Coro­na­vi­rus. Pan­de­mia es resul­ta­do de la acción huma­na con­tra el medioambiente

Por Marie­lla Villa­san­te Cer­ve­llo* /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 31 de mar­zo de 2020

Una nue­va pan­de­mia se está pro­pa­gan­do rápi­da­men­te en el mun­do ente­ro des­de diciem­bre de 2019. Se tra­ta de un nue­vo coro­na­vi­rus desig­na­do bajo el ape­la­ti­vo de SRAS (Sín­dro­me res­pi­ra­to­rio agu­do seve­ro) CoV‑2, res­pon­sa­ble de la enfer­me­dad pul­mo­nar lla­ma­da COVID-19. Debe­mos empe­zar a tomar con­cien­cia de la situa­ción dra­má­ti­ca que atra­vie­sa nues­tro país y refle­xio­nar sobre las medi­das que se deben tomar tan­to des­de el gobierno como des­de la socie­dad civil para enfren­tar el nue­vo desa­fío sani­ta­rio nacio­nal brin­dan­do una aten­ción espe­cial a la pro­tec­ción de los terri­to­rios de los pue­blos ori­gi­na­rios que son extre­ma­da­men­te vulnerables​.

Una nue­va pan­de­mia se está pro­pa­gan­do rápi­da­men­te en el mun­do ente­ro des­de diciem­bre de 2019. Se tra­ta de un nue­vo coro­na­vi­rus desig­na­do bajo el ape­la­ti­vo de SRAS (Sín­dro­me res­pi­ra­to­rio agu­do seve­ro) CoV‑2, res­pon­sa­ble de la enfer­me­dad pul­mo­nar lla­ma­da COVID-19.

Entre otros uni­ver­si­ta­rios, el paleo­an­tro­pó­lo­go Pas­cal Picq (1) ha obser­va­do que este virus ha apa­re­ci­do en el cen­tro de la civi­li­za­ción mun­dia­li­za­da que des­pre­cia la natu­ra­le­za, a pesar de los efec­tos dra­má­ti­cos del calen­ta­mien­to cli­má­ti­co y la degra­da­ción paten­te de los eco­sis­te­mas. La pro­pa­ga­ción del nue­vo virus que exis­tía en cier­tos mamí­fe­ros que no tenían nin­gún lazo con los seres huma­nos, ha sido cata­li­za­da por la mun­dia­li­za­ción, por la rapi­dez de los trans­por­tes aéreos, por el comer­cio trans­con­ti­nen­tal y por el turis­mo de masas que ha aumen­ta­do en modo expo­nen­cial en los últi­mos vein­te años. Pick plan­tea que esta pan­de­mia cons­ti­tu­ye un test para todos los sis­te­mas de salud y los sis­te­mas de gobierno del mun­do entero.

En tres déca­das la pobla­ción mun­dial esta­rá total­men­te urba­ni­za­da y otras pan­de­mias pue­den apa­re­cer con con­se­cuen­cias funes­tas para la huma­ni­dad si una toma de con­cien­cia real de este ries­go no se esta­ble­ce des­de aho­ra. Homo sapiens se pien­sa como el orga­ni­za­dor de la evo­lu­ción, pero sería tiem­po de que com­pren­da que es el “hués­ped” de una natu­ra­le­za don­de domi­nan los micror­ga­nis­mos, las bac­te­rias y los virus, que son los ver­da­de­ros exper­tos de la evo­lu­ción (Pick 2019: 44).

En el mis­mo orden de ideas, el repor­te­ro inter­na­cio­nal Luc de Baro­chez (2) (2019: 54 – 56) con­si­de­ra que la pan­de­mia actual está actuan­do como un reve­la­dor de las fallas de la mun­dia­li­za­ción y de las debi­li­da­des de las socie­da­des. Cada una de ellas está reac­cio­nan­do según su pasa­do polí­ti­co recien­te, y en cier­tos casos en modo caricatural.

Así, por ejem­plo, al ini­cio Donald Trump ha mini­mi­za­do la impor­tan­cia de la epi­de­mia, lue­go ha toma­do deci­sio­nes ultra­na­cio­na­lis­tas (“Ame­ri­ca first”) y de un opti­mis­mo absur­do (“todo va a entrar en orden en la pri­ma­ve­ra” decía), y actual­men­te se nie­ga a tomar las medi­das de ais­la­mien­to social indis­pen­sa­bles para fre­nar la pan­de­mia. Jair Bol­so­na­ro, otro pre­si­den­te popu­lis­ta de extre­ma dere­cha como Trump, está hacien­do lo mis­mo en Brasil.

Sin embar­go, los gober­na­do­res nor­te­ame­ri­ca­nos de New York, de Cali­for­nia y de Illi­nois, así como los gober­na­do­res de São Pau­lo y de Rio de Janei­ro, han toma­do la sabia deci­sión de orde­nar el ais­la­mien­to social para pro­te­ger a sus poblaciones.

El cen­tro de la pan­de­mia está en Euro­pa. En Ita­lia, Espa­ña y Fran­cia, don­de los casos y los dece­sos suman varios miles de per­so­nas, la orden de ais­la­mien­to ha sido aca­ta­da con bas­tan­te difi­cul­tad. Aho­ra sabe­mos que la cau­sa del alto núme­ro de muer­tos en esos paí­ses es que se per­mi­tie­ron mani­fes­ta­cio­nes, par­ti­dos de fut­bol y cul­tos reli­gio­sos has­ta ini­cios del mes de mar­zo sin que se toma­ra con­cien­cia del ries­go de con­ta­mi­na­ción. La poli­cía y el ejér­ci­to debe con­tro­lar las con­sig­nas de cua­ren­te­na adop­ta­das por los gobier­nos, san­cio­nan­do con fuer­tes mul­tas (en Fran­cia 135€) a los que no res­pe­tan las con­sig­nas; la pri­sión no es una opción cohe­ren­te pues el ries­go sani­ta­rio es altí­si­mo en los cen­tros peni­ten­cia­rios. La Gran Bre­ta­ña ha comen­za­do tar­día­men­te el ais­la­mien­to social y los ale­ma­nes tie­nen con­fian­za en su sis­te­ma de salud efi­caz, sobre todo por­que dis­po­nen de millo­nes de tests al que se están some­tien­do para des­car­tar su contaminación.

Sin embar­go, la mayo­ría de los esta­dos en el mun­do ente­ro no coor­di­na accio­nes con­jun­tas; por el momen­to pre­va­le­ce la “ley de la jun­gla”, con todos los ries­gos que ello implica.

El his­to­ria­dor israe­lí Yuval Noah Hara­ri, autor de Sapiens (2011), de Homo Deus (2015) y de 21 lec­cio­nes para el siglo XXI (2018), ha brin­da­do una entre­vis­ta a El País don­de plan­tea que la úni­ca for­ma de dete­ner la pan­de­mia es a tra­vés de la coope­ra­ción inter­na­cio­nal y de la ciencia.

En efec­to, para Hara­ri “hay muy poca coope­ra­ción mun­dial y no exis­te un lide­raz­go. En los últi­mos años polí­ti­cos irres­pon­sa­bles han soca­va­do deli­be­ra­da­men­te la con­fian­za en la cien­cia y en la coope­ra­ción inter­na­cio­nal. Aho­ra esta­mos pagan­do el pre­cio. No hay nin­gún adul­to en la habi­ta­ción. Uno habría espe­ra­do ver hace sema­nas una reu­nión de emer­gen­cia de los líde­res mun­dia­les para ela­bo­rar un plan de acción común y com­ba­tir la epi­de­mia y la cri­sis económica.

Pero los líde­res del G‑7 (Ale­ma­nia, Cana­dá, Esta­dos Uni­dos, Fran­cia, Ita­lia, Japón y Rei­no Uni­do) se las arre­gla­ron para no orga­ni­zar una video­con­fe­ren­cia has­ta esta sema­na, y ni siquie­ra salió de ahí un plan de este tipo (3). ”Ese plan debe tomar en cuen­ta cin­co pun­tos: com­par­tir la infor­ma­ción fia­ble; coor­di­nar la pro­duc­ción mun­dial y la dis­tri­bu­ción equi­ta­ti­va de equi­po médi­co esen­cial (maqui­nas res­pi­ra­to­rias y mate­rial de pro­tec­ción); los paí­ses menos afec­ta­dos debe­rían enviar per­so­nal médi­co a los paí­ses más afec­ta­dos; crear una red de segu­ri­dad eco­nó­mi­ca mun­dial para sal­var paí­ses y sec­to­res más afec­ta­dos; y for­mu­lar un acuer­do mun­dial sobre la pre­se­lec­ción de via­je­ros para que solo algu­nas per­so­nas esen­cia­les pue­dan seguir cru­zan­do fron­te­ras (El País del 22 de mar­zo de 2020 (4)).

En nues­tro país, el pre­si­den­te Viz­ca­rra ha toma­do medi­das drás­ti­cas y bené­fi­cas de dis­tan­cia social para evi­tar el con­ta­gio des­or­de­na­do y caó­ti­co de este virus que lue­go de emer­ger en Chi­na se extien­de sobre todo en Euro­pa occi­den­tal. Los medios perua­nos están trans­mi­tien­do muchas noti­cias sobre este tema preo­cu­pan­te cen­tra­das sobre las medi­das guber­na­men­ta­les y sobre la pro­pa­ga­ción de la enfer­me­dad (5).

Sin embar­go, las infor­ma­cio­nes de base, des­de la pers­pec­ti­va de la medi­ci­na y de la cien­cia, son casi inexis­ten­tes. En efec­to: ¿Qué sabe­mos del ori­gen nue­vo coro­na­vi­rus y de su mor­ta­li­dad? ¿Se pue­den pre­ver tra­ta­mien­tos? ¿Cuán­do se pre­vé la fabri­ca­ción de una vacu­na efec­ti­va? ¿Cuál es la situa­ción sani­ta­ria de Amé­ri­ca Lati­na y del Perú? ¿Nues­tros gobier­nos y nues­tras socie­da­des serán capa­ces de afron­tar el desa­fío de esta nue­va pan­de­mia? En esta bre­ve nota expli­ca­ti­va me gus­ta­ría apor­tar algu­nas infor­ma­cio­nes esen­cia­les que nos ayu­den a com­pren­der el perio­do actual, y a refle­xio­nar sobre el esta­do de nues­tra socie­dad y sobre los gran­des cam­bios socia­les, eco­nó­mi­cos y polí­ti­cos que han comen­za­do en todo el mun­do. Habrá un “antes y un des­pués el COVID-19”.

¿Qué sabe­mos del ori­gen del nue­vo coro­na­vi­rus y de su mor­ta­li­dad? (6)

Los coro­na­vi­rus, lite­ral­men­te “virus con coro­na”, son virus dota­dos de una envol­tu­ra que cubre un solo geno­ma cons­ti­tui­do de un sim­ple áci­do ribo­nu­clei­co (ARN).

Has­ta aho­ra, se cono­cían seis fami­lias de coro­na­vi­rus de ori­gen ani­mal sus­cep­ti­bles de infec­tar a los seres huma­nos: cua­tro pro­du­cen infec­cio­nes res­pi­ra­to­rias benig­nas como el res­frío, y dos pro­vo­can neu­mo­nías: el SRAS-CoV res­pon­sa­ble del Sín­dro­me res­pi­ra­to­rio agu­do seve­ro (SRAS), y el MERS-Co, al ori­gen del Sín­dro­me res­pi­ra­to­rio de Medio Oriente.

El virus que la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud (OMS) ha deno­mi­na­do SARS-CoV‑2, fue iden­ti­fi­ca­do en Chi­na en diciem­bre de 2019 y pro­du­ce un nue­vo tipo de neu­mo­nía lla­ma­da COVID-19 (Coro­na­vi­rus Disea­se 2019).

Esos virus res­pi­ra­to­rios se desa­rro­llan en la nariz, la gar­gan­ta y los pul­mo­nes. El nue­vo coro­na­vi­rus ha sido ais­la­do y su geno­ma ha sido secuen­cia­do y pues­to a la dis­po­si­ción de la comu­ni­dad cien­tí­fi­ca el 10 de enero de 2020 (Le Mon­de del 26 de febre­ro, actua­li­za­do el 17 de mar­zo de 2020).

Aun­que fal­ten estu­dios en pro­fun­di­dad sobre el ori­gen del SARS-CoV2, los cien­tí­fi­cos han encon­tra­do virus seme­jan­tes en dos mamí­fe­ros: los mur­cié­la­gos y los pan­go­li­nes (sg. pan­go­lín, Manis pen­ta­dacty­la).

La hipó­te­sis actual es que los mur­cié­la­gos (gran­des de herra­du­ra, Rhi­no­lophus ferru­me­qui­num) con­ta­gia­ron a los segun­dos, y que lue­go de haber sufri­do muta­cio­nes se tras­mi­tie­ron a algu­nos seres huma­nos en la región de Wuhan de Chi­na. No se sabe toda­vía cómo se pro­du­jo esta con­ta­mi­na­ción inicial.

Sin embar­go, los mur­cié­la­gos han esta­do al ori­gen de otras epi­de­mias de coro­na­vi­rus: entre 2002 y 2003 cau­sa­ron el Sín­dro­me res­pi­ra­to­rio agu­do seve­ro (SARS), que emer­gió tam­bién en Chi­na e infec­tó a más de 8,000 per­so­nas en 30 paí­ses, 800 de las cua­les fallecieron.

¿Por qué en Chi­na? Los espe­cia­lis­tas con­si­de­ran que los virus cir­cu­lan mejor en ese país por su alto nivel demo­grá­fi­co (1’410,168,909 de chi­nos), por la gran des­fo­res­ta­ción que ha acer­ca­do a los ani­ma­les sal­va­jes a las zonas urba­nas, por el con­su­mo de ani­ma­les sal­va­jes, y por la crian­za inten­si­va e indus­trial de aves y puer­cos que son ani­ma­les que tie­nen un alto índi­ce de virus y bacterias.

En 2019 hubo una gra­ve epi­de­mia de “pes­te por­ci­na afri­ca­na” (PPA), en Chi­na 200 millo­nes de puer­cos fue­ron eli­mi­na­dos, el ter­cio de la pro­duc­ción anual; otros paí­ses fue­ron tam­bién afec­ta­dos (Viet­nam, Corea del Nor­te, Mon­go­lia, Cam­bo­ya). Y en febre­ro de 2020 se decla­ró otra epi­de­mia de pes­te aviar (H5N1) en la pro­vin­cia de Hunan; en total se han mata­do 18 mil aves (SudOuest​.fr del 3 de febre­ro de 2020).

En 2012, apa­re­ció otra enfer­me­dad, el Sín­dro­me res­pi­ra­to­rio del Medio Orien­te (MERS-CoV) en Ara­bia Sau­di­ta; se esti­ma que el ori­gen estu­vo en mur­cié­la­gos que con­ta­mi­na­ron a dro­me­da­rios y lue­go pasa­ron a los hombres.

El MERS infec­tó a unas 2,500 per­so­nas, entre las cua­les murie­ron más de 850 per­so­nas, sobre todo en Medio Orien­te. En 2015 se regis­tró otra con­ta­mi­na­ción de MERS en Corea del Sur que infec­tó a 154 per­so­nas, entre las cua­les murie­ron 19 (Ins­ti­tut Pas­teur, “MERS-COV”).

Des­de ese enton­ces, se toma­ron medi­das de pro­tec­ción sani­ta­ria muy impor­tan­tes en Corea del Sur y, en la coyun­tu­ra actual, ello les está sir­vien­do para res­pon­der con mucha efi­ca­cia al nue­vo coro­na­vi­rus. Esta estra­te­gia pre­ven­ti­va, que inclu­ye stocks impor­tan­tes de mate­rial médi­co (test, res­pi­ra­do­res), de pro­tec­ción (más­ca­ras, guan­tes) y de for­ma­ción de espe­cia­lis­tas médi­cos, no ha sido adop­ta­da por nin­gún país del hemis­fe­rio nor­te. Ello a pesar de que la epi­de­mia de gri­pe A H1N1, que empe­zó en Esta­dos Uni­dos y Méxi­co en abril de 2009, se exten­dió a muchos paí­ses euro­peos, sobre todo a Fran­cia, has­ta agos­to de 2010.

La OMS esti­ma que murie­ron 18,500 per­so­nas, mucho menos que la gri­pe ordi­na­ria que pue­de pro­vo­car has­ta 575,000 muer­tes anua­les en el mun­do (Le Mon­de del 22 de abril de 2009). El COVID-19 es la ter­ce­ra pan­de­mia de este siglo ori­gi­na­da por virus de ani­ma­les trans­mi­ti­dos a los seres huma­nos (zoo­no­sis).

Las auto­ri­da­des chi­nas con­si­de­ran que el COVID-19 se ori­gi­nó en un mer­ca­do de Wuhan don­de se ven­día maris­cos y car­ne de ani­ma­les sal­va­jes, inclu­yen­do a mur­cié­la­gos y víbo­ras. Los mur­cié­la­gos tie­nen con­vi­ven con una gran can­ti­dad de virus que son ino­fen­si­vos para su espe­cie; son ade­más muy nume­ro­sos (una cuar­ta par­te de los mamí­fe­ros); viven en todos los con­ti­nen­tes y el hecho de que vue­len con­tri­bu­ye a espar­cir sus virus.

Pero tie­nen tam­bién un rol impor­tan­te en la natu­ra­le­za dado que se ali­men­tan de insec­tos noci­vos, por lo cual la mejor mane­ra de evi­tar una nue­va zoo­no­sis (enfer­me­dad huma­na de ori­gen ani­mal) es prohi­bir el comer­cio y el con­su­mo de mur­cié­la­gos y de todos los ani­ma­les sal­va­jes (BBC Mun­do del 10 de febre­ro de 2020 (7)).

Dicho esto, como vere­mos pron­to, las zoo­no­sis son pro­vo­ca­das por la des­fo­res­ta­ción, la urba­ni­za­ción y la indus­tria­li­za­ción masi­va que des­tru­ye los hábi­tats de ani­ma­les sal­va­jes que se acer­can a los seres huma­nos y les trans­mi­ten virus que les son mortales.

Foto: Edge of existence

Carac­te­rís­ti­cas del COVID-19 (Coro­na­vi­rus Disea­se 2019) que apa­re­ció en China

El Cen­tro chino de con­trol de enfer­me­da­des ha publi­ca­do las carac­te­rís­ti­cas epi­de­mio­ló­gi­cas de un gran núme­ro de enfer­mos, 75% de los cua­les están en la pro­vin­cia de Hubei, don­de se encon­tra­ron 45,000 casos de con­ta­gio efec­ti­vo. Los datos [publi­ca­dos el 17 de febre­ro] con­si­de­ran lo siguiente:

  • La dura­ción pro­me­dio de incu­ba­ción entre la con­ta­mi­na­ción y el ini­cio de los sín­to­mas es de 6 días, aun­que pue­de exten­der­se has­ta 12 días. Por ello se ha deci­di­do ais­lar duran­te 14 días a las per­so­nas que han esta­do en con­tac­to con una per­so­na infectada.
  • La enfer­me­dad es con­si­de­ra­da benig­na en 80% de casos y es fatal en 3,4% de per­so­nas infec­ta­das según los paí­ses (la epi­de­mia de SRAS de 2003 era fatal en 9,6% de casos). En el Japón y en Corea del Sur la leta­li­dad es esti­ma­da a 1% y en Ita­lia a 10%.
  • Las per­so­nas que mue­ren a cau­sa de esta enfer­me­dad son adul­tos mayo­res: 80% de casos tenía al menos 60 años. Nin­guno de los 416 casos de niños con­ta­mi­na­dos meno­res de 10 años ha falle­ci­do. La exis­ten­cia de una pato­lo­gía (enfer­me­dad) pre­exis­ten­te aumen­ta fuer­te­men­te la tasa de mor­ta­li­dad: 0,9% de leta­li­dad en per­so­nas sanas; 10% en per­so­nas con enfer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res, 7% en casos de dia­be­tes y 6% en per­so­nas con enfer­me­da­des res­pi­ra­to­rias cró­ni­cas (asma, bronquitis).
  • Es toda­vía muy tem­prano para eva­luar las secue­las de esta nue­va enfer­me­dad en las per­so­nas que se han cura­do. (Le Mon­de del 20 de marzo).

¿Cómo se atra­pa el nue­vo coronavirus?

El virus se pro­pa­ga a tra­vés de un con­tac­to cer­cano entre dos per­so­nas, por las vías res­pi­ra­to­rias, o por con­tac­to direc­to (con las manos, con besos y abrazos).

Ade­más, el virus es acti­vo duran­te algu­nas horas en las super­fi­cies toca­das por per­so­nas infec­ta­das. Los sín­to­mas son simi­la­res a los de la bron­qui­tis o la gri­pe (fie­bre, tos, dolo­res mus­cu­la­res, dia­rrea). Los estu­dios médi­cos publi­ca­dos en enero de 2020 mues­tran que la tasa de repro­duc­ción de base del virus (es decir el núme­ro de per­so­nas que un enfer­mo pue­de infec­tar) varía entre 2 y 4 personas.

El nivel de con­ta­mi­na­ción es cali­fi­ca­do de “mode­ra­do”, menor que el de otras enfer­me­da­des infec­cio­sas (como el COVID-19), pero sig­ni­fi­ca­ti­vo para tener un poten­cial epidémico.

Muchas per­so­nas están con­ta­mi­na­das sin saber­lo pues hay que espe­rar que trans­cu­rra el tiem­po de incu­ba­ción (de 1 a 14 días) para que apa­rez­can los sín­to­mas, sin embar­go, es pro­ba­ble que la enfer­me­dad se trans­mi­ta duran­te este periodo.

Ade­más, hay per­so­nas sanas que son por­ta­do­ras del nue­vo coro­na­vi­rus, en par­ti­cu­lar los niños y los jóve­nes que tie­nen un alto nivel de inmu­ni­dad. El diag­nós­ti­co se con­fir­ma a tra­vés de un test de detec­ción del ARN del coro­na­vi­rus. El examen se rea­li­za toman­do una mues­tra de sali­va y el resul­ta­do se obtie­ne en 3 a 5 horas.

Se están desa­rro­llan­do tam­bién aná­li­sis de san­gre para bus­car anti­cuer­pos con­tra el nue­vo coro­na­vi­rus; estos test per­mi­ti­rán eva­luar cuán­tas per­so­nas han sido expues­tas al virus y han desa­rro­lla­do anti­cuer­pos sin haber teni­do nece­sa­ria­men­te sín­to­mas clí­ni­cos (Le Mon­de del 20 de marzo).

¿Se pue­den pre­ver tra­ta­mien­tos y una vacuna?

Has­ta el momen­to no exis­te nin­gún tra­ta­mien­to con­tra el COVID-19, los cui­da­dos que se apor­tan con­sis­ten en bajar la fie­bre, cal­mar la tos y los dolo­res de cabe­za. Cuan­do los enfer­mos de neu­mo­nía están gra­ves se les admi­nis­tra cui­da­dos inten­si­vos en res­pi­ra­do­res arti­fi­cia­les que nece­si­tan un alto nivel tec­no­ló­gi­co y per­so­nal médi­co especializado.

Des­de enero de 2020, se han rea­li­za­do más de 80 ensa­yos clí­ni­cos en Chi­na, Esta­dos-Uni­dos y Euro­pa. Se tra­ta de las mis­mas molé­cu­las, solas o en com­bi­na­ción con otras. Entre ellas se está inves­ti­gan­do el rem­de­si­vir, del labo­ra­to­rio nor­te­ame­ri­cano Gilead, que fue uti­li­za­do sin éxi­to duran­te la epi­de­mia de Ébo­la en Áfri­ca (2014−15).

Pero hay que espe­rar prue­bas com­pa­ra­ti­vas para saber si es efec­ti­vo con­tra el nue­vo coro­na­vi­rus. La com­bi­na­ción de dos anti­vi­ra­les (lopu­na­vir y rito­na­vir), usa­dos en el tra­ta­mien­to del SIDA, pare­ce tam­bién intere­san­te. Ya han sido admi­nis­tra­dos a pacien­tes infec­ta­dos por otros coro­na­vi­rus (el SRAS y el MERS), que apa­re­cie­ron en el Medio Orien­te en 2012. El 22 de mar­zo empe­zó un gran ensa­yo clí­ni­co lla­ma­do Dis­co­very lide­ra­do por el Ins­ti­tu­to INSERM de Fran­cia, con 3,200 pacien­tes euro­peos, 800 de los cua­les son fran­ce­ses; se usan 3 molé­cu­las anti­vi­ra­les (rem­de­si­vir, lopi­na­vir, rito­na­vir y la clo­ro­qui­na). Pron­to debe empe­zar otro ensa­yo inter­na­cio­nal de la OMS lla­ma­do Soli­da­rity (Fran­ceIn­fo del 22 de mar­zo de 2020). En Chi­na se está usan­do la clo­ro­qui­na, y otros medios tera­péu­ti­cos expe­ri­men­ta­les: infu­sión de célu­las madre, coc­te­les de plan­tas medi­ci­na­les y trans­fu­sión de plas­ma de pacien­tes cura­dos. Dicho esto, has­ta aho­ra la OMS no ha inclui­do la clo­ro­qui­na en la lis­ta de medi­ca­men­tos prio­ri­ta­rios con­tra el COVID-19 pues su acción cura­ti­va no ha sido ple­na­men­te demostrada.

Se están bus­can­do asi­mis­mo vacu­nas, en Chi­na, en Euro­pa y en Esta­dos Uni­dos; pero esta­rán dis­po­ni­bles recién den­tro de varios meses; recor­de­mos que el desa­rro­llo de una vacu­na clá­si­ca, a par­tir de un virus ate­nua­do o inac­ti­vo, es un pro­ce­so com­ple­jo que toma varios años.

La CEPI (Coali­tion for Epi­de­mic Pre­pa­red­ness Inno­va­tion), que reúne varios labo­ra­to­rios médi­cos nacio­na­les y pri­va­dos, ha des­ti­na­do 19 millo­nes de dóla­res para ace­le­rar cua­tro pro­yec­tos de vacu­na con­tra el COVID-19; pero el pro­ce­so toma­ra varios meses.

Por su lado, el Ins­ti­tu­to Pas­teur de Fran­cia tra­ba­ja sobre la modi­fi­ca­ción de la vacu­na con­tra la rubeo­la en la cual se inser­ta­rán genes del nue­vo virus. Este pro­ce­di­mien­to ha sido efi­caz con­tra cin­co epi­de­mias recien­tes (SRAS, Zika, MERS-CoV, Las­sa, Chi­kun­gun­ya). Se pre­vé dis­po­ner de esta vacu­na den­tro de 20 meses (Le Mon­de del 20 de mar­zo). La vacu­na­ción de la pobla­ción mun­dial es la úni­ca solu­ción a lar­go pla­zo para inmu­ni­zar la humanidad.

¿Cuál es la evo­lu­ción de la pandemia?

Actual­men­te la pan­de­mia está dis­mi­nu­yen­do en Chi­na, pero no se pue­de excluir la apa­ri­ción de nue­vos cen­tros infec­cio­sos. El direc­tor gene­ral de la OMS, el etío­pe Tedros Adha­nom Ghre­bre­ye­sus, decla­ró que la res­pues­ta de Pekín ante la pan­de­mia ofre­ce un tiem­po valio­so para que el res­to del mun­do se pre­pa­re a afron­tar este nue­vo virus, más fácil­men­te trans­mi­si­ble que el SRAS y el MERS (Le Mon­de del 20 de marzo).

  • Des­pués de Chi­na, Euro­pa se ha con­ver­ti­do en el prin­ci­pal cen­tro de infec­ción del nue­vo virus. Entre diciem­bre de 2019 y el 27 de mar­zo de 2020, en Chi­na se cuen­tan 81,782 casos y en el res­to del mun­do 447,809 casos. En Chi­na han falle­ci­do 3,291 per­so­nas y el epi­cen­tro de la pan­de­mia se sitúa en Euro­pa occi­den­tal. El país más gol­pea­do es Ita­lia, don­de han falle­ci­do 8,215 per­so­nas. Los otros paí­ses con mayor núme­ro de muer­tos son Espa­ña (4,365), Irán (2,234), y Fran­cia (1,696). Esta­dos Uni­dos será pro­ba­ble­men­te el nue­vo foco infec­cio­so mun­dial, actual­men­te se cuen­tan 1,209 muer­tos (Johns Hop­kins Uni­ver­sity, Cen­ter for Sys­tems Scien­ces and Engi­nee­ring (8)).
  • En Áfri­ca, la expan­sión es muy len­ta, en Egip­to se cuen­tan 495 casos, 124 muer­tos y 102 per­so­nas sana­das; en Áfri­ca del Sur se repor­tan 927 casos y nin­gún muer­to has­ta aho­ra; en Arge­lia se repor­tan 367 casos, 25 muer­tos y 29 sana­dos, y en Marrue­cos hay 275 casos, 11 muer­tos y 8 per­so­nas sanadas.
  • En Aus­tra­lia se regis­tran 2,810 casos, 13 muer­tos y 172 sana­dos. En la India hay 727 casos, 20 muer­tos y 45 sanados.
  • Actual­men­te, el COVID-19 ha infec­ta­do a más de 438,000 per­so­nas en 175 paí­ses (sobre un total de 194), y ha cau­sa­do la muer­te de más de 20,000 personas.
  • En fin, 2,6 mil millo­nes de per­so­nas se encuen­tran en ais­la­mien­to social des­pués de que la India (1,3 mil millo­nes de habi­tan­tes) tomó la deci­sión de ais­lar­se por tres sema­nas el 24 de mar­zo. En total son 42 paí­ses que repre­sen­tan un ter­cio de la pobla­ción mun­dial. Se esti­ma que el ais­la­mien­to debe durar has­ta media­dos del mes de abril, pero el aumen­to de la mor­ta­li­dad, sobre todo en Ita­lia, en Espa­ña y en Esta­dos Uni­dos debe­rá aumen­tar esas previsiones.

El cua­dro siguien­te resu­me la situa­ción mun­dial de los paí­ses más afec­ta­dos has­ta el domin­go 27 de mar­zo (9).

Situa­ción mun­dial de la pan­de­mia del COVID-19 (27 de mar­zo de 2020)

Foto: Cen­ter for Sys­tem Scien­ce and Engi­nee­ring, Johns Hop­kins Uni­ver­sity, Le Monde

¿Cuál es la situa­ción del coro­na­vi­rus en Amé­ri­ca Lati­na y en el Perú?

En el con­ti­nen­te ame­ri­cano, los Esta­dos Uni­dos enca­be­zan los paí­ses con el mayor núme­ro de casos de con­ta­mi­na­ción del SARS-CoV‑2; lue­go sigue Cana­dá con 800 casos de con­ta­mi­na­ción. A pesar de la gra­ve­dad de esa enfer­me­dad, el lamen­ta­ble pre­si­den­te Trump no ha toma­do medi­das de ais­la­mien­to, y dado que el país se encuen­tra en perio­do elec­to­ral, diri­ge sus ata­ques con­tra el “virus chino”, mini­mi­zan­do o negan­do los con­se­jos de los médi­cos y de los cien­tí­fi­cos en general.

Situa­ción de la pan­de­mia del COVID-19 en Amé­ri­ca del Nor­te y en Amé­ri­ca Lati­na (27 de mar­zo de 2020)

Foto: Cen­ter for Sys­tem Scien­ce and Engi­nee­ring, Johns Hop­kins Uni­ver­sity, Le Monde)

En Amé­ri­ca Lati­na, Bra­sil regis­tra 2,985 casos de con­ta­mi­na­ción y 77 muer­tos, sin embar­go, el pre­si­den­te Bol­so­na­ro, imi­tan­do a su homó­lo­go nor­te­ame­ri­cano Trump, popu­lis­ta y ultra­na­cio­na­lis­ta como él mis­mo, ha mini­mi­za­do la gra­ve­dad del nue­vo virus y ha lle­ga­do al extre­mo de orga­ni­zar una mani­fes­ta­ción en su honor el domin­go 15 de mar­zo (10), dan­do la mano a cien­tos de per­so­nas reu­ni­das en un momen­to en el que el res­to del mun­do lla­ma­ba al ais­la­mien­to y a la sen­sa­tez ciu­da­da­na. La irres­pon­sa­bi­li­dad de estos tris­tes per­so­na­jes no tie­ne límites.

El Perú ocu­pa el ter­cer lugar en núme­ro de muer­tos en Amé­ri­ca Lati­na, des­pués de Bra­sil y Ecua­dor. De acuer­do con el MINSA, del total de pacien­tes enfer­mos, 23 se encuen­tran hos­pi­ta­li­za­dos, 14 están en cui­da­dos inten­si­vos y 9 tie­nen ven­ti­la­ción mecá­ni­ca. Se cuen­tan 322 per­so­nas infec­ta­das en Lima, y el res­to se encuen­tra en Piu­ra (19), Lore­to (16), Are­qui­pa (9), Callao (8), Lam­ba­ye­que (8), Cus­co (6), La Liber­tad (5), Ancash (4), Tum­bes (3), Huá­nu­co (2), Madre de Dios (1) y San Mar­tín (1). La inmo­vi­li­za­ción social se ha amplia­do has­ta el 12 de abril (El Comer­cio del 26 de mar­zo (11)).

Foto: John Hop­kins University

El coro­na­vi­rus se encuen­tra al ini­cio de su pro­pa­ga­ción en Amé­ri­ca Lati­na y las pró­xi­mas sema­nas serán cru­cia­les para obser­var su nivel de mortalidad.

Sin embar­go, algo que no se ha remar­ca­do en la coyun­tu­ra actual es la terri­ble epi­de­mia de den­gue que tam­bién se está sufrien­do en el mun­do y en Amé­ri­ca Lati­na (13).

En efec­to, la Orga­ni­za­ción Pan­ame­ri­ca­na de Salud (OPS) de la ONU ha con­ta­bi­li­za­do 3,1 millo­nes de casos y 1,534 muer­tos a lo lar­go del año 2019. Se tra­ta de las cifras más ele­va­das de esta enfer­me­dad trans­mi­ti­da por los zan­cu­dos del géne­ro Aedes en las Amé­ri­cas. Des­de el ini­cio del año 2020, 569,400 per­so­nas han sido con­ta­mi­na­das y 118 han falle­ci­do; por lo cual la OPS con­si­de­ra que este año será tan­to o más letal que el año pasa­do. Los cua­tro sero­ti­pos del den­gue están cir­cu­lan­do acti­va­men­te, sobre todo en las zonas urba­nas. El Para­guay es el país don­de la inci­den­cia del den­gue es la más alta: en enero de 2020 se han seña­la­do 137,000 casos, y 34 per­so­nas han falle­ci­do. En Méxi­co se ha anun­cia­do un aumen­to de 104% duran­te enero y febre­ro de 2020 en rela­ción con los 711 casos reper­to­ria­dos en 2019. En el Perú se decre­tó una aler­ta sani­ta­ria del den­gue en la Ama­zo­nía, don­de 21 per­so­nas habían falle­ci­do entre enero y febre­ro (14). En Argen­ti­na el den­gue ha alcan­za­do 14 de las 22 pro­vin­cias del país, inclu­yen­do a Bue­nos Aires. Se sabe que 800 per­so­nas esta­ban con­ta­mi­na­das y que 3 habían falle­ci­do. Según el Ins­ti­tu­to Pas­teur de Fran­cia, actual­men­te dos mil millo­nes y medio de per­so­nas viven en zonas tro­pi­ca­les y sub­tro­pi­ca­les infec­ta­das por el den­gue, enfer­me­dad mor­tal en 2,5% de casos, y has­ta el día de hoy no exis­te ni vacu­na, ni tra­ta­mien­to (Le Mon­de del 6 de mar­zo de 2020).

Las epi­de­mias, los sis­te­mas de salud y la soli­da­ri­dad humana

La expan­sión del nue­vo coro­na­vi­rus en un con­tex­to mar­ca­do por la epi­de­mia del den­gue es una ame­na­za muy gra­ve para la salud de millo­nes de per­so­nas en Amé­ri­ca Lati­na. Si es evi­den­te que las pan­de­mias recien­tes gol­pean muy dura­men­te a todas las socie­da­des huma­nas, lo hacen de mane­ra mucho más fuer­te a aque­llas que no han logra­do cons­truir Esta­dos-nacio­nes sóli­dos, que tie­nen medios para prio­ri­zar la salud de todos los ciu­da­da­nos, como es el caso de nues­tros paí­ses en vías de desarrollo.

Si el nivel de rique­za de cada país es impor­tan­te, no es deter­mi­nan­te para enfren­tar una pan­de­mia pues son las deci­sio­nes polí­ti­cas de los diri­gen­tes y de los ciu­da­da­nos que los eli­gen que tie­nen un peso cen­tral. El ejem­plo para­dig­má­ti­co es el de Esta­dos Uni­dos, que tie­ne un nivel de rique­za impor­tan­te, pero que no dis­po­ne de un sis­te­ma de salud glo­bal, un segu­ro uni­ver­sal que pro­te­ja a todos los ciu­da­da­nos nor­te­ame­ri­ca­nos. Recor­de­mos que el expre­si­den­te Barack Oba­ma inten­tó gene­ra­li­zar el segu­ro social, el lla­ma­do Oba­ma­ca­re, pero el desas­tro­so pre­si­den­te Trump y sus par­ti­da­rios repu­bli­ca­nos se ocu­pa­ron de des­truir todo lo que se había avan­za­do en nom­bre del ultra­li­be­ra­lis­mo y de la ley de la jun­gla capitalista.

Peor aún, la repor­te­ra cien­tí­fi­ca Sonia Shah (15) (2020) ha nota­do que en octu­bre de 2019 Trump ha clau­su­ra­do el pro­gra­ma de inves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca Pre­dict Con­sor­tiym, finan­cia­do por USAID, que des­de 2009 bus­ca­ba iden­ti­fi­car nue­vos virus ani­ma­les que podían ser trans­mi­si­bles a las per­so­nas; ellos ya habían iden­ti­fi­ca­do 900 nue­vos virus liga­dos a la expan­sión de la des­fo­res­ta­ción, de la urba­ni­za­ción y de la indus­tria­li­za­ción desen­fre­na­da del pla­ne­ta. En febre­ro de 2020, Trump anun­ció el recor­te del 53% de la con­tri­bu­ción anual de su país a la Orga­ni­za­ción Mun­dial de Salud.

En los paí­ses euro­peos, la expan­sión del coro­na­vi­rus está ponien­do a dura prue­ba la capa­ci­dad de res­pues­ta de los sis­te­mas de salud esta­ta­les. El avan­ce ver­ti­gi­no­so del virus en Ita­lia ha demos­tra­do que el sis­te­ma sani­ta­rio que tie­nen no es lo sufi­cien­te­men­te efi­caz como para enfren­tar una pan­de­mia de esta ampli­tud. Les fal­tan muchos recur­sos médi­cos y hos­pi­ta­les. Pode­mos decir lo mis­mo de Espa­ña. La situa­ción es dife­ren­te en Fran­cia, don­de el Esta­do dis­po­ne de un buen sis­te­ma de segu­ro social uni­ver­sal y, con mucho tino, el gobierno actual ha deci­di­do un ais­la­mien­to casi total para pro­te­ger la pobla­ción des­de el 15 de marzo.

No obs­tan­te, las caren­cias en per­so­nal médi­co y en ser­vi­cios de hos­pi­ta­les son paten­tes. Los estu­dian­tes en medi­ci­na y los médi­cos y enfer­me­ros jubi­la­dos han sido lla­ma­dos para apor­tar su apo­yo al esfuer­zo nacio­nal de lucha con­tra el nue­vo coro­na­vi­rus. El gobierno ha lla­ma­do a la socie­dad civil a apor­tar su ayu­da bené­vo­la a las per­so­nas ancia­nas y pobres que no pue­den com­prar ali­men­tos y medi­ci­nas. Estos son ejem­plos para­dig­má­ti­cos de la nece­si­dad urgen­te de la coope­ra­ción y de la soli­da­ri­dad indis­pen­sa­bles para afron­tar la nue­va pan­de­mia, que ha sido tam­bién evo­ca­da por Hara­ri (El País del 22 de marzo).

Refle­xio­nes finales

En el Perú, el pre­si­den­te Viz­ca­rra ha toma­do medi­das acer­ta­das de ais­la­mien­to y de toque de que­da para dis­mi­nuir los con­ta­gios colec­ti­vos. Pero cuan­do la pan­de­mia lle­gue a las zonas urba­nas y rura­les pobres, sobre todo en la sie­rra y en la Ama­zo­nía, la situa­ción será muy difí­cil e incon­tro­la­ble. En esas zonas, la pobre­za impi­de man­te­ner una bue­na higie­ne cor­po­ral, sin que decir de un nivel de ali­men­ta­ción digno; ade­más los hos­pi­ta­les, los médi­cos y las enfer­me­ras son muy redu­ci­dos. En efec­to, el MINSA esti­ma que 20 mil perua­nos podrían infec­tar­se si no se res­pe­tan las nor­mas de dis­tan­cia­mien­to social; entre ellos, 1,000 a 2,000 debe­rían ser hos­pi­ta­li­za­dos, y 500 pacien­tes nece­si­ta­ría cui­da­dos inten­si­vos. Sin embar­go, la red hos­pi­ta­la­ria perua­na dis­po­ne sola­men­te de 250 a 275 camas con res­pi­ra­dor arti­fi­cial; y exis­ten sola­men­te 835 camas para pacien­tes con COVID-19 (Ojo del 15 de mar­zo, Ute​ro​.pe del 21 de mar­zo (16)).

La ex Minis­tra de Salud Lilia­na La Rosa ha denun­cia­do que en el país “el sis­te­ma de salud está colap­sa­do hace años y no hay sis­te­ma de pro­tec­ción social en el Perú”, por lo tan­to, plan­tea que en ple­na cri­sis no se pue­de pre­ten­der que “sur­ja un Esta­do que no hemos cons­trui­do”. Lue­go de pro­po­ner seis medi­das urgen­tes, La Rosa lan­za un lla­ma­do urgen­te a los empre­sa­rios y al CONFIEP para que apor­ten su apo­yo finan­cie­ro a la pobla­ción perua­na pobre, en efec­to: “urge avan­zar en fra­ter­ni­dad y en jus­ti­cia” (Ser­vin­di, 22 de mar­zo de 2020 (17)). Su men­sa­je es simi­lar al de Harari.

  • Debe­mos empe­zar a tomar con­cien­cia de la situa­ción dra­má­ti­ca que atra­vie­sa nues­tro país y refle­xio­nar sobre las medi­das que se deben tomar tan­to des­de el gobierno como des­de la socie­dad civil para enfren­tar el nue­vo desa­fío sani­ta­rio nacio­nal. Brin­dan­do una aten­ción espe­cial a la pro­tec­ción de los terri­to­rios de los pue­blos ori­gi­na­rios que son extre­ma­da­men­te vul­ne­ra­bles, como lo ha recor­da­do un comu­ni­ca­do recien­te de la CNDH (18). Pero el Esta­do y este gobierno no pue­den asu­mir­lo todo, es indis­pen­sa­ble desa­rro­llar las aso­cia­cio­nes civi­les de perua­nos que brin­den su ayu­da soli­da­ria y bené­vo­la, como lo están hacien­do otras pobla­cio­nes afec­ta­das en el res­to del mundo.
  • A mediano pla­zo, la pan­de­mia del COVID-19 pue­de pro­vo­car trans­for­ma­cio­nes fun­da­men­ta­les en todo el pla­ne­ta. De hecho, sabien­do que esta nue­va pan­de­mia está aso­cia­da, como las ante­rio­res, a la des­truc­ción desen­fre­na­da de los bos­ques para crear pas­ti­za­les para las vacas, a la urba­ni­za­ción caó­ti­ca y a la indus­tria­li­za­ción masi­va; sabien­do que estas accio­nes huma­nas faci­li­tan el pasa­je de los virus y micro­bios de los ani­ma­les sal­va­jes y domés­ti­cos a los seres huma­nos, pro­vo­can­do enfer­me­da­des mor­ta­les, es indis­pen­sa­ble y racio­nal adop­tar medi­das para pro­te­ger la eco­lo­gía del pla­ne­ta. La lógi­ca capi­ta­lis­ta y ultra­li­be­ral que ha pri­vi­le­gia­do siem­pre la obten­ción de dine­ro y de bie­nes sin tomar en cuen­ta para nada la eco­lo­gía y los dere­chos huma­nos de todos los ciu­da­da­nos ha entra­do en una fase de ace­le­ra­ción impre­sio­nan­te, denun­cia­da des­de hace varias déca­das por los defen­so­res del medio ambiente.
  • Es evi­den­te que la mejor res­pues­ta a mediano y lar­go pla­zo será la des-mun­dia­li­za­ción: la dis­mi­nu­ción drás­ti­ca del comer­cio a lar­ga dis­tan­cia y el retorno al comer­cio regio­nal y local; la dis­mi­nu­ción del turis­mo de masa que con­tri­bu­ye al calen­ta­mien­to glo­bal y a la con­ta­mi­na­ción ambien­tal y que ade­más es fuen­te de con­ta­gios masi­vos; y el freno real a la des­fo­res­ta­ción inten­si­va, de la crian­za indus­trial de ani­ma­les y de la urba­ni­za­ción des­or­de­na­da. Todo ello cos­ta­rá mucho en tér­mi­nos de adap­ta­ción social, sobre todo por­que ten­dre­mos que desa­rro­llar la soli­da­ri­dad huma­ni­ta­ria y fra­ter­na en un mun­do domi­na­do por el indi­vi­dua­lis­mo y el con­su­mis­mo; pero será impres­cin­di­ble para que la huma­ni­dad pue­da con­ti­nuar su exis­ten­cia en mejo­res con­di­cio­nes, sobre todo para las mayo­rías indi­gen­tes del pla­ne­ta, los inmi­gran­tes, los refu­gia­dos y las pobla­cio­nes en gue­rra. Ellos son los sec­to­res real­men­te vul­ne­ra­bles de la pan­de­mia más impor­tan­te que hemos cono­ci­do en los tiem­pos moder­nos des­pués de la lla­ma­da “gri­pe espa­ño­la” (H1N1, ori­gi­na­da en Esta­dos Uni­dos), en la que falle­cie­ron 50 millo­nes de per­so­nas en el mun­do entre 1918 y 1919.

Notas:

(1) Pas­cal Picq, Sapiens rat­tra­pé par l’évolution, L’Obs n° 2889.

(2) Luc de Baro­chez, Face à l’épidémie de coro­na­vi­rus, les nations désu­nies, Le Point n° 2481.

(3) Ver el tex­to de con­clu­sión de la reu­nión del G7 del 16 de mar­zo: https://​www​.ely​see​.fr/​e​m​m​a​n​u​e​l​-​m​a​c​r​o​n​/​2​0​2​0​/​0​3​/​1​6​/​c​o​r​o​n​a​v​i​r​u​s​-​g​7​-​l​e​a​d​e​r​s​-​s​t​a​t​e​m​e​n​t​.en

(4) Hara­ri, El País del 22 de mar­zo de 2020, https://​elpais​.com/​c​u​l​t​u​r​a​/​2​020 – 03-21/yuval-noah-harari-la-mejor-defensa-contra-los-patogenos-es-la-informacion.html

(5) Ver por ejem­plo El Comer­cio del 19 de mar­zo: https://​elco​mer​cio​.pe/​l​i​m​a​/​s​e​g​u​r​i​d​a​d​/​e​m​e​r​g​e​n​c​i​a​-​p​o​r​-​c​o​r​o​n​a​v​i​r​u​s​-​i​n​i​c​i​o​-​e​l​-​p​e​r​i​o​d​o​-​d​e​-​i​n​m​o​v​i​l​i​z​a​c​i​o​n​-​s​o​c​i​a​l​-​o​b​l​i​g​a​t​o​r​i​a​-​c​o​v​i​d​-​1​9​-​t​o​q​u​e​-​d​e​-​q​u​e​d​a​-​m​a​r​t​i​n​-​v​i​z​c​a​r​r​a​-​n​o​t​i​c​i​a​/​?​r​e​f​=​ecr

(6) La fuen­te más impor­tan­te es: Cen­ters for Disea­se Con­trol and Pre­ven­tion (Depar­ta­men­to de salud de Esta­dos Uni­dos), ver https://​www​.cdc​.gov/​c​o​r​o​n​a​v​i​r​u​s​/​2​0​1​9​-​n​c​o​v​/​p​r​e​p​a​r​e​/​t​r​a​n​s​m​i​s​s​i​o​n​.​h​tml?CDC_AA_refVal=https%3A%2F%2Fwww.cdc.gov%2Fcoronavirus%2F2019-ncov%2Fabout%2Ftransmission.html Ver la ver­sión en cas­te­llano: https://​www​.cdc​.gov/​s​p​a​n​i​sh/

Estas infor­ma­cio­nes son reto­ma­das por el perió­di­co Le Mon­de, al que hago refe­ren­cia en esta nota.

(7) BBC Mun­do, https://​www​.bbc​.com/​m​u​n​d​o​/​n​o​t​i​c​i​a​s​-​5​1​4​0​8​771

(8) Verhttps://​github​.com/​C​S​S​E​G​I​S​a​n​d​D​a​t​a​/​C​O​V​I​D​-​1​9​/​t​r​e​e​/​m​a​s​t​e​r​/​c​s​s​e​_​c​o​v​i​d​_​1​9​_​dat… Ver tam­bién: https://​www​.lemon​de​.fr/​l​e​s​-​d​e​c​o​d​e​u​r​s​/​a​r​t​i​c​l​e​/​2​0​2​0​/​0​2​/​2​7​/​e​n​-​c​a​r​t​e​-​v​i​s​u​a​l​i​s​e​z​-​l​a​-​p​r​o​p​a​g​a​t​i​o​n​-​m​o​n​d​i​a​l​e​-​d​e​-​l​-​e​p​i​d​e​m​i​e​-​d​e​-​c​o​r​o​n​a​v​i​r​u​s​_​6​0​3​1​0​9​2​_​4​3​5​5​7​7​0​.​h​tml ).

(9) Sobre la pro­pa­ga­ción de la pan­de­mia en el mun­do, reno­va­da cada 24 horas, ver: Cen­ter for Sys­tem Scien­ce and Engi­nee­ring, Johns Hop­kins Uni­ver­sity, https://​sys​tems​.jhu​.edu/​r​e​s​e​a​r​c​h​/​p​u​b​l​i​c​-​h​e​a​l​t​h​/​n​c​ov/

Le Mon­de, https://​www​.lemon​de​.fr/​l​e​s​-​d​e​c​o​d​e​u​r​s​/​a​r​t​i​c​l​e​/​2​0​2​0​/​0​2​/​2​7​/​e​n​-​c​a​r​t​e​-​v​i​s​u​a​l​i​s​e​z​-​l​a​-​p​r​o​p​a​g​a​t​i​o​n​-​m​o​n​d​i​a​l​e​-​d​e​-​l​-​e​p​i​d​e​m​i​e​-​d​e​-​c​o​r​o​n​a​v​i​r​u​s​_​6​0​3​1​0​9​2​_​4​3​5​5​7​7​0​.​h​tml

(10) Ver: Bra­sil, mani­fes­tan­tes desa­fia­ron la pro­pa­ga­ción del Covid-19 y mar­cha­ron a favor de Bol­so­na­ro, https://​www​.fran​ce24​.com/​e​s​/​2​0​2​0​0​3​1​5​-​b​r​a​s​i​l​-​m​a​n​i​f​e​s​t​a​n​t​e​s​-​d​e​s​a​f​i​a​r​o​n​-​c​o​v​i​d​1​9​-​m​a​r​c​h​a​r​o​n​-​b​o​l​s​o​n​aro

(11) El Comer­cio, https://​elco​mer​cio​.pe/​l​i​m​a​/​s​u​c​e​s​o​s​/​c​o​r​o​n​a​v​i​r​u​s​-​e​n​-​p​e​r​u​-​e​n​-​v​i​v​o​-​u​l​t​i​m​a​s​-​n​o​t​i​c​i​a​s​-​i​n​f​e​c​t​a​d​o​s​-​y​-​m​u​e​r​t​o​s​-​p​o​r​-​c​o​v​i​d​-​1​9​-​h​o​y​-​j​u​e​v​e​s​-​2​6​-​d​e​-​m​a​r​z​o​-​d​e​l​-​2​0​2​0​-​m​i​n​u​t​o​-​a​-​m​i​n​u​t​o​-​u​l​t​i​m​a​-​h​o​r​a​-​m​a​r​t​i​n​-​v​i​z​c​a​r​r​a​-​n​o​t​i​c​ia/

(12) Ver el mapa inter­ac­ti­vo: https://​elco​mer​cio​.pe/​t​e​c​n​o​l​o​g​i​a​/​c​i​e​n​c​i​a​s​/​p​a​n​d​e​m​i​a​-​c​o​r​o​n​a​v​i​r​u​s​-​m​a​p​a​-​e​n​-​v​i​v​o​-​s​i​g​u​e​-​e​n​-​t​i​e​m​p​o​-​r​e​a​l​-​e​l​-​a​v​a​n​c​e​-​d​e​l​-​c​o​v​i​d​-​1​9​-​c​a​s​o​s​-​e​n​-​t​i​e​m​p​o​-​r​e​a​l​-​c​a​s​o​s​-​e​n​-​p​e​r​u​-​c​o​r​o​n​a​v​i​r​u​s​-​e​n​-​l​a​t​i​n​o​a​m​e​r​i​c​a​-​p​a​i​s​e​s​-​m​a​s​-​a​f​e​c​t​a​d​o​s​-​w​u​h​a​n​-​c​h​i​n​a​-​e​s​t​a​d​o​s​-​u​n​i​d​o​s​-​f​r​a​n​c​i​a​-​i​t​a​l​i​a​-​e​s​p​a​n​a​-​n​o​t​i​c​ia/

(13) Sobre la pro­pa­ga­ción del den­gue en el mun­do ver: https://​sys​tems​.jhu​.edu/​r​e​s​e​a​r​c​h​/​p​u​b​l​i​c​-​h​e​a​l​t​h​/​d​e​n​g​u​e​0​1​0​3​2​0​20/

(14) Las auto­ri­da­des han con­fir­ma­do la expan­sión del den­gue en Lore­to, Madre de Dios y San Mar­tín; se han con­fir­ma­do 12,288 infec­ta­dos y 21 muer­tos. Actual­men­te, hay más de 50% de casos que en todo el año 2019. Al ini­cio de mar­zo se detec­ta­ron 6 per­so­nas infec­ta­das en Lima Nor­te. Ver https://​lare​pu​bli​ca​.pe/​s​o​c​i​e​d​a​d​/​2​0​2​0​/​0​3​/​0​8​/​d​e​n​g​u​e​-​2​1​-​p​e​r​s​o​n​a​s​-​h​a​n​-​f​a​l​l​e​c​i​d​o​-​y​-12 – 288-estan-infectados-en-el-peru/

(15) Sonia Shah, Think Exo­tic Ani­mal Are to Bla­me for the Coro­na­vi­rus? Think again, The Nation, 18 de febre­ro de 2020, https://​www​.the​na​tion​.com/​a​r​t​i​c​l​e​/​e​n​v​i​r​o​n​m​e​n​t​/​c​o​r​o​n​a​v​i​r​u​s​-​h​a​b​i​t​a​t​-​l​o​ss/

En fran­cés: Con­tre les pan­dé­mies, l’écologie, in Le Mon­de Diplo­ma­ti­que, mars 2020.

(16) Ute​ro​.pe, http://​ute​ro​.pe/​2​0​2​0​/​0​3​/​2​1​/​e​s​t​a​-​e​s​-​l​a​-​a​l​a​r​m​a​n​t​e​-​r​e​a​l​i​d​a​d​-​d​e​l​-​s​i​s​t​e​m​a​-​d​e​-​s​a​l​u​d​-​q​u​e​-​c​o​l​a​p​s​a​r​a​-​e​n​-​c​u​a​l​q​u​i​e​r​-​m​o​m​e​n​t​o​-​p​o​r​-​e​l​-​c​o​r​o​n​a​v​i​r​us/

(17) Lilia­na La Rosa, El sis­te­ma de salud colap­só hace años. Es tiem­po de aten­der la urgen­cia, http://​www​.ser​vin​di​.org/​a​c​t​u​a​l​i​d​a​d​-​o​p​i​n​i​o​n​/​2​2​/​0​3​/​2​0​2​0​/​e​l​-​s​i​s​t​e​m​a​-​d​e​-​s​a​l​u​d​-​e​s​t​a​-​c​o​l​a​p​s​a​d​o​-​h​a​c​e​-​a​n​o​s​-​e​s​-​t​i​e​m​p​o​-​d​e​-​a​t​e​n​d​e​r​-la

(18) Ver CNDH: http://derechoshumanos.pe/2020/03/enfrentemos-la-pandemia-del-covid-19-bajo-los-principios-de-la-responsabilidad-solidaridad-y-respeto-a-los-dd-hh/?utm_source=feedburner&utm_medium=email&utm_campaign=Feed%3A+CoordinadoraNacionalDerechosHumanos+%28Coordinadora+Nacional+de+Derechos+Humanos%29


*Marie­lla Villa­san­te Cer­ve­llo es docto­ra en Antro­po­lo­gía por la Éco­le des Hau­tes étu­des en scien­ces socia­les, Paris. Es inves­ti­ga­do­ra inde­pen­dien­te, aso­cia­da al IDEHPUCP. Espe­cia­lis­ta del Perú y de Mauritania.

Fuen­te: SERVINDI

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.