Cuba: Un refe­ren­te en soli­da­ri­dad

Pablo Jofré L. /​Resu­men Lati­noa­me­ri­cano /​23 de mar­zo de 2020

Cuba sigue demos­tran­do, que la máxi­ma de su héroe nacio­nal, José Mar­tí, “patria es huma­ni­dad” está más pre­sen­te que nun­ca.

Mien­tras nues­tras socie­da­des se deba­ten entre el temor, el sál­ve­se quien pue­da en aque­llos paí­ses don­de los sis­te­mas de salud públi­cos han sido des­trui­dos en bene­fi­cio del mer­ca­do sani­ta­rio y exis­te la desa­zón y la incer­ti­dum­bre fren­te al com­ba­te con­tra el Covid – 19, exis­te una isla que sir­ve de refe­ren­te en el com­ba­te a esta pan­de­mia y don­de el sen­ti­do de soli­da­ri­dad se impo­ne. Indu­da­ble­men­te Cuba tie­ne sus pro­ble­mas en diver­sos ámbi­tos de su vida coti­dia­na, inclu­yen­do aque­llos que más tocan a la pobla­ción pero impre­sio­na, que a pesar de ello ten­gan el con­cep­to de soli­da­ri­dad a flor de piel.

Tie­ne razón tie­ne el ana­lis­ta Ven­tu­ra Jesús del medio cubano Gran­ma al sos­te­ner “el gobierno cubano refuer­za su estra­te­gia de enfren­ta­mien­to, en la cual pre­va­le­ce la aspi­ra­ción de pro­te­ger a su pue­blo, sin olvi­dar­se del mun­do; heren­cia de una Revo­lu­ción, cla­ro, que se pri­vi­le­gia por con­tar con un sis­te­ma de salud efi­caz, y por sos­te­ner, fiel a sus prin­ci­pios, la filo­so­fía de ayu­dar a otros y abrir su cora­zón al mun­do, espí­ri­tu soli­da­rio pues­to a prue­ba en infi­ni­dad de oca­sio­nes”. Una afir­ma­ción indu­da­ble­men­te osa­da cuan­do se tra­ta de enfren­tar un virus que se pro­pa­ga expo­nen­cial­men­te y que requie­re poner en ten­sión a todo el país.

Para el frai­le domi­ni­co bra­si­le­ño Frei Bet­to, inte­lec­tual de renom­bre y un reli­gio­so com­pro­me­ti­do con los seres huma­nos más des­po­seí­dos, ese con­cep­to de patria se pue­de enten­der como “la capa­ci­dad de una nación de inte­grar­se con otras, en la cual la huma­ni­dad cons­ti­tu­ye una sola fami­lia, sin dis­cri­mi­na­ción y pre­jui­cios étni­cos, socia­les o reli­gio­sos. Patria es una huma­ni­dad soli­da­ria, jus­ta, libre y pací­fi­ca“.

Cuan­do ana­li­za­mos la obra de José Mar­tí, un refe­ren­te inte­lec­tual en el siglo XIX que­da cla­ro que el ser humano es un ser tras­cen­den­te un ser cul­tu­ral y espi­ri­tual. Una par­ti­cu­la­ri­dad que depen­de­rá de la for­ma­ción bási­ca de la per­so­na “del cul­ti­vo de valo­res, del idea­lis­mo, las con­vic­cio­nes y prác­ti­cas altruis­tas; en este sen­ti­do cual­quier acción jus­ta y sus­ten­ta­da en prin­ci­pios altruis­tas y nobles de engran­de­ci­mien­to y desa­rro­llo de la tie­rra en que hemos naci­do y por las que lucha­mos siem­pre será huma­na y nos hará mejo­res per­so­nas”. Idea toma­da ínte­gra­men­te por la revo­lu­ción Cuba­na, que más allá de los adje­ti­vos de ser con­si­de­ra­da socia­lis­ta, la pode­mos defi­nir como Mar­tia­na, huma­nis­ta.

Efec­ti­va­men­te, mien­tras los paí­ses cie­rran sus fron­te­ras, esta­ble­cen cua­ren­te­nas sani­ta­rias, se gene­ran situa­cio­nes de aca­pa­ra­mien­to de pro­duc­tos de higie­ne y ali­men­ta­rios, se tie­ne que sacar a los mili­ta­res a las calles para pro­te­ger los cen­tros de aco­pio y obli­gar a la ciu­da­da­nía a cum­plir las exi­gen­cias para no inten­si­fi­car el con­ta­gio con el Covid-19, Cuba seña­la que hay jun­to a las medi­das de pro­tec­ción, tam­bién un camino com­ple­men­ta­rio don­de com­par­tir el apo­yo en cono­ci­mien­to, en fár­ma­cos e inclu­so en cues­tio­nes, apa­ren­te­men­te más sen­ci­llas como ayu­dar a las per­so­nas que gozan­do de un via­je de pla­cer, en un cru­ce­ro por el Cari­be, deben per­ma­ne­cer a bor­do ante el con­ta­gio de alguno de los pasa­je­ros y la impo­si­bi­li­dad de poder atra­car en un puer­to amis­to­so, como suce­dió con el Buque Cru­ce­ro MS Brae­mar de ban­de­ra bri­tá­ni­ca.

El temor, el mie­do a con­ta­mi­nar­se, pero tam­bién una fuer­te car­ga de igno­ran­cia gene­ró con­duc­tas capa­ces de aban­do­nar a su suer­te a seres huma­nos some­ti­dos al Covid-19 en el MS Brea­mar. No se encon­tra­ron manos soli­da­rias, para auto­ri­zar la apro­xi­ma­ción de la nave a tie­rra, pro­ce­der a su des­em­bar­co y así poder repa­triar a los via­je­ros a sus hoga­res. El cru­ce­ro esta­ba en el mar des­de fines de febre­ro. El día 8 de mar­zo arri­bó al puer­to de Car­ta­ge­na de Indias en Colom­bia, don­de des­cien­de una pasa­je­ra diag­nos­ti­ca­da de Covid – 19. El MS Brea­mar con­ti­nuó su peri­plo, sin ser auto­ri­za­do a atra­car en Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na ni en Baha­mas por nega­ti­va de sus auto­ri­da­des. En ese momen­to el gobierno bri­tá­ni­co soli­ci­tó ayu­da a Cuba para el res­ca­te y aco­gi­da de los pasa­je­ros. La Haba­na res­pon­de posi­ti­va­men­te y el Cru­ce­ro arri­ba al puer­to de Mariel, 45 kiló­me­tros al oes­te de La Haba­na. Los mil pasa­je­ros y tri­pu­lan­tes fue­ron tras­la­da­dos des­de Mariel has­ta el aero­puer­to José Mar­tí en La Haba­na, don­de una flo­ti­lla de cin­co avio­nes los tras­la­do a sus luga­res de ori­gen.

A la par de esta acción soli­da­ria, agra­de­ci­da por car­te­les exhi­bi­dos por los pasa­je­ros en su tra­ve­sía al aero­puer­to haba­ne­ro, el emba­ja­dor bri­tá­ni­co en La Haba­na, Antony Sto­kes, elo­gió “la cola­bo­ra­ción inten­si­va de las auto­ri­da­des cuba­nas en la ope­ra­ción pla­ni­fi­ca­da para devol­ver al Reino Uni­do a los pasa­je­ros a bor­do del cru­ce­ro”. Por su par­te el secre­ta­rio de Esta­do para Asun­tos Exte­rio­res del Reino Uni­do, Domi­nic Raab, tam­bién agra­de­cía a Cuba por per­mi­tir uti­li­zar Mariel, mien­tras nacio­nes del Cari­be, inclu­so miem­bros de la Com­mon­wealth nega­ban la entra­da a sus terri­to­rios. Para el pre­si­den­te cubano, Miguel Díaz Canel, “Decir Cuba es decir huma­ni­dad. Somos soli­da­rios y res­pon­sa­bles” seña­ló el man­da­ta­rio cubano en su cuen­ta en Twit­ter.

Al mis­mo tiem­po que esta acción soli­da­ria se esce­ni­fi­ca­ba, las auto­ri­da­des de la mayor de las Anti­llas des­pe­dían, en el mis­mo aero­puer­to, a un con­tin­gen­te de médi­cos y per­so­nal sani­ta­rio inter­na­cio­na­lis­ta, la agru­pa­ción “Henry Reeve” que via­jó a apo­yar a Nica­ra­gua en su lucha con­tra el Covid – 19, como tam­bién a Vene­zue­la como par­te de los acuer­dos ALBA-TCP. Inclu­so a Ita­lia ya via­jó una con­tin­gen­te de 53 médi­cos y espe­cia­lis­tas a dis­po­si­ción de su pue­blo. Un via­je que Cuba cono­ce por­que es par­te de su his­to­rial de inter­na­cio­na­lis­mo, una his­to­ria de coope­ra­ción que hun­de sus raí­ces des­de el ini­cio de su revo­lu­ción, favo­re­cien­do a paí­ses de Asia, Áfri­ca y Lati­noa­mé­ri­ca en apo­yo a tareas de alfa­be­ti­za­ción, cons­truc­ción de infra­es­truc­tu­ra varia­da, ser­vi­cios de salud, reco­no­ci­das inter­na­cio­nal­men­te. Un espí­ri­tu huma­nis­ta, altruis­ta y pleno de sen­si­bi­li­dad.

En decla­ra­cio­nes efec­tua­das en Chi­le, el Emba­ja­dor de Cuba en ese país sud­ame­ri­cano, Jor­ge Lama­drid, con amplia expe­rien­cia diplo­má­ti­ca, se refi­rió al ges­to de Cuba res­pec­to del MS Brea­mar, a la par que se dis­cu­te en Chi­le, la posi­bi­li­dad de com­prar el fár­ma­co pro­du­ci­do en la isla, el lla­ma­do Inter­fe­rón alfa-2b, un medi­ca­men­to cubano que ha sido usa­do en Chi­na, Espa­ña e Ita­lia para el tra­ta­mien­to de per­so­nas con­ta­gia­das por coro­na­vi­rus, que han sido cate­go­ri­za­das como “de alto ries­go” y cuya com­pra reco­mien­da pues es un pro­duc­to de cali­dad y efi­ca­cia, intro­du­ci­do e incor­po­ra­do a la car­te­ra de medi­ca­men­tos que se uti­li­zó en un pri­mer momen­to en el enfren­ta­mien­to a la pan­de­mia en Chi­na y que en la actua­li­dad ha sido soli­ci­ta­do por 40 paí­ses.

En el plano espe­cí­fi­co del cru­ce­ro bri­tá­ni­co, para el emba­ja­dor Lama­drid, los cri­te­rios para acce­der a la soli­ci­tud de Lon­dres se fun­da­men­ta en la his­to­ria de Cuba. “En poco más de seis déca­das, afir­ma Lama­drid, hemos cons­trui­do un sis­te­ma de salud sóli­do, que tie­ne capa­ci­dad para enfren­tar cual­quier even­tua­li­dad, cri­sis y pan­de­mias como esta. Un sis­te­ma que es el resul­ta­do de una volun­tad polí­ti­ca y de una polí­ti­ca apli­ca­da en déca­das. En segun­do lugar, la revo­lu­ción cuba­na siem­pre se ha sus­ten­ta­do en el huma­nis­mo y la soli­da­ri­dad. Hemos reci­bi­do mucha soli­da­ri­dad mun­dial y tam­bién la damos. Son pre­cep­tos mar­tia­nos, de nues­tro após­tol de la inde­pen­den­cia, José Mar­tí cuya máxi­ma “Patria es huma­ni­dad’ nos guía. La soli­da­ri­dad, el inter­na­cio­na­lis­mo es algo prac­ti­ca­mos de ofi­cio, como prác­ti­ca coti­dia­na, que tie­ne su base en la soli­da­ri­dad huma­na. Mien­tras Washing­ton nos blo­quea, Cuba sal­va vidas”, nos dice Lama­drid

Las pala­bras del emba­ja­dor Lama­drid recuer­dan la máxi­ma de Anto­nio Grams­ci res­pec­to de las épo­cas de cri­sis, que sir­ve de telón de lo que acon­te­ce con esta pan­de­mia, que obli­ga a pen­sar y actuar para modi­fi­car con­duc­tas y mira­das. “El vie­jo mun­do mue­re, el nue­vo mun­do tar­da en apa­re­cer y en este cla­ros­cu­ro sur­gen los mons­truos”. Cuba mues­tra el camino de cómo se debe actuar en el plano inter­na­cio­nal, al con­tra­rio de gobier­nos como el de Esta­dos Uni­dos, este mons­truo que apa­re­ce per­ma­nen­te­men­te en los cla­ros­cu­ros de la cri­sis, que sigue pla­nean­do de qué for­ma gene­rar más ines­ta­bi­li­dad y actos des­ti­na­dos a derro­car a gobier­nos como el de Vene­zue­la y la pro­pia Cuba o pre­sio­nar a Irán impi­dién­do­le com­prar pro­duc­tos para luchar con­tra el Covid-19. Washing­ton con su con­duc­ta demues­tra el des­pre­cio por los seres huma­nos. Todos ellos a años luz del ejem­plo cubano y aún más lejos de con­si­de­rar­se dig­nos de lla­mar­se seres huma­nos.

Los hechos rese­ña­dos nos mues­tran una Cuba prag­má­ti­ca, que a pesar de tener 19 casos con­fir­ma­dos del nue­vo coro­na­vi­rus, ha mul­ti­pli­ca­do sus accio­nes de pre­ven­ción y vigi­lan­cia epi­de­mio­ló­gi­ca, con la cla­ri­dad de sus auto­ri­da­des que la can­ti­dad de con­ta­gia­dos pue­de ser mayor a los con­ta­bi­li­za­dos. Cuba se ha dado tres eta­pas: la pre­pi­dé­mi­ca, en la cual está y que impli­ca la res­tric­ción de ingre­so de extran­je­ros. Una segun­da fase deno­mi­na­da de trans­mi­sión autóc­to­na limi­ta­da y ya la isla está tra­ba­jan­do por la fase 3 deno­mi­na­da epi­dé­mi­ca que impli­ca­ría la pre­sen­cia de casos en diver­sas par­tes del país. Cuba ha demos­tra­do al mun­do que en épo­cas de cri­sis, de pan­de­mias, temo­res y des­con­fian­zas, sigue ofre­cien­do su mano soli­da­ria, por­que está en la esen­cia de su socie­dad, sin des­cui­dar su pro­pio cui­da­do.

Radio UChi­le*

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: