Uru­guay. ¿A dón­de va la polí­ti­ca exte­rior?

Rober­to Chiaz­za­ro /​Resu­men Lati­noa­me­ri­cano /​10 de mar­zo de 2020

La caí­da del Muro de Ber­lín impli­có el fin de la Gue­rra Fría, y del bipo­la­ris­mo, en el esque­ma geo­po­lí­ti­co mun­dial. Serán los EUA los que emer­jan como la úni­ca poten­cia hege­mó­ni­ca a nivel del sis­te­ma mun­do, fue­ron aque­llos los tiem­pos del ”Fin de la His­to­ria”.

El ace­le­ra­do desa­rro­llo de la glo­ba­li­za­ción, las polí­ti­cas de des­lo­ca­li­za­ción de la pro­duc­ción, las inter­ven­cio­nes béli­cas en Afga­nis­tán, Irak; Libia y Siria, etc., la cri­sis eco­nó­mi­ca mun­dial del 2008, aún no supe­ra­da, que aso­ló al sis­te­ma capi­ta­lis­ta, fue­ron fac­to­res que pro­pi­cia­ron la emer­gen­cia de un colo­sal rival, a todo nivel, como lo es Chi­na, secun­da­da por Rusia. Estas han ero­sio­na­do, sen­si­ble­men­te, el poder de la poten­cia hege­mó­ni­ca, al gra­do tal, que pode­mos afir­mar, que hoy, es el mul­ti­po­la­ris­mo el que rige el esque­ma geo­po­lí­ti­co mun­dial.

El acce­so de Donald Trump a la Pre­si­den­cia de los EU, no fue casual, fue el can­di­da­to elec­to para cum­plir un cla­ro obje­ti­vo, recu­pe­rar el sitial de pri­vi­le­gio de los EU y de sus trans­na­cio­na­les, o al menos (a esta altu­ra de las cir­cuns­tan­cias) con­te­ner el empu­je de la nue­va poten­cia mun­dial, la cual inexo­ra­ble­men­te, en un futu­ro cer­cano, des­pla­za­rá en casi todos los cam­pos (el mili­tar podría ser la excep­ción) a esa nación.

En el mar­co de la estra­te­gia desa­rro­lla­da por Trump para dar cum­pli­mien­to al obje­ti­vo pre­ce­den­te­men­te seña­la­do, Amé­ri­ca Lati­na cum­ple un papel des­ta­ca­do, ya que los recur­sos natu­ra­les exis­ten­tes en esta región del mun­do resul­tan vita­les para el desa­rro­llo de la eco­no­mía nor­te­ame­ri­ca­na.

Muchos paí­ses lati­noa­me­ri­ca­nos a lo lar­go de los pri­me­ros quin­ce años de este mile­nio, lle­va­ron ade­lan­te una polí­ti­ca impul­sa­da por Gobier­nos Pro­gre­sis­tas, carac­te­ri­za­da por una mayor inde­pen­den­cia con res­pec­to a la poten­cia hege­mó­ni­ca, aso­cia­da a la implan­ta­ción del regio­na­lis­mo pos­he­ge­mó­ni­co, que impli­ca­ron la crea­ción de orga­nis­mos como: UNASUR y la CELAC e ins­tru­men­tos que poten­cia­ron la inte­gra­ción como lo fue­ron el ALBA y el Mer­co­sur Amplia­do, pro­pi­cian­do la coope­ra­ción entre sus miem­bros.

Asi­mis­mo, duran­te este perío­do, la pre­sen­cia eco­nó­mi­ca de Chi­na se tor­na rele­van­te, se ope­ró un ver­da­de­ro des­em­bar­co de la poten­cia emer­gen­te en Lati­noa­mé­ri­ca, trans­for­mán­do­se en un bre­ve lap­so, en una de las prin­ci­pa­les inver­sio­nis­tas de la Región y cons­ti­tu­yén­do­se en el prin­ci­pal des­tino de las expor­ta­cio­nes de varios paí­ses, inclu­yen­do al nues­tro. Por la vía de los hechos, Chi­na está des­pla­zan­do, ace­le­ra­da­men­te, a los EUA de Lati­noa­mé­ri­ca.

En el mar­co de este con­tex­to regio­nal, EU pre­sio­na para impo­ner por dis­tin­tos medios un reali­nea­mien­to a los paí­ses lati­noa­me­ri­ca­nos, hacien­do que la Doc­tri­na Mon­roe, una vez más, cobre vigen­cia.

Uru­guay no ha sido ajeno a todos los movi­mien­tos des­cri­tos, el pri­me­ro de mar­zo asu­mió la Pre­si­den­cia de la Repú­bli­ca, el Dr. Luis Laca­lle Pou, en repre­sen­ta­ción de la lla­ma­da Alian­za Mul­ti­co­lor, que agru­pa a un con­jun­to de Par­ti­dos de orien­ta­ción polí­ti­ca con­ser­va­do­ra y ali­nea­da en mate­ria eco­nó­mi­ca con los pos­tu­la­dos del neo­li­be­ra­lis­mo. Esta Coa­li­ción Con­ser­va­do­ra des­pla­za al Fren­te Amplio, que des­de el año 2004 diri­gía el Gobierno de la Repú­bli­ca.

Las direc­tri­ces de la futu­ra Polí­ti­ca Exte­rior de la Alian­za Con­ser­va­do­ra se subor­di­na­rán, sin dudas, a las aspi­ra­cio­nes de los EUA de recu­pe­rar su posi­ción hege­mó­ni­ca en el seno de Lati­noa­mé­ri­ca.

La pre­sen­cia del Sub Secre­ta­rio de los EU, David Hale en el Uru­guay, entre­vis­tán­do­se con el hoy Pre­si­den­te resul­ta sig­ni­fi­ca­ti­va al mani­fes­tar que Uru­guay resul­ta ser un socio vital para su país, tra­tan­do en el encuen­tro temas rela­ti­vos al for­ta­le­ci­mien­to de las rela­cio­nes bila­te­ra­les, temas vin­cu­la­dos a la segu­ri­dad glo­bal.

Tema este últi­mo que se refie­re al empleo por par­te de la esta­tal de tele­co­mu­ni­ca­cio­nes ANTEL, de la tec­no­lo­gía 5G desa­rro­lla­da por empre­sa Hua­wei, hecho este que gene­ró una fuer­te decla­ra­ción por par­te de la emba­ja­da chi­na con sede en Uru­guay.

Este reali­nea­mien­to con los EU, inevi­ta­ble­men­te gene­ra­rá cam­bios sus­tan­cia­les en mate­ria de Polí­ti­ca Exte­rior, uno de ellos es que el futu­ro Gobierno apo­ya­rá la reelec­ción de Luis Alma­gro como Secre­ta­rio Gene­ral de la OEA, con­tri­bu­yen­do aún más a que este Orga­nis­mo siga estan­do al ser­vi­cio de la poten­cia hege­mó­ni­ca en la Región.

Dado que resul­ta nece­sa­rio a los intere­ses de los EU que cai­ga el Gobierno de Madu­ro en Vene­zue­la, Uru­guay refor­za­rá las accio­nes que se están ins­tru­men­tan­do a tal efec­to y segu­ra­men­te pasa­re­mos a inte­grar la Alian­za de Lima y el Pro­sur, aban­do­nan­do así la UNASUR.

Por supues­to, des­con­ta­mos que Uru­guay tam­bién aban­do­na­rá todas las ges­tio­nes lle­va­das a cabo con­jun­ta­men­te con Méxi­co y el Cari­com, bus­can­do una sali­da pací­fi­ca para solu­cio­nar la cri­sis por la cual está atra­ve­san­do el Pue­blo de Vene­zue­la.

Pro­ba­ble­men­te inte­gre­mos el coro de nacio­nes que impul­san una solu­ción mili­tar para cul­mi­nar con este con­flic­to. No nos caben dudas de que reco­no­ce­re­mos como Pre­si­den­te de Vene­zue­la a Guai­dó, y lamen­ta­mos que no hayan sido invi­ta­dos a par­ti­ci­par de la cere­mo­nia del cam­bio de Gobierno las auto­ri­da­des de Vene­zue­la, Nica­ra­gua y Cuba.

Espe­re­mos que cuan­do la Asam­blea Gene­ral de las Nacio­nes Uni­da­des tra­te la con­de­na al blo­queo que ejer­cen los EU sobre el pue­blo de Cuba se man­ten­ga la cohe­ren­cia sos­te­ni­da has­ta la fecha, reafir­man­do esa con­de­na.

Es pro­ba­ble que esté en la agen­da del futu­ro gobierno con­ser­va­dor el estu­dio del Plan de Paz pro­pues­to por Donald Trump , para solu­cio­nar el his­tó­ri­co con­flic­to que se diri­me entre pales­ti­nos e israe­líes, don­de no solo se con­tem­pla que Jeru­sa­lén sea la capi­tal del Esta­do de Israel, sino tam­bién que se vali­den las ane­xio­nes terri­to­ria­les lle­va­das a cabo por el Esta­do de Israel en Cis­jor­da­nia.

Aspi­ra­mos a que el futu­ro Gobierno del Uru­guay no apo­ye dicho plan, que no sea de reci­bo la reco­men­da­ción de Pedro Bor­da­berry de tras­la­dar la emba­ja­da uru­gua­ya de Tel Aviv a Jeru­sa­lén, y que por nin­gún moti­vo se vali­den las usur­pa­cio­nes terri­to­ria­les de Cis­jor­da­nia por Israel.

Cree­mos que resul­ta vital para la Polí­ti­ca Exte­rior del Uru­guay, el res­pe­to del dere­cho inter­na­cio­nal públi­co que ha encua­dra­do el rela­cio­na­mien­to de nues­tro país con el res­to de la comu­ni­dad inter­na­cio­nal.

En mate­ria de Inser­ción Eco­nó­mi­ca Inter­na­cio­nal, las decla­ra­cio­nes lle­va­das a cabo por el Pre­si­den­te Luis Laca­lle Pou, en la aper­tu­ra del Ame­ri­can Bus­si­nes Fórum en Pun­ta del Este, resul­tan reve­la­do­ras. “Vamos a poner­nos en la vía que habla­ron Jair Bol­so­na­ro y Mau­ri­cio Macri de fle­xi­bi­li­zar el Mer­co­sur… Mer­co­sur y Tra­ta­dos de Libre Comer­cio de Uru­guay con otros paí­ses…

Uru­guay nece­si­ta que le suel­ten el cor­sé para mover­se más libre­men­te y con­ver­tir­se en una isla de pros­pe­ri­dad de paz y muy cos­mo­po­li­ta”

A buen enten­de­dor pocas pala­bras bas­tan, dice el refrán. Sin lugar a dudas la pro­pues­ta del Pre­si­den­te apun­ta a pro­fun­di­zar la aper­tu­ra comer­cial del país, basa­do en el con­ven­ci­mien­to de la exis­ten­cia del Libre Comer­cio y en la con­vic­ción de que tales medi­das dina­mi­za­rán nues­tra eco­no­mía.

Por la vía de los hechos, en el seno del Mer­co­sur se pro­ce­de­rá a la eli­mi­na­ción de la Res 3200 del CMC, eli­mi­na­ción que impli­ca la diso­lu­ción de la Unión Adua­ne­ra crea­da por el Pro­to­co­lo de Ouro Pre­to, y la eli­mi­na­ción del Aran­cel Externo Común, lo que sig­ni­fi­ca retro­ce­der hacia una Zona de Libre Comer­cio.

La expe­rien­cia inter­na­cio­nal demues­tra que tales medi­das aper­tu­ris­tas no resul­tan con­ve­nien­tes para el desa­rro­llo eco­nó­mi­co del país, deter­mi­nan­do que la úni­ca expor­ta­ción via­ble sean fun­da­men­tal­men­te como­di­ties con esca­so agre­ga­do de valor. Esta es una reali­dad que pade­ce la mayor par­te de los paí­ses de nues­tra Amé­ri­ca Lati­na, en nues­tro caso, más del 75% del valor expor­ta­do se tra­ta de mate­rias pri­mas de ori­gen agro­pe­cua­rio.

La des­ar­ti­cu­la­ción del Mer­co­sur pro­pues­ta por el Pre­si­den­te median­te el meca­nis­mo de la fle­xi­bi­li­za­ción del mis­mo, resul­ta noci­va para el futu­ro desa­rro­llo del país, ya que pro­fun­di­za el pro­ce­so de pri­ma­ri­za­ción de la eco­no­mía. Más allá de todos los defec­tos que han sido seña­la­dos en lo que res­pec­ta al fun­cio­na­mien­to del Mer­co­sur, este con­ti­núa sien­do el segun­do des­tino de nues­tra pro­duc­ción expor­ta­ble, y prác­ti­ca­men­te el úni­co al cual se expor­tan pro­duc­tos con agre­ga­do de valor.

La trans­for­ma­ción del Mer­co­sur en una Zona de Libre Comer­cio, al ser eli­mi­na­do el Aran­cel Externo Común, le qui­ta a nues­tra débil y frá­gil pro­duc­ción indus­trial uno de los fac­to­res que le per­mi­te la expor­ta­ción a los demás inte­gran­tes del Mer­co­sur.

La aper­tu­ra comer­cial y la fle­xi­bi­li­za­ción del Mer­co­sur, impli­can que cada uno de sus miem­bros pue­da fir­mar Acuer­dos Comer­cia­les en for­ma indi­vi­dual.

En el caso del Acuer­do con la Unión Euro­pea, ello pue­de gene­rar serios incon­ve­nien­te de los socios con Argen­ti­na. Según lo mani­fes­ta­do por su pre­si­den­te, Alber­to Fer­nán­dez, su país, fun­da­men­tan­do la nece­si­dad de man­te­ner el desa­rro­llo indus­trial y la gene­rar empleo (ante la devas­ta­ción ope­ra­da por el gobierno de Macri), ha mani­fes­ta­do que Argen­ti­na, no está en con­di­cio­nes de fir­mar ese Acuer­do ya que impli­ca­ría una aper­tu­ra de la eco­no­mía que no le resul­ta posi­ble sos­te­ner.

Final­men­te, corres­pon­de seña­lar que la aspi­ra­ción de fle­xi­bi­li­zar el Mer­co­sur se ade­cua a la pos­tu­ra del Pre­si­den­te Donald Trump, el cual ha deja­do de lado la fir­ma de Mega Acuer­dos Inter­na­cio­na­les, pri­vi­le­gian­do la fir­ma de Acuer­dos de Libre Comer­cio bila­te­ra­les, en los cua­les los EU pue­den ejer­cer pre­sión a efec­tos de lograr ven­ta­jas deri­va­das de su poten­cial eco­nó­mi­co. No es de extra­ñar pues, que haya habi­do con­tac­tos a efec­tos de que Uru­guay y EU fir­men un Tra­ta­do de Libre Comer­cio.

La polí­ti­ca exte­rior deli­nea­da por el gobierno entran­te, se corres­pon­de con el reali­nea­mien­to que los EU están impo­nien­do a los paí­ses de Lati­noa­mé­ri­ca. La mis­ma, impli­ca un retro­ce­so o inte­rrup­ción del pro­ce­so de Inte­gra­ción del Mer­co­sur, en la medi­da que este gene­ró meca­nis­mos de coope­ra­ción, eco­nó­mi­ca, social, cul­tu­ral y polí­ti­ca, que per­mi­tió a nues­tras socie­da­des opor­tu­ni­da­des de pro­mo­ción y desa­rro­llo, que en for­ma uni­la­te­ral no se hubie­sen podi­do lograr.

*Licen­cia­do en Rela­cio­nes Inter­na­cio­na­les, ex dipu­tado, Secre­ta­rio de RR.II del Par­ti­do Socia­lis­ta del Uru­guay Ana­lis­ta senior aso­cia­do al Cen­tro lati­noa­me­ri­cano de Aná­li­sis Estra­té­gi­co.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: