Chi­le. A parar nego­cia­ción comer­cial con Unión Euro­pea de Piñe­ra res­pon­sa­ble de crí­me­nes DDHH

Lucía Sepúl­ve­da Ruiz /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​13 de mar­zo de 2020

Como Pla­ta­for­ma Chi­le Mejor sin TLC, hace­mos un lla­ma­do al Con­se­jo de Esta­dos Miem­bros de la Unión Euro­pea; a su órgano eje­cu­ti­vo, la Comi­sión, y al Par­la­men­to Euro­peo que repre­sen­ta a los ciu­da­da­nos y ciu­da­da­nas, a hacer valer el res­pe­to a los DDHH y dete­ner inme­dia­ta­men­te la nego­cia­ción de la moder­ni­za­ción del Acuer­do de Aso­cia­ción entre la Unión Euro­pea y Chi­le en vigor des­de 2003, soli­ci­ta­da en La Mone­da el pasa­do 4 de mar­zo por el Pre­si­den­te Piñe­ra a los emba­ja­do­res de la UE en Chi­le . En esa con­ver­sa­ción se igno­ró el maci­zo repor­te de la dele­ga­ción del Par­la­men­to euro­peo que visi­tó Chi­le en octu­bre de 2019 ela­bo­ra­do a par­tir de la infor­ma­ción reco­gi­da en inten­sas reunio­nes con repre­sen­tan­tes de orga­ni­za­cio­nes de ddhh, y orga­ni­za­cio­nes socia­les y polí­ti­cas en San­tia­go y Val­pa­raí­so. La sex­ta reu­nión de las par­tes se reali­zó en noviem­bre de 2019, sin impor­tar el esta­lli­do social. A la fecha de la reu­nión de mar­zo, ya eran públi­cos los infor­mes de Amnis­tía Inter­na­cio­nal, Human Rights Watch, ACNUDH, y del Ins­ti­tu­to Nacio­nal de DDHH, acer­ca de las inin­te­rrum­pi­das y gra­ví­si­mas vio­la­cio­nes a los dere­chos huma­nos en cur­so. Los ase­so­res ocul­ta­ron otro dato rele­van­te: hoy los tra­ta­dos de libre comer­cio son amplia­men­te cues­tio­na­dos por las y los movi­li­za­dos en la revuel­ta popu­lar, dada la inexis­ten­cia de una eva­lua­ción inte­gral de sus impac­tos y su carác­ter de pilar del mode­lo neo­li­be­ral impues­to por la cons­ti­tu­ción pino­che­tis­ta que aún rige Chi­le. Como ejem­plo, cita­mos la cam­pa­ña vir­tual en cur­so «Chi­le, ¿Agua o Agua­ca­tes?» sobre los cos­tos de la agro­ex­por­ta­ción. La cam­pa­ña es glo­bal y pide fir­mar por la dero­ga­ción del Códi­go de Aguas (1981), la res­tric­ción al cul­ti­vo de pal­tas y acce­so al agua pota­ble y de rie­go para las comu­ni­da­des de Petor­ca, Chi­le.

Vio­la­ción sis­te­má­ti­ca de los ddhh

La Fis­ca­lía Nacio­nal regis­tra­ba a fines de enero 31 muer­tos en el con­tex­to de pro­tes­tas. Los últi­mos meses la cifra de muer­tos ha segui­do aumen­tan­do. El infor­me ofi­cial dado a cono­cer por el Ins­ti­tu­to Nacio­nal de DDHH para el perío­do com­pren­di­do entre el 18 de octu­bre de 2019 y el 18 de febre­ro de 2020, repor­ta un total de 3.765 per­so­nas heri­das (entre ellas 439 muje­res y 282 niños, niñas y adolescentes)y 411 trau­mas ocu­la­res. De las 2.122 heri­das por dis­pa­ros, 500 fue­ron por balas, 190 por bali­nes, 271 por bom­bas lacri­mó­ge­nas, 1.681 por per­di­go­nes y 200 sin cau­sa iden­ti­fi­ca­da. El INDH ha pre­sen­ta­do 1.312 accio­nes judi­cia­les con esca­so avan­ce, entre ellas 5 por los homi­ci­dios come­ti­dos por agen­tes del Estado;195 que­re­llas por vio­len­cia sexual (vio­la­cio­nes, entre otros abu­sos) y 951 por tor­tu­ras. La Coor­di­na­do­ra por la Liber­tad de las y los Pre­sos Polí­ti­cos de la revuel­ta, cifra en más de 2000 los dete­ni­dos, muchos de ellos meno­res de edad.

El pro­ce­so de rene­go­cia­ción del Tra­ta­do con la UE se ini­ció en noviem­bre de 2017, con la habi­tual fal­ta de trans­pa­ren­cia. Los nego­cia­do­res de la Unión Euro­pea abo­ca­dos a la tarea, no pue­den ale­gar hoy des­co­no­ci­mien­to de la cri­sis de dere­chos huma­nos que se vive en Chi­le. Tras cono­cer el com­ple­to infor­me ela­bo­ra­do por la dele­ga­ción del Par­la­men­to Euro­peo que visi­tó Chi­le en octu­bre en pleno esta­do de emer­gen­cia y con los mili­ta­res en la calle, 40 dipu­tados de la enti­dad diri­gie­ron una car­ta a la enton­ces Alta Repre­sen­tan­te de la Unión para Asun­tos Exte­rio­res, Fede­ri­ca Moghe­ri­ni (cuyo pues­to ocu­pa hoy Joseph Borrell), soli­ci­tán­do­le entre otras medi­das, “que en el mar­co del diá­lo­go polí­ti­co, la UE …soli­ci­te una reu­nión urgen­te con la Emba­ja­da de Chi­le ante la UE…y haga valer la cláu­su­la de demo­cra­cia del Acuer­do de Aso­cia­ción que man­tie­ne la Unión con Chi­le (Acuer­do de Aso­cia­ción Eco­nó­mi­ca, AAE), don­de se esta­ble­ce el res­pe­to de los dere­chos huma­nos fun­da­men­ta­les, el desa­rro­llo eco­nó­mi­co y social sos­te­ni­ble; y com­pro­me­te ade­más a las par­tes con la bue­na gober­nan­za.” Deman­da­ron asi­mis­mo los dipu­tados que, de no haber cam­bios en la situa­ción denun­cia­da por las orga­ni­za­cio­nes socia­les y de dere­chos huma­nos de San­tia­go y Val­pa­raí­so reu­ni­das con la misión euro­pea, la UE debe apli­car “la cláu­su­la de sus­pen­sión del acuer­do en razón de incum­pli­mien­to de la cláu­su­la de demo­cra­cia.” Como ocu­rre en los tra­ta­dos con todos los pun­tos que no tie­nen que ver direc­ta­men­te con el comer­cio, el capí­tu­lo de dere­chos huma­nos no es vin­cu­lan­te para los Esta­dos, como sí son los capí­tu­los sobre pro­pie­dad inte­lec­tual o reso­lu­ción de con­tro­ver­sias, entre otros. Sin embar­go la UE tie­ne aho­ra la posi­bi­li­dad de actuar en con­so­nan­cia con sus prin­ci­pios y su pro­pia legis­la­ción de Dere­chos Huma­nos.

A su vez, el 30 de octu­bre la voce­ra de la Comu­ni­dad Euro­pea para Asun­tos inter­na­cio­na­les y Nego­cia­cio­nes, Maja Koci­jan­cic decla­ró sobre el caso chi­leno: “Deplo­ra­mos la pér­di­da de vidas y recha­za­mos cual­quier tipo de vio­len­cia. Debe inves­ti­gar­se debi­da­men­te toda vio­la­ción de los dere­chos huma­nos, que deben res­pe­tar­se en todas las cir­cuns­tan­cias.” 

El 22 de enero de 2020 expu­sie­ron en la Sub­co­mi­sión de DDHH de la UE sobre la situa­ción en Chi­le, el aca­dé­mi­co Clau­dio Nash, direc­tor de la cáte­dra de Dere­chos Huma­nos de la Uni­ver­si­dad de Chi­le y Patri­cia Par­ga, por el comi­té de DDHH 18.10 de la red “Chi­le Des­per­tó Inter­na­cio­nal”, crea­da por chi­le­nos expa­tria­dos. Nash sos­tu­vo en su inter­ven­ción que “ las vio­la­cio­nes des­cri­tas con­fi­gu­ran un cua­dro de gra­ves, masi­vas y sis­te­má­ti­cas vio­la­cio­nes de dere­chos huma­nos. …Ade­más, el Gobierno se ha empe­ña­do en una agen­da legis­la­ti­va que bus­ca cri­mi­na­li­zar la pro­tes­ta ciu­da­da­na y el Par­la­men­to chi­leno no ha sido capaz de con­tro­lar y limi­tar dicha cri­mi­na­li­za­ción.” Patri­cia Par­ga por su par­te recor­dó que Chi­le fue el pri­mer país de Amé­ri­ca Lati­na que fir­mó un acuer­do de libre comer­cio con la Unión Euro­pea, pero agre­gó “¿Qué sen­ti­do tie­ne incluir una cláu­su­la sobre ddhh, crea­da espe­cial­men­te para ser apli­ca­da en con­tex­tos como el seña­la­do… que no obli­ga a las par­tes a res­pe­tar­la?” Con­clu­yó lla­man­do a las ins­ti­tu­cio­nes euro­peas a dejar su silen­cio cóm­pli­ce y con­de­nar las gra­ves, masi­vas y sis­te­má­ti­cas vio­la­cio­nes a los dere­chos huma­nos come­ti­das por el Esta­do chi­leno.

Mode­lo al des­nu­do

El esta­lli­do social deto­na­do el 18 de octu­bre evi­den­ció la enor­me des­igual­dad exis­ten­te a nivel social pero tam­bién des­nu­dó el mode­lo eco­nó­mi­co neo­li­be­ral, sos­te­ni­do por el extrac­ti­vis­mo y los tra­ta­dos de libre comer­cio. Al calor de la revuel­ta, ambos fac­to­res han sido reco­no­ci­dos como deter­mi­nan­tes en el dete­rio­ro ambien­tal y la vul­ne­ra­ción de dere­chos bási­cos a la edu­ca­ción, la pre­vi­sión, la salud, entre otros. Ya en 2018 aler­tá­ba­mos que Chi­le no pue­de seguir tenien­do rela­cio­nes de tipo colo­nial con la UE, y lla­má­ba­mos la aten­ción sobre los impac­tos nega­ti­vos que pre­veía­mos res­pec­to de la con­ti­nui­dad del Tra­ta­do de Aso­cia­ción con la UE. El nue­vo tex­to aho­ra con acen­to en la ener­gía y la pro­pie­dad inte­lec­tual, acen­túa el rol pro­vee­dor de Chi­le de mate­rias pri­mas como cobre, litio (en que Chi­le es el prin­ci­pal pro­vee­dor para la indus­tria auto­mo­triz euro­pea), fru­tas, sal­món, semi­llas, pro­fun­di­zan­do así el saqueo de los bie­nes comu­nes, la depre­da­ción de terri­to­rios y el des­po­jo de comu­ni­da­des en el área mine­ra. En mate­ria de reso­lu­ción de con­tro­ver­sias, los ries­gos son simi­la­res a los que pre­sen­ta el TPP11 ya que las medi­das adop­ta­das para ele­var están­da­res ambien­ta­les, por ejem­plo, o que ten­gan que ver con con­di­cio­nar la inver­sión a entre­ga de tec­no­lo­gía, pue­den ser con­si­de­ra­das como obs­tácu­los al comer­cio y lle­var a Chi­le a ser deman­da­do en pane­les inter­na­cio­na­les que no cum­plen con las reglas del debi­do pro­ce­so. En cuan­to a géne­ro, un tema de carác­ter no vin­cu­lan­te pre­sen­te en los nue­vos TLC y en el nue­vo tra­ta­do UE-Chi­le, una eco­no­mía basa­da en la expor­ta­ción de mono­cul­ti­vos ali­men­ta­rios y fores­ta­les (celu­lo­sa), sólo trae­ría más impac­tos nega­ti­vos en las muje­res tem­po­re­ras, afec­ta­das por cán­ce­res (por uso de agro­tó­xi­cos) y en su salud repro­duc­ti­va (niños con mal­for­ma­cio­nes), y por otra par­te la mul­ti­pli­ca­ción de cen­tra­les hidro­eléc­tri­cas de paso o de sal­mo­ni­cul­tu­ra segui­ría con­tri­bu­yen­do a dejar a las comu­ni­da­des cam­pe­si­nas e indí­ge­nas sin agua para las huer­tas de auto­sub­sis­ten­cia de las muje­res cam­pe­si­nas e indí­ge­nas y su pro­vi­sión de yer­bas medi­ci­na­les. Pla­gui­ci­das alta­men­te peli­gro­sos, como el her­bi­ci­da Para­quat, prohi­bi­do en Euro­pa, ya se usan amplia­men­te en cul­ti­vos de expor­ta­ción inclui­dos los de ave­lla­nos euro­peos, base para la ela­bo­ra­ción de la nute­lla del desa­yuno euro­peo. Estas gra­ves vul­ne­ra­cio­nes al dere­cho humano a la salud inte­gral, y al dere­cho a la ali­men­ta­ción, se suman poten­cial­men­te a las vio­la­cio­nes a los dere­chos huma­nos en el cur­so de la revuel­ta popu­lar.

Un infor­me de la DIRECON del 2015 indi­ca­ba que mien­tras las expor­ta­cio­nes a la UE cre­cían anual­men­te en 11%, las impor­ta­cio­nes de maqui­na­ria y pro­duc­tos indus­tria­les, aumen­ta­ban un 13% anual. En 2015, la balan­za comer­cial ya arro­jó 800 millo­nes de dóla­res de défi­cit para Chi­le. Estas obje­cio­nes sin duda no son con­si­de­ra­das váli­das por el gobierno chi­leno, que con­ti­núa ape­ga­do a un fra­ca­sa­do con­cep­to de desa­rro­llo.

En nume­ro­sos docu­men­tos, inclui­dos aque­llos con los que ini­ció la rene­go­cia­ción del Acuer­do de Libre Comer­cio con Chi­le, la Unión Euro­pea se pre­sen­ta ante la socie­dad civil con una sóli­da ads­crip­ción a los dere­chos huma­nos. Los prin­ci­pios, sin embar­go, deben ser cohe­ren­tes con la prác­ti­ca. Por ello, con la auto­ri­dad que nos con­fie­re un pue­blo cons­cien­te de sus dere­chos y con el dolor de nues­tros caí­dos y caí­das en la revuel­ta popu­lar, deman­da­mos a la Comi­sión Euro­pea, órgano eje­cu­ti­vo de la UE, en su misión de defen­sa de los tra­ta­dos de la Unión, y al Con­se­jo de la UE, que ins­tru­yan el cese inme­dia­to de la rene­go­cia­ción del Acuer­do de Aso­cia­ción entre la Unión Euro­pea y Chi­le, cum­plien­do así con la legis­la­ción de DDHH de la UE, la Decla­ra­ción de DDHH de la UE y el Tra­ta­do de Lis­boa, y apli­can­do el mis­mo están­dar para su socio comer­cial. El Par­la­men­to Euro­peo está lla­ma­do a con­tro­lar que la Comi­sión Euro­pea lo haga. Asi­mis­mo, lla­ma­mos a los chi­le­nos y chi­le­nas del Comité18.10 a apo­yar esta deman­da para ais­lar al gobierno del Pre­si­den­te Piñe­ra, que esco­gió el camino de la cri­mi­nal repre­sión a su pue­blo y pre­ten­de seguir impo­nien­do nue­vas leyes y tra­ta­dos como si con­ta­ra con res­pal­do ciu­da­dano. 

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *