Cuba: Un refe­ren­te en soli­da­ri­dad

Pablo Jofré L. /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​23 de mar­zo de 2020

Cuba sigue demos­tran­do, que la máxi­ma de su héroe nacio­nal, José Mar­tí, “patria es huma­ni­dad” está más pre­sen­te que nun­ca.

Mien­tras nues­tras socie­da­des se deba­ten entre el temor, el sál­ve­se quien pue­da en aque­llos paí­ses don­de los sis­te­mas de salud públi­cos han sido des­trui­dos en bene­fi­cio del mer­ca­do sani­ta­rio y exis­te la desa­zón y la incer­ti­dum­bre fren­te al com­ba­te con­tra el Covid – 19, exis­te una isla que sir­ve de refe­ren­te en el com­ba­te a esta pan­de­mia y don­de el sen­ti­do de soli­da­ri­dad se impo­ne. Indu­da­ble­men­te Cuba tie­ne sus pro­ble­mas en diver­sos ámbi­tos de su vida coti­dia­na, inclu­yen­do aque­llos que más tocan a la pobla­ción pero impre­sio­na, que a pesar de ello ten­gan el con­cep­to de soli­da­ri­dad a flor de piel.

Tie­ne razón tie­ne el ana­lis­ta Ven­tu­ra Jesús del medio cubano Gran­ma al sos­te­ner “el gobierno cubano refuer­za su estra­te­gia de enfren­ta­mien­to, en la cual pre­va­le­ce la aspi­ra­ción de pro­te­ger a su pue­blo, sin olvi­dar­se del mun­do; heren­cia de una Revo­lu­ción, cla­ro, que se pri­vi­le­gia por con­tar con un sis­te­ma de salud efi­caz, y por sos­te­ner, fiel a sus prin­ci­pios, la filo­so­fía de ayu­dar a otros y abrir su cora­zón al mun­do, espí­ri­tu soli­da­rio pues­to a prue­ba en infi­ni­dad de oca­sio­nes”. Una afir­ma­ción indu­da­ble­men­te osa­da cuan­do se tra­ta de enfren­tar un virus que se pro­pa­ga expo­nen­cial­men­te y que requie­re poner en ten­sión a todo el país.

Para el frai­le domi­ni­co bra­si­le­ño Frei Bet­to, inte­lec­tual de renom­bre y un reli­gio­so com­pro­me­ti­do con los seres huma­nos más des­po­seí­dos, ese con­cep­to de patria se pue­de enten­der como “la capa­ci­dad de una nación de inte­grar­se con otras, en la cual la huma­ni­dad cons­ti­tu­ye una sola fami­lia, sin dis­cri­mi­na­ción y pre­jui­cios étni­cos, socia­les o reli­gio­sos. Patria es una huma­ni­dad soli­da­ria, jus­ta, libre y pací­fi­ca“.

Cuan­do ana­li­za­mos la obra de José Mar­tí, un refe­ren­te inte­lec­tual en el siglo XIX que­da cla­ro que el ser humano es un ser tras­cen­den­te un ser cul­tu­ral y espi­ri­tual. Una par­ti­cu­la­ri­dad que depen­de­rá de la for­ma­ción bási­ca de la per­so­na “del cul­ti­vo de valo­res, del idea­lis­mo, las con­vic­cio­nes y prác­ti­cas altruis­tas; en este sen­ti­do cual­quier acción jus­ta y sus­ten­ta­da en prin­ci­pios altruis­tas y nobles de engran­de­ci­mien­to y desa­rro­llo de la tie­rra en que hemos naci­do y por las que lucha­mos siem­pre será huma­na y nos hará mejo­res per­so­nas”. Idea toma­da ínte­gra­men­te por la revo­lu­ción Cuba­na, que más allá de los adje­ti­vos de ser con­si­de­ra­da socia­lis­ta, la pode­mos defi­nir como Mar­tia­na, huma­nis­ta.

Efec­ti­va­men­te, mien­tras los paí­ses cie­rran sus fron­te­ras, esta­ble­cen cua­ren­te­nas sani­ta­rias, se gene­ran situa­cio­nes de aca­pa­ra­mien­to de pro­duc­tos de higie­ne y ali­men­ta­rios, se tie­ne que sacar a los mili­ta­res a las calles para pro­te­ger los cen­tros de aco­pio y obli­gar a la ciu­da­da­nía a cum­plir las exi­gen­cias para no inten­si­fi­car el con­ta­gio con el Covid-19, Cuba seña­la que hay jun­to a las medi­das de pro­tec­ción, tam­bién un camino com­ple­men­ta­rio don­de com­par­tir el apo­yo en cono­ci­mien­to, en fár­ma­cos e inclu­so en cues­tio­nes, apa­ren­te­men­te más sen­ci­llas como ayu­dar a las per­so­nas que gozan­do de un via­je de pla­cer, en un cru­ce­ro por el Cari­be, deben per­ma­ne­cer a bor­do ante el con­ta­gio de alguno de los pasa­je­ros y la impo­si­bi­li­dad de poder atra­car en un puer­to amis­to­so, como suce­dió con el Buque Cru­ce­ro MS Brae­mar de ban­de­ra bri­tá­ni­ca.

El temor, el mie­do a con­ta­mi­nar­se, pero tam­bién una fuer­te car­ga de igno­ran­cia gene­ró con­duc­tas capa­ces de aban­do­nar a su suer­te a seres huma­nos some­ti­dos al Covid-19 en el MS Brea­mar. No se encon­tra­ron manos soli­da­rias, para auto­ri­zar la apro­xi­ma­ción de la nave a tie­rra, pro­ce­der a su des­em­bar­co y así poder repa­triar a los via­je­ros a sus hoga­res. El cru­ce­ro esta­ba en el mar des­de fines de febre­ro. El día 8 de mar­zo arri­bó al puer­to de Car­ta­ge­na de Indias en Colom­bia, don­de des­cien­de una pasa­je­ra diag­nos­ti­ca­da de Covid – 19. El MS Brea­mar con­ti­nuó su peri­plo, sin ser auto­ri­za­do a atra­car en Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na ni en Baha­mas por nega­ti­va de sus auto­ri­da­des. En ese momen­to el gobierno bri­tá­ni­co soli­ci­tó ayu­da a Cuba para el res­ca­te y aco­gi­da de los pasa­je­ros. La Haba­na res­pon­de posi­ti­va­men­te y el Cru­ce­ro arri­ba al puer­to de Mariel, 45 kiló­me­tros al oes­te de La Haba­na. Los mil pasa­je­ros y tri­pu­lan­tes fue­ron tras­la­da­dos des­de Mariel has­ta el aero­puer­to José Mar­tí en La Haba­na, don­de una flo­ti­lla de cin­co avio­nes los tras­la­do a sus luga­res de ori­gen.

A la par de esta acción soli­da­ria, agra­de­ci­da por car­te­les exhi­bi­dos por los pasa­je­ros en su tra­ve­sía al aero­puer­to haba­ne­ro, el emba­ja­dor bri­tá­ni­co en La Haba­na, Antony Sto­kes, elo­gió “la cola­bo­ra­ción inten­si­va de las auto­ri­da­des cuba­nas en la ope­ra­ción pla­ni­fi­ca­da para devol­ver al Rei­no Uni­do a los pasa­je­ros a bor­do del cru­ce­ro”. Por su par­te el secre­ta­rio de Esta­do para Asun­tos Exte­rio­res del Rei­no Uni­do, Domi­nic Raab, tam­bién agra­de­cía a Cuba por per­mi­tir uti­li­zar Mariel, mien­tras nacio­nes del Cari­be, inclu­so miem­bros de la Com­mon­wealth nega­ban la entra­da a sus terri­to­rios. Para el pre­si­den­te cubano, Miguel Díaz Canel, “Decir Cuba es decir huma­ni­dad. Somos soli­da­rios y res­pon­sa­bles” seña­ló el man­da­ta­rio cubano en su cuen­ta en Twit­ter.

Al mis­mo tiem­po que esta acción soli­da­ria se esce­ni­fi­ca­ba, las auto­ri­da­des de la mayor de las Anti­llas des­pe­dían, en el mis­mo aero­puer­to, a un con­tin­gen­te de médi­cos y per­so­nal sani­ta­rio inter­na­cio­na­lis­ta, la agru­pa­ción “Henry Reeve” que via­jó a apo­yar a Nica­ra­gua en su lucha con­tra el Covid – 19, como tam­bién a Vene­zue­la como par­te de los acuer­dos ALBA-TCP. Inclu­so a Ita­lia ya via­jó una con­tin­gen­te de 53 médi­cos y espe­cia­lis­tas a dis­po­si­ción de su pue­blo. Un via­je que Cuba cono­ce por­que es par­te de su his­to­rial de inter­na­cio­na­lis­mo, una his­to­ria de coope­ra­ción que hun­de sus raí­ces des­de el ini­cio de su revo­lu­ción, favo­re­cien­do a paí­ses de Asia, Áfri­ca y Lati­noa­mé­ri­ca en apo­yo a tareas de alfa­be­ti­za­ción, cons­truc­ción de infra­es­truc­tu­ra varia­da, ser­vi­cios de salud, reco­no­ci­das inter­na­cio­nal­men­te. Un espí­ri­tu huma­nis­ta, altruis­ta y pleno de sen­si­bi­li­dad.

En decla­ra­cio­nes efec­tua­das en Chi­le, el Emba­ja­dor de Cuba en ese país sud­ame­ri­cano, Jor­ge Lama­drid, con amplia expe­rien­cia diplo­má­ti­ca, se refi­rió al ges­to de Cuba res­pec­to del MS Brea­mar, a la par que se dis­cu­te en Chi­le, la posi­bi­li­dad de com­prar el fár­ma­co pro­du­ci­do en la isla, el lla­ma­do Inter­fe­rón alfa-2b, un medi­ca­men­to cubano que ha sido usa­do en Chi­na, Espa­ña e Ita­lia para el tra­ta­mien­to de per­so­nas con­ta­gia­das por coro­na­vi­rus, que han sido cate­go­ri­za­das como “de alto ries­go” y cuya com­pra reco­mien­da pues es un pro­duc­to de cali­dad y efi­ca­cia, intro­du­ci­do e incor­po­ra­do a la car­te­ra de medi­ca­men­tos que se uti­li­zó en un pri­mer momen­to en el enfren­ta­mien­to a la pan­de­mia en Chi­na y que en la actua­li­dad ha sido soli­ci­ta­do por 40 paí­ses.

En el plano espe­cí­fi­co del cru­ce­ro bri­tá­ni­co, para el emba­ja­dor Lama­drid, los cri­te­rios para acce­der a la soli­ci­tud de Lon­dres se fun­da­men­ta en la his­to­ria de Cuba. “En poco más de seis déca­das, afir­ma Lama­drid, hemos cons­trui­do un sis­te­ma de salud sóli­do, que tie­ne capa­ci­dad para enfren­tar cual­quier even­tua­li­dad, cri­sis y pan­de­mias como esta. Un sis­te­ma que es el resul­ta­do de una volun­tad polí­ti­ca y de una polí­ti­ca apli­ca­da en déca­das. En segun­do lugar, la revo­lu­ción cuba­na siem­pre se ha sus­ten­ta­do en el huma­nis­mo y la soli­da­ri­dad. Hemos reci­bi­do mucha soli­da­ri­dad mun­dial y tam­bién la damos. Son pre­cep­tos mar­tia­nos, de nues­tro após­tol de la inde­pen­den­cia, José Mar­tí cuya máxi­ma “Patria es huma­ni­dad’ nos guía. La soli­da­ri­dad, el inter­na­cio­na­lis­mo es algo prac­ti­ca­mos de ofi­cio, como prác­ti­ca coti­dia­na, que tie­ne su base en la soli­da­ri­dad huma­na. Mien­tras Washing­ton nos blo­quea, Cuba sal­va vidas”, nos dice Lama­drid

Las pala­bras del emba­ja­dor Lama­drid recuer­dan la máxi­ma de Anto­nio Grams­ci res­pec­to de las épo­cas de cri­sis, que sir­ve de telón de lo que acon­te­ce con esta pan­de­mia, que obli­ga a pen­sar y actuar para modi­fi­car con­duc­tas y mira­das. “El vie­jo mun­do mue­re, el nue­vo mun­do tar­da en apa­re­cer y en este cla­ros­cu­ro sur­gen los mons­truos”. Cuba mues­tra el camino de cómo se debe actuar en el plano inter­na­cio­nal, al con­tra­rio de gobier­nos como el de Esta­dos Uni­dos, este mons­truo que apa­re­ce per­ma­nen­te­men­te en los cla­ros­cu­ros de la cri­sis, que sigue pla­nean­do de qué for­ma gene­rar más ines­ta­bi­li­dad y actos des­ti­na­dos a derro­car a gobier­nos como el de Vene­zue­la y la pro­pia Cuba o pre­sio­nar a Irán impi­dién­do­le com­prar pro­duc­tos para luchar con­tra el Covid-19. Washing­ton con su con­duc­ta demues­tra el des­pre­cio por los seres huma­nos. Todos ellos a años luz del ejem­plo cubano y aún más lejos de con­si­de­rar­se dig­nos de lla­mar­se seres huma­nos.

Los hechos rese­ña­dos nos mues­tran una Cuba prag­má­ti­ca, que a pesar de tener 19 casos con­fir­ma­dos del nue­vo coro­na­vi­rus, ha mul­ti­pli­ca­do sus accio­nes de pre­ven­ción y vigi­lan­cia epi­de­mio­ló­gi­ca, con la cla­ri­dad de sus auto­ri­da­des que la can­ti­dad de con­ta­gia­dos pue­de ser mayor a los con­ta­bi­li­za­dos. Cuba se ha dado tres eta­pas: la pre­pi­dé­mi­ca, en la cual está y que impli­ca la res­tric­ción de ingre­so de extran­je­ros. Una segun­da fase deno­mi­na­da de trans­mi­sión autóc­to­na limi­ta­da y ya la isla está tra­ba­jan­do por la fase 3 deno­mi­na­da epi­dé­mi­ca que impli­ca­ría la pre­sen­cia de casos en diver­sas par­tes del país. Cuba ha demos­tra­do al mun­do que en épo­cas de cri­sis, de pan­de­mias, temo­res y des­con­fian­zas, sigue ofre­cien­do su mano soli­da­ria, por­que está en la esen­cia de su socie­dad, sin des­cui­dar su pro­pio cui­da­do.

Radio UChi­le*

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *