en-un-hotel-de-nueva-york/https://www.infobae.com/america/mundo/2020/03/16/quienes-hicieron-el-mapa-de-johns-hopkins-ya-habian-hecho-un-simulacro-en-octubre-pasado/https://www.labatallacultural.org/analisis/10424/https://reporterspress.it/new-york-evento-201 – 19-simulazione-sulle-pandemie-gloabli/https://coronavirus.app/map?selected=zC03Urt1iJJb2Tf6p0jd

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *