Pen­sa­mien­to crí­ti­co. ¿La hora de las polí­ti­cas fis­ca­les?

Michael Roberts /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​15 de mar­zo de 2020

¿Cómo engra­sar las chi­rrian­tes rue­das de una eco­no­mía capi­ta­lis­ta mun­dial que enfer­ma? ¡Polí­ti­cas fis­ca­les! es el gri­to uni­ver­sal de los eco­no­mis­tas y los res­pon­sa­bles polí­ti­cos. El colap­so del COVID y la inmi­nen­te rece­sión glo­bal está obli­gan­do a las auto­ri­da­des a con­si­de­rar nue­vos estí­mu­los fis­ca­les.

La polí­ti­ca mone­ta­ria se está que­dan­do sin muni­cio­nes y no esta­ba fun­cio­nan­do de todos modos a la hora de res­tau­rar la inver­sión empre­sa­rial, la pro­duc­ti­vi­dad y el cre­ci­mien­to, inclu­so antes de la epi­de­mia del virus. La Reser­va Fede­ral de EEUU redu­jo su tasa polí­ti­ca (la base para todas las tasas de inte­rés) en un ½% la sema­na pasa­da y pla­nea más recor­tes. Tie­ne algo de espa­cio para hacer­lo. El Ban­co Cen­tral Euro­peo (BCE) pue­de hacer lo mis­mo esta sema­na y qui­zás tam­bién el Ban­co de Ingla­te­rra. Pero estos ban­cos ya tie­nen sus tasas polí­ti­cas cer­ca de cero, así que no tie­nen mucho más que ofre­cer. El Ban­co de Japón ha esta­do en una tasa cero duran­te años. El recor­te de la Fed no con­si­guió dete­ner el colap­so de los mer­ca­dos bur­sá­ti­les mun­dia­les: todo lo que hizo fue debi­li­tar al dólar esta­dou­ni­den­se.

Por lo tan­to, se están pidien­do nue­vos estí­mu­los fis­ca­les: es decir, un aumen­to del gas­to públi­co y recor­tes de impues­tos a tra­vés de défi­cits en los pre­su­pues­tos. El FMI, la OCDE, el Ban­co Mun­dial, etc., cla­man a los gobier­nos que tomen medi­das. El FMI ha ofre­ci­do 50 mil millo­nes de dóla­res en fon­dos de emer­gen­cia. El mal­tre­cho gobierno ita­liano ha anun­cia­do una inyec­ción de 4 mil millo­nes de euros, lo que sig­ni­fi­ca­rá que el défi­cit pre­su­pues­ta­rio anual rom­pe­rá las reglas del lími­te fis­cal de la zona euro. El nue­vo gobierno del Rei­no Uni­do pre­sen­ta su pre­su­pues­to esta sema­na y segu­ra­men­te aumen­ta­rá el gas­to inclu­so si se rom­pe la ‘regla de oro’ de equi­li­brar el gas­to actual con impues­tos. El Con­gre­so de los Esta­dos Uni­dos apro­bó un pro­yec­to de ley para pro­por­cio­nar fon­dos para lidiar con el virus y pue­de haber más pla­nes de infra­es­truc­tu­ra pron­to, aun­que la admi­nis­tra­ción Trump ya ha teni­do défi­cits pre­su­pues­ta­rios sig­ni­fi­ca­ti­vos des­pués de sus recor­tes de impues­tos cor­po­ra­ti­vos. Inclu­so el fis­cal­men­te pru­den­te gobierno ale­mán ha anun­cia­do un aumen­to del gas­to públi­co.

¿Ser­vi­rá para algo? ¿Evi­ta­rán el défi­cit fis­cal y el aumen­to del gas­to públi­co una rece­sión glo­bal o inclu­so redu­ci­rán sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te el impac­to en el empleo, los ingre­sos y el comer­cio? Eso es cier­ta­men­te lo que espe­ran los key­ne­sia­nos y post­key­ne­sia­nos (inclui­dos los de la Teo­ría Mone­ta­ria Moder­na). Tome­mos a Paul Krug­man, el eco­no­mis­ta key­ne­siano más popu­lar del mun­do. En su blog del New York Times, nos dice que es hora de un estí­mu­lo fis­cal per­ma­nen­te. ¡Polí­ti­ca fis­cal!

«Por la pre­sen­te, pro­pon­go que el pró­xi­mo pre­si­den­te y el Con­gre­so de los EEUU se dis­pon­gan a gas­tar per­ma­nen­te­men­te un 2 por cien­to adi­cio­nal del PIB en inver­sión públi­ca, amplia­men­te defi­ni­do (infra­es­truc­tu­ra, por supues­to, pero tam­bién cosas como I + D y cui­da­dos a la infan­cia), y no pagar­lo». Krug­man seña­la que la polí­ti­ca mone­ta­ria no fun­cio­na­rá por­que la eco­no­mía de Esta­dos Uni­dos se encuen­tra aho­ra en «una tram­pa de liqui­dez, es decir, una situa­ción en la que la polí­ti­ca mone­ta­ria pier­de la mayor par­te de su capa­ci­dad de arras­tre, la mayo­ría de las veces, si no siem­pre». Hemos esta­do en una tram­pa de liqui­dez duran­te 8 de los últi­mos 12 años. El mer­ca­do pare­ce creer que eso es la nue­va nor­ma­li­dad». Es curio­so que seña­le esto des­pués de abo­gar ini­cial­men­te por dine­ro bara­to para sacar a Japón de su ‘déca­da per­di­da’ en el año 2000.

De todos modos, el pun­to que se quie­re des­ta­car es que la polí­ti­ca mone­ta­ria “con­ven­cio­nal (¿o inclu­so no con­ven­cio­nal? MR ) no fun­cio­na en una tram­pa de liqui­dez, pero la polí­ti­ca fis­cal es muy efec­ti­va. El pro­ble­ma es que el tipo de polí­ti­ca fis­cal se quie­re apli­car: una inver­sión públi­ca que apro­ve­che las tasas de inte­rés muy bajas y for­ta­lez­ca la eco­no­mía a lar­go pla­zo, es difí­cil de poner en mar­cha a cor­to pla­zo”. Enton­ces, lo que tam­bién nece­si­ta­mos es “un estí­mu­lo fis­cal, como el avan­za­do por Jason Fur­man, que bási­ca­men­te impli­ca repar­tir dine­ro en efec­ti­vo, una bue­na idea dadas las limi­ta­cio­nes». Pero el «dine­ro del heli­cóp­te­ro» tie­ne un efec­to limi­ta­do a lo lar­go del tiem­po, ya que va a los bol­si­llos de los con­su­mi­do­res cuan­do nece­si­ta­mos «inver­tir en el futu­ro».

Por lo tan­to, la res­pues­ta de Krug­man es man­te­ner «un estí­mu­lo cen­tra­do en la inver­sión per­ma­nen­te. Amor­ti­gua­ría la eco­no­mía cuan­do gol­peen los shocks adver­sos”. A tra­vés de défi­cits pre­su­pues­ta­rios per­ma­nen­tes con gas­tos en infra­es­truc­tu­ra y emer­gen­cias. No es nece­sa­rio preo­cu­par­se por el aumen­to de la deu­da públi­ca, a pesar de que está lle­gan­do al 100% del PIB en los EEUU y los cos­tos de su ser­vi­cio ya estén res­tan­do fon­dos a los ser­vi­cios públi­cos. Verá, las tasas de inte­rés son tan bajas que pagar la deu­da no es un pro­ble­ma. Inclu­so si lle­ga al 100% del PIB, con tasas de inte­rés nomi­na­les del 2%, el cos­to de los intere­ses es la mitad del cre­ci­mien­to nomi­nal (real más infla­ción) del 4% de la eco­no­mía de los Esta­dos Uni­dos. Por lo tan­to, “a lar­go pla­zo, la polí­ti­ca fis­cal es sos­te­ni­ble si esta­bi­li­za la rela­ción deuda/​PIB. Debi­do a que las tasas de inte­rés están por deba­jo de la tasa de cre­ci­mien­to, nues­tra eco­no­mía hipo­té­ti­ca podría esta­bi­li­zar de hecho el índi­ce de la deu­da man­te­nien­do défi­cits pri­ma­rios per­sis­ten­tes (défi­cit que no inclu­yen los pagos de intere­ses)». Así que, pode­mos tener un défi­cit del 2% para gas­tar en pro­gra­mas de inver­sión públi­ca sin aumen­tar la car­ga de la deu­da. «Mi plan de estí­mu­lo per­ma­nen­te ele­va­ría la rela­ción deu­da /​PIB solo al 150 por cien­to para el año 2055. Ese es un nivel que el Rei­no Uni­do ha supe­ra­do duran­te gran par­te de su his­to­ria moder­na». Todo fun­cio­na­rá enton­ces.

Krug­man con­ti­núa en la mane­ra key­ne­sia­na habi­tual con que el efec­to ‘mul­ti­pli­ca­dor’ en el cre­ci­mien­to del aumen­to del gas­to sería más que ren­ta­ble: “la inver­sión públi­ca adi­cio­nal ten­drá un efec­to mul­ti­pli­ca­dor, aumen­tan­do el PIB en rela­ción con lo que ocu­rri­ría de otro modo. Según la expe­rien­cia de la últi­ma déca­da, el mul­ti­pli­ca­dor pro­ba­ble­men­te sería de alre­de­dor del 1.5, lo que sig­ni­fi­ca un 3 por cien­to más de PIB en los malos tiem­pos, y con­si­de­ra­bles ingre­sos adi­cio­na­les gra­cias a ese nivel mayor de PIB”.

Los pro­ble­mas de esta argu­men­ta­ción son múl­ti­ples. Pri­me­ro, supo­ne que el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co de los EEUU pue­de man­te­ner­se en un 2% en tér­mi­nos reales con una infla­ción del 2%. En una rece­sión, esa tasa nomi­nal se hun­di­rá y, por lo tan­to, la rela­ción deu­da /​PIB aumen­ta­rá brus­ca­men­te. Eso podría con­du­cir a un aumen­to en los cos­tos del ser­vi­cio de la deu­da, inclu­so con tasas de inte­rés de los bonos tan bajas.

Segun­do, no hay evi­den­cia de que los défi­cits ‘per­ma­nen­tes’ con­si­gan esti­mu­lar la eco­no­mía capi­ta­lis­ta. Krug­man abo­gó por una polí­ti­ca de este tipo para Japón y Japón ha teni­do défi­cits per­ma­nen­tes duran­te 20 años, pero Japón no ha podi­do man­te­ner el cre­ci­mien­to real del PIB; de hecho, esta­ba entran­do en una nue­va depre­sión jus­to antes de la epi­de­mia. ¿Podría el aumen­to del gas­to públi­co evi­tar el colap­so de las aero­lí­neas, com­pa­ñías de ener­gía y otras empre­sas basa­das en los via­jes o el trans­por­te? ¿Cómo va a dete­ner la caí­da dra­má­ti­ca del pre­cio del petró­leo, con­du­cien­do a un colap­so en la inver­sión de com­pa­ñías de esquis­to y ener­gía en todo el mun­do?

Hay quien sos­tie­ne que los pre­cios más bajos del com­bus­ti­ble impul­sa­rán el gas­to de los con­su­mi­do­res, al igual que las entre­gas de efec­ti­vo del gobierno a los hoga­res. Pero si se le dice a la gen­te que no via­je, una gaso­li­na más bara­ta no va a ayu­dar mucho. Y lo que tam­bién se olvi­da es que dos ter­cios de las tran­sac­cio­nes en una eco­no­mía capi­ta­lis­ta moder­na son de empre­sa a empre­sa, no de empre­sa a con­su­mi­do­res. Lo que impor­ta son las deci­sio­nes comer­cia­les y de inver­sión de las empre­sas. Si su empre­sa lo des­pi­de debi­do a una caí­da de las ganan­cias, es poco pro­ba­ble que reci­bir una trans­fe­ren­cia en efec­ti­vo del gobierno lo esti­mu­le a com­prar más cosas y ser­vi­cios.

Krug­man abo­ga por un 2% adi­cio­nal de inver­sión guber­na­men­tal a tra­vés del défi­cit públi­co. Si se imple­men­ta, eso aumen­ta­ría la inver­sión públi­ca en rela­ción con el PIB de los EEUU a alre­de­dor del 5%, el máxi­mo de la pos­gue­rra. Y, sin embar­go, la inver­sión empre­sa­rial e inmo­bi­lia­ria es del 15 – 20%. Si caye­ra un 25% por la rece­sión, el impac­to a la baja sería el doble que el paque­te de estí­mu­lo de Krug­man. Por lo tan­to, a menos que haya un gran cam­bio de la inver­sión capi­ta­lis­ta a la esta­tal, dicho gas­to defi­ci­ta­rio sería insu­fi­cien­te para rever­tir o evi­tar una caí­da de la inver­sión capi­ta­lis­ta. Solo Chi­na ha apli­ca­do un gas­to públi­co tan gran­de en una eco­no­mía y ha logra­do redu­cir o evi­tar una depre­sión, como hizo en 2008 – 2009.

Krug­man y la mayo­ría de los key­ne­sia­nos solo hablan del estí­mu­lo fis­cal en las eco­no­mías del G7. ¿Es fac­ti­ble espe­rar que todas las lla­ma­das eco­no­mías emer­gen­tes recu­rran al estí­mu­lo fis­cal? La des­ace­le­ra­ción del comer­cio mun­dial y la inver­sión ya ha afec­ta­do a las eco­no­mías emer­gen­tes, varias de las cua­les han caí­do en una depre­sión abso­lu­ta. Los mer­ca­dos emer­gen­tes enfren­tan un serio pro­ble­ma de «estan­ca­mien­to secu­lar». El cre­ci­mien­to en casi todos los casos ha sido mucho menor en los últi­mos 6 años que en los 6 años pre­vios a la Gran Rece­sión. Y en Argen­ti­na, Bra­sil, Rusia, Sudá­fri­ca y Ucra­nia, no ha habi­do nin­gún cre­ci­mien­to. Los mer­ca­dos emer­gen­tes (EM) que en 2019 cre­cie­ron menos que los mer­ca­dos desa­rro­lla­dos fue­ron Bra­sil, Uru­guay, Tur­quía, Sudá­fri­ca, Ecua­dor, Méxi­co, Ara­bia Sau­dí y Argen­ti­na. Los EM que ape­nas supe­ra­ron a los mer­ca­dos desa­rro­lla­dos fue­ron Rusia, Nige­ria y Tai­lan­dia. El FMI y com­pa­ñía con­de­nan eje­cu­tar gran­des défi­cits pre­su­pues­ta­rios en estos paí­ses y pro­ba­ble­men­te indu­ci­ría a una reti­ra­da masi­va en mone­das nacio­na­les de los inver­so­res extran­je­ros. En cam­bio, los gobier­nos de las EM están impo­nien­do más medi­das de aus­te­ri­dad.

Más impor­tan­te aun, no es correc­to supo­ner que el mul­ti­pli­ca­dor key­ne­siano (la ratio del aumen­to del PIB real por una uni­dad de aumen­to en el gas­to real del gobierno) es gran­de en abso­lu­to. Hay muchos estu­dios que lo sitúan por deba­jo de 1, es decir, un aumen­to del 1% en el gas­to públi­co agre­ga menos del 1% en el cre­ci­mien­to del PIB real. Como con­clu­yen todos estos estu­dios:

https://​voxeu​.org/​a​r​t​i​c​l​e​/​f​i​s​c​a​l​-​m​u​l​t​i​p​l​i​e​r​s​-​d​u​r​i​n​g​-​e​u​r​o​p​e​a​n​-​s​o​v​e​r​e​i​g​n​-​d​e​b​t​-​c​r​i​sis
https://​voxeu​.org/​a​r​t​i​c​l​e​/​f​i​s​c​a​l​-​m​u​l​t​i​p​l​i​e​r​s​-​a​n​d​-​f​i​s​c​a​l​-​p​o​s​i​t​i​o​n​s​-​n​e​w​-​e​v​i​d​e​nce
https://​voxeu​.org/​a​r​t​i​c​l​e​/​g​o​v​e​r​n​m​e​n​t​-​s​p​e​n​d​i​n​g​-​m​u​l​t​i​p​l​i​e​r​s​-​a​n​d​-​b​u​s​i​n​e​s​s​-​c​y​cle
https://​voxeu​.org/​a​r​t​i​c​l​e​/​w​o​r​l​d​-​w​a​r​-​i​i​-​a​m​e​r​i​c​a​-​s​p​e​n​d​i​n​g​-​d​e​f​i​c​i​t​s​-​m​u​l​t​i​p​l​i​e​r​s​-​a​n​d​-​s​a​c​r​i​f​ice

Como he argu­men­ta­do en ante­rio­res artícu­los, la cla­ve para res­tau­rar el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co es la inver­sión y eso depen­de de la ren­ta­bi­li­dad. En una eco­no­mía pre­do­mi­nan­te­men­te capi­ta­lis­ta, aumen­tar la ren­ta­bi­li­dad del capi­tal tie­ne un impac­to mucho mayor en el cre­ci­mien­to (el mul­ti­pli­ca­dor mar­xis­ta) que el gas­to públi­co (el mul­ti­pli­ca­dor key­ne­siano). http://​gesd​.free​.fr/​c​a​r​c​h​1​2​.​pdf . De hecho, más gas­to públi­co basa­do en más deu­da o impues­tos pue­de ame­na­zar la ren­ta­bi­li­dad del capi­tal. Lo que blo­quea el gas­to públi­co pue­de no ser una deu­da públi­ca alta y cre­cien­te cuan­do las tasas de inte­rés están cer­ca de cero, sino que el blo­queo a la inver­sión empre­sa­rial bien pue­de deber­se a una deu­da cor­po­ra­ti­va alta y cre­cien­te cuan­do la ren­ta­bi­li­dad del capi­tal es baja y está cayen­do.

La fle­xi­bi­li­za­ción mone­ta­ria ha falla­do, como lo ha hecho antes. La fle­xi­bi­li­za­ción fis­cal, si se adop­ta, tam­bién fra­ca­sa­rá. Una rece­sión aca­ba con las empre­sas capi­ta­lis­tas más débi­les y des­pi­de a los tra­ba­ja­do­res impro­duc­ti­vos. Lue­go, los cos­tos de pro­duc­ción caen y las com­pa­ñías que sobre­vi­ven a la rece­sión tie­nen una mayor ren­ta­bi­li­dad como incen­ti­vo para rein­ver­tir. El capi­ta­lis­mo solo pue­de salir de una rece­sión a tra­vés de la rece­sión mis­ma.

Fuen­te: https://​the​nex​tre​ces​sion​.word​press​.com/​2​0​2​0​/​0​3​/​0​9​/​l​e​t​s​-​g​e​t​-​f​i​s​c​al/

Tra­duc­ción: G. Bus­ter

SP*

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *