Perú. Nues­tra agri­cul­tu­ra fami­liar en tiem­pos del coro­na­vi­rus

Eduar­do Zega­rra /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 24 de mar­zo de 2020

La cri­sis mun­dial del coro­na­vi­rus nos toma por sor­pre­sa, con gra­ves debi­li­da­des en nues­tro sis­te­ma de salud insa­na­men­te pri­va­ti­za­do por el mode­lo neo­li­be­ral, y con una enor­me masa de la pobla­ción con empleos pre­ca­rios o en sec­to­res infor­ma­les que viven el día a día.

Las radi­ca­les medi­das de con­fi­na­mien­to obli­ga­to­rio adop­ta­das por el gobierno del pre­si­den­te Mar­tín Viz­ca­rra son por aho­ra la mejor alter­na­ti­va para evi­tar una heca­tom­be y des­ca­la­bro eco­nó­mi­co y social de incal­cu­la­bles dimen­sio­nes; y, por tan­to, hay que apo­yar­las, y usar nues­tros mejo­res recur­sos y capa­ci­da­des para enfren­tar y salir de la cri­sis lo más pron­to posi­ble.

En este con­tex­to, no debe pasar des­aper­ci­bi­do el rol que vie­ne cum­plien­do la agri­cul­tu­ra nacio­nal, espe­cial­men­te la agri­cul­tu­ra fami­liar del peque­ño pro­duc­tor que gene­ra más del seten­ta por cien­to de los ali­men­tos que con­su­mi­mos todos los perua­nos.

En medio de esta feroz cri­sis sani­ta­ria, nues­tros agri­cul­to­res fami­lia­res han segui­do pro­du­cien­do los ali­men­tos esen­cia­les para la vida, e inclu­so vie­nen pro­du­cien­do más de lo nor­mal.

En los pri­me­ros 18 días de este año el volu­men total de ali­men­tos ingre­sa­dos al Gran Mer­ca­do Mayo­ris­ta de Lima (GMML) ha sido más del 11% de lo ingre­sa­do en el mis­mo perio­do de 2019, y 23% más que en 2018, como se pue­de ver en el grá­fi­co siguien­te.

Fuen­te: Otra Mira­da

Gra­cias a esto no esta­mos enfren­tan­do pro­ble­mas de des­abas­te­ci­mien­to y subi­da de pre­cios de ali­men­tos, y millo­nes de perua­nos pode­mos acce­der a ali­men­tos bási­cos en esta difí­cil situa­ción (espe­ran­do que el bono de 380 soles lle­gue rápi­do a los que real­men­te lo nece­si­tan).

Cabe decir que la gran agro­ex­por­ta­ción no jue­ga mayor rol en aten­der al mer­ca­do interno por lo que hoy es momen­to de agra­de­cer a nues­tros millo­nes de peque­ños agri­cul­to­res y agri­cul­to­ras por su tra­ba­jo dia­rio y su capa­ci­dad de ali­men­tar a más de 30 millo­nes de perua­nos.

Nues­tra agri­cul­tu­ra fami­liar, aban­do­na­da a su suer­te por tan­to tiem­po, se con­vier­te hoy en un bas­tión de nues­tra eco­no­mía para enfren­tar la cri­sis, tener segu­ri­dad ali­men­ta­ria y mirar con espe­ran­za hacia ade­lan­te.

Por esto es vital que, una vez que pase este dra­má­ti­co epi­so­dio, el pre­si­den­te Viz­ca­rra y los nue­vos con­gre­sis­tas tam­bién vuel­van sus ojos y preo­cu­pa­cio­nes a la agri­cul­tu­ra fami­liar y comu­ne­ra, a la peque­ña agri­cul­tu­ra de casi dos millo­nes de fami­lias en todo el terri­to­rio nacio­nal.

El año pasa­do, lue­go del exi­to­so paro del 13 de mayo, el gobierno se com­pro­me­tió con los gre­mios agra­rios a hacer cam­bios de fon­do en el sec­tor públi­co agra­rio como crear un vice­mi­nis­te­rio de agri­cul­tu­ra fami­liar, reorien­tar las com­pras esta­ta­les de ali­men­tos, y ampliar en for­ma sig­ni­fi­ca­ti­va el finan­cia­mien­to y la pro­tec­ción a los peque­ños agri­cul­to­res fren­te a impor­ta­cio­nes bara­tas.

Lue­go de varios meses, CONVEAGRO y la Jun­ta de Usua­rios vie­nen expre­san­do su des­con­ten­to por el esca­so avan­ce en estos com­pro­mi­sos. Es hora de cum­plir­los y espe­ra­mos que la cla­se polí­ti­ca des­pier­te y de una vez por todas ini­cie una nue­va eta­pa en las polí­ti­cas públi­cas en favor de nues­tros peque­ños agri­cul­to­res, impres­cin­di­bles en nues­tro teji­do social, cul­tu­ral y eco­nó­mi­co.

Fuen­te: SERVINDI

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *