Coro­na­vi­rus. Pan­de­mia es resul­ta­do de la acción huma­na con­tra el medioam­bien­te

Por Marie­lla Villa­san­te Cer­ve­llo* /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 31 de mar­zo de 2020

Una nue­va pan­de­mia se está pro­pa­gan­do rápi­da­men­te en el mun­do ente­ro des­de diciem­bre de 2019. Se tra­ta de un nue­vo coro­na­vi­rus desig­na­do bajo el ape­la­ti­vo de SRAS (Sín­dro­me res­pi­ra­to­rio agu­do seve­ro) CoV‑2, res­pon­sa­ble de la enfer­me­dad pul­mo­nar lla­ma­da COVID-19. Debe­mos empe­zar a tomar con­cien­cia de la situa­ción dra­má­ti­ca que atra­vie­sa nues­tro país y refle­xio­nar sobre las medi­das que se deben tomar tan­to des­de el gobierno como des­de la socie­dad civil para enfren­tar el nue­vo desa­fío sani­ta­rio nacio­nal brin­dan­do una aten­ción espe­cial a la pro­tec­ción de los terri­to­rios de los pue­blos ori­gi­na­rios que son extre­ma­da­men­te vulnerables​.

Una nue­va pan­de­mia se está pro­pa­gan­do rápi­da­men­te en el mun­do ente­ro des­de diciem­bre de 2019. Se tra­ta de un nue­vo coro­na­vi­rus desig­na­do bajo el ape­la­ti­vo de SRAS (Sín­dro­me res­pi­ra­to­rio agu­do seve­ro) CoV‑2, res­pon­sa­ble de la enfer­me­dad pul­mo­nar lla­ma­da COVID-19.

Entre otros uni­ver­si­ta­rios, el paleo­an­tro­pó­lo­go Pas­cal Picq (1) ha obser­va­do que este virus ha apa­re­ci­do en el cen­tro de la civi­li­za­ción mun­dia­li­za­da que des­pre­cia la natu­ra­le­za, a pesar de los efec­tos dra­má­ti­cos del calen­ta­mien­to cli­má­ti­co y la degra­da­ción paten­te de los eco­sis­te­mas. La pro­pa­ga­ción del nue­vo virus que exis­tía en cier­tos mamí­fe­ros que no tenían nin­gún lazo con los seres huma­nos, ha sido cata­li­za­da por la mun­dia­li­za­ción, por la rapi­dez de los trans­por­tes aéreos, por el comer­cio trans­con­ti­nen­tal y por el turis­mo de masas que ha aumen­ta­do en modo expo­nen­cial en los últi­mos vein­te años. Pick plan­tea que esta pan­de­mia cons­ti­tu­ye un test para todos los sis­te­mas de salud y los sis­te­mas de gobierno del mun­do ente­ro.

En tres déca­das la pobla­ción mun­dial esta­rá total­men­te urba­ni­za­da y otras pan­de­mias pue­den apa­re­cer con con­se­cuen­cias funes­tas para la huma­ni­dad si una toma de con­cien­cia real de este ries­go no se esta­ble­ce des­de aho­ra. Homo sapiens se pien­sa como el orga­ni­za­dor de la evo­lu­ción, pero sería tiem­po de que com­pren­da que es el “hués­ped” de una natu­ra­le­za don­de domi­nan los micror­ga­nis­mos, las bac­te­rias y los virus, que son los ver­da­de­ros exper­tos de la evo­lu­ción (Pick 2019: 44).

En el mis­mo orden de ideas, el repor­te­ro inter­na­cio­nal Luc de Baro­chez (2) (2019: 54 – 56) con­si­de­ra que la pan­de­mia actual está actuan­do como un reve­la­dor de las fallas de la mun­dia­li­za­ción y de las debi­li­da­des de las socie­da­des. Cada una de ellas está reac­cio­nan­do según su pasa­do polí­ti­co recien­te, y en cier­tos casos en modo cari­ca­tu­ral.

Así, por ejem­plo, al ini­cio Donald Trump ha mini­mi­za­do la impor­tan­cia de la epi­de­mia, lue­go ha toma­do deci­sio­nes ultra­na­cio­na­lis­tas (“Ame­ri­ca first”) y de un opti­mis­mo absur­do (“todo va a entrar en orden en la pri­ma­ve­ra” decía), y actual­men­te se nie­ga a tomar las medi­das de ais­la­mien­to social indis­pen­sa­bles para fre­nar la pan­de­mia. Jair Bol­so­na­ro, otro pre­si­den­te popu­lis­ta de extre­ma dere­cha como Trump, está hacien­do lo mis­mo en Bra­sil.

Sin embar­go, los gober­na­do­res nor­te­ame­ri­ca­nos de New York, de Cali­for­nia y de Illi­nois, así como los gober­na­do­res de São Pau­lo y de Rio de Janei­ro, han toma­do la sabia deci­sión de orde­nar el ais­la­mien­to social para pro­te­ger a sus pobla­cio­nes.

El cen­tro de la pan­de­mia está en Euro­pa. En Ita­lia, Espa­ña y Fran­cia, don­de los casos y los dece­sos suman varios miles de per­so­nas, la orden de ais­la­mien­to ha sido aca­ta­da con bas­tan­te difi­cul­tad. Aho­ra sabe­mos que la cau­sa del alto núme­ro de muer­tos en esos paí­ses es que se per­mi­tie­ron mani­fes­ta­cio­nes, par­ti­dos de fut­bol y cul­tos reli­gio­sos has­ta ini­cios del mes de mar­zo sin que se toma­ra con­cien­cia del ries­go de con­ta­mi­na­ción. La poli­cía y el ejér­ci­to debe con­tro­lar las con­sig­nas de cua­ren­te­na adop­ta­das por los gobier­nos, san­cio­nan­do con fuer­tes mul­tas (en Fran­cia 135€) a los que no res­pe­tan las con­sig­nas; la pri­sión no es una opción cohe­ren­te pues el ries­go sani­ta­rio es altí­si­mo en los cen­tros peni­ten­cia­rios. La Gran Bre­ta­ña ha comen­za­do tar­día­men­te el ais­la­mien­to social y los ale­ma­nes tie­nen con­fian­za en su sis­te­ma de salud efi­caz, sobre todo por­que dis­po­nen de millo­nes de tests al que se están some­tien­do para des­car­tar su con­ta­mi­na­ción.

Sin embar­go, la mayo­ría de los esta­dos en el mun­do ente­ro no coor­di­na accio­nes con­jun­tas; por el momen­to pre­va­le­ce la “ley de la jun­gla”, con todos los ries­gos que ello impli­ca.

El his­to­ria­dor israe­lí Yuval Noah Hara­ri, autor de Sapiens (2011), de Homo Deus (2015) y de 21 lec­cio­nes para el siglo XXI (2018), ha brin­da­do una entre­vis­ta a El País don­de plan­tea que la úni­ca for­ma de dete­ner la pan­de­mia es a tra­vés de la coope­ra­ción inter­na­cio­nal y de la cien­cia.

En efec­to, para Hara­ri “hay muy poca coope­ra­ción mun­dial y no exis­te un lide­raz­go. En los últi­mos años polí­ti­cos irres­pon­sa­bles han soca­va­do deli­be­ra­da­men­te la con­fian­za en la cien­cia y en la coope­ra­ción inter­na­cio­nal. Aho­ra esta­mos pagan­do el pre­cio. No hay nin­gún adul­to en la habi­ta­ción. Uno habría espe­ra­do ver hace sema­nas una reu­nión de emer­gen­cia de los líde­res mun­dia­les para ela­bo­rar un plan de acción común y com­ba­tir la epi­de­mia y la cri­sis eco­nó­mi­ca.

Pero los líde­res del G‑7 (Ale­ma­nia, Cana­dá, Esta­dos Uni­dos, Fran­cia, Ita­lia, Japón y Rei­no Uni­do) se las arre­gla­ron para no orga­ni­zar una video­con­fe­ren­cia has­ta esta sema­na, y ni siquie­ra salió de ahí un plan de este tipo (3). ”Ese plan debe tomar en cuen­ta cin­co pun­tos: com­par­tir la infor­ma­ción fia­ble; coor­di­nar la pro­duc­ción mun­dial y la dis­tri­bu­ción equi­ta­ti­va de equi­po médi­co esen­cial (maqui­nas res­pi­ra­to­rias y mate­rial de pro­tec­ción); los paí­ses menos afec­ta­dos debe­rían enviar per­so­nal médi­co a los paí­ses más afec­ta­dos; crear una red de segu­ri­dad eco­nó­mi­ca mun­dial para sal­var paí­ses y sec­to­res más afec­ta­dos; y for­mu­lar un acuer­do mun­dial sobre la pre­se­lec­ción de via­je­ros para que solo algu­nas per­so­nas esen­cia­les pue­dan seguir cru­zan­do fron­te­ras (El País del 22 de mar­zo de 2020 (4)).

En nues­tro país, el pre­si­den­te Viz­ca­rra ha toma­do medi­das drás­ti­cas y bené­fi­cas de dis­tan­cia social para evi­tar el con­ta­gio des­or­de­na­do y caó­ti­co de este virus que lue­go de emer­ger en Chi­na se extien­de sobre todo en Euro­pa occi­den­tal. Los medios perua­nos están trans­mi­tien­do muchas noti­cias sobre este tema preo­cu­pan­te cen­tra­das sobre las medi­das guber­na­men­ta­les y sobre la pro­pa­ga­ción de la enfer­me­dad (5).

Sin embar­go, las infor­ma­cio­nes de base, des­de la pers­pec­ti­va de la medi­ci­na y de la cien­cia, son casi inexis­ten­tes. En efec­to: ¿Qué sabe­mos del ori­gen nue­vo coro­na­vi­rus y de su mor­ta­li­dad? ¿Se pue­den pre­ver tra­ta­mien­tos? ¿Cuán­do se pre­vé la fabri­ca­ción de una vacu­na efec­ti­va? ¿Cuál es la situa­ción sani­ta­ria de Amé­ri­ca Lati­na y del Perú? ¿Nues­tros gobier­nos y nues­tras socie­da­des serán capa­ces de afron­tar el desa­fío de esta nue­va pan­de­mia? En esta bre­ve nota expli­ca­ti­va me gus­ta­ría apor­tar algu­nas infor­ma­cio­nes esen­cia­les que nos ayu­den a com­pren­der el perio­do actual, y a refle­xio­nar sobre el esta­do de nues­tra socie­dad y sobre los gran­des cam­bios socia­les, eco­nó­mi­cos y polí­ti­cos que han comen­za­do en todo el mun­do. Habrá un “antes y un des­pués el COVID-19”.

¿Qué sabe­mos del ori­gen del nue­vo coro­na­vi­rus y de su mor­ta­li­dad? (6)

Los coro­na­vi­rus, lite­ral­men­te “virus con coro­na”, son virus dota­dos de una envol­tu­ra que cubre un solo geno­ma cons­ti­tui­do de un sim­ple áci­do ribo­nu­clei­co (ARN).

Has­ta aho­ra, se cono­cían seis fami­lias de coro­na­vi­rus de ori­gen ani­mal sus­cep­ti­bles de infec­tar a los seres huma­nos: cua­tro pro­du­cen infec­cio­nes res­pi­ra­to­rias benig­nas como el res­frío, y dos pro­vo­can neu­mo­nías: el SRAS-CoV res­pon­sa­ble del Sín­dro­me res­pi­ra­to­rio agu­do seve­ro (SRAS), y el MERS-Co, al ori­gen del Sín­dro­me res­pi­ra­to­rio de Medio Orien­te.

El virus que la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud (OMS) ha deno­mi­na­do SARS-CoV‑2, fue iden­ti­fi­ca­do en Chi­na en diciem­bre de 2019 y pro­du­ce un nue­vo tipo de neu­mo­nía lla­ma­da COVID-19 (Coro­na­vi­rus Disea­se 2019).

Esos virus res­pi­ra­to­rios se desa­rro­llan en la nariz, la gar­gan­ta y los pul­mo­nes. El nue­vo coro­na­vi­rus ha sido ais­la­do y su geno­ma ha sido secuen­cia­do y pues­to a la dis­po­si­ción de la comu­ni­dad cien­tí­fi­ca el 10 de enero de 2020 (Le Mon­de del 26 de febre­ro, actua­li­za­do el 17 de mar­zo de 2020).

Aun­que fal­ten estu­dios en pro­fun­di­dad sobre el ori­gen del SARS-CoV2, los cien­tí­fi­cos han encon­tra­do virus seme­jan­tes en dos mamí­fe­ros: los mur­cié­la­gos y los pan­go­li­nes (sg. pan­go­lín, Manis pen­ta­dacty­la).

La hipó­te­sis actual es que los mur­cié­la­gos (gran­des de herra­du­ra, Rhi­no­lophus ferru­me­qui­num) con­ta­gia­ron a los segun­dos, y que lue­go de haber sufri­do muta­cio­nes se tras­mi­tie­ron a algu­nos seres huma­nos en la región de Wuhan de Chi­na. No se sabe toda­vía cómo se pro­du­jo esta con­ta­mi­na­ción ini­cial.

Sin embar­go, los mur­cié­la­gos han esta­do al ori­gen de otras epi­de­mias de coro­na­vi­rus: entre 2002 y 2003 cau­sa­ron el Sín­dro­me res­pi­ra­to­rio agu­do seve­ro (SARS), que emer­gió tam­bién en Chi­na e infec­tó a más de 8,000 per­so­nas en 30 paí­ses, 800 de las cua­les falle­cie­ron.

¿Por qué en Chi­na? Los espe­cia­lis­tas con­si­de­ran que los virus cir­cu­lan mejor en ese país por su alto nivel demo­grá­fi­co (1’410,168,909 de chi­nos), por la gran des­fo­res­ta­ción que ha acer­ca­do a los ani­ma­les sal­va­jes a las zonas urba­nas, por el con­su­mo de ani­ma­les sal­va­jes, y por la crian­za inten­si­va e indus­trial de aves y puer­cos que son ani­ma­les que tie­nen un alto índi­ce de virus y bac­te­rias.

En 2019 hubo una gra­ve epi­de­mia de “pes­te por­ci­na afri­ca­na” (PPA), en Chi­na 200 millo­nes de puer­cos fue­ron eli­mi­na­dos, el ter­cio de la pro­duc­ción anual; otros paí­ses fue­ron tam­bién afec­ta­dos (Viet­nam, Corea del Nor­te, Mon­go­lia, Cam­bo­ya). Y en febre­ro de 2020 se decla­ró otra epi­de­mia de pes­te aviar (H5N1) en la pro­vin­cia de Hunan; en total se han mata­do 18 mil aves (SudOuest​.fr del 3 de febre­ro de 2020).

En 2012, apa­re­ció otra enfer­me­dad, el Sín­dro­me res­pi­ra­to­rio del Medio Orien­te (MERS-CoV) en Ara­bia Sau­di­ta; se esti­ma que el ori­gen estu­vo en mur­cié­la­gos que con­ta­mi­na­ron a dro­me­da­rios y lue­go pasa­ron a los hom­bres.

El MERS infec­tó a unas 2,500 per­so­nas, entre las cua­les murie­ron más de 850 per­so­nas, sobre todo en Medio Orien­te. En 2015 se regis­tró otra con­ta­mi­na­ción de MERS en Corea del Sur que infec­tó a 154 per­so­nas, entre las cua­les murie­ron 19 (Ins­ti­tut Pas­teur, “MERS-COV”).

Des­de ese enton­ces, se toma­ron medi­das de pro­tec­ción sani­ta­ria muy impor­tan­tes en Corea del Sur y, en la coyun­tu­ra actual, ello les está sir­vien­do para res­pon­der con mucha efi­ca­cia al nue­vo coro­na­vi­rus. Esta estra­te­gia pre­ven­ti­va, que inclu­ye stocks impor­tan­tes de mate­rial médi­co (test, res­pi­ra­do­res), de pro­tec­ción (más­ca­ras, guan­tes) y de for­ma­ción de espe­cia­lis­tas médi­cos, no ha sido adop­ta­da por nin­gún país del hemis­fe­rio nor­te. Ello a pesar de que la epi­de­mia de gri­pe A H1N1, que empe­zó en Esta­dos Uni­dos y Méxi­co en abril de 2009, se exten­dió a muchos paí­ses euro­peos, sobre todo a Fran­cia, has­ta agos­to de 2010.

La OMS esti­ma que murie­ron 18,500 per­so­nas, mucho menos que la gri­pe ordi­na­ria que pue­de pro­vo­car has­ta 575,000 muer­tes anua­les en el mun­do (Le Mon­de del 22 de abril de 2009). El COVID-19 es la ter­ce­ra pan­de­mia de este siglo ori­gi­na­da por virus de ani­ma­les trans­mi­ti­dos a los seres huma­nos (zoo­no­sis).

Las auto­ri­da­des chi­nas con­si­de­ran que el COVID-19 se ori­gi­nó en un mer­ca­do de Wuhan don­de se ven­día maris­cos y car­ne de ani­ma­les sal­va­jes, inclu­yen­do a mur­cié­la­gos y víbo­ras. Los mur­cié­la­gos tie­nen con­vi­ven con una gran can­ti­dad de virus que son ino­fen­si­vos para su espe­cie; son ade­más muy nume­ro­sos (una cuar­ta par­te de los mamí­fe­ros); viven en todos los con­ti­nen­tes y el hecho de que vue­len con­tri­bu­ye a espar­cir sus virus.

Pero tie­nen tam­bién un rol impor­tan­te en la natu­ra­le­za dado que se ali­men­tan de insec­tos noci­vos, por lo cual la mejor mane­ra de evi­tar una nue­va zoo­no­sis (enfer­me­dad huma­na de ori­gen ani­mal) es prohi­bir el comer­cio y el con­su­mo de mur­cié­la­gos y de todos los ani­ma­les sal­va­jes (BBC Mun­do del 10 de febre­ro de 2020 (7)).

Dicho esto, como vere­mos pron­to, las zoo­no­sis son pro­vo­ca­das por la des­fo­res­ta­ción, la urba­ni­za­ción y la indus­tria­li­za­ción masi­va que des­tru­ye los hábi­tats de ani­ma­les sal­va­jes que se acer­can a los seres huma­nos y les trans­mi­ten virus que les son mor­ta­les.

Foto: Edge of exis­ten­ce

Carac­te­rís­ti­cas del COVID-19 (Coro­na­vi­rus Disea­se 2019) que apa­re­ció en Chi­na

El Cen­tro chino de con­trol de enfer­me­da­des ha publi­ca­do las carac­te­rís­ti­cas epi­de­mio­ló­gi­cas de un gran núme­ro de enfer­mos, 75% de los cua­les están en la pro­vin­cia de Hubei, don­de se encon­tra­ron 45,000 casos de con­ta­gio efec­ti­vo. Los datos [publi­ca­dos el 17 de febre­ro] con­si­de­ran lo siguien­te:

  • La dura­ción pro­me­dio de incu­ba­ción entre la con­ta­mi­na­ción y el ini­cio de los sín­to­mas es de 6 días, aun­que pue­de exten­der­se has­ta 12 días. Por ello se ha deci­di­do ais­lar duran­te 14 días a las per­so­nas que han esta­do en con­tac­to con una per­so­na infec­ta­da.
  • La enfer­me­dad es con­si­de­ra­da benig­na en 80% de casos y es fatal en 3,4% de per­so­nas infec­ta­das según los paí­ses (la epi­de­mia de SRAS de 2003 era fatal en 9,6% de casos). En el Japón y en Corea del Sur la leta­li­dad es esti­ma­da a 1% y en Ita­lia a 10%.
  • Las per­so­nas que mue­ren a cau­sa de esta enfer­me­dad son adul­tos mayo­res: 80% de casos tenía al menos 60 años. Nin­guno de los 416 casos de niños con­ta­mi­na­dos meno­res de 10 años ha falle­ci­do. La exis­ten­cia de una pato­lo­gía (enfer­me­dad) pre­exis­ten­te aumen­ta fuer­te­men­te la tasa de mor­ta­li­dad: 0,9% de leta­li­dad en per­so­nas sanas; 10% en per­so­nas con enfer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res, 7% en casos de dia­be­tes y 6% en per­so­nas con enfer­me­da­des res­pi­ra­to­rias cró­ni­cas (asma, bron­qui­tis).
  • Es toda­vía muy tem­prano para eva­luar las secue­las de esta nue­va enfer­me­dad en las per­so­nas que se han cura­do. (Le Mon­de del 20 de mar­zo).

¿Cómo se atra­pa el nue­vo coro­na­vi­rus?

El virus se pro­pa­ga a tra­vés de un con­tac­to cer­cano entre dos per­so­nas, por las vías res­pi­ra­to­rias, o por con­tac­to direc­to (con las manos, con besos y abra­zos).

Ade­más, el virus es acti­vo duran­te algu­nas horas en las super­fi­cies toca­das por per­so­nas infec­ta­das. Los sín­to­mas son simi­la­res a los de la bron­qui­tis o la gri­pe (fie­bre, tos, dolo­res mus­cu­la­res, dia­rrea). Los estu­dios médi­cos publi­ca­dos en enero de 2020 mues­tran que la tasa de repro­duc­ción de base del virus (es decir el núme­ro de per­so­nas que un enfer­mo pue­de infec­tar) varía entre 2 y 4 per­so­nas.

El nivel de con­ta­mi­na­ción es cali­fi­ca­do de “mode­ra­do”, menor que el de otras enfer­me­da­des infec­cio­sas (como el COVID-19), pero sig­ni­fi­ca­ti­vo para tener un poten­cial epi­dé­mi­co.

Muchas per­so­nas están con­ta­mi­na­das sin saber­lo pues hay que espe­rar que trans­cu­rra el tiem­po de incu­ba­ción (de 1 a 14 días) para que apa­rez­can los sín­to­mas, sin embar­go, es pro­ba­ble que la enfer­me­dad se trans­mi­ta duran­te este perio­do.

Ade­más, hay per­so­nas sanas que son por­ta­do­ras del nue­vo coro­na­vi­rus, en par­ti­cu­lar los niños y los jóve­nes que tie­nen un alto nivel de inmu­ni­dad. El diag­nós­ti­co se con­fir­ma a tra­vés de un test de detec­ción del ARN del coro­na­vi­rus. El examen se rea­li­za toman­do una mues­tra de sali­va y el resul­ta­do se obtie­ne en 3 a 5 horas.

Se están desa­rro­llan­do tam­bién aná­li­sis de san­gre para bus­car anti­cuer­pos con­tra el nue­vo coro­na­vi­rus; estos test per­mi­ti­rán eva­luar cuán­tas per­so­nas han sido expues­tas al virus y han desa­rro­lla­do anti­cuer­pos sin haber teni­do nece­sa­ria­men­te sín­to­mas clí­ni­cos (Le Mon­de del 20 de mar­zo).

¿Se pue­den pre­ver tra­ta­mien­tos y una vacu­na?

Has­ta el momen­to no exis­te nin­gún tra­ta­mien­to con­tra el COVID-19, los cui­da­dos que se apor­tan con­sis­ten en bajar la fie­bre, cal­mar la tos y los dolo­res de cabe­za. Cuan­do los enfer­mos de neu­mo­nía están gra­ves se les admi­nis­tra cui­da­dos inten­si­vos en res­pi­ra­do­res arti­fi­cia­les que nece­si­tan un alto nivel tec­no­ló­gi­co y per­so­nal médi­co espe­cia­li­za­do.

Des­de enero de 2020, se han rea­li­za­do más de 80 ensa­yos clí­ni­cos en Chi­na, Esta­dos-Uni­dos y Euro­pa. Se tra­ta de las mis­mas molé­cu­las, solas o en com­bi­na­ción con otras. Entre ellas se está inves­ti­gan­do el rem­de­si­vir, del labo­ra­to­rio nor­te­ame­ri­cano Gilead, que fue uti­li­za­do sin éxi­to duran­te la epi­de­mia de Ébo­la en Áfri­ca (2014−15).

Pero hay que espe­rar prue­bas com­pa­ra­ti­vas para saber si es efec­ti­vo con­tra el nue­vo coro­na­vi­rus. La com­bi­na­ción de dos anti­vi­ra­les (lopu­na­vir y rito­na­vir), usa­dos en el tra­ta­mien­to del SIDA, pare­ce tam­bién intere­san­te. Ya han sido admi­nis­tra­dos a pacien­tes infec­ta­dos por otros coro­na­vi­rus (el SRAS y el MERS), que apa­re­cie­ron en el Medio Orien­te en 2012. El 22 de mar­zo empe­zó un gran ensa­yo clí­ni­co lla­ma­do Dis­co­very lide­ra­do por el Ins­ti­tu­to INSERM de Fran­cia, con 3,200 pacien­tes euro­peos, 800 de los cua­les son fran­ce­ses; se usan 3 molé­cu­las anti­vi­ra­les (rem­de­si­vir, lopi­na­vir, rito­na­vir y la clo­ro­qui­na). Pron­to debe empe­zar otro ensa­yo inter­na­cio­nal de la OMS lla­ma­do Soli­da­rity (Fran­ceIn­fo del 22 de mar­zo de 2020). En Chi­na se está usan­do la clo­ro­qui­na, y otros medios tera­péu­ti­cos expe­ri­men­ta­les: infu­sión de célu­las madre, coc­te­les de plan­tas medi­ci­na­les y trans­fu­sión de plas­ma de pacien­tes cura­dos. Dicho esto, has­ta aho­ra la OMS no ha inclui­do la clo­ro­qui­na en la lis­ta de medi­ca­men­tos prio­ri­ta­rios con­tra el COVID-19 pues su acción cura­ti­va no ha sido ple­na­men­te demos­tra­da.

Se están bus­can­do asi­mis­mo vacu­nas, en Chi­na, en Euro­pa y en Esta­dos Uni­dos; pero esta­rán dis­po­ni­bles recién den­tro de varios meses; recor­de­mos que el desa­rro­llo de una vacu­na clá­si­ca, a par­tir de un virus ate­nua­do o inac­ti­vo, es un pro­ce­so com­ple­jo que toma varios años.

La CEPI (Coali­tion for Epi­de­mic Pre­pa­red­ness Inno­va­tion), que reúne varios labo­ra­to­rios médi­cos nacio­na­les y pri­va­dos, ha des­ti­na­do 19 millo­nes de dóla­res para ace­le­rar cua­tro pro­yec­tos de vacu­na con­tra el COVID-19; pero el pro­ce­so toma­ra varios meses.

Por su lado, el Ins­ti­tu­to Pas­teur de Fran­cia tra­ba­ja sobre la modi­fi­ca­ción de la vacu­na con­tra la rubeo­la en la cual se inser­ta­rán genes del nue­vo virus. Este pro­ce­di­mien­to ha sido efi­caz con­tra cin­co epi­de­mias recien­tes (SRAS, Zika, MERS-CoV, Las­sa, Chi­kun­gun­ya). Se pre­vé dis­po­ner de esta vacu­na den­tro de 20 meses (Le Mon­de del 20 de mar­zo). La vacu­na­ción de la pobla­ción mun­dial es la úni­ca solu­ción a lar­go pla­zo para inmu­ni­zar la huma­ni­dad.

¿Cuál es la evo­lu­ción de la pan­de­mia?

Actual­men­te la pan­de­mia está dis­mi­nu­yen­do en Chi­na, pero no se pue­de excluir la apa­ri­ción de nue­vos cen­tros infec­cio­sos. El direc­tor gene­ral de la OMS, el etío­pe Tedros Adha­nom Ghre­bre­ye­sus, decla­ró que la res­pues­ta de Pekín ante la pan­de­mia ofre­ce un tiem­po valio­so para que el res­to del mun­do se pre­pa­re a afron­tar este nue­vo virus, más fácil­men­te trans­mi­si­ble que el SRAS y el MERS (Le Mon­de del 20 de mar­zo).

  • Des­pués de Chi­na, Euro­pa se ha con­ver­ti­do en el prin­ci­pal cen­tro de infec­ción del nue­vo virus. Entre diciem­bre de 2019 y el 27 de mar­zo de 2020, en Chi­na se cuen­tan 81,782 casos y en el res­to del mun­do 447,809 casos. En Chi­na han falle­ci­do 3,291 per­so­nas y el epi­cen­tro de la pan­de­mia se sitúa en Euro­pa occi­den­tal. El país más gol­pea­do es Ita­lia, don­de han falle­ci­do 8,215 per­so­nas. Los otros paí­ses con mayor núme­ro de muer­tos son Espa­ña (4,365), Irán (2,234), y Fran­cia (1,696). Esta­dos Uni­dos será pro­ba­ble­men­te el nue­vo foco infec­cio­so mun­dial, actual­men­te se cuen­tan 1,209 muer­tos (Johns Hop­kins Uni­ver­sity, Cen­ter for Sys­tems Scien­ces and Engi­nee­ring (8)).
  • En Áfri­ca, la expan­sión es muy len­ta, en Egip­to se cuen­tan 495 casos, 124 muer­tos y 102 per­so­nas sana­das; en Áfri­ca del Sur se repor­tan 927 casos y nin­gún muer­to has­ta aho­ra; en Arge­lia se repor­tan 367 casos, 25 muer­tos y 29 sana­dos, y en Marrue­cos hay 275 casos, 11 muer­tos y 8 per­so­nas sana­das.
  • En Aus­tra­lia se regis­tran 2,810 casos, 13 muer­tos y 172 sana­dos. En la India hay 727 casos, 20 muer­tos y 45 sana­dos.
  • Actual­men­te, el COVID-19 ha infec­ta­do a más de 438,000 per­so­nas en 175 paí­ses (sobre un total de 194), y ha cau­sa­do la muer­te de más de 20,000 per­so­nas.
  • En fin, 2,6 mil millo­nes de per­so­nas se encuen­tran en ais­la­mien­to social des­pués de que la India (1,3 mil millo­nes de habi­tan­tes) tomó la deci­sión de ais­lar­se por tres sema­nas el 24 de mar­zo. En total son 42 paí­ses que repre­sen­tan un ter­cio de la pobla­ción mun­dial. Se esti­ma que el ais­la­mien­to debe durar has­ta media­dos del mes de abril, pero el aumen­to de la mor­ta­li­dad, sobre todo en Ita­lia, en Espa­ña y en Esta­dos Uni­dos debe­rá aumen­tar esas pre­vi­sio­nes.

El cua­dro siguien­te resu­me la situa­ción mun­dial de los paí­ses más afec­ta­dos has­ta el domin­go 27 de mar­zo (9).

Situa­ción mun­dial de la pan­de­mia del COVID-19 (27 de mar­zo de 2020)

Foto: Cen­ter for Sys­tem Scien­ce and Engi­nee­ring, Johns Hop­kins Uni­ver­sity, Le Mon­de

¿Cuál es la situa­ción del coro­na­vi­rus en Amé­ri­ca Lati­na y en el Perú?

En el con­ti­nen­te ame­ri­cano, los Esta­dos Uni­dos enca­be­zan los paí­ses con el mayor núme­ro de casos de con­ta­mi­na­ción del SARS-CoV‑2; lue­go sigue Cana­dá con 800 casos de con­ta­mi­na­ción. A pesar de la gra­ve­dad de esa enfer­me­dad, el lamen­ta­ble pre­si­den­te Trump no ha toma­do medi­das de ais­la­mien­to, y dado que el país se encuen­tra en perio­do elec­to­ral, diri­ge sus ata­ques con­tra el “virus chino”, mini­mi­zan­do o negan­do los con­se­jos de los médi­cos y de los cien­tí­fi­cos en gene­ral.

Situa­ción de la pan­de­mia del COVID-19 en Amé­ri­ca del Nor­te y en Amé­ri­ca Lati­na (27 de mar­zo de 2020)

Foto: Cen­ter for Sys­tem Scien­ce and Engi­nee­ring, Johns Hop­kins Uni­ver­sity, Le Mon­de)

En Amé­ri­ca Lati­na, Bra­sil regis­tra 2,985 casos de con­ta­mi­na­ción y 77 muer­tos, sin embar­go, el pre­si­den­te Bol­so­na­ro, imi­tan­do a su homó­lo­go nor­te­ame­ri­cano Trump, popu­lis­ta y ultra­na­cio­na­lis­ta como él mis­mo, ha mini­mi­za­do la gra­ve­dad del nue­vo virus y ha lle­ga­do al extre­mo de orga­ni­zar una mani­fes­ta­ción en su honor el domin­go 15 de mar­zo (10), dan­do la mano a cien­tos de per­so­nas reu­ni­das en un momen­to en el que el res­to del mun­do lla­ma­ba al ais­la­mien­to y a la sen­sa­tez ciu­da­da­na. La irres­pon­sa­bi­li­dad de estos tris­tes per­so­na­jes no tie­ne lími­tes.

El Perú ocu­pa el ter­cer lugar en núme­ro de muer­tos en Amé­ri­ca Lati­na, des­pués de Bra­sil y Ecua­dor. De acuer­do con el MINSA, del total de pacien­tes enfer­mos, 23 se encuen­tran hos­pi­ta­li­za­dos, 14 están en cui­da­dos inten­si­vos y 9 tie­nen ven­ti­la­ción mecá­ni­ca. Se cuen­tan 322 per­so­nas infec­ta­das en Lima, y el res­to se encuen­tra en Piu­ra (19), Lore­to (16), Are­qui­pa (9), Callao (8), Lam­ba­ye­que (8), Cus­co (6), La Liber­tad (5), Ancash (4), Tum­bes (3), Huá­nu­co (2), Madre de Dios (1) y San Mar­tín (1). La inmo­vi­li­za­ción social se ha amplia­do has­ta el 12 de abril (El Comer­cio del 26 de mar­zo (11)).

Foto: John Hop­kins Uni­ver­sity

El coro­na­vi­rus se encuen­tra al ini­cio de su pro­pa­ga­ción en Amé­ri­ca Lati­na y las pró­xi­mas sema­nas serán cru­cia­les para obser­var su nivel de mor­ta­li­dad.

Sin embar­go, algo que no se ha remar­ca­do en la coyun­tu­ra actual es la terri­ble epi­de­mia de den­gue que tam­bién se está sufrien­do en el mun­do y en Amé­ri­ca Lati­na (13).

En efec­to, la Orga­ni­za­ción Pan­ame­ri­ca­na de Salud (OPS) de la ONU ha con­ta­bi­li­za­do 3,1 millo­nes de casos y 1,534 muer­tos a lo lar­go del año 2019. Se tra­ta de las cifras más ele­va­das de esta enfer­me­dad trans­mi­ti­da por los zan­cu­dos del géne­ro Aedes en las Amé­ri­cas. Des­de el ini­cio del año 2020, 569,400 per­so­nas han sido con­ta­mi­na­das y 118 han falle­ci­do; por lo cual la OPS con­si­de­ra que este año será tan­to o más letal que el año pasa­do. Los cua­tro sero­ti­pos del den­gue están cir­cu­lan­do acti­va­men­te, sobre todo en las zonas urba­nas. El Para­guay es el país don­de la inci­den­cia del den­gue es la más alta: en enero de 2020 se han seña­la­do 137,000 casos, y 34 per­so­nas han falle­ci­do. En Méxi­co se ha anun­cia­do un aumen­to de 104% duran­te enero y febre­ro de 2020 en rela­ción con los 711 casos reper­to­ria­dos en 2019. En el Perú se decre­tó una aler­ta sani­ta­ria del den­gue en la Ama­zo­nía, don­de 21 per­so­nas habían falle­ci­do entre enero y febre­ro (14). En Argen­ti­na el den­gue ha alcan­za­do 14 de las 22 pro­vin­cias del país, inclu­yen­do a Bue­nos Aires. Se sabe que 800 per­so­nas esta­ban con­ta­mi­na­das y que 3 habían falle­ci­do. Según el Ins­ti­tu­to Pas­teur de Fran­cia, actual­men­te dos mil millo­nes y medio de per­so­nas viven en zonas tro­pi­ca­les y sub­tro­pi­ca­les infec­ta­das por el den­gue, enfer­me­dad mor­tal en 2,5% de casos, y has­ta el día de hoy no exis­te ni vacu­na, ni tra­ta­mien­to (Le Mon­de del 6 de mar­zo de 2020).

Las epi­de­mias, los sis­te­mas de salud y la soli­da­ri­dad huma­na

La expan­sión del nue­vo coro­na­vi­rus en un con­tex­to mar­ca­do por la epi­de­mia del den­gue es una ame­na­za muy gra­ve para la salud de millo­nes de per­so­nas en Amé­ri­ca Lati­na. Si es evi­den­te que las pan­de­mias recien­tes gol­pean muy dura­men­te a todas las socie­da­des huma­nas, lo hacen de mane­ra mucho más fuer­te a aque­llas que no han logra­do cons­truir Esta­dos-nacio­nes sóli­dos, que tie­nen medios para prio­ri­zar la salud de todos los ciu­da­da­nos, como es el caso de nues­tros paí­ses en vías de desa­rro­llo.

Si el nivel de rique­za de cada país es impor­tan­te, no es deter­mi­nan­te para enfren­tar una pan­de­mia pues son las deci­sio­nes polí­ti­cas de los diri­gen­tes y de los ciu­da­da­nos que los eli­gen que tie­nen un peso cen­tral. El ejem­plo para­dig­má­ti­co es el de Esta­dos Uni­dos, que tie­ne un nivel de rique­za impor­tan­te, pero que no dis­po­ne de un sis­te­ma de salud glo­bal, un segu­ro uni­ver­sal que pro­te­ja a todos los ciu­da­da­nos nor­te­ame­ri­ca­nos. Recor­de­mos que el expre­si­den­te Barack Oba­ma inten­tó gene­ra­li­zar el segu­ro social, el lla­ma­do Oba­ma­ca­re, pero el desas­tro­so pre­si­den­te Trump y sus par­ti­da­rios repu­bli­ca­nos se ocu­pa­ron de des­truir todo lo que se había avan­za­do en nom­bre del ultra­li­be­ra­lis­mo y de la ley de la jun­gla capi­ta­lis­ta.

Peor aún, la repor­te­ra cien­tí­fi­ca Sonia Shah (15) (2020) ha nota­do que en octu­bre de 2019 Trump ha clau­su­ra­do el pro­gra­ma de inves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca Pre­dict Con­sor­tiym, finan­cia­do por USAID, que des­de 2009 bus­ca­ba iden­ti­fi­car nue­vos virus ani­ma­les que podían ser trans­mi­si­bles a las per­so­nas; ellos ya habían iden­ti­fi­ca­do 900 nue­vos virus liga­dos a la expan­sión de la des­fo­res­ta­ción, de la urba­ni­za­ción y de la indus­tria­li­za­ción desen­fre­na­da del pla­ne­ta. En febre­ro de 2020, Trump anun­ció el recor­te del 53% de la con­tri­bu­ción anual de su país a la Orga­ni­za­ción Mun­dial de Salud.

En los paí­ses euro­peos, la expan­sión del coro­na­vi­rus está ponien­do a dura prue­ba la capa­ci­dad de res­pues­ta de los sis­te­mas de salud esta­ta­les. El avan­ce ver­ti­gi­no­so del virus en Ita­lia ha demos­tra­do que el sis­te­ma sani­ta­rio que tie­nen no es lo sufi­cien­te­men­te efi­caz como para enfren­tar una pan­de­mia de esta ampli­tud. Les fal­tan muchos recur­sos médi­cos y hos­pi­ta­les. Pode­mos decir lo mis­mo de Espa­ña. La situa­ción es dife­ren­te en Fran­cia, don­de el Esta­do dis­po­ne de un buen sis­te­ma de segu­ro social uni­ver­sal y, con mucho tino, el gobierno actual ha deci­di­do un ais­la­mien­to casi total para pro­te­ger la pobla­ción des­de el 15 de mar­zo.

No obs­tan­te, las caren­cias en per­so­nal médi­co y en ser­vi­cios de hos­pi­ta­les son paten­tes. Los estu­dian­tes en medi­ci­na y los médi­cos y enfer­me­ros jubi­la­dos han sido lla­ma­dos para apor­tar su apo­yo al esfuer­zo nacio­nal de lucha con­tra el nue­vo coro­na­vi­rus. El gobierno ha lla­ma­do a la socie­dad civil a apor­tar su ayu­da bené­vo­la a las per­so­nas ancia­nas y pobres que no pue­den com­prar ali­men­tos y medi­ci­nas. Estos son ejem­plos para­dig­má­ti­cos de la nece­si­dad urgen­te de la coope­ra­ción y de la soli­da­ri­dad indis­pen­sa­bles para afron­tar la nue­va pan­de­mia, que ha sido tam­bién evo­ca­da por Hara­ri (El País del 22 de mar­zo).

Refle­xio­nes fina­les

En el Perú, el pre­si­den­te Viz­ca­rra ha toma­do medi­das acer­ta­das de ais­la­mien­to y de toque de que­da para dis­mi­nuir los con­ta­gios colec­ti­vos. Pero cuan­do la pan­de­mia lle­gue a las zonas urba­nas y rura­les pobres, sobre todo en la sie­rra y en la Ama­zo­nía, la situa­ción será muy difí­cil e incon­tro­la­ble. En esas zonas, la pobre­za impi­de man­te­ner una bue­na higie­ne cor­po­ral, sin que decir de un nivel de ali­men­ta­ción digno; ade­más los hos­pi­ta­les, los médi­cos y las enfer­me­ras son muy redu­ci­dos. En efec­to, el MINSA esti­ma que 20 mil perua­nos podrían infec­tar­se si no se res­pe­tan las nor­mas de dis­tan­cia­mien­to social; entre ellos, 1,000 a 2,000 debe­rían ser hos­pi­ta­li­za­dos, y 500 pacien­tes nece­si­ta­ría cui­da­dos inten­si­vos. Sin embar­go, la red hos­pi­ta­la­ria perua­na dis­po­ne sola­men­te de 250 a 275 camas con res­pi­ra­dor arti­fi­cial; y exis­ten sola­men­te 835 camas para pacien­tes con COVID-19 (Ojo del 15 de mar­zo, Ute​ro​.pe del 21 de mar­zo (16)).

La ex Minis­tra de Salud Lilia­na La Rosa ha denun­cia­do que en el país “el sis­te­ma de salud está colap­sa­do hace años y no hay sis­te­ma de pro­tec­ción social en el Perú”, por lo tan­to, plan­tea que en ple­na cri­sis no se pue­de pre­ten­der que “sur­ja un Esta­do que no hemos cons­trui­do”. Lue­go de pro­po­ner seis medi­das urgen­tes, La Rosa lan­za un lla­ma­do urgen­te a los empre­sa­rios y al CONFIEP para que apor­ten su apo­yo finan­cie­ro a la pobla­ción perua­na pobre, en efec­to: “urge avan­zar en fra­ter­ni­dad y en jus­ti­cia” (Ser­vin­di, 22 de mar­zo de 2020 (17)). Su men­sa­je es simi­lar al de Hara­ri.

  • Debe­mos empe­zar a tomar con­cien­cia de la situa­ción dra­má­ti­ca que atra­vie­sa nues­tro país y refle­xio­nar sobre las medi­das que se deben tomar tan­to des­de el gobierno como des­de la socie­dad civil para enfren­tar el nue­vo desa­fío sani­ta­rio nacio­nal. Brin­dan­do una aten­ción espe­cial a la pro­tec­ción de los terri­to­rios de los pue­blos ori­gi­na­rios que son extre­ma­da­men­te vul­ne­ra­bles, como lo ha recor­da­do un comu­ni­ca­do recien­te de la CNDH (18). Pero el Esta­do y este gobierno no pue­den asu­mir­lo todo, es indis­pen­sa­ble desa­rro­llar las aso­cia­cio­nes civi­les de perua­nos que brin­den su ayu­da soli­da­ria y bené­vo­la, como lo están hacien­do otras pobla­cio­nes afec­ta­das en el res­to del mun­do.
  • A mediano pla­zo, la pan­de­mia del COVID-19 pue­de pro­vo­car trans­for­ma­cio­nes fun­da­men­ta­les en todo el pla­ne­ta. De hecho, sabien­do que esta nue­va pan­de­mia está aso­cia­da, como las ante­rio­res, a la des­truc­ción desen­fre­na­da de los bos­ques para crear pas­ti­za­les para las vacas, a la urba­ni­za­ción caó­ti­ca y a la indus­tria­li­za­ción masi­va; sabien­do que estas accio­nes huma­nas faci­li­tan el pasa­je de los virus y micro­bios de los ani­ma­les sal­va­jes y domés­ti­cos a los seres huma­nos, pro­vo­can­do enfer­me­da­des mor­ta­les, es indis­pen­sa­ble y racio­nal adop­tar medi­das para pro­te­ger la eco­lo­gía del pla­ne­ta. La lógi­ca capi­ta­lis­ta y ultra­li­be­ral que ha pri­vi­le­gia­do siem­pre la obten­ción de dine­ro y de bie­nes sin tomar en cuen­ta para nada la eco­lo­gía y los dere­chos huma­nos de todos los ciu­da­da­nos ha entra­do en una fase de ace­le­ra­ción impre­sio­nan­te, denun­cia­da des­de hace varias déca­das por los defen­so­res del medio ambien­te.
  • Es evi­den­te que la mejor res­pues­ta a mediano y lar­go pla­zo será la des-mun­dia­li­za­ción: la dis­mi­nu­ción drás­ti­ca del comer­cio a lar­ga dis­tan­cia y el retorno al comer­cio regio­nal y local; la dis­mi­nu­ción del turis­mo de masa que con­tri­bu­ye al calen­ta­mien­to glo­bal y a la con­ta­mi­na­ción ambien­tal y que ade­más es fuen­te de con­ta­gios masi­vos; y el freno real a la des­fo­res­ta­ción inten­si­va, de la crian­za indus­trial de ani­ma­les y de la urba­ni­za­ción des­or­de­na­da. Todo ello cos­ta­rá mucho en tér­mi­nos de adap­ta­ción social, sobre todo por­que ten­dre­mos que desa­rro­llar la soli­da­ri­dad huma­ni­ta­ria y fra­ter­na en un mun­do domi­na­do por el indi­vi­dua­lis­mo y el con­su­mis­mo; pero será impres­cin­di­ble para que la huma­ni­dad pue­da con­ti­nuar su exis­ten­cia en mejo­res con­di­cio­nes, sobre todo para las mayo­rías indi­gen­tes del pla­ne­ta, los inmi­gran­tes, los refu­gia­dos y las pobla­cio­nes en gue­rra. Ellos son los sec­to­res real­men­te vul­ne­ra­bles de la pan­de­mia más impor­tan­te que hemos cono­ci­do en los tiem­pos moder­nos des­pués de la lla­ma­da “gri­pe espa­ño­la” (H1N1, ori­gi­na­da en Esta­dos Uni­dos), en la que falle­cie­ron 50 millo­nes de per­so­nas en el mun­do entre 1918 y 1919.

Notas:

(1) Pas­cal Picq, Sapiens rat­tra­pé par l’évolution, L’Obs n° 2889.

(2) Luc de Baro­chez, Face à l’épidémie de coro­na­vi­rus, les nations désu­nies, Le Point n° 2481.

(3) Ver el tex­to de con­clu­sión de la reu­nión del G7 del 16 de mar­zo: https://​www​.ely​see​.fr/​e​m​m​a​n​u​e​l​-​m​a​c​r​o​n​/​2​0​2​0​/​0​3​/​1​6​/​c​o​r​o​n​a​v​i​r​u​s​-​g​7​-​l​e​a​d​e​r​s​-​s​t​a​t​e​m​e​n​t​.en

(4) Hara­ri, El País del 22 de mar­zo de 2020, https://​elpais​.com/​c​u​l​t​u​r​a​/​2​020 – 03-21/yuval-noah-harari-la-mejor-defensa-contra-los-patogenos-es-la-informacion.html

(5) Ver por ejem­plo El Comer­cio del 19 de mar­zo: https://​elco​mer​cio​.pe/​l​i​m​a​/​s​e​g​u​r​i​d​a​d​/​e​m​e​r​g​e​n​c​i​a​-​p​o​r​-​c​o​r​o​n​a​v​i​r​u​s​-​i​n​i​c​i​o​-​e​l​-​p​e​r​i​o​d​o​-​d​e​-​i​n​m​o​v​i​l​i​z​a​c​i​o​n​-​s​o​c​i​a​l​-​o​b​l​i​g​a​t​o​r​i​a​-​c​o​v​i​d​-​1​9​-​t​o​q​u​e​-​d​e​-​q​u​e​d​a​-​m​a​r​t​i​n​-​v​i​z​c​a​r​r​a​-​n​o​t​i​c​i​a​/​?​r​e​f​=​ecr

(6) La fuen­te más impor­tan­te es: Cen­ters for Disea­se Con­trol and Pre­ven­tion (Depar­ta­men­to de salud de Esta­dos Uni­dos), ver https://​www​.cdc​.gov/​c​o​r​o​n​a​v​i​r​u​s​/​2​0​1​9​-​n​c​o​v​/​p​r​e​p​a​r​e​/​t​r​a​n​s​m​i​s​s​i​o​n​.​h​tml?CDC_AA_refVal=https%3A%2F%2Fwww.cdc.gov%2Fcoronavirus%2F2019-ncov%2Fabout%2Ftransmission.html Ver la ver­sión en cas­te­llano: https://​www​.cdc​.gov/​s​p​a​n​i​sh/

Estas infor­ma­cio­nes son reto­ma­das por el perió­di­co Le Mon­de, al que hago refe­ren­cia en esta nota.

(7) BBC Mun­do, https://​www​.bbc​.com/​m​u​n​d​o​/​n​o​t​i​c​i​a​s​-​5​1​4​0​8​771

(8) Verhttps://​github​.com/​C​S​S​E​G​I​S​a​n​d​D​a​t​a​/​C​O​V​I​D​-​1​9​/​t​r​e​e​/​m​a​s​t​e​r​/​c​s​s​e​_​c​o​v​i​d​_​1​9​_​dat… Ver tam­bién: https://​www​.lemon​de​.fr/​l​e​s​-​d​e​c​o​d​e​u​r​s​/​a​r​t​i​c​l​e​/​2​0​2​0​/​0​2​/​2​7​/​e​n​-​c​a​r​t​e​-​v​i​s​u​a​l​i​s​e​z​-​l​a​-​p​r​o​p​a​g​a​t​i​o​n​-​m​o​n​d​i​a​l​e​-​d​e​-​l​-​e​p​i​d​e​m​i​e​-​d​e​-​c​o​r​o​n​a​v​i​r​u​s​_​6​0​3​1​0​9​2​_​4​3​5​5​7​7​0​.​h​tml ).

(9) Sobre la pro­pa­ga­ción de la pan­de­mia en el mun­do, reno­va­da cada 24 horas, ver: Cen­ter for Sys­tem Scien­ce and Engi­nee­ring, Johns Hop­kins Uni­ver­sity, https://​sys​tems​.jhu​.edu/​r​e​s​e​a​r​c​h​/​p​u​b​l​i​c​-​h​e​a​l​t​h​/​n​c​ov/

Le Mon­de, https://​www​.lemon​de​.fr/​l​e​s​-​d​e​c​o​d​e​u​r​s​/​a​r​t​i​c​l​e​/​2​0​2​0​/​0​2​/​2​7​/​e​n​-​c​a​r​t​e​-​v​i​s​u​a​l​i​s​e​z​-​l​a​-​p​r​o​p​a​g​a​t​i​o​n​-​m​o​n​d​i​a​l​e​-​d​e​-​l​-​e​p​i​d​e​m​i​e​-​d​e​-​c​o​r​o​n​a​v​i​r​u​s​_​6​0​3​1​0​9​2​_​4​3​5​5​7​7​0​.​h​tml

(10) Ver: Bra­sil, mani­fes­tan­tes desa­fia­ron la pro­pa­ga­ción del Covid-19 y mar­cha­ron a favor de Bol­so­na­ro, https://​www​.fran​ce24​.com/​e​s​/​2​0​2​0​0​3​1​5​-​b​r​a​s​i​l​-​m​a​n​i​f​e​s​t​a​n​t​e​s​-​d​e​s​a​f​i​a​r​o​n​-​c​o​v​i​d​1​9​-​m​a​r​c​h​a​r​o​n​-​b​o​l​s​o​n​aro

(11) El Comer­cio, https://​elco​mer​cio​.pe/​l​i​m​a​/​s​u​c​e​s​o​s​/​c​o​r​o​n​a​v​i​r​u​s​-​e​n​-​p​e​r​u​-​e​n​-​v​i​v​o​-​u​l​t​i​m​a​s​-​n​o​t​i​c​i​a​s​-​i​n​f​e​c​t​a​d​o​s​-​y​-​m​u​e​r​t​o​s​-​p​o​r​-​c​o​v​i​d​-​1​9​-​h​o​y​-​j​u​e​v​e​s​-​2​6​-​d​e​-​m​a​r​z​o​-​d​e​l​-​2​0​2​0​-​m​i​n​u​t​o​-​a​-​m​i​n​u​t​o​-​u​l​t​i​m​a​-​h​o​r​a​-​m​a​r​t​i​n​-​v​i​z​c​a​r​r​a​-​n​o​t​i​c​ia/

(12) Ver el mapa inter­ac­ti­vo: https://​elco​mer​cio​.pe/​t​e​c​n​o​l​o​g​i​a​/​c​i​e​n​c​i​a​s​/​p​a​n​d​e​m​i​a​-​c​o​r​o​n​a​v​i​r​u​s​-​m​a​p​a​-​e​n​-​v​i​v​o​-​s​i​g​u​e​-​e​n​-​t​i​e​m​p​o​-​r​e​a​l​-​e​l​-​a​v​a​n​c​e​-​d​e​l​-​c​o​v​i​d​-​1​9​-​c​a​s​o​s​-​e​n​-​t​i​e​m​p​o​-​r​e​a​l​-​c​a​s​o​s​-​e​n​-​p​e​r​u​-​c​o​r​o​n​a​v​i​r​u​s​-​e​n​-​l​a​t​i​n​o​a​m​e​r​i​c​a​-​p​a​i​s​e​s​-​m​a​s​-​a​f​e​c​t​a​d​o​s​-​w​u​h​a​n​-​c​h​i​n​a​-​e​s​t​a​d​o​s​-​u​n​i​d​o​s​-​f​r​a​n​c​i​a​-​i​t​a​l​i​a​-​e​s​p​a​n​a​-​n​o​t​i​c​ia/

(13) Sobre la pro­pa­ga­ción del den­gue en el mun­do ver: https://​sys​tems​.jhu​.edu/​r​e​s​e​a​r​c​h​/​p​u​b​l​i​c​-​h​e​a​l​t​h​/​d​e​n​g​u​e​0​1​0​3​2​0​20/

(14) Las auto­ri­da­des han con­fir­ma­do la expan­sión del den­gue en Lore­to, Madre de Dios y San Mar­tín; se han con­fir­ma­do 12,288 infec­ta­dos y 21 muer­tos. Actual­men­te, hay más de 50% de casos que en todo el año 2019. Al ini­cio de mar­zo se detec­ta­ron 6 per­so­nas infec­ta­das en Lima Nor­te. Ver https://​lare​pu​bli​ca​.pe/​s​o​c​i​e​d​a​d​/​2​0​2​0​/​0​3​/​0​8​/​d​e​n​g​u​e​-​2​1​-​p​e​r​s​o​n​a​s​-​h​a​n​-​f​a​l​l​e​c​i​d​o​-​y​-12 – 288-estan-infec­ta­dos-en-el-peru/

(15) Sonia Shah, Think Exo­tic Ani­mal Are to Bla­me for the Coro­na­vi­rus? Think again, The Nation, 18 de febre­ro de 2020, https://​www​.the​na​tion​.com/​a​r​t​i​c​l​e​/​e​n​v​i​r​o​n​m​e​n​t​/​c​o​r​o​n​a​v​i​r​u​s​-​h​a​b​i​t​a​t​-​l​o​ss/

En fran­cés: Con­tre les pan­dé­mies, l’écologie, in Le Mon­de Diplo­ma­ti­que, mars 2020.

(16) Ute​ro​.pe, http://​ute​ro​.pe/​2​0​2​0​/​0​3​/​2​1​/​e​s​t​a​-​e​s​-​l​a​-​a​l​a​r​m​a​n​t​e​-​r​e​a​l​i​d​a​d​-​d​e​l​-​s​i​s​t​e​m​a​-​d​e​-​s​a​l​u​d​-​q​u​e​-​c​o​l​a​p​s​a​r​a​-​e​n​-​c​u​a​l​q​u​i​e​r​-​m​o​m​e​n​t​o​-​p​o​r​-​e​l​-​c​o​r​o​n​a​v​i​r​us/

(17) Lilia­na La Rosa, El sis­te­ma de salud colap­só hace años. Es tiem­po de aten­der la urgen­cia, http://​www​.ser​vin​di​.org/​a​c​t​u​a​l​i​d​a​d​-​o​p​i​n​i​o​n​/​2​2​/​0​3​/​2​0​2​0​/​e​l​-​s​i​s​t​e​m​a​-​d​e​-​s​a​l​u​d​-​e​s​t​a​-​c​o​l​a​p​s​a​d​o​-​h​a​c​e​-​a​n​o​s​-​e​s​-​t​i​e​m​p​o​-​d​e​-​a​t​e​n​d​e​r​-la

(18) Ver CNDH: http://derechoshumanos.pe/2020/03/enfrentemos-la-pandemia-del-covid-19-bajo-los-principios-de-la-responsabilidad-solidaridad-y-respeto-a-los-dd-hh/?utm_source=feedburner&utm_medium=email&utm_campaign=Feed%3A+CoordinadoraNacionalDerechosHumanos+%28Coordinadora+Nacional+de+Derechos+Humanos%29


*Marie­lla Villa­san­te Cer­ve­llo es docto­ra en Antro­po­lo­gía por la Éco­le des Hau­tes étu­des en scien­ces socia­les, Paris. Es inves­ti­ga­do­ra inde­pen­dien­te, aso­cia­da al IDEHPUCP. Espe­cia­lis­ta del Perú y de Mau­ri­ta­nia.

Fuen­te: SERVINDI

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *