Pen­sa­mien­to crí­ti­co. Daniel Ben­saïd: El mar­xis­mo de la bifur­ca­ción

Michael Löwy /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​27 de mar­zo de 2020

Diez años des­pués de su des­apa­ri­ción, el pen­sa­mien­to de Daniel Ben­saïd sigue más vivo que nun­ca: no solo se lee y dis­cu­te su obra en Fran­cia, sino tam­bién en Bra­sil, el Esta­do espa­ñol, EE UU y otros paí­ses del mun­do. En pocas oca­sio­nes la crea­ti­vi­dad revo­lu­cio­na­ria ha adqui­ri­do una expre­sión con tan­to impac­to en nues­tra épo­ca.

Vayan de entra­da unas pin­ce­la­das per­so­na­les. Daniel Ben­saïd y yo mili­ta­mos jun­tos en la Liga Comu­nis­ta Revo­lu­cio­na­ria (LCR), tam­bién par­ti­ci­pa­mos en la fun­da­ción del Nue­vo Par­ti­do Anti­ca­pi­ta­lis­ta (NPA). En la LCR no siem­pre coin­ci­día­mos en la mis­ma ten­den­cia polí­ti­ca, pero siem­pre com­par­ti­mos el deseo de aso­ciar Leon Trotsky a Ernes­to Che Gue­va­ra, así como la pasión por las luchas revo­lu­cio­na­rias en Amé­ri­ca Lati­na. En múl­ti­ples oca­sio­nes inter­vi­ni­mos jun­tos en los deba­tes con mar­xis­tas bra­si­le­ños. Tam­bién tenía­mos nues­tros des­acuer­dos, dado que Daniel era un autén­ti­co leni­nis­ta –si bien con capa­ci­dad para hacer una lec­tu­ra sutil e inno­va­do­ra de Vla­di­mir Ilich– y yo soy un adep­to, mejor dicho, un ena­mo­ra­do de Rosa Luxem­burg. Hacia fina­les de los años 1980, el des­cu­bri­mien­to de Wal­ter Ben­ja­min nos acer­có mucho. Mi libro Reden­ción y Uto­pía (1988), en el que se abor­da amplia­men­te el pen­sa­mien­to de Ben­ja­min, le intere­só a pesar de su poca ape­ten­cia por la reli­gión. En esa épo­ca le pro­pu­se escri­bir a cua­tro manos un artícu­lo sobre el autor de las Tesis sobre el con­cep­to de la His­to­ria y él me res­pon­dió: “¿Por qué no un libro?”… Final­men­te fue él quien escri­bió el libro y se tra­ta de uno de sus tra­ba­jos más impor­tan­tes. Por otra par­te, tenía­mos algu­nas diver­gen­cias: Daniel esta­ba lejos de com­par­tir mi entu­sias­mo por el roman­ti­cis­mo anti­ca­pi­ta­lis­ta, la uto­pía comu­nis­ta y la teo­lo­gía de la libe­ra­ción. Obser­va­ba con cier­ta dis­tan­cia, teñi­da de iro­nía, mis idas y veni­das por esas tie­rras move­di­zas; pero, al mis­mo tiem­po, ambos nos sen­tía­mos atraí­dos por Char­les Péguy, un autor al que des­cu­brí gra­cias a Daniel. Solo que yo lo veía como un román­ti­co y socia­lis­ta cris­tiano y Daniel como un clá­si­co y un socia­lis­ta ena­mo­ra­do de Jua­na de Arco…

En 2005, entre los dos escri­bi­mos el artícu­lo “Augus­te Blan­qui, comu­nis­ta heré­ti­co”, una defi­ni­ción que tam­bién le vie­ne como ani­llo al dedo al pro­pio Daniel. Este artícu­lo se publi­có en el libro colec­ti­vo edi­ta­do por nues­tros ami­gos Phi­lip­pe Cor­cuff y Alain Mai­llard, Les socia­lis­mes fra­nçais à l’épreuve du pou­voir. Pour une cri­ti­que mélan­co­li­que de la gau­che (Paris: Tex­tuel, 2006). Admi­rá­ba­mos mucho a Blan­qui, ese impla­ca­ble adver­sa­rio de la bur­gue­sía, de la ideo­lo­gía posi­ti­vis­ta y de las doc­tri­nas del pro­gre­so, y nos pusi­mos de acuer­do en la inter­pre­ta­ción de sus escri­tos en las fra­ter­na­les dis­cu­sio­nes en el café Le Char­bon. Nues­tras dife­ren­cias fun­da­men­ta­les no tenían que ver con Blan­qui sino con Marx: Daniel cri­ti­ca­ba lo que con­si­de­ra­ba como una “pos­tu­ra socio­ló­gi­ca” del padre fun­da­dor: la creen­cia de que la con­cen­tra­ción de obre­ros en las fábri­cas con­du­ci­ría nece­sa­ria­men­te a su toma de con­cien­cia y a su orga­ni­za­ción; por mi par­te, insis­tía que para la filo­so­fía de la pra­xis mar­xis­ta es la expe­rien­cia en la lucha la que pro­du­ce la cons­cien­cia de cla­se. Logra­mos lle­gar a un acuer­do…

Como mucha gen­te, sen­tí su falle­ci­mien­to como una pér­di­da irre­pa­ra­ble para nues­tra cau­sa. Pero nos dejó una obra cuyo poten­cial crí­ti­co y eman­ci­pa­dor es inago­ta­ble.

La obra de Daniel Ben­saïd

Antes de 1989, Daniel escri­bió algu­nos libros impor­tan­tes sobre estra­te­gia revo­lu­cio­na­ria, pero a par­tir de ese año, con la publi­ca­ción de Moi la Révo­lu­tion: Remem­bran­ces d’un bicen­te­nai­re indig­ne (Galli­mard, 1989), dio ini­cio a un nue­vo perío­do que no solo se carac­te­ri­za por una enor­me pro­duc­ción –dece­nas de libros, varios con­sa­gra­dos a Marx – , sino tam­bién por una reno­va­da cali­dad lite­ra­ria de su escri­tu­ra, una fan­tás­ti­ca ebu­lli­ción de ideas y una sor­pren­den­te crea­ti­vi­dad. Las razo­nes de esta infle­xión, tan­to per­so­na­les como polí­ti­cas e his­tó­ri­cas, son com­ple­jas y en par­te cons­ti­tu­yen un mis­te­rio. A pesar de su gran diver­si­dad, los escri­tos de Ben­saïd con­tie­nen algu­nos hilos rojos comu­nes: la memo­ria de las luchas –y de las derro­tas– del pasa­do, el inte­rés por las nue­vas for­mas del anti­ca­pi­ta­lis­mo y la preo­cu­pa­ción por los nue­vos pro­ble­mas a los que tie­ne que hacer fren­te la estra­te­gia revo­lu­cio­na­ria. Su refle­xión teó­ri­ca es inse­pa­ra­ble de su com­pro­mi­so mili­tan­te, tan­to cuan­do escri­be sobre Jua­na de Arco –Jean­ne de gue­rre las­se (Galli­mard, 1991)– como cuan­do lo hace sobre la fun­da­ción del NPA (Pren­nons Par­ti, con Oli­vier Besan­ce­not, Mille et une Nuits, 2009). Por ello, sus escri­tos tie­nen una fuer­te car­ga per­so­nal, emo­cio­nal, éti­ca y polí­ti­ca que les otor­ga una cua­li­dad huma­na poco ordi­na­ria. La mul­ti­pli­ci­dad de sus refe­ren­cias pue­de pare­cer extra­ña: Marx, Lenin y Trotsky, sin duda, pero tam­bién Augus­te Blan­qui, Char­les Péguy, Han­nah Arendt, Wal­ter Ben­ja­min, sin olvi­dar a Blai­se Pas­cal, Cha­teau­briand, Kant, Nietz­sche y muchos otros. A pesar de esa sor­pren­den­te varie­dad, apa­ren­te­men­te ecléc­ti­ca, su dis­cur­so es de una remar­ca­ble cohe­ren­cia.

Le Pari mélan­co­li­que (1997)

Todos los libros de Daniel enri­que­cen la cul­tu­ra revo­lu­cio­na­ria, pero mi pre­fe­ri­do es Le Pari mélan­co­li­que (Fayard, 1997). Se tra­ta de una elec­ción per­so­nal y por tan­to arbi­tra­ria, pero me pare­ce que es en este libro en el que más avan­za en la reno­va­ción del pen­sa­mien­to mar­xis­ta. Lo escri­bió en el momen­to crí­ti­co de los años 90: años las­tra­dos por la car­ga nega­ti­va de la res­tau­ra­ción capi­ta­lis­ta en la URSS y en los paí­ses del Este, sin ape­nas resis­ten­cia, pero tam­bién ilu­mi­na­dos por la estre­lla de la espe­ran­za fru­to del levan­ta­mien­to zapa­tis­ta de 1994 y, sobre todo, del for­mi­da­ble movi­mien­to de revuel­ta obre­ra y popu­lar en Fran­cia en 1995.

En el ejem­plar que ten­go de este libro, Daniel me hizo una dedi­ca­to­ria que hace refe­ren­cia a nues­tras preo­cu­pa­cio­nes comu­nes, pero sin renun­ciar a seña­lar, en un peque­ño parén­te­sis, nues­tra dife­ren­cia: “Para Michael, Le Pari Mélan­co­li­que, sobre la actua­li­dad (pro­fa­na) de la razón mesiá­ni­ca; con amis­tad, Daniel”.

La pri­me­ra par­te de ese libro es un diag­nós­ti­co lúci­do del “des­or­den mun­dial” pro­vo­ca­do por la glo­ba­li­za­ción capi­ta­lis­ta. No se limi­ta, como muchos otros mar­xis­tas, a hablar de la cri­sis eco­nó­mi­ca, sino que se sitúa, de entra­da, en una pers­pec­ti­va eco­ló­gi­ca, cons­ta­tan­do la dis­cor­dan­cia explo­si­va entre el tiem­po mer­can­til y el tiem­po bio­ló­gi­co. Es uno de los pri­me­ros en dar­se cuen­ta de la impor­tan­cia capi­tal de la cri­sis eco­ló­gi­ca en el movi­mien­to mar­xis­ta revo­lu­cio­na­rio. Daniel cons­ta­ta que la regu­la­ción mer­can­til ope­ra en el cor­to pla­zo: su lógi­ca des­pre­cia el futu­ro e igno­ra los efec­tos irre­ver­si­bles pro­pios de la bios­fe­ra; pre­su­po­ne una natu­ra­le­za explo­ta­ble y mol­dea­ble sin lími­tes. Como escri­bió ese gran pre­cur­sor del libe­ra­lis­mo con­tem­po­rá­neo que se lla­ma Jean Bap­tis­te Say, “las rique­zas natu­ra­les son inago­ta­bles por­que de lo con­tra­rio no las obten­dría­mos gra­tui­ta­men­te”. Mien­tras que los rit­mos natu­ra­les se armo­ni­zan a lo lar­go de siglos o mile­nios, la razón eco­nó­mi­ca capi­ta­lis­ta bus­ca ganan­cias rápi­das y bene­fi­cios inme­dia­tos.

La bios­fe­ra, sub­ra­ya Daniel Ben­saïd basán­do­se en los tra­ba­jos de René Pas­set, posee su pro­pia racio­na­li­dad inma­nen­te que es irre­duc­ti­ble a la razón mecá­ni­ca del mer­ca­do. Los valo­res eco­ló­gi­cos no se pue­den con­ver­tir en valo­res mer­can­ti­les y vice­ver­sa. Como lo ilus­tra la polé­mi­ca sobre las eco­ta­sas, los efec­tos y los cos­tos eco­ló­gi­cos no se pue­den tra­du­cir al mise­ra­ble len­gua­je del cálcu­lo mer­can­til. Tene­mos nece­si­dad de una alter­na­ti­va anti­ca­pi­ta­lis­ta: el eco­co­mu­nis­mo.

La glo­ba­li­za­ción tam­bién está atra­ve­sa­da por otra con­tra­dic­ción no menos peli­gro­sa: la racio­na­li­dad for­mal de la glo­ba­li­za­ción capi­ta­lis­ta favo­re­ce en todas par­tes la irra­cio­na­li­dad de los páni­cos iden­ti­ta­rios; la uni­ver­sa­li­dad abs­trac­ta del cos­mo­po­li­tis­mo mer­can­til pro­vo­ca los par­ti­cu­la­ris­mos y refuer­za los nacio­na­lis­mos. En ese uni­ver­so regi­do por la ley del bene­fi­cio, some­ti­do a la anó­ni­ma dic­ta­du­ra del capi­tal, los muros no se derrum­ban, sino que se des­pla­zan: de ahí la Euro­pa de Schen­gen rodea­da de torres de vigi­lan­cia. En el año 2020 se podría aña­dir: y aho­gan­do en aguas del Medi­te­rrá­neo a dece­nas de miles de migran­tes.

El inter­na­cio­na­lis­mo de cla­se sigue sien­do la mejor res­pues­ta fren­te a los nacio­na­lis­mos tri­ba­les y fren­te a los impe­ria­lis­mos. Es el here­de­ro de la uni­ver­sa­li­dad de la razón pro­cla­ma­da por la filo­so­fía de la Ilus­tra­ción y la con­cep­ción revo­lu­cio­na­ria de la ciu­da­da­nía –abier­ta a las per­so­nas extran­je­ras– de la cons­ti­tu­ción repu­bli­ca­na del 24 de junio de 1793, apro­ba­da por la Con­ven­ción en la que par­ti­ci­pa­ron –¡aun­que no por mucho tiem­po!– Anar­char­sis Cloost y Tho­mas Pai­ne. En fin, la soli­da­ri­dad con el otro se basa en una vie­ja tra­di­ción que se remon­ta al Anti­guo Tes­ta­men­to: “No opri­mas al extran­je­ro. Bien saben uste­des lo que es ser extran­je­ro [y sin pape­les, M.L.], pues extran­je­ros fue­ron en la tie­rra de Egip­to” (Éxo­do 23: 9 – 11).

La últi­ma par­te del libro, “La revo­lu­ción en sus labe­rin­tos”, es, des­de mi pun­to de vis­ta, la más inno­va­do­ra y la más ins­pi­ra­da. En ella encon­tra­mos nume­ro­sas refe­ren­cias del Anti­guo Tes­ta­men­to. Judío no-judío –en el sen­ti­do que le dio al tér­mino Isaac Deu­ts­cher – , ateo y anti­sio­nis­ta, Daniel se intere­sa­ba por la tra­di­ción judía, el mesia­nis­mo, el marra­nis­mo y los pro­fe­tas. El pro­fe­ta bíbli­co, como ya lo sugi­rió Max Weber en su libro sobre el judaís­mo anti­guo, no rea­li­za ritos mági­cos sino que invi­ta a la acción. A dife­ren­cia del aten­tis­mo apo­ca­líp­ti­co y de los orácu­los del inexo­ra­ble des­tino, la pro­fe­cía es una anti­ci­pa­ción con­di­cio­na­da que bus­ca con­ju­rar lo peor y dejar abier­ta la puer­ta de los posi­bles.

En los orí­ge­nes de la pro­fe­cía, en el exi­lio de Babi­lo­nia, se encuen­tra una exi­gen­cia éti­ca que se for­ja en la resis­ten­cia a toda razón de Esta­do. Esta exi­gen­cia pro­fun­da atra­vie­sa los siglos: Ber­nard Laza­re, el drey­fu­sard y socia­lis­ta liber­ta­rio fue, según Péguy, un ejem­plo de pro­fe­ta moderno, movi­do por la “fuer­za de la amar­gu­ra y la des­ilu­sión”, un soplo de indo­ma­ble resis­ten­cia a la auto­ri­dad.

Sin duda, quie­nes hayan resis­ti­do al poder y a la fata­li­dad, todos esos prín­ci­pes de lo posi­ble que son los pro­fe­tas, here­jes, disi­den­tes y rebel­des de todo pela­je, se equi­vo­ca­ron muchas veces, pero tra­za­ron una pis­ta, ape­nas visi­ble, y sal­va­ron a la opre­sión del pasa­do del saqueo gro­se­ro de los ven­ce­do­res.

Para Daniel Ben­saïd, la pro­fe­cía exis­te en toda gran aven­tu­ra huma­na, amo­ro­sa, esté­ti­ca o revo­lu­cio­na­ria. La pro­fe­cía revo­lu­cio­na­ria no es una pre­vi­sión, sino un pro­yec­to sin nin­gu­na garan­tía de éxi­to. La revo­lu­ción, no como mode­lo pre­fa­bri­ca­do sino como hipó­te­sis estra­té­gi­ca, cons­ti­tu­ye el hori­zon­te éti­co sin el cual la volun­tad se quie­bra, la capa­ci­dad de resis­ten­cia capi­tu­la, la fide­li­dad des­fa­lle­ce y la tra­di­ción (de los opri­mi­dos) se olvi­da. Sin la con­vic­ción de que se pue­de rom­per el círcu­lo vicio­so del feti­chis­mo y la ron­da infer­nal de la mer­can­cía, las media­cio­nes se ante­po­nen al fin, el movi­mien­to al obje­ti­vo y la tác­ti­ca a los prin­ci­pios.

La bifur­ca­ción y la apues­ta

Daniel tie­ne el méri­to de haber intro­du­ci­do un nue­vo con­cep­to en el léxi­co mar­xis­ta: la bifur­ca­ción. Por decir­lo de algu­na mane­ra, esbo­zó los gran­des ras­gos de lo que se podría deno­mi­nar el mar­xis­mo de la bifur­ca­ción. Es cier­to que Blan­qui ya uti­li­za­ba ese tér­mino, pero lo hacía en rela­ción a la astro­no­mía; Rosa Luxem­burg no uti­li­zó el tér­mino, pero esa idea cons­ti­tuía el núcleo de su folle­to Junius (La cri­sis de la social­de­mo­cra­cia) de 1915: socia­lis­mo o bar­ba­rie. Daniel cita poco a Rosa Luxem­burg: me pare­ce que es una limi­ta­ción…, aun­que su posi­ción vaya más allá. La relec­tu­ra que hace de Marx a la luz de Blan­qui, de Wal­ter Ben­ja­min y de Char­les Péguy le lle­va a con­ce­bir la his­to­ria como una serie de rami­fi­ca­cio­nes y bifur­ca­cio­nes, un cam­po de posi­bles en el que la lucha de cla­ses ocu­pa un lugar deci­si­vo, pero en el que no se pue­de pre­ver el resul­ta­do. Su idea de la revo­lu­ción se opo­ne al enca­de­na­mien­to mecá­ni­co de una tem­po­ra­li­dad impla­ca­ble. Refrac­ta­ria al desa­rro­llo cau­sal de los hechos ordi­na­rios, la revo­lu­ción es, tan­to para Wal­ter Ben­ja­min como para Ben­saïd, inte­rrup­ción.

De ahí se deri­va que el com­pro­mi­so polí­ti­co revo­lu­cio­na­rio no se pue­de basar en no impor­ta qué cer­te­za cien­tí­fi­ca pro­gre­sis­ta, sino en una apues­ta razo­na­ble sobre el futu­ro. Daniel se ins­pi­ra para ello en los remar­ca­bles tra­ba­jos –hoy en día dema­sia­do olvi­da­dos– de Lucien Gold­man sobre Pas­cal: para el pen­sa­dor jan­se­nis­ta del siglo XVII, los hechos no pue­den demos­trar la exis­ten­cia de Dios; para el cre­yen­te no pue­de ser otra cosa que una apues­ta a la que se com­pro­me­te de por vida. Según Gold­mann, hay que apli­car un razo­na­mien­to aná­lo­go –pero pro­fano– al por­ve­nir socia­lis­ta de la huma­ni­dad: se tra­ta de una espe­ran­za que no se pue­de pro­bar cien­tí­fi­ca­men­te, pero por la que hay que apos­tar y com­pro­me­ter­se total­men­te. En un sen­ti­do o en otro, la apues­ta es ineluc­ta­ble. Como escri­bió Pas­cal, hay que apos­tar, no hay otra alter­na­ti­va; toda acti­vi­dad, todo com­pro­mi­so está basa­do, nece­sa­ria­men­te, en una apues­ta y, por tan­to, supo­ne tra­ba­jar a favor de lo impre­vi­si­ble. Tan­to en la reli­gión del dios ocul­to (Pas­cal) como en la polí­ti­ca revo­lu­cio­na­ria (Marx), con­clu­ye Daniel, la obli­ga­ción de apos­tar defi­ne la con­di­ción trá­gi­ca del hom­bre moderno.

Como per­ti­nen­te­men­te seña­la Enzo Tra­ver­so en su bello libro Melan­co­lía de izquier­da, el pen­sa­mien­to de Daniel Ben­saïd rom­pió con el his­to­ri­cis­mo esta­li­nis­ta del PCF que repro­du­cía algu­nos de los ras­gos de la social­de­mo­cra­cia ale­ma­na cri­ti­ca­dos por Wal­ter Ben­ja­min: visión lineal de la his­to­ria como resul­ta­do del desa­rro­llo de las fuer­zas pro­duc­ti­vas, con­fian­za en el pro­gre­so y cer­te­za en la vic­to­ria final 1/​.

Nada es más ajeno al revo­lu­cio­na­rio, insis­tía Ben­saïd, que la para­li­zan­te fe en un pro­gre­so nece­sa­rio, en un futu­ro garan­ti­za­do. Aun sien­do pesi­mis­ta, se nie­ga a capi­tu­lar. Su uto­pía es la del prin­ci­pio de la resis­ten­cia fren­te a la catás­tro­fe pro­ba­ble. La apues­ta no es un deseo pia­do­so, una sim­ple opción moral. Como ya lo dijo Lucien Gold­mann, se tra­du­ce en acción; para Daniel, en acción estra­té­gi­ca, inter­ven­ción mili­tan­te, en el cora­zón de las con­tra­dic­cio­nes de la reali­dad.

Michael Löwy es soció­lo­go y filó­so­fo mar­xis­ta. Es autor, entre otras obras, de Eco­so­cia­lis­mo (Biblio­te­ca Nue­va, 2012) y Cris­tia­nis­mo de libe­ra­ción (El Vie­jo Topo, 2019)

Tra­duc­ción: vien­to sur

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *