Argen­ti­na y sus inten­tos de salir del pan­tano

Pablo Jofré Leal, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 15 mar­zo 2020

Con una deu­da exter­na de
330.000 millo­nes de dóla­res, que repre­sen­ta el 95.3% de su Pro­duc­to Interno Bru­to
(PIB) Argen­ti­na se cons­ti­tu­ye en uno de los 15 paí­ses más endeu­da­dos del mun­do,
con toda la car­ga polí­ti­ca, social y eco­nó­mi­ca que tal con­di­ción con­lle­va.

Una abul­ta­da deu­da, que el día
10 de febre­ro pasa­do, obli­gó al pre­si­den­te argen­tino, Alber­to Fer­nán­dez en
decla­ra­cio­nes dadas a la radio argen­ti­na Con­ti­nen­tal con­fe­sar que su país “no
pue­de cum­plir con el cro­no­gra­ma de pagos de la deu­da con­traí­da con
el Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal (FMI), pues si se hicie­ra se esta­ría
sumien­do a la eco­no­mía en una pos­tra­ción abso­lu­ta. Noso­tros que­re­mos des­ti­nar
el pago de la deu­da a la rees­truc­tu­ra­ción de la eco­no­mía, a sacar a la gen­te de
la situa­ción de cri­sis en la que está y por ello, obje­ti­va­men­te no pode­mos
cum­plir”.

Decla­ra­ción refren­da­da al
inau­gu­rar el 138.º perío­do de sesio­nes ordi­na­rias del Con­gre­so Nacio­nal
, en que Fer­nán­dez,
duran­te su dis­cur­so pre­sen­tó un diag­nós­ti­co nega­ti­vo sobre la heren­cia que
reci­bió del Gobierno de Mau­ri­cio Macri, una situa­ción que cali­fi­có de dra­má­ti­ca
y de des­truc­ción sobre la eco­no­mía y el Esta­do Nacio­nal. Fer­nán­dez pre­ci­só que
su Gobierno no va a pagar la deu­da, a cos­ta del ham­bre y la des­truc­ción de los
sue­ños de los argen­ti­nos. Lo afir­ma­do por el man­da­ta­rio argen­tino ha sido
igual­men­te com­ple­men­ta­do por las decla­ra­cio­nes efec­tua­das por la vice­pre­si­den­ta
y ex man­da­ta­ria Cris­ti­na Fer­nán­dez quien había decla­ra­do que “la deu­da se salió
de con­trol y que para pagar­la indu­da­ble­men­te lo pri­me­ro es salir del perío­do de
rece­sión”.

Las pala­bras de la dupla
Fer­nán­dez-Fer­nán­dez es refren­da­da por la deci­sión del pro­pio Sena­do argen­tino,
el cual, a tra­vés de la apro­ba­ción de la lla­ma­da “ley de Res­tau­ra­ción de la
sos­te­ni­bi­li­dad de la deu­da públi­ca exter­na” un pro­yec­to de ley pre­sen­ta­do por
el eje­cu­ti­vo y que per­mi­ti­rá al equi­po eco­nó­mi­co pre­si­dio por el Minis­tro
Mar­tín Guz­mán, rene­go­ciar con los acree­do­res, las con­di­cio­nes del pago del
des­co­mu­nal prés­ta­mos soli­ci­ta­do por el gobierno del ex pre­si­den­te Mau­ri­cio
Macri, que ha deja­do endeu­da­da a la Argen­ti­na en pési­mas con­di­cio­nes.

Recor­de­mos, que el nue­vo
gobierno de Argen­ti­na reci­bió un país en un com­ple­to des­ca­la­bro en múl­ti­ples fren­tes.
Una eco­no­mía en fran­ca rece­sión des­de abril del año 2018 que ha lle­va­do a la
pobla­ción argen­ti­na a nive­les de pau­pe­ri­za­ción, que impli­có tener a un ter­cio
de la pobla­ción bajo la línea de la pobre­za, des­con­fian­za en las ins­ti­tu­cio­nes
públi­cas, una alta tasa de des­em­pleo (sobre el 10%) sobre todo en la pobla­ción
joven. Un Mau­ri­cio Macri, que tra­tan­do de man­te­ner un mode­lo de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co
ya sin sus­ten­to, tra­tó arti­fi­cial­men­te de dar­lo al soli­ci­tar al FMI un
emprés­ti­to por 56,300 millo­nes de dóla­res, de los cua­les des­em­bol­só unos 44.000
millo­nes, sin poder evi­tar la pro­fun­di­za­ción de la cri­sis eco­nó­mi­ca por la
deva­lua­ción del peso argen­tino, una altí­si­ma infla­ción en los últi­mos meses del
gobierno macris­ta y una masi­va fuga de capi­ta­les.

El gobierno de Alber­to Fer­nán­dez,
gra­cias al apo­yo logra­do en el sena­do con­ta­rá con un mar­co legal y polí­ti­co que
le per­mi­tan empren­der un camino de rees­truc­tu­ra­ción de la deu­da, en reunio­nes
de coor­di­na­ción con el lla­ma­do Club de Paris (1) bajo la pre­mi­sa de
lograr con­di­cio­nes mejo­res que per­mi­tan, por ende, avan­zar por esce­na­rios menos
one­ro­sos y que no impli­quen un ajus­te fis­cal – que va acom­pa­ña­do per­ma­nen­te­men­te
de pau­pe­ri­za­ción de la pobla­ción – que sue­le ser la exi­gen­cia de las
cor­po­ra­cio­nes finan­cie­ras inter­na­cio­na­les como el Ban­co Mun­dial (BM), el Fon­do
Mone­ta­rio inter­na­cio­nal (FMI) y aque­llos que en gene­ral sue­len gene­rar emprés­ti­tos que ter­mi­na aho­gan­do a los
pue­blos y some­tién­do­les ad eter­num a los dic­ta­dos de esas orga­ni­za­cio­nes.

El nue­vo gobierno argen­tino
enfren­ta un duro pano­ra­ma eco­nó­mi­co interno y externo. Uni­do a la cró­ni­ca
opo­si­ción de los gru­pos eco­nó­mi­cos y empre­sa­ria­les vin­cu­la­dos a la dere­cha
argen­ti­na, hay que sumar las difi­cul­ta­des exter­nas deri­va­das de las fuer­tes
ten­sio­nes entre Esta­dos Uni­dos y Chi­na, el reaco­mo­do de los blo­ques polí­ti­cos
en Lati­noa­mé­ri­ca, la irrup­ción de epi­de­mias como el coro­na­vi­rus que ha afec­ta­do
a aque­llos paí­ses expor­ta­do­res de mate­rias pri­mas como es el caso de Argen­ti­na
y su pro­duc­ción de car­ne, tri­go y soja. La des­ace­le­ra­ción de los nive­les de
cre­ci­mien­to, la gue­rra entre poten­cias en mate­ria de hidro­car­bu­ros. La esca­sa
visión de los orga­nis­mos finan­cie­ros inter­na­cio­na­les para pre­ver las cri­sis
eco­nó­mi­cas y que inclu­so los hacen incu­rrir en prés­ta­mos a gobier­nos como el
que tenía la argen­ti­na con Mau­ri­cio Macri, cuan­do todas las aler­tas indi­ca­ban
que era con­tra­pro­du­cen­te.

Para poder
con­tra­rres­tar ese pano­ra­ma adver­so, el gobierno pre­si­di­do por Alber­to Fer­nán­dez
ela­bo­ró un pro­gra­ma, que bus­có, hábil­men­te, su base polí­ti­ca de apo­yo trans­ver­sal
y que se con­si­guió al ser apro­ba­da por el Con­gre­so, duran­te el mes de diciem­bre
del año 2019, la lla­ma­da ley de soli­da­ri­dad social y reac­ti­va­ción pro­duc­ti­va (2).
Una ley pro­mul­ga­da tras esa apro­ba­ción y que decla­ró la emer­gen­cia públi­ca en
mate­ria eco­nó­mi­ca, finan­cie­ra, fis­cal, admi­nis­tra­ti­va, pre­vi­sio­nal, tari­fa­ria,
ener­gé­ti­ca, sani­ta­ria y social. Una ley que bus­ca salir de la pro­fun­da cri­sis
deja­da por el macris­mo y que en esen­cia ambi­cio­na man­te­ner el pre­ca­rio equi­li­brio
fis­cal pero al mis­mo tiem­po incen­ti­var el con­su­mo para así salir de for­ma más
robus­ta de la rece­sión que aco­sa a Argen­ti­na.

Una
ver­da­de­ra ley de emer­gen­cia que por ejem­plo gra­va con un 30% a la com­pra en
dóla­res, sig­na­da con el nom­bre de «Impues­to Para
una Argen­ti­na Inclu­si­va y Soli­da­ria (PAIS)» que va a regir por
un lus­tro y que gra­va­rá con el men­cio­na­do 30% ade­más de las com­pras en el
extran­je­ro, la com­pra de dóla­res para ate­so­ra­mien­to com­pra de ser­vi­cios que
ope­ren en el exte­rior y com­pra de pasa­jes al exte­rior. La alu­di­da ley aumen­ta
los impues­tos a los bie­nes per­so­na­les y con­ge­la las tari­fas de ser­vi­cios, como
tam­bién ele­va los aran­ce­les a las expor­ta­cio­nes de pro­duc­tos agrí­co­las, como
tam­bién apo­ya a los sec­to­res más vul­ne­ra­bles como son los jubi­la­dos quie­nes
reci­bie­ron un bono para tra­tar de paliar su pre­ca­ria situa­ción. Para este mis­mo
sec­tor se deci­dió sus­pen­der, por 6 meses la fór­mu­la de movi­li­dad jubi­la­to­ria,
que fue san­cio­na­da a fines del año 2016. En estos 180 días el gobierno podrá
fijar, en for­ma tri­mes­tral, el incre­men­to de los habe­res pre­vi­sio­na­les.

Otro de
los pun­tos fun­da­men­ta­les de las ini­cia­ti­vas de Fer­nán­dez y su equi­po es lle­var
ade­lan­te las tareas que per­mi­tan recu­pe­rar lo que deno­mi­nan “la sos­te­ni­bi­li­dad
de la deu­da públi­ca. Y, para ello, el Minis­tro de Eco­no­mía mar­tín Guz­mán afir­ma
que con rela­ción a la rene­go­cia­ción de la deu­da exter­na «Tie­ne que haber
con­ver­sa­cio­nes sobre la base de la bue­na fe enten­dien­do cuál es la capa­ci­dad
del país para poder ser­vir sus deu­das en un con­tex­to de recu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca.
Las medi­das que hemos toma­do están pen­sa­das como un pro­yec­to inte­gral para
resol­ver todos los des­equi­li­brios, rede­fi­nien­do prio­ri­da­des, resol­vien­do la
situa­ción de la pobla­ción más vul­ne­ra­ble res­pe­tan­do la con­sis­ten­cia
macro­eco­nó­mi­ca. Son par­te de un pro­gra­ma muy cui­da­do­so» con­clu­yó Guz­mán quien
duran­te estos días se reu­nió con fon­dos de inver­sión que visi­ta­ron la Argen­ti­na
y que desean tener la cer­te­za – que no pue­de dar el gobierno argen­tino – de
evi­tar el default.

Es evi­den­te que aun­que se
logre rene­go­ciar la gigan­tes­ca deu­da exter­na argen­ti­na, este pun­to no ten­drá de
inme­dia­to un efec­to posi­ti­vo sobre la eco­no­mía. Idea sos­te­ni­da por el pro­pio
Alber­to Fer­nán­dez quien sos­tu­vo “Rene­go­ciar la deu­da no es mági­co. Des­pués
depen­de­rá de noso­tros encon­trar el camino para vol­ver a cre­cer”. Se está
tra­ba­jan­do fuer­te­men­te por mane­jar un cur­so que sin­to­ni­ce la polí­ti­ca fis­cal
con la mone­ta­ria, cedien­do en ello las exi­gen­cias de bonis­tas y orga­nis­mos
finan­cie­ros inter­na­cio­na­les.

Habrá que ver si Fer­nán­dez
cede en aspec­tos que sue­len ser con­di­ción sine qua non en mate­ria de deu­da
exter­na: ajus­tes fis­ca­les que se tra­du­cen en des­me­jo­rar la cali­dad de vida de
la socie­dad. La meta de impul­sar las expor­ta­cio­nes en un esce­na­rio
inter­na­cio­nal hos­til, que per­mi­ta acce­der a un supe­rá­vit comer­cial de 15 mil millo­nes
de dóla­res en el 2020 (que es la cifra esgri­mi­da gros­so modo en eco­no­mía) cho­ca­rá,
sin duda, con el régi­men impo­si­ti­vo que se está mane­jan­do y que gra­va­rá a un
sec­tor como el cerea­le­ro, que sue­le ser move­di­zo y sobre todo sos­tén de los
sec­to­res más con­ser­va­do­res del país.

Argen­ti­na tra­ta de salir
del pan­tano deja­do por el Macris­mo y en ese maras­mo las inte­rro­gan­tes sue­len
cubrir el pano­ra­ma de posi­bles solu­cio­nes. Lati­noa­mé­ri­ca nece­si­ta una Argen­ti­na
fir­me, un gobierno del lado de la inte­gra­ción regio­nal, de los intere­ses más soli­da­rios
con cau­sas jus­tas que aque­llos que Macri y su incli­na­ción a Washing­ton y el
sio­nis­mo han mar­ca­do a fue­go el rum­bo del país. Todo tie­ne que ver con todo y
en ello la eco­no­mía no es una cuer­da sepa­ra­da de la polí­ti­ca inter­na y exter­na.

Articu­lo
cedi­do por http://​www​.segun​do​pa​so​.es/​n​e​w​s​/​3​8​1​/​A​r​g​e​n​t​i​n​a​-​y​-​s​u​s​-​i​n​t​e​n​t​o​s​-​d​e​-​s​a​l​i​r​-​d​e​l​-​p​a​n​t​ano

  1. Fun­da­do el año 1956 El Club de París es
    una agru­pa­ción de paí­ses acree­do­res cuya fina­li­dad es la de orga­ni­zar for­mas de
    pago para los paí­ses deu­do­res, como así tam­bién efec­tuar rees­truc­tu­ra­cio­nes de
    deu­da. Debe su nom­bre a ope­rar des­de la teso­re­ría del gobierno de Fran­cia,
    en París. Argen­ti­na fue, sin­to­má­ti­ca­men­te, el pri­mer país en tra­ba­jar un
    pro­ce­so de rees­truc­tu­ra­ción de su deu­da el año 1956 cuan­do expre­só la nece­si­dad
    de cum­plir con sus acree­do­res (varios paí­ses sobe­ra­nos) para evi­tar con­ver­tir­se
    en un país deu­dor. Bajo esa pre­mi­sa, Fran­cia se ofre­ció a aco­ger una reu­nión
    excep­cio­nal de tres días en París, que tuvo lugar del 14 al 16 de mayo de 1956.
  2. Ley
    de soli­da­ri­dad social y reac­ti­va­ción pro­duc­ti­va. https://​www​.bole​ti​no​fi​cial​.gob​.ar/​d​e​t​a​l​l​e​A​v​i​s​o​/​p​r​i​m​e​r​a​/​2​2​4​1​8​4​/​2​0​1​9​1​228

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *