Boli­via. Añez ofen­de a los muer­tos y ame­na­za a can­di­da­to del MAS

Por Ernes­to Reyes, 12 mar­zo 2020

No hay duda que la pre­si­den­ta de fac­to de Boli­via repi­te todo lo que le dicen sin pen­sar. 

En el acto de
repo­se­sión del minis­tro de Defen­sa, Fer­nan­do López, la auto­nom­bra­da jefa
del Esta­do Plu­ri­na­cio­nal, Jea­nin­ne Añez, hizo dos afir­ma­cio­nes, de la
que una es una ofen­sa a la memo­ria de los muer­tos en Saca­ba y Sen­ka­ta,
y, la segun­da, una ame­na­za con­tra el can­di­da­to pre­si­den­cial que lide­ra
la inten­ción de voto.

Vaya­mos por
par­tes. En la nue­va pose­sión de López, quien día antes había deja­do sin
efec­to la desig­na­ción de López en cum­pli­mien­to a la reso­lu­ción de
cen­su­ra apro­ba­da por la Asam­blea Legis­la­ti­va Plu­ri­na­cio­nal (ALP) el
pasa­do vier­nes 6, Añez afir­mó, tex­tual, “¿Por qué quie­ren des­ti­tuir al
minis­tro López? Por­que él tra­ba­jo en la recu­pe­ra­ción de la tran­qui­li­dad
de los boli­via­nos, por­que tuvi­mos que enfren­tar la ame­na­za de una
vio­len­ta gue­rra civil y la derro­ta­mos sin usar vio­len­cia”.

Las pala­bras de la
pre­si­den­ta han sido toma­das como una ofen­sa a la memo­ria, y a la de los
fami­lia­res, de más de una trein­te­na de per­so­nas muer­tas en la repre­sión
de la mar­cha de Saca­ba, en Cocha­bam­ba, el 15 de noviem­bre, y el blo­queo
de Sen­ka­ta, un barrio de la ciu­dad de El Alto, veci­na de La Paz, el 19
de ese mis­mo mes.

La segun­da
afir­ma­ción, sin pre­sen­tar prue­ba algu­na, es la lan­za­da con­tra el
eco­no­mis­ta Luis Arce ‑can­di­da­to del Movi­mien­to al Socia­lis­mo (MAS) que
lide­ra la inten­ción de voto en todos los estu­dios cono­ci­dos en las dos
últi­mas semanas‑, a quien acu­só de haber ini­cia­do “la des­es­ta­bi­li­za­ción
de la demo­cra­cia” a tra­vés de la ban­ca­da que tie­ne ese par­ti­do en la
ALP. Es decir, la ex sena­do­ra, que cri­ti­ca­ba la ausen­cia de tra­ba­jo de
fis­ca­li­za­ción en el gobierno de Evo, aho­ra, sin tener los dos ter­cios
del MAS, quie­re un Legis­la­ti­vo redu­ci­do a un mero apén­di­ce del
Eje­cu­ti­vo.

Las pala­bras de
Añez son algo más que una bra­vu­co­na­da, y repre­sen­tan más bien un
lla­ma­do, con for­ma de decla­ra­ción, a que el “caza­dor” de “terro­ris­tas”,
el minis­tro de Gobierno, Artu­ro Muri­llo, y el Minis­te­rio Públi­co, tomen
car­tas en el asun­to y vayan tras el ex minis­tro de Eco­no­mía que, en su
con­di­ción de can­di­da­to a la pre­si­den­cia por el MAS, se ubi­ca en pri­mer
lugar en la pre­fe­ren­cia de la gen­te para las elec­cio­nes de mayo pró­xi­mo.

Las inter­ven­cio­nes
de Añez, todas leí­das, se carac­te­ri­zan por ser de con­fron­ta­ción, por
ejem­plo, como las men­cio­na­das en un encuen­tro de agen­cias de
inte­li­gen­cia de Esta­dos Uni­dos, Colom­bia, Perú, Ecua­dor y Chi­le, don­de
cali­fi­có de “gru­pos vio­len­tos” a los movi­mien­tos socia­les, y ase­gu­ró que
los iba a “per­se­guir y derro­tar”.

No es la pri­me­ra
vez que Añez dice pala­bras que no enca­jan en la reali­dad de los hechos.
El 7 de noviem­bre de 2015, en un encen­di­do dis­cur­so con­tra el gobierno
de Evo Mora­les en la ALP, que tuvo más de emo­ti­vo que de inter­ven­ción
con argu­men­tos, la sena­do­ra benia­na sos­tu­vo con tono de segu­ri­dad: “todo
lo que sube, baja”. En ese momen­to se podría decir que la
par­la­men­ta­ria tenía cono­ci­mien­to de quien for­mu­ló la ley de la gra­ve­dad,
pero lo que pro­vo­có la risa de los par­la­men­ta­rios, inclu­so de su
ten­den­cia polí­ti­ca, fue cuan­do atri­bu­yó esa ley de la físi­ca a Albert
Eins­tein, cuan­do en reali­dad corres­pon­de a Isaac New­ton.

Pero las
decla­ra­cio­nes de Añez no son cri­ti­ca­das, en este su nue­vo papel, por
igno­rar de lo que está hablan­do, sino por la car­ga de sober­bia y
des­pre­cio que con­tie­nen. Y ahí es cuan­do sal­ta el tipo de ase­so­ra­mien­to
que tie­ne. Es sabi­do que los dis­cur­sos de la pre­si­den­ta de fac­to los
pre­pa­ra Erik Foron­da, un agen­te de la Agen­cia Cen­tral de Inte­li­gen­cia
(CIA) que tie­ne la ins­truc­ción, de un equi­po de ase­so­res de Esta­dos
Uni­dos has­ta aho­ra no iden­ti­fi­ca­dos, de no sepa­rar­se ni un minu­to de
Añez, no tan­to por­que se des­con­fíe de la leal­tad de la has­ta noviem­bre
pasa­do des­co­no­ci­da sena­do­ra, sino por sus gran­des limi­ta­cio­nes de
ins­truc­ción polí­ti­ca, his­to­ria y cul­tu­ra gene­ral.

Tras la renun­cia
for­za­da de Evo Mora­les, el 10 de noviem­bre, y una vez con­su­ma­do el gol­pe
de Esta­do que tuvo la par­ti­ci­pa­ción de mili­ta­res, poli­cías, diri­gen­tes
cívi­cos, jefes polí­ti­cos de la opo­si­ción y algu­nos diplo­má­ti­cos, Añez se
auto­nom­bró, pri­me­ro pre­si­den­ta del Sena­do, y des­pués, pre­si­den­ta de
Boli­via, en la tar­de del 12 de noviem­bre, en dos sesio­nes que no
con­ta­ban con el quo­rum nece­sa­rio.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *