Chi­le. Pul­so sin­di­cal: La unión entre pue­blo y can­to

Manuel Ahu­ma­da Lillo /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​9 de mar­zo de 2020

“Miren como son­ríen los pre­si­den­tes, cuan­do le hacen pro­me­sas al ino­cen­te
Miren como le ofre­cen al sin­di­ca­to, este mun­do y el otro los can­di­da­tos
Miren como redo­blan los jura­men­tos, pero des­pués del voto, doble tor­men­to

Miren el her­vi­de­ro de vigi­lan­tes, para rociar­le flo­res al estu­dian­te
Miren como relum­bran cara­bi­ne­ros, para ofre­cer­le pre­mios a los obre­ros
Miren como se vis­ten cabo y sar­gen­to, para teñir de rojo los pavi­men­tos
Miren como pro­fa­nan la sacris­tía, con pie­les y som­bre­ros de hipo­cre­sía…”. Vio­le­ta Parra

La can­ción de Vio­le­ta, escri­ta en 1971, es una más de las cons­ta­ta­cio­nes hechas por los artis­tas popu­la­res, de lo que vivió y vive nues­tro pue­blo. Vio­le­ta y muchos otros como ella están her­ma­na­dos en eso de decir las cosas por su nom­bre, sin impor­tar lo que opor­tu­nis­tas y ambi­guos pue­dan decir.

Solo bas­ta escu­char el silen­cia­do «Polí­ti­co Cas­tro Mena» de Que­len­ta­ro y el inol­vi­da­ble pero por estos días poco difun­di­do “Ya qui­sie­ran por olvi­do” de Illa­pu, para dar­se cuen­ta que la crea­ción musi­cal vie­ne de la mano de las viven­cias de nues­tro pue­blo. Son can­cio­nes que que­dan y mar­can para siem­pre el camino, que invi­tan a no des­ma­yar cuan­do algu­nos bus­can borrar con el codo aque­llo que escri­bie­ran con la mano.

Perió­di­ca­men­te se hacen pro­me­sas de cam­bio, pro­pues­tas para mejo­rar la con­di­ción de los parias y el resul­ta­do sigue sien­do el mis­mo. Los más nece­si­ta­dos, suje­tos de aten­ción de can­di­da­tos y can­di­da­tas, dejan de ser impor­tan­tes en el mis­mo momen­to en que quie­nes ape­la­ron a ellos se acer­can al poder. No hay solu­ción al pro­ble­ma de la edu­ca­ción, ni se entre­gan nue­vas y mejo­res vivien­das, la salud sigue sien­do un dere­cho de los que tie­nen pla­ta y los tra­ba­ja­do­res con­ti­núan espe­ran­do aque­llas leyes que les devol­ve­rán algo de su dig­ni­dad piso­tea­da. Ya vota­ron, aho­ra pue­den seguir espe­ran­do.

Los can­to­res del pue­blo están y esta­rán jun­to a él. Se han podi­do dar cuen­ta de esta far­sa y uti­li­zan su arte para seguir expo­nien­do las caren­cias y musi­ca­li­zan­do sus deman­das, con­ti­nua­rán lla­man­do a las cosas por su nom­bre, más allá de que los pode­ro­sos y sus ser­vi­do­res les cie­rren las puer­tas e igno­ren sus can­cio­nes.

El home­na­je can­ta­do de Nano Stern a Gus­ta­vo Gati­ca – “Rega­lé mis ojos” – que sin duda inter­pre­ta tam­bién al vivir y el sufrir de Fabio­la Cam­pi­llay, es una mues­tra más de esa unión inque­bran­ta­ble entre pue­blo y can­to.

SOBRE ALGUNOS DE LOS QUE POCO SE HABLA

…” Don­de cayó Cami­lo nació una cruz, pero no de made­ra sino de luz…”.

Así dicen los pri­me­ros ver­sos musi­ca­li­za­dos y dedi­ca­dos al curo Cami­lo Torres, caí­do en com­ba­te el 15 de febre­ro de 1966. Her­ma­na­do en ideas, pro­pues­tas y accio­nes con Joan Alsi­na, André Jar­lan y Pie­rre Dubois, todos miem­bros acti­vos en sus comu­ni­da­des, fue­ron inclu­so un poco más allá que Óscar Arnul­fo Rome­ro y Raúl Sil­va Hen­rí­quez y se enfren­ta­ron, sin dudar­lo, con las fuer­zas repre­si­vas que bus­ca­ban eli­mi­nar y dañar a sus pue­blos.

Y sin embar­go, los medios de comu­ni­ca­ción demo­ni­zan a estos valien­tes y nos bom­bar­dean con imá­ge­nes y dis­cur­sos de la otra igle­sia.

Esa que pro­te­ge a los vio­la­do­res y pedó­fi­los, la que guar­da silen­cio ante todas las atro­ci­da­des y que es capaz de com­par­tir la mesa con men­ti­ro­sos y ver­du­gos, ben­de­cir armas de gue­rra y seguir lla­man­do al pue­blo sufrien­te a tole­rar todo, pues en algu­na par­te, más allá de esta vida, le espe­ra un mun­do mejor. Ella quie­re borrar­los, noso­tros lo impe­di­mos.

Cuan­do jóve­nes veía­mos la lucha vale­ro­sa de los nica­ra­güen­ses con­tra la tira­nía de los Somo­za y no podía­mos sino que­dar encan­di­la­dos con la pala­bra y acción de Ernes­to Car­de­nal, cura y poe­ta que estu­vo jun­to a la lucha de libe­ra­ción de su pue­blo lle­gan­do a ser minis­tro de cul­tu­ra. Por razo­nes que dejó muy cla­ras, Car­de­nal se ale­jó en lo polí­ti­co, pero man­tu­vo su amor al pue­blo y expu­so cla­ra­men­te su sen­tir, has­ta sus últi­mos momen­tos.

Algo simi­lar a lo que vive por estos días el cura Mariano Puga, hom­bre de igle­sia entre­ga­do en el amor a los más des­po­seí­dos, que prac­ti­có al pie de la letra las ense­ñan­zas del Cris­to, que fue a tra­ba­jar en la cons­truc­ción y se hizo uno más en cada una de las pobla­cio­nes en las que vivió.

Así como Car­de­nal tenía en la poe­sía su arma pre­di­lec­ta, así tam­bién Mariano Puga comen­zó a domi­nar el acor­deón para can­tar sus misas y musi­ca­li­zar sus ser­mo­nes.

Uno y otro se entre­ga­ron al pue­blo y vivi­rán en él, más allá de cuan­do se pro­du­ce la par­ti­da físi­ca, por­que se hicie­ron dolor, se hicie­ron espe­ran­za, se hicie­ron pue­blo y con eso inmor­ta­les.

Y como estos curas, tam­bién hay otros hom­bres que luchan por lo que creen jus­to, entre ellos Rodri­go Cis­ter­nas y Nel­son Qui­chi­llao, obre­ros valien­tes que fue­ron con todo con­tra la repre­sión poli­cia­ca a movi­mien­tos huel­guís­ti­cos y rei­vin­di­ca­ti­vos, pagan­do con su vida la osa­día de enfren­tar a manos lim­pias a esbi­rros que vomi­ta­ban fue­go des­de sus armas.

Xime­na es la espo­sa, Ben­ja­mín y Fran­cis­co los hijos de Juan Pablo Jimé­nez, diri­gen­te sin­di­cal, ase­si­na­do hace 7 años al inte­rior de su lugar de tra­ba­jo. Juan Pablo pre­di­ca­ba con el ejem­plo. El pri­me­ro en las mar­chas y en las accio­nes de denun­cia, par­ti­ci­pe acti­vo de cuan­ta movi­li­za­ción se lla­ma­ba, invi­tan­do siem­pre a la orga­ni­za­ción como el ins­tru­men­to que per­mi­te poner freno al abu­so y la explo­ta­ción.

Hace algu­nas sema­nas se pre­sen­tó un docu­men­tal en su home­na­je “Gavio­ta Ale­tean­te” y orga­ni­za­cio­nes como AIT y hoy la Cen­tral Cla­sis­ta, han hecho suya la deman­da de ver­dad jus­ti­cia y cas­ti­go. Juan Pablo vive en la memo­ria de los tra­ba­ja­do­res.

Por eso, tene­mos la obli­ga­ción de man­te­ner vivo el ejem­plo de reli­gio­sos y lai­cos que se han her­ma­na­do en su amor por la cau­sa del pue­blo.

UN AMOR POR SIEMPRE

Los tra­ba­ja­do­res no siem­pre desa­rro­llan la afi­ción por el tea­tro y a lo más obser­van por tele­vi­sión algu­nas tele­se­ries de pobre con­te­ni­do, que no nece­sa­ria­men­te son bien actua­das.

Por eso cau­sa pena y con­go­ja cono­cer de la par­ti­da de Ale­jan­dro Sie­ve­king, un hom­bre de tea­tro que pese a acer­car­se a los 90 años con­ti­nua­ba crean­do y opi­nan­do, ade­más de cui­dar a su amor de toda la vida, la tam­bién actriz Bél­gi­ca Cas­tro.

Ambos hicie­ron tea­tro, pero fue­ron tam­bién acti­vos par­tí­ci­pes del pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio vivi­do en Chi­le en la déca­da de los 70 del siglo pasa­do, par­ti­ci­pa­ción que les obli­gó a salir al exi­lio, pero jamás les impi­dió decir lo que pen­sa­ban.

Se unie­ron cre­cie­ron y se ama­ron por siem­pre. Con un inter­va­lo de ape­nas 20 horas, ambos se han mar­cha­do para con­ti­nuar actuan­do la obra eter­na de su amor.

JÓVENES – MUJERES – LUCHA

Vol­vie­ron a cla­ses y deja­ron cla­ro que nun­ca se han ido, que ayu­dan en otras trin­che­ras y luchas, para des­pués vol­ver a reto­mar sus ban­de­ras, que no son otras que la dig­ni­fi­ca­ción del estu­dian­ta­do. Y van por dece­nas, por cien­tos, por miles, reco­rrien­do las esta­cio­nes del metro, mani­fes­tan­do al inte­rior y en el exte­rior de sus cole­gios. Sus deman­das son par­te de las deman­das de todo un pue­blo y su vita­li­dad con­ta­gia a padres y her­ma­nos, a todo un pue­blo ansio­sos de que las cosas de ver­dad cam­bien.

Se debe tomar nota del des­pre­cio que tie­nen a lo esta­ble­ci­do, por­que lo esta­ble­ci­do es malo, es la nega­ción de la liber­tad de expre­sión y de mani­fes­ta­ción, la con­sa­gra­ción de la inequi­dad y el robo des­ca­ra­do, la corrup­ción la con­ta­mi­na­ción y la repre­sión a man­sal­va.

Eso y más es lo esta­ble­ci­do y debe­mos apren­der de los estu­dian­tes, de nues­tros hijos y nie­tos, a des­pre­ciar­lo y tra­ba­jar sin des­ma­yar por una socie­dad más dig­na y jus­ta.

Una nue­va con­me­mo­ra­ción del día Inter­na­cio­nal de la mujer está ad-por­tas y debe­mos seguir apo­yan­do y defen­dien­do las deman­das de la mujer, por­que son las deman­das de nues­tras abue­las, madres, her­ma­nas, hijas y com­pa­ñe­ras.

En cada acción que se rea­li­za cada día del año, está explí­ci­ta la exi­gen­cia de cam­bio social, el no más al machis­mo y al patriar­ca­do. No se debe espe­rar la lle­ga­da del 8 de mar­zo para deman­dar de los varo­nes que­dar­se en casa y cum­plir debe­res, eso debe­mos hacer­lo siem­pre, pues los hoga­res, las fami­lias y el entorno son nues­tros. Y como son nues­tros, no tuyos ni míos los debe­res y los dere­chos, debe­mos salir jun­tos a la calle a deman­dar los cam­bios que se requie­ren. Tú y yo de la mano, con el lien­zo de la agru­pa­ción y del sin­di­ca­to, con las deman­das sec­to­ria­les y nacio­na­les. Tú y yo jun­tos, com­pa­ñe­ra.

La lucha por los cam­bios es un impe­ra­ti­vo de la hora pre­sen­te y se debe dar en todos los fren­tes. Por eso debe­mos salu­dar la pues­ta en el aire del pro­gra­ma radial por inter­net de la Cen­tral Cla­sis­ta.

Edu­car-Orga­ni­zar-Luchar es la tri­lo­gía que guía nues­tro camino y es el nom­bre del pro­gra­ma que se emi­ti­rá todos los miér­co­les entre las 18.00 y 20.00 horas y que uste­des podrán encon­trar en www​.lavoz​de​los​tra​ba​ja​do​res​.cl.

Hace algu­nos días la Cen­tral desa­rro­llo el segun­do encuen­tro de muje­res y se apron­ta a un foro en el que se expon­drán diver­sas posi­cio­nes en torno al ple­bis­ci­to del 26 de abril.

Reto­ma­re­mos la ins­ta­la­ción de nues­tra olla común en la pla­za de la dig­ni­dad, vamos a lle­var nues­tro mate­rial de difu­sión y a seguir edu­can­do en los dere­chos.

Es nues­tra lucha y esta­mos orgu­llo­sos de ella.

Vamos a tra­ba­jar duro para pro­mo­ver la orga­ni­za­ción por­que es la herra­mien­ta que nos lle­va­rá a poner en la pri­me­ra línea las deman­das de nues­tro pue­blo.

Ese es y será nues­tro com­pro­mi­so

MANUEL AHUMADA LILLO

Pre­si­den­te Cen­tral Cla­sis­ta de Tra­ba­ja­do­res y Tra­ba­ja­do­ras

Secre­ta­rio Con­fe­de­ra­ción Gene­ral de Tra­ba­ja­do­res C.G.T. CHILE

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *