Méxi­co. Soli­da­ri­vi­rus vs cana­lla­vi­rus

Por Gerar­do Fer­nán­dez Casa­no­va, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 26 mar­zo 2020.-

Alber­go una razo­na­ble cer­te­za de que Méxi­co va a librar la pan­de­mia del coro­na­vi­rus con éxi­to, es decir que con baja leta­li­dad y con­trol de daños. La abun­dan­te infor­ma­ción ha logra­do man­te­ner al páni­co bajo con­trol y los fenó­me­nos epi­de­mio­ló­gi­cos suce­den muy cer­ca­na­men­te a lo pro­nos­ti­ca­do. Exis­te un equi­po pro­fe­sio­nal y cien­tí­fi­co de alta cali­fi­ca­ción apli­ca­do a fon­do a la solu­ción del pro­ble­ma y, espe­cial­men­te, está al 100% el lide­raz­go del Pre­si­den­te de la Repú­bli­ca, no obs­tan­te la esqui­zo­fré­ni­ca cam­pa­ña en con­tra des­ata­da por sus adver­sa­rios, cada vez más agre­si­vos e inso­len­tes.

El Pre­si­den­te dele­ga las deci­sio­nes y el mane­jo de las alter­na­ti­vas de solu­ción al equi­po téc­ni­co de salud públi­ca y se reser­va el muy impor­tan­te rol de trans­mi­tir segu­ri­dad y con­fian­za, de ejer­cer el poder sir­vien­do. Has­ta aho­ra ha sido una com­bi­na­ción per­fec­ta y no se vis­lum­bra moti­vo alguno para que se des­com­pon­ga. Ade­más del hones­to afán de ser­vi­cio, se pre­sien­te el atrac­ti­vo del triun­fo sobre la cater­va de ago­re­ros del fra­ca­so, los que ya exi­gen la cabe­za de Andrés Manuel por su “inca­pa­ci­dad”. Hace fal­ta mucha mez­quin­dad para desear que el Pre­si­den­te fra­ca­se y Méxi­co se hun­da; son pocos pero los hay, están afec­ta­dos de “cana­lla­vi­rus” (No con­fun­dir: Ricar­do Ana­ya dejó su reti­ro y envió un men­sa­je de soli­da­ri­dad sufi­cien­te­men­te inte­li­gen­te, enho­ra­bue­na).

El con­te­ni­do impor­tan­te del dis­cur­so pre­si­den­cial es la con­vo­ca­to­ria a la soli­da­ri­dad en todos los nive­les de la pobla­ción, pero con espe­cial énfa­sis en la fami­lia, con­si­de­ra­da como la más impor­tan­te ins­ti­tu­ción de segu­ri­dad social. Es una muy afor­tu­na­da coin­ci­den­cia que los cien­tí­fi­cos de la medi­ci­na indi­quen que el mejor tra­ta­mien­to para esta enfer­me­dad es el repo­so en casa y la sana dis­tan­cia entre infec­ta­dos e infec­ta­bles. La hos­pi­ta­li­za­ción se limi­ta a los casos de infec­ción agra­va­dos por senec­tud o por enfer­me­da­des cró­ni­co-dege­ne­ra­ti­vas pre­exis­ten­tes (dia­be­tes, car­dio­pa­tías, cán­cer o enfi­se­ma pul­mo­nar). Soli­da­ri­vi­rus es la res­pues­ta y de ello hay exis­ten­cias sufi­cien­tes en alma­cén.

Don­de la pan­de­mia real­men­te gol­pea y fuer­te es en la eco­no­mía, comen­zan­do por la fami­liar. El entu­sias­mo de los párra­fos ante­rio­res sufre una bru­tal muta­ción y deri­va en con­fu­sión. No ten­go duda de que esta pan­de­mia reba­sa sus efec­tos sobre la salud físi­ca para aden­trar­se y hun­dir­se en las pro­fun­di­da­des de la orga­ni­za­ción de la huma­ni­dad. Regis­tro una gran incóg­ni­ta res­pec­to del ori­gen del fenó­meno, entre lo natu­ral o lo indu­ci­do. A lo natu­ral no será difí­cil seguir­le la pis­ta y pro­ce­sar­lo con la cien­cia médi­ca y bio­ló­gi­ca, pero si se tra­ta de algo indu­ci­do se entra al cam­po de la extre­ma com­ple­ji­dad, con apun­tes que van des­de la nece­si­dad de eli­mi­nar al cada vez más nume­ro­so sec­tor de la pobla­ción senil, cuyas pen­sio­nes gra­vi­tan one­ro­sa­men­te sobre las eco­no­mías del capi­ta­lis­mo; el ago­ta­mien­to del sis­te­ma capi­ta­lis­ta de acu­mu­la­ción de rique­za, o el adve­ni­mien­to de un nue­vo orden social más jus­to. Cual­quie­ra que sea la cau­sa, su pro­ce­sa­mien­to lle­va implí­ci­ta una enor­me car­ga de vio­len­cia y sufri­mien­to. Por lo pron­to, el súbi­to freno a la pro­duc­ción de bie­nes y ser­vi­cios y a la movi­li­dad de las per­so­nas con­lle­va con­se­cuen­cias tre­men­das, comen­zan­do por la mala cos­tum­bre de tener que comer para sobre­vi­vir, moti­vo sufi­cien­te para des­atar una ola impa­ra­ble de vio­len­cia urba­na para con­se­guir la comi­da y la con­si­guien­te repre­sión dic­ta­to­rial, pero que pue­de pro­du­cir una ver­da­de­ra revo­lu­ción que dé la pun­ti­lla letal al capi­ta­lis­mo; oja­lá sea para gene­rar un régi­men de huma­nis­mo soli­da­rio y gene­ro­so. El ries­go es caer en algo peor con la dic­ta­du­ra, cual­quie­ra que sea su signo.

No es posi­ble, por ejem­plo, seguir vivien­do bajo un régi­men impe­rial capi­ta­lis­ta que sus­trae la rique­za natu­ral del res­to del mun­do para ser dila­pi­da­da por un per­ni­cio­so con­su­mis­mo eco­ci­da que, ade­más, se arro­ga la potes­tad de impo­ner su volun­tad en deci­sio­nes que sólo com­pe­ten a las socie­da­des de cada país. No es acep­ta­ble que se man­ten­ga una pro­lon­ga­da gue­rra con­tra Cuba y Vene­zue­la, mien­tras se man­tie­ne a regí­me­nes repu­dia­dos como los de Duque, Bol­so­na­ro y Piñe­ra.

Ben­di­ta la pan­de­mia si nos empu­ja a ter­mi­nar con la opre­sión y la injus­ti­cia.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *