Vene­zue­la. Géne­sis de la Unión Cívi­co-Mili­tar

Por Adán Chá­vez Frías, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 26 mar­zo 2020

I

Los recuer­dos de nues­tra pri­me­ra vida al lado del
Coman­dan­te Chá­vez siguen hacién­do­se pre­sen­tes en estos días de mar­zo, en medio
de la dura bata­lla que hoy libra el mun­do; una bata­lla que hemos deci­di­do
afron­tar las vene­zo­la­nas y los vene­zo­la­nos con res­pon­sa­bi­li­dad, dis­ci­pli­na y
cons­cien­cia del deber social, como per­ma­nen­te­men­te lo hizo el líder his­tó­ri­co
de la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na, des­de los pri­me­ros momen­tos en que comen­zó a
ges­tar­se nues­tro pro­yec­to revo­lu­cio­na­rio.

Cuan­do en diciem­bre de 1981 Hugo me obse­quió el libro País Por­tá­til, en cuya guar­da como bien
es sabi­do expre­só el com­pro­mi­so de vida que había­mos asu­mi­do para siem­pre, ya
tenía cua­tro años de haber ini­cia­do una de las eta­pas más impor­tan­tes de su
vida, de su for­ma­ción como líder revo­lu­cio­na­rio; de haber comen­za­do a con­cre­tar
el pro­yec­to estra­té­gi­co de libe­ra­ción nacio­nal como “un plan de insu­rrec­ción
cívi­co-mili­tar-reli­gio­so”, que era la tesis fun­da­men­tal del Par­ti­do de la
Revo­lu­ción Vene­zo­la­na (PRV), que lide­ra­ba Dou­glas Bra­vo.

Esta tesis incluía en sus plan­tea­mien­tos los pre­cep­tos
boli­va­ria­nos; y coin­ci­día casi total­men­te con lo que Hugo y otros ofi­cia­les
jóve­nes venían deba­tien­do des­de hacía cier­to tiem­po. Por eso, cuan­do le pro­pu­se
rea­li­zar el enla­ce con Dou­glas para tra­ba­jar jun­tos en la con­for­ma­ción de un
movi­mien­to cívi­co-mili­tar que impul­sa­ra una revo­lu­ción trans­for­ma­do­ra en el
país, no fue difí­cil poner­nos de acuer­do.

II

Los pri­me­ros días de diciem­bre de 1977,
el enton­ces Sub-Tenien­te Chá­vez fue nom­bra­do ofi­cial de comu­ni­ca­cio­nes en el Bata­llón
Blin­da­do Bra­vos de Apu­re de Mara­cay,
capi­tal del esta­do Ara­gua; tras su paso como ofi­cial por el Bata­llón de Caza­do­res
Manuel Cede­ño de Cuma­ná, en el esta­do
Sucre, don­de con­for­mó con cua­tro sol­da­dos el Ejér­ci­to de Libe­ra­ción del Pue­blo Vene­zo­lano (ELPV), embrión del Ejér­ci­to Boli­va­riano Revo­lu­cio­na­rio-200 (EBR-200).

Como él mis­mo lo mani­fes­tó, ya anda­ba
con un hura­cán por den­tro, pen­san­do en que hacer para asu­mir con mayor rigor la
sen­da liber­ta­ria. En esos días escri­bió en su dia­rio de cam­pa­ña: “Viet­nam, uno
y dos Viet­nam en Amé­ri­ca Lati­na. ¡Bolí­var, Che Gue­va­ra, ven­gan!! Regre­sen. Aquí
pue­de ser…esta gue­rra es de años, hay que hacer­lo aun­que me cues­te la vida, no
impor­ta, para eso nací, has­ta cuan­do podré estar así… Me sien­to impo­ten­te,
impro­duc­ti­vo, debo pre­pa­rar­me para actuar”.

Y comen­zó a actuar con más deci­sión,
aun­que no tenía aún obje­ti­vos muy cla­ros. “Yo era un rebel­de sin cau­sa… Lo veo
más como un ges­to qui­jo­tes­co de pro­tes­ta con­tra una situa­ción gene­ral de las
cosas, del país”; le dice a Ramo­net, un tes­ti­mo­nio que está reco­gi­do en el
libro Mi Pri­me­ra Vida. Es en esos
meses cuan­do deci­de defi­ni­ti­va­men­te con­ti­nuar la carre­ra mili­tar y comen­zar un
pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio des­de den­tro de la ins­ti­tu­ción cas­tren­se, ya con la idea
de con­for­mar una alian­za cívi­co-mili­tar. Fue lo que se hizo, has­ta que explo­tó
la insur­gen­cia del 4F de 1992: tra­ba­jar den­tro del ejér­ci­to, crear en él las
célu­las boli­va­ria­nas, pro­fun­di­zar la rela­ción con orga­ni­za­cio­nes de izquier­da;
lo que dio ori­gen defi­ni­ti­va­men­te al Movi­mien­to
Boli­va­riano Revo­lu­cio­na­rio-200
(MBR-200), que nació for­mal­men­te con el
jura­men­to del Samán de Güe­re, en diciem­bre de 1982.

III

Ese diciem­bre de 1977, apro­ve­chan­do
las vaca­cio­nes de fin de año, nos encon­tra­mos en Bari­nas y una noche,
con­ver­san­do en uno de los sitios uti­li­za­dos enton­ces para la sub­ver­sión, el bar
Noches de Hun­gría, Hugo insis­te en su
deseo de dejar el ejér­ci­to. Aun­que siem­pre ana­li­zá­ba­mos dife­ren­tes temas de la
coyun­tu­ra del país, y a pesar de que yo cono­cía de sus inquie­tu­des polí­ti­cas,
por dis­ci­pli­na no le había con­ta­do antes todo sobre mi accio­nar polí­ti­co de
aque­llos tiem­pos. Ya tenía por lo menos dos años mili­tan­do en el par­ti­do que
diri­gía Dou­glas Bra­vo, PRV-Rup­tu­ra; lue­go de mi mili­tan­cia en el Movi­mien­to de
Izquier­da Revo­lu­cio­na­ria (MIR).

Una de las líneas estra­té­gi­cas que
dis­cu­tía­mos en esos días, era pre­ci­sa­men­te la nece­si­dad de alcan­zar una
arti­cu­la­ción efec­ti­va con mili­ta­res patrio­tas para la cons­truc­ción de un
movi­mien­to cívi­co-mili­tar, que le die­ra ver­da­de­ras opcio­nes de poder a una
acción insu­rrec­cio­nal, a par­tir de la cual empren­der un pro­ce­so de trans­for­ma­ción
autén­ti­ca, que per­mi­tie­ra sacar a Vene­zue­la del neo­co­lo­nia­lis­mo en el que nos
encon­trá­ba­mos.

Eso fue lo que le plan­tee a Hugo esa
noche. Me ade­lan­te a comen­tar­le, fal­tan­do un poco a la dis­ci­pli­na par­ti­dis­ta,
la estra­te­gia dise­ña­da (todo aque­llo era clan­des­tino, por razo­nes obvias); ya
que sen­tí era la úni­ca mane­ra de hacer­lo desis­tir de su empe­ño de dejar el
ejér­ci­to. Por supues­to, le encan­tó la idea, salien­do de allí con nue­vos bríos y
acor­dan­do que yo bus­ca­ría la mane­ra de ace­le­rar el pro­ce­so para él entrar en
con­tac­to con quien los jefes del PRV deci­die­ran; mani­fes­tan­do su dis­po­si­ción de
tra­ba­jar de mane­ra con­jun­ta para con­for­mar un sóli­do movi­mien­to cívi­co-mili­tar.

Con la idea de que aho­ra si se
podría, Hugo me plan­teó esa noche, lo que había esta­do pen­san­do: ini­ciar una orga­ni­za­ción
des­de den­tro de la Fuer­za Arma­da, en un momen­to que seña­la­ba era pro­pi­cio, dado
el des­con­ten­to que exis­tía en la joven ofi­cia­li­dad, por la corrup­ción gene­ra­li­za­da,
la pér­di­da de iden­ti­dad nacio­nal y, en gene­ral, por los malos gobier­nos de aque­llos
años; para lue­go conec­tar esa orga­ni­za­ción mili­tar con los par­ti­dos de
izquier­da y con la cla­se obre­ra pro­gre­sis­ta.

Al lle­gar a Méri­da, don­de resi­día por
aque­llos años, plan­tee la situa­ción en el seno del par­ti­do; sien­do deci­di­do que
si Hugo esta­ba de acuer­do, se reu­ni­ría direc­ta­men­te con Dou­glas Bra­vo. Así se
hizo, y a par­tir de la deci­sión de quien ter­mi­na­ría con­vir­tién­do­se en el líder
his­tó­ri­co de la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na, de con­ti­nuar en el ejér­ci­to vene­zo­lano,
como se dijo antes, se ini­ció una eta­pa que lle­vó a la pos­te­rior con­so­li­da­ción
del MBR-200 en la Fuer­za Arma­da, en cone­xión direc­ta con la Direc­ción Nacio­nal
del PRV-Rup­tu­ra; una nue­va eta­pa sin duda para el líder en for­ma­ción, géne­sis
de la unión cívi­co-mili­tar que hoy cons­ti­tu­ye una de las mayo­res for­ta­le­zas de
nues­tro pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio. Como el mis­mo lo con­fe­só a Ramo­net, comen­zó una
doble vida: una en el ejér­ci­to y otra clan­des­ti­na. “Diría que fue una de las
mejo­res eta­pas de mi vida”, seña­ló al refe­rir­se a este perío­do, sobre el cual
segui­re­mos pro­fun­di­zan­do en pró­xi­mos artícu­los.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *