El mito de la «revo­lu­ción siria» fabri­ca­do ‎por el Rei­no Uni­do – La otra Anda­lu­cía

Por Thierry Meys­san

Se han fil­tra­do nue­vos docu­men­tos sobre la orga­ni­za­ción de la pro­pa­gan­da bri­tá­ni­ca ‎con­tra Siria. Esos docu­men­tos per­mi­ten enten­der cómo fue posi­ble que perio­dis­tas que ‎actua­ban de bue­na fe fue­sen enga­ña­dos duran­te lar­go tiem­po por el mito de la ‎‎«revo­lu­ción siria» y por qué el Rei­no Uni­do se reti­ró de Siria, a pesar del éxi­to de ‎su operación.(SIRIA).

La demo­cra­cia inclu­ye la posi­bi­li­dad de poder deba­tir hones­ta­men­te en públi­co. ‎Por con­si­guien­te, la pro­pa­gan­da sería sólo cosa de los regí­me­nes no demo­crá­ti­cos. ‎Sin embar­go, la His­to­ria nos ense­ña que la pro­pa­gan­da moder­na se con­ci­bió duran­te la Pri­me­ra ‎Gue­rra Mun­dial en el Rei­no Uni­do y en Esta­dos Uni­dos mien­tras que la URSS y la Ale­ma­nia nazi ‎no pasa­ron de ser páli­dos imi­ta­do­res. ‎

Des­de el ini­cio de la gue­rra con­tra Siria, hemos expli­ca­do a menu­do que la reali­dad en ‎el terreno no tenía nada que ver con la ima­gen que exis­tía en Occi­den­te sobre este con­flic­to. ‎Hemos denun­cia­do repe­ti­da­men­te la fabri­ca­ción de “prue­bas” por par­te de los ser­vi­cios secre­tos ‎esta­dou­ni­den­ses, bri­tá­ni­cos, fran­ce­ses y tur­cos, que tra­ta­ban de escon­der la agre­sión ‎de Occi­den­te con­tra Siria y de hacer creer que exis­tía una revo­lu­ción con­tra una dic­ta­du­ra. ‎

Aho­ra que el Rei­no Uni­do ya no está en el terreno, des­de 2018, el perio­dis­ta Ian Cobain aca­ba ‎de publi­car en la publi­ca­ción onli­ne ‎Midd­le East Eye varios docu­men­tos ofi­cia­les bri­tá­ni­cos que nos per­mi­ten ver más ‎cla­ra­men­te de qué mane­ra Lon­dres into­xi­có masi­va­men­te a un gran núme­ro de perio­dis­tas de ‎bue­na fe y des­pués se reti­ró del con­flic­to [1]. En 2016, Ian Cobain ya había publi­ca­do en el dia­rio bri­tá­ni­co The Guar­dian‎ cier­to núme­ro de ‎reve­la­cio­nes sobre cómo el MI6 orga­ni­zó esta‎ ope­ra­ción con­tra Siria [2].‎

Pri­me­ro que todo, es impor­tan­te recor­dar que los bri­tá­ni­cos no per­se­guían el mis­mo obje­ti­vo que ‎sus alia­dos esta­dou­ni­den­ses. El Rei­no Uni­do, espe­ra­ba recu­pe­rar la influen­cia que había ejer­ci­do ‎en la épo­ca colo­nial, al igual que Fran­cia. Lon­dres no cre­yó que Esta­dos Uni­dos ‎pre­ten­die­se des­truir las estruc­tu­ras de los Esta­dos en los paí­ses de todo el Gran Medio Orien­te (o ‎Medio Orien­te amplia­do), como se esti­pu­la en la estra­te­gia Rumsfeld/​Cebrowski [3]. Así que Lon­dres con­ci­bió la ope­ra­ción de las ‎lla­ma­das «pri­ma­ve­ras ára­bes» según el mode­lo de la «Gran Revuel­ta Ára­be», orga­ni­za­da en ‎otra épo­ca por Law­ren­ce de Ara­bia, sólo que en la ver­sión actual fue la Her­man­dad Musul­ma­na la ‎encar­ga­da de inter­pre­tar el papel asig­na­do a los waha­bi­tas en tiem­pos de la Pri­me­ra Gue­rra ‎Mun­dial. Debi­do a ello, la pro­pa­gan­da bri­tá­ni­ca fue con­ce­bi­da siguien­do un guión sobre la ‎crea­ción de una “nue­va Siria” alre­de­dor de la Her­man­dad Musul­ma­na, mien­tras que lo que real­men­te ‎que­rían –y aún quie­ren– Esta­dos Uni­dos y la CIA era des­mem­brar el país.‎

La opi­nión públi­ca occi­den­tal ya había sido con­ven­ci­da de que en Túnez, en Egip­to y en Libia ‎se habían pro­du­ci­do revo­lu­cio­nes, y esa con­vic­ción erró­nea faci­li­ta­ba la tarea de ven­der­le otra ‎‎“revo­lu­ción”, esta vez en Siria. ‎

Perio­dis­tas que actua­ban de bue­na fe fue­ron lle­va­dos por supues­tos revo­lu­cio­na­rios –en reali­dad ‎eran agen­tes que tra­ba­ja­ban para los ser­vi­cios secre­tos de Tur­quía y de la OTAN– a visi­tar una ‎‎“aldea revo­lu­cio­na­ria”, Yabal al-Zauia, en sue­lo sirio. Allí se orga­ni­za­ban para ellos míti­nes del ‎‎«Ejér­ci­to Sirio Libre» que podían fil­mar a sus anchas. Fue­ron muchos los perio­dis­tas así ‎enga­ña­dos que cre­ye­ron que real­men­te exis­tía un levan­ta­mien­to popu­lar. Cuan­do el perio­dis­ta ‎espa­ñol Daniel Iriar­te denun­ció la far­sa en el dia­rio espa­ñol ABC –por­que reco­no­ció a varios ‎yiha­dis­tas libios en la “aldea revo­lu­cio­na­ria” siria [4]– ‎la pren­sa se negó a reco­no­cer que se había deja­do enga­ñar. La inca­pa­ci­dad de los perio­dis­tas ‎para reco­no­cer sus erro­res, inclu­so cuan­do son cole­gas quie­nes denun­cian esos erro­res, sigue ‎sien­do la mejor car­ta de triun­fo de quie­nes se dedi­can a este tipo de pro­pa­gan­da. ‎

Como siem­pre, los bri­tá­ni­cos de la RICU (la Research, Infor­ma­tion and Com­mu­ni­ca­tions Unit) ‎recu­rrie­ron a un cien­tí­fi­co –en este caso un antro­pó­lo­go– para que super­vi­sa­ra su ope­ra­ción de ‎pro­pa­gan­da. Y la eje­cu­ción estu­vo en manos de varios “con­tra­tis­tas”, entre ellos un ‎‎«ex» ofi­cial del MI6, el coro­nel Paul Tilley –la deno­mi­na­ción de «ex ofi­cial» resul­ta aquí muy ‎impor­tan­te ya que se tra­ta de poder refu­tar cual­quier vin­cu­la­ción con el asun­to si la ope­ra­ción ‎sale mal. Para estar más cer­ca del terreno, los inter­me­dia­rios o con­tra­tis­tas del MI6 abrie­ron ‎‎3 ofi­ci­nas en Estam­bul y Reyhan­li (Tur­quía) y en Amman (Jor­da­nia), mien­tras que la CIA ope­ra­ba ‎des­de Ale­ma­nia. ‎

Esta ope­ra­ción se ini­ció con el asun­to del ata­que quí­mi­co, atri­bui­do al gobierno sirio, en el verano ‎de 2013, cuan­do la Cáma­ra de los Comu­nes –recor­dan­do cómo había sido enga­ña­da en el ‎momen­to de la gue­rra con­tra Irak– prohi­bió estric­ta­men­te al minis­te­rio de Defen­sa el des­plie­gue ‎de tro­pas bri­tá­ni­cas en Siria. El gobierno bri­tá­ni­co eva­dió la prohi­bi­ción incre­men­tan­do el ‎pre­su­pues­to ini­cial de su minis­te­rio de Exte­rio­res, incre­men­to que fue trans­fe­ri­do a agen­cias cana­dien­ses y ‎esta­dou­ni­den­ses para que se encar­ga­ran de la ope­ra­ción. ‎

A pesar de la prohi­bi­ción emi­ti­da por la Cáma­ra de los Comu­nes, la ope­ra­ción se desa­rro­lla­ba ‎bajo el man­do de un ofi­cial del MI6, Jonathan Allen, quien aca­bó con­vir­tién­do­se en núme­ro 2 de ‎la dele­ga­ción diplo­má­ti­ca del Rei­no Uni­do en el Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU. ‎

La ori­gi­na­li­dad de esta ope­ra­ción, eje­cu­ta­da entre otros por Inno­va­ti­ve Com­mu­ni­ca­tions ‎& Stra­te­gies (InCoS­trat), resi­de en el hecho de haber sido pre­sen­ta­da como una aso­cia­ción ‎comer­cial no vin­cu­la­da a las auto­ri­da­des del Rei­no Uni­do. Los sirios que par­ti­ci­pa­ban en ella ‎no tenían la impre­sión de estar trai­cio­nan­do su país sino sólo de haber encon­tra­do una bue­na ‎opor­tu­ni­dad de ganar dine­ro para sobre­vi­vir a pesar de la gue­rra. Por supues­to, en com­pa­ra­ción con ‎el nivel de vida nor­mal de esos sirios, las remu­ne­ra­cio­nes que reci­bían eran con­si­de­ra­ble­men­te ‎ele­va­das. ‎l sis­te­ma de los lla­ma­dos «perio­dis­tas ciu­da­da­nos» resul­ta­ba sin embar­go muy eco­nó­mi­co en ‎rela­ción con el medio millón de libras ester­li­nas men­sua­les del pre­su­pues­to bri­tá­ni­co (entre 50 y ‎‎200 dóla­res por un video, entre 250 y 500 dóla­res por cola­bo­ra­cio­nes regu­la­res) des­ti­na­do a la ‎bús­que­da de «infor­ma­cio­nes» o de «prue­bas» que demos­tra­sen la repre­sión del «régi­men» ‎sirio con­tra su pro­pio pue­blo. Des­pués de ser some­ti­dos a una selec­ción, el MI6 envia­ba esos ‎mate­ria­les a la BBC, Sky News ara­bic, Al-Jazee­ra y Al-Ara­bi­ya, cua­tro medios de difu­sión que ‎par­ti­ci­pan ple­na­men­te en el «esfuer­zo de gue­rra» occi­den­tal, a pesar de que Al-Jazee­ra y Al-‎Arabiya per­te­ne­cen res­pec­ti­va­men­te a Qatar y a Ara­bia Sau­di­ta y de que esa acti­vi­dad vio­la las ‎reso­lu­cio­nes de la ONU que prohí­ben la pro­pa­gan­da de gue­rra. Los cola­bo­ra­do­res sirios tenían que ‎ com­pro­me­ter­se por escri­to a man­te­ner­se anó­ni­mos –con excep­ción de los que ‎con­ta­ban con una auto­ri­za­ción expre­sa para dar­se a cono­cer– y no divul­gar sus víncu­los con ‎nin­gu­na empre­sa. ‎

Los perio­dis­tas occi­den­ta­les que actua­ban de bue­na fe no podían lle­gar has­ta los «perio­dis­tas ‎ciu­da­da­nos» sirios para veri­fi­car el con­tex­to de los videos ni de otras «prue­bas» –tra­ba­jo de ‎veri­fi­ca­ción que cons­ti­tu­ye la esen­cia mis­ma de la acti­vi­dad perio­dís­ti­ca– y sim­ple­men­te ‎se deja­ban con­ven­cer por el “rui­do” de las cua­tro tele­vi­so­ras antes men­cio­na­das. ‎

Los docu­men­tos reve­la­dos por Ian Cobain demues­tran que, ade­más de apun­tar a la opi­nión ‎públi­ca inter­na­cio­nal, esta ope­ra­ción esta­ba diri­gi­da tam­bién con­tra la opi­nión públi­ca siria. ‎Lon­dres espe­ra­ba pro­vo­car en la opi­nión siria un cam­bio de acti­tud que debía favo­re­cer a los ‎‎«mode­ra­dos» ante los «extre­mis­tas». Sobre ese pun­to en par­ti­cu­lar, Midd­le East Eye ‎no pare­ce haber­se dado cuen­ta de que esas pala­bras no deben inter­pre­tar­se siguien­do el ‎sen­ti­do que sue­len tener sino en fun­ción de las deci­sio­nes del pri­mer minis­tro bri­tá­ni­co Tony ‎Blair. ‎

Duran­te la ela­bo­ra­ción del plan de las lla­ma­das «pri­ma­ve­ras ára­bes», Tony Blair había plan­tea­do ‎que el gobierno bri­tá­ni­co debía con­si­de­rar como alia­dos a los líde­res y gru­pos «mode­ra­da­men­te ‎antim­pe­ria­lis­tas», como la Her­man­dad Musul­ma­na, mien­tras que los adver­sa­rios eran los ‎‎«antim­pe­ria­lis­tas extre­mis­tas», como el régi­men nacio­na­lis­ta del par­ti­do Baas sirio [5].‎

El antro­pó­lo­go que super­vi­sa­ba el pro­gra­ma indi­ca­ba por demás que era nece­sa­rio crear en el ‎terreno algu­nos ser­vi­cios de urgen­cia –como la Free Poli­ce y los Whi­te Hel­mets ‎‎(“Cas­cos Blan­cos”) del «ex» ofi­cial del MI6 James Le Mesu­rier– no tan­to para ayu­dar a la ‎pobla­ción sino para dar­le con­fian­za en las ins­ti­tu­cio­nes que habrían de crear­se des­pués de la ‎derro­ta de la unión nacio­nal sur­gi­da alre­de­dor del Baas. Sobre ese pun­to, men­cio­nó el plan de ‎ren­di­ción total e incon­di­cio­nal que se pre­ten­día impo­ner a Siria, plan redac­ta­do por el ale­mán ‎Vol­ker Perthes para el segun­do prin­ci­pal fun­cio­na­rio de la ONU, el esta­dou­ni­den­se Jef­frey ‎Felt­man [6] y que los bri­tá­ni­cos inter­pre­ta­ron en for­ma erró­nea. ‎

Este des­acuer­do fue la prin­ci­pal cau­sa de los fallos de esta ope­ra­ción, cuan­do Washing­ton tra­tó ‎de crear el «Sun­nis­tán», que debía ser gober­na­do por el Emi­ra­to Islá­mi­co (Daesh) y el «Kur­dis­tán ‎libre», con el PKK (el par­ti­do kur­do sur­gi­do en Tur­quía) y el PDK (par­ti­do kur­do de Irak). ‎Con­si­de­ran­do que aque­llo ya no era la gue­rra que ellos habían con­ce­bi­do, los bri­tá­ni­cos ‎deci­die­ron salir­se del jue­go. ‎

El pro­gra­ma del MI6 plan­tea­ba 3 aspec­tos dife­ren­tes:
 Iden­ti­dad siria:
«Unir a los sirios median­te la afir­ma­ción posi­ti­va de cul­tu­ras y prác­ti­cas comu­nes y res­ta­ble­cer la ‎con­fian­za entre veci­nos, aun­que ponien­do de relie­ve la fuer­za numé­ri­ca de los sirios.»‎
 Siria libre:
«Actuar para for­ta­le­cer la con­fian­za en una futu­ra Siria sin régi­men extre­mis­ta.»‎
 Soca­va­mien­to:‎
«Actuar para debi­li­tar la efi­ca­cia de las redes extre­mis­tas vio­len­tas (EV) en Siria soca­van­do la ‎cre­di­bi­li­dad de las his­to­rias y de los acto­res EV y ais­lan­do a las orga­ni­za­cio­nes EV de la ‎pobla­ción.»‎

Según los docu­men­tos que reve­la Ian Cobain, los con­tra­tis­tas o inter­me­dia­rios del MI6 tam­bién ‎for­ma­ron a los voce­ros de la opo­si­ción siria, desa­rro­lla­ron cuen­tas en las redes socia­les y ‎orga­ni­za­ron ofi­ci­nas de pren­sa que fun­cio­na­ban las 24 horas del día. Los docu­men­tos ‎no men­cio­nan el dise­ño de logos iden­ti­fi­ca­ti­vos de gru­pos ni el mon­ta­je de las esce­nas ‎holly­woo­den­ses que noso­tros denun­cia­mos a tra­vés de este sitio web, como el “des­fi­le mili­tar” ‎de un gru­po arma­do, mon­ta­do en la peri­fe­ria de Damas­co, con tan­ques y “com­ba­tien­tes” que ‎pasa­ban una y otra vez ante la cáma­ra (ver video). ‎

‎‎El tra­ba­jo de las ofi­ci­nas de pren­sa con­sis­tía en poner a los voce­ros de la opo­si­ción siria en ‎con­tac­to con perio­dis­tas occi­den­ta­les y en ins­truir a esos voce­ros sobre lo que debían decir en las ‎entre­vis­tas. De esa mane­ra, la pren­sa occi­den­tal creía obte­ner sus infor­ma­cio­nes de fuen­tes ‎inde­pen­dien­tes y con un bajo cos­to. ‎

Al prin­ci­pio, duran­te la fase de des­es­ta­bi­li­za­ción –que duró has­ta media­dos del año 2012 – , todos ‎los medios de pren­sa inter­na­cio­na­les envia­ban repor­te­ros al terreno, repor­te­ros que ‎los bri­tá­ni­cos logra­ban mani­pu­lar de la mane­ra aquí des­cri­ta. Aho­ra ya no envían repor­te­ros. ‎Los medios de pren­sa occi­den­ta­les se han acos­tum­bra­do a acep­tar como bue­na la “infor­ma­ción” ‎que les ofre­ce la agen­cia de pren­sa crea­da en Lon­dres por el MI6 y la Her­man­dad Musul­ma­na –el ‎Obser­va­to­rio Sirio de los Dere­chos Huma­nos (OSDH)– a pesar de que esa “fuen­te” care­ce de los ‎recur­sos nece­sa­rios para tener cono­ci­mien­to de los “hechos” que dice repor­tar. ‎Thierry Meys­san

[1] “REVEALED: The Bri­tish government’s covert ‎pro­pa­gan­da cam­paign in Syria”, Ian Cobain y Ali­ce Ross, Midd­le East Eye, ‎‎20 de febre­ro de 2020.

[2] “How Bri­tain funds ‎the ’pro­pa­gan­da war’ against Isis in Syria”, Ian Cobain, Ali­ce Ross, Rob Evans, Mona Mah­mood, The Guar­dian, 3 de ‎mayo de 2016.

[3] «El pro­yec­to ‎mili­tar de Esta­dos Uni­dos para el mun­do», por Thierry ‎Meys­san, Red Vol­tai­re, 22 de agos­to de 2017.

[4] «Isla­mis­tas libios se des­pla­zan a Siria para ‎‎“ayu­dar” a la revo­lu­ción», por Daniel Iriar­te, ABC (Espa­ña), 17 de diciem­bre de 2011.

[5Sous nos ‎yeux. Du 11-Sep­tem­bre à Donald Trump, Thierry Meys­san, édi­tions Demi-Lune.

[6] «Ale­ma­nia y la ONU con­tra Siria», por Thierry Meys­san, Al-‎Watan (Siria), Red Vol­tai­re, 28 de enero de 2016. “Draft Gene­va Com­mu­ni­que Imple­men­ta­tion ‎Fra­me­work”, “Con­fi­den­ce Buil­ding Mea­su­res”, “Essen­tial Prin­ci­ples”, “Repre­sen­ta­tiv­ness and ‎Inclu­si­vity”, “The Pre­pa­ra­tory Pha­se”, “The Transitio­nal Gover­ning Body”, “The Joint Mili­tary ‎Coun­cil and Cea­se­fi­re Bodies”, “The Invi­ta­tion to the Inter­na­tio­nal Com­mu­nity to Help Com­bat ‎Terro­rist Orga­ni­za­tions”, “The Syrian Natio­nal Coun­cil and Legis­la­ti­ve Powers during the ‎Transition”, “Transitio­nal Jus­ti­ce”, “Local Gover­nan­ce”, “Pre­ser­va­tion and Reform of Sta­te ‎Ins­ti­tu­tions”, “Expla­na­tory Memo­ran­dum”, “Key Prin­ci­ples revea­led during Con­sul­ta­tions with ‎Syrian Sta­ke-hol­ders”, “The­ma­tic Groups”, Uni­ted Nations Depart­ment of Poli­ti­cal Affairs (DPA), ‎‎2012 – 2014 (no publi­ca­do).

<:ver_imprimer:><:ver_imprimer:>
DeliciousDelicious

Latest posts by Otros medios (see all)

(function(d, s, id){
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) {return;}
js = d.createElement(s); js​.id = id;
js.src = «https://​con​nect​.face​book​.net/​e​n​_​U​S​/​s​d​k​.​j​s​#​x​f​b​m​l​=​1​&​v​e​r​s​i​o​n​=​v​2.6»;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(docu­ment, “script”, “facebook-jssdk”));(function(d, s, id){
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) {return;}
js = d.createElement(s); js​.id = id;
js.src = «https://​con​nect​.face​book​.net/​e​n​_​U​S​/​s​d​k​.​j​s​#​x​f​b​m​l​=​1​&​v​e​r​s​i​o​n​=​v​2.6»;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(docu­ment, “script”, “face­book-jssdk”));

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *