EEUU. La pro­ba­ble vic­to­ria de Biden en las pri­ma­rias del Par­ti­do Demó­cra­ta

Dan La Botz /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​9 de mar­zo de 2020

Joe Biden resul­tó ser el gran ven­ce­dor del super­mar­tes. Cuan­do toda­vía no se han con­ta­do todos los votos, pare­ce pro­ba­ble que Biden aca­be lle­ván­do­se la mayo­ría de los votos. Aho­ra está bien situa­do para lo que que­da de las pri­ma­rias y es pro­ba­ble que lle­gue al Con­gre­so del Par­ti­do Demó­cra­ta con una mayo­ría de dele­ga­dos y dele­ga­das. Los gran­des medios, como era de espe­rar, lo ensal­zan como el sal­va­dor del Par­ti­do Demó­cra­ta.

Es posi­ble que Ber­nie San­ders reco­bre fuer­zas. Qui­zá, como se ha seña­la­do en algu­nos medios, Eli­za­beth Warren, cuya cam­pa­ña pro­pia no ofre­ce ya nin­gu­na pers­pec­ti­va, aban­do­ne y le dé su apo­yo. Dicen que ayu­dan­tes de San­ders y Warren están deba­tien­do esta posi­bi­li­dad. Esto pro­por­cio­na­ría a San­ders un impul­so real, pero pare­ce impro­ba­ble. Recor­de­mos que Warren decla­ró: “Soy capi­ta­lis­ta has­ta los hue­sos”. Una decla­ra­ción de apo­yo de Warren a Biden le podría repor­tar un car­go en el futu­ro gobierno.

Pero cen­tré­mo­nos en la cues­tión que impor­ta: ¿por qué está ganan­do Biden?

En pri­mer lugar, por supues­to, tras la vic­to­ria de Joe Biden en las pri­ma­rias de Caro­li­na del Sur, las demás can­di­da­tu­ras mode­ra­das –la de Pete But­ti­gieg y la de Amy Klo­bu­char– desis­tie­ron. Des­pués die­ron su apo­yo a Biden, tal como había hecho pre­via­men­te otro can­di­da­to, Beto O’Rourke. Los tres inter­vi­nie­ron jun­to a Biden en un gran mitin en Hous­ton, Texas, que tuvo mucho eco en los medios y sin duda influ­yó en los y las votan­tes de este Esta­do y de otros. Al día siguien­te, Michael Bloom­berg, quien se había gas­ta­do millo­nes y no ganó más que muy pocos dele­ga­dos, tam­bién se reti­ró de la carre­ra y dio su apo­yo a Biden.

No es extra­ño que los sec­to­res del Par­ti­do Demó­cra­ta que defien­den el sis­te­ma se alíen para apo­yar a un can­di­da­to mode­ra­do, espe­cial­men­te cuan­do, como en el caso de But­ti­gieg, ha habi­do pre­sio­nes de Barack Oba­ma. No cabe duda de que Klo­bu­char, But­ti­gieg y O’Rourke han obte­ni­do a cam­bio la pro­me­sa de reci­bir, o por lo menos espe­ran con­se­guir, algu­na espe­cie de retri­bu­ción polí­ti­ca, tal vez un alto car­go en el gobierno o en algún otro orga­nis­mo públi­co. Sabía­mos que el esta­blish­ment era pode­ro­so –no en vano repre­sen­ta a ban­cos, gran­des empre­sas, con­glo­me­ra­dos mediá­ti­cos y a la cla­se polí­ti­ca – , pero aho­ra lo hemos vis­to actuar.

Tam­po­co cabe duda de que el apo­yo a San­ders tam­bién se ha exa­ge­ra­do un poco, segu­ra­men­te a raíz de la gran afluen­cia de públi­co a sus ani­ma­dos actos elec­to­ra­les y la enor­me can­ti­dad de dine­ro que ha recau­da­do, aun­que la mayor par­te de ese dine­ro pro­vie­ne de tal vez cin­co millo­nes de donan­tes de un total de unos 140 millo­nes de posi­bles votan­tes en 2020. Estos datos son un buen indi­cio del carác­ter fer­vien­te del apo­yo popu­lar de Ber­nie, pero tam­bién de la pro­fun­di­dad y del alcan­ce reales de su cam­pa­ña.

San­ders ha resul­ta­do ser más débil que lo que pen­sa­ban muchos de sus segui­do­res. Su prin­ci­pal eje estra­té­gi­co ha falla­do: la juven­tud y quie­nes vayan a votar por pri­me­ra vez no par­ti­ci­pa­ron en núme­ro sufi­cien­te para cam­biar la rela­ción de fuer­zas y ase­gu­rar­le la vic­to­ria. De hecho, mucha gen­te joven, como ha admi­ti­do él mis­mo, no acu­dió a las urnas. Y en los casos en que aumen­tó la par­ti­ci­pa­ción, como por ejem­plo en Vir­gi­nia (espec­ta­cu­lar­men­te) y Texas, la mayo­ría eran votan­tes mode­ra­dos que eli­gie­ron la pape­le­ta de Biden.

Lue­go, por supues­to, está el voto negro. La mayo­ría de la pobla­ción negra no se con­si­de­ra de izquier­das, de modo que no es extra­ño que mien­tras San­ders obtu­vo un apo­yo sig­ni­fi­ca­ti­vo por par­te de la juven­tud afro­ame­ri­ca­na que fue a votar, la mayo­ría de votan­tes negros –del 60 al 70 %– se decan­ta­ron por Biden en Vir­gi­nia, Caro­li­na del Nor­te, Ala­ba­ma, y Ten­nes­see. San­ders logró un buen resul­ta­do entre la pobla­ción lati­na en el oes­te, que había con­tri­bui­do a su ante­rior vic­to­ria en Neva­da y este super­mar­tes en Colo­ra­do y Cali­for­nia, pero esto no lle­gó a com­pen­sar la pér­di­da del voto negro.

La gen­te negra votó por Biden por­que este había sido vice­pre­si­den­te del pri­mer pre­si­den­te negro, Barack Oba­ma. Y sobre todo por­que la direc­ción del Par­ti­do Demó­cra­ta se ha esfor­za­do duran­te déca­das por con­ven­cer a los votan­tes negros de que su suer­te está vin­cu­la­da a la del par­ti­do. Ber­nie San­ders no con­si­guió supe­rar los pode­ro­sos víncu­los polí­ti­cos for­ja­dos duran­te déca­das entre el esta­blish­ment y los polí­ti­cos y pre­di­ca­do­res negros, una rela­ción que ha per­pe­tua­do la subor­di­na­ción y depen­den­cia de la comu­ni­dad negra.

Des­pués de siglos de abu­so y des­pre­cio, de explo­ta­ción y opre­sión, la comu­ni­dad negra sacó pecho con la elec­ción de Barack Oba­ma. Pero nin­gún polí­ti­co del Par­ti­do Demó­cra­ta, ni siquie­ra San­ders, se ha atre­vi­do a decir la ver­dad –como sí han hecho algu­nos inte­lec­tua­les negros como William A. Darity Jr., Adolph Reed y Cor­nel West – , a saber, que Oba­ma había falla­do a la comu­ni­dad negra. Tam­po­co nadie pue­de decir en voz alta que Biden, el vice de Oba­ma, no fue nada más que su insig­ni­fi­can­te y son­rien­te segun­dón, pese a que muchas per­so­nas negras, por supues­to, ya lo saben.

Sin embar­go, fren­te a Donald Trump, la pobla­ción afro­ame­ri­ca­na, que no tie­ne a nadie más a quien enco­men­dar­se, acu­den a Biden y a la direc­ción del Par­ti­do Demó­cra­ta para que la defien­da, a pesar de que no lo ha hecho duran­te dece­nios. Por con­si­guien­te, y lamen­ta­ble­men­te, la gen­te negra (por lo menos la mayo­ría que apo­ya a Biden), que tan­tas veces ha esta­do en la van­guar­dia de nues­tras luchas socia­les, ha adop­ta­do una posi­ción prag­má­ti­ca que la con­vier­te en una fuer­za más bien con­ser­va­do­ra en las elec­cio­nes pri­ma­rias.

Moti­vos más pro­fun­dos de que gane Biden

El prin­ci­pal moti­vo por el que está ganan­do Biden, como ya seña­lé en un artícu­lo ante­rior, estri­ba en que, pese a que la cam­pa­ña de San­ders tie­ne algu­nos de los ras­gos de un movi­mien­to social, no tene­mos en este país un nivel de lucha de cla­ses sufi­cien­te para lle­var a San­ders a la pre­si­den­cia y a otras per­so­nas de su entorno al con­gre­so. Un ver­da­de­ro movi­mien­to polí­ti­co de izquier­da requie­re un pro­fun­do sen­ti­do de cri­sis en el inte­rior de la socie­dad y un poten­te deseo de cam­bio social que se expre­se en el con­flic­to social. Los votos a favor de Biden, But­ti­gieg y Klo­bu­char indi­can que muchas per­so­nas esta­dou­ni­den­ses, tal vez la mayo­ría, no sien­ten que nos halle­mos en esta cla­se de cri­sis, o solo ven la cri­sis en la pre­si­den­cia de Trump, y no aspi­ran a un ver­da­de­ro cam­bio estruc­tu­ral.

Jaco­bin y la agru­pa­ción Bread and Roses en el seno de la corrien­te Demo­cra­tic Socia­lists of Ame­ri­ca (DSA) han soli­do exa­ge­rar mucho el repun­te del movi­mien­to obre­ro en huel­gas recien­tes, que aun sien­do impor­tan­tes, difí­cil­men­te alcan­zan para for­mar una ola de movi­li­za­ción sig­ni­fi­ca­ti­va. Otros movi­mien­tos socia­les de los últi­mos años –Occupy Wall Street, Black Lives Mat­ter y Me Too– han teni­do un carác­ter epi­só­di­co (hola y adiós), y una par­te de la ener­gía que emi­tie­ron ha dado impul­so a la cam­pa­ña de San­ders, aun­que en su mayor par­te de ha disi­pa­do. Los 40 años de reor­ga­ni­za­ción neo­li­be­ral de la eco­no­mía y de recom­po­si­ción de la cla­se obre­ra toda­vía han de gene­rar un nue­vo movi­mien­to obre­ro que ten­ga la fuer­za que en la déca­da de 1930 y de nue­vo en la de 1970 dio pie a huel­gas masi­vas y a ensa­yos de par­ti­dos de izquier­da inde­pen­dien­tes.


En la con­ven­ción

Es muy posi­ble que Biden lle­gue a la con­ven­ción del Par­ti­do Demó­cra­ta con una mayo­ría de dele­ga­dos, pero si ni él ni San­ders logran hacer­se con la vic­to­ria en la pri­me­ra vuel­ta, enton­ces en la segun­da vuel­ta podrán votar los super­de­le­ga­dos (que este año se deno­mi­na­rán “dele­ga­dos auto­má­ti­cos”). Estos son “líde­res polí­ti­cos dis­tin­gui­dos (expre­si­den­tes, etc.)”, gober­na­do­res, sena­do­res, dipu­tados y miem­bros del Comi­té Nacio­nal Demó­cra­ta, es decir, del esta­blish­ment del Par­ti­do Demó­cra­ta. Hay 775 super­de­le­ga­dos (un 16 % del total de 4.750 dele­ga­dos), y es de pre­ver que la gran mayo­ría de ellos apo­ya­rán a Biden. Su voto hará que este últi­mo pase a ser el can­di­da­to ofi­cial a la pre­si­den­cia.

San­ders ha pro­me­ti­do que apo­ya­rá al can­di­da­to ofi­cial del Par­ti­do Demó­cra­ta, y no cabe duda de que lo hará, como ya lo hizo en 2016. Si pier­de, muchos segui­do­res de San­ders se des­mo­ra­li­za­rán pro­fun­da­men­te y otros sen­ti­rán rabia. Tal vez algu­nos sal­gan de esta expe­rien­cia con el deseo de crear un nue­vo par­ti­do polí­ti­co, un par­ti­do de la gen­te tra­ba­ja­do­ra, un par­ti­do socia­lis­ta de masas. Les deseo mucha fuer­za (y me com­pla­ce­rá unir­me a ellos y ellas en el esfuer­zo), pese a que nos enfren­ta­re­mos al mis­mo pro­ble­ma fun­da­men­tal que la cam­pa­ña de San­ders: el bajo nivel de lucha de cla­ses, el carác­ter epi­só­di­co de los movi­mien­tos de masas, la rai­gam­bre orga­ni­za­ti­va e ideo­ló­gi­ca del Par­ti­do Demó­cra­ta.

Sin embar­go, me gus­ta­ría equi­vo­car­me, tal como escri­bí hace unos meses:

Aho­ra bien, sabe­mos que la cla­se capi­ta­lis­ta esta­dou­ni­den­se y los gran­des medios de comu­ni­ca­ción odian a San­ders y lo que repre­sen­ta, como lo hace la tota­li­dad de la cla­se polí­ti­ca, inclui­da la direc­ción del Par­ti­do Demó­cra­ta, que lo detes­ta. Des­de el comien­zo, la vic­to­ria de San­ders es una pers­pec­ti­va a lar­go pla­zo… No tene­mos un nivel de lucha de cla­ses que per­mi­ta lle­var a San­ders a la pre­si­den­cia y a un gran núme­ro de demó­cra­tas a la Cáma­ra de Repre­sen­tan­tes y al Sena­do, que sería la úni­ca mane­ra de que pudie­ra influir en la orien­ta­ción polí­ti­ca de EE UU.

Nos halla­mos en la posi­ción incó­mo­da –no tan insó­li­ta para los socia­lis­tas en dife­ren­tes perio­dos a lo lar­go de los últi­mos 170 años des­de la publi­ca­ción del Mani­fies­to Comu­nis­ta– de tener que reco­no­cer que la cla­se obre­ra toda­vía no está dis­pues­ta a actuar por su pro­pia cuen­ta. Segui­re­mos orga­ni­zán­do­nos y luchan­do por nues­tras polí­ti­cas en el movi­mien­to obre­ro y los movi­mien­tos socia­les, a la espe­ra de acon­te­ci­mien­tos que espo­leen la erup­ción del movi­mien­to de masas sin el cual nues­tras polí­ti­cas care­cen de vehícu­lo.

Dan La Botz es maes­tro de Brooklyn, escri­tor y acti­vis­ta. Es coedi­tor de New Poli­tics.

Vien­to Sur*

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *