Méxi­co. Ins­ta la ONU a apli­car medi­das auda­ces con­tra el femi­ni­ci­dio

Ana Lan­gner, Fabio­la Mar­tí­nez, Andrea Bece­rril y Fer­nan­do Cama­cho/​Resu­men Lati­no­n­ame­ri­cano, 7 de mar­zo de 2020

El sis­te­ma de la Orga­ni­za­ción de las Nacio­nes Uni­das en Méxi­co urgió dar aten­ción a la cre­cien­te vio­len­cia con­tra niñas, jóve­nes y muje­res en el país, así como redu­cir las des­igual­da­des per­sis­ten­tes, ya que el femi­ni­ci­dio es lama­ni­fes­ta­ción más extre­ma de la vio­len­cia con­tra esta pobla­ción.

En tan­to, la Secre­ta­ría de Gober­na­ción (SG) infor­mó que tra­ba­ja con las enti­da­des fede­ra­ti­vas en la homo­lo­ga­ción del tipo penal de femi­ni­ci­dio. Por lo pron­to, reco­mien­da a las fis­ca­lías esta­ta­les que todo ase­si­na­to de mujer sea inves­ti­ga­do como femi­ni­ci­dio, a par­tir de pro­to­co­los espe­cia­les e infor­mar­lo de esa mane­ra al Sis­te­ma Nacio­nal de Segu­ri­dad Públi­ca.

A pro­pó­si­to del Día Inter­na­cio­nal de la Mujer, que se con­me­mo­ra este domin­go, las agen­cias de la ONU en Méxi­co advir­tie­ron que la pre­va­len­te des­igual­dad de géne­ro pro­vo­ca que los nive­les de vio­len­cia se dis­pa­ren.

En Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be se ubi­can 14 de los 25 paí­ses con mayor inci­den­cia de ase­si­na­tos con­tra fémi­nas en el mun­do. En Méxi­co, 3 mil 825 muje­res fue­ron víc­ti­mas de homi­ci­dio en 2019, lo que sig­ni­fi­ca que 10 son ase­si­na­das cada día”.

Resal­tó que si bien en Méxi­co ha habi­do avan­ces des­de la adop­ción de la Decla­ra­ción y Pla­ta­for­ma de Acción de Bei­jing, hace 25 años, “ni este ni nin­gún otro país pue­den pre­su­mir haber cum­pli­do las metas. Por eso, la ONU en Méxi­co lla­ma a hacer un balan­ce de los pro­gre­sos y redu­cir las des­igual­da­des per­sis­ten­tes con accio­nes auda­ces y deci­si­vas. Es indis­pen­sa­ble una con­tun­den­te actua­ción de las auto­ri­da­des para ter­mi­nar con la impu­ni­dad y eli­mi­nar los obs­tácu­los que enfren­tan las muje­res víc­ti­mas y sobre­vi­vien­tes y sus fami­lias para acce­der a la jus­ti­cia en Méxi­co

A su vez, la orga­ni­za­ción Save The Chil­dren advir­tió que en el país, las niñas y ado­les­cen­tes corren peli­gro sólo por el hecho de su edad y sexo, y son más vul­ne­ra­bles a vivir agre­sio­nes que las afec­tan para siem­pre o ter­mi­nan con su vida, como lo demues­tra el hecho de que tan sólo en enero pasa­do, cada dos días una niña o ado­les­cen­te fue víc­ti­ma de femi­ni­ci­dio.

El colec­ti­vo indi­có que 3 mil niñas o ado­les­cen­tes se encuen­tran des­apa­re­ci­das, y cua­tro de cada 10 víc­ti­mas de abu­so sexual en Méxi­co son meno­res de 18 años.

Por sepa­ra­do, la secre­ta­ria de Gober­na­ción, Olga Sán­chez Cor­de­ro, expre­só que si bien los ase­si­na­tos se cla­si­fi­can en homi­ci­dios dolo­sos (aque­llos per­pe­tra­dos por el cri­men), y femi­ni­ci­dios, por razón de géne­ro, se requie­re lle­gar a cri­te­rios gene­ra­les en todo el país, por­que ambas cir­cuns­tan­cias tie­nen tipos pena­les dife­ren­cia­dos.

La pre­ten­di­da homo­lo­ga­ción del tipo penal se deri­va de una reco­men­da­ción de la Con­ven­ción sobre la Eli­mi­na­ción de Todas las For­mas de Dis­cri­mi­na­ción con­tra la Mujer; para ello ha efec­tua­do reunio­nes inter­se­cre­ta­ria­les para ela­bo­rar un docu­men­to macro para las 32 enti­da­des.

Pre­sen­ta la STPS pro­to­co­lo con­tra la vio­len­cia labo­ral

A su vez, la Secre­ta­ría del Tra­ba­jo y Pre­vi­sión Social pre­sen­tó un mode­lo de Pro­to­co­lo para Pre­ve­nir, Aten­der, y Erra­di­car la Vio­len­cia Labo­ral, una guía a la que podrán acu­dir todas las empre­sas, a fin de dar cum­pli­mien­to a lo esta­ble­ci­do en la refor­ma labo­ral.

Por su par­te, el sena­dor de More­na, Mar­tí Batres, pro­pon­drá la pró­xi­ma sesión legis­la­ti­va una ini­cia­ti­va para crear la Ley del Segu­ro con­tra la Vio­len­cia de Géne­ro, cuyo fin es dar apo­yo eco­nó­mi­co, ade­más del jurí­di­co, médi­co y sico­ló­gi­co a las muje­res que enfren­tan situa­cio­nes de alto ries­go, que pone en ries­go su vida y su inte­gri­dad eco­nó­mi­ca. Pre­ci­só que se tra­ta de un segu­ro eco­nó­mi­co men­sual equi­va­len­te al sala­rio míni­mo, a fin de que pue­dan tener la auto­no­mía nece­sa­ria y sepa­rar­se de situa­cio­nes de vio­len­cia que se desa­rro­llen en su pro­pio hogar, tra­ba­jo o en el ámbi­to de con­vi­ven­cia veci­nal.

Fuen­te: La Jor­na­da

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *