Uru­guay. ¿A dón­de va la polí­ti­ca exte­rior?

Rober­to Chiaz­za­ro /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​10 de mar­zo de 2020

La caí­da del Muro de Ber­lín impli­có el fin de la Gue­rra Fría, y del bipo­la­ris­mo, en el esque­ma geo­po­lí­ti­co mun­dial. Serán los EUA los que emer­jan como la úni­ca poten­cia hege­mó­ni­ca a nivel del sis­te­ma mun­do, fue­ron aque­llos los tiem­pos del ”Fin de la His­to­ria”.

El ace­le­ra­do desa­rro­llo de la glo­ba­li­za­ción, las polí­ti­cas de des­lo­ca­li­za­ción de la pro­duc­ción, las inter­ven­cio­nes béli­cas en Afga­nis­tán, Irak; Libia y Siria, etc., la cri­sis eco­nó­mi­ca mun­dial del 2008, aún no supe­ra­da, que aso­ló al sis­te­ma capi­ta­lis­ta, fue­ron fac­to­res que pro­pi­cia­ron la emer­gen­cia de un colo­sal rival, a todo nivel, como lo es Chi­na, secun­da­da por Rusia. Estas han ero­sio­na­do, sen­si­ble­men­te, el poder de la poten­cia hege­mó­ni­ca, al gra­do tal, que pode­mos afir­mar, que hoy, es el mul­ti­po­la­ris­mo el que rige el esque­ma geo­po­lí­ti­co mun­dial.

El acce­so de Donald Trump a la Pre­si­den­cia de los EU, no fue casual, fue el can­di­da­to elec­to para cum­plir un cla­ro obje­ti­vo, recu­pe­rar el sitial de pri­vi­le­gio de los EU y de sus trans­na­cio­na­les, o al menos (a esta altu­ra de las cir­cuns­tan­cias) con­te­ner el empu­je de la nue­va poten­cia mun­dial, la cual inexo­ra­ble­men­te, en un futu­ro cer­cano, des­pla­za­rá en casi todos los cam­pos (el mili­tar podría ser la excep­ción) a esa nación.

En el mar­co de la estra­te­gia desa­rro­lla­da por Trump para dar cum­pli­mien­to al obje­ti­vo pre­ce­den­te­men­te seña­la­do, Amé­ri­ca Lati­na cum­ple un papel des­ta­ca­do, ya que los recur­sos natu­ra­les exis­ten­tes en esta región del mun­do resul­tan vita­les para el desa­rro­llo de la eco­no­mía nor­te­ame­ri­ca­na.

Muchos paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos a lo lar­go de los pri­me­ros quin­ce años de este mile­nio, lle­va­ron ade­lan­te una polí­ti­ca impul­sa­da por Gobier­nos Pro­gre­sis­tas, carac­te­ri­za­da por una mayor inde­pen­den­cia con res­pec­to a la poten­cia hege­mó­ni­ca, aso­cia­da a la implan­ta­ción del regio­na­lis­mo poshe­ge­mó­ni­co, que impli­ca­ron la crea­ción de orga­nis­mos como: UNASUR y la CELAC e ins­tru­men­tos que poten­cia­ron la inte­gra­ción como lo fue­ron el ALBA y el Mer­co­sur Amplia­do, pro­pi­cian­do la coope­ra­ción entre sus miem­bros.

Asi­mis­mo, duran­te este perío­do, la pre­sen­cia eco­nó­mi­ca de Chi­na se tor­na rele­van­te, se ope­ró un ver­da­de­ro des­em­bar­co de la poten­cia emer­gen­te en Lati­noa­mé­ri­ca, trans­for­mán­do­se en un bre­ve lap­so, en una de las prin­ci­pa­les inver­sio­nis­tas de la Región y cons­ti­tu­yén­do­se en el prin­ci­pal des­tino de las expor­ta­cio­nes de varios paí­ses, inclu­yen­do al nues­tro. Por la vía de los hechos, Chi­na está des­pla­zan­do, ace­le­ra­da­men­te, a los EUA de Lati­noa­mé­ri­ca.

En el mar­co de este con­tex­to regio­nal, EU pre­sio­na para impo­ner por dis­tin­tos medios un reali­nea­mien­to a los paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos, hacien­do que la Doc­tri­na Mon­roe, una vez más, cobre vigen­cia.

Uru­guay no ha sido ajeno a todos los movi­mien­tos des­cri­tos, el pri­me­ro de mar­zo asu­mió la Pre­si­den­cia de la Repú­bli­ca, el Dr. Luis Laca­lle Pou, en repre­sen­ta­ción de la lla­ma­da Alian­za Mul­ti­co­lor, que agru­pa a un con­jun­to de Par­ti­dos de orien­ta­ción polí­ti­ca con­ser­va­do­ra y ali­nea­da en mate­ria eco­nó­mi­ca con los pos­tu­la­dos del neo­li­be­ra­lis­mo. Esta Coa­li­ción Con­ser­va­do­ra des­pla­za al Fren­te Amplio, que des­de el año 2004 diri­gía el Gobierno de la Repú­bli­ca.

Las direc­tri­ces de la futu­ra Polí­ti­ca Exte­rior de la Alian­za Con­ser­va­do­ra se subor­di­na­rán, sin dudas, a las aspi­ra­cio­nes de los EUA de recu­pe­rar su posi­ción hege­mó­ni­ca en el seno de Lati­noa­mé­ri­ca.

La pre­sen­cia del Sub Secre­ta­rio de los EU, David Hale en el Uru­guay, entre­vis­tán­do­se con el hoy Pre­si­den­te resul­ta sig­ni­fi­ca­ti­va al mani­fes­tar que Uru­guay resul­ta ser un socio vital para su país, tra­tan­do en el encuen­tro temas rela­ti­vos al for­ta­le­ci­mien­to de las rela­cio­nes bila­te­ra­les, temas vin­cu­la­dos a la segu­ri­dad glo­bal.

Tema este últi­mo que se refie­re al empleo por par­te de la esta­tal de tele­co­mu­ni­ca­cio­nes ANTEL, de la tec­no­lo­gía 5G desa­rro­lla­da por empre­sa Hua­wei, hecho este que gene­ró una fuer­te decla­ra­ción por par­te de la emba­ja­da chi­na con sede en Uru­guay.

Este reali­nea­mien­to con los EU, inevi­ta­ble­men­te gene­ra­rá cam­bios sus­tan­cia­les en mate­ria de Polí­ti­ca Exte­rior, uno de ellos es que el futu­ro Gobierno apo­ya­rá la reelec­ción de Luis Alma­gro como Secre­ta­rio Gene­ral de la OEA, con­tri­bu­yen­do aún más a que este Orga­nis­mo siga estan­do al ser­vi­cio de la poten­cia hege­mó­ni­ca en la Región.

Dado que resul­ta nece­sa­rio a los intere­ses de los EU que cai­ga el Gobierno de Madu­ro en Vene­zue­la, Uru­guay refor­za­rá las accio­nes que se están ins­tru­men­tan­do a tal efec­to y segu­ra­men­te pasa­re­mos a inte­grar la Alian­za de Lima y el Pro­sur, aban­do­nan­do así la UNASUR.

Por supues­to, des­con­ta­mos que Uru­guay tam­bién aban­do­na­rá todas las ges­tio­nes lle­va­das a cabo con­jun­ta­men­te con Méxi­co y el Cari­com, bus­can­do una sali­da pací­fi­ca para solu­cio­nar la cri­sis por la cual está atra­ve­san­do el Pue­blo de Vene­zue­la.

Pro­ba­ble­men­te inte­gre­mos el coro de nacio­nes que impul­san una solu­ción mili­tar para cul­mi­nar con este con­flic­to. No nos caben dudas de que reco­no­ce­re­mos como Pre­si­den­te de Vene­zue­la a Guai­dó, y lamen­ta­mos que no hayan sido invi­ta­dos a par­ti­ci­par de la cere­mo­nia del cam­bio de Gobierno las auto­ri­da­des de Vene­zue­la, Nica­ra­gua y Cuba.

Espe­re­mos que cuan­do la Asam­blea Gene­ral de las Nacio­nes Uni­da­des tra­te la con­de­na al blo­queo que ejer­cen los EU sobre el pue­blo de Cuba se man­ten­ga la cohe­ren­cia sos­te­ni­da has­ta la fecha, reafir­man­do esa con­de­na.

Es pro­ba­ble que esté en la agen­da del futu­ro gobierno con­ser­va­dor el estu­dio del Plan de Paz pro­pues­to por Donald Trump , para solu­cio­nar el his­tó­ri­co con­flic­to que se diri­me entre pales­ti­nos e israe­líes, don­de no solo se con­tem­pla que Jeru­sa­lén sea la capi­tal del Esta­do de Israel, sino tam­bién que se vali­den las ane­xio­nes terri­to­ria­les lle­va­das a cabo por el Esta­do de Israel en Cis­jor­da­nia.

Aspi­ra­mos a que el futu­ro Gobierno del Uru­guay no apo­ye dicho plan, que no sea de reci­bo la reco­men­da­ción de Pedro Bor­da­berry de tras­la­dar la emba­ja­da uru­gua­ya de Tel Aviv a Jeru­sa­lén, y que por nin­gún moti­vo se vali­den las usur­pa­cio­nes terri­to­ria­les de Cis­jor­da­nia por Israel.

Cree­mos que resul­ta vital para la Polí­ti­ca Exte­rior del Uru­guay, el res­pe­to del dere­cho inter­na­cio­nal públi­co que ha encua­dra­do el rela­cio­na­mien­to de nues­tro país con el res­to de la comu­ni­dad inter­na­cio­nal.

En mate­ria de Inser­ción Eco­nó­mi­ca Inter­na­cio­nal, las decla­ra­cio­nes lle­va­das a cabo por el Pre­si­den­te Luis Laca­lle Pou, en la aper­tu­ra del Ame­ri­can Bus­si­nes Fórum en Pun­ta del Este, resul­tan reve­la­do­ras. “Vamos a poner­nos en la vía que habla­ron Jair Bol­so­na­ro y Mau­ri­cio Macri de fle­xi­bi­li­zar el Mer­co­sur… Mer­co­sur y Tra­ta­dos de Libre Comer­cio de Uru­guay con otros paí­ses…

Uru­guay nece­si­ta que le suel­ten el cor­sé para mover­se más libre­men­te y con­ver­tir­se en una isla de pros­pe­ri­dad de paz y muy cos­mo­po­li­ta”

A buen enten­de­dor pocas pala­bras bas­tan, dice el refrán. Sin lugar a dudas la pro­pues­ta del Pre­si­den­te apun­ta a pro­fun­di­zar la aper­tu­ra comer­cial del país, basa­do en el con­ven­ci­mien­to de la exis­ten­cia del Libre Comer­cio y en la con­vic­ción de que tales medi­das dina­mi­za­rán nues­tra eco­no­mía.

Por la vía de los hechos, en el seno del Mer­co­sur se pro­ce­de­rá a la eli­mi­na­ción de la Res 3200 del CMC, eli­mi­na­ción que impli­ca la diso­lu­ción de la Unión Adua­ne­ra crea­da por el Pro­to­co­lo de Ouro Pre­to, y la eli­mi­na­ción del Aran­cel Externo Común, lo que sig­ni­fi­ca retro­ce­der hacia una Zona de Libre Comer­cio.

La expe­rien­cia inter­na­cio­nal demues­tra que tales medi­das aper­tu­ris­tas no resul­tan con­ve­nien­tes para el desa­rro­llo eco­nó­mi­co del país, deter­mi­nan­do que la úni­ca expor­ta­ción via­ble sean fun­da­men­tal­men­te como­di­ties con esca­so agre­ga­do de valor. Esta es una reali­dad que pade­ce la mayor par­te de los paí­ses de nues­tra Amé­ri­ca Lati­na, en nues­tro caso, más del 75% del valor expor­ta­do se tra­ta de mate­rias pri­mas de ori­gen agro­pe­cua­rio.

La des­ar­ti­cu­la­ción del Mer­co­sur pro­pues­ta por el Pre­si­den­te median­te el meca­nis­mo de la fle­xi­bi­li­za­ción del mis­mo, resul­ta noci­va para el futu­ro desa­rro­llo del país, ya que pro­fun­di­za el pro­ce­so de pri­ma­ri­za­ción de la eco­no­mía. Más allá de todos los defec­tos que han sido seña­la­dos en lo que res­pec­ta al fun­cio­na­mien­to del Mer­co­sur, este con­ti­núa sien­do el segun­do des­tino de nues­tra pro­duc­ción expor­ta­ble, y prác­ti­ca­men­te el úni­co al cual se expor­tan pro­duc­tos con agre­ga­do de valor.

La trans­for­ma­ción del Mer­co­sur en una Zona de Libre Comer­cio, al ser eli­mi­na­do el Aran­cel Externo Común, le qui­ta a nues­tra débil y frá­gil pro­duc­ción indus­trial uno de los fac­to­res que le per­mi­te la expor­ta­ción a los demás inte­gran­tes del Mer­co­sur.

La aper­tu­ra comer­cial y la fle­xi­bi­li­za­ción del Mer­co­sur, impli­can que cada uno de sus miem­bros pue­da fir­mar Acuer­dos Comer­cia­les en for­ma indi­vi­dual.

En el caso del Acuer­do con la Unión Euro­pea, ello pue­de gene­rar serios incon­ve­nien­te de los socios con Argen­ti­na. Según lo mani­fes­ta­do por su pre­si­den­te, Alber­to Fer­nán­dez, su país, fun­da­men­tan­do la nece­si­dad de man­te­ner el desa­rro­llo indus­trial y la gene­rar empleo (ante la devas­ta­ción ope­ra­da por el gobierno de Macri), ha mani­fes­ta­do que Argen­ti­na, no está en con­di­cio­nes de fir­mar ese Acuer­do ya que impli­ca­ría una aper­tu­ra de la eco­no­mía que no le resul­ta posi­ble sos­te­ner.

Final­men­te, corres­pon­de seña­lar que la aspi­ra­ción de fle­xi­bi­li­zar el Mer­co­sur se ade­cua a la pos­tu­ra del Pre­si­den­te Donald Trump, el cual ha deja­do de lado la fir­ma de Mega Acuer­dos Inter­na­cio­na­les, pri­vi­le­gian­do la fir­ma de Acuer­dos de Libre Comer­cio bila­te­ra­les, en los cua­les los EU pue­den ejer­cer pre­sión a efec­tos de lograr ven­ta­jas deri­va­das de su poten­cial eco­nó­mi­co. No es de extra­ñar pues, que haya habi­do con­tac­tos a efec­tos de que Uru­guay y EU fir­men un Tra­ta­do de Libre Comer­cio.

La polí­ti­ca exte­rior deli­nea­da por el gobierno entran­te, se corres­pon­de con el reali­nea­mien­to que los EU están impo­nien­do a los paí­ses de Lati­noa­mé­ri­ca. La mis­ma, impli­ca un retro­ce­so o inte­rrup­ción del pro­ce­so de Inte­gra­ción del Mer­co­sur, en la medi­da que este gene­ró meca­nis­mos de coope­ra­ción, eco­nó­mi­ca, social, cul­tu­ral y polí­ti­ca, que per­mi­tió a nues­tras socie­da­des opor­tu­ni­da­des de pro­mo­ción y desa­rro­llo, que en for­ma uni­la­te­ral no se hubie­sen podi­do lograr.

*Licen­cia­do en Rela­cio­nes Inter­na­cio­na­les, ex dipu­tado, Secre­ta­rio de RR.II del Par­ti­do Socia­lis­ta del Uru­guay Ana­lis­ta senior aso­cia­do al Cen­tro lati­no­ame­ri­cano de Aná­li­sis Estra­té­gi­co.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *