El mito de la «revo­lu­ción siria» fabri­ca­do ‎por el Reino Uni­do – La otra Anda­lu­cía

Por Thierry Meys­san

Se han fil­tra­do nue­vos docu­men­tos sobre la orga­ni­za­ción de la pro­pa­gan­da bri­tá­ni­ca ‎con­tra Siria. Esos docu­men­tos per­mi­ten enten­der cómo fue posi­ble que perio­dis­tas que ‎actua­ban de bue­na fe fue­sen enga­ña­dos duran­te lar­go tiem­po por el mito de la ‎‎«revo­lu­ción siria» y por qué el Reino Uni­do se reti­ró de Siria, a pesar del éxi­to de ‎su operación.(SIRIA).

La demo­cra­cia inclu­ye la posi­bi­li­dad de poder deba­tir hones­ta­men­te en públi­co. ‎Por con­si­guien­te, la pro­pa­gan­da sería sólo cosa de los regí­me­nes no demo­crá­ti­cos. ‎Sin embar­go, la His­to­ria nos ense­ña que la pro­pa­gan­da moder­na se con­ci­bió duran­te la Pri­me­ra ‎Gue­rra Mun­dial en el Reino Uni­do y en Esta­dos Uni­dos mien­tras que la URSS y la Ale­ma­nia nazi ‎no pasa­ron de ser páli­dos imi­ta­do­res. ‎

Des­de el ini­cio de la gue­rra con­tra Siria, hemos expli­ca­do a menu­do que la reali­dad en ‎el terreno no tenía nada que ver con la ima­gen que exis­tía en Occi­den­te sobre este con­flic­to. ‎Hemos denun­cia­do repe­ti­da­men­te la fabri­ca­ción de “prue­bas” por par­te de los ser­vi­cios secre­tos ‎esta­dou­ni­den­ses, bri­tá­ni­cos, fran­ce­ses y tur­cos, que tra­ta­ban de escon­der la agre­sión ‎de Occi­den­te con­tra Siria y de hacer creer que exis­tía una revo­lu­ción con­tra una dic­ta­du­ra. ‎

Aho­ra que el Reino Uni­do ya no está en el terreno, des­de 2018, el perio­dis­ta Ian Cobain aca­ba ‎de publi­car en la publi­ca­ción onli­ne ‎Midd­le East Eye varios docu­men­tos ofi­cia­les bri­tá­ni­cos que nos per­mi­ten ver más ‎cla­ra­men­te de qué mane­ra Lon­dres into­xi­có masi­va­men­te a un gran núme­ro de perio­dis­tas de ‎bue­na fe y des­pués se reti­ró del con­flic­to [1]. En 2016, Ian Cobain ya había publi­ca­do en el dia­rio bri­tá­ni­co The Guar­dian‎ cier­to núme­ro de ‎reve­la­cio­nes sobre cómo el MI6 orga­ni­zó esta‎ ope­ra­ción con­tra Siria [2].‎

Pri­me­ro que todo, es impor­tan­te recor­dar que los bri­tá­ni­cos no per­se­guían el mis­mo obje­ti­vo que ‎sus alia­dos esta­dou­ni­den­ses. El Reino Uni­do, espe­ra­ba recu­pe­rar la influen­cia que había ejer­ci­do ‎en la épo­ca colo­nial, al igual que Fran­cia. Lon­dres no cre­yó que Esta­dos Uni­dos ‎pre­ten­die­se des­truir las estruc­tu­ras de los Esta­dos en los paí­ses de todo el Gran Medio Orien­te (o ‎Medio Orien­te amplia­do), como se esti­pu­la en la estra­te­gia Rumsfeld/​Cebrowski [3]. Así que Lon­dres con­ci­bió la ope­ra­ción de las ‎lla­ma­das «pri­ma­ve­ras ára­bes» según el mode­lo de la «Gran Revuel­ta Ára­be», orga­ni­za­da en ‎otra épo­ca por Law­ren­ce de Ara­bia, sólo que en la ver­sión actual fue la Her­man­dad Musul­ma­na la ‎encar­ga­da de inter­pre­tar el papel asig­na­do a los waha­bi­tas en tiem­pos de la Pri­me­ra Gue­rra ‎Mun­dial. Debi­do a ello, la pro­pa­gan­da bri­tá­ni­ca fue con­ce­bi­da siguien­do un guión sobre la ‎crea­ción de una “nue­va Siria” alre­de­dor de la Her­man­dad Musul­ma­na, mien­tras que lo que real­men­te ‎que­rían –y aún quie­ren– Esta­dos Uni­dos y la CIA era des­mem­brar el país.‎

La opi­nión públi­ca occi­den­tal ya había sido con­ven­ci­da de que en Túnez, en Egip­to y en Libia ‎se habían pro­du­ci­do revo­lu­cio­nes, y esa con­vic­ción erró­nea faci­li­ta­ba la tarea de ven­der­le otra ‎‎“revo­lu­ción”, esta vez en Siria. ‎

Perio­dis­tas que actua­ban de bue­na fe fue­ron lle­va­dos por supues­tos revo­lu­cio­na­rios –en reali­dad ‎eran agen­tes que tra­ba­ja­ban para los ser­vi­cios secre­tos de Tur­quía y de la OTAN– a visi­tar una ‎‎“aldea revo­lu­cio­na­ria”, Yabal al-Zauia, en sue­lo sirio. Allí se orga­ni­za­ban para ellos míti­nes del ‎‎«Ejér­ci­to Sirio Libre» que podían fil­mar a sus anchas. Fue­ron muchos los perio­dis­tas así ‎enga­ña­dos que cre­ye­ron que real­men­te exis­tía un levan­ta­mien­to popu­lar. Cuan­do el perio­dis­ta ‎espa­ñol Daniel Iriar­te denun­ció la far­sa en el dia­rio espa­ñol ABC –por­que reco­no­ció a varios ‎yiha­dis­tas libios en la “aldea revo­lu­cio­na­ria” siria [4]– ‎la pren­sa se negó a reco­no­cer que se había deja­do enga­ñar. La inca­pa­ci­dad de los perio­dis­tas ‎para reco­no­cer sus erro­res, inclu­so cuan­do son cole­gas quie­nes denun­cian esos erro­res, sigue ‎sien­do la mejor car­ta de triun­fo de quie­nes se dedi­can a este tipo de pro­pa­gan­da. ‎

Como siem­pre, los bri­tá­ni­cos de la RICU (la Research, Infor­ma­tion and Com­mu­ni­ca­tions Unit) ‎recu­rrie­ron a un cien­tí­fi­co –en este caso un antro­pó­lo­go– para que super­vi­sa­ra su ope­ra­ción de ‎pro­pa­gan­da. Y la eje­cu­ción estu­vo en manos de varios “con­tra­tis­tas”, entre ellos un ‎‎«ex» ofi­cial del MI6, el coro­nel Paul Tilley –la deno­mi­na­ción de «ex ofi­cial» resul­ta aquí muy ‎impor­tan­te ya que se tra­ta de poder refu­tar cual­quier vin­cu­la­ción con el asun­to si la ope­ra­ción ‎sale mal. Para estar más cer­ca del terreno, los inter­me­dia­rios o con­tra­tis­tas del MI6 abrie­ron ‎‎3 ofi­ci­nas en Estam­bul y Rey­han­li (Tur­quía) y en Amman (Jor­da­nia), mien­tras que la CIA ope­ra­ba ‎des­de Ale­ma­nia. ‎

Esta ope­ra­ción se ini­ció con el asun­to del ata­que quí­mi­co, atri­bui­do al gobierno sirio, en el verano ‎de 2013, cuan­do la Cáma­ra de los Comu­nes –recor­dan­do cómo había sido enga­ña­da en el ‎momen­to de la gue­rra con­tra Irak– prohi­bió estric­ta­men­te al minis­te­rio de Defen­sa el des­plie­gue ‎de tro­pas bri­tá­ni­cas en Siria. El gobierno bri­tá­ni­co eva­dió la prohi­bi­ción incre­men­tan­do el ‎pre­su­pues­to ini­cial de su minis­te­rio de Exte­rio­res, incre­men­to que fue trans­fe­ri­do a agen­cias cana­dien­ses y ‎esta­dou­ni­den­ses para que se encar­ga­ran de la ope­ra­ción. ‎

A pesar de la prohi­bi­ción emi­ti­da por la Cáma­ra de los Comu­nes, la ope­ra­ción se desa­rro­lla­ba ‎bajo el man­do de un ofi­cial del MI6, Jonat­han Allen, quien aca­bó con­vir­tién­do­se en núme­ro 2 de ‎la dele­ga­ción diplo­má­ti­ca del Reino Uni­do en el Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU. ‎

La ori­gi­na­li­dad de esta ope­ra­ción, eje­cu­ta­da entre otros por Inno­va­ti­ve Com­mu­ni­ca­tions ‎& Stra­te­gies (InCoS­trat), resi­de en el hecho de haber sido pre­sen­ta­da como una aso­cia­ción ‎comer­cial no vin­cu­la­da a las auto­ri­da­des del Reino Uni­do. Los sirios que par­ti­ci­pa­ban en ella ‎no tenían la impre­sión de estar trai­cio­nan­do su país sino sólo de haber encon­tra­do una bue­na ‎opor­tu­ni­dad de ganar dine­ro para sobre­vi­vir a pesar de la gue­rra. Por supues­to, en com­pa­ra­ción con ‎el nivel de vida nor­mal de esos sirios, las remu­ne­ra­cio­nes que reci­bían eran con­si­de­ra­ble­men­te ‎ele­va­das. ‎l sis­te­ma de los lla­ma­dos «perio­dis­tas ciu­da­da­nos» resul­ta­ba sin embar­go muy eco­nó­mi­co en ‎rela­ción con el medio millón de libras ester­li­nas men­sua­les del pre­su­pues­to bri­tá­ni­co (entre 50 y ‎‎200 dóla­res por un video, entre 250 y 500 dóla­res por cola­bo­ra­cio­nes regu­la­res) des­ti­na­do a la ‎bús­que­da de «infor­ma­cio­nes» o de «prue­bas» que demos­tra­sen la repre­sión del «régi­men» ‎sirio con­tra su pro­pio pue­blo. Des­pués de ser some­ti­dos a una selec­ción, el MI6 envia­ba esos ‎mate­ria­les a la BBC, Sky News ara­bic, Al-Jazee­ra y Al-Ara­bi­ya, cua­tro medios de difu­sión que ‎par­ti­ci­pan ple­na­men­te en el «esfuer­zo de gue­rra» occi­den­tal, a pesar de que Al-Jazee­ra y Al-‎Arabiya per­te­ne­cen res­pec­ti­va­men­te a Qatar y a Ara­bia Sau­di­ta y de que esa acti­vi­dad vio­la las ‎reso­lu­cio­nes de la ONU que prohí­ben la pro­pa­gan­da de gue­rra. Los cola­bo­ra­do­res sirios tenían que ‎ com­pro­me­ter­se por escri­to a man­te­ner­se anó­ni­mos –con excep­ción de los que ‎con­ta­ban con una auto­ri­za­ción expre­sa para dar­se a cono­cer– y no divul­gar sus víncu­los con ‎nin­gu­na empre­sa. ‎

Los perio­dis­tas occi­den­ta­les que actua­ban de bue­na fe no podían lle­gar has­ta los «perio­dis­tas ‎ciu­da­da­nos» sirios para veri­fi­car el con­tex­to de los videos ni de otras «prue­bas» –tra­ba­jo de ‎veri­fi­ca­ción que cons­ti­tu­ye la esen­cia mis­ma de la acti­vi­dad perio­dís­ti­ca– y sim­ple­men­te ‎se deja­ban con­ven­cer por el “rui­do” de las cua­tro tele­vi­so­ras antes men­cio­na­das. ‎

Los docu­men­tos reve­la­dos por Ian Cobain demues­tran que, ade­más de apun­tar a la opi­nión ‎públi­ca inter­na­cio­nal, esta ope­ra­ción esta­ba diri­gi­da tam­bién con­tra la opi­nión públi­ca siria. ‎Lon­dres espe­ra­ba pro­vo­car en la opi­nión siria un cam­bio de acti­tud que debía favo­re­cer a los ‎‎«mode­ra­dos» ante los «extre­mis­tas». Sobre ese pun­to en par­ti­cu­lar, Midd­le East Eye ‎no pare­ce haber­se dado cuen­ta de que esas pala­bras no deben inter­pre­tar­se siguien­do el ‎sen­ti­do que sue­len tener sino en fun­ción de las deci­sio­nes del pri­mer minis­tro bri­tá­ni­co Tony ‎Blair. ‎

Duran­te la ela­bo­ra­ción del plan de las lla­ma­das «pri­ma­ve­ras ára­bes», Tony Blair había plan­tea­do ‎que el gobierno bri­tá­ni­co debía con­si­de­rar como alia­dos a los líde­res y gru­pos «mode­ra­da­men­te ‎antim­pe­ria­lis­tas», como la Her­man­dad Musul­ma­na, mien­tras que los adver­sa­rios eran los ‎‎«antim­pe­ria­lis­tas extre­mis­tas», como el régi­men nacio­na­lis­ta del par­ti­do Baas sirio [5].‎

El antro­pó­lo­go que super­vi­sa­ba el pro­gra­ma indi­ca­ba por demás que era nece­sa­rio crear en el ‎terreno algu­nos ser­vi­cios de urgen­cia –como la Free Poli­ce y los Whi­te Hel­mets ‎‎(“Cas­cos Blan­cos”) del «ex» ofi­cial del MI6 James Le Mesu­rier– no tan­to para ayu­dar a la ‎pobla­ción sino para dar­le con­fian­za en las ins­ti­tu­cio­nes que habrían de crear­se des­pués de la ‎derro­ta de la unión nacio­nal sur­gi­da alre­de­dor del Baas. Sobre ese pun­to, men­cio­nó el plan de ‎ren­di­ción total e incon­di­cio­nal que se pre­ten­día impo­ner a Siria, plan redac­ta­do por el ale­mán ‎Vol­ker Pert­hes para el segun­do prin­ci­pal fun­cio­na­rio de la ONU, el esta­dou­ni­den­se Jef­frey ‎Felt­man [6] y que los bri­tá­ni­cos inter­pre­ta­ron en for­ma erró­nea. ‎

Este desacuer­do fue la prin­ci­pal cau­sa de los fallos de esta ope­ra­ción, cuan­do Washing­ton tra­tó ‎de crear el «Sun­nis­tán», que debía ser gober­na­do por el Emi­ra­to Islá­mi­co (Daesh) y el «Kur­dis­tán ‎libre», con el PKK (el par­ti­do kur­do sur­gi­do en Tur­quía) y el PDK (par­ti­do kur­do de Irak). ‎Con­si­de­ran­do que aque­llo ya no era la gue­rra que ellos habían con­ce­bi­do, los bri­tá­ni­cos ‎deci­die­ron salir­se del jue­go. ‎

El pro­gra­ma del MI6 plan­tea­ba 3 aspec­tos dife­ren­tes:
 Iden­ti­dad siria:
«Unir a los sirios median­te la afir­ma­ción posi­ti­va de cul­tu­ras y prác­ti­cas comu­nes y res­ta­ble­cer la ‎con­fian­za entre veci­nos, aun­que ponien­do de relie­ve la fuer­za numé­ri­ca de los sirios.»‎
 Siria libre:
«Actuar para for­ta­le­cer la con­fian­za en una futu­ra Siria sin régi­men extre­mis­ta.»‎
 Soca­va­mien­to:‎
«Actuar para debi­li­tar la efi­ca­cia de las redes extre­mis­tas vio­len­tas (EV) en Siria soca­van­do la ‎cre­di­bi­li­dad de las his­to­rias y de los acto­res EV y ais­lan­do a las orga­ni­za­cio­nes EV de la ‎pobla­ción.»‎

Según los docu­men­tos que reve­la Ian Cobain, los con­tra­tis­tas o inter­me­dia­rios del MI6 tam­bién ‎for­ma­ron a los voce­ros de la opo­si­ción siria, desa­rro­lla­ron cuen­tas en las redes socia­les y ‎orga­ni­za­ron ofi­ci­nas de pren­sa que fun­cio­na­ban las 24 horas del día. Los docu­men­tos ‎no men­cio­nan el dise­ño de logos iden­ti­fi­ca­ti­vos de gru­pos ni el mon­ta­je de las esce­nas ‎holly­woo­den­ses que noso­tros denun­cia­mos a tra­vés de este sitio web, como el “des­fi­le mili­tar” ‎de un gru­po arma­do, mon­ta­do en la peri­fe­ria de Damas­co, con tan­ques y “com­ba­tien­tes” que ‎pasa­ban una y otra vez ante la cáma­ra (ver video). ‎

‎‎El tra­ba­jo de las ofi­ci­nas de pren­sa con­sis­tía en poner a los voce­ros de la opo­si­ción siria en ‎con­tac­to con perio­dis­tas occi­den­ta­les y en ins­truir a esos voce­ros sobre lo que debían decir en las ‎entre­vis­tas. De esa mane­ra, la pren­sa occi­den­tal creía obte­ner sus infor­ma­cio­nes de fuen­tes ‎inde­pen­dien­tes y con un bajo cos­to. ‎

Al prin­ci­pio, duran­te la fase de des­es­ta­bi­li­za­ción –que duró has­ta media­dos del año 2012 – , todos ‎los medios de pren­sa inter­na­cio­na­les envia­ban repor­te­ros al terreno, repor­te­ros que ‎los bri­tá­ni­cos logra­ban mani­pu­lar de la mane­ra aquí des­cri­ta. Aho­ra ya no envían repor­te­ros. ‎Los medios de pren­sa occi­den­ta­les se han acos­tum­bra­do a acep­tar como bue­na la “infor­ma­ción” ‎que les ofre­ce la agen­cia de pren­sa crea­da en Lon­dres por el MI6 y la Her­man­dad Musul­ma­na –el ‎Obser­va­to­rio Sirio de los Dere­chos Huma­nos (OSDH)– a pesar de que esa “fuen­te” care­ce de los ‎recur­sos nece­sa­rios para tener cono­ci­mien­to de los “hechos” que dice repor­tar. ‎Thierry Meys­san

[1] “REVEALED: The Bri­tish government’s covert ‎pro­pa­gan­da cam­paign in Syria”, Ian Cobain y Ali­ce Ross, Midd­le East Eye, ‎‎20 de febre­ro de 2020.

[2] “How Bri­tain funds ‎the ’pro­pa­gan­da war’ against Isis in Syria”, Ian Cobain, Ali­ce Ross, Rob Evans, Mona Mah­mood, The Guar­dian, 3 de ‎mayo de 2016.

[3] «El pro­yec­to ‎mili­tar de Esta­dos Uni­dos para el mun­do», por Thierry ‎Meys­san, Red Vol­tai­re, 22 de agos­to de 2017.

[4] «Isla­mis­tas libios se des­pla­zan a Siria para ‎‎“ayu­dar” a la revo­lu­ción», por Daniel Iriar­te, ABC (Espa­ña), 17 de diciem­bre de 2011.

[5Sous nos ‎yeux. Du 11-Sep­tem­bre à Donald Trump, Thierry Meys­san, édi­tions Demi-Lune.

[6] «Ale­ma­nia y la ONU con­tra Siria», por Thierry Meys­san, Al-‎Watan (Siria), Red Vol­tai­re, 28 de enero de 2016. “Draft Gene­va Com­mu­ni­que Imple­men­ta­tion ‎Fra­me­work”, “Con­fi­den­ce Buil­ding Mea­su­res”, “Essen­tial Prin­ci­ples”, “Repre­sen­ta­tiv­ness and ‎Inclu­si­vity”, “The Pre­pa­ra­tory Pha­se”, “The Transitio­nal Gover­ning Body”, “The Joint Mili­tary ‎Coun­cil and Cea­se­fi­re Bodies”, “The Invi­ta­tion to the Inter­na­tio­nal Com­mu­nity to Help Com­bat ‎Terro­rist Orga­ni­za­tions”, “The Syrian Natio­nal Coun­cil and Legis­la­ti­ve Powers during the ‎Transition”, “Transitio­nal Jus­ti­ce”, “Local Gover­nan­ce”, “Pre­ser­va­tion and Reform of Sta­te ‎Ins­ti­tu­tions”, “Expla­na­tory Memo­ran­dum”, “Key Prin­ci­ples revea­led during Con­sul­ta­tions with ‎Syrian Sta­ke-hol­ders”, “The­ma­tic Groups”, Uni­ted Nations Depart­ment of Poli­ti­cal Affairs (DPA), ‎‎2012 – 2014 (no publi­ca­do).

<:ver_imprimer:>">
DeliciousDelicious

Latest posts by Otros medios (see all)

(function(d, s, id){
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) {return;}
js = d.createElement(s); js​.id = id;
js.src = «https://​con​nect​.face​book​.net/​e​n​_​U​S​/​s​d​k​.​j​s​#​x​f​b​m​l​=​1​&​v​e​r​s​i​o​n​=​v​2.6»;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(docu­ment, “script”, “facebook-jssdk”));(function(d, s, id){
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) {return;}
js = d.createElement(s); js​.id = id;
js.src = «https://​con​nect​.face​book​.net/​e​n​_​U​S​/​s​d​k​.​j​s​#​x​f​b​m​l​=​1​&​v​e​r​s​i​o​n​=​v​2.6»;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(docu­ment, “script”, “face­book-jssdk”));

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: