Argen­ti­na. Resu­men Gre­mial y Social. Espe­cial 8M: Tra­ba­ja­do­ras somos todas /​/​Más info

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 8 de mar­zo de 2020.-

.

Comu­ni­ca­do CGT, CTA‑A, CTA‑T, Corrien­te Fede­ral, UTEP, CCC y CNCT

TRABAJADORAS SOMOS TODAS

8 DE MARZO DÍA DE LAS MUJERES TRABAJADORAS
9 DE MARZO PARO INTERNACIONAL Y MOVILIZACIÓN FEMINISTA

Las muje­res y diver­si­da­des sin­di­ca­lis­tas segui­mos cons­tru­yen­do orga­ni­za­ción, movi­li­za­ción y uni­dad. En los cua­tro años de resis­ten­cia a las polí­ti­cas de entre­ga, ajus­te y repre­sión de la Alian­za Cam­bie­mos, hemos sido pro­ta­go­nis­tas, como par­te del movi­mien­to sin­di­cal y del movi­mien­to femi­nis­ta, de la lucha que per­mi­tió a nues­tro pue­blo resis­tir, avan­zar y alum­brar un nue­vo tiem­po polí­ti­co en Argen­ti­na.

Hoy tene­mos Minis­te­rios de las Muje­res y Diver­si­da­des, com­pa­ñe­ras en la ges­tión y en el Par­la­men­to, y nues­tras deman­das his­tó­ri­cas están en el cen­tro de la agen­da polí­ti­ca. En nues­tros avan­ces nos hace­mos fuer­tes para seguir luchan­do.

Por­que es nece­sa­rio denun­ciar el bru­tal saqueo espe­cu­la­ti­vo que ha pro­vo­ca­do un endeu­da­mien­to que con­di­cio­na el desa­rro­llo sobe­rano que nece­si­ta­mos para ter­mi­nar con la pobre­za, el des­em­pleo y la pre­ca­ri­za­ción de la vida. Las polí­ti­cas neo­li­be­ra­les han impac­ta­do más dura­men­te sobre noso­tras, con más des­em­pleo, más pobre­za y más inse­gu­ri­dad. La orga­ni­za­ción y la movi­li­za­ción popu­lar son deci­si­vas para que quie­nes siem­pre se han enri­que­ci­do a cos­ta del sufri­mien­to de la mayo­ría empie­cen a pagar lo que nos deben.

Para que nadie pue­da igno­rar que nues­tro tra­ba­jo mue­ve al mun­do, y que debe ser jus­ta­men­te reco­no­ci­do y remu­ne­ra­do. Y que ase­gu­rar dere­chos y con­di­cio­nes para la igual­dad en el mun­do del tra­ba­jo es fun­da­men­tal para poner fin a la explo­ta­ción, las bre­chas, la dis­cri­mi­na­ción, y para luchar con­tra las vio­len­cias que el patriar­ca­do impo­ne sobre las muje­res y las diver­si­da­des. La vio­len­cia machis­ta, que tie­ne su expre­sión más bru­tal en los femi­ci­dios y tra­ves­ti­ci­dios que sufri­mos cada día, está pre­sen­te en todos los ámbi­tos de nues­tra socie­dad. Nos qui­ta liber­tad. Nos mata.

Por­que el abor­to legal, segu­ro y gra­tui­to es un dere­cho. No deja­re­mos de movi­li­zar­nos has­ta ter­mi­nar con la con­de­na de la clan­des­ti­ni­dad. Que­re­mos edu­ca­ción sexual para deci­dir, anti­con­cep­ti­vos para no abor­tar y abor­to legal para no morir.

Con­vo­ca­mos a las tra­ba­ja­do­ras a par­ti­ci­par el día 8 en las múl­ti­ples acti­vi­da­des que se rea­li­za­rán en el terri­to­rio, y a movi­li­zar­se el día 9, en el mar­co del Paro Inter­na­cio­nal Femi­nis­ta, al Con­gre­so de la Nación, y en las calles y pla­zas de todo el país. La deu­da es con noso­tras y noso­tres.

Tra­ba­ja­do­ras somos todas.
Vivas, libres y des­en­deu­da­das nos que­re­mos.
Será Ley

9 DE MARZO 16 HS. CONCENTRAMOS EN AV DE MAYO Y SAN JOSÉ
MARCHAMOS A PLAZA CONGRESO


Bre­cha de géne­ro: el 55% de los hoga­res más vul­ne­ra­bles tie­ne una mujer como prin­ci­pal sos­tén eco­nó­mi­co

Brecha de género: el 55% de los hogares más vulnerables tiene una mujer como principal sostén económico

Mun­do Gre­mial – El 36% de los hoga­res argen­ti­nos tie­ne una mujer como prin­ci­pal sos­tén de hogar (PSH), una situa­ción mucho más fre­cuen­te en los sec­to­res más vul­ne­ra­bles: mien­tras que en el 10% más rico de la pobla­ción solo 1 de cada 4 hoga­res tie­ne una mujer como PSH, en el 10% de los ingre­sos más bajos, ellas enca­be­zan el 55% de los hoga­res.

Estos datos for­man par­te del tra­ba­jo «8M: la auto­no­mía eco­nó­mi­ca de las muje­res va más allá del mer­ca­do labo­ral» del Pro­gra­ma de Pro­tec­ción Social de CIPPEC, que ahon­da sobre los desa­fíos pen­dien­tes en mate­ria de dere­chos de las muje­res, par­ti­cu­lar­men­te en el goce de su auto­no­mía eco­nó­mi­ca.

El tra­ba­jo seña­la que la inser­ción labo­ral empo­de­ra a las muje­res cuan­do es pro­duc­to de deci­sio­nes libres, se da en con­di­cio­nes decen­tes y con una redis­tri­bu­ción de las res­pon­sa­bi­li­da­des socia­les de cui­da­do que invo­lu­cre en mayor medi­da a los varo­nes y al Esta­do.

«En los sec­to­res más pobres, don­de la par­ti­ci­pa­ción labo­ral de las muje­res es más baja, ellas son con mayor fre­cuen­cia quie­nes rea­li­zan el mayor apor­te de recur­sos al hogar. En cam­bio, en los hoga­res más ricos, la bre­cha en la par­ti­ci­pa­ción entre varo­nes y muje­res es casi nula pero sí exis­te una dife­ren­cia de ingre­sos que favo­re­ce en mayor medi­da a los varo­nes. Así, se evi­den­cian las diver­sas des­igual­da­des y vul­ne­ra­bi­li­da­des que enfren­tan las muje­res en los dis­tin­tos nive­les socio­eco­nó­mi­cos», sos­tie­ne el tra­ba­jo, ela­bo­ra­do por José Flo­ri­to, Flo­ren­cia Caro Sachet­ti y Ale­jan­dro Bion­di, coor­di­na­do­res del Pro­gra­ma de Pro­tec­ción Social de CIPPEC.

El Prin­ci­pal Sos­tén del Hogar se iden­ti­fi­ca como el mayor pro­vee­dor eco­nó­mi­co. Este con­cep­to se dife­ren­cia de la «jefa­tu­ra de hogar», que nor­mal­men­te refie­re a la per­so­na que toma las deci­sio­nes y es una con­di­ción que se atri­bu­ye con mayor fre­cuen­cia a los varo­nes.

Los hoga­res mono­ma­ren­ta­les de los sec­to­res más vul­ne­ra­bles son los que más seria­men­te mani­fies­tan la ten­sión que impli­ca con­ci­liar la gene­ra­ción de ingre­sos y el tra­ba­jo repro­duc­ti­vo, ante los défi­cits en la ofer­ta de polí­ti­cas de cui­da­dos ade­cua­das.

«De la tota­li­dad de hoga­res con hijos/​as enca­be­za­dos por muje­res que decla­ra­ron enfren­tar difi­cul­ta­des para con­ci­liar el cui­da­do de esas niñas y niños, casi tres de cada cua­tro son hoga­res mono­ma­ren­ta­les, con o sin fami­lia exten­di­da. En cam­bio, cuan­do el prin­ci­pal sos­tén eco­nó­mi­co es un varón, la inmen­sa mayo­ría de hoga­res con difi­cul­ta­des para con­ci­liar el cui­da­do tie­nen a ambos pro­ge­ni­to­res», reve­la el tra­ba­jo.

Estas cifras mues­tran que el des­cen­so de la pro­por­ción de los hoga­res tra­di­cio­na­les «mamá, papá e hijas/​os» en Argen­ti­na en los últi­mos 30 años no con­ver­ge por cla­se ni por géne­ro. En 1986, casi una de cada dos fami­lias esta­ba con­for­ma­da por madre, padre e hijos/​as; en 2018, la pro­por­ción de estas «fami­lias nuclea­res» cayó a menos del 35% del total. «Mien­tras entre las fami­lias de mayo­res ingre­sos toda­vía es más fre­cuen­te encon­trar hoga­res de este tipo enca­be­za­dos por varo­nes, al igual que hoga­res uni­per­so­na­les com­pues­tos por una sola per­so­na mayor, en el caso de las fami­lias más vul­ne­ra­bles el hogar pro­me­dio es muy dife­ren­te. Está enca­be­za­do por una mujer, que se enfren­ta mayo­ri­ta­ria­men­te sola y en con­di­cio­nes de pre­ca­rie­dad a la doble car­ga de la gene­ra­ción de ingre­sos y del tra­ba­jo domés­ti­co y de cui­da­dos no remu­ne­ra­do, lo que pone en jaque sus dere­chos y auto­no­mía».

«Esta reali­dad seña­la la urgen­cia de gene­rar un Sis­te­ma Inte­gral y Fede­ral de Cui­da­dos que garan­ti­ce el dere­cho de todas las per­so­nas a cui­dar y ser cui­da­das. Para hacer­lo, se deben refor­mar polí­ti­cas exis­ten­tes e imple­men­tar ini­cia­ti­vas nue­vas, inclu­yen­do el reco­no­ci­mien­to del tra­ba­jo de cui­da­do, su redis­tri­bu­ción median­te una refor­ma del régi­men de licen­cias, la reduc­ción de la car­ga de cui­da­do median­te la amplia­ción de ser­vi­cios públi­cos de cui­da­do de cali­dad y la repre­sen­ta­ción y recom­pen­sa ade­cua­da de las y los trabajadoras/​es del cui­da­do. En el dise­ño del Sis­te­ma, es crí­ti­co dar cuen­ta y prio­ri­zar la situa­ción actual de los hoga­res más vul­ne­ra­bles, lide­ra­dos por muje­res», fina­li­za el estu­dio.


¿Cuán­to vale el tra­ba­jo que las muje­res rea­li­za­mos de for­ma gra­tui­ta?

La des­igual­dad es sexis­ta. Esta es una de las con­tun­den­tes afir­ma­cio­nes que pode­mos encon­trar en el infor­me que publi­ca­ba hace solo unos días la ONG Oxfam Inter­món sobre la des­igual­dad extre­ma en el mun­do, en el con­tex­to del Foro Eco­nó­mi­co Mun­dial de Davos 2020. Muje­res y niñas, espe­cial­men­te aque­llas que están en situa­ción de pobre­za o que per­te­ne­cen a colec­ti­vos exclui­dos, son las que más sufren las con­se­cuen­cias de estas des­igual­da­des

Las muje­res rea­li­zan más de las tres cuar­tas par­tes del tra­ba­jo de cui­da­dos no remu­ne­ra­do en el mun­do. Cuan­do habla­mos de “tra­ba­jo de cui­da­dos” nos refe­ri­mos a todas esas tareas que son bási­cas para que el mun­do fun­cio­ne, como coci­nar, lim­piar, lavar, coser y, en los paí­ses menos desa­rro­lla­dos o en las zonas rura­les, ir en bus­ca de agua o leña. Tam­bién englo­ba el cui­da­do de per­so­nas depen­dien­tes, es decir, de niñas y niños, mayo­res y per­so­nas enfer­mas o con algún tipo de dis­ca­pa­ci­dad. Este tipo de tareas, que Oxfam defi­ne como una “res­pon­sa­bi­li­dad enor­me y des­igual”, recaen prin­ci­pal­men­te sobre las muje­res y las niñas y, a pesar de su impor­tan­cia, siguen sien­do tra­ba­jos infra­va­lo­ra­dos e invi­si­bi­li­za­dos.

A pesar de ser uno de los pila­res de una socie­dad prós­pe­ra, el tra­ba­jo de cui­da­dos no remu­ne­ra­do o mal remu­ne­ra­do es prác­ti­ca­men­te invi­si­ble. Está pro­fun­da­men­te infra­va­lo­ra­do, y tan­to los Gobier­nos como las empre­sas dan por sen­ta­do que se va a hacer. De hecho, no sue­le con­si­de­rar­se un tra­ba­jo como tal, y los recur­sos des­ti­na­dos a este tra­ba­jo sue­len con­ta­bi­li­zar­se como un gas­to, y no como una inver­sión.

Una de las cosas más intere­san­tes de este infor­me es que tra­du­ce a cifras el valor del tra­ba­jo de cui­da­dos no remu­ne­ra­do, con­clu­yen­do que equi­va­le a 10,8 billo­nes de dóla­res anua­les (un valor que tri­pli­ca el tama­ño de la indus­tria mun­dial de la tec­no­lo­gía). Esta can­ti­dad es una esti­ma­ción a la baja, ya que se basa en el sala­rio míni­mo y no en el sala­rio jus­to que se debe­ría per­ci­bir por rea­li­zar este tipo de tra­ba­jos, es decir, que su valor real sería toda­vía mayor.

El tra­ba­jo de cui­da­dos es el que sos­tie­ne la vida de las per­so­nas, ase­gu­ra la salud y la pro­duc­ti­vi­dad de la mano de obra y con­tri­bu­ye, por tan­to, a la pros­pe­ri­dad eco­nó­mi­ca de los paí­ses, sin embar­go, sigue sin ser reco­no­ci­do en nues­tras socie­da­des y, por tan­to, con­ti­núa sin reci­bir la remu­ne­ra­ción ade­cua­da. Cuan­do se dice que sin el tra­ba­jo de cui­da­dos el mun­do colap­sa­ría, no se tra­ta de una exa­ge­ra­ción: si nadie rea­li­za­ra las tareas coti­dia­nas, que son las que per­mi­ten que todas las demás acti­vi­da­des se desa­rro­llen, el mun­do sim­ple­men­te no fun­cio­na­ría.

El infor­me de Oxfam, que lle­va por títu­lo Tiem­po para el cui­da­do. El tra­ba­jo de cui­da­dos y la cri­sis glo­bal de des­igual­dad, tam­bién da otros datos impor­tan­tes, como que muje­res y niñas de todo el mun­do dedi­can al tra­ba­jo de cui­da­dos no remu­ne­ra­do 12.500 millo­nes de horas dia­rias, lo que reper­cu­te en todos los demás aspec­tos de su vida, hacien­do que ten­gan menos tiem­po para rea­li­zar otras tareas, para des­can­sar, para la edu­ca­ción o para tra­ba­jar fue­ra de casa y ganar un sala­rio, con­tri­bu­yen­do así a per­pe­tuar el ciclo de la pobre­za feme­ni­na, que hace que las muje­res se que­den atra­pa­das en la par­te más baja de la pirá­mi­de eco­nó­mi­ca.

En todo el mun­do, el 42% de las muje­res no pue­de acce­der a un empleo remu­ne­ra­do por­que son las res­pon­sa­bles del tra­ba­jo de cui­da­dos, en com­pa­ra­ción con tan solo el 6% de los hom­bres. El 80% de los 67 millo­nes de per­so­nas tra­ba­ja­do­ras del hogar que hay en todo el mun­do son muje­res. El 90% no tie­ne acce­so a las pres­ta­cio­nes de la segu­ri­dad social y la jor­na­da labo­ral sema­nal de más de la mitad care­ce de un lími­te de horas.

Por eso, para hacer fren­te a esta situa­ción injus­ta y des­igual, esta ONG exi­ge a los gobier­nos de todo el mun­do que tomen medi­das para cons­truir una eco­no­mía “más huma­na y femi­nis­ta, que valo­re lo que real­men­te impor­ta para la socie­dad, en vez de ali­men­tar una carre­ra sin fin por el bene­fi­cio eco­nó­mi­co y la acu­mu­la­ción de rique­za”. Com­pro­me­ter­se a inver­tir en sis­te­mas nacio­na­les de aten­ción y cui­da­dos sería un gran pri­mer paso. Espe­re­mos que tomen nota.

www​.lama​rea​no​ti​cias​.com​.ar



#9M: La CTA Autó­no­ma con­vo­ca y adhie­re al Paro de Muje­res y Diver­si­da­des

La Cen­tral de Tra­ba­ja­do­ras y Tra­ba­ja­do­res de la Argen­ti­na Autó­no­ma con­vo­ca y adhe­rie­re al Paro Inter­na­cio­nal de Muje­res y Diver­si­da­des los días 8 y 9 de mar­zo en el mar­co del Día Inter­na­cio­nal de la Mujer Tra­ba­ja­do­ra, con movi­li­za­cio­nes a lo lar­go y ancho de todo el país.

La polí­ti­ca de endeu­da­mien­to pro­fun­di­za­da por el gobierno de Macri per­ju­di­có expo­nen­cial­men­te a las muje­res y diver­si­da­des, con aumen­to de la pre­ca­ri­za­ción labo­ral, des­ocu­pa­ción, sala­rios y jubi­la­cio­nes de pobre­za, des­pi­dos, aumen­to de la doble jor­na­da labo­ral. Por ello, la CTA Autó­no­ma con­vo­ca a paro pro­duc­ti­vo y repro­duc­ti­vo para los días 8 y 9 de mar­zo y se movi­li­za en todo el país bajo la con­sig­na “La Deu­da es con Noso­tras y Noso­tres”, en recla­mo de la sus­pen­sión de los pagos y la inves­ti­ga­ción de la deu­da exter­na.

La Cen­tral reite­ra las deman­das his­tó­ri­cas para ter­mi­nar con todo tipo de vio­len­cia machis­ta: Bas­ta de femi­ci­dios y tra­ves­ti­ci­dios a tra­vés de polí­ti­cas públi­cas con pre­su­pues­to acor­de para ter­mi­nar con la vio­len­cia por razo­nes de géne­ro y con la vio­len­cia y aco­so en el mun­do del tra­ba­jo: Rati­fi­ca­ción Ya del Con­ve­nio 190 de la OIT, y apli­ca­ción de Pro­to­co­los para pre­ve­nir y erra­di­car.

Recla­ma tam­bién un abor­da­je inte­gral del tra­ba­jo repro­duc­ti­vo o de cui­da­dos, que gene­ran inequi­da­des y des­igual­da­des per­ju­di­can­do a las muje­res y diver­si­da­des, con polí­ti­cas públi­cas que gene­ren empleo genuino, y sin repro­duc­ción de los este­reo­ti­pos hege­mó­ni­cos de géne­ro.

Ter­mi­nar con la pre­ca­ri­za­ción labo­ral y por la rein­cor­po­ra­ción de las tra­ba­ja­do­ras y tra­ba­ja­do­res des­pe­di­dos en el gobierno de Macri tam­bién debe ser una prio­ri­dad, como así tam­bién el fin de los des­pi­dos.

La Cen­tral se movi­li­za por Con­ve­nios Colec­ti­vos de Tra­ba­jo con pers­pec­ti­va de géne­ro que avan­cen en eli­mi­nar las bre­chas en detri­men­to de las muje­res y diver­si­da­des; por cupo labo­ral trans en el Esta­do y en los pri­va­dos, jun­to a polí­ti­cas de abor­da­je inte­gral para las per­so­nas trans, tra­ves­tis, les­bia­nas y no bina­ries.

Exi­gi­mos la crea­ción de jar­di­nes materno-pater­na­les en los luga­res de tra­ba­jo, estu­dio y en los barrios; ple­na par­ti­ci­pa­ción sin­di­cal y polí­ti­ca de las muje­res y diver­si­da­des; pari­dad en todos los car­gos y en las estruc­tu­ras del Esta­do; 82% móvil en las jubi­la­cio­nes.

Deman­da­mos mayor acce­si­bi­li­dad a las pen­sio­nes por dis­ca­pa­ci­dad; cum­pli­mien­to del cupo labo­ral del 4% para per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad y acce­si­bi­li­dad a la edu­ca­ción inclu­si­va.

A par­tir de los com­pro­mi­sos asu­mi­dos por el pre­si­den­te Alber­to Fer­nán­dez en el dis­cur­so de aper­tu­ra de las sesio­nes ordi­na­rias del Con­gre­so de la Nación, y la volun­tad expre­sa­da por el Gobierno gra­cias a un colec­ti­vo femi­nis­ta que cre­ce en orga­ni­za­ción, reite­ra­mos la nece­si­dad de obli­ga­to­rie­dad en la Ley Micae­la; Edu­ca­ción Sexual Inte­gral obli­ga­to­ria; apro­ba­ción ya del pro­yec­to de ley de Inte­rrup­ción Volun­ta­ria del Emba­ra­zo pre­sen­ta­do por la Cam­pa­ña Nacio­nal por el Abor­to Legal, Segu­ro y Gra­tui­to y por una infan­cia libre de vio­len­cias: “Niñas, no madres”. En tan­to que, en el mar­co de las refor­mas judi­cia­les anun­cia­das, recla­ma­mos la for­ma­ción obli­ga­to­ria para las y los miem­bros del poder judi­cial y la des­pa­triar­ca­li­za­ción de todos los nive­les de la jus­ti­cia.

Segui­re­mos cons­tru­yen­do la fuer­za orga­ni­za­da de las muje­res y diver­si­da­des en nues­tro país, con la fir­me con­vic­ción de que más tem­prano que tar­de, el patriar­ca­do se va a caer.

¡Vivas, libres y des­en­deu­da­das nos que­re­mos!


Tras años de lucha la Ley de Licen­cia por Vio­len­cia de Géne­ro fue regla­men­ta­da

En el salón dora­do de la Gober­na­ción se vivió ayer un momen­to his­tó­ri­co don­de com­pa­ñe­ras y com­pa­ñe­ros de la CTA Autó­no­ma y ATE acom­pa­ña­ron la regla­men­ta­ción de la Ley de Licen­cia por Vio­len­cia de Géne­ro en la pro­vin­cia de Bue­nos Aires, lue­go de años bre­gan­do por la mis­ma.

La ini­cia­ti­va impul­sa­da des­de el Minis­te­rio de las Muje­res, Géne­ros y Diver­si­dad Sexual y el Minis­te­rio de Tra­ba­jo fue acom­pa­ña­do por dis­tin­tas enti­da­des gre­mia­les.

“Es un triun­fo de la per­sis­ten­cia, el cora­je y la movi­li­za­ción de nues­tras com­pa­ñe­ras y com­pa­ñe­ros y de toda la orga­ni­za­ción. En el año 2013, recién asu­mi­da la con­duc­ción del sin­di­ca­to, plan­tea­mos que iba a ser una prio­ri­dad para la orga­ni­za­ción la ini­cia­ti­va polí­ti­ca que apun­te hacia la equi­dad de géne­ro e igual­dad de opor­tu­ni­da­des. En ese camino esta­mos des­de hace tiem­po, no hay libe­ra­ción de la cla­se tra­ba­ja­do­ra sin igual­dad y equi­dad de géne­ro. En este camino la Ley de Licen­cia por Vio­len­cia de Géne­ro es fun­da­men­tal para poner en el tape­te uno de los hechos más abe­rran­tes como lo es la vio­len­cia de géne­ro.”, seña­ló Oscar de Isa­si, Secre­ta­rio Gene­ral de la CTA‑A y ATE bonae­ren­ses, a poco de fina­li­za­do el acto.

Asi­mis­mo, Vani­na Rodrí­guez, Secre­ta­ria Adjun­ta de ATE indi­có que “Es una Ley que venía­mos plan­tean­do como de suma nece­si­dad ya que en el gobierno de Vidal no hubo volun­tad polí­ti­ca de regla­men­tar­la. Es fun­da­men­tal para cui­dar a nues­tras com­pa­ñe­ras y para avan­zar en dere­chos de la cla­se. Es un día de orgu­llo por­que le pusi­mos la mili­tan­cia y el cora­zón para que sea una reali­dad. En el mar­co de la sema­na del 8 de mar­zo, es una acti­vi­dad muy impor­tan­te”.

Por su par­te la secre­ta­ria de Géne­ro de la CTA Autó­no­ma de Bue­nos Aires, Ali­cia Mey­nard, ase­gu­ró que este «es un hecho his­tó­ri­co por­que es una pelea que veni­mos dan­do las muje­res sin­di­ca­li­za­das». Y des­ta­có que «fue una reu­nión muy emo­ti­va por­que el hecho de que se haya regla­men­ta­do una ley tan impor­tan­te da mues­tras de que la pelea de las muje­res sin­di­ca­li­za­das hoy está tenien­do sus fru­tos, mas allá de que hay un gobierno que está tra­tan­do de lle­var ade­lan­te la con­quis­ta de dere­chos de las muje­res».

En ese sen­ti­do Mey­nard resal­tó: «Tan­tas muje­res que pasa­mos situa­cio­nes difí­ci­les y no tuvi­mos des­de el Esta­do nada que nos con­ten­ga, hoy logra­mos que estas com­pa­ñe­ras no vayan a tener pro­ble­mas, no sean per­se­gui­das, y que pue­dan hacer uso de este dere­cho con­quis­ta­do. Y que no sola­men­te ten­ga una licen­cia por 35 días al año por moti­vos jus­ti­fi­ca­dos, sino que real­men­te pue­da lle­var­se un segui­mien­to para las com­pa­ñe­ras y que nadie, ni el patrón, ni el gobierno, ni nin­gu­na auto­ri­dad pue­da per­se­guir a estas com­pa­ñe­ras ni tocar­le el sala­rio». Al mis­mo tiem­po que apun­tó: «Vamos por más con­quis­tas de dere­chos para las muje­res y diver­si­da­des».

Fuen­te: atep​ba​.org​.ar* Equi­po de Comu­ni­ca­ción de la CTA de la pro­vin­cia de Bue­nos Aires


Muje­res, sin­di­ca­tos y nue­vas for­mas de cons­truc­ción

Por Sofía Alber­ti *

Este 8 de mar­zo las com­pa­ñe­ras de la CTA Autó­no­ma Rosa­rio mar­cha­rán jun­to al movi­mien­to de muje­res local para gri­tar en el Día Inter­na­cio­nal de la Mujer y en el mar­co de un Paro Plu­ri­na­cio­nal de Muje­res y Disi­den­cias “La deu­da es con noso­tres”.

Sobre la situa­ción de las com­pa­ñe­ras en los sin­di­ca­tos, opi­na­ron la secre­ta­ria Adjun­ta de la CTA‑A Rosa­rio, María Fer­nan­da Boriot­ti y la secre­ta­ria de Orga­ni­za­ción, Lore­na Almi­rón, ambas son las pri­me­ras muje­res en diri­gir sus gre­mios.

Muchas veces se defi­ne que las muje­res y aún más las disi­den­cias, tie­nen serias difi­cul­ta­des para ser par­te de las estruc­tu­ras gre­mia­les y, fun­da­men­tal­men­te, de par­ti­ci­par de los espa­cios de defi­ni­ción polí­ti­ca. La marea femi­nis­ta vino a barrer con algu­nos de los impe­di­men­tos for­ma­les, pero aún res­ta mucho por cons­truir y decons­truir.

“Esta­mos en un pro­ce­so de apren­di­za­je de des­na­tu­ra­li­za­ción de ense­ñan­zas del patriar­ca­do que atra­vie­sa a toda la socie­dad y nues­tras bases”, ana­li­zó Boriot­ti. La Bio­quí­mi­ca, actual Pre­si­den­ta de la Fede­ra­ción Sin­di­cal de Pro­fe­sio­na­les de la Salud y Secre­ta­ria Gene­ral de SIPRUS, atra­ve­só diver­sas eta­pas en su vida gre­mial.

A ella, pro­fe­sio­nal, en sus pri­me­ras inter­ven­cio­nes sin­di­ca­les, los varo­nes bus­ca­ban des­le­gi­ti­mar­la cali­fi­can­do: “la rubia bur­gue­sa está abu­rri­da” y por eso hace sin­di­ca­lis­mo. Ese tema de cla­se y géne­ro tam­bién lo sufrió Almi­rón, actual Secre­ta­ria Gene­ral de ATE Rosa­rio, que pro­vie­ne de uno de los sec­to­res más femi­ni­za­dos y cas­ti­ga­dos de la admi­nis­tra­ción públi­ca pro­vin­cial: asis­ten­tes esco­la­res.

“Cuan­do reco­rría­mos hace quin­ce años como mili­tan­tes de base sec­to­res de tra­ba­jo a pie, en bici­cle­ta o colec­ti­vo, recuer­do que pedi­mos un auto del gre­mio para poder agi­li­zar la tarea. Se nos rie­ron en la cara, pero al tiem­po por pre­po­ten­cia de tra­ba­jo pudi­mos hacer una dece­na de visi­tas en vez de cin­co, sobre cua­tro rue­das”, recor­dó Almi­rón.

Duran­te el últi­mo pro­ce­so elec­to­ral en su gre­mio ade­más, con­tó que la opo­si­ción mas­cu­li­na para nom­brar­las, les decían “por­te­ri­tas con celu­lar” (son asis­ten­tes esco­la­res), “las locas”, “esas amas de casa con telé­fono”, “La dis­cri­mi­na­ción era de géne­ro, pero tam­bién de cla­se”, con­si­de­ró.

Reali­da­des, estra­te­gias y mira­das

“Las com­pa­ñe­ras de nues­tro sec­tor, pese a tener igual sala­rio que los varo­nes, plan­tean que no se valo­ra doble o tri­ple jor­na­da que hace­mos las muje­res, que no cesa­mos nun­ca y que nues­tra hora de des­can­so es cuan­do nos vamos a des­can­sar. Es fun­da­men­tal valo­ri­zar tareas de cui­da­do por fue­ra del tra­ba­jo remu­ne­ra­do.”, ase­gu­ró la diri­gen­ta de SIPRUS y FESPROSA.

El tema del abor­da­je de las tareas de cui­da­do asig­na­das cul­tu­ral­men­te a las muje­res, tam­bién son par­te de los desa­fíos de las enti­da­des gre­mia­les para garan­ti­zar una par­ti­ci­pa­ción igua­li­ta­ria.

“Esa bata­lla cul­tu­ral la pre­ten­de­mos dar con herra­mien­tas como el Pro­gra­ma de Igual­dad Sin­di­cal de Opor­tu­ni­da­des que pre­sen­ta­mos con ATE Rosa­rio. Nece­si­ta­mos for­ta­le­cer las polí­ti­cas de géne­ros y diver­si­da­des como ejes trans­ver­sa­les a todos los sec­to­res del sin­di­ca­to”, ade­lan­tó la Secre­ta­ria Gene­ral de ATE. El PISO es un pro­yec­to de capa­ci­ta­ción con­ti­núa en el mar­co de la lucha por la imple­men­ta­ción de la Ley Micae­la.

“Es impor­tan­te visi­bi­li­zar que las muje­res somos más vul­ne­ra­bles. En salud sufri­mos vio­len­cia de pares, supe­rio­res y pacien­tes tam­bién. Por eso des­de la CTA Autó­no­ma Rosa­rio veni­mos plan­tean­do con fuer­za la nece­si­dad de rati­fi­car el Con­ve­nio 190 de la Orga­ni­za­ción Inter­na­cio­nal de Tra­ba­jo, que es una herra­mien­ta para capa­ci­tar, resol­ver, pre­ve­nir situa­cio­nes de aco­so y vio­len­cia en el mun­do del tra­ba­jo”, dijo la Adjun­ta de la cen­tral que con­si­de­ró nodal la capa­ci­ta­ción de todes.

Ante la con­sul­ta de qué se pone en deba­te con direc­cio­nes polí­ti­cas femi­nis­tas, Almi­rón ana­li­zó: “Gana­mos las elec­cio­nes por­que nun­ca aban­do­na­mos el tra­ba­jo de base, por­que tuvi­mos el apo­yo del sec­tor mayo­ri­ta­rio del sin­di­ca­to, que es el sec­tor que mejor orga­ni­za­do está. Y por­que que­re­mos lle­var un mode­lo sin­di­cal dis­tin­to al que nos impo­ne el sis­te­ma patriar­cal. Que­re­mos cons­truir un mode­lo que no repli­que las lógi­cas que his­tó­ri­ca­men­te nos exclu­ye­ron a muje­res y disi­den­cias de los sin­di­ca­tos”.

*Sofía Alber­ti, Secre­ta­ria de Comu­ni­ca­ción CTA Autó­no­ma Rosa­rio


Cis­pren: “Habe­mus pro­to­co­lo”

“Hemos dis­cu­ti­do, hemos soña­do, hemos pelea­do, hemos deba­ti­do, hemos cons­trui­do y final­men­te pode­mos decir que habe­mus pro­to­co­lo”, dijo Móni­ca Revi­glio, Secre­ta­ria de Géne­ro del Cis­pren, levan­tan­do en alto las foto­co­pias que con­tie­nen los pun­tos cen­tra­les de esta herra­mien­ta de pre­ven­ción y apli­ca­ción en las empre­sas perio­dís­ti­cas, cuan­do se pre­sen­tó el pro­to­co­lo con­tra la vio­len­cia de Géne­ro del Cis­pren, otro triun­fo de la lucha femi­nis­ta.

La perio­dis­ta deta­lló el pro­ce­so de cons­truc­ción que cul­mi­nó con su apro­ba­ción duran­te el 36° Con­gre­so de Pren­sa y la Comu­ni­ca­ción, y auto­ges­tio­na­dos, rea­li­za­do en Villa Dolo­res, los pri­me­ros días de noviem­bre. “Esto se hizo de mane­ra colec­ti­va”, afir­mó. Antes hubo con­vo­ca­to­rias a deba­tes y se reali­zó el Pre Encuen­tro de Tra­ba­ja­do­ras de Pren­sa hacia el 34° Encuen­tro Nacio­nal de Muje­res, lue­go deno­mi­na­do por con­sen­so plu­ri­na­cio­nal. Duran­te las jor­na­das se deba­tió en torno a la temá­ti­ca con tra­ba­ja­do­ras de otros sin­di­ca­tos de pren­sa del país enro­la­dos en la Fede­ra­ción Argen­ti­na de Tra­ba­ja­do­res de Pren­sa (Fat­pren).

Por su par­te, la secre­ta­ria Gene­ral del Cis­pren, Maria­na Man­da­ko­vic, afir­mó que este logro “es un orgu­llo con una mez­cla de nece­si­dad, por­que los pro­to­co­los tie­nen que ser herra­mien­tas que nos sir­van para imple­men­tar en los luga­res de tra­ba­jo, para poder rever­tir las situa­cio­nes de vio­len­cia con­tra las muje­res que, coti­dia­na­men­te, sabe­mos que están pre­sen­tes en los medios de comu­ni­ca­ción, y en cual­quier momen­to de la vida”. Agre­gó que es impor­tan­te poder tra­ba­jar, poder pen­sar en otros logros como la exis­ten­cia de una dele­ga­da de géne­ro.

En ese orden recor­dó que el ori­gen que pro­mo­vió la bús­que­da de solu­cio­nes a la pro­ble­má­ti­ca sur­gió a par­tir de la agre­sión machis­ta lle­va­da a cabo por el can­tan­te Cha­que­ño Pala­ve­cino con­tra una cro­nis­ta de calle, de Canal 10. Afir­mó que a medi­da que se vaya ins­tru­men­tan­do el uso del pro­to­có­lo­go se irá cons­tru­yen­do y modi­fi­can­do en la prác­ti­ca por­que “no es algo que esté cerra­do, aca­ba­do”.

Tam­bién mani­fes­tó que en un día tan espe­cial como hoy “pen­sar en las rei­vin­di­ca­cio­nes de géne­ro es tam­bién pen­sar en más dere­chos y mejo­res con­di­cio­nes de tra­ba­jo para todos los tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras. No es algo que sea sepa­ra­do. Cuan­do pelea­mos con­di­cio­nes de tra­ba­jo, cual­quie­ra fue­ran, esta­mos pelean­do tam­bién con esta impron­ta y tene­mos que sos­te­ner­lo”, afir­mó.

El pro­to­co­lo

Revi­glio repa­só el lar­go camino reco­rri­do para lle­gar a este pro­to­co­lo. Y des­ta­có las des­igual­da­des que exis­ten en los luga­res de tra­ba­jo don­de hom­bres y muje­res, en los pape­les, tie­nen los mis­mos dere­chos y obli­ga­cio­nes pero que en la reali­dad no se cum­plen. Por caso, des­ta­có que 10 años atrás era impen­sa­ble con­tar con esta herra­mien­ta y a la vez cues­tio­nó que haya que seguir escri­bien­do para acce­der a dere­chos que exis­ten en el Esta­tu­to del Perio­dis­ta y en la Cons­ti­tu­ción Nacio­nal.

Por caso, recor­dó que el 70 por cien­to de los jefes son varo­nes por eso, dijo, “rela­cio­na­mos la vio­len­cia de géne­ro con la vio­len­cia labo­ral”. Otros ejem­plos fue­ron el dis­ci­pli­na­mien­to ejer­ci­do a tra­vés de cas­ti­gos como “sacár­las del aire” cosa que difí­cil­men­te ocu­rre con los varo­nes. Tam­bién se obser­va que los luga­res de menor jerar­quía les son asig­na­dos a la mujer. Lue­go, repa­só los con­te­ni­dos del pro­to­co­lo, sus espe­ci­fi­ci­da­des, los tipos de vio­len­cia, la situa­ción que deben enfren­tar las cro­nis­tas de calle, y en el piso. La vio­len­cia entre pares y las licen­cias por vio­len­cia de géne­ro.

Tam­bién se ana­li­zó qué pro­ce­di­mien­tos y accio­nes serán lle­va­dos ade­lan­te por las dele­ga­das de géne­ro y qué tipo de con­ten­ción se podría imple­men­tar de acuer­do a cada caso. Otro pun­to impor­tan­te que sub­ra­yó se refie­re a la incor­po­ra­ción de las dele­ga­das de géne­ro y la capa­ci­ta­ción. En rela­ción a los medios alter­na­ti­vos y auto­ges­tio­na­dos se dijo que tam­bién es un tema de agen­da a con­si­de­rar.

Invi­ta­da por la Secre­ta­ria de Géne­ro, Clau­dia Mar­tí­nez tomó la pala­bra y recor­dó que varias perio­dis­tas se habían acer­ca­do al Polo de la Mujer a pedir ayu­da para sí mis­mas y que a veces se lle­ga tar­de para pre­ve­nir cuan­do los hechos suce­die­ron y hubo vio­len­cia machis­ta. “Creo que (el hecho de que) apa­rez­ca hoy este pro­to­co­lo del Círcu­lo Sin­di­cal de la Pren­sa le pone un para­guas a un mon­tón de situa­cio­nes don­de ya no se podrá seguir actuan­do de la mis­ma mane­ra. Don­de la natu­ra­li­za­ción de la vio­len­cia tie­ne que empe­zar a tener nom­bre y ape­lli­do lo mis­mo que las accio­nes y medi­das de pro­tec­ción y empe­zar a des­en­tra­ñar los luga­res don­de ir a bus­car las dis­tin­tas vio­len­cias”.

Asi­mis­mo des­ta­có que la sema­na pasa­da «la Cáma­ra de Dipu­tados de la Nación incor­po­ró den­tro de las dife­ren­tes cate­go­rías de vio­len­cia a la vio­len­cia polí­ti­ca y creo que en este caso se tra­ta de eso. Por­que se ejer­ce con quie­nes recla­man dere­chos”, seña­ló, y se com­pro­me­tió des­de su fun­ción a cola­bo­rar en este pro­ce­so que se ini­cia.

Al final de la reu­nión las muje­res pre­sen­tes se reti­ra­ron para par­ti­ci­par de la movi­li­za­ción que se esta­ba rea­li­zan­do por las calles cén­tri­cas de la ciu­dad y que fue con­vo­ca­da por dife­ren­tes orga­ni­za­cio­nes femi­nis­tas.

*Pren­sa Cis­pren

www​.pren​sa​red​.org​.ar


Vuel­ven a pre­sen­tar el pro­yec­to de cupo labo­ral trans para garan­ti­zar­le el acce­so al empleo a ese colec­ti­vo

Vuelven a presentar el proyecto de cupo laboral trans para garantizarle el acceso al empleo a ese colectivo

Se tra­ta de un pro­yec­to de ley que esta­ble­ce que el sec­tor públi­co debe reser­var un cupo labo­ral de 1,5% del total de emplea­dos para per­so­nas trans y tra­ves­tis y bene­fi­cios impo­si­ti­vos para el sec­tor pri­va­do en caso de que tomen a per­so­nas de ese colec­ti­vo, fue vuel­to a pre­sen­tar por dipu­tados nacio­na­les del Fren­te de Todos, lue­go de que no se tra­ta­ra el pro­yec­to en los años 2016 y 2018.

La ley, que se deno­mi­na Loha­na Ber­kins, la acti­vis­ta tra­ves­ti que luchó por los dere­chos del colec­ti­vo y fue la pri­me­ra en tener un empleo públi­co, ade­más de estar al fren­te de la Ofi­ci­na de Iden­ti­dad de Géne­ro y Orien­ta­ción Sexual por­te­ña, bus­ca «garan­ti­zar el dere­cho al tra­ba­jo a la pobla­ción de per­so­nas trans y tra­ves­tis en todo el terri­to­rio nacio­nal».

El pro­yec­to, cuya auto­ra es la dipu­tada ofi­cia­lis­ta Gabrie­la Esté­vez des­ta­ca que el sec­tor públi­co debe­rá garan­ti­zar una pro­por­ción no infe­rior al 1,5% para per­so­nas trans y tra­ves­tis que reúnan las con­di­cio­nes de ido­nei­dad para el car­go.

Tam­bién esta­ble­ce «un sis­te­ma de incen­ti­vos impo­si­ti­vos para las empre­sas pri­va­das», de un 40% para micro­em­pre­sas, 30% para las peque­ñas, 20 para las media­nas y 10 para las gran­des fir­mas.

El pro­yec­to, que había sido pre­sen­ta­do en 2016 y en 2018 cali­fi­ca como trans y tra­ves­tis a todas aque­llas per­so­nas con una iden­ti­dad de géne­ro que difie­re de la asig­na­ción sexo-gené­ri­ca que se reali­zó sobre ellas al nacer.

Entre sus obje­ti­vos están el con­tri­buir al pleno goce de los Dere­chos Huma­nos de las per­so­nas trans y tra­ves­tis; faci­li­tar­les el desa­rro­llo del pro­pio pro­yec­to de vida y garan­ti­zar­les el acce­so a un tra­ba­jo regis­tra­do y a un nivel de vida ade­cua­do.

El tex­to dis­po­ne que se tomen todas las medi­das y accio­nes nece­sa­rias para pre­ve­nir, san­cio­nar y erra­di­car la escla­vi­tud, la tra­ta y la ser­vi­dum­bre de per­so­nas trans y tra­ves­tis.

Dis­po­ne tam­bién la emer­gen­cia labo­ral en la pobla­ción de per­so­nas trans y tra­ves­tis por un pla­zo de 18 meses, por la cual se prohí­be des­pe­dir sin jus­ta cau­sa a cual­quier per­so­na de esa con­di­ción tan­to en el ámbi­to públi­co como pri­va­do.

El pro­yec­to crea en el ámbi­to del Minis­te­rio de Desa­rro­llo Social de la Nación una línea de sub­si­dios para el finan­cia­mien­to de micro­em­pren­di­mien­tos pro­duc­ti­vos, comer­cia­les y/​o de ser­vi­cios, indi­vi­dua­les o aso­cia­ti­vos, des­ti­na­dos espe­cí­fi­ca­men­te a la pobla­ción trans y tra­ves­ti.

Crea, ade­más, en el ámbi­to del Ban­co de la Nación una línea de cré­di­tos sin inte­rés para el finan­cia­mien­to de empren­di­mien­tos pro­duc­ti­vos, comer­cia­les y/​o de ser­vi­cios, indi­vi­dua­les o aso­cia­ti­vos, des­ti­na­dos espe­cí­fi­ca­men­te a la pobla­ción de per­so­nas trans y tra­ves­tis.

El pro­yec­to lle­va la fir­ma de Ceci­lia Moreau, Móni­ca Macha, Jime­na López, Lucia Mas­sin y Gabrie­la Cerru­ti.


Los docen­tes pri­va­dos para­li­za­rán las escue­las el lunes para sumar­se a la huel­ga inter­na­cio­nal de muje­res

Los docentes privados paralizarán las escuelas el lunes para sumarse a la huelga internacional de mujeres

Los docen­tes pri­va­dos se suman al paro inter­na­cio­nal de muje­res del lunes y con­vo­can a dete­ner las acti­vi­da­des esco­la­res. Des­de el gre­mio advier­ten que ese día no habrá clases.06/03/2020 00:07:00

La con­duc­ción nacio­nal del Sin­di­ca­to Argen­tino de Docen­tes Pri­va­dos (Sadop) con­vo­có a un paro en todo el país para el pró­xi­mo lunes, en el con­tex­to de la con­me­mo­ra­ción del Día Inter­na­cio­nal de la Mujer Tra­ba­ja­do­ra.

Por la deter­mi­na­ción ese día no habrá cla­ses en los esta­ble­ci­mien­tos edu­ca­ti­vos de ges­tión pri­va­da, según con­fir­mó la orga­ni­za­ción gre­mial.

El 8 de mar­zo fue ins­ti­tui­do por el gre­mio como Día Inter­na­cio­nal de la Mujer Tra­ba­ja­do­ra en repu­dio de «la vio­len­cia, el mal­tra­to y el abu­so» y en recla­mo de «mejo­res con­di­cio­nes de tra­ba­jo y medio ambien­te labo­ral de las docen­tes pri­va­das argen­ti­nas», seña­la­ron los secre­ta­rios gene­ral y de Comu­ni­ca­ción y Pren­sa, Jor­ge Kalin­ger y Gerar­do Alza­mo­ra. 

Ade­más, los diri­gen­tes infor­ma­ron esta tar­de que el sin­di­ca­to, que reúne a más de 70.000 afi­lia­dos en todo el país, res­pal­da­rá todas «las accio­nes que deci­dan rea­li­zar sus sec­cio­na­les el 8 y el 9 de mar­zo en cada dis­tri­to para acom­pa­ñar el paro nacio­nal».


El Sin­di­ca­to de Per­so­nal del Ser­vi­cio Domés­ti­co y la lucha que no cesa

Por Inés Hayes 

La sema­na pasa­da, días antes de un nue­vo 8 de mar­zo, el Sin­di­ca­to de Per­so­nal del Ser­vi­cio Domés­ti­co, orga­ni­za­do den­tro de la CTA Autó­no­ma, recha­zó la deci­sión uni­la­te­ral del Gobierno nacio­nal, a tra­vés del Minis­te­rio de Tra­ba­jo, de actua­li­zar el sala­rio de las tra­ba­ja­do­ras en un 10%.

En un comu­ni­ca­do de pren­sa fir­ma­do por su secre­ta­ria Gene­ral, Sonia Kop­prio, el sin­di­ca­to de tra­ba­ja­do­ras de casas par­ti­cu­la­res expre­só que «sien­do que la infla­ción del año pasa­do superó el 50%, las tra­ba­ja­do­ras de casas par­ti­cu­la­res dije­ron que un 10 por cien­to no es aumen­to, sino reduc­ción sala­rial. Des­de el Gobierno bus­can cerrar la pari­ta­ria por deba­jo de lo que ofre­cían ini­cial­men­te las cáma­ras emplea­do­ras, que era un 16%».

“Las tra­ba­ja­do­ras de casas par­ti­cu­la­res ya que­da­mos por fue­ra del aumen­to de $ 4 mil por decre­to, y aho­ra bus­can tam­bién qui­tar­nos el ítem de zona des­fa­vo­ra­ble, una con­quis­ta alcan­za­da por Ley en el año 2016, pero que des­de hace más de un año no se actua­li­za.”, sos­tu­vie­ron en un comu­ni­ca­do de pren­sa fir­ma­do por su secre­ta­ria Gene­ral Sonia Kop­prio.

Ade­más agre­ga­ron que: “Denun­cia­mos el vacia­mien­to de las pari­ta­rias en nues­tro sec­tor, un ámbi­to alcan­za­do por la lucha de las tra­ba­ja­do­ras de casas par­ti­cu­la­res orga­ni­za­das, y reco­no­ci­das por la legis­la­ción argen­ti­na al haber rati­fi­ca­do el Con­ve­nio 189 de la OIT. Lla­ma­mos a movi­li­zar de mane­ra con­jun­ta en defen­sa de nues­tros sala­rios”.

Las emplea­das en casas par­ti­cu­la­res se orga­ni­zan des­de el 2013 den­tro de la CTA Autó­no­ma. Des­de su naci­mien­to, han logra­do que se reco­noz­ca el pago de las indem­ni­za­cio­nes al 100%; así como el pago de vaca­cio­nes, agui­nal­dos, licen­cias por mater­ni­dad; que el 3 de abril sea reco­no­ci­do como su día y cuen­te para ellas como un feria­do y que se las con­vo­que a pari­ta­rias.

Tra­ba­jo pre­ca­rio

“Es un tra­ba­jo que no ter­mi­na nun­ca. O sea, noso­tras no ter­mi­na­mos nun­ca. lim­piás doble: lle­gás a tu casa y tenés que lavar, coci­nar, cui­dar a los chi­cos”. Las pala­bras de Nor­ma son una reali­dad que las atra­vie­sa a todas. Según la Encues­ta Per­ma­nen­te de Hoga­res, el tra­ba­jo en casas es, jun­to con el Comer­cio, la labor que más muje­res ocu­pa en nues­tro país. Sin embar­go, recién des­de 2013 exis­te la Ley 26.844 que equi­pa­ra los dere­chos de las emplea­das en casas par­ti­cu­la­res (así se lla­man lue­go de esta legis­la­ción) al del res­to de los y las tra­ba­ja­do­ras. Y aun des­pués de la ley, el 65% de las tra­ba­ja­do­ras no tie­nen obra social, licen­cia por mater­ni­dad, ART, días por enfer­me­dad, ni días de estu­dio, tam­po­co indem­ni­za­ción por des­pi­do, ni vaca­cio­nes y agui­nal­do.

Según datos de la Orga­ni­za­ción Inter­na­cio­nal del Tra­ba­jo (OIT), hacia media­dos de 2016, en Argen­ti­na, esta fuer­za de tra­ba­jo repre­sen­ta­ba el 5,6% del total de ocu­pa­dos del país, el 12,4% de las muje­res ocu­pa­das y el 15,7% de las muje­res asa­la­ria­das. Pero, a pesar del enor­me con­tin­gen­te de tra­ba­ja­do­ras que tie­ne el sec­tor, se ha tra­ta­do his­tó­ri­ca­men­te de un colec­ti­vo labo­ral rele­ga­do. En este sen­ti­do, cues­tio­nes tales como los bajos sala­rios, la ines­ta­bi­li­dad labo­ral, las situa­cio­nes de sobre­ex­plo­ta­ción (cuan­do no de abu­so y mal­tra­to), así como el acce­so res­trin­gi­do a la for­ma­li­za­ción labo­ral y, por ende, a la pro­tec­ción social, son algu­nos de los pro­ble­mas más acu­cian­tes que tra­di­cio­nal­men­te afec­tan a estas tra­ba­ja­do­ras.

En efec­to, en el año 2011 la OIT adop­tó el Con­ve­nio sobre las tra­ba­ja­do­ras y los tra­ba­ja­do­res domés­ti­cos que se trans­for­mó en una herra­mien­ta inter­na­cio­nal de suma uti­lil­dad en tér­mi­nos de los prin­ci­pios bási­cos y de los están­da­res de tra­ba­jo míni­mos para la acti­vi­dad. En par­ti­cu­lar, el Con­ve­nio bus­ca que quie­nes se desem­pe­ñan en esta acti­vi­dad gocen de con­di­cio­nes labo­ra­les no menos favo­ra­bles que las del res­to de los y las tra­ba­ja­do­ras en cada con­tex­to nacio­nal.

En la últi­ma déca­da, el nivel de regis­tro del sec­tor en el país expe­ri­men­tó avan­ces que, si bien fue­ron modes­tos, resul­ta­ron muy sig­ni­fi­ca­ti­vos en tér­mi­nos rela­ti­vos. Según núme­ros de la Encues­ta Per­ma­nen­te de Hoga­res (EPH), el por­cen­ta­je de tra­ba­ja­do­ras regis­tra­das pasó de nive­les que osci­la­ban his­tó­ri­ca­men­te en torno al 5% a prin­ci­pios de la déca­da pasa­da a valo­res de alre­de­dor del 25% en la actua­li­dad.

Otro de los fac­to­res que con­fi­gu­ran las con­di­cio­nes labo­ra­les del sec­tor es que las tra­ba­ja­do­ras domés­ti­cas tie­nen una inser­ción subor­di­na­da en un sis­te­ma de cui­da­dos inequi­ta­ti­vo. Sin duda, en paí­ses como la Argen­ti­na, las tra­ba­ja­do­ras domés­ti­cas –mal remu­ne­ra­das y con acce­so res­trin­gi­do a sus dere­chos labo­ra­les– sos­tie­nen las nece­si­da­des de cui­da­do de una impor­tan­te pro­por­ción de hoga­res, con­tri­bu­yen­do a su bien­es­tar y a libe­rar tiem­po para la par­ti­ci­pa­ción de otras muje­res y hom­bres en el mer­ca­do labo­ral. No obs­tan­te, y para­dó­ji­ca­men­te, cuan­do se tra­ta de cubrir sus pro­pias nece­si­da­des de cui­da­do fami­lia­res, estas tra­ba­ja­do­ras, que en fun­ción de sus magros sala­rios depen­den de la ofer­ta públi­ca de este tipo de ser­vi­cios, encuen­tran con­si­de­ra­bles difi­cul­ta­des.

Son fre­cuen­tes los arre­glos infor­ma­les que impli­can dele­gar el cui­da­do de sus pro­pios hijos e hijas en otros miem­bros del hogar –casi siem­pre muje­res – , que pue­den ver com­pro­me­ti­da su capa­ci­dad de con­ti­nuar estu­dios o par­ti­ci­par ple­na­men­te en el mer­ca­do de tra­ba­jo.

Eso que lla­man amor, es infor­ma­li­dad

Según dife­ren­tes estu­dios sobre tra­ba­jo domés­ti­co remu­ne­ra­do, como los de Valen­zue­la y Mora, otra de las cues­tio­nes seña­la­das con fre­cuen­cia como poten­cial obs­tácu­lo a la hora del reco­no­ci­mien­to de dere­chos de las tra­ba­ja­do­ras se rela­cio­na con la com­ple­ji­dad de los víncu­los labo­ra­les del sec­tor, muchas veces atra­ve­sa­dos por la dimen­sión afec­ti­va. La pelí­cu­la mexi­ca­na Roma, gana­do­ra de varios pre­mios Oscar, ilus­tra ínti­ma­men­te esta rela­ción.

Así, cuan­do las rela­cio­nes labo­ra­les pros­pe­ran en el tiem­po, sue­le sur­gir en for­ma recu­rren­te la refe­ren­cia a la figu­ra de la tra­ba­ja­do­ra como “alguien de la fami­lia”. La des­crip­ción de la rela­ción en tér­mi­nos afec­ti­vos y fami­lia­res (sin des­co­no­cer que los sen­ti­mien­tos pue­den exis­tir) con­tri­bu­ye a des­di­bu­jar la efec­ti­va exis­ten­cia de una rela­ción labo­ral, cuan­do no a dis­fra­zar­la o negar­la). En efec­to, este tipo de con­cep­cio­nes res­pec­to de la tra­ba­ja­do­ra en casas par­ti­cu­la­res sue­len ser el ámbi­to en el que se plan­tean como váli­dos muchos arre­glos labo­ra­les infor­ma­les, por fue­ra del mar­co regu­la­to­rio de la acti­vi­dad. Ejem­plo de ellos son el reem­pla­zo de pagos (como el agui­nal­do) por rega­los, el cam­bio de días y hora­rios a últi­mo momen­to en nom­bre de la “con­fian­za”, no regis­trar la rela­ción por­que se con­si­de­ra una for­ma­li­dad inne­ce­sa­ria entre quie­nes saben que “no se van a fallar”, etc.

La lucha y los logros de la for­ma­li­dad

Por otra par­te, en una ocu­pa­ción en la que no exis­tía la nego­cia­ción colec­ti­va, la legis­la­ción de 2013 bus­có brin­dar un pri­mer impul­so a la gene­ra­ción de este pro­ce­so, esta­ble­cien­do la crea­ción de una comi­sión nego­cia­do­ra de sala­rios y con­di­cio­nes de tra­ba­jo, con repre­sen­tan­tes de las orga­ni­za­cio­nes de tra­ba­ja­do­ras, de los emplea­do­res y del Poder Eje­cu­ti­vo. La con­for­ma­ción y pues­ta en mar­cha de esta comi­sión se pro­du­jo a fines de 2015, lue­go de las nego­cia­cio­nes para deter­mi­nar qué orga­ni­za­cio­nes par­ti­ci­pa­rían. En el caso de las tra­ba­ja­do­ras, se debió selec­cio­nar entre las orga­ni­za­cio­nes ya exis­ten­tes, mien­tras que, en el caso de los emplea­do­res, quie­nes pre­vi­si­ble­men­te no con­ta­ban con orga­ni­za­cio­nes pre­exis­ten­tes, fue nece­sa­rio optar por enti­da­des cuyo per­fil les per­mi­tie­ra cum­plir este rol.* Perio­dis­ta de la Secre­ta­ría de Comu­ni­ca­ción de la CTA Autó­no­ma

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *