Argen­ti­na. El jue­go de la pes­te y la vida

La cua­ren­te­na no son vaca­cio­nes, la salud es un dere­cho, los ali­men­tos no pue­den ser un nego­cio, y el coro­na­vi­rus es, tam­bién, una opor­tu­ni­dad

Por Car­los Saglul  */​Resu­men Latinoamericano/​30 de mar­zo 2020 .-

La cua­ren­te­na se pro­lon­ga y los chis­tes en las redes no dejan de recor­dar la ges­tión de Mau­ri­cio Macri. “San Alber­to, San Alber­to menos mal que estas vos y no el mamer­to”. Tam­bién hay comen­ta­rios que hacen refe­ren­cia a los hos­pi­ta­les casi ter­mi­na­dos por el gobierno pero­nis­ta que el macris­mo clau­su­ró o dejó van­da­li­zar y hoy se recons­tru­yen a paso ace­le­ra­do por la pan­de­mia. Las vacu­nas ven­ci­das aban­do­na­das en la adua­na, el mate­rial sani­ta­rio arro­ja­do como basu­ra en depó­si­tos, hos­pi­ta­les móvi­les pues­tos a la intem­pe­rie jun­to a ambu­lan­cias, algu­nas sin usar. No es chis­te, la des­truc­ción de la salud públi­ca, el mal­tra­to del per­so­nal, los bajos suel­dos, cien­tí­fi­cos y pro­fe­sio­na­les que aban­do­na­ron el país. La des­truc­ción del Esta­do son más que las andan­zas de un “mamer­to”.

La pes­te, cosa de negros

Es peli­gro­so que lo suce­di­do que­de cen­tra­do en la figu­ra del ex pre­si­den­te. El inge­nie­ro Macri no se dife­ren­cia, ni siquie­ra en el pron­tua­rio, de su cole­ga chi­leno Sebas­tián Piñe­ra, que apro­ve­chó la pan­de­mia para orde­nar el Esta­do de Sitio y con­te­ner las movi­li­za­cio­nes que piden su renun­cia; o de Jair Bol­so­na­ro, quien habla de “gri­pe­ci­ta” y son los nar­cos los que impo­nen la cua­ren­te­na en las fave­las. Has­ta los cri­mi­na­les entien­den el geno­ci­dio que sig­ni­fi­ca el Esta­do ausen­te.

Macri es un cadá­ver polí­ti­co pero no sig­ni­fi­ca que el neo­li­be­ra­lis­mo corra la mis­ma suer­te.

Lo peor de la pan­de­mia aún no ha lle­ga­do. El medio pelo pien­sa que es “cosa de negros”. Hace cara­va­nas en la ruta rum­bo a la pla­ya “apro­ve­chan­do que no se tra­ba­ja”. Va a bus­car a la sir­vien­ta que se ple­gó a la cua­ren­te­na e inten­ta intro­du­cir­la en el country ‑bur­lan­do a la poli­cía- escon­di­da en el baúl del coche, como paso en Tan­dil. Imi­tan a los que sí tie­nen gui­ta, que sin enro­je­cer se pre­sen­tan ante la Jus­ti­cia para soli­ci­tar le dejen pasar la cua­ren­te­na en su casa de fin de sema­na en Pun­ta del Este.

Están con­ven­ci­dos, como Bol­so­na­ro, que “habrá algu­nos muer­tos”, pero no serán ellos.

El neo­li­be­ra­lis­mo es más que un alto fun­cio­na­rio medio­cre títe­re por el poder eco­nó­mi­co. Es una cul­tu­ra que se estre­lla con­tra la con­tun­den­cia igua­li­ta­ria de la muer­te. Segu­ro que quie­nes duer­men en la calle tie­nen más ries­gos de con­ta­gio que Gus­ta­vo Nar­de­lli, el due­ño de Vicen­tin que, sos­pe­cha­do de esquil­mar a todos los argen­ti­nos por millo­nes de dóla­res, fue dete­ni­do ‑obvio, no por eso‑, por vio­lar la cua­ren­te­na dan­do una vuel­ta en su yate.

El bicho de la pes­te es muy anda­dor, y se mete en todas par­tes, no hace dife­ren­cias socia­les.

Res­pi­rar y recor­dar

La pan­de­mia comien­za a evi­den­ciar su derro­ta solo cuan­do pier­de la pul­sea­da con el sis­te­ma de salud públi­ca, la cons­truc­ción soli­da­ria. Esto reva­lo­ri­zó el papel del Esta­do aún entre lo más reac­cio­na­rios.

Los eco­no­mis­tas de la tele­vi­sión y su libre­to apo­li­lla­do de achi­car al Esta­do de pron­to, des­apa­re­cie­ron. El pre­si­den­te Alber­to Fer­nán­dez pue­de decir, sin cau­sar gri­tos de terror en la dere­cha, que por cin­co años no hay un man­go para pagar la deu­da exter­na.

La tra­ge­dia glo­bal es tam­bién una opor­tu­ni­dad. Es com­pli­ca­do exal­tar el egoís­mo extre­mo como vir­tud con la esce­no­gra­fía de los camio­nes del ejér­ci­to ita­liano trans­por­tan­do cuer­pos sin iden­ti­fi­car por fal­ta de tiem­po.

Quie­nes votan a los Macri y los Bol­so­na­ro, afi­lia­dos a la mejor obra social pri­va­da y pro­tes­tan por tener que pagar el sis­te­ma públi­co de salud, debe­rían siquie­ra ima­gi­nar la expe­rien­cia de morir aho­ga­dos en un hos­pi­tal públi­co por la ausen­cia de un sim­ple res­pi­ra­dor arti­fi­cial. En “La Pes­te”, Albert Camus escri­bió “todo lo que el hom­bre pue­de ganar en el jue­go de la Vida y la Pes­te, es el cono­ci­mien­to y el recuer­do”. Una vez más, como des­pués de la dic­ta­du­ra, del 2001, ese es el desa­fío de los sobre­vi­vien­tes.

*Fuen­te: Canal Abier­to

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *