Chi­le, san­gre por dine­ro

Por Hedel­ber­to López Blanch, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 30 mar­zo 2020.-

El quin­to hom­bre más rico de Chi­le, con un capi­tal de 2.880 millo­nes de dóla­res según la revis­ta For­bes, y una des­apro­ba­ción del 87 % de la pobla­ción, no quie­re dejar la silla pre­si­den­cial y para afe­rrar­se a ella, arre­me­te con enor­me furia con­tra las mani­fes­ta­cio­nes pací­fi­cas de estu­dian­tes y tra­ba­ja­do­res.

Inne­ga­ble­men­te que el man­da­ta­rio dere­chis­ta chi­leno Sebas­tián Piñe­ra res­pon­de a los intere­ses de su cla­se social adi­ne­ra­da y que para man­te­ner su esta­tus no impor­ta lle­nar de san­gre ino­cen­te las calles de las ciu­da­des.

Cuan­do en 2017 aspi­ra­ba a la pre­si­den­cia, este mag­na­te mul­ti­mi­llo­na­rio se vio obli­ga­do por ley a pre­sen­tar una decla­ra­ción de patri­mo­nios e intere­ses y los hizo por 600 millo­nes de dóla­res. Aho­ra en 2020, sus rique­zas per­so­na­les apa­re­cen incre­men­ta­das casi 5 veces en solo tres años de gober­na­ción.

Piñe­ra ama­só su for­tu­na a ini­cios de la déca­da de los años 80, cuan­do regre­só de Esta­dos Uni­dos con las fran­qui­cias de las pri­me­ras tar­je­tas de cré­di­to. Segui­da­men­te fue con­tra­ta­do como ase­sor de un ban­co del que se hizo socio y diver­si­fi­có sus nego­cios finan­cie­ros a tra­vés de com­pra-ven­ta de empre­sas como una aero­lí­nea, un canal de tele­vi­sión y un equi­po de fút­bol, ade­más de inmo­bi­lia­rias.

Recor­de­mos que el ice­berg de las masi­vas pro­tes­tas en el país sud­ame­ri­cano se ini­cia­ron en octu­bre del pasa­do año cuan­do este impul­sor de polí­ti­cas neo­li­be­ra­les y gran admi­ra­dor del dic­ta­dor Augus­to Pino­chet, exa­cer­bó las penu­rias de la mayo­ría de la pobla­ción des­fa­vo­re­ci­da al impo­ner un aumen­to del 30 % en el pre­cio del pasa­je en la red de trans­por­te.

Inme­dia­ta­men­te, miles de jóve­nes, estu­dian­tes, obre­ros y cla­se media, a los que no les alcan­za el dine­ro para sufra­gar la canas­ta bási­ca fami­liar y los ser­vi­cios pri­va­ti­za­dos de agua, elec­tri­ci­dad, alcan­ta­ri­lla­do, edu­ca­ción y aten­ción médi­ca salie­ron a las calles a recha­zar la medi­da.

Como en tiem­pos de Pino­chet, el pre­si­den­te orde­nó a la fuer­za públi­ca repri­mir las mani­fes­ta­cio­nes pací­fi­cas que se exten­die­ron por todo el terri­to­rio con sal­do 35 jóve­nes ase­si­na­dos, cen­te­na­res de heri­dos, miles de dete­ni­dos que ade­más han sufri­do veja­cio­nes y vio­la­cio­nes en las cár­ce­les del régi­men.

Los cara­bi­ne­ros dis­pa­ran sin escrú­pu­lo sus esco­pe­tas de per­di­go­nes con­tra la cara muje­res y hom­bres jóve­nes por lo que 525 han per­di­do la visión de uno o de sus dos ojos.

Estas masi­vas arre­me­ti­das son igno­ra­das o mini­mi­za­das por los medios de comu­ni­ca­cio­nes hege­mó­ni­cos pues en Chi­le los pro­pa­gan­di­za­dos dere­chos huma­nos, no son para los huma­nos sino para pre­ser­var el capi­tal de las gran­des cor­po­ra­cio­nes y de los millo­na­rios nacio­na­les.

La mer­can­ti­li­za­ción y pri­va­ti­za­ción de los ser­vi­cios bási­cos en Chi­le resul­ta ele­va­dí­si­ma lo cual lle­va a la mayo­ría a endeu­dar­se para poder acce­der a la aten­ción médi­ca, edu­ca­ción, agua, elec­tri­ci­dad, ser­vi­cio de alcan­ta­ri­lla­do.

Datos públi­cos seña­lan que 4,6 millo­nes de habi­tan­tes no pue­den pagar los emprés­ti­tos adqui­ri­dos, piden nue­vos cré­di­tos con mayo­res impues­tos y lo que hacen es poner­se una soga al cue­llo.

Un gran núme­ro de jóve­nes cuan­do ter­mi­nan estu­dios supe­rio­res deben has­ta 80 000 dóla­res por lo que la deu­da los per­se­gui­rá duran­te muchos años.

El cre­ci­mien­to del país se ha con­cen­tra­do des­de hace años en manos de unos pocos: el 1 % de la pobla­ción acu­mu­la el 33 % de la rique­za gene­ra­da, mien­tras que el 50 % de los hoga­res de meno­res ingre­sos solo el 2,1 %.

Cuan­do pare­cía que tras las fero­ces repre­sio­nes poli­cia­les, las pro­tes­tas des­apa­re­ce­rían de las calles, una nue­va ola sur­gió y como res­pues­ta el pre­si­den­te, en vez de hablar sobre los infor­tu­nios que pade­ce el pue­blo, pidió al Con­gre­so apro­bar pro­yec­tos de ley para moder­ni­zar el cuer­po de Cara­bi­ne­ros, el sis­te­ma nacio­nal de inte­li­gen­cia y per­mi­tir la par­ti­ci­pa­ción del Ejér­ci­to con­tra el pue­blo. O sea, más repre­sión.

Lo cier­to es que esta vitri­na del neo­li­be­ra­lis­mo, se ha des­ba­ra­ta­do y sus cris­ta­les se expan­den por la geo­gra­fía chi­le­na. Espe­re­mos que algún día la Orga­ni­za­ción de las Nacio­nes Uni­das y su Comi­sión de Dere­chos Huma­nos con­de­nen al régi­men opre­sor.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *