Chi­le. A parar nego­cia­ción comer­cial con Unión Euro­pea de Piñe­ra res­pon­sa­ble de crí­me­nes DDHH

Lucía Sepúl­ve­da Ruiz /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​13 de mar­zo de 2020

Como Pla­ta­for­ma Chi­le Mejor sin TLC, hace­mos un lla­ma­do al Con­se­jo de Esta­dos Miem­bros de la Unión Euro­pea; a su órgano eje­cu­ti­vo, la Comi­sión, y al Par­la­men­to Euro­peo que repre­sen­ta a los ciu­da­da­nos y ciu­da­da­nas, a hacer valer el res­pe­to a los DDHH y dete­ner inme­dia­ta­men­te la nego­cia­ción de la moder­ni­za­ción del Acuer­do de Aso­cia­ción entre la Unión Euro­pea y Chi­le en vigor des­de 2003, soli­ci­ta­da en La Mone­da el pasa­do 4 de mar­zo por el Pre­si­den­te Piñe­ra a los emba­ja­do­res de la UE en Chi­le . En esa con­ver­sa­ción se igno­ró el maci­zo repor­te de la dele­ga­ción del Par­la­men­to euro­peo que visi­tó Chi­le en octu­bre de 2019 ela­bo­ra­do a par­tir de la infor­ma­ción reco­gi­da en inten­sas reunio­nes con repre­sen­tan­tes de orga­ni­za­cio­nes de ddhh, y orga­ni­za­cio­nes socia­les y polí­ti­cas en San­tia­go y Val­pa­raí­so. La sex­ta reu­nión de las par­tes se reali­zó en noviem­bre de 2019, sin impor­tar el esta­lli­do social. A la fecha de la reu­nión de mar­zo, ya eran públi­cos los infor­mes de Amnis­tía Inter­na­cio­nal, Human Rights Watch, ACNUDH, y del Ins­ti­tu­to Nacio­nal de DDHH, acer­ca de las inin­te­rrum­pi­das y gra­ví­si­mas vio­la­cio­nes a los dere­chos huma­nos en cur­so. Los ase­so­res ocul­ta­ron otro dato rele­van­te: hoy los tra­ta­dos de libre comer­cio son amplia­men­te cues­tio­na­dos por las y los movi­li­za­dos en la revuel­ta popu­lar, dada la inexis­ten­cia de una eva­lua­ción inte­gral de sus impac­tos y su carác­ter de pilar del mode­lo neo­li­be­ral impues­to por la cons­ti­tu­ción pino­che­tis­ta que aún rige Chi­le. Como ejem­plo, cita­mos la cam­pa­ña vir­tual en cur­so «Chi­le, ¿Agua o Agua­ca­tes?» sobre los cos­tos de la agro­ex­por­ta­ción. La cam­pa­ña es glo­bal y pide fir­mar por la dero­ga­ción del Códi­go de Aguas (1981), la res­tric­ción al cul­ti­vo de pal­tas y acce­so al agua pota­ble y de rie­go para las comu­ni­da­des de Petor­ca, Chi­le.

Vio­la­ción sis­te­má­ti­ca de los ddhh

La Fis­ca­lía Nacio­nal regis­tra­ba a fines de enero 31 muer­tos en el con­tex­to de pro­tes­tas. Los últi­mos meses la cifra de muer­tos ha segui­do aumen­tan­do. El infor­me ofi­cial dado a cono­cer por el Ins­ti­tu­to Nacio­nal de DDHH para el perío­do com­pren­di­do entre el 18 de octu­bre de 2019 y el 18 de febre­ro de 2020, repor­ta un total de 3.765 per­so­nas heri­das (entre ellas 439 muje­res y 282 niños, niñas y adolescentes)y 411 trau­mas ocu­la­res. De las 2.122 heri­das por dis­pa­ros, 500 fue­ron por balas, 190 por bali­nes, 271 por bom­bas lacri­mó­ge­nas, 1.681 por per­di­go­nes y 200 sin cau­sa iden­ti­fi­ca­da. El INDH ha pre­sen­ta­do 1.312 accio­nes judi­cia­les con esca­so avan­ce, entre ellas 5 por los homi­ci­dios come­ti­dos por agen­tes del Estado;195 que­re­llas por vio­len­cia sexual (vio­la­cio­nes, entre otros abu­sos) y 951 por tor­tu­ras. La Coor­di­na­do­ra por la Liber­tad de las y los Pre­sos Polí­ti­cos de la revuel­ta, cifra en más de 2000 los dete­ni­dos, muchos de ellos meno­res de edad.

El pro­ce­so de rene­go­cia­ción del Tra­ta­do con la UE se ini­ció en noviem­bre de 2017, con la habi­tual fal­ta de trans­pa­ren­cia. Los nego­cia­do­res de la Unión Euro­pea abo­ca­dos a la tarea, no pue­den ale­gar hoy des­co­no­ci­mien­to de la cri­sis de dere­chos huma­nos que se vive en Chi­le. Tras cono­cer el com­ple­to infor­me ela­bo­ra­do por la dele­ga­ción del Par­la­men­to Euro­peo que visi­tó Chi­le en octu­bre en pleno esta­do de emer­gen­cia y con los mili­ta­res en la calle, 40 dipu­tados de la enti­dad diri­gie­ron una car­ta a la enton­ces Alta Repre­sen­tan­te de la Unión para Asun­tos Exte­rio­res, Fede­ri­ca Moghe­ri­ni (cuyo pues­to ocu­pa hoy Joseph Borrell), soli­ci­tán­do­le entre otras medi­das, “que en el mar­co del diá­lo­go polí­ti­co, la UE …soli­ci­te una reu­nión urgen­te con la Emba­ja­da de Chi­le ante la UE…y haga valer la cláu­su­la de demo­cra­cia del Acuer­do de Aso­cia­ción que man­tie­ne la Unión con Chi­le (Acuer­do de Aso­cia­ción Eco­nó­mi­ca, AAE), don­de se esta­ble­ce el res­pe­to de los dere­chos huma­nos fun­da­men­ta­les, el desa­rro­llo eco­nó­mi­co y social sos­te­ni­ble; y com­pro­me­te ade­más a las par­tes con la bue­na gober­nan­za.” Deman­da­ron asi­mis­mo los dipu­tados que, de no haber cam­bios en la situa­ción denun­cia­da por las orga­ni­za­cio­nes socia­les y de dere­chos huma­nos de San­tia­go y Val­pa­raí­so reu­ni­das con la misión euro­pea, la UE debe apli­car “la cláu­su­la de sus­pen­sión del acuer­do en razón de incum­pli­mien­to de la cláu­su­la de demo­cra­cia.” Como ocu­rre en los tra­ta­dos con todos los pun­tos que no tie­nen que ver direc­ta­men­te con el comer­cio, el capí­tu­lo de dere­chos huma­nos no es vin­cu­lan­te para los Esta­dos, como sí son los capí­tu­los sobre pro­pie­dad inte­lec­tual o reso­lu­ción de con­tro­ver­sias, entre otros. Sin embar­go la UE tie­ne aho­ra la posi­bi­li­dad de actuar en con­so­nan­cia con sus prin­ci­pios y su pro­pia legis­la­ción de Dere­chos Huma­nos.

A su vez, el 30 de octu­bre la voce­ra de la Comu­ni­dad Euro­pea para Asun­tos inter­na­cio­na­les y Nego­cia­cio­nes, Maja Koci­jan­cic decla­ró sobre el caso chi­leno: “Deplo­ra­mos la pér­di­da de vidas y recha­za­mos cual­quier tipo de vio­len­cia. Debe inves­ti­gar­se debi­da­men­te toda vio­la­ción de los dere­chos huma­nos, que deben res­pe­tar­se en todas las cir­cuns­tan­cias.” 

El 22 de enero de 2020 expu­sie­ron en la Sub­co­mi­sión de DDHH de la UE sobre la situa­ción en Chi­le, el aca­dé­mi­co Clau­dio Nash, direc­tor de la cáte­dra de Dere­chos Huma­nos de la Uni­ver­si­dad de Chi­le y Patri­cia Par­ga, por el comi­té de DDHH 18.10 de la red “Chi­le Des­per­tó Inter­na­cio­nal”, crea­da por chi­le­nos expa­tria­dos. Nash sos­tu­vo en su inter­ven­ción que “ las vio­la­cio­nes des­cri­tas con­fi­gu­ran un cua­dro de gra­ves, masi­vas y sis­te­má­ti­cas vio­la­cio­nes de dere­chos huma­nos. …Ade­más, el Gobierno se ha empe­ña­do en una agen­da legis­la­ti­va que bus­ca cri­mi­na­li­zar la pro­tes­ta ciu­da­da­na y el Par­la­men­to chi­leno no ha sido capaz de con­tro­lar y limi­tar dicha cri­mi­na­li­za­ción.” Patri­cia Par­ga por su par­te recor­dó que Chi­le fue el pri­mer país de Amé­ri­ca Lati­na que fir­mó un acuer­do de libre comer­cio con la Unión Euro­pea, pero agre­gó “¿Qué sen­ti­do tie­ne incluir una cláu­su­la sobre ddhh, crea­da espe­cial­men­te para ser apli­ca­da en con­tex­tos como el seña­la­do… que no obli­ga a las par­tes a res­pe­tar­la?” Con­clu­yó lla­man­do a las ins­ti­tu­cio­nes euro­peas a dejar su silen­cio cóm­pli­ce y con­de­nar las gra­ves, masi­vas y sis­te­má­ti­cas vio­la­cio­nes a los dere­chos huma­nos come­ti­das por el Esta­do chi­leno.

Mode­lo al des­nu­do

El esta­lli­do social deto­na­do el 18 de octu­bre evi­den­ció la enor­me des­igual­dad exis­ten­te a nivel social pero tam­bién des­nu­dó el mode­lo eco­nó­mi­co neo­li­be­ral, sos­te­ni­do por el extrac­ti­vis­mo y los tra­ta­dos de libre comer­cio. Al calor de la revuel­ta, ambos fac­to­res han sido reco­no­ci­dos como deter­mi­nan­tes en el dete­rio­ro ambien­tal y la vul­ne­ra­ción de dere­chos bási­cos a la edu­ca­ción, la pre­vi­sión, la salud, entre otros. Ya en 2018 aler­tá­ba­mos que Chi­le no pue­de seguir tenien­do rela­cio­nes de tipo colo­nial con la UE, y lla­má­ba­mos la aten­ción sobre los impac­tos nega­ti­vos que pre­veía­mos res­pec­to de la con­ti­nui­dad del Tra­ta­do de Aso­cia­ción con la UE. El nue­vo tex­to aho­ra con acen­to en la ener­gía y la pro­pie­dad inte­lec­tual, acen­túa el rol pro­vee­dor de Chi­le de mate­rias pri­mas como cobre, litio (en que Chi­le es el prin­ci­pal pro­vee­dor para la indus­tria auto­mo­triz euro­pea), fru­tas, sal­món, semi­llas, pro­fun­di­zan­do así el saqueo de los bie­nes comu­nes, la depre­da­ción de terri­to­rios y el des­po­jo de comu­ni­da­des en el área mine­ra. En mate­ria de reso­lu­ción de con­tro­ver­sias, los ries­gos son simi­la­res a los que pre­sen­ta el TPP11 ya que las medi­das adop­ta­das para ele­var están­da­res ambien­ta­les, por ejem­plo, o que ten­gan que ver con con­di­cio­nar la inver­sión a entre­ga de tec­no­lo­gía, pue­den ser con­si­de­ra­das como obs­tácu­los al comer­cio y lle­var a Chi­le a ser deman­da­do en pane­les inter­na­cio­na­les que no cum­plen con las reglas del debi­do pro­ce­so. En cuan­to a géne­ro, un tema de carác­ter no vin­cu­lan­te pre­sen­te en los nue­vos TLC y en el nue­vo tra­ta­do UE-Chi­le, una eco­no­mía basa­da en la expor­ta­ción de mono­cul­ti­vos ali­men­ta­rios y fores­ta­les (celu­lo­sa), sólo trae­ría más impac­tos nega­ti­vos en las muje­res tem­po­re­ras, afec­ta­das por cán­ce­res (por uso de agro­tó­xi­cos) y en su salud repro­duc­ti­va (niños con mal­for­ma­cio­nes), y por otra par­te la mul­ti­pli­ca­ción de cen­tra­les hidro­eléc­tri­cas de paso o de sal­mo­ni­cul­tu­ra segui­ría con­tri­bu­yen­do a dejar a las comu­ni­da­des cam­pe­si­nas e indí­ge­nas sin agua para las huer­tas de auto­sub­sis­ten­cia de las muje­res cam­pe­si­nas e indí­ge­nas y su pro­vi­sión de yer­bas medi­ci­na­les. Pla­gui­ci­das alta­men­te peli­gro­sos, como el her­bi­ci­da Para­quat, prohi­bi­do en Euro­pa, ya se usan amplia­men­te en cul­ti­vos de expor­ta­ción inclui­dos los de ave­lla­nos euro­peos, base para la ela­bo­ra­ción de la nute­lla del desa­yuno euro­peo. Estas gra­ves vul­ne­ra­cio­nes al dere­cho humano a la salud inte­gral, y al dere­cho a la ali­men­ta­ción, se suman poten­cial­men­te a las vio­la­cio­nes a los dere­chos huma­nos en el cur­so de la revuel­ta popu­lar.

Un infor­me de la DIRECON del 2015 indi­ca­ba que mien­tras las expor­ta­cio­nes a la UE cre­cían anual­men­te en 11%, las impor­ta­cio­nes de maqui­na­ria y pro­duc­tos indus­tria­les, aumen­ta­ban un 13% anual. En 2015, la balan­za comer­cial ya arro­jó 800 millo­nes de dóla­res de défi­cit para Chi­le. Estas obje­cio­nes sin duda no son con­si­de­ra­das váli­das por el gobierno chi­leno, que con­ti­núa ape­ga­do a un fra­ca­sa­do con­cep­to de desa­rro­llo.

En nume­ro­sos docu­men­tos, inclui­dos aque­llos con los que ini­ció la rene­go­cia­ción del Acuer­do de Libre Comer­cio con Chi­le, la Unión Euro­pea se pre­sen­ta ante la socie­dad civil con una sóli­da ads­crip­ción a los dere­chos huma­nos. Los prin­ci­pios, sin embar­go, deben ser cohe­ren­tes con la prác­ti­ca. Por ello, con la auto­ri­dad que nos con­fie­re un pue­blo cons­cien­te de sus dere­chos y con el dolor de nues­tros caí­dos y caí­das en la revuel­ta popu­lar, deman­da­mos a la Comi­sión Euro­pea, órgano eje­cu­ti­vo de la UE, en su misión de defen­sa de los tra­ta­dos de la Unión, y al Con­se­jo de la UE, que ins­tru­yan el cese inme­dia­to de la rene­go­cia­ción del Acuer­do de Aso­cia­ción entre la Unión Euro­pea y Chi­le, cum­plien­do así con la legis­la­ción de DDHH de la UE, la Decla­ra­ción de DDHH de la UE y el Tra­ta­do de Lis­boa, y apli­can­do el mis­mo están­dar para su socio comer­cial. El Par­la­men­to Euro­peo está lla­ma­do a con­tro­lar que la Comi­sión Euro­pea lo haga. Asi­mis­mo, lla­ma­mos a los chi­le­nos y chi­le­nas del Comité18.10 a apo­yar esta deman­da para ais­lar al gobierno del Pre­si­den­te Piñe­ra, que esco­gió el camino de la cri­mi­nal repre­sión a su pue­blo y pre­ten­de seguir impo­nien­do nue­vas leyes y tra­ta­dos como si con­ta­ra con res­pal­do ciu­da­dano. 

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: