Méxi­co. Soli­da­ri­vi­rus vs cana­lla­vi­rus

Por Gerar­do Fer­nán­dez Casa­no­va, Resu­men Lati­noa­me­ri­cano, 26 mar­zo 2020.-

Alber­go una razo­na­ble cer­te­za de que Méxi­co va a librar la pan­de­mia del coro­na­vi­rus con éxi­to, es decir que con baja leta­li­dad y con­trol de daños. La abun­dan­te infor­ma­ción ha logra­do man­te­ner al páni­co bajo con­trol y los fenó­me­nos epi­de­mio­ló­gi­cos suce­den muy cer­ca­na­men­te a lo pro­nos­ti­ca­do. Exis­te un equi­po pro­fe­sio­nal y cien­tí­fi­co de alta cali­fi­ca­ción apli­ca­do a fon­do a la solu­ción del pro­ble­ma y, espe­cial­men­te, está al 100% el lide­raz­go del Pre­si­den­te de la Repú­bli­ca, no obs­tan­te la esqui­zo­fré­ni­ca cam­pa­ña en con­tra desata­da por sus adver­sa­rios, cada vez más agre­si­vos e inso­len­tes.

El Pre­si­den­te dele­ga las deci­sio­nes y el mane­jo de las alter­na­ti­vas de solu­ción al equi­po téc­ni­co de salud públi­ca y se reser­va el muy impor­tan­te rol de trans­mi­tir segu­ri­dad y con­fian­za, de ejer­cer el poder sir­vien­do. Has­ta aho­ra ha sido una com­bi­na­ción per­fec­ta y no se vis­lum­bra moti­vo alguno para que se des­com­pon­ga. Ade­más del hones­to afán de ser­vi­cio, se pre­sien­te el atrac­ti­vo del triun­fo sobre la cater­va de ago­re­ros del fra­ca­so, los que ya exi­gen la cabe­za de Andrés Manuel por su “inca­pa­ci­dad”. Hace fal­ta mucha mez­quin­dad para desear que el Pre­si­den­te fra­ca­se y Méxi­co se hun­da; son pocos pero los hay, están afec­ta­dos de “cana­lla­vi­rus” (No con­fun­dir: Ricar­do Anaya dejó su reti­ro y envió un men­sa­je de soli­da­ri­dad sufi­cien­te­men­te inte­li­gen­te, enho­ra­bue­na).

El con­te­ni­do impor­tan­te del dis­cur­so pre­si­den­cial es la con­vo­ca­to­ria a la soli­da­ri­dad en todos los nive­les de la pobla­ción, pero con espe­cial énfa­sis en la fami­lia, con­si­de­ra­da como la más impor­tan­te ins­ti­tu­ción de segu­ri­dad social. Es una muy afor­tu­na­da coin­ci­den­cia que los cien­tí­fi­cos de la medi­ci­na indi­quen que el mejor tra­ta­mien­to para esta enfer­me­dad es el repo­so en casa y la sana dis­tan­cia entre infec­ta­dos e infec­ta­bles. La hos­pi­ta­li­za­ción se limi­ta a los casos de infec­ción agra­va­dos por senec­tud o por enfer­me­da­des cró­ni­co-dege­ne­ra­ti­vas pre­exis­ten­tes (dia­be­tes, car­dio­pa­tías, cán­cer o enfi­se­ma pul­mo­nar). Soli­da­ri­vi­rus es la res­pues­ta y de ello hay exis­ten­cias sufi­cien­tes en alma­cén.

Don­de la pan­de­mia real­men­te gol­pea y fuer­te es en la eco­no­mía, comen­zan­do por la fami­liar. El entu­sias­mo de los párra­fos ante­rio­res sufre una bru­tal muta­ción y deri­va en con­fu­sión. No ten­go duda de que esta pan­de­mia reba­sa sus efec­tos sobre la salud físi­ca para aden­trar­se y hun­dir­se en las pro­fun­di­da­des de la orga­ni­za­ción de la huma­ni­dad. Regis­tro una gran incóg­ni­ta res­pec­to del ori­gen del fenó­meno, entre lo natu­ral o lo indu­ci­do. A lo natu­ral no será difí­cil seguir­le la pis­ta y pro­ce­sar­lo con la cien­cia médi­ca y bio­ló­gi­ca, pero si se tra­ta de algo indu­ci­do se entra al cam­po de la extre­ma com­ple­ji­dad, con apun­tes que van des­de la nece­si­dad de eli­mi­nar al cada vez más nume­ro­so sec­tor de la pobla­ción senil, cuyas pen­sio­nes gra­vi­tan one­ro­sa­men­te sobre las eco­no­mías del capi­ta­lis­mo; el ago­ta­mien­to del sis­te­ma capi­ta­lis­ta de acu­mu­la­ción de rique­za, o el adve­ni­mien­to de un nue­vo orden social más jus­to. Cual­quie­ra que sea la cau­sa, su pro­ce­sa­mien­to lle­va implí­ci­ta una enor­me car­ga de vio­len­cia y sufri­mien­to. Por lo pron­to, el súbi­to freno a la pro­duc­ción de bie­nes y ser­vi­cios y a la movi­li­dad de las per­so­nas con­lle­va con­se­cuen­cias tre­men­das, comen­zan­do por la mala cos­tum­bre de tener que comer para sobre­vi­vir, moti­vo sufi­cien­te para desatar una ola impa­ra­ble de vio­len­cia urba­na para con­se­guir la comi­da y la con­si­guien­te repre­sión dic­ta­to­rial, pero que pue­de pro­du­cir una ver­da­de­ra revo­lu­ción que dé la pun­ti­lla letal al capi­ta­lis­mo; oja­lá sea para gene­rar un régi­men de huma­nis­mo soli­da­rio y gene­ro­so. El ries­go es caer en algo peor con la dic­ta­du­ra, cual­quie­ra que sea su signo.

No es posi­ble, por ejem­plo, seguir vivien­do bajo un régi­men impe­rial capi­ta­lis­ta que sus­trae la rique­za natu­ral del res­to del mun­do para ser dila­pi­da­da por un per­ni­cio­so con­su­mis­mo eco­ci­da que, ade­más, se arro­ga la potes­tad de impo­ner su volun­tad en deci­sio­nes que sólo com­pe­ten a las socie­da­des de cada país. No es acep­ta­ble que se man­ten­ga una pro­lon­ga­da gue­rra con­tra Cuba y Vene­zue­la, mien­tras se man­tie­ne a regí­me­nes repu­dia­dos como los de Duque, Bol­so­na­ro y Piñe­ra.

Ben­di­ta la pan­de­mia si nos empu­ja a ter­mi­nar con la opre­sión y la injus­ti­cia.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: