Cuba.Hugo Rue­da Joma­rrón, un revo­lu­cio­na­rio inmen­so

Por Gra­cie­la Ramí­rez, Resu­men Latinoamericano/​Cuba, 6 mar­zo 2020

En estos días dolo­ro­sos de mar­zo, en las que par­tie­ron revo­lu­cio­na­rios de talla tan alta, due­le pro­fun­da­men­te des­pe­dir al que­ri­do com­pa­ñe­ro Hugo Rue­da Joma­rrón, revo­lu­cio­na­rio cubano tan gran­de como modes­to. Coro­nel de la reser­va, gra­dua­do de la Escue­la Supe­rior de Gue­rra. Fun­da­dor del Ejér­ci­to Orien­tal, de las Mili­cias Nacio­na­les Revo­lu­cio­na­rias y de las Mili­cias de Tro­pas Terri­to­ria­les.

Nació el 9 de abril de 1937 en el seno de una fami­lia muy humil­de, en San­ta María, Puer­to Padre, en la orien­tal pro­vin­cia de Las Tunas. Muy joven ingre­só a las filas del Ejér­ci­to Rebel­de. Se des­ta­có como mili­tar al fren­te de misio­nes inter­na­cio­na­lis­tas en Ango­la y Nica­ra­gua. Reci­bió 28 meda­llas y altas dis­tin­cio­nes otor­ga­das por el Con­se­jo de Esta­do, el Minis­te­rio de las Fuer­zas Arma­das Revo­lu­cio­na­rias y ejér­ci­tos ami­gos. Ya reti­ra­do, con­ti­nuó sus labo­res de apo­yo para la Defen­sa Civil en los Ejer­ci­cios Meteo­ro duran­te varios años.

En una peque­ña habi­ta­ción de su casa, rodea­do de libros y apun­tes, escri­bía fren­te a una anti­gua compu­tado­ra sin acce­so a inter­net, lo que dejó plas­ma­do lue­go en tres impor­tan­tes libros: “Tra­di­cio­nes com­ba­ti­vas de un pue­blo: las mili­cias cuba­nas”, “San­ta María. Terru­ño inol­vi­da­ble” “San­tia­go siem­pre es San­tia­go”.

Con gran rigor inves­ti­ga­ti­vo y un len­gua­je sen­ci­llo, con la flui­dez narra­ti­va de quien ha sido no solo par­tí­ci­pe sino pro­ta­go­nis­ta de una Revo­lu­ción heroi­ca, refle­jó las viven­cias de la gue­rra revo­lu­cio­na­ria, la impor­tan­cia de la for­ma­ción de las mili­cias para la defen­sa de todo el pue­blo, y su volun­tad a toda prue­ba de escri­bir para las actua­les y futu­ras gene­ra­cio­nes expli­can­do cómo se defen­dían los prin­ci­pios cuba­nos en otras eta­pas de la his­to­ria, dan­do a cono­cer sus ante­ce­den­tes y los pun­tos comu­nes con aque­llos jóve­nes que en años ante­rio­res defen­die­ron la Revo­lu­ción.

Des­de 1960 has­ta 1977 par­ti­ci­pó en la defen­sa y segu­ri­dad del terri­to­rio de San­tia­go de Cuba. Dedi­có su libro a San­tia­go en el 500 ani­ver­sa­rio de la ciu­dad: “A los hom­bres del Bata­llón Nº 3 de com­ba­te, de las Mili­cias Nacio­na­les Revo­lu­cio­na­rias de San­tia­go de Cuba, de quie­nes siem­pre me sen­ti­ré orgu­llo­so. A las nue­vas gene­ra­cio­nes, que sabrán man­te­ner en alto las ban­de­ras y tra­di­cio­nes de su pue­blo; a la memo­ria de los hijos de San­tia­go que abo­na­ron con su san­gre el camino de la inde­pen­den­cia y la liber­tad ple­naEn home­na­je al 62 ani­ver­sa­rio del Mon­ca­da, a Fidel y a Raúl y al pue­blo de San­tia­go de Cuba”.

Hugui­to, como le decía­mos con res­pe­to y mucho cari­ño los que tuvi­mos el enor­me pri­vi­le­gio de cono­cer­lo, fue amo­ro­so como padre y espo­so, siem­pre gene­ro­so en su enor­me cora­zón para reci­bir a fami­lia­res, ami­gos, com­pa­ñe­ros y ayu­dar a quien lo nece­si­ta­se.

Con la mis­ma humil­dad que lo carac­te­ri­zó toda su vida, pidió sola­men­te que sus ceni­zas se depo­si­ta­ran en Puer­to Padre, jun­to a las de su modes­ta fami­lia. Luchó como lo que fue, un gran gue­rri­lle­ro has­ta su últi­mo alien­to. En la sen­ci­lla cere­mo­nia fue des­pe­di­do por las prin­ci­pa­les auto­ri­da­des del muni­ci­pio. Roger Batis­ta Chap­man pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Com­ba­tien­tes de la Revo­lu­ción Cuba­na en la pro­vin­cia, des­ta­có sus méri­tos como revo­lu­cio­na­rio. Jun­to al amor de una de sus que­ri­das hijas, su espo­sa y fami­lia­res.

La ban­de­ra cuba­na que tan­to hon­ró, sus múl­ti­ples meda­llas, ofren­das flo­ra­les del Gene­ral de Ejér­ci­to Raúl Cas­tro Ruz, de las Fuer­zas Arma­das Revo­lu­cio­na­rias, de la Aso­cia­ción de Com­ba­tien­tes de la Revo­lu­ción Cuba­na, jun­to a sus libros acom­pa­ña­ron sus ceni­zas. 

Una de sus que­ri­das hijas, nues­tra com­pa­ñe­ra Anna­lie Rue­da, agra­de­ció con enor­me dolor, las mues­tras de soli­da­ri­dad y apo­yo en este difí­cil momen­to: Mil gra­cias a todos. Reci­ban a nom­bres de nues­tra fami­lia, nues­tro eterno agra­de­ci­mien­to por acom­pa­ñar­nos en esos días tan dolo­ro­sa­men­te infi­ni­tos. Mi padre luchó como un titán has­ta el últi­mo segun­do. Me dejó un vacío inmen­so; un vacío extra­ño que tam­bién está lleno de los mejo­res momen­tos que pue­da vivir cual­quier ser humano bien ama­do. Se me fue y al mis­mo tiem­po se me que­dó en los tué­ta­nos. Se ele­vó y con él ele­vo mi res­pe­to hacia la vida. Amen, quie­ran, rían. Llo­ren, gri­ten, sufran. Cada acción es expre­sión de vida. Quie­nes lo cono­cie­ron sabrán que no exa­ge­ro al decir que fue un hom­bre her­mo­so, humil­de, valien­te. Fiel a los que qui­so y a las cau­sas que defen­dió has­ta las últi­mas con­se­cuen­cias. Que fue cabal y cons­tan­te en sus pasio­nes. Quie­nes no lo cono­cie­ron y se soli­da­ri­za­ron con mi dolor deben saber que me sien­to la mujer más afor­tu­na­da del mun­do por haber­lo teni­do como padre y por haber esta­do en los pen­sa­mien­tos de cada uno de uste­des. Gra­cias por las lla­ma­das, por los men­sa­jes, por las visi­tas, por todo”.

En nom­bre del Comi­té Inter­na­cio­nal, de los ami­gos y com­pa­ñe­ros soli­da­rios de todo el mun­do, y de Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, lle­gue nues­tro abra­zo sen­ti­do a sus que­ri­das hijas Anna­lie y Gise­lle, a su ama­da espo­sa Ani­ta, a sus nie­tos y fami­lia­res en estos momen­tos de dolor.

Jamás olvi­da­re­mos al ser humano extra­or­di­na­rio y noble, al gran revo­lu­cio­na­rio que fue.

Glo­ria Eter­na Que­ri­do Hugo Rue­da Joma­rrón

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *