Argen­ti­na. ¿Dón­de hacen cua­ren­te­na lxs sin techo?

Miran­da Carre­te y Este­fa­nía San­to­ro /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​28 de mar­zo de 2020

El decre­to de Ais­la­mien­to Social, Pre­ven­ti­vo y Obli­ga­to­rio exi­ge que nos que­de­mos casa. En la Ciu­dad de Bue­nos Aires son más de 7 mil las per­so­nas sin techo y el gobierno de Rodrí­guez Larre­ta no da res­pues­tas para res­guar­dar a aquellxs que se encuen­tran en situa­ción de calle.

En la Ciu­dad Autó­no­ma de Bue­nos aires hay 7251 per­so­nas vivien­do en la calle, según datos que sur­gie­ron de un rele­va­mien­to hecho por más de 50 orga­ni­za­cio­nes socia­les el año pasa­do. Las per­so­nas que hacen de las pla­zas, las vere­das y las entra­das de edi­fi­cios “su hogar” son lxs más vul­ne­radxs y en épo­ca de pan­de­mia por el COVID-19 cons­ti­tu­yen una pobla­ción de ries­go, por­que, ade­más de ham­bre, tie­nen pro­ble­mas res­pi­ra­to­rios, mal nutri­ción, sub nutri­ción, dia­be­tes, tubercu­losis, des­hi­dra­ta­ción, y la salud se agra­va en la pobla­ción de más de 60 años.

Lxs tra­ba­ja­do­res del pro­gra­ma Bue­nos Aires Pre­sen­te (BAP) encar­gadxs de aten­der a per­so­nas y fami­lias en situa­ción de calle y ries­go social las 24 horas, todos los días del año, son pro­fe­sio­na­les de dis­tin­tas dis­ci­pli­nas del cam­po social que desa­rro­llan tareas des­de hace nue­ve años, el pro­gra­ma nació en 1999 y en 2011 ingre­só la pla­na que hoy se encuen­tra desa­rro­llan­do tareas. En los últi­mos días emi­tie­ron un comu­ni­ca­do don­de des­mien­ten las decla­ra­cio­nes públi­cas del jefe de gobierno por­te­ño, Hora­cio Rodrí­guez Larre­ta

A par­tir del decre­to de emer­gen­cia sani­ta­ria por la pan­de­mia la can­ti­dad de per­so­nal del BAP se redu­jo, algunxs tra­ba­ja­do­res están con licen­cia y otrxs son gru­pos de ries­go. «Habi­tual­men­te solía­mos salir entre dos y tres móvi­les por día, aho­ra empe­za­mos a salir cada vez menos. Des­men­ti­mos que hubo un refuer­zo de per­so­nal, habien­do sali­do has­ta un sólo móvil por turno el fin de sema­na, con una sola pro­fe­sio­nal. La camio­ne­ta al estar toda la ciu­dad vacía se ve a vein­te cua­dras, las per­so­nas de calle saben sobre la pan­de­mia y nos piden que las alber­gue­mos. Cuan­do ven el móvil vie­nen un mon­tón deses­pe­ra­das bus­can­do ayu­da y comi­da y no damos abas­to. Mani­fies­tan mucha ham­bre y están muy angus­tia­das y asus­ta­das por la situa­ción«, cuen­ta una de las tra­ba­ja­do­ras que pre­fie­re pre­ser­var su iden­ti­dad para no poner en ries­go su fuen­te de tra­ba­jo.

«Empe­za­mos a moni­to­rear con los com­pa­ñe­ros si se había pues­to en mar­cha algún plan de emer­gen­cia. Nos encon­tra­mos que no hubo nin­gu­na reac­ción, solo nos die­ron sánd­wi­ches. El pro­ble­ma es que las per­so­nas en situa­ción de calle piden comi­da en bares y res­tau­ran­tes y con eso comen algo más, pero al estar todos los nego­cios cerra­dos no tie­nen ese ali­men­to. A noso­tros no nos refor­za­ron los ser­vi­cios, a la noche solo salen dos móvi­les, a la tar­de dos y a la madru­ga­da salió solo uno». 

La Ciu­dad de Bue­nos Aires tie­ne el mayor núme­ro de infec­ta­dos y el mayor núme­ro de per­so­nas en situa­ción de calle. La tra­ba­ja­do­ra con­sul­ta­da ase­gu­ra: «De for­ma tar­día recién el vier­nes comen­za­ron a abrir nue­vos para­do­res, pero aún hay mucha gen­te que que­dó afue­ra, vie­nen de a dece­nas a pedir que los alo­je­mos, no es ver­dad que hay vacan­te para todos como dice Larre­ta. Los hoga­res no las reci­ben. Si algu­na per­so­na en situa­ción de calle se con­ta­gia, va a ser impo­si­ble fre­nar el con­ta­gio, no hay nin­gu­na posi­bi­li­dad de man­te­ner dis­tan­cia en los para­do­res, no hay espa­cio para res­pe­tar­la. En la madru­ga­da del domin­go ya no había más comi­da para dar­les, fue­ron terri­ble las con­di­cio­nes en las que se tra­ba­jó. Des­de 2011 nun­ca hemos vis­to tan­ta ham­bre como ha pasa­do este últi­mo año por­que cada vez son más.» 

Lxs tra­ba­ja­do­res denun­cia­ron ade­más la pre­ca­rie­dad labo­ral que se sos­tie­ne des­de que se ini­ció el pro­gra­ma, con bajos sala­rios y un dete­rio­ro de la capa­ci­dad de res­pues­ta debi­do a la defi­cien­te pla­ni­fi­ca­ción y arti­cu­la­ción con otros pro­gra­mas y áreas esen­cia­les. «Hoy se nos pide afron­tar esta pan­de­mia y sus efec­tos sobre una pobla­ción alta­men­te vul­ne­ra­ble, con la mis­ma esca­sez de siem­pre, impro­vi­sa­ción, des­coor­di­na­ción, fal­ta de recur­sos y de per­so­nal. Por la cua­ren­te­na como pre­ven­ción solo nos die­ron un bar­bi­jo y un par de guan­tes para ocho horas, cuan­do lo que se reco­mien­da es cam­biar­lo cada cua­tro, pedi­mos más y no nos die­ron, tene­mos que usar siem­pre el mis­mo y por supues­to que para la gen­te de calle que tras­la­da­mos no hay nada. Estos días trans­por­ta­mos a los para­do­res de a 12 per­so­nas en los móvi­les más gran­des que tie­nen capa­ci­dad para 20 per­so­nas sin nin­gu­na medi­da de higie­ne».

Fabio Manu­pe­lla es inte­gran­te de Pro­yec­to 7, una aso­cia­ción civil que tra­ba­ja con per­so­nas en situa­ción de calle y en este momen­to es uno de los encar­ga­dos del Cen­tro de Inte­gra­ción Comu­ni­ta­ria (CIC) Ernes­to Che Gue­va­ra, ubi­ca­do en Barra­cas, uno de los tres cen­tros de la aso­cia­ción habi­li­ta­dos en dis­tin­tos pun­tos de la ciu­dad de Bue­nos Aires, que reci­be a lxs sin techo y que en su tota­li­dad alo­jan a 400 per­so­nas. 

Manu­pe­lla ase­gu­ra que es com­ple­ja la situa­ción que están atra­ve­san­do por­que son muy bajos los recur­sos que envía el Gobierno de la Ciu­dad: “Nos man­dan solo 100 litros de lavan­di­na, algu­nos pares de guan­tes, 80 jabo­nes, 300 bar­bi­jos, 60 repe­len­tes y muy poco alcohol, para una pobla­ción de 400 com­pa­ñe­res.”

El inte­gran­te de Pro­yec­to 7 cuen­ta tam­bién que al CIC de Barra­cas, al CIC Fri­da y al CIC Mon­tea­gu­do ade­más lle­gan un gran núme­ro de fami­lias a bus­car comi­da y vian­das, muchas de estas per­so­nas tra­ba­jan como car­to­nerxs en la ciu­dad y en este con­tex­to tuvie­ron que dejar de tra­ba­jar: “Noso­tros les ayu­da­mos como pode­mos, des­de Gobierno de la Ciu­dad envia­ron 40 bol­so­nes de ali­men­tos para los 400 que somos, no nos alcan­za”, expli­ca y ase­gu­ra que gra­cias a la cola­bo­ra­ción de orga­ni­za­cio­nes socia­les coci­nan y pre­pa­ran entre 1000 y 1500 vian­das por día para almuer­zo y cena. «Esto se va pasan­do de boca en boca, cada vez vie­nen más y toda­vía hay per­so­nas que siguen en la calle”.

Lara María Ber­to­li­ni, acti­vis­ta tra­ves­ti, inves­ti­ga­do­ra y tra­ba­ja­do­ra del Minis­te­rio Públi­co Fis­cal de la Nación, cuen­ta que el Hotel Gon­do­lín, ubi­ca­do en el barrio de Villa Cres­po, alber­ga a más de 50 chi­cas trans y moto­ri­za la dis­tri­bu­ción de ali­men­tos, ropa y ele­men­tos de higie­ne para la comu­ni­dad tra­ves­ti trans que está afue­ra del hos­pe­da­je. El hotel no for­ma par­te del apa­ra­to de con­ten­ción del Esta­do y no tie­nen otra opción que recu­rrir a la soli­da­ri­dad de la ciu­da­da­nía. Quie­nes pue­dan acer­car dona­cio­nes de ali­men­tos no pere­ce­de­ros se reci­ben en Araoz 924 (CABA). La comu­ni­dad tra­ves­ti trans está atra­ve­san­do una situa­ción de gra­ve­dad extre­ma al no poder acce­der a dere­chos bási­cos como vivien­da, tra­ba­jo y salud. 

A pesar de las denun­cias de las orga­ni­za­cio­nes socia­les al Gobierno de la Ciu­dad por incum­plir las medi­das para res­guar­dar a las per­so­nas en situa­ción de calle de la pan­de­mia, el Rodrí­guez Larre­ta duran­te una entre­vis­ta tele­vi­si­va en A24 ase­gu­ró: “Esta­mos lle­van­do a todos, obvia­men­te se los va con­ven­cien­do, a los para­do­res que aho­ra están abier­tos las 24 horas”, tam­bién agre­gó: “Hay apro­xi­ma­da­men­te dos mil camas para pasar la noche en la ciu­dad que nun­ca se com­ple­tan” y rema­tó: “Hoy hay lugar para pasar la noche en la ciu­dad”. Los dichos irres­pon­sa­bles del man­da­ta­rio pre­ten­den ins­ta­lar la idea de que las per­so­nas sin techo son rea­cias o se nie­gan a con­cu­rrir a los para­do­res, cuan­do la reali­dad es que en esos espa­cios ya no hay más lugar, los cul­pa­bi­li­zan con una men­ti­ra falaz en lugar de brin­dar­les la con­ten­ción que nece­si­tan. 
“Hay un mon­tón de gen­te que no pue­de hacer la cua­ren­te­na no por­que no quie­ra, sino por­que no tie­ne don­de hacer­la. Dan ver­güen­za las decla­ra­cio­nes de Larre­ta y es el mis­mo argu­men­to que usa el Gobierno de la Ciu­dad para jus­ti­fi­car su fal­ta de polí­ti­ca públi­ca. Todas las noches y medio­días sali­mos a dar de comer y tene­mos con­tac­to direc­to con la gen­te que nos dice que quie­re ir a los para­do­res, por­que están asus­ta­das, lla­ma­mos al BAP para que los tras­la­den, pero no nos atien­den, por­que sabe­mos que tam­bién están con fal­ta de per­so­nal. La gen­te no pue­de lle­gar a los para­do­res sin el tras­la­do del BAP”expli­ca Jor­ge­li­na Di Lorio, inves­ti­ga­do­ra del Coni­cet y miem­bro de la Asam­blea popu­lar Pla­za Dorre­go que inte­gra la La Asam­blea Popu­lar por los Dere­chos de las Per­so­nas en Situa­ción de Calle, un con­jun­to de más de 20 orga­ni­za­cio­nes que hace años brin­da comi­da para lxs sin techo. 

“El gobierno de la Ciu­dad tie­ne que garan­ti­zar don­de van a hacer la cua­ren­te­na estas per­so­nas, si no hay más para­do­res debe­rán habi­li­tar hote­les, otor­gar más sub­si­dios habi­ta­cio­na­les y eje­cu­tar polí­ti­cas públi­cas para que esto sea posi­ble en el mar­co de los linea­mien­tos que está plan­tean­do el Gobierno Nacio­nal. Ade­más, que los orga­nis­mos corres­pon­dien­tes que tie­nen excep­cio­nes para estar cir­cu­lan­do en el mar­co de la cua­ren­te­na, como el Minis­te­rio Públi­co de la Defen­sa, los legis­la­do­res y la Defen­so­ría del Pue­blo de la Ciu­dad sal­gan, a moni­to­rear que está suce­dien­do con los tras­la­dos del BAP para que pon­gan más móvi­les y per­so­nal”, agre­ga Di Lorio.

Cons­tan­za Gui­llén, es refe­ren­te del Movi­mien­to de Tra­ba­ja­do­res Exclui­dos – UTEP (CABA), tra­ba­ja en come­do­res, cuen­ta que des­de que se decre­tó la cua­ren­te­na la deman­da de las per­so­nas que se acer­can a pedir una vian­da se tri­pli­có: “En Cons­ti­tu­ción y Par­que Patri­cios don­de están los come­do­res más gran­des ya están des­bor­da­dos. Solo ayer hici­mos 10 ollas de 100 litros en todo el día. Las medi­das que están toman­do en Ciu­dad son las correc­tas en cuan­to a la comi­da e higie­ne, pero son insu­fi­cien­tes, nos man­dan 2 panes de jabón y 4 repe­len­tes y asis­ti­mos a 1500 per­so­nas. Nece­si­ta­mos alcohol, bar­bi­jos, guan­tes y ban­de­jas para dar las vian­das por­que no pue­den entrar a comer.”

Otra con­di­ción que com­pli­ca a las per­so­nas en situa­ción de calle es el con­trol poli­cial, que en épo­ca de pan­de­mia se ha recru­de­ci­do con mal­tra­tos, vio­len­cia físi­ca y abu­sos de poder. Ayer el Gru­po de asis­ten­cia a veci­nos en situa­ción de calle publi­có en la red social Face­book un video que mues­tra una bru­tal gol­pi­za que reci­bió ‑de par­te de la poli­cía de la Ciu­dad- un joven de apro­xi­ma­da­men­te 25 años. “Así tra­ta la Poli­cía a un chi­co que visi­ta­mos siem­pre en el barrio de Mon­te Cas­tro. Es un mucha­cho que hace meses vemos en la calle revol­vien­do la basu­ra para con­se­guir algo de comi­da, es super ama­ble y sabe­mos que está atra­ve­san­do una situa­ción psí­qui­ca com­pli­ca­da. No es modo de con­ven­cer­lo, a los gol­pes si que­rían que no deam­bu­le. Fíjen­se la ´pre­ven­ción´, el poli­cía le pega, no tie­ne ni guan­tes ni bar­bi­jos y el otro ofi­cial que está a su lado tie­ne un bar­bi­jo col­ga­do en el cue­llo mien­tras fuma” rela­ta­ron des­de la red.

Revis­ta Cítri­ca*

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *