Boli­via. Añez ofen­de a los muer­tos y ame­na­za a can­di­da­to del MAS

Por Ernes­to Reyes, 12 mar­zo 2020

No hay duda que la pre­si­den­ta de fac­to de Boli­via repi­te todo lo que le dicen sin pen­sar. 

En el acto de
repo­se­sión del minis­tro de Defen­sa, Fer­nan­do López, la auto­nom­bra­da jefa
del Esta­do Plu­ri­na­cio­nal, Jea­nin­ne Añez, hizo dos afir­ma­cio­nes, de la
que una es una ofen­sa a la memo­ria de los muer­tos en Saca­ba y Sen­ka­ta,
y, la segun­da, una ame­na­za con­tra el can­di­da­to pre­si­den­cial que lide­ra
la inten­ción de voto.

Vaya­mos por
par­tes. En la nue­va pose­sión de López, quien día antes había deja­do sin
efec­to la desig­na­ción de López en cum­pli­mien­to a la reso­lu­ción de
cen­su­ra apro­ba­da por la Asam­blea Legis­la­ti­va Plu­ri­na­cio­nal (ALP) el
pasa­do vier­nes 6, Añez afir­mó, tex­tual, “¿Por qué quie­ren des­ti­tuir al
minis­tro López? Por­que él tra­ba­jo en la recu­pe­ra­ción de la tran­qui­li­dad
de los boli­via­nos, por­que tuvi­mos que enfren­tar la ame­na­za de una
vio­len­ta gue­rra civil y la derro­ta­mos sin usar vio­len­cia”.

Las pala­bras de la
pre­si­den­ta han sido toma­das como una ofen­sa a la memo­ria, y a la de los
fami­lia­res, de más de una trein­te­na de per­so­nas muer­tas en la repre­sión
de la mar­cha de Saca­ba, en Cocha­bam­ba, el 15 de noviem­bre, y el blo­queo
de Sen­ka­ta, un barrio de la ciu­dad de El Alto, veci­na de La Paz, el 19
de ese mis­mo mes.

La segun­da
afir­ma­ción, sin pre­sen­tar prue­ba algu­na, es la lan­za­da con­tra el
eco­no­mis­ta Luis Arce ‑can­di­da­to del Movi­mien­to al Socia­lis­mo (MAS) que
lide­ra la inten­ción de voto en todos los estu­dios cono­ci­dos en las dos
últi­mas semanas‑, a quien acu­só de haber ini­cia­do “la des­es­ta­bi­li­za­ción
de la demo­cra­cia” a tra­vés de la ban­ca­da que tie­ne ese par­ti­do en la
ALP. Es decir, la ex sena­do­ra, que cri­ti­ca­ba la ausen­cia de tra­ba­jo de
fis­ca­li­za­ción en el gobierno de Evo, aho­ra, sin tener los dos ter­cios
del MAS, quie­re un Legis­la­ti­vo redu­ci­do a un mero apén­di­ce del
Eje­cu­ti­vo.

Las pala­bras de
Añez son algo más que una bra­vu­co­na­da, y repre­sen­tan más bien un
lla­ma­do, con for­ma de decla­ra­ción, a que el “caza­dor” de “terro­ris­tas”,
el minis­tro de Gobierno, Artu­ro Muri­llo, y el Minis­te­rio Públi­co, tomen
car­tas en el asun­to y vayan tras el ex minis­tro de Eco­no­mía que, en su
con­di­ción de can­di­da­to a la pre­si­den­cia por el MAS, se ubi­ca en pri­mer
lugar en la pre­fe­ren­cia de la gen­te para las elec­cio­nes de mayo pró­xi­mo.

Las inter­ven­cio­nes
de Añez, todas leí­das, se carac­te­ri­zan por ser de con­fron­ta­ción, por
ejem­plo, como las men­cio­na­das en un encuen­tro de agen­cias de
inte­li­gen­cia de Esta­dos Uni­dos, Colom­bia, Perú, Ecua­dor y Chi­le, don­de
cali­fi­có de “gru­pos vio­len­tos” a los movi­mien­tos socia­les, y ase­gu­ró que
los iba a “per­se­guir y derro­tar”.

No es la pri­me­ra
vez que Añez dice pala­bras que no enca­jan en la reali­dad de los hechos.
El 7 de noviem­bre de 2015, en un encen­di­do dis­cur­so con­tra el gobierno
de Evo Mora­les en la ALP, que tuvo más de emo­ti­vo que de inter­ven­ción
con argu­men­tos, la sena­do­ra benia­na sos­tu­vo con tono de segu­ri­dad: “todo
lo que sube, baja”. En ese momen­to se podría decir que la
par­la­men­ta­ria tenía cono­ci­mien­to de quien for­mu­ló la ley de la gra­ve­dad,
pero lo que pro­vo­có la risa de los par­la­men­ta­rios, inclu­so de su
ten­den­cia polí­ti­ca, fue cuan­do atri­bu­yó esa ley de la físi­ca a Albert
Eins­tein, cuan­do en reali­dad corres­pon­de a Isaac New­ton.

Pero las
decla­ra­cio­nes de Añez no son cri­ti­ca­das, en este su nue­vo papel, por
igno­rar de lo que está hablan­do, sino por la car­ga de sober­bia y
des­pre­cio que con­tie­nen. Y ahí es cuan­do sal­ta el tipo de ase­so­ra­mien­to
que tie­ne. Es sabi­do que los dis­cur­sos de la pre­si­den­ta de fac­to los
pre­pa­ra Erik Foron­da, un agen­te de la Agen­cia Cen­tral de Inte­li­gen­cia
(CIA) que tie­ne la ins­truc­ción, de un equi­po de ase­so­res de Esta­dos
Uni­dos has­ta aho­ra no iden­ti­fi­ca­dos, de no sepa­rar­se ni un minu­to de
Añez, no tan­to por­que se des­con­fíe de la leal­tad de la has­ta noviem­bre
pasa­do des­co­no­ci­da sena­do­ra, sino por sus gran­des limi­ta­cio­nes de
ins­truc­ción polí­ti­ca, his­to­ria y cul­tu­ra gene­ral.

Tras la renun­cia
for­za­da de Evo Mora­les, el 10 de noviem­bre, y una vez con­su­ma­do el gol­pe
de Esta­do que tuvo la par­ti­ci­pa­ción de mili­ta­res, poli­cías, diri­gen­tes
cívi­cos, jefes polí­ti­cos de la opo­si­ción y algu­nos diplo­má­ti­cos, Añez se
auto­nom­bró, pri­me­ro pre­si­den­ta del Sena­do, y des­pués, pre­si­den­ta de
Boli­via, en la tar­de del 12 de noviem­bre, en dos sesio­nes que no
con­ta­ban con el quo­rum nece­sa­rio.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: