“El Coro­na­vi­rus y las tra­ba­ja­do­ras anda­lu­zas” – La otra Anda­lu­cía

Des­de el colec­ti­vo femi­nis­ta Anda­lu­zas en pie, denun­cia­mos la situa­ción que se está vivien­do estos días con el COVID-19 de las tra­ba­ja­do­ras en Anda­lu­cía del Ser­vi­cio de Ayu­da a Domi­ci­lio (SAD) y las del Hogar, ade­más de todos los sec­to­res como son el autó­no­mo, el sani­ta­rio, el taxis­ta, el de cen­tros de meno­res, el agri­cul­tor, el enva­sa­dor, etc. En todos ellos tra­ba­jan pro­fe­sio­na­les, sin medios nece­sa­rios, expues­tas a con­traer el famo­so coro­na­vi­rus. Denun­cia­mos a una Jun­ta de Anda­lu­cía que está jugan­do con toda la cla­se obre­ra anda­lu­za.

Muje­res, tra­ba­ja­do­ras y anda­lu­zas, somos car­ne de cañón en este Esta­do con­tro­la­do por un virus crea­do por el sis­te­ma capi­ta­lis­ta, sien­do muchas de noso­tras las que nos expo­ne­mos a con­traer­lo. Pero eso no impor­ta a unos polí­ti­cos mafio­sos, reyes corrup­tos, y sin­ver­güen­zas que están haci­na­dos en sus mara­vi­llo­sas vivien­das de lujo, con todos los medios a su alcan­ce para lle­var esta cua­ren­te­na.

No olvi­de­mos que es una clan­des­ti­ni­dad impues­ta y que res­pon­sa­bi­li­za­mos a la cla­se polí­ti­ca y tan­to a EEUU como a sus alia­dos (no olvi­de­mos al Esta­do espa­ñol), por traer este coro­na­vi­rus para que nues­tra salud se dete­rio­re o inclu­so nos ase­si­ne.

En espe­cial, des­de Anda­lu­zas en pie, que­re­mos alzar nues­tras voces por las
muje­res del Ser­vi­cio de Ayu­da a Domi­ci­lio y las del Hogar; no sin menos­pre­ciar a las demás pro­fe­sio­na­les de los sec­to­res cita­dos con ante­rio­ri­dad. Nos cen­tra­mos en este sec­tor, ya que pen­sa­mos que son un colec­ti­vo aban­do­na­do en su tota­li­dad, por el hecho de ser pre­ca­rio y estar muy femi­ni­za­do. Un sec­tor que se dedi­ca a la Depen­den­cia, con jor­na­das de escla­vi­tud, de esfuer­zo físi­co y psí­qui­co, expues­tas sus vidas a aten­der a
pacien­tes que viven solas o están en Resi­den­cias. Muchas de ellas tra­ba­jan­do sin mas­ca­ri­lla ni medios para poder aten­der al per­so­nal depen­dien­te.

Siem­pre con pri­sas por las calles, las vemos con sus uni­for­mes y mochi­las a cues­tas, para lle­gar a tiem­po a su tra­ba­jo. El ver­da­de­ro peli­gro para ellas no es el coro­na­vi­rus en sí, sino este virus capi­ta­lis­ta y patriar­cal.

Estas tra­ba­ja­do­ras están cuer­po a cuer­po aten­dien­do las nece­si­da­des bási­cas de las per­so­nas depen­dien­tes: el aseo per­so­nal, la ali­men­ta­ción, la lim­pie­za del hogar, hacer la com­pra e ir al médi­co o a la far­ma­cia a por medi­ca­men­tos. Todo esto, sien­do some­ti­das a un estrés psi­co­ló­gi­co y físi­co, aumen­ta­do mucho más por esta cua­ren­te­na. En este sec­tor, las pro­fe­sio­na­les viven un temor cons­tan­te a hablar y rei­vin­di­car sus dere­chos o a coger una baja médi­ca por si son des­pe­di­das. Denun­cia­mos que las tra­ba­ja­do­ras del hogar no hayan pasa­do toda­vía al Régi­men Gene­ral de la Segu­ri­dad Social, a pesar de haber esta­do pre­vis­to para 2019. Con este ante­ce­den­te no pode­mos con­fiar en la pro­me­sa de que será en 2024.

Son muje­res cua­li­fi­ca­das para rea­li­zar su tra­ba­jo, pero siem­pre se ha vis­to como un sec­tor no reco­no­ci­do pro­fe­sio­nal­men­te en nues­tras vidas. Y hoy en día, en Anda­lu­cía, supo­ne un impor­tan­te sec­tor que hace que poda­mos tra­ba­jar otras muje­res en dis­tin­tas pro­fe­sio­nes. Por ello, des­de Anda­lu­zas en pie, las apo­ya­mos y ani­ma­mos a empo­de­rar­se y orga­ni­zar­se para luchar por sus dere­chos. La uni­dad labo­ral es esen­cial para muni­ci­pa­li­zar la ayu­da a domi­ci­lio y así que no se pri­va­ti­ce este sec­tor y que no se des­pi­dan a estas pro­fe­sio­na­les. Al SAD, ocu­pa­do mayo­ri­ta­ria­men­te por muje­res, en com­pa­ra­ción con otros sec­to­res de acti­vi­dad, se le da un esca­so valor social y eco­nó­mi­co, aña­dién­do­le la gran inci­den­cia del empleo a tiem­po par­cial.

Pedi­mos ser­vi­cios míni­mos y equi­pos de pro­tec­ción indi­vi­dual (EPI) para la
segu­ri­dad de estas pro­fe­sio­na­les, unos guan­tes y una bata no son sufi­cien­te. Tam­bién tie­nen fami­lia, van de casa en casa, con la posi­bi­li­dad de trans­mi­sión, tra­ba­jan­do con per­so­nas com­pren­di­das como gru­pos de ries­go. La alta tasa de pre­ca­rie­dad que tie­ne este sec­tor no les per­mi­te des­cuen­tos en sus sala­rios ni per­der sus pues­tos de tra­ba­jo. En Anda­lu­cía, se esca­ti­ma en equi­pos de pro­tec­ción sin preo­cu­par­se por la salud de estas muje­res, en muchos de los casos con jor­na­das par­ti­das, aumen­tan­do la expo­si­ción.

Está muy bien salir a los bal­co­nes y aplau­dir a las pro­fe­sio­na­les sani­ta­rias, con todos nues­tros res­pe­tos hacia ellas, que están dan­do el todo, y que se encuen­tran expues­tas igual­men­te a con­traer el coro­na­vi­rus. Pero a las pro­fe­sio­na­les de Ayu­da a Domi­ci­lio y del Hogar, no les va a dar de comer esos aplau­sos, segu­ra­men­te les va a afec­tar un ERTE (con el agra­vio de una reduc­ción de jor­na­da y sala­rio o una sus­pen­sión tem­po­ral de los con­tra­tos de estas tra­ba­ja­do­ras, sin indem­ni­za­ción). Por ello, des­de Anda­lu­zas en pie, nos
nega­mos a salir a aplau­dir des­de nues­tros bal­co­nes, por­que obser­va­mos que este Esta­do espa­ñol solo quie­re olvi­dar­se de la cla­se obre­ra, y úni­ca­men­te sacar a flo­te can­tos espa­ño­lis­tas como el “Himno de Espa­ña” o “Soy el novio de la muer­te”, para así hacer salir la vena de la uni­dad espa­ño­lis­ta. Nos nega­mos a eso.

Para noso­tras Anda­lu­cía es nues­tro país, y nos sen­ti­mos orgu­llo­sas de nues­tras gen­tes y nues­tra iden­ti­dad. Las tra­ba­ja­do­ras anda­lu­zas mere­cen un res­pe­to, res­pe­to hacia sus vidas. En cam­bio, no pode­mos decir lo mis­mo de los polí­ti­cos corrup­tos, ni del Rey (que no con­si­de­ra­mos nues­tro). Rey del que se habla tan­to últi­ma­men­te solo para decir que su padre era otro corrup­to, y que tan­to uno como el otro, están des­bor­da­dos de dine­ro man­cha­do de san­gre. Mien­tras tan­to, la cla­se tra­ba­ja­do­ra, la cla­se obre­ra, se encuen­tra sin
medios eco­nó­mi­cos para unas tris­tes mas­ca­ri­llas o guan­tes. Es indig­nan­te, cruel, ver­gon­zo­so y humi­llan­te. Pero cla­ro, los pode­ro­sos siem­pre ten­drán una segun­da vivien­da en Anda­lu­cía para traer­nos toda la mier­da a las anda­lu­zas.

Que­re­mos una Anda­lu­cía libre con muje­res libres

¡VIVA ANDALUCÍA LIBRE Y FEMINISTA!

Anda­lu­zas en pie.

Carlos Ríos

Vine al mundo en Granada en 1977. Soy licenciado en Geografía y trabajador en el sector de la enseñanza. Escribí "La identidad andaluza en el Flamenco" (Atrapasueños, 2009) y "La memoria desmontable, tres olvidados de la cultura andaluza" (El Bandolero, 2011) a dos manos. He hecho aportaciones a las obras colectivas "Desde Andalucía a América: 525 años de conquista y explotación de los pueblos" (Hojas Monfíes, 2017) y "Blas Infante: revolucionario andaluz" (Hojas Monfíes, 2019).

Latest posts by Car­los Ríos (see all)

(function(d, s, id){
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) {return;}
js = d.createElement(s); js​.id = id;
js.src = «https://​con​nect​.face​book​.net/​e​n​_​U​S​/​s​d​k​.​j​s​#​x​f​b​m​l​=​1​&​v​e​r​s​i​o​n​=​v​2.6»;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(docu­ment, “script”, “facebook-jssdk”));(function(d, s, id){
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) {return;}
js = d.createElement(s); js​.id = id;
js.src = «https://​con​nect​.face​book​.net/​e​n​_​U​S​/​s​d​k​.​j​s​#​x​f​b​m​l​=​1​&​v​e​r​s​i​o​n​=​v​2.6»;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(docu­ment, “script”, “face­book-jssdk”));

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *